Argentina cayó 41 lugares en el Indice de Calidad Institucional desde 2007

La Fundación Libertad y Progreso difundió esta gacetilla para anunciar la nueva edición del Índice de Calidad Institucional. Estaré comentando más en futuros posts.

 

Argentina cayó 41 lugares en el Indice de Calidad Institucional desde 2007

FECHA 06,05, 2014

  • El control de cambios, políticas económicas erráticas y el avance sobre la libertad de prensa y la justicia explican el derrumbe del país en el ranking  /  La medición, hecha por el economista Martín Krause para la Fundación Libertad y Progreso, promedia 8 indicadores internacionales de calidad de instituciones políticas y de mercado para 192 países  / Venezuela, entre los peores desempeños

Según datos del Indice Internacional de Calidad Institucional 2014, que elaboró el economista Martín Krause para la Fundación Libertad y Progreso,desde 2007 la Argentina cayó 41 lugares en este ranking que mide la calidad institucional de los países tomando ocho indicadores elaborados por organismos internacionales y promediándolos. Así, el país se encuentra en el puesto 134 del ranking, que mide 192 países a partir de los 4 índices internacionales de instituciones políticas “Vigencia del derecho”, “Voz y Rendición de Cuentas”, “Libertad de Prensa” y “Percepción de Corrupción”; y los 4 índices internacionales de instituciones económicas  “Competitividad Global”, “Libertad Económica” (Heritage), “Libertad Económica” (Fraser) y “Haciendo Negocios” (Doing Bussiness, del Banco Mundial). (El informe completo del ICI 2014 puede descargarse en http://www.libertadyprogresonline.org/wp-content/uploads/2014/05/%C3%8Dndice-de-Calidad-Institucional-2014.pdf

La presentación, que estuvo a cargo de Martín Krause; el escritor y consejero académico de Libertad y Progreso, Marcos Aguinis; y el director ejecutivo de Libertad y Progreso, Aldo Abram, se realizó vía online en Agrositio.com, y fue seguido por 225 usuarios de 18 provincias y 5 países.   De acuerdo a este estudio, que cuenta con el apoyo de Relial (Red Liberal de América Latina) y la Fundación Naumann, Argentina se encuentra entre los países que más cayeron en Calidad Institucional desde 2007. “En ese período, cayó 41 posiciones en el ranking, igualando en caída a Madagascar (que cayó 41); y superando en la baja a El Salvador (cayó 32), Belice (cayó 31) y Fiyi (cayó 31). Sólo Kiribati (cayó 57) y Micronesia (cayó 56) superaron el descenso en el ranking Calidad Institucional de nuestro país”, destacó el informe elaborado por Krause.

“La caída de Argentina se profundiza a partir de los ataques del gobierno de Cristina Kirchner a la propiedad, como la expropiación de YPF o el control de cambios; el avance sobre la libertad de prensa, y un creciente descalabro económico. Además, contribuyeron a esto los avances contra la Justicia, que ponen en riesgo su independencia y el sistema de división de poderes; y una constante conducta de confrontación. Todo este panorama anula las posibilidades de consenso en el país y reducen a papel decorativo aquellas instituciones apropiadas para alcanzarlo, como el Congreso de la Nación.

Finalmente, cabe destacar como un factor que contribuyó a la caída el uso de poderes extraordinarios, que concentra aún más las decisiones en pocas personas y genera más incertidumbre”, señaló Krause.   Por su parte Abram destacó las bondades del libre comercio para las relaciones de los países, otro de los puntos que toca el estudio de Krause. “En un país adonde hay comercio fluido y buenas relaciones comerciales con otros países, es raro que se apoye a un gobierno belicoso. Un ejemplo es la Unión Europea, cuyos países tuvieron un pasado con muchos enfrentamientos. Con el balance que hay hoy en la UE es difícil imaginar una guerra entre sus integrantes”, explicó Abram.

El director de Libertad y Progreso también criticó el proteccionismo por sus efectos negativos en los ciudadanos. “Un gobierno en serio en vez de ponerse a proteger a los empresarios, los que tiene que empujar para que compitan y ofrezcan mejores productos a la población. Y eso también tiene que ver con la trasparencia y la calidad institucional. Cuando más democráticos y transparentes son los países, menos posibilidades de privilegios arbitrarios y protecciones puede haber para las empresas”, acotó Abram.

Seguidamente habló Aguinis, que destacó los ejemplos de los países que se propusieron mejorar en calidad institucional. “Si bien temo porque se deteriore aún más la calidad institucional y la educación en la Argentina, veo esperanza en la evolución de otros países. Miren lo que pasó con Ruanda, las tragedias que vivió en el pasado reciente, y cómo se está recuperando. Si la ciudadanía se lo propone y presiona a los dirigentes, podemos recuperarnos rápidamente”, destacó Aguinis. “Argentina es un país que se resiste a ser enterrado, por los extraordinarios dirigentes que tiene. Eso a pesar de algunos dirigentes que tiene, que no están a la altura de las circunstancias. Yo por ejemplo me pregunto que pasará en 2015, si va a haber tolerancia, período de gracia, para el nuevo gobierno que asuma y tenga que tomar medidas antipáticas. Y en la oposición nadie está debatiendo eso”, explicó el pensador.

Dos caminos a seguir: Venezuela o Perú

En el marco del ICI, y como contracara, cabe destacar para Krause que países con menos historial o tradición histórica institucional que Argentina, pero que se pusieron en la tarea de mejorar sus instituciones políticas y de mercado, lograron mejoras a destacar desde 2007. Tal es el caso de Ruanda, que subió 85 posiciones desde el puesto 169 hasta el 84; Albania, que subió 42; Laos, que subió 31; Indonesia, que trepó 28; Macedonia, que ascendió 25, y Qatar, que trepó 24 posiciones. Esto muestra que la Argentina puede recuperar calidad institucional si adopta las medidas necesarias para lograrlo.

En tanto, mirando los resultados del Indice 2014, Argentina podría observar dos grupos de países americanos que representan dos caminos distintos en la construcción de calidad institucional. El primer grupo está conformado por Venezuela, Cuba y Haití, que están entre los cinco países americanos con peor calificación en instituciones políticas y de mercado y tienen pésimos puntajes en los índices internacionales que se usan para hacer el ranking de Calidad Institucional.

El otro grupo que puede mirar Argentina es el conformado por Chile, por su constante posición destacada en el ranking; y Perú y Colombia, por sus avances en construcción de calidad institucional. “Perú, por ejemplo, es un país que ha mantenido consistentes políticas con gobiernos de distinto tinte, generando condiciones de seguridad para la inversión y un continuo proceso de crecimiento económico. Este país ha mejorado 20 posiciones desde 2007. Lo acompaña Colombia en esta mejora, aunque unos veinte puestos más atrás en el indicador general, mostrando la misma continuidad de políticas económicas más un destacado avance en materia de seguridad y violencia. El caso de Perú, sobre todo, sumado al de Chile, son ejemplos de los logros que permite la mejora de la calidad institucional y, además, que se puede salir de las peores condiciones imaginables (dictadura militar, hiperinflación, caos), y lograr consistentes mejoras que cambian la situación de esos países de forma tal que parece imposible que esos pasados hayan existido o puedan volver a ocurrir”, destacó el informe de Krause.

Los mejores y los peores del mundo y de América

Esta es la octava edición del Índice de Calidad Institucional y en todas ellas, cuatro países han ocupado las primeras posiciones entre 192 países, aunque cambiando el orden. En esta oportunidad Nueva Zelanda ocupa el primer lugar desplazando a Finlandia, que ahora ocupa el segundo, seguidos de Suiza y Dinamarca. Estos cuatro países nunca han dejado de ocupar las cuatro primeras posiciones desde que se hace esta medición. Los siguen Suecia, Australia, Canadá, Holanda, Noruega y el Reino Unido para completar los primeros diez lugares de 2014. En tanto, tomando solamente los indicadores de calidad política, los primeros puestos son ocupados principalmente por países escandinavos.

Las cinco primeras posiciones corresponden a Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Nueva Zelanda. “Existe una visión sobre estos países que no se corresponde con su situación actual, como si fueran países de alta libertad política pero de características socialistas en cuestiones económicas. Sin embargo, estos países ocupan también destacadas posiciones en el componente de las instituciones de mercado: Noruega está en el puesto 21, Suecia en el 13, Dinamarca en el 7 y Finlandia en el 6. Son países de alta calidad política y apertura económica”, destaca Krause.

Como contracara a estos países, Corea del Norte continúa en la última posición del ranking. Las noticias sobre este país, los testimonios de detenidos políticos y las purgas internas entre miembros del mismo gobierno son una muestra de la violación de los derechos individuales, tanto políticos como económicos. “La presencia de Venezuela en el grupo de los peores países en Calidad Institucional junto a Corea del Norte ratifica el deterioro observado en ese país.

Es, también, reflejo de una visión sobre la democracia que otros gobiernos de la región comparten, aunque no llegan a esos extremos. Se trata de la idea de que una mayoría electoral otorga un poder absoluto al gobernante, un poder tal que le permite avasallar los derechos de las minorías”, destaca Krause.  Los últimos puestos en el índice consisten en regímenes dictatoriales o en democracias populistas totalitarias que violan libertades tales como la de expresión y de prensa, de propiedad, de traslado, de asociación. En el subíndice de instituciones políticas las cinco últimas posiciones, partiendo del último puesto, corresponden a Turkmenistán, Corea del Norte, Uzbekistán, Eritrea y Guinea Ecuatorial. En el de instituciones de mercado lo son Corea del Norte, Cuba, Sudán del Sur (esta nueva nación se incorpora este año al ICI), Chad y Eritrea. Venezuela ocupa la posición 175 en instituciones políticas y 186 en instituciones económicas.  En lo que se refiere a América, otro dato interesante a observar del Indice es que, mirando a otros países del continente con problemas de calidad institucional (como Belice, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Ecuador o Bolivia) se observan fenómenos en común, como estatizaciones de empresas, default, política populista, versiones más moderadas del chavismo venezolano, avance sobre la prensa e intervencionismo económico.

6 pensamientos en “Argentina cayó 41 lugares en el Indice de Calidad Institucional desde 2007

  1. Coincido en lo absoluto con lo propuesto por usted en el artículo.
    Así mismo creo que la principal razón de la degradación de la calidad institucional es la falta de participación de la gente. Quien no se informa y no se queja debe soportar las consecuencias, es por esto que la opinión de Marcos Aguinis sería la solución ideal, pero poco probable que los ciudadanos vuelvan a salir a la calle a manifestarse.
    También relaciono este artículo sobre la caída de la calidad institucional con otra teoría que venimos analizando, que es que los políticos persiguen su propio interés. Al tener políticos que solo buscan su beneficio personal, es difícil que exista un avance, faltan políticas de Estado, se necesitan gobernantes comprometidos con las necesidades de la gente. Pero en este momento, los gobernantes solo buscan su bienestar y el de sus allegados.

  2. Debo decir, como ciudadana argentina, que dicho articulo me ha causado cierta “angustia”, no obstante es la realidad que nos toca vivir. Pero ¿debemos conformarnos con lo que disponen nuestros gobernantes y naturalizar sus acciones (persecución a los medios de comunicacion, a la justica, etc)? Creo que no, si bien como se ha explicado en textos anteriores, los ciudadanos no tienen incentivo alguno para informarse y por ende no les “interesa” las consecuencias de su voto, debemos entre todos luchar porque nuestro país no merece el destino que está atravesando. Dije debemos “luchar”, pero ¿cómo? No lo sé. Obviamente quiero aclarar que no me refiero a la violencia, sino exigir a quienes tienen el deber de representarnos y velar por nuestros intereses, ¡lo hagan! ¿hasta cuando tolerar sus conductas de corrupción? La corrupción existe en diversos países, sí lo admito, pero la diferencia radica en que en Argentina nosotros la naturalizamos ¡grave error! Debemos combatirla pues somos nosotros quienes nos perjudicamos y sufrimos las consecuencias. De lo contrario, si seguimos manteniendo esta conducta “omisiva”, nuestro querido país va a seguir descendiendo de lugares; ¿o acaso alguien percibe algún cambio en las políticas de nuestros gobernantes para cambiar dicha situación? No, al contrario, ¡reina el negacionismo! y nosotros, como ciudadanos, parece que avalamos que nuestros dirigentes elijan negar la realidad para evadir una verdad incómoda. Pero reitero, no tengo la solución respecto al cómo cambiar el rumbo de nuestra Argentina; solo considero que como primer paso debemos ser conscientes de la realidad, de lo contrario nos gobernará un “relato” que poco tiene que ver con la realidad. ¿Quiénes se perjudican? Esa respuesta sí la tengo clara…NOSOTROS, los CIUDADANOS. (claramente “la Patria NO es el otro”)

  3. La verdad me parece una triste noticia enterarse de estas cosas no incentivan me parece q es un tema grave y que no le damos la importancia que merece. Al gobierno parece importarle menos que a nadie porque evidentemente se están preocupando en hundir el país mas que en el progreso del que tanto hablan. Creo que esto no se va a solucionar con poco fundamentalmente porque este tema uno de los mayores problemas que nos trae a nivel mundial es la perdida de credibilidad, que dicho sea de paso ya de por si no es tan buena, bueno justamente esto hace que sea peor. Pienso también que este gobierno a trabajado mucho en lograr este descenso en la escala de calidad institucional que nos muestra el estudio, con cuestiones como el caso YPF como bien menciona, los constantes piquetes, la inseguridad, la inflación catastrófica, los problemas permanentes con los maestros, y bueno el centro de todos los problemas que es lo que todos sabemos la gran corrupción, todas cuestiones como vemos que nos hacen quedar muy mal vistos al mundo, un país con continuos problemas de todo tipo. Entonces claro todo evidencia una terrible perdida de calidad institucional que es ineludible. Pero bueno como termino todos los comentarios creo que lo ultimo que hay que perder es la esperanza y tratar siempre de ser lo mas optimista posible en el pensamiento y en el accionar.

  4. Principalmente me llamo la atención el titulo del articulo y al leerlo una gran tristeza. Me da pena que el gobierno no se interese por el tema en cuestión y que mismo los habitantes no estén lo suficientemente informados sobre esto, y los que si están, obviamente ya no confían en esta política, por ende habría un bajo rango de credibilidad. No por nada pasan las cosas que hoy en día suceden, como el caso de los piquetes, que si bien podemos o no estar de acuerdo, la sociedad protesta por cuestiones que no están de acuerdo con las medidas tomadas por el gobierno.

  5. “La caída de Argentina se profundiza a partir de los ataques del gobierno de Cristina Kirchner a la propiedad, como la expropiación de YPF o el control de cambios; el avance sobre la libertad de prensa, y un creciente descalabro económico. Además, contribuyeron a esto los avances contra la Justicia, que ponen en riesgo su independencia y el sistema de división de poderes; y una constante conducta de confrontación. Todo este panorama anula las posibilidades de consenso en el país y reducen a papel decorativo aquellas instituciones apropiadas para alcanzarlo, como el Congreso de la Nación”.
    Este párrafo del articulo resume las ideas principales de por qu{e la Argentina esta pasando por este deterioro institucional. Por parte de nuestro gobierno no hay incentivos a que esto cambie, m{as aun conviene a los dirigentes de la cúpula política esta situación ya que les permite actuar sin ningún control. En un país donde nuestro Poder Ejecutivo parecería tener mayor poder que el propio Congreso (Poder Legislativo) no se puede esperar otro resultado.

    Lo ideal seria que se trabaje en generar nuevas reglas que favorezcan al crecimiento económico del país, que permitan realmente dar lugar a nuestra propia industria y evitar así este estado de inseguridad jurídica y económica para poder alcanzar un desarrollo económico y social. El problema es que para ello se requiere un trabajo a largo plazo el cual excede a los intereses políticos de nuestro gobierno, desde su perspectiva se trata de un problema para los siguientes candidatos.

  6. Con respecto a este articulo, creo que este índice que se observa, es extremadamente preocupante para nuestro país.
    Las mediciones por las cuales los organismos internacionales nos han ubicado en dicha posición tiene que ver con los controles de cambio, controles a la libertad de prensa y hacia el poder judicial entre otros.
    Los controles como el tipo de cambio y la limitación a la que se enfrente el país para poder importar insumos para continuar la producción industrial y básicamente sobre temas como son los químicos para los remedios.
    Los controles sobre actividades bancarias también tienen un gran grado de influencia, dado que las reglas no son totalmente claras en cuanto al blanqueo de capitales por ejemplo.
    Por otra parte, creo también que son mensajes negativos los constantes ataques que se producen a la prensa, principalmente por el estado, a través de su propaganda estatal como sucede en todos los programas que posee el gobierno y están bajo su control.
    Nuestro país tiene “espejos” para mirarse y con esto me refiero a países como Perú y Colombia, que han podido lograr superar los escollos con gran esfuerzo, democracia y acuerdos tanto sociales y económicos con demás partidos.
    Sería muy importante que nuestro país hiciera un análisis profundo y pudiera lograr salir adelante con más libertad. Debe mirar a los demás países que se encuentran entre las primeras posiciones sobre calidad institucional y allí está la clave para poder tratar de salir de esta pendiente en la que solo los gobiernos populistas con baja calidad institucional nos han colocado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *