Bienes públicos que justifican la provisión estatal, ahora “globales”. Con Star Wars llegarían los “galácticos”.

Con los alumnos de OMMA Madrid vemos el Cap. 2 del libro El Foro y el Bazar, sobre la teoría de las fallas de mercado. Luego de presentar brevemente las imperfecciones de la competencia, externalidades y bienes públicos, vemos algo sobre “bienes públicos globales”:

                El proceso de globalización, o la movilización de recursos por todo el planeta plantea, para algunos autores, no sólo la necesidad de bienes públicos nacionales, sino también “globales”. Sus características principales serían (Kaul et al, 1999, p. 2) las ya mencionadas de no exclusión y no rivalidad en el consumo y que sus beneficios sean “cuasi universales en términos de países (cubriendo más de un grupo de países), pueblos (llegando a varios, preferiblemente todos, grupos poblacionales) y generaciones (extendiéndose tanto a generaciones presentes como futuras o por lo menos cubriendo las necesidades de las generaciones actuales sin eliminar las opciones de desarrollo para generaciones futuras). En tales circunstancias, pocas cosas quedan fuera de esta definición y la lista de bienes públicos aumenta considerablemente.

                Estos autores clasifican a los bienes en públicos puros e impuros. Los primeros fueron definidos antes y a nivel global se presenta como ejemplos la paz, ya que “cuando existe, todos los ciudadanos de un país pueden disfrutarla y su gozo, digamos, por poblaciones rurales no reduce los beneficios de las poblaciones urbanas”. Ya hemos comentado antes sobre el grado de colectividad de la defensa, ahora se suman también en esta categoría la provisión de ley y orden y un buen manejo macroeconómico. En cuanto a los bienes públicos impuros serían aquellos que cumplen parcialmente con las características mencionadas, es decir son parcialmente no rivales o parcialmente no excluyentes. Como ejemplo, Kaul et al, plantean el caso del consumo de una comida nutritiva que a primera vista parece ser un bien privado pero que también brinda beneficios públicos ya que mejora la salud y ésta la posibilidad de adquirir habilidades que permitan un trabajo productivo, lo que beneficiaría no solamente a la familia sino a la sociedad en su conjunto pese a que los beneficios inmediatos sean mayormente privados.

                Está claro que con esta definición no hay bien o servicio alguno               que no tenga algún tipo de impacto en los demás. Y en tanto vivamos en sociedad parece que esto fuera inevitable. La discusión no es que tengan o no tengan algún tipo de impacto sino cómo considerar si ese impacto es negativo o positivo siendo que las valoraciones son subjetivas y si el estado es el único capaz de proveerlos. Así, “males” públicos demandarían soluciones colectivas que serían “bienes” públicos incluyendo, según Kaul et al,  las crisis bancarias, crímenes y fraudes en Internet, problemas sanitarios debidos al mayor comercio y transporte de personas y también de la extensión de actividades riesgosas como el abuso de drogas y el tabaquismo.

                Un programa de alivio de la pobreza en África, por ejemplo, sería un bien público global si, además de mejorar la situación de esa población también contribuyera a la prevención de conflictos o la paz internacional o redujera el deterioro ambiental o mejorara las condiciones sanitarias globales. Las organizaciones internacionales y las ONGs internacionales serían las que proveen este tipo de bienes públicos globales (Martin, 1999).

                Pero si todo bien o servicio que tenga efectos hacia terceros justificara con esa circunstancia su provisión estatal o a través de organismos internacionales financiados por estados y, en última instancia, contribuyentes nacionales, entonces prácticamente “todo” tiene características de bien público. Un bien público “puro” no sería ya un bien económico, tal el caso del aire puro; y todos los demás serían “impuros” y sujetos a la provisión vía decisiones políticas y no de los consumidores en los mercados.

                Stiglitz (1999), por ejemplo, considera que el “conocimiento sobre el desarrollo” es un bien público que debería ser provisto por instituciones como el Banco Mundial. Es cierto que las ideas tienen características de bien público, ya que una vez producida su costo de reproducción es mas bien bajo, y esto lleva a este autor a pensar que serán “sub-producidas” en el mercado, problema que se puede superar con la provisión pública. Sin embargo, el ejemplo no podría ser peor elegido, una gran cantidad de autores han escrito sobre el tema y propuesto enseñanzas sobre el tema desde Adam Smith en “La Riqueza de las Naciones” hasta la gran cantidad de autores contemporáneos. ¿Por qué hacen eso si luego cuando un país se desarrolla, por ejemplo siguiendo las enseñanzas de Adam Smith, éste o sus sucesores no pueden excluir a quienes implementaron esas ideas y no pagaron por esos beneficios? En otros términos, una vez que dicen cómo se desarrolla un país nadie parece que les va a pagar por eso, entonces no habría propuestas y el mercado fracasaría en proveerlas.

                En verdad, nada de eso sucede en la realidad. Todo lo contrario, existe un sinnúmero de libros y artículos sobre las causas del desarrollo económico, un activo mercado de ideas donde compiten las propuestas de Stiglitz con muchas otras. ¿Por qué ofrecen los autores estas ideas sin luego no pueden cobrar por ellas? Es que existen gran cantidad de incentivos para hacerlo: el autor cobra un porcentaje de las ventas de sus libros, es invitado a conferencias donde recibe honorarios y viaja a lugares que nunca conocería de otra forma y se aloja en los mejores hoteles; puede llegar hasta recibir el premio Nobel lo que le garantiza no solamente un premio suculento sino un flujo de ingresos asegurado de ahí en adelante, como debería saber el mismo Stiglitz que lo ha recibido. 

2 pensamientos en “Bienes públicos que justifican la provisión estatal, ahora “globales”. Con Star Wars llegarían los “galácticos”.

  1. -Resumen Cap. 2, Alumno OMMA-

    El orden espontaneo del mercado se encuentra conformado por personas las cuales crean constantemente información, muchas de ellas se representarán en precios, pero lo cierto es que no hay un conocimiento pleno de toda la información que se halla en el mercado. La información es asimétrica y conlleva costos saber de ella. Por ello sabiendo la realidad del mercado, que hay información asimétrica, que encontrar dicha información conlleva costos y que está constantemente creándose esa información, es muy pretencioso proponer modelos perfectos que no casan con la realidad y argumentar en contra de la realidad misma. Modelo Nirvana. Por ello, al comparar el óptimo pareto con la realidad surgen lo que denominan fallas de mercado: Competencia imperfecta, externalidades, bienes públicos y free riders, la información incompleta o la defensa del medio ambiente etc. Estas fallas del mercado vendrían a ser resueltas por la intervención pública mediante la mano visible: regulaciones para la competencia imperfecta, impuestos o subsidios en las externalidades, provisión de bienes públicos y controles de calidad. Para llevarlo a cabo haría falta de instituciones muy eficaces y sólidas, aunque la solución no tiene porque venir por parte del Estado.

    -Cosas importantes o que me han llamado la atención-

    Pienso que es importante tener muy en cuenta que toda teoría de las fallas del mercado se apoya en una teoría que dista mucha de la realidad, por tanto no es fiable sus conclusiones al partir de utopías no realizables y que nunca se han realizado. La linea de las soluciones tiene que venir teniendo en cuenta la realidad y la comprensión de ésta, para hacer un análisis lo más acertado posible y a raíz de entender el funcionamiento proponer ideas.

    – 3 preguntas que le haría al autor-

    ¿Hay algún interés en mantener el papel del Estado como garante de las soluciones de cara a las fallas de mercado?

    ¿La teoría de las fallas de mercado es respuesta a algún periodo en el que el papel del Estado estuviese debilitado o se empezara a desconfiar de él?

    ¿Qué lógica entiende que hay en buscar problemas respecto de un modelo utópico-perfecto-irreal?

  2. Resumen:

    Los mercados se mantienen en una permanente situación de cambio y movimiento. Tienden hacia el equilibrio, aunque no lo alcanzan. Habiendo supuesto que el equilibrio es el óptimo de la eficiencia y, en particular, habiéndolo hecho extensible a todos los mercados en lo que se llama “equilibrio general”, surgen como contraste las “fallas”, que impiden alcanzar ese punto. Al encontrar la realidad lejos del modelo ideal de equilibrio general con competencia perfecta, se considera que el mercado fracasa. Los economistas comienzan a descubrir numerosas instancias de “fallas de mercado”, en particular aquellas presentes por imperfecciones de la competencia, externalidades, bienes públicos e información asimétrica. Considerando el tiempo, este es irreversible y avanza sin poder retroceder, hay procesos secuenciales que se desarrollan y restringen las opciones disponibles en el futuro, pudiendo llegar a generarse asignaciones ineficientes de recursos. Nadie cambia dichos procesos por lo que el mercado “fracasa”. Todos estos casos son “fallas” que socavan el concepto básico de funcionamiento de los mercados planteado por Adam Smith, y que el denominó “la mano invisible”.

    Puntos importantes:

    Las externalidades, según Arthur C. Pigou, se entienden como un efecto hacia terceros de las acciones de los individuos en el mercado. Estos efectos pueden ser positivos o negativos y recaen en terceras personas, sin que ellas hayan sido parte de la acción que los origina. Se considera que un bien público es un “fracaso del mercado”, porque este no lograría proporcionarlo en la cantidad deseada, debido a la actitud de los freeriders, ya que sería del interés personal de cada individuo enviar señales falsas respecto a su demanda de ese bien, para que otros carguen con el costo de su provisión. Un camino normal para solucionar las fallas del mercado es a través de la acción estatal, a través de políticas públicas. No obstante, para que las estas soluciones funcionen se necesitan, sólidas instituciones públicas, que permitan la selección e implementación adecuadas de tales políticas.

    Dudas/preguntas:

    1. ¿Existe también el modelo ideal de un Estado no intervencionista en donde los denominados bienes públicos pueden ser suministrados por agentes de mercado?

    2. ¿Se podría seguir considerando el aire como un bien puro dado el nivel de polución que existe hoy en día en donde el Estado se ha visto en la necesidad de intervenir para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? Por ejemplo, en México y China el nivel de polución es tal que el Estado se ha visto en la necesidad de montar e instalar equipo y maquinaria para purificar el aire en las zonas de mayor concentración de habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *