¿Cómo valoramos los bienes y cómo los factores de producción? Mises comenta el cálculo económico

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico II (Escuela Austriaca) de la UBA, vemos un texto de Mises sobre el “Cálculo Económico en el Sistema Socialista”, donde comienza analizando los elementos básicos de la acción humana y la necesidad del cálculo económico.

Mises4

“Hasta donde es racional, toda acción humana aparece como el intercambio de una condición por otra. El hombre invierte bienes económicos, tiempo y trabajo en aquello que en determinadas circunstancias le promete un mayor grado de satisfacción, abandonando la satisfacción de necesidades menores para satisfacer necesidades más urgentes. Esta es la esencia de la actividad económica: la ejecución de actos de intercambio.

Todo hombre que en el curso de la actividad económica elige entre dos necesidades, de las cuales sólo puede satisfacer una, está ejerciendo un juicio de valor. Este juicio se refiere en primer lugar y directamente a las satisfacciones mismas; de ellas pasa a reflejarse sobre los bienes. En general, toda persona en pleno uso de sus sentidos es capaz de evaluar bienes dispuestos para el consumo. En condiciones simples, tampoco le sería muy difícil formarse un juicio respecto al significado relativo de los factores de producción. Sin embargo, cuando las situaciones se complican y se hace más difícil detectar la relación entre las cosas, tendremos que efectuar operaciones más delicadas si pretendemos evaluar esos instrumentos. El hombre individualmente puede decidir fácilmente si aumentará sus cacerías o sus cultivos. Los procesos de producción que tiene que tomar en cuenta son relativamente breves. Los gastos que demandan y el producto que entregan pueden calcularse simplemente en conjunto. Pero decidir si se utilizará una caída de agua para la producción de electricidad, o para expandir una mina de carbón y aprovechar la energía contenida en el carbón, ya es cosa muy distinta. En tal caso los procesos de producción son tan largos y variados, las condiciones requeridas para el éxito de la empresa son tan múltiples, que ya no bastan las ideas vagas. Para averiguar si una empresa es segura, tenemos que efectuar cálculos minuciosamente.

La computación exige unidades. No puede haber unidad de valor-uso subjetivo de las necesidades.  La unidad marginal no da unidades de valor. El valor de dos determinadas necesidades no es necesariamente el doble de una, aunque es forzosamente mayor o menor que la de una. Los juicios de valor no constituyen una medida: sólo ordenan y gradúan. Hasta el individuo aislado, en aquellos casos en que la solución no es evidente a primera vista, no logrará llegar a una decisión basada en computaciones más o menos exactas si sólo cuenta con una evaluación subjetiva. Para apoyar sus cálculos tiene que establecer relaciones de sustitución entre las necesidades. En general, no le será posible reducir todos los elementos de computación a una unidad común, pero podría lograr reducirlos a aquellas necesidades que pueden evaluarse inmediatamente, es decir, a bienes listos para el consumo y a la inutilidad del trabajo, para luego basar su decisión sobre esas evidencias. Hasta eso, obviamente, es imposible, salvo en casos muy sencillos.

No podría aplicarse en procesos de producción largos y complicados. En una economía de  intercambio, el valor objetivo de intercambio de los bienes de consumo pasa a ser la unidad de cálculo. Esto encierra tres ventajas. En primer lugar, podemos tomar como base del cálculo la evaluación de todos los individuos que participan en el comercio. La evaluación subjetiva de un individuo no es directamente comparable con la evaluación subjetiva de otros. Sólo llega a serlo como valor de intercambio surgido del juego de las evaluaciones subjetivas de todos aquellos que participan en la compra y venta. En segundo lugar, los cálculos de esta índole proporcionan control sobre el uso apropiado de los medios de producción. Permiten a aquellos que desean calcular el costo de complicados procesos de producción, distinguir inmediatamente si están trabajando tan económicamente como otros. Si a los precios del mercado no logran sacar ganancias del proceso, queda demostrado que los otros son más capaces de sacar provecho de los bienes instrumentales a que nos referimos. Finalmente, los cálculos basados sobre valores de intercambio nos permiten reducir los valores a una unidad común. Desde el momento que las variaciones del mercado establecen relaciones sustitutivas entre los bienes de consumo, se puede elegir para ello cualquier bien de consumo que se desee. En una economía de dinero, el dinero es el bien elegido. Mas, los cálculos de dinero tienen su límite. El dinero no es una medida de valor o de precios. El dinero no “mide” el valor. Tampoco se miden los precios en dinero: son cantidades de dinero. Y aunque aquellos que describen el dinero como “standard de pago diferido” lo crean ingenuamente, un bien de consumo no es un valor estable. La relación entre el dinero y los bienes de consumo no sólo fluctúa en cuanto a los bienes de consumo, sino también en cuanto al dinero. En general, tales fluctuaciones no son muy violentas. No perjudican en forma importante a los cálculos económicos, porque en un estado de continuo cambio de las condiciones económicas, este cálculo sólo abarca períodos relativamente cortos, en los que la “moneda dura”, por lo menos, no cambia su valor adquisitivo en forma importante.”

7 pensamientos en “¿Cómo valoramos los bienes y cómo los factores de producción? Mises comenta el cálculo económico

  1. RESUMEN DEL TEXTO

    En este texto, Mises presenta la noción del cálculo económico (en dinero) como orientadora de la producción en un sistema capitalista. El cálculo económico parte de los juicios de valor individuales con que los agentes ordenan sus preferencias y necesidades y se objetiviza a partir de la múltiple interacción de estos en el mercado, reduciendo las expresiones subjetivas de valor a un denominador común objetivo, que es el dinero. Este cálculo orienta la actividad económica, en tanto permite orientar los bienes de capital a la producción de los bienes de consumo que demandan los consumidores y operarlos bajo las alternativas más eficientes entre los diferentes métodos de producción disponibles.

    La segunda mitad del texto se aboca a mostrar la imposibilidad del cálculo económico en la visión socialista, lo que impide un producción económica racional. El cálculo económico es reemplazo por la idea de una autoridad capaz de guiar la producción unificando exitosamente los fines individuales en una meta común, algo que el autor estima como directamente imposible.

    CONCEPTOS DESTACADOS

    Me parece destacable como el texto introduce la idea del dinero como una forma de valor objetivo que hace posible el cálculo económico.Creo que al hablar del cálculo económico en dinero,, Mises va un paso más allá y complementa, sin contradecir, la teoría del valor de Menger que refería al valor como significación “psicológica” subjetiva de cada individuo.

    Resalto también, entre los conceptos vertidos en el texto, la idea de que resulta inconveniente pensar la acción humana en términos de acciones económicas y no económicas, excluyendo de estas últimas el principio de racionalidad. El ejemplo de cómo hasta las guerras pueden ser explicadas racionalmente por el principio general de que las . A la vez, la posibilidad de efectuar cálculo económico como mecanismo de decisión me parece un criterio de demarcación práctico para identificar el campo de acciones “puramente económicas”.

    Finalmente, me parece interesante, y me resultaba totalmente desconocida, la postura de algunos socialistas de crear “mercados artificiales” que permitan el cálculo económico, a la vez que evalúo contundente la forma en que Mises muestra que estos mercados artificiales resultarían imposibles pues se desarrollarían en ausencia del que es en verdad su principal motor: la búsqueda capitalista de ganancias.

    PREGUNTAS QUE LE HARÍA AL AUTOR

    1. ¿Cómo entran en consideración los factores que no son “puramente económicos” en las decisiones de producción, siendo que no forman parte del “cálculo económico en dinero”?, ¿puede permitirnos esto explicar, por ejemplo, posturas de descuido hacia el medio ambiente o de ausencia de responsabilidad social empresaria en el comportamiento de muchas firmas capitalistas?

    2. ¿Existe alguna característica intrínseca del dinero que obligue a que el cálculo económico sea en dinero? Si suponemos que el dinero no existiera, ¿se podría tomar algún otro bien, por ejemplo una commodity, como unidad de cálculo?

    3. La presencia de un líder o una autoridad que unifique las voluntades individuales en una meta que estima la más conveniente para el común, ¿no puede servir, especialmente en países pobres, para superar algunas trampas de subdesarrollo, asociadas con “miopía” o baja formación de los recursos humanos? Por ejemplo, para forzar niveles de ahorro que permitan un despegue económico, como ocurrió con algunos países asiáticos que iniciaron su crecimiento con gobiernos autoritarios.

  2. Aste María Belén.

    Nª de Registro: 865569.

    1- Mises comenzara su trabajo hablando sobre el problema de definir el tema de la actividad económica y sobre la acción racional. Esta última está basada en la razón y tiene como objetivo el mayor placer del sujeto y evitar su dolor. El placer es todo lo que los hombres encuentran deseable, para llenar una necesidad y obtener una satisfacción. Si no hubiera necesidad alguna no habría acción alguna. Toda actividad económica es una acción racional. Así pasa a introducir el término del Cálculo económico. Toda acción humana es el intercambio de una condición por otra. Cuando el hombre elige entre su grupo de necesidades y no puede satisfacer todas, está realizando un juicio de valor. Este no es una medida, solo ordena. Pero para llevar a cabo el intercambio este se basa en el valor objetivo de intercambio de los bienes de consumo como unidad de cálculo. Continuara con que el dinero no es una medida de valor. Llegara así a exponer sobre que sucede cuando una sociedad abandona el sistema de precios, cuanto más se aleje la posesión privada de los medios de producción más lejos se estará de una actividad económica racional, como en el caso de una sociedad socialista. Es así que concluye que sin cálculos no se puede llevar adelante la actividad económica, si en el socialismo no hay cálculos económicos entonces no puede haber una actividad económica allí. En sus últimas hojas dirá que donde no existe un mercado no existe un sistema de precios, y donde hoy hay un sistema de precios no se puede realizar un cálculo económico. Presentara además las deficiencias de la teoría del cálculo de trabajo.
    Con el paso del tiempo se han propuesto soluciones al problema del cálculo económico dentro del socialismo pero no han podido superarlo, se ha propuesto la creación de un mercado artificial para los medios de producción, pero el mercado es la verdadera esencia del capitalismo, y no puede ser imitado artificialmente por el socialismo.

    2- Puntos a destacar:

    Que toda actividad económica es una acción racional, y por lo tanto toda acción racional es una acción individual. Ya que el individuo es el único que razona, piensa y actúa.
    La esencia de la actividad económica. Esta consiste en llevar a cabo actos de intercambio, y estos tienen lugar debido a que el hombre invierte en bienes económicos, tiempo y trabajo sobre lo que le brinda un mayor placer, satisfaciendo aquellas necesidades más urgentes de las menos.
    El valor objetivo de intercambio de los bienes de consumo y sus ventajas. Por un lado toma en su cálculo la evaluación subjetiva de los individuos que participan en él, éstas son comparables entre diferentes individuos como valores de intercambio que surgen de la interacción entre ellas de los que participan en el comercio; se proporciona un control sobre el uso apropiado de los medios de producción y por último los cálculos sobre los valores de intercambio reduce todo a una unidad en común.
    Lo más interesante me parece su exposición sobre la imposibilidad de llevar adelante una actividad económica en una sociedad socialista debido a la imposibilidad de realizar cálculos económicos. La autoridad gobierna el abastecimiento. No se puede saber si el trabajo utilizado es el necesario, si se gasta demás para la fabricación, etc., persiste el problema de en qué forma podrían emplearse mejor los medios de producción para la producción de bienes. Para saberlo debe realizar cálculos del valor, un cálculo económico, estos son posibles en un sistema con propiedad privada de los medios de producción y como resultado de las acciones de los hombres.

    3- Si no acepta ninguna clase de control sobre los precios, ¿Mises apoya la idea de mercados libres sin ninguna clase de regulación?
    ¿Cómo se pueden plasmar las valuaciones subjetivas de los individuos para obtener los valores de intercambio?
    Utilizar impuestos o subsidios por parte del planificador, ¿Implicaría intervenir en el sistema de precios?

  3. Martín, cuál es el texto de Mises analizado? Si está digitalizado, lo podrás compartir?

    En otro orden de cosas:
    Le daría mayor importancia a la Contabilidad, antes que usar el lenguaje matemático para explicar fenómenos económicos?

  4. 1) En el documento Mises elabora una crítica al sistema de planificación del socialismo. Comienza desarrollando sobre el principio económico de acción racional basada en la razón, y que persigue solo un objetivo, el del placer de quien efectúa la acción (placer entendido como todo aquello que los hombres encuentran deseable, todo aquello por lo cual luchan y se esfuerzan). Introduce el concepto de cálculo económico, y su imposibilidad en un sistema de producción socialista. La acción humana es el intercambio de una acción por otra. Invertimos tiempo, bienes y trabajo para obtener a futuro un mayor grado de satisfacción. La esencia de la actividad económica es la ejecución de actos de intercambio: la mente humana se encuentra perdida en un cúmulo de alternativas de materiales y procesos. Al tener que decidir entre diferentes procesos o centros de producción, nos encontraríamos sorprendidos. A su vez, las relaciones de intercambio de bienes de producción sólo pueden establecerse en base a la propiedad privada de los medios de producción. Marx no toma en cuenta tampoco las diferencias en la calidad del trabajo: todo trabajo humano es económicamente homogéneo para este autor, pero es un hecho que entre los mismos hombres existen diferencias de capacidad y de conocimientos, y por ende distintas calidades en los bienes y servicios producidos. Los bienes se intercambian sin considerar si son producto del “trabajo especializado” o del “trabajo simple”.

    2) Resulta interesante la fuerte crítica de Mises a la economía socialista (en este caso la más cercana a la desarrollada por el marxismo, que por lo que hoy en día entendemos por socialismo) en donde introduce el concepto de cálculo económico para demostrar la imposibilidad de la planificación en el socialismo. El cálculo económico que describe el autor afirma que una correcta producción, distribución y uso de bienes y servicios solo puede darse en un contexto de propiedad privada de los medios de producción, y que en su ausencia resulta insostenible la formación de precios, el indicador ideal para la asignación de recursos escasos. Los precios, es decir, los intercambios de derechos de propiedad, se hacen por el cálculo económico. Al no haber planificación no se puede llegar a un nivel de eficiencia. Es una discusión de la organización social y política económica del socialismo, y postula que no es posible la planificación. ¿Por qué? Por la falta de incentivos e información. No está la información necesaria. Donde no hay mercado no existe el sistema de precios, y allí donde no hay sistema de precios no puede haber cálculo económico.

    3) ¿Ningún sistema de producción es posible sin el cálculo económico?
    ¿Se puede prescindir de la teoría del cálculo económico a nivel microeconómico?
    ¿Cómo se explican las crisis en los sistemas de producción privada si consideramos al cálculo económico funciona como ordenador y garante?

  5. Irene Wojcicki
    Registro: 867.091
    1) Von Mises en su trabajo, El Cálculo Económico en el Sistema Socialista comienza exponiendo del principio económico, éste dirige toda acción racional, toda acción capaz de llegar a ser el tema base de una ciencia, y así también es una acción basada en motivos económicos y no económicos. Ésta solo tiene un objetivo, actuar por placer, todo aquello que los hombres encuentran deseable, Mises dirá que por lo general los hombres actúan porque no están satisfechos. Por lo tanto la acción surge de la necesidad. Marcará también que toda acción humana aparece como el intercambio de una condición por otra; en el curso de la actividad económica las personas ejercen un juicio de valor. Mises argumenta que en una economía de intercambio, el valor objetivo del mismo pasa a ser la unidad de cálculo. Expone tres ventajas, en primer lugar, se podrá tomar como base de cálculo la evaluación todos los individuos que participan en el comercio; en segundo término, los cálculos de esta índole proporcionan control sobre el uso apropiado de los medios de producción, por último los cálculos basados sobre valores de intercambio permitirán reducir los valores a una unidad común. Tales cálculos sólo toman en cuenta necesidades en la proporción en que sean intercambiables por dinero. Señalara asimismo la actividad económica es imposible sin ellos. Analizara la economía socialista, en la que el sistema de precios se encontraría ausente y por lo tanto sería imposible, según Von Mises, el cálculo económico. El problema del cálculo económico es una situación que surge en una economía que está cambiando perpetuamente, nuevos problemas que resolver. El autor finalizara diciendo que para que se solucione el problema debe existir cálculo económico, y que éste solo podrá efectuarse dentro de una sociedad basada en la propiedad de los medios de producción.

    2)La parte central del texto es el rol que se le adjudica al sistema de precios fruto de la acción entre consumidores y capitalistas/empresarios. Son los precios relativos los que permiten realizar, según se desprende del texto, el cálculo económico, es decir, la búsqueda de realizar una acción de la forma más eficiente. Este concepto será trascendental tanto para esta escuela de pensamiento como para la neoclásica aunque con algunas diferencias. Mientras la teoría mainstream hablará de información perfecta con algunas excepciones (fallas de mercado), la teoría austríaca a partir del problema del cálculo económico introducido con Mises y que luego desarrollará Hayek se referirá a información dispersa, siendo la habilidad empresarial la que permite utilizar la información que brinda el mercado para tomar las decisiones económicas.

    3)¿Quién el sujeto de la reproducción social en el sistema capitalista?
    ¿Por qué razón asocia al socialismo con una economía de trueque?
    ¿Si los capitalistas buscan aumentar sus ganancias acatando los deseos de los consumidores (pp. 238) por qué razón se dedican cuantiosos gastos en publicidades en las que se prometen desde gaseosas que te harán feliz hasta desodorantes que ayudarán a conquistar mujeres?

  6. Agustín Cianfagna
    Registro: 874282

    Mises comienza su artículo partiendo de los orígenes de la economía y establece que toda actividad económica es una acción racional que surge de la necesidad y se satisface mediante la ejecución de actos de intercambio. El valor objetivo de estos se obtiene del cálculo económico y su cómputo es en dinero, el cual nos permite reducir los valores de los bienes intercambiables a una unidad común. El cálculo resulta de vital importancia ya que permite minimizar costos y guiar la producción hacia actividades rentables.
    Posteriormente el autor prosigue haciendo una crítica al sistema de producción socialista aduciendo que este está alejada de la actividad económica racional dado que al abandonar la libertad de precios de los bienes de producción, se hace imposible la producción racional. Esto hace imposible el cálculo económico dentro del socialismo, y prueba que el Socialismo es por lo tanto impracticable, ya que donde no hay mercado no existe el sistema de precios y donde no hay sistema de precios no puede haber cálculo económico. Es decir, su impracticabilidad se da por el hecho de su incapacidad para detectar costos, beneficios, pérdidas, etc.

    Como aspecto a destacar, al igual que los demás autores austríacos, es interesante la crítica bien fundamentada del socialismo. En este caso al decir que estos navegan en un océano de permutas económicas sin brújula del cálculo racional, resume su principal crítica a este corriente de pensamiento. El faltante de un mercado y un sistema de precios que determine la viabilidad de la producción hace que el socialismo tenga un destino lleno de incertidumbre y por lo tanto no perdurable en el tiempo. También su tratamiento del individuo como ser racional que busca la saciabilidad de sus necesidades realizando un cálculo económico objetivo y plasmado, aunque con errores, a través del dinero. Cabe destacar su alusión al individuo realizando este tipo de acción racional y al conjunto de individuos formando una sociedad y no que la sociedad es un ente por sí mismo, error que sí comete el socialismo. Por último su crítica al estado desde el punto de vista de su forma coercitiva y caracterizada por ser un aparato de compulsión.

    Al autor le preguntaría:
    1) ¿Cree que, el individuo como ser racional, solo busca su propia satisfacción de necesidades sin importarle el resto de la sociedad? Es decir, ¿Es el individuo puramente egoísta?
    2) Tras la segunda Guerra Mundial, ¿La principal causa de la caída del socialismo fue el hecho de no disponer formas concretas de cálculo económico?
    3) ¿Cree que el estado puede llegar a tener un rol positivo dentro de una sociedad o es totalmente improductivo y obstaculizante de la actividad económica? ¿Cree en su rol de redistribución de la riqueza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *