Böhm-Bawerk anticipa a Keynes y discute que el ahorro reduzca la demanda y luego la producción

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico II (Escuela Austriaca), de Económicas UBA, vemos a Böhm-Bawerk, discutiendo con un desconocido hoy, L. G. Bostedo, quien criticara su libro Teoría Positiva del Capital en los Anales de la Academia Americana de Ciencias Políticas y Sociales. En su defensa, ya está discutiendo a Keynes y el papel del ahorro.

Bohm Bawerk

Sobre la “imposibilidad” de mi ejemplo, Mr. Bostedo intenta probarla mediante el siguiente silogismo: si todos los miembros de una comunidad ahorran simultáneamente una cuarta parte de sus ingresos, reducen consecuentemente en una cuarta parte la demanda de bienes de consumo. La menor demanda lleva a los productores a restringir la producción en la misma medida. Pero si la producción decae a la vez que el consumo, entonces es evidente que no habría demanda de los ahorros; llevar a cabo el ahorro supuesto de una cuarta parte de los ingresos de la comunidad se demuestra por tanto como imposible.

Sospecho que este silogismo hará aparecer en las mentes de la mayor parte de los lectores la sospecha de que se ha probado demasiado. Si fuera verdad, no sólo el ahorro simultáneo de una cuarta parte de los ingresos de la comunidad sería imposible, sino que cualquier ahorro real sería imposible. Si cada intento de restringir el consumo debe efectivamente ocasionar una restricción inmediata y proporcional de la producción, entonces no podría producirse ningún incremento a la riqueza acumulada de la sociedad a través del ahorro. Los individuos particulares podrían ahorrar parte de sus ingresos, pero sólo a condición de que otros individuos de la misma comunidad consuman el exceso de los mismos; la sociedad como un todo nunca podría dejar aparte porciones de su ingreso social y las acumulaciones que puedan realizar ciertas naciones como Francia u Holanda como consecuencia de de su mayor porcentaje de ahorro en comparación con España o Turquía debe ser descrito, aunque pueda parecer un fenómeno universal, como una mera ilusión. Creo que Mr. Bostedo estaría realmente dispuesto a adherirse a esta opinión con todas sus consecuencias; a cualquier nivel, sus conclusiones me parece que armonizan con esta perspectiva, puesto que dice con especial énfasis que cada ahorro es sólo una transferencia de poder de compra de los ahorradores a otros miembros de la comunidad. Sin embargo, tengo más confianza en que los lectores rechazarán aceptar este análisis como correspondiente a su experiencia y que en su lugar concluirán que hay algo incorrecto con la cadena de razonamientos que nos lleva a una conclusión tan improbable.

En realidad, el fallo en el razonamiento no es difícil de encontrar. Está en que una de las premisas, la que afirma que una restricción del “consumo para disfrute inmediato” debe implicar a su vez una restricción en la producción, es errónea. La verdad es que una restricción en el consumo implica, no una restricción en la producción en general, sino sólo, a través de la acción de la ley de la oferta y la demanda, una restricción en determinadas ramas de la misma. Si como consecuencia del ahorro, se compra y consume una menor cantidad de comida de lujo, vino y encajes, se producirá posteriormente –y quiero poner énfasis en esta palabra- una menor cantidad de estos bienes. Sin embargo, no habrá una menor producción de bienes en general, puesto que la menor producción de bienes listos para su consumo inmediato puede ser y será compensada por un incremento en la producción de bines “intermedios” o de capital.”

Este último punto de BB se explica porque si la gente ahorra, ahorra para algo, para tener un mayor consumo futuro. Entonces, el ahorro se traslada a la inversión en bienes más alejados del consumo en las distintas etapas de producción, para llegar con mayor producción cuando esa mayor demanda de consumo se haga presente.

7 pensamientos en “Böhm-Bawerk anticipa a Keynes y discute que el ahorro reduzca la demanda y luego la producción

  1. Muchas gracias por el post profesor. Una pregunta, cuando se deja de vinsumir determinados bienes de consumo y se pasa a producir otros bienes intermedios en etapas más alejadas, qué se supone que sucede con los trabajadores empleados en la venta de los bienes de consumo que se dejan de consumir? Imagino que hay que fomentar legislación laboral flexible para permitir su recolocación en las nuevas industrias creadas pero no creo que resulte sencillo desde el momento en que no todo el mundo está cualificado para todo tipo de trabajo. Qué dice la teoria económica al respecto? Muchas gracias

    • Exacto, esa es la respuesta. Pero hay que ver que este es un proceso gradual, no es algo que ocurra de la noche a la mañana. Los cambios en las pautas de consumo se producen lentamente, entonces lo que sucederá es que se verán nuevas oportunidades de empleo lentamente en las etapas más alejadas, alentando así el cambio.

  2. Resumen del texto:

    Bohm Bawerk realiza, en respuesta a un ensayo de Mr. Bostedo, un análisis de la función que cumple el ahorro en una economía capitalista.
    A tal fin, le asigna al ahorro un “lado negativo” (la renuncia al consumo presente de una parte de nuestros ingresos) que tiene como contrapartida un “lado positivo” que lo sobrecompensa y que empieza “apenas el ahorrista se retira del mostrador del banco”: financiar y posibilitar así proyectos productivos.

    Metódicamente, Bohm Bawerk derrumba una a una las proposiciones de Mr. Bostedo haciendo especial énfasis en que la renuncia al consumo presente de bienes acabados (el “lado negativo”) no implica una caída general de la demanda que desalienta la producción por dos motivos fundamentales: en primer término, así como se reduce el consumo actual de bienes acabados, se impulsa el de bienes “inacabados” o “de capital”; en segundo lugar, el agente, al elegir ahorrar, lo que hace no es “renunciar” al consumo de esa porción de sus ingresos sino postergarla a la espera de obtener un consumo mayor en el futuro. Ésto implica que una demanda menor de bienes de consumo hoy no desincentiva la inversión en bienes de capital, ya que los bienes que éstos produzcan se venderán en períodos subsiguientes.

    CONCEPTOS DESTACADOS

    La idea del ahorro como una moneda con una cara negativa que, aún cuando está sobrecompensada por una faceta positiva, implica necesariamente un menor consumo de bienes en el presente me resulta especialmente útil para entender cómo gobiernos de corte populista tienden a no priorizar el incentivo al ahorro en sus estrategias de política económica.

    Me resulta, asimismo, especialmente clara su explicación de que el ahorro no implica una renuncia al consumo de una parte de los ingresos del agente sino una espera, con la expectativa de un consumo a futuro mayor. Esto tira por tierra la idea de que el ahorro generaría desincentivos para invertir en bienes de capital por una menor demanda de bienes de consumo en el presente.

    Por último, creo importante destacar su reflexión final, acudiendo a la ley de los Grandes Números, para estimar la predominante coincidencia entre las decisiones de producción de los inversores y los planes de consumo de los ahorristas.

    PREGUNTAS QUE LE HARÍA AL AUTOR

    1. De su texto se deduce que el lado positivo del ahorro se da en tanto alguna institución logre mediar entre los ahorristas y los productores, poniendo a disposición de los últimos los fondos depositados por los primeros. Ahora bien, ¿este lado positivo tiende a anularse en un país como el nuestro donde buena parte de los ahorros de los agentes no están bancarizados o bien, lo están pero en cuentas en el exterior?. Y en ese caso, una política orientada al crecimiento a largo plazo, ¿debería tener entre sus prioridades fomentar la bancarización de los ahorros que los agentes tienen en sus casas o cajas de seguridad?

    2. Excluyendo los casos de intervención del Gobierno para bajar ficticiamente las tasas de interés, ¿existen casos de “sobreahorro”, es decir donde la renuncia al consumo presente de los agentes se torne excesiva y perjudicial para la actividad económica?

    3. Si el ahorro se produce en moneda extranjera, por ejemplo una persona que elige ahorrar en dólares, ¿no disminuye el efecto positivo, en tanto reduce la capacidad del país para comprar con los ahorros bienes de capital importados? (siendo que buena parte de los bienes de capital que necesitan las industrias no tienen fabricación en el mercado interno)

  3. Irene Wojcicki
    Registro: 867.091

    1) Von Bohm-Bawerk responde a las críticas de Mr. Bostedo a su obra Teoría positiva del capital. Éste último considera que el ahorro no tiene influencia sobre la formación de capital. Le señala tres errores: haber hecho uso ambiguo del término ahorro, elegido un ejemplo no “natural” y la imposibilidad del mismo. La réplica al respecto fue la siguiente: primero afirmará que no ha confundido dos conceptos de ahorro, si no que manifiesta que éste tiene un sentido negativo y otro positivo, por otro lado suponer que se ahorra una cuarta parte del ingreso es solo una simplificación, mientras que la imposibilidad de su argumentación, siguiendo el razonamiento de Bostedo, sería en realidad una imposibilidad de cualquier nivel de ahorro real.
    La falla en el razonamiento de Mr. Bostedo sería ignorar que una restricción en el consumo implica, no una restricción de la producción en general, sino solo, una restricción en determinadas ramas de la misma. Así también dirá que el principal motivo para aquéllos que ahorran es precisamente proveer para su futuro o sus herederos, es decir restringen consumo presente para aumentar la demanda de bienes de consumo futuro, “esperan”, mencionando el ejemplo de Robinson Crusoe, ahorra para tener una mayor provisión en el futuro. Finalmente marcara la eficacia incrementada que adquiere la producción afirmando que los fenómenos relativos al ahorro están interrelacionados, esgrimiendo que Mr. Bostedo ha dejado una grieta en la explicación de la formación de capital, no teniendo en cuenta el papel que juegan los ahorros en el proceso, como así también dejando de lado el hecho de los bienes pueden ser creados de diversas maneras.

    2) Se puede destacar el debate sobre la causalidad entre el ahorro y la inversión que se profundizará luego, a partir de que Keynes tomará popularidad. La caída en la demanda agregada producto de una disminución en el consumo sería compensada con un aumento de la demanda de bienes de capital, dado que los emprendedores advertirían con el aumento del ahorro una mayor demanda futura. Al respecto Keynes considerará, en Teoría general de la ocupación el interés y el dinero, al ahorro como la abstención de consumo presente sin que implique necesariamente consumo futuro.
    Bohm-Bawerk señala que no puede haber inversión sin que existan ahorros previos lo que implícitamente implicaría una teoría del dinero exógeno y a lo que tanto poskeynesianos como sraffianos replicarán posteriormente con una teoría de dinero endógena respecto del ciclo económico, en la que la inversión depende del gasto autónomo y no del nivel de ahorro y los banco comerciales otorgarían sus préstamos en función de la demanda solvente adecuando luego su nivel de reservas y teniendo el banco central un rol pasivo.

    3)
    A. ¿Cómo se mide el capital?
    B. ¿De qué depende la demanda de bienes de capital?
    C. ¿Su razonamiento implica una teoría de dinero exógeno? ¿Un banco se negaría a otorgarle un préstamo a una empresa de conocida solvencia y renombre en caso no poseer reservas excedentes?

  4. Agustín Cianfagna
    Registro: 874282

    Böhm-Bawerk le responde en su artículo, una serie de críticas que Mr.Bostedo le hizo acerca de su razonamiento sobre la función del ahorro. Estas, fueron básicamente tres y el autor responde punto por punto a ellas. Primero, Mr.Bolstedo le critica haber confundido dos conceptos de “ahorro” al tomarlos como indistintos. Böhm-Bawerk le responde que si bien reconoce el aspecto negativo de este (al decir que lo que se ahorra no se consume), también reconoce que esos ahorros son invertidos en bienes intermedios, lo cual sería la parte positiva del ahorro. En segundo lugar, Mr.Bolstedo le critica el ejemplo utilizado para aclarar la influencia del ahorro en la formación de capital (la población ahorra una cuarta parte de sus ingresos). Böhm-Bawerk le responde que su ejemplo habla de una “media” y que estos deben ser simples y detallados. Y por último Mr.Bolstedo critica que este ejemplo que el autor utiliza es “imposible”, dado que si esto sucediera, al reducir el consumo en una cuarta parte, la menor demanda llevaría a restringir la producción en la misma medida. Böhm-Bawerk le responde que su argumento falla dado que el individuo restringe su demanda de productos PRESENTES, pero no sus deseos de bienes de disfrute en general. El empresario realiza una proyección de demanda futura y para ello invierte en bienes intermedios para afrontar esa demanda futura.

    El punto de vista dado por Böhm-Bawerk es interesante y parece, a primera vista, bastante acertado, dado que, a diferencia de Mr.Bolstedo, toma un punto de vista más general y abarcativo que este último. Es decir, el hecho de que Böhm-Bawerk considere la importancia de los bienes intermedios para afrontar una demanda futura mayor dada por el, a su vez, mayor ahorro realizado por los indivudos. Considero correcto el razonamiento que esto no hubiera sido posible sin dicho ahorro y posterior inversión. Y él mismo lo remarca cuando le critica a Mr.Bolstedo el hecho de que los bienes intermedios aparecerán para cubrir una demanda creciente en el mismo instante en que esto sucede. Por lo cual la visión de Böhm-Bawerk resulta mucho más realista y completa que la realizada por Bolstedo.

    Al autor le preguntaría:

    1) ¿Cuál cree que sería la tasa más eficiente de ahorro en relación al consumo que una nación debe llevar para optimizar su crecimiento sin resignar consumo actual?

    2) ¿Considera que el principal error de los países de América Latina es el hecho de destinar poca parte de su ingreso al ahorro? ¿Cuál sería la salida en el caso de países que destinan todo su ingreso al consumo de bienes de subsistencia sin posibilidad de ahorro?

    3) ¿Es fundamental el papel del estado para que una nación en su conjunto logre el ahorro y en consecuencia el desarrollo? ¿Un país cuyo gobierno fomenta el consumo mediante el gasto público tiene posibilidad de desarrollo futuro?

  5. Aste Maria Belén.

    Nº de Registro: 865569.

    1- Bohn-Bawerk comenzara “La Función del Ahorro” presentando una breve reseña entre lo que postulo en la “Teoría Positiva” y la critica y postura de Mr. Bostedo al respecto. Según Bohn-Bawerk un aumento en el capital de una comunidad puede ser consecuencia de un equilibrio entre el ahorro y el consumo, pero según Mr. Bostedo sucede lo opuesto. Para él el ahorro no tiene ninguna influencia en la formación del capital. Le realizara 3 críticas a Bohn-Bawerk, haber cometido un error por el uso ambiguo del término ahorro, haber elegido un ejemplo no natural para el desarrollo de su teoría y por ultimo haber cometido un error lógico en su desarrollo. Bohn-Bawerk responderá a todas ellas, dirá que no ha hecho uso de 2 términos de ahorro diferentes, sino que es el mismo. El ahorro impulsa y motiva la producción, Bohn-Bawerk hará énfasis en su efecto positivo más que en el negativo (debido al no consumo). Proporcionara mas detalles sobre la discusión entre la oferta, demanda, consumo, ahorro y producción con Mr. Bostedo y como interactúan entre si cuando algunos se restringen y otros no para cada uno.
    Acordara que el ahorro es la restricción al consumo presente pero será en favor de aumentar su demanda de bienes de consumo futuros para la satisfacción de sus necesidades futuras. Por ultimo hablara sobre un punto que Mr. Bostedo ha ignorado, el aumento de la eficiencia en la producción, como consecuencia de la prolongación del periodo de producción que resulta de una mayor oferta de prestamos debido al ahorro, así se logra incrementar las instalaciones productivas, mejoras técnicas y un aumento de la productividad, lleva a una reducción en los precios y así a un aumento en la demanda.

    2- Puntos a destacar:

    Es interesante la crítica que Mr. Bostedo le realiza a Bohn-Bawerk. Le critica que ha utilizado 2 conceptos de ahorro diferente pero de igual manera, pero para Bohn-Bawerk no ha sido así, él ha presentado una visión del proceso de ahorro al lector. Por un lado tiene un aspecto negativo, el no consumo de parte de los ingresos, pero no hay que dejar de ver su parte positiva. El ahorro genera un impulso al proceso de desarrollo, a través de un aumento en las iniciativas productivas. Si en vez de ahorrar se consume se hubiese fomentado la demanda y estimulado su producción pero en el caso de que se hubiera ahorrado, se genera un impulso en la producción de maquinarias, fabricas, un aumento de la demanda futura, la producción, productividad, mejores técnicas, etc., a través de una mayor oferta de prestamos por el mayor ahorro.
    Con respecto a los otros puntos que Mr. Bostedo critica, Bohn-Bawerk dirá que ha utilizado un ejemplo sobre una media pero que no ha de haber problema en utilizar otra muestra, y que los buenos ejemplos que fundamentan teorías tienen un mayor grado de ser improbables. Por ultimo critica que el ejemplo de Bohn-Bawerk es no natural e imposible, Mr. Bostedo se basa en un silogismo para demostrar esto, pero Bohn-Bawerk se defiende mostrando que posee un error en sus premisas.

    3- ¿Mr. Bostedo ha tenido el aval de sus ideas por algún pensador nombrado/importante?
    ¿Según Bohn-Bawerk es necesario que el ahorro se traduzca en un aumento de la producción o de sus medios?
    ¿Los individuos no pueden tan solo guardar sus ingresos sin fin alguno debido a la incertidumbre acerca del futuro o todo ahorro si o si se considera para incentivar el consumo futuro y satisfacer así necesidades futuras?

  6. 1) En su artículo “La función del ahorro”, Eugene von Böhm-Bawerk critica la posición de un autor de apellido Bostedo, quien a diferencia de Böhm-Bawerk concluye que “el ahorro, como el término se conoce generalmente, no tiene influencia alguna en la formación del capital”. Sobre este punto indica el autor que lo que hace no es confundir sino presentar una visión íntegra del proceso de ahorro. Primero lo que todos entendemos por ahorro, que es el no consumir parte de los ingresos, “posponer el consumo”. Y por otro, el lado mas beneficioso, que el ahorro es motor de las actividades productivas al ser invertido o depositado en los bancos. Pone énfasis en las consecuencias positivas del primer paso “negativo” del ahorro. Por otro lado, sobre la influencia del ahorro en la formación de capital, Bostedo critica que ha usado un caso para describirlo muy poco natural, a lo que Böhm-Bawerk responde que ha supuesto simplemente un caso a modo de ejemplo, al que Bostedo califica de “imposible”, y utiliza un silogismo para criticar el mismo. Bostedo indica que “cada ahorro es sólo una transferencia de poder de compra de los ahorradores a otros miembros de la comunidad” y afirma que una restricción del consumo para satisfacción inmediata debe implicar a su vez una restricción en la producción, lo cual es erróneo según Böhm-Bawerk. Una restricción al consumo no necesariamente implica una restricción a la producción en general sino solamente a determinadas ramas, y se compensa con el aumento de la producción de bienes de capital, lo cual Bostedo no admite.

    2) El texto, más allá de ser elaborado a modo de respuesta frente a una crítica recibida por el autor, aporta una descripción concisa y clara de la función del ahorro para Böhm-Bawerk. La caracterización negativa/positiva del ahorro es un punto de vista novedoso al momento de analizar este comportamiento de los agentes. La persona que ahorra no quiere que no se le devuelvan la parte de los ingresos que no consumió, sino que sabe que en un momento le volverá, y junto a él los intereses. El ahorro no significa la pérdida de patrimonio de los agentes, sino todo lo contrario. Bostedo, para Böhm-Bawerk, se queda corto con su crítica sobre la formación de capital, ya que concentra mucho su énfasis en la aparición de los bienes de capital ligados a la demanda de bienes de consumo.

    3)
    ¿Cómo impacta el comercio internacional en la idea del ahorro como motor de la inversión?

    ¿Qué ocurre con el papel del ahorro y sus expectativas en un contexto de crisis?

    ¿Al hablar de ahorro, se está refiriendo a los agentes en general? ¿O solo a las familias y empresas privadas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *