Analizando problemas de las teorías sobre el dinero y el interés, Mises analiza algunos errores de la “Currency School”

Con los alumnos de HPE II Escuela Austriaca, en Económicas UBA, estamos viendo algunos capítulos de la obra fundamental de Mises, Acción Humana. En estos capítulos se tratan temas fundamentales como el dinero y los ciclos económicos. Pero aquí Mises comenta sobre importante y tal vez olvidada discusión en el Siglo XIX entre la “banking” y la “currency” school en Inglaterra. Aquí sobre unos errores de la segunda:

“La teoría de los ciclos económicos elaborada por la escuela monetaria inglesa (currency school) adolecía de dos defectos. En primer lugar, no advertía que era posible arbitrar crédito circulatorio no sólo mediante la creación de billetes de banco, en cuantía superior a las reservas de numerario de la entidad emisora, sino también otorgando créditos, por cifras mayores a los aludidos depósitos efectivamente recibidos mediante cuentas bancarias de las que el beneficiario puede disponer cheques o talones (diñero-talonario, moneda bancaria). No se percataba de que facilidades crediticias pagaderas a la vista pueden ser utilizadas para ampliar el crédito. Tal error resultaba en verdad de poca monta, pues no era difícil subsanarlo.

Basta, a este respecto, con aseverar que cuanto se ha dicho de la expansión crediticia es igualmente aplicable a toda ampliación del crédito por encima de lo efectivamente ahorrado por las gentes, cualquiera que sea la modalidad con arreglo a la cual el mismo se practique, resultando indiferente que los adicionales medios fiduciarios sean billetes de banco o meras cuentas deudoras a la vista. Las teorías de la escuela monetaria inspiraron aquella legislación británica dictada, cuando el aludido defecto todavía no había sido evidenciado, con miras a evitar la reaparición de los auges, hijos de la expansión crediticia, y su inexorable secuela, las depresiones. Ni la Ley de Peel de 1844 ni las normas legales que, siguiendo sus pasos, se promulgaron en otros países produjeron los efectos deseados, lo cual minó el prestigio de la doctrina monetaria. La escuela bancaria (banking school) logró así inmerecidamente triunfar.

El otro yerro de la escuela monetaria fue de mayor gravedad. Sus representantes, en efecto, se interesaron tan sólo por el problema referente a la sangría de los capitales que huían al extranjero. Ocupáronse únicamente de un caso particular, el referente a la existencia de expansión crediticia en un determinado país, mientras tal política no era practicada o lo era sólo en menor escala por los demás. Con ello, es cierto, quedaban sustancialmente explicadas las crisis británicas de comienzos del siglo pasado. Por tal camino, sin embargo, sólo se rozaba la superficie del problema. La cuestión decisiva ni siquiera era planteada. Nadie se preocupó de determinar qué consecuencias podía tener una general expansión del crédito, en modo alguno limitada a unos cuantos bancos con restringida clientela, ni tampoco de ponderar qué relación podía haber entre la cuantía de las existencias dinerarias (en sentido amplio) y la tasa de interés. Los múltiples planes ideados para, mediante reformas bancarias, reducir o incluso suprimir el interés,  despreciativamente eran ridiculizados como puros arbitrisrnos; no fueron, sin embargo, sometidos a efectiva crítica que evidenciara su inconsistencia. Quedaba tácitamente reforzada la ingenua idea de suponer el carácter neutro del dinero. Las más variadas explicaciones de las crisis cíclicas, basadas exclusivamente en el cambio directo, podían proliferar sin coto. Muchas décadas habían aún de transcurrir antes de que el hechizo se quebrara.”

2 pensamientos en “Analizando problemas de las teorías sobre el dinero y el interés, Mises analiza algunos errores de la “Currency School”

  1. En este capítulo, Mises primero distingue entre la tasa de interés originario y la de mercado, siendo la primera determinada por la razón existente entre el precio de los bienes presentes y el de los futuros, mientras que la segunda por el mercado crediticio.

    Luego, el autor explica como al variar sensiblemente la relación monetaria, se provocan compensaciones positivas o negativas en las transacciones en que haya pagos aplazados, debido a la variación de precios. De esta manera el autor confirma que el interés nunca puede resultar neutro. Por este motivo, aumentar o disminuir las existencias de dinero provocan que la tasa de interés deje de cumplir su especifica función, la de guiar y orientar las decisiones empresariales. Al mismo tiempo, trastorna los cálculos del empresario, apartándolo de aquellas vías que mejor permitirían atender las más urgentes necesidades de los consumidores.

    A continuación, Mises critica la idea keynesiana de los efectos positivos de la inflación (ahorro forzoso que rebaja la tasa del interés originario, acelera el progreso económico y la implantación de adelantos técnicos), dado que puede darse el caso en que los salarios nominales se incrementen primero y en mayor cuantía que los precios de las mercancías; y que los ingresos incrementados en vez de destinarse al ahorro, se vuelquen al consumo. Además, argumenta que la inflación es negativa porque falsea el cálculo económico y la contabilidad, deprecia el ahorro bursátil, desanima a los ahorradores y provoca una huida hacia valores reales.

    Finalmente, el autor explica las causas de los ciclos crediticios. Una expansión crediticia, resulta en una baja del interés de mercado, que falsea el cálculo empresarial, haciendo parecer rentables negocios que no lo serian si la tasa del interés no hubiera sido bajada artificialmente. Los empresarios amplían sus operaciones, poniendo en marcha una tendencia alcista de los precios de los bienes de producción y de los salarios, que luego provocara un aumento del precio de los bienes de consumo, y un optimismo general por las falsas ganancias. Este auge persiste mientras se mantiene, a ritmo cada vez más acelerado, la expansión crediticia, pero en caso de no cumplirse, se produciría una depresión que hace retomar los factores de producción a aquellos cometidos que mejor permiten satisfacer las más urgentes necesidades de los consumidores.

    Me resulto importante los efectos negativos que genera la inflación en la economía y como son pasados por alto en las teorías keynesianas, al suponer que siempre los agentes se comportan de la misma manera. Por otra parte, me resulto novedosa la explicación de los ciclos crediticios.

    -¿Qué resultado generaría una expansión del crédito por parte del estado, y al mismo tiempo imponer una tasa de interés alta para los ahorristas?
    -¿Qué factores determinan la velocidad del ajuste de la tasa de interés de mercado a la originaria?
    -¿La depresión es la única forma de retomar los factores de producción a aquellos cometidos que mejor satisfacen las necesidades de los consumidores?

  2. SINTESIS
    Mises dice que la teoría de los ciclos económicos elaborada por la escuela monetaria inglesa adolecía de dos defectos. En primer lugar, no advertía que era posible arbitrar crédito circulatorio no sólo mediante la creación de billetes de banco, en cuantía superior a las reservas de numerario de la entidad emisora, sino también otorgando créditos por cifras mayores a los aludidos depósitos efectivamente recibidos mediante cuentas bancarias de las que el beneficiario puede disponer cheques o talones. El otro yerro de la escuela monetaria fue de mayor gravedad. Nadie se preocupó de determinar qué consecuencias podía tener una general expansión del crédito, ni tampoco de ponderar qué relación podía haber entre la cuantía de las existencias dinerarias (en sentido amplio) y la tasa de interés.

    ME LLAMO LA ATENCION
    Cuando Mises dice que el acreedor, para el pueblo, es el rico ocioso, mientras suele representarse al deudor como el sujeto pobre, pero laborioso. Segun Mises odian las gentes al primero considerándole explotador sin entrañas y se considera al segundo víctima inocente de la opresión. “Estiman las gentes, por lo general, que las medidas estatales que reducen las pretensiones de los acreedores benefician a la inmensa mayoría, perjudicándose tan sólo una minoría de usureros recalcitrantes. No advierten las gentes que las decimo nónicas reformas capitalistas hicieron variar por completo la composición de las clases deudoras y acreedoras… en nuestra época de obligaciones y empréstitos, de bancos hipotecarios e instituciones populares de ahorro, de seguros ele vida y cajas sociales, los amplios grupos integrados por los económicamente débiles son los auténticos acreedores. Los ricos, en cambio, propietarios de acciones, de industrias, de fincas y explotaciones agrícolas son más frecuentemente deudores que acreedores. Al reclamar la expoliación de los acreedores, las masas, insensatamente, van contra sus propios y privativos intereses….”

    3 Interrogantes

    1) Con los UVA y demas ¿Argentina esta en un proceso de expansion crediticia que puede ser peligroso?
    2) ¿Los creditos que da el Banco Nacion…son financiados por nosotros con inflacion? o impuestos? Los creditos estatales siempre son un factor de distorsion?
    3) ¿Puede aclarar que es credito circulatorio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *