Vieja frase: el dinero no hace la felicidad. No obstante, algunos estudios dicen que sí, y Gallup presenta un informe. ¿Puede medirse?

Un informe de Gallup plantea el tema de la felicidad y el dinero, y si bien considera que se puede, también sugiere un tema que da para discutir, ¿puede medirse la felicidad? Aquí un breve resumen del trabajo, que puede encontrarse aquí: https://www.gallup.com/analytics/248906/gallup-global-emotions-report-2019.aspx?utm_source=link_newsv9&utm_campaign=item_249116&utm_medium=copy

“¿El dinero compra la felicidad?

Eso depende de cómo lo definas.

Los estudios de la felicidad global a menudo implican dos medidas: cómo las personas ven sus vidas y cómo las viven. Ambos conceptos están arraigados en la economía del comportamiento.

La forma en que las personas reflexionan sobre sus vidas es muy diferente de cómo las personas viven sus vidas. Por ejemplo, si entrevista a dos mujeres, una con un niño y otra sin un hijo, ¿cuál tiene más estrés? En promedio, es la mujer con el niño. Pero si les pidió que calificaran sus vidas en general, ¿cuya calificación es más alta? También es la mujer con el niño. Entonces, la mujer con más estrés también califica su vida más alta.

Esto es exactamente por lo que necesitamos medir tanto la satisfacción con la vida como las emociones.

Entonces, ¿cómo influye el dinero en ambas medidas?

Uno de los estudios más famosos sobre esta cuestión fue conducido por los premios Nobel Daniel Kahneman y Angus Deaton. Descubrieron que cuanto más dinero ganan los estadounidenses, más valoran sus vidas. Entonces, si la felicidad es la forma en que las personas ven sus vidas, entonces el dinero hace que las personas sean más felices.

Esto también es cierto internacionalmente. Cuanto más rico es el país, las personas más altas suelen calificar sus vidas, según el Informe anual de la felicidad mundial publicado por las Naciones Unidas. Sin embargo, los investigadores de la Universidad de Purdue y la Universidad de Virginia encontraron recientemente que en todo el mundo, parece haber un punto de saciedad con respecto a los ingresos, alrededor de $ 100,000, y que ser demasiado rico en realidad podría hacer que veas tu vida un poco peor.

Pero, ¿cómo afecta el dinero cómo las personas viven sus vidas? El estudio de Kahneman y Deaton encontró que el dinero tiene un efecto menor en la forma en que las personas viven sus vidas por encima de los ingresos de $ 75,000 en los EE. UU. Y los investigadores de Purdue y de la Universidad de Virginia encontraron que el límite para el bienestar emocional era de aproximadamente $ 60,000 a $ 75,000 en todo el mundo.

Las variables que observaron estos investigadores incluyeron el placer autoinformado, la sonrisa y la risa, el descanso, los sentimientos de respeto y la estimulación intelectual. También observaron emociones negativas como la ira, el estrés, la tristeza, el dolor físico y la preocupación autoinformados. Los mismos que aparecen en el último Informe Global de Emociones de Gallup, publicado hoy.

Entonces, si la vida no se trata de enriquecerse, ¿dónde viven las personas más felices del mundo? Este informe sugiere que podrían vivir en América Latina. Es posible que los latinoamericanos no siempre califiquen sus vidas de la mejor manera (en contraste con los países nórdicos), pero se ríen, sonríen y experimentan el disfrute como nadie en el mundo.

La respuesta a si el dinero realmente compra la felicidad aún está lejos de ser entendida, pero este informe le da a los pensadores globales una idea de quién está viviendo la mejor y la peor vida del mundo.”

El debate Hayek-Keynes sobre los ciclos económicos. Para Keynes,¿hay que bajar la tasa en el auge?

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico en Económicas de la UBA vemos el debate “Hayek-Keynes” sobre las crisis y el ciclo económico. Comenzamos con el capítulo 22 de la Teoría General de Keynes, titulado “Notas sobre el ciclo económico” y luego vemos también un artículo de Hayek. Aquí van algunos párrafos que explican la visión de Keynes y otros donde hace referencia a la discusión, aunque en ningún momento menciona con quién está discutiendo, pero se puede inferir con quién.

0 R

“…encontraremos que las fluctuaciones en la propensión a consumir, en la curva de preferencia por la liquidez y en la eficacia marginal del capital han desempeñado su parte (en los ciclos). Pero sugiero que el carácter esencial del ciclo económico y, especialmente, la regularidad de la secuencia de tiempo y de la duración que justifica el que lo llamemos ciclo, se debe sobre todo a cómo fluctúa la eficacia marginal del capital.”

“Las últimas etapas del auge se caracterizan por las esperanzas optimistas respecto al rendimiento futuro de los bienes de capital, lo bastante fuertes para equilibrar su abundancia creciente y sus costos ascendentes de producción y, probablemente también, un alta en la tasa de interés. Es propio de los mercados de inversión organizados que, cuando el desencanto se cierne sobre uno demasiado optimista y con demanda sobrecargada, se derrumben con fuerza violenta, y aún catastrófica bajo la influencia de compradores altamente ignorantes de lo que compran y de los especuladores, que están más interesados en las previsiones acerca del próximo desplazamiento de la opinión del mercado, que en una estimación razonable del futuro rendimiento de los bienes de capital.”….

“De este modo, con mercados organizados y sujetos a las influencias actuales, la estimación que hace el mercado de la eficacia marginal del capital puede sufrir fluctuaciones tan enormemente amplias que no quepa neutralizarlas lo bastante por fluctuaciones correspondientes en la tasa de interés. Además, como hemos visto antes, los movimientos consiguientes en el mercado de valores pueden deprimir la propensión a consumir precisamente cuando es más necesaria. Por tanto, en condiciones de laissez-faire, quizá sea improbable evitar las fluctuaciones amplias en la ocupación sin un cambio trascendental en la psicología de la inversión, cambio que no hay razón para esperar que ocurra. En conclusión, afirmo que el deber de ordenar el volumen actual de inversión no puede dejarse con garantías de seguridad en manos de los particulares.”

Hasta allí, una muy breve exposición de su análisis y propuesta de solución. Ahora breves párrafos sobre el debate. Así comienza la sección inmediata al párrafo anterior:

“Puede parecer que el análisis precedente está de acuerdo con el punto de vista de quienes sostienen que la sobreinversión es la característica del auge, que el único remedio posible para la siguiente depresión es el evadirla, y que, si bien, por las razones dadas antes, ésta no puede impedirse por medio de una baja tasa de interés, el auge puede evitarse por otra alta. Ciertamente tiene fuerza el argumento de que una alta tasa de interés es mucho más efectiva contra un auge que otra baja contra una depresión.

Pero inferir estas conclusiones de lo anterior llevaría a una mala interpretación de mi análisis; y a mi modo de ver, supondría un error. Porque el término sobreinversión es ambiguo. Se puede referir a las inversiones que se destinan a desanimar las previsiones que las incitaron o para las cuales no hay lugar en circunstancias de intensa desocupación; o puede indicar un estado de cosas en el que cada clase de bienes de capital sea tan abundante que no haya inversión nueva que prometa aun en condiciones de ocupación plena, ganar en el curso de su duración más que su costo de reposición. Es solamente en el último estado de cosas donde hay sobreinversión, estrictamente hablando, en el sentido de que cualquier inversión posterior será sólo un puro desperdicio de recursos:….

…’El remedio del auge no es una tasa más alta de interés, sino una más baja!, porque ésta puede hacer que perdure el llamado auge. El remedio correcto para el ciclo económico no puede encontrarse en evitar los auges y conservarlos así en semi-depresiones permanentes sino en evitar las depresiones y conservarnos de este modo en un cuasi-auge continuo.”

“El auge que está destinado a terminar en depresión se produce, en consecuencia, por la combinación de dos cosas: una tasa de interés que, con previsiones correctas, sería demasiado alta para la ocupación plena, y una situación desacertada de previsiones que, mientras dura, impide que esta tasa sea un obstáculo real. El auge es una situación tal que el exceso de optimismo triunfa sobre una tasa de interés cuya altura excesiva se comprendería si se juzga con serenidad.”

Alberdi se pregunta si el Estado tiene que tener empresas tales como bancos, ferrocarriles y otras

Con los alumnos de la UBA Derecho vemos a Juan Bautista Alberdi plantear si el Estado tiene que tener algún tipo de “empresa”, incluyendo en ellas bancos, ferrocarriles y otras:

“Bancos, casas de seguros, ferrocarriles, líneas de navegación a vapor, canales, muelles, puentes, empresas y fabricaciones de todo género, toda cuanta operación entra en el dominio de la industria, debe de estar al alcance de los capitales particulares dispuestos a emplearse en la explotación de esos trabajos y empresas verdaderamente industriales, si las libertades concedidas por los artículos 14 y 20 de la Constitución, como base del derecho industrial, han, de ser una verdad práctica y no una ostentación de mentido liberalismo.

La industria, es decir, la fuerza que produce las riquezas forma esencialmente un derecho privado. Así lo ha entendido la Constitución argentina, colocando entre los derechos civiles de sus habitantes el de ejercer toda industria y todo trabajo, de navegar y comerciar, de entrar, salir y transitar el territorio, de usar y disponer de su propiedad. Conceder todo esto es hacer de la industria un derecho civil de todos los habitantes del país, porque todo eso forma el ejercicio de la industria y no es más.

De este principio, el más trascendental que contenga el edificio político argentino, resulta que -toda ley, todo reglamento, todo estatuto, que saca de manos de los particulares el ejercicio de alguna de esas operaciones, que se reputan y son industriales por esencia en todas las legislaciones del mundo, y hace de él un monopolio o servicio exclusivo del Estado- ataca las libertades concedidas por la Constitución, y altera la naturaleza del gobierno, cuyas atribuciones se reducen por la Constitución a legislar, juzgar y gobernar; jamás a ejercer industrias de dominio privado. No hallaréis en toda la Constitución Argentina una disposición que atribuya a rama alguna del gobierno la facultad de ejercer el comercio, la agricultura o las. manufacturas por cuenta del Estado.

El gobierno que se hace banquero, asegurador, martillero, empresario de industria en vías de comunicación y en construcciones de otro género, sale de su rol constitucional; y si excluye de esos ramos a los particulares, entonces se alza con el derecho privado y con la Constitución, echando a la vez al país en la pobreza y en la arbitrariedad.

Si esas industrias fuesen atribuciones suyas y no da los particulares, por utilidad del Estado convendría desprenderle de ellas, y deferirlas a los particulares. No hay peor agricultor, peor comerciante, peor fabricante que el gobierno; porque siendo estas cosas ajenas de la materia gubernamental, ni las atiende el gobierno, ni tiene tiempo, ni capitales, ni está organizado para atenderlas por la Constitución, que no ha organizado sus facultades y deberes como para casa de comercio, sino para el gobierno del Estado.”

Reacciones diferentes ante tragedias: la de las Torres Gemelas y la de la Catedral de Notre Dame. Reflejan culturas diferentes

Interesante artículo de John McGinnis sobre la diferente reacción de norteamericanos y franceses ante una catástrofe como la de las Torres Gemelas y ahora la Catedral de Notre Dame:

“La tragedia revela el carácter de una nación. El 11 de septiembre mostró la capacidad de los estadounidenses para unirse, aunque sea brevemente. También demostró que su espíritu marcial todavía estaba vivo, por inteligente o imprudente que fuera para inspirar incursiones en Afganistán e Irak. El terrible incendio en Notre Dame revela mucho sobre Francia, y parte de él no es muy bonito.

Cuando muchas de las personas más ricas de Francia se unieron para donar para la reconstrucción de la catedral, la reacción fue a menudo ira en lugar de gratitud, ira porque esas personas tienen tanto dinero, que podrían obtener una deducción fiscal por su regalo, y que lo serían. Reconocido como benefactores. Egalité fue una consigna de la revolución francesa y, a lo largo de los años, ha ayudado a generar una obsesión con la desigualdad económica.

Los resultados han sido muy desafortunados. En su esfuerzo por redistribuir, Francia tiene la tasa impositiva más alta y uno de los estados más regulados y caros de Europa. Como consecuencia, es considerablemente menos próspero económicamente que los Estados Unidos (sus ciudadanos disfrutan solo de alrededor del 70 por ciento del PIB per cápita de los Estados Unidos), y algo menos ricos que Alemania (los franceses viven con el 90 por ciento del PIB per cápita alemán). La comparación con su vecina Alemania es particularmente ardua, porque Alemania ha tenido que integrar la Alemania oriental económicamente atrasada.

Pero los costos de la obsesión no son solo económicos, sino sociales. Como lo muestra este artículo del New York Times, a pesar de tener niveles de desigualdad más bajos que otras naciones europeas, Francia experimenta niveles más altos de agitación social. Los grupos siempre salen a las calles y se quejan de que las políticas gubernamentales están empeorando su posición con respecto a los demás. Los Gilets Jaunes son solo los últimos movimientos de este tipo. Como resultado, los gobiernos franceses sucesivos no han podido realizar reformas que reflejen el consenso de los economistas de izquierda y derecha, reformas que podrían ayudar a los excluidos de la economía formal por las regulaciones de Francia. Así, Francia ofrece una advertencia a los Estados Unidos. Nuestra clase intelectual quiere que compartamos la obsesión de Francia. Es probable que los resultados sean similares, porque una vez que la obsesión se afianza, casi todos pueden sentirse agraviados, ya que bajo algún marco de referencia son menos “iguales” que otro grupo.

La tragedia también revela en qué se ha convertido Francia en una nación secular. ¡Notre Dame, la catedral de París y probablemente la iglesia más famosa además de la de San Pedro, es propiedad del gobierno! En los Estados Unidos (y creo que la mayoría de las otras naciones occidentales), la iglesia afectada tomaría estas decisiones sobresalientes. Por el contrario, el presidente Macron ya ha declarado una competencia para decidir qué reemplazará a la aguja que se ha quemado.

El declive del cristianismo en Francia ha acentuado el enfoque nacional sobre la desigualdad. El cristianismo ha enfrentado desafíos en toda Europa, pero en particular ha perdido influencia en Francia, en parte debido a la política de laicidad que intenta desterrar la religión de la vida pública. El cristianismo, por supuesto, exige una preocupación por los pobres. Pero la preocupación por la desigualdad es muy diferente, ya que muchas personas son menos ricas que otras sin ser pobres y porque los resultados de las políticas dirigidas a la desigualdad pueden dañar a los pobres al hacer que la economía sea menos dinámica. Pero según el cristianismo, la envidia es un pecado. El declive de esta enseñanza ha ayudado a que la envidia se convierta en el pasatiempo nacional de Francia.”

El texto completo en: https://www.lawliberty.org/2019/04/23/france-a-nation-mired-in-an-obsession-with-inequality/

No somos los únicos con estúpidas regulaciones contra Uber u otras empresas de la economía compartida. Violan nuestra libertad de elegir.

Interesante artículo de John McGlothlin sobre las regulaciones a servicios como el de UBER, que violan nuestra libertad de elección, con el descarado objetivo de favorecer a algún grupo en particular:

“De todos los cambios que llegaron con el advenimiento de la “economía compartida”, tal vez ninguno haya sido tan perturbador como compartir viajes. Los automóviles tienen la extraña distinción de ser el bien más caro para el consumidor que la mayoría de los estadounidenses comprarán, sin embargo, los vehículos permanecen sin uso el 95 por ciento de las veces. ¿Por qué pagar tanto por algo tan a menudo ocioso?

Compartir el viaje prometió una respuesta a esa pregunta desde ambos extremos del espectro de propiedad. Los servicios como Uber generan ingresos para los propietarios de automóviles con tiempo libre, al tiempo que ofrecen opciones para quienes no son propietarios o para cualquier persona con necesidades de transporte limitadas o impredecibles. Como cualquier innovación, estos servicios no están exentos de problemas, desde la creciente congestión hasta dar a las personas peligrosas (ya sea como conductores o pasajeros) la oportunidad de victimizar a alguien. Sin embargo, estos problemas se pueden abordar mediante mayores requisitos de seguridad y trabajando para integrar los servicios de viajes compartidos en los planes urbanos que se diseñaron e implementaron mucho antes de que existieran dichos servicios.

Desafortunadamente, no todas las respuestas gubernamentales a los viajes compartidos tienen sentido. Algunas ideas malas, como la regla de Barcelona que requiere una espera de 15 minutos antes de que los autos de viaje compartidos puedan responder a una solicitud, están diseñadas para favorecer a los grupos locales existentes con influencia política. (Los taxistas de la ciudad, durante las protestas que incluyeron el bloqueo de calles y la violencia ocasional, originalmente exigieron una hora de retraso). Esas restricciones se deben esperar cada vez que surja una nueva competencia, pero se desgastan cuando el apoyo local para compartir viajes comienza a rivalizar con el local. Influencia de las empresas de taxis.

Legislación de represalia

Sin embargo, otro tipo de mala idea es más peligroso: bloquear la competencia basada en la geografía al requerir una licencia de conducir del estado para recoger a cualquier pasajero, incluso uno que se encuentre a unos pocos pies sobre la línea en un estado vecino. A diferencia de las reglas que privilegian a los taxis sobre los conductores de Uber o Lyft, estas restricciones tienen pocos oponentes naturales, ya que el daño que crean se difunde a través de una amplia base de clientes o se desvía a los forasteros sin influencia política. Además, como estas reglas afectan a las áreas vecinas, es mucho más probable que se propaguen de un lugar a otro.

Connecticut demostró este potencial para el avance regulatorio el mes pasado cuando el líder de su senado estatal propuso a S.B. 12. El proyecto de ley de un solo párrafo tiene un propósito simple: obligar a cada conductor de viajes compartidos en el estado a “poseer una licencia de operador de vehículos de motor de Connecticut”.

La pregunta inmediata que se debe hacer aquí es: ¿qué problema está tratando de resolver este proyecto de ley? ¿Fueron los temerarios de Rhode Island desgarrando las calles de Hartford? No. Resulta que esta mala idea de Connecticut fue impulsada por una idea igualmente mala implementada previamente en la vecina Nueva York. En una audiencia posterior a la propuesta del proyecto de ley de Connecticut, el senador estatal patrocinador señaló que, para poder recoger a un pasajero en Nueva York en nombre de una compañía de viajes compartidos,

“debe tener una licencia de conducir del estado de Nueva York. Nueva York no permitirá que los conductores con licencia de Connecticut inicien viajes en su estado. Y, sin embargo, a los conductores con licencia del estado de Nueva York se les permite recoger y dejar pasajeros en cualquier lugar de Connecticut. Un conductor con licencia de Connecticut llevará a un pasajero a uno de los aeropuertos de la ciudad de Nueva York. El conductor debe pagar la gasolina y los peajes para llegar allí. Pero no pueden traer a nadie de regreso a Connecticut desde esos aeropuertos. Todavía tienen que pagar por la gasolina y los peajes para volver a Connecticut, pero no pueden compensar este costo con otro viaje. ¿Cómo es esto justo? No lo es.”

El legislador tiene toda la razón, esto no es justo en absoluto. Pero S.B. 12 solo amplificaría la injusticia en lugar de resolverla. Para su crédito, el patrocinador del proyecto de ley lo reconoció, señalando que “este proyecto de ley no resuelve el problema por completo”. Sin embargo, “tal vez resulte en que el Estado de Nueva York rescinda [su] ley injusta”.

“Tal vez” es una esperanza bastante delgada, especialmente dadas las posibles consecuencias de S.B. 12. Privar a los conductores de Nueva York de la capacidad de realizar viajes de ida y vuelta a Connecticut interrumpirá el tráfico de viaje compartido a través de la frontera, lo que limitará aún más la capacidad de los ciudadanos de Connecticut para viajar. Esto elevaría los precios para todos los involucrados al limitar el número de conductores disponibles y la libertad de los conductores de Connecticut para decidir cuándo y dónde valen la pena las tarifas de ida a Nueva York.

El texto completo en: https://www.lawliberty.org/2019/04/23/how-one-bad-regulation-creates-another/

 

La guerra contra el tabaquismo no la ganó el Estado, la gente fue cambiando los hábitos. Más regulaciones en Canadá

Interesante artículo sobre la continua guerra del Estado contra el tabaquismo en el Mises Wire y consideraciones sobre si fue el Estado el que logró la reducción del consumo de tabaco, el texto completo aquí: https://mises.org/es/wire/la-contraproducente-guerra-del-estado-contra-el-tabaquismo

 

La contraproducente guerra del Estado contra el tabaquismo

El gobierno federal de Canadá quiere que los cigarrillos se apaguen por sí solos cuando dejemos de fumar, y creemos que esto reducirá los incidentes de muerte y lesiones causadas por incendios causados ​​por fumar de forma descuidada. Por lo tanto, desde 2005, el Estado ha ordenado el uso de materiales de reducida propensión a la ignición en la fabricación de todos los cigarrillos. Sin embargo, los altos impuestos del gobierno por los cigarrillos incitan a muchos fumadores a comprar cigarrillos de contrabando que no tiene reducida propensión a la ignición, lo que, en realidad, puede ser el producto más seguro.

¿Cigarrillos reducida propensión a la ignición contraproducentes?

Jack Burt, subjefe interino del Departamento de Bomberos de Londres, Ontario, dijo: «En los 10 años posteriores a que Canadá aplicó la regla sobre los cigarrillos autoextinguibles, hubo una caída del 30 por ciento en las muertes por incendios asociados con el humo del cigarrillo». La Organización Mundial de la Salud (OMS) promociona la misma cifra: «Un informe de 2013 de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios de los Estados Unidos sugiere que la adopción de la norma de reducida propensión a la ignición por parte de los estados de los EE. UU. % de disminución en muertes por incendio de material para fumar de 2003 a 2011».

Sin embargo, los resultados de un estudio realizado por la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE. UU. «Sugieren que es prematuro llegar a la conclusión de que el uso del cigarrillo de reducida propensión a la ignición solo reducirá en gran medida la amenaza de incendios no intencionales provocados por los cigarrillos que involucran colchones o muebles blandos …» Del mismo modo, un análisis realizado por Prevención de Lesiones señala que «las pruebas técnicas muestran poca o ninguna diferencia entre los cigarrillos a prueba de incendios o los convencionales en entornos realistas».

De hecho, las regulaciones para la reducida propensión a la ignición pueden incluso ser contraproducentes debido a los efectos secundarios del producto, así como a la forma en que los fumadores lo usan. En Nueva York, donde las leyes para la reducida propensión entraron en vigencia en 2004, las estadísticas de incendios relacionados con el hábito de fumar muestran que «la frecuencia de incendio de la casa de un fumador ha aumentado desde que la ley entró en vigencia». Pero si los cigarrillos de reducida propensión aumentan la probabilidad de un incendio , ¿por qué hay menos incendios? Sencillo. Menos personas están fumando.

De 2001 a 2015, la tasa de fumadores en Canadá se redujo en un 31,7% (consulte aquí y aquí ). Por lo tanto, el crédito atribuido a la regulación de la reducción a la propensión de ignición del Estado parece estar completamente exagerado. Esto no es sorprendente. Al Estado le encanta reclamar el crédito por sucesos con los que no tienen nada que ver.

Alberdi: no se puede concebir la libertad para producir y otro criterio para la distribución del valor que se ha producido

Con los alumnos de la UBA Derecho vemos a Juan Bautista Alberdi, quien luego de haber tratado el marco institucional de la producción libre se dirige a considerar la distribución de sus resultados:

“No se podría concebir libertad de una especie para producir Un valor, y libertad de otra especie para aprovechar del valor producido. El principio de igualdad, v. g., que reconoce en todos el derecho al trabajo, o, lo que es igual, a producir valor, no podría desconocer el mismo derecho aprovechar de la utilidad correspondiente a su parte de producción. El derecho al trabajo, v. g., está tan ligado al derecho al producto o resultado del trabajo, que no son más que un solo derecho considerado bajo dos aspectos. Sólo la iniquidad ha podido admitir el uno y desconocer el otro; sólo ella ha desconocido el derecho al trabajo, para disputar el de optar a sus provechos.

La justicia natural, regla común de los hechos morales, económicos y políticos de que consta la humana sociedad, la justicia divide y distribuye los beneficios de todo producto entre los agentes o fuerzas que concurren a su producción. Dar utilidades a los unos y excluir de ellas a los otros, sería contrario a la moral cristiana, que haciendo de todos el deber del trabajo, ha dado a todos el derecho a vivir de su producto.

La Constitución argentina ha hecho de esta parte de la política económica el objeto predilecto de sus garantías. Ella vio que dar garantías en favor del provecho que corresponde a los servicios del capital, del trabajo y de la. tierra en la producción de las riquezas, era no solamente el medio de conseguir el bienestar de los habitantes del país, que la Constitución comprende entre sus propósitos supremos, sino también el verdadero medio de fomentar su producción, cuyo estímulo no es otro que el deseo de alcanzar ese provecho, necesario a la satisfacción de las necesidades del hombre y al sostén de su existencia de un modo digno de su noble naturaleza.

Reconociendo que la riqueza es un medio, no un fin, la Constitución argentina propende por el espíritu, de sus disposiciones económicas, no tanto a que la riqueza pública sea grande, como bien distribuida, bien nivelada y repartida; porque sólo así es nacional, sólo así es digna del favor de la Constitución, que tiene por destino el bien y prosperidad de los habitantes que forman el pueblo argentino, no de una parte con exclusión de otra. Ella ha dado garantías protectoras de este fin social de la riqueza, sin desconocer que el orden social descansa en las bases de la libertad, igualdad, propiedad, seguridad, etc.

Ella ha querido que las riquezas, que son obra del trabajo combinado de todos los servicios productores, redunden en el bienestar y mejora de todos los que asisten a su producción, por medio de sus respectivos servicios; es decir, de la mayoría de la sociedad, en que reside la nación, no de una porción privilegiada de ella. No haya esclavos, ha dicho en esa virtud; es decir, no haya hombre-máquina, hombre-tierra, hombre-capital, que teniendo hambre gane el pan con su sudor para satisfacer el hambre de otro. Ella ha hecho un crimen de esa torpeza tan ofensiva a la riqueza del país, como a la moral del Evangelio. No haya extranjeros, ha dicho; no haya excluidos en el banquete de la riqueza nacional, haciendo del suelo argentino la patria de todo el mundo para lo que es formar riqueza y disfrutarla en su provecho propio.

Para proteger mejor el fin social de la riqueza, ha preferido la distribución libre a la distribución reglamentaria y artificial. La distribución de las riquezas se opera por sí sola, tanto más equitativamente cuanto menos se ingiere el Estado en imponer le reglas.

Así la Constitución argentina, en vez de inventar despóticamente reglas y principios de distribución para las riquezas, las ha tomado de las leyes naturales que gobiernan este fenómeno de la economía social, subordinado a las leyes normales que rigen la existencia del hombre en la tierra.”

A pocos meses de la Revolución Soviética, Mises escribe sobre los problemas de la planificación y el cálculo económico en el socialismo

Con los alumnos de Económicas en la UBA leemos a Mises sobre el cálculo económico en el Sistema socialista: http://www.hacer.org/pdf/rev10_vonmises.pdf

Recordemos que en ese Sistema no habría “precios” en el sentido económico ya que estos surgen de intercambios libres de derechos de propiedad, eliminados en el socialismo. Habría unos ciertos números definidos por los planificadores. Mises escribía esto a los pocos años de la Revolución Rusa (1922). Así comenta los problemas que enfrentarían:

Mises1

“Tratemos de imaginar la posición de una comunidad socialista. Habrá cientos de miles de establecimientos que trabajan continuamente. Una minoría de éstos producirá bienes listos para el consumo. La mayoría producirá bienes de capital y productos semimanufacturados. Todos estos establecimientos estarán estrechamente relacionados entre sí. Cada bien pasará por una serie de establecimientos antes de estar listo para el consumo. Sin embargo, la administración económica no tendrá realmente una dirección en medio de la presión de tantos procesos diferentes. No tendrá manera de asegurarse si tal o cual parte del trabajo es realmente necesaria, o si no se estará gastando demasiado material para completar su fabricación. ¿Cómo podría descubrir cuál de los dos procesos es más satisfactorio?

Cuando más, podría comparar la cantidad de productos entregados, pero sólo en contados casos podría comparar los gastos incurridos en su producción. Sabría exactamente, o creería saberlo, qué es lo que está tratando de producir. Por lo tanto, tendría que obtener los resultados deseados con el gasto mínimo. Pero para lograrlo tendría que sacar cálculos, y esos cálculos tendrían que ser cálculos del valor. No podrían ser tan sólo “técnicos”, ni podrían ser cálculos sobre el valor-uso de los bienes y servicios. Esto es tan obvio que no necesita pruebas adicionales.

Bajo un sistema basado en la propiedad privada de los medios de producción, la escala de valores es el resultado de las acciones de cada miembro independiente de la sociedad. Todos hacen un doble papel en ella, primero como consumidores y segundo como productores. Como consumidor, el individuo establece el valor de bienes listos para el consumo. Como productor, orienta los bienes de producción hacia aquellos usos que rendirán más. Es así como los bienes de un orden más elevado también se gradúan en forma apropiada a las condiciones existentes de producción y de la demanda dentro de la sociedad.

El juego de estos dos procesos garantiza que el principio económico sea observado tanto en el consumo como en la producción. Y en esta forma surge el sistema exactamente graduado que permite a todos enmarcar su demanda dentro de las líneas económicas.

Bajo el socialismo, todo esto no ocurre. La administración económica puede establecer exactamente qué bienes son más urgentemente necesarios, pero eso es sólo parte del problema. La otra mitad, la evaluación de los medios de producción, no se soluciona. Puede averiguar exactamente el valor de la totalidad de tales instrumentos. Obviamente, ése es igual al valor de las satisfacciones que pueden darse. Si se calcula la pérdida en que se incurriría al retirarlos, también se podría averiguar el valor de instrumentos únicos de producción. Pero no puede asimilarlos a un denominador común de precios, como podría ser bajo un sistema de libertad económica y de precios en dinero.

No es necesario que el socialismo prescinda totalmente del dinero. Es posible concebir arreglos que permitan el empleo del dinero para el intercambio de bienes de consumo. Pero desde el momento en que los diversos factores de producción (incluyendo el trabajo) no pudieran expresarse en dinero, el dinero no jugaría ningún papel en los cálculos económicos

Supongamos, por ejemplo, que la comunidad de países socialistas estuviera planeando un nuevo ferrocarril. ¿Sería ese nuevo ferrocarril realmente conveniente? Si lo fuera, ¿cuánto terreno debería servir? Bajo el sistema de propiedad privada podríamos decidir esas interrogantes por medio de cálculos en dinero. La nueva red de ferrocarril abarataría el transporte de determinados artículos, y en base a ello podríamos calcular si la diferencia en los cargos de transporte justificaría los gastos de construcción y funcionamiento del ferrocarril. Un cálculo así sólo podría hacerse en dinero. No podríamos hacerlo comparando gastos y ahorros en especies. Es absolutamente imposible reducir a unidades corrientes las cantidades de trabajo especializado y no especializado, el hierro, carbón, materiales de construcción, maquinaria y todas las demás cosas que exige el mantenimiento de un ferrocarril, por lo cual es imposible también reducirlos a unidades de cálculo económico. Sólo podremos trazar planes económicos cuando todo aquello que acabamos de enumerar pueda ser asimilado a dinero. Es cierto que los cálculos de dinero no son completos. Es cierto que presentan grandes deficiencias, pero no contamos con nada mejor para reemplazarlos, y, bajo condiciones monetarias seguras, satisfacen todos los objetivos prácticos. Si los dejamos de lado, el cálculo económico se hace absolutamente imposible.

No queremos decir con esto que la comunidad socialista se encontraría totalmente desorientada. Tomaría decisiones a favor o en contra de la empresa propuesta y dictaría una orden. Pero, en el mejor de los casos, esa decisión se basaría tan sólo en vagas evaluaciones. No podría basarse en cálculos exactos de valor.”

Dilemas éticos que generan las nuevas tecnologías, como la Inteligencia Artificial. Pero la solución no es que el Estado regule

Las nuevas tecnologías plantean temas éticos y dilemas acerca de su impacto. Aquí un interesante artículo de Ryan Kuhrana, del Institute for Advanced Prosperity, en relación a la Inteligencia Artificial:

 

“La comunidad de investigación está mejor preparada para dar forma a lo que se desarrolla y en qué capacidad puede ser utilizada por una variedad de actores.

La ética de la inteligencia artificial es mejor dejarla a los investigadores

En el Día de San Valentín 2019, OpenAI, una importante organización sin fines de lucro dedicada a la investigación en inteligencia artificial, publicó los resultados de su último trabajo, GPT-2, que prometió un avance significativo en la generación de lenguaje de AI. El modelo de inteligencia artificial, creado a partir de un enfoque llamado “Transformador”, que Google fue pionero solo unos años antes, fue capaz de generar respuestas coherentes y extensas a las preguntas. Una de estas respuestas, en la que el modelo generó una noticia falsa sobre el robo en una tienda de Miley Cyrus, reveló una desconcertante aplicación dado el clima político tan difícil. Ante el temor de que su tecnología se utilizara para difundir noticias falsas, OpenAI declaró que no divulgarían el conjunto de datos o el modelo capacitado.

 

Su decisión condujo a la burla de muchos en la comunidad de investigación de Amnistía Internacional por su falta de respeto a las normas de investigación, y algunos afirmaron que suspender la investigación era un medio para generar publicidad en los medios de comunicación. Y hubo exageraciones, con profecías de “AI doom” de la prensa convencional, que criticaron la tecnología por su amenaza a la democracia. Sin embargo, ni la actitud desdeñosa ni la sensacionalista captan realmente la importancia de la decisión de OpenAI. Dado que los responsables de las políticas se mueven demasiado lentamente para regular adecuadamente las nuevas tecnologías, la responsabilidad de este tipo de decisiones éticas debe recaer en los investigadores.

 

Si bien es impresionante, el GPT-2 no es un alejamiento radical de las tendencias normales y esperadas en el subcampo de AI llamado procesamiento en lenguaje natural (PNL). Ya, los sistemas de Alibaba y Stanford han superado los puntos de referencia anteriores de GLUE, uno de los portadores estándar de la PNL, desde el lanzamiento de GPT-2. Su innovación surgió principalmente del tamaño y la diversidad del conjunto de datos en los que se formó la IA: un conjunto de datos de 45 millones de páginas web llamado WebText extraído de los enlaces en Reddit. Este tamaño y diversidad permitieron que el modelo entrenado se desempeñara bien en una variedad de contextos, como comprensión de lectura, traducción y resumen de texto. La mayoría de los desarrollos anteriores, al menos en el idioma inglés, se han desarrollado para tareas especializadas.

 

Sin embargo, restringir el acceso al conjunto de datos y al modelo entrenado no impedirá que se desarrolle un avance similar de forma independiente porque este es un desarrollo normal. Aumentará ligeramente el costo, ya que el trabajo requiere muchos recursos tanto en términos de tiempo como de cómputo, lo que es una barrera leve pero no insuperable.

El texto completo en: https://www.libertarianism.org/building-tomorrow/ethics-artificial-intelligence-best-left-researchers

Mises sobre la construcción de la sociedad moderna: ahorro, inversión y cálculo económico. Y el impacto de la tecnología en el empleo

Cuando se acelera la innovación tecnológica, crecen las preocupaciones por una supuesta destrucción final del trabajo. ¿Cómo es el proceso de inversión de capital? Aquí Mises sobre “La construcción de la civilización moderna: ahorro, inversión y cálculo económico”:

“El institucionalismo se usa para ridiculizar a los economistas clásicos porque comenzaron con la «economía de Crusoe». Al principio, un pescador tuvo la idea de poder atrapar más peces un día de lo que necesitaba y luego podría tener tiempo libre para fabricar redes de pesca. Estas redes y los peces obtenidos son «bienes de capital»; No los considero «capital».

Los bienes de capital son los factores intermedios entre los factores naturales dados de la producción y los bienes de consumo. La naturaleza: los recursos dados y el trabajo humano son los factores naturales dados. Pero si han de producir, deben ser guiados. Los factores intermedios de producción fabricados, los bienes de capital, no son solo herramientas; también son todos los demás bienes intermedios, productos semiacabados y suministros de bienes de consumo que se utilizan para apoyar a aquellos que producen con la ayuda de bienes de capital. El proceso de producción que estamos organizando y operando hoy comenzó en las edades tempranas de la historia, en las edades más remotas de la historia. Si los niños agotaran las redes y los peces producidos por sus padres, la acumulación de capital habría tenido que comenzar de nuevo. Hay un progreso continuo desde condiciones más simples hasta condiciones más refinadas. Es importante darse cuenta de esto porque debemos saber que, desde los comienzos en adelante, el primer paso hacia este sistema de producción con la ayuda de bienes de capital fue el ahorro, y siempre ha sido el ahorro.

El concepto de «capital» debe distinguirse del concepto de «bienes de capital». Es imposible pensar y tratar los problemas de los bienes de capital sin usar y referirse a los conceptos que hemos desarrollado en el complejo sistema moderno de cálculo de capital. Los bienes de capital son algo material, algo que podría describirse en términos de física y química. El concepto de «capital» se refiere a la valoración de una oferta de estos bienes de capital en términos de dinero. Esta valoración de los bienes de capital en términos de dinero es lo que marca el comienzo de lo que podría llamarse un período nuevo y más alto en los esfuerzos humanos para mejorar las condiciones externas de la humanidad. El problema es cómo mantener o preservar la cantidad de capital disponible y cómo evitar consumir los bienes de capital disponibles sin reemplazarlos. El problema es cómo no consumir más, o si es posible, cómo consumir menos, que la cantidad de productos recién producidos. Es el problema de la preservación del capital, el mantenimiento y, por supuesto, de aumentar el capital disponible.

Bajo algunas circunstancias, es posible tratar este problema sin ningún cálculo o cálculo especial. Si un agricultor continúa produciendo de la misma manera y si los métodos de construcción y el método de vida no han cambiado, puede estimar su condición porque puede establecer comparaciones en términos físicos y biológicos: dos graneros son más de un granero, una docena de cabezas de ganado es más de dos vacas, y así sucesivamente. Pero tales métodos simples de computación son insuficientes en un sistema económico en el que hay cambio y progreso. El reemplazo puede no estar en la misma forma que los factores que se utilizan. Los motores diesel pueden ser sustituidos por motores de vapor, y así sucesivamente. La sustitución y el mantenimiento del capital en tales condiciones requieren un método de cálculo y cálculo que solo se puede calcular en términos de dinero. Los diversos factores físicos y externos de la producción no pueden compararse de otra manera que no sea desde el punto de vista de los servicios que prestan a los hombres, calculados en términos de dinero.”

Texto completo: https://mises.org/es/wire/la-construcci%C3%B3n-de-la-civilizaci%C3%B3n-moderna-ahorro-inversi%C3%B3n-y-c%C3%A1lculo-econ%C3%B3mico