Matt Ridley, el autor de The Rational Optimist y The Evolution of Everything, en un podcast sobre la economía de los recursos renovables

El Institute of Economic Affairs de Londres presenta un podcast sobre la economía de las energías renovables con la presencia de Matt Ridley, el reconocido autor de  ‘El Optimista Racional”, entre otros textos muy interesantes.

La economía de las energías renovables.

La mayoría está de acuerdo en que la energía verde tiene un gran papel que desempeñar en el futuro, de hecho, incluso ahora. Pero el debate sobre las energías renovables y su capacidad para ayudar a enfrentar el cambio climático continúa. En los EE. UU., El presidente Trump se enfrentó a una reacción masiva cuando se retiró del acuerdo sobre el clima de París, aunque las cifras recientes sugieren que las reducciones en la emisión de carbono en los EE. UU. Han sido mayores que en cualquier otro país desarrollado.

En el Reino Unido, el gobierno ha introducido una gran cantidad de regulaciones para abordar el problema del cambio climático, pero a menudo estas regulaciones son responsables de causar más problemas burocráticos que de resolver problemas ambientales.

 

¿Es hora de repensar el enfoque del mundo desarrollado hacia las energías renovables? ¿Cuál es la mejor manera de abordar el cambio climático en 2019? ¿Necesitamos una reversión de la regulación, o deberíamos estar considerando algo como un impuesto al carbono?

El podcast con la presencia de Matt Ridley, se puede escuchar acá: https://livefromlordnorthstreet.podbean.com/e/the-economics-of-renewables/

 

A pesar de las amenazas del proteccionismo al comercio internacional las cadenas globales de valor continúan cambiando

Aun con las tensiones en el comercio internacional y las amenazas de proteccionismo, un informe de McKinsey & Co, sostiene que las cadenas globales de valor continúan cambiando:

“Si bien la producción y el comercio continúan aumentando en términos absolutos, la intensidad del comercio (es decir, la proporción de la producción que se comercializa) está disminuyendo en casi todas las cadenas de valor productoras de bienes. Los flujos de servicios y datos ahora desempeñan un papel mucho más importante para vincular la economía mundial. No solo el comercio de servicios está creciendo más rápido que el comercio de bienes, sino que los servicios están creando valor mucho más allá de lo que miden las cuentas nacionales. Usando medidas alternativas, encontramos que los servicios ya constituyen más valor en el comercio global que los bienes. Además, todas las cadenas de valor globales son cada vez más intensivas en conocimiento. La mano de obra poco cualificada es cada vez menos importante como factor de producción. Contrariamente a la percepción popular, solo alrededor del 18 por ciento del comercio mundial de bienes se debe ahora al arbitraje de costos laborales. Tres factores explican estos cambios: la creciente demanda en China y el resto del mundo en desarrollo, lo que permite a estos países consumir más de lo que producen; el crecimiento de cadenas de suministro internas más integrales en esos países, lo que ha reducido su dependencia de las importaciones de bienes intermedios; y el impacto de las nuevas tecnologías. La globalización está en medio de una transformación. Sin embargo, el debate público sobre el comercio a menudo consiste en recuperar el pasado en lugar de mirar hacia el futuro. La mezcla de países, empresas y trabajadores que pueden ganar en la próxima era está cambiando. Comprender cómo está cambiando el panorama ayudará a los responsables de la formulación de políticas y los líderes empresariales a prepararse para el próximo capítulo de la globalización y las oportunidades y desafíos que presentará.

Las cadenas de valor globales están experimentando cinco cambios estructurales.

Una de las fuerzas que remodelan las cadenas de valor globales es un cambio en la geografía de la demanda global.

El aumento de las cadenas de suministro nacionales en China y otras economías emergentes también ha disminuido la intensidad del comercio mundial

Las nuevas tecnologías están cambiando los costos en las cadenas de valor globales

Dados los cambios en las cadenas de valor, las empresas deben reevaluar sus estrategias para operar a nivel mundial

El informe completo en: https://www.mckinsey.com/featured-insights/innovation-and-growth/globalization-in-transition-the-future-of-trade-and-value-chains?cid=other-eml-ttn-mip-mck&hlkid=bd7d70a957ee413ca4ebd9aa7e82d57b&hctky=1374049&hdpid=0eb31b75-7bc6-4fde-b8aa-5a0f649b16ad

El impacto de la tecnología en la energía. Innovaciones para almacenar energía, transportes públicos, reciclado e hidrógeno

El impacto de la tecnología en la energía. Un informe de McKinsey & Co:

Last week we delved into how McKinsey experts see the global energy transition unfolding in the coming decades. (In short: less oil, more efficiency.) This week, we’re looking at the related issue of sustainability. Here are just a few of the innovations that are expected to shape new technologies.
Long-term energy storage. Solar and wind power are ripe with promise, but power has to be stored for when the days are short or the wind doesn’t blow for stretches. Short-term energy storage, such as lithium-ion batteries, often isn’t enough, making long-duration energy storage an important frontier. Several innovators believe they are close to developing new technologies on that front, with one company working on storing renewable energy in molten salt.
Public electric transport. The rise of electric vehicles (EVs) for personal use isn’t really news anymore. But there’s lots of room to apply EV technology to municipal fleets. In China, 300,000 electric buses hum down city streets every day. European cities are expected to follow suit. Although eBuses have higher acquisition prices thanks to up-front battery costs, their total cost of ownership is lower because they don’t rely on pricey diesel. They also help to reduce emissions, which is great for cities.
Plastic recycling. Each year, the world generates 260 million tons of plastic waste. Only 16 percent gets recycled. The plastics industry has the opportunity to adopt a circular business model that aims to eliminate waste across sectors while creating economic, societal, and environmental benefits. One promising circular process is pyrolysis, which uses heat and the absence of oxygen to reconvert plastic waste back into liquid feedstock. The benefits are economic as much as environmental—with a recycling-based profit pool estimated at $55 billion by the next decade.
Hydrogen’s future. If we want to reduce carbon dioxide emissions by 60 percent, hydrogen should be part of the solution. Although battery-powered EVs are more fuel efficient, hydrogen-powered fuel cells can store more energy with less weight. This makes them ideal for long-haul, heavy-cargo vehicles. Hydrogen-powered fuel-cell vehicles are already on the roads in California, Germany, Japan, and South Korea—and more than ten new models are slated for release by 2020.
For more, check out McKinsey’s new Sustainability blog.

https://www.mckinsey.com/business-functions/sustainability/our-insights/sustainability-blog?hlkid=df4713c341414121ad3a89e1be829150&hctky=1374049&hdpid=795f24f3-879b-4f10-be56-be6d3fb508a4

Más sobre el impacto de las grandes empresas tecnológicas. ¿Una nueva manifestación populista, que siempre necesita un enemigo?

Más sobre el impacto de las grandes empresas tech. Aquí, John O. McGinnis, the George C. Dix Professor in Constitutional Law at Northwestern University.

https://www.lawliberty.org/2019/03/29/big-tech-is-a-scapegoat-for-our-social-ills/

La legislación propuesta por la senadora Elizabeth Warren para disolver las grandes compañías tecnológicas, como Google y Facebook, es solo la más reciente en un creciente ataque político contra los jugadores más exitosos en el sector de la tecnología. Otros ya han demostrado que sus propuestas serían desastrosas, convirtiendo a las empresas de tecnología en servicios públicos estancados con servicios que son mucho menos satisfactorios para los consumidores.

¿Pero qué explica este súbito giro contra las mejores empresas tecnológicas? Google, Facebook, Amazon, Microsoft, Apple y Netflix, para nombrar solo los seis primeros, han brindado enormes beneficios. Google, por ejemplo, pone virtualmente todo el conocimiento humano registrado a nuestro alcance. Su servicio de Youtube ofrece conferencias gratuitas sobre una gran variedad de temas. Facebook fortalece a todos aquellos que desean mantenerse al día en nuestro mundo móvil con un amplio círculo de familiares y conocidos. Amazon hace que el bazar de los bienes del mundo venga a nosotros en lugar de obligarnos a salir a buscar. Netflix transmite contenido al que podemos acceder en cualquier momento y en cualquier lugar, y sus servicios de transmisión han ayudado a iniciar una era dorada de series de televisión de formato largo. Las empresas, por lo tanto, simplemente ayudan a las personas a jugar al chincheta. Facilitan nuevas formas de arte. Y muchos de estos servicios, como la Búsqueda de Google, no cuestan dinero. Otros tienen precios mucho más bajos que los bienes y servicios que han reemplazado, sin mencionar la conveniencia de la entrega a domicilio que traen.

Y las innovaciones siguen llegando. Google es el líder en autos de auto conducción, una tecnología que promete terminar con la matanza de muertes en nuestras carreteras. Amazon se ha hecho cargo de Whole Foods, sacudiendo el negocio de comestibles somnolent. Hace unos días, Apple anunció su propio movimiento en la transmisión. Este último desarrollo nos recuerda que estas empresas compiten ferozmente y, a menudo, invaden el territorio de los demás. Tienen tanto los recursos para innovar como la necesidad de hacerlo para no quedarse atrás.

Nuestra respuesta a la vida en el mundo que estas empresas hacen posible debe ser una de profunda gratitud. Pero debido a su tamaño y ubicuidad, se han convertido en chivos expiatorios de los males sociales que no crearon y, de hecho, a menudo ayudan a moderar. Algunos los ven como motores de la desigualdad. Pero nuestras divisiones sociales precedieron a la división digital. Y al menos para la gran mayoría de nosotros que tenemos acceso a Internet, los servicios como la búsqueda de Google y Facebook son excelentes ecualizadores, porque nos brindan el mismo servicio al mismo precio y los datos que damos a cambio son más valiosos. viniendo de los ricos que de los pobres.

Otros consideran que la tecnología es una fuente de polarización, pero estas animosidades políticas han estado creciendo mucho antes del surgimiento de la gran tecnología. En una sociedad libre, las personas se clasifican naturalmente en grupos de personas de ideas afines al elegir diferentes vecindarios y profesiones. Al crear un mundo de hipervínculos y batallas de Twitter, las redes sociales nos permiten comprender mejor cómo piensan los demás que cuando vivimos y trabajamos en capullos ideológicos.

Algunos afirman que la gran tecnología se ha convertido en el destructor de la privacidad. Pero culpar a las compañías de tecnología por este mal está fuera de lugar en una sociedad donde tantas personas están dispuestas, incluso ansiosas, a compartir detalles íntimos con el mundo. La tecnología refleja el exhibicionismo de la posmodernidad en lugar de causarlo.

Eso no quiere decir, por supuesto, que la legislación dirigida contra el exceso de alcance de las empresas tecnológicas no esté justificada. Quizás a las empresas se les exija que hagan más divulgación sobre los usos que hacen de sus datos, por ejemplo. Pero el creciente movimiento a la izquierda y la derecha para acabar con Big Tech es una de las peores características de nuestro momento populista. Es un caso clásico de matar al ganso que pone los huevos de oro.

¿Hay nuevos monopolios tecnológicos que controlan toda nuestra información, y eventualmente nuestras vidas?

¿Estamos amenazados por unos nuevos monopolios tecnológicos que controlan toda nuestra información y, puede ser, nuestras vidas?

Con la decisión de la Unión Europea de multar a Google se ha vuelto a reabrir este debate. Para refrescar el tema volví a lo que me parece es el mejor análisis que he visto hasta el momento, la conferencia de Juan Ramón Rallo en la última Universidad de Verano del Instituto Juan de Mariana, en Madrid.

Se tituló: Google, Amazon o Facebook, ¿los nuevos monopolios?

Pueden verla aquí: https://www.juandemariana.org/ijm-media/video/juan-ramon-rallo-google-amazon-o-facebook-los-nuevos-monopolios

 

La legalización de la marihuana en muchos estados de USA, ha hecho más para reducir su ingreso que el Muro o la vigilancia

En medio de la discusión sobre el “muro” que Trump quiere construir para que no pasen mexicanos o centroamericanos, y también drogas, un estudio publicado por el Cato Institute señala que la legalización de la marihuana en muchos estados de ese país ha reducido el ingreso más que duplicar las fuerzas patrulleras o construir el muro.

Escrito por David Bier, se titula: How Legalizing Marijuana is Securing the Border: The Border Wall, Drug Smuggling, and Lessons for Immigration Policy.

Una traducción del resumen:

El presidente Trump ha citado repetidamente el contrabando de drogas para justificar un muro fronterizo. Debido a que es difícil de ocultar, la marihuana es la principal droga transportada entre los puertos de entrada donde un muro fronterizo sería importante. Sin embargo, las cifras de incautación de la Patrulla Fronteriza demuestran que los flujos de marihuana han disminuido continuamente desde 2014, cuando los estados comenzaron a legalizar la marihuana. Después de décadas de no haber progreso en la reducción del contrabando de marihuana, el agente promedio de la Patrulla Fronteriza entre puertos de entrada confiscó 78 por ciento menos de marihuana en el año fiscal (FY) 2018 que en el año fiscal 2013.

 

Como resultado, el valor de todas las drogas incautadas por el agente promedio ha disminuido en un 70 por ciento desde el año fiscal 2013. Sin marihuana entre los puertos de entrada, la actividad de contrabando de drogas ahora ocurre principalmente en los puertos de entrada, donde un muro fronterizo no tendría efecto. En el año fiscal 2018, el inspector promedio en los puertos de entrada hizo incautaciones de drogas que fueron tres veces más valiosas en general que las realizadas por los agentes de la Patrulla Fronteriza entre los puertos de entrada, un cambio radical desde 2013 cuando los agentes de la Patrulla Fronteriza promediaron las incautaciones más valiosas. Esto se debe a que los contrabandistas traen principalmente drogas duras a través de los puertos. Por peso, el inspector promedio del puerto incautó 8 veces más cocaína, 17 veces más fentanilo, 23 veces más metanfetamina y 36 veces más heroína que el promedio de agentes de la Patrulla Fronteriza incautados en la frontera física a principios de 2018.

 

Dadas estas tendencias, un muro fronterizo o más agentes de la Patrulla Fronteriza para detener las drogas entre los puertos de entrada tiene poco sentido. La legalización de la marihuana estatal a partir de 2014 hizo más para reducir el contrabando de marihuana que la duplicación de agentes de la Patrulla Fronteriza o la construcción de cientos de millas de cercas fronterizas de 2003 a 2009. Como más estados, particularmente en la costa este, legalizaron la marihuana en 2019, Estas tendencias solo se acelerarán. La administración debe evitar poner en peligro este éxito y no enjuiciar a los vendedores de marihuana legales del estado. Este éxito también proporciona un modelo para abordar la inmigración ilegal. Así como la legalización ha reducido los incentivos para contrabandear marihuana ilegalmente, mayores oportunidades de migración legal socavan el incentivo para ingresar ilegalmente. El Congreso debe reconocer el éxito de la legalización de la marihuana y replicarlo para la inmigración.

 

El informe completo está en: https://www.cato.org/publications/policy-analysis/how-legalizing-marijuana-securing-border-border-wall-drug-smuggling

¿Nos espera un planeta sin recursos? ¿Nos estamos consumiendo todo sin pensar en los que vendrán? Un informe señala que los recursos son ahora un 380% más abundantes que en 1980

¿El mundo se está quedando sin recursos? ¿Nuestra manía consumista y el capitalismo no están llevando a una escasez futura que pone en peligro nuestra propia existencia?

Un informe reciente publicado por el Cato Institute señala que los recursos del planeta son ahora un 380% más abundantes que en 1980. ¿Cómo puede ser?

Bueno, el informe de Gale Pooley y Marian Tupy presenta “The Simon Abundance Index” en memoria del famoso debate sobre recursos que protagonizara exitosamente Herbert Simon, de la Universidad de Maryland.

Aquí una traducción del resumen:

¿Nos estamos quedando sin recursos? Esa ha sido una cuestión muy debatida desde la publicación de The Population Bomb de Paul Ehrlich en 1968. El biólogo de la Universidad de Stanford advirtió que el crecimiento de la población provocaría el agotamiento de los recursos y una catástrofe global. El economista de la Universidad de Maryland Julian Simon, en contraste, argumentó que los humanos innovarían para salir de la escasez de recursos. Él creía que las personas eran el “recurso final” que haría que otros recursos fueran más abundantes.

En este documento, revisamos los principales puntos de discusión en el debate sobre la disponibilidad de recursos y su relación con el crecimiento de la población. Usando los últimos datos de precios de 50 productos básicos que cubren energía, alimentos, materiales y metales, proponemos una nueva forma de medir la disponibilidad de recursos basada en cuatro conceptos.

Primero, el precio en tiempo de los productos básicos nos permite medir el costo de los recursos en términos de trabajo humano. Encontramos que, en términos de ingresos por hora promedio en el mundo, los precios de los productos básicos cayeron un 64,7 por ciento entre 1980 y 2017.

En segundo lugar, la elasticidad precio de la población (PEP) nos permite medir la sensibilidad de la disponibilidad de recursos al crecimiento de la población. Encontramos que el precio en el tiempo de los productos básicos disminuyó un 0,934 por ciento por cada 1 por ciento de aumento en la población mundial durante el mismo período.

En tercer lugar, desarrollamos el Marco de abundancia de Simon, que utiliza los valores de PEP para distinguir entre los diferentes grados de abundancia de recursos, desde la disminución de la abundancia en un extremo hasta la superabundancia en el otro. Teniendo en cuenta que el precio en el tiempo de los productos básicos disminuyó a una tasa proporcional más rápida que el aumento de la población, encontramos que la humanidad está experimentando una superabundancia.

Cuarto, creamos el Índice de Abundancia de Simon, que usa el tiempo de los productos básicos y el cambio en la población global para estimar la abundancia general de recursos. Encontramos que los recursos del planeta se hicieron un 379.6 por ciento más abundantes entre 1980 y 2017.

Sobre la base de nuestro análisis de la relación entre la disponibilidad de recursos y el crecimiento de la población, pronosticamos que el precio en el tiempo de los productos básicos podría caer un 29 por ciento más en los próximos 37 años. Mucho dependerá de las políticas e instituciones que persigan las naciones. Para que disminuya el precio en el tiempo de los productos básicos y para que aumente la abundancia de recursos, es necesario que perduren los incentivos del mercado y el mecanismo de precios. Cuando los precios de los productos básicos aumentan temporalmente, las personas tienen un incentivo para usar los recursos de manera más eficiente, aumentar su oferta y desarrollar sustitutos más baratos.

 

El informe completo en: https://www.cato.org/publications/policy-analysis/simon-abundance-index-new-way-measure-availability-resources

Moreno y la causa de los cuadernos: Teoría de los Juegos y el Dilema del Prisionero. ¿Explican la conducta de los implicados?

Habrán visto la declaración de Moreno sobre el “dilema del prisionero” y su llamado a los detenidos para que no “canten”. Interesante referencia a la teoría, pero no pasó de la Introducción en Teoría de los Juegos.

En principio, es correcto el análisis, el dilema del prisionero se encuentra en la raíz de la figura del arrepentido: se trata de cambiar los incentivos para que los presos se traicionen. En la economía predominante, el dilema es un gran argumento para justificar la intervención del Estado: los presos son en verdad free riders en la provisión de bienes públicos. La solución a su “traición” es el látigo del Estado: provisión pública financiada por impuestos.

Es lo que hubiera hecho Moreno si siguiera en el Estado. Pero hay otra salida similar: no el látigo del Estado, sino el de la Mafia. Tal vez esto se acerca más a lo que Moreno tenía en mente. Si detienen a dos miembros de la Mafia, el mensaje del capo es: al que canta le matamos a la mujer, los hijos y nietos hasta la tercera generación, ¿OK?

Pero esa es la Introducción a la Teoría, parece que Moreno no pasó las primeras páginas. El dilema es tal y la solución el látigo, si se trata de un juego de una sola vez, pero cuando el juego es repetido, los incentivos son a cooperar, no a traicionar. La cooperación prevalece con estrategias del tipo Tit for tat: coopero en la primera jugada y luego haga lo que hace el otro.

Entonces, ¿cómo se aplican los juegos repetidos al juicio de los Cuadernos? Los empresarios no creen que estén en un juego repetido. Desde ya no con Cristina, incluso si vuelve no va a armar la misma rosca, o lo hará con otros, no con éstos. Así que para ellos no hay juego a futuro, mejor no cooperar con Cristina, me declaro arrepentido.

Algunos pocos tal vez creen que están en un juego repetido y mantienen la cooperación: Báez, López, etc. Tal vez piensan que es un juego del cual no pueden escapar, entonces mejor seguir cooperando. O temen el mensaje mafioso de condena, de ahí la referencia de Moreno.

¿Y Manzanares? Seguro que cree que el juego con Cristina, para él, está terminado. Además, teme un látigo aún más poderoso…, el del que está arriba. Se ve en un juego repetido con Dios que trasciende incluso su vida terrenal. Por lo tanto, canta.

Esto último, debería también llamarnos la atención sobre un debilidad de la Teoría de los Juegos. No siempre los jugadores toman decisiones teniendo en cuenta remuneraciones “monetarias” o “años de cárcel”, también entran en juego cuestiones como el honor, la amistad, o la devoción, que una visión super utilitarista deja de lado. Es cierto, puede decirse que todo eso se mete dentro de una función de utilidad, pero en la práctica, el análisis se centra en la recompensa que se muestra en los cuadros del juego y ésta es bastante “material”.

La Economía austriaca, con su énfasis en el carácter subjetivo del valor, le puede agregar un enfoque más complejo y realista al análisis de las conductas. También algo de behavioral economics.

En medio de las discusiones sobre género, un trabajo sobre cómo los mercados empoderan a las mujeres

En medio de intensos debates sobre el lugar de las mujeres en la sociedad, tal vez les resulte interesante este trabajo de Chelsea Follett titulado “How Markets Empower Women: Innovation and Market Participation Transform Women’s Lives for the Better”. Tiene muy interesantes cuadros y datos:

Aquí la traducción del resumen:

En los últimos 200 años, el progreso económico ha ayudado a lograr mejores niveles de vida y la extensión de la dignidad individual a las mujeres en el mundo desarrollado. Hoy en día, la misma historia de empoderamiento impulsado por el mercado se repite en los países en desarrollo.

 

Los mercados competitivos empoderan a las mujeres en al menos dos formas interrelacionadas. Primero, las innovaciones tecnológicas y científicas impulsadas por el mercado benefician desproporcionadamente a las mujeres. Los dispositivos domésticos que ahorran tiempo, por ejemplo, ayudan a las mujeres en particular porque normalmente realizan la mayoría de las tareas domésticas. Los avances en el cuidado de la salud reducen las tasas de mortalidad materna e infantil, lo que permite tamaños familiares más pequeños y la expansión de las opciones de vida de las mujeres. En segundo lugar, la participación en el mercado laboral ofrece a las mujeres independencia económica y un mayor poder de negociación en la sociedad. El trabajo de fábrica, a pesar de su mala reputación, ha demostrado ser particularmente importante en ese sentido.

 

De esta manera, los mercados elevan el nivel de vida material de las mujeres y fomentan el cambio cultural. Los mercados promueven el empoderamiento individual, reduciendo el sexismo y otras formas de prejuicio colectivo.

 

El empoderamiento de las mujeres en muchos países en desarrollo se encuentra en sus primeras fases, pero las políticas correctas pueden poner a las mujeres en todas partes en un camino hacia la misma prosperidad y libertad que disfrutan las mujeres en los países avanzados de hoy.


El trabajo completo está en https://www.cato.org/publications/policy-analysis/how-markets-empower-women-innovation-market-participation-transform

Escenarios para el 2050. Demasiados lejos para nuestros problemas, pero algunos ya se ponen a pensar en eso

Con los alumnos de UCEMA, vemos un informe de Deutsche Post donde se plantean diferentes escenarios para la economía global en el año 2050: http://www.dpdhl.com/en/media_relations/press_releases/2012/the_world_in_2050.html

Y sí, hay gente que tiene que estar pensando en el 2050, mientras muchos apenas sabemos lo que va a pasar el año que viene. La falta de una moneda sólida en el mundo y de crecientes endeudamientos en los principales países del planeta debería alertarnos ya que habrá turbulencias. La crisis del 2008 quedó atrás pero nada se ha hecho para evitar la próxima. Las políticas monetarias de los bancos centrales “generan” los ciclos económicos de auge y caída, no los suavizan. Sin embargo, nada de esto se menciona en el análisis del futuro de este reporte. Tampoco hay nada en relación a una generalización del populismo en los países ricos, eso que representa Donald Trump y que encontramos en Europa tanto en versiones de izquierda como de derecha. ¿Y cuáles son los escenarios que encuentran?

Escenario 1: Una economía sin control, con colapso a la vista. Pero curiosamente a ese destino se llegaría por “un materialismo y consumo sin límites, alimentado por el paradigma del crecimiento cuantitativo y el rechazo el desarrollo sustentable.” EL comercio mundial ha florecido por la eliminación de las barreras comerciales, Asia es el centro de la economía y una super-red de transpote global asegura rápidos intercambios entre los centros de consumo. Pero el cambio climático lleva a desastres naturales.

Escenario 2: Mega-eficiencia y mega-ciudades. Un mundo en el que las ciudades son los grandes motores del progreso y el estado nacional queda en un segundo plano. Las ciudades se benefician del crecimiento “verde”. Para superar problemas como la congestión y las emisiones se han convertido en campeonas de la colaboración. Los consumidores cambiaron sus hábitos, los productos ya no tanto se compran sino que se alquilan.

Escenario 3: Estilos personalizados. La individualización y el consumo personalizado se han extendido por doquier. Los consumidores pueden diseñar y crear sus propios productos, con impresoras 3D. Esto se complementa con una infraestructura energética descentralizada.

Escenario 4: Proteccionismo paralizante. A partir de las crisis económicas, el nacionalismo excesivo y las barreras proteccionistas, la globalización se ha revertido. El desarrollo tecnológico es lento. Los altos precios de la energía y la escasez de su oferta llevan a conflictos internacionales sobre los recursos.

Escenario 5: Resistencia global, adaptación local. Describe un mundo caracterizado por un alto nivel de consumo gracias a la producción automatizada y barata. Pero el acelerado cambio climático y las frecuentes catástrofes naturales quiebran las cadenas de suministro global y se producen constantes fallas en la oferta. El paradigma económico cambia de la maximización de la eficiencia a la mitigación de la vulnerabilidad. Esto lleva a duplicar sistemas para superar esos inconvenientes aunque la eficiencia termina sacrificada.

En fin, puede ser que alguno o más de uno de los escenarios descriptos se produzca: el auge de las ciudades, la personalización del consumo. Pero tal vez el escenario más importante será el que determinará las políticas fiscales y monetarias de los gobiernos ya que si hay una amenaza en el planeta actualmente es que tienen las manos libres para hacer lo que quieran, sin mayores controles y lo que quieren suele ser gastar y emitir. Todo, por supuesto, con los mejores argumentos acerca del impulso de la “demanda agregada” y las terribles amenazas de la deflación.

Tal vez haya que incorporar un escenario que describa el colapso del estado benefactor, o el auge del populismo, o el derrumbre del comercio por el proteccionismo, o una combinación de todas, hundido en un mar de deuda y emisión monetaria. ¿Y después?