De cuando la izquierda intelectual se enamoró del populismo: para Torcuato di Tella era el único camino

Con los alumnos de la UFM estamos hacienda un curso sobre las ideas políticas y económicas en América Latina. Ahora leemos a Torcuato Di Tella en un artículo titulado “Populismo y Reforma en América Latina”, publicado en la revista Desarrollo Económico en 1965.

“En América Latina, como en la mayoría de las actuales zonas en desarrollo, los mecanismos de la reforma no pueden ser iguales a los que funcionaron en el contexto europeo. Para ponerlo brevemente, en Europa la reforma fue producida primero por un partido liberal, basado en las clases medias, y luego por un movimiento obrero centrado en los sindicatos. Aun cuando hubo algunas desviaciones con respecto a esa pauta, en términos generales el orden de sucesión se mantuvo. Durante la primera etapa el partido liberal (o alguno equivalente) cont6 con el apoyo de las clases medias y los obreros que en gran medida aún no se habían organizado.

Durante la segunda etapa, las clases medias, en su mayoría, dejaron de oponerse al orden establecido. La prosperidad las había vuelto conservadoras, mientras que los obreros desarrollaron su propia fuerza organizativa y buscaron expresi6n en partidos con orientación de clase y en su mayoría financiados por la clase. De esta suerte se resquebraja la coalición liberal. La división política según líneas de clase no significa revoluci6n, sin embargo, porque los niveles de vida más altos y la mayor movilidad social llegaron también a las masas urbanas. La clase obrera, con orientaciones ideológicas que varían desde un sindicalismo moderado hasta el comunismo, adopta en la práctica una perspectiva política reformista y gradualista. Pero esta orientación gradualista no significa el fin del conflicto de clases en política. Aun cuando la línea divisoria es algo borrosa, el partido reformista es un partido obrero, que s61o recibe una ayuda menor por parte de las clases medias y los intelectuales. El grueso del sostén económico y de la fuerza organizativa proviene de la clase obrera.

Ahora bien, este esquema no puede funcionar en absoluto en las zonas subdesarrolladas del mundo. En lugar del liberalismo o el obrerismo hallamos una variedad de movimientos políticos que, a falta de un término más adecuado, han sido a menudo designados con el concepto múltiple de “populismo”. El termino es bastante desdeñoso, en tanto implica la connotación de algo desagradable, algo desordenado y brutal, algo de una índole que no es dable hallar en el socialismo o el comunismo, por mucho que puedan desagradar estas ideologías. Además, el populismo tiene un dejo de improvisación e irresponsabilidad, y por su naturaleza se supone que no ha de perdurar mucho. Debe asimismo añadirse que el termino ha sido acuñado por ideólogos tanto de la derecha como de la izquierda.”

Y concluye:

“Probablemente a esta altura se ha hecho bastante claro que el populismo es el único vehículo disponible para quienes se interesan en la reforma (o en la revolución) en América Latina.

La otra alternativa seria esperar a que la sociedad esté suficientemente desarrollada, por obra de otras fuerzas, y sumarse entonces al partido obrero, organizado y con conciencia de clase que presumiblemente surgirla en esas circunstancias. Pero es difícil esperar tanto. La causa liberal, por otra parte, no es muy atractiva, porque en la etapa subdesarrollada no es posible, y cuando se llega al desarrollo deja de ser reformista.

El problema, para quienes profesan valores más universalistas, es como adaptarse a las ásperas realidades del populismo. No es tarea fácil. El rechazo, en nombre de esos valores universalistas, es tan inútil como la aceptación no critica. Y, por cierto, tan ricamente recompensado por las partes interesadas, sea de dentro o de fue a de las fronteras de América Latina. Lo que se precisa, especialmente para los grupos intelectuales, es mantener vinculaciones y participar en tareas comunes, con el movimiento populista, sin perder la propia identidad y capacidad crítica. La dificultad estriba en que en general el movimiento populista exige lealtades más completas de sus aliados. Y el intelectual difícilmente puede darlas sin perder su condición de tal. El buscar y experimentar las formas de esta interrelación es una de las tareas más importantes, y apenas comenzada, para poder hacer un éxito del proceso de reforma social en América Latina.”

7 pensamientos en “De cuando la izquierda intelectual se enamoró del populismo: para Torcuato di Tella era el único camino

  1. Guía de discusión por Jorge Alberto Villeda Bojorque
    Populismo y Reforma en América Latina

    Resumen del texto
    Las aplicaciones de mecanismos de reforma plantados desde Europa no tienen ningún sentido cuando por analogía se hace en América Latina. El populismo se ha convertido en la región en el estandarte política a seguir por los partidos de turno. Los países en desarrollo presentan formas de populismo sui generis dependiendo de su contexto sociocultural. Las coaliciones populistas se han formado debido a la superación del liberalismo, la impopularidad de los movimientos obreros tradicionales, la exigencia de un movimiento popular más amplio, los intelectuales crean una nueva filosofía racionalista y la proliferación de grupos incongruentes. Los movimientos populistas son en esencia anti status quo. Entre los tipos de partidos populistas tenemos los integrativos policlasistas, los apristas y los partidos reformistas militaristas
    Novedoso e importante

    Una desconfiguración epistémica del paradigma implantado por los europeos es muy necesario para poder crear una política económica congruente con las costumbres y relaciones mercantiles de América Latina, para ello es que los partidos políticos crean propuestas de gobierno para ejercer su plan de acción, no obstante, en la región tales partidos políticos se encuentran entre la denominada categoría populista. Los partidos populistas difieren entre sí por varias características y su poder se ha visto impuesto por muchos movimientos a mediados del siglo XX. El populismo en América latina ha alcanzado niveles de progreso y comúnmente se ha vinculado con sectores reactivos al estatus quo que buscan crear reformas políticas.

    Tres preguntas al autor

    • ¿Cuál de los populismos determinados se considera el más improductivos?
    • ¿Porque la constante negación al estatus quo?
    • ¿Cuáles son las reformas más importantes que ha establecido el populismo en América latina?

  2. Resumen del texto
    El proceso de reformas en América Latina debe ser entendido en su contexto, por cuanto dista del análisis que en este sentido pudiera desarrollarse en la región Europea, así como en los mecanismos implementados. De esta forma, el esquema reformista europeo donde el partido reformista es un partido obrero por excelencia y el papel de la clase media y los intelectuales son menor, no aplica en los países subdesarrollados. Es así que el liberalismo u obrerismo europeo queda sustituido por una serie de movimientos políticos definidos como populismo. Es este concepto utilizado con una significación peyorativa de irresponsabilidad y poca durabilidad, no obstante Di Tella propone el análisis exhaustivo de este, en vista de entender su desenvolvimiento en Latinoamérica. Una de las vertientes del populismo tal cual se concibe en el texto, hace referencia a la presencia de una ideología o estado emocional difundido, que favorezca la comunicación entre líderes y seguidores, propiciando así un entusiasmo colectivo. En Latinoamérica esta ha sido una de las tendencias mayormente aplicadas, siendo uno de los populismos más radicales.

    Novedoso o Importante
    En la tradición europea los movimientos de reforma estuvieron relegados principalmente a la clase obrera con base en el liberalismo. No obstante, la clase obrera latinoamericana tiene características diferentes, por cuanto no se pudo formar un movimiento político liberal u obrero. De esta forma, los movimientos de reforma se constituyeron en base a la interrelación de diversos sectores sociales. Es por ello que los partidos progresistas de las naciones subdesarrolladas importaron diversas ideas de las ideologías radicales imperantes, sobre todo el socialismo o marxismo. Esta ideología estuvo representada por la clase trabajadora eminentemente, pero en los países subdesarrollados se adoptó por los partidos progresistas, quienes contaban con componentes de distintas clases sociales. Se impuso la necesidad de una ideología en vista de la presencia indiscutible de intelectuales como parte de los principales reformistas.

    Tres preguntas que le haría al autor
    1) ¿Ha transitado el marxismo de una ideología a un credo en América Latina?
    2) Es bien sabido que en cuestiones de modelos y sistemas ya sean políticos o económicos, existe la necesidad imprescindible de contextualizar. ¿Por qué aun en la actualidad se sigue intentando importar modelos extranjeros sin tener en cuenta el condicionamiento socio histórico en su aplicabilidad?
    3) ¿Por qué se concibe el socialismo como un mecanismo útil para el control de las masas?

  3. El populismo es un movimiento político que cuenta con gran apoyo por parte de la clase obrera urbana y rural. Los países subdesarrollados generalmente carecen de sectores medios y el poder económico y social está en manos de una minoría de clase alta, lo que hace más fácil que los grupos llevados a la oposición del status quo, busquen la reforma o revolución. El grado de radicalismo del movimiento populista anti status quo se ve afectado directamente por el tipo de grupos que la integran. Estos pueden ser grupos legitimados y aceptados por la sociedad, o ilegitimados y socialmente rechazados en los círculos sociales dominantes de la clase de la cual provienen.
    En los países latinoamericanos considerados subdesarrollados se dan cuatro tipos de partidos populistas: partidos integrativos policlasistas, apristas, reformistas militares y social revolucionarios; los cuales pueden ser también aplicados a otras regiones del mundo. Las excepciones de la región son: Argentina, Chile y Uruguay, pues son considerados en el texto de Di Tella, como relativamente más desarrollados. Debido a la diferencia en la integración de las sociedades, el sistema político que se da en Latinoamérica no podría llegar a compararse con el modelo que se dio en Europa.

    El populismo depende básicamente del poder de convencimiento de sus líderes y por supuesto, del apoyo económico que reciba o logre mantener durante el tiempo que se mantenga en el poder. La palabra populismo evoca diferentes términos peyorativos para referirse tanto a una ideología política o a una amenaza contra la democracia de un país.
    Se fortalece al tener un grupo de poder con motivaciones anti status quo, en los niveles medios o altos de la sociedad (aunque en la mayoría de países de América Latina no se cumple esta condición). Dispone de una población lista para ser movilizada y apoyar al líder, así como por poseer una ideología o estado emocional difundido.
    A pesar de que el discurso político se basa en promesas casi imposibles de cumplir, el líder se encarga de persuadir a los votantes para que a pesar de las incongruencias en lo prometido, el sueño de una mejora económica inmediata o un cambio en el estatus social de los grupos resulte lo suficientemente atractiva para continuar confiando en que un cambio puede ser posible.

    1. ¿Ya que los recursos son limitados, qué otras fuentes de financiamiento puede encontrar el populismo hoy en día?
    2. ¿Si las condiciones políticas y económicas siguen el curso del mundo actual, cuánto tiempo le queda de vida al populismo? ¿Llegará el momento en que desaparezca por completo?
    3. ¿Es realmente el populismo una amenaza para la región o representa simplemente el paso que la política debe seguir?

  4. Resumen
    Las reformas europeas producidas por el partido Liberal distan mucho a los intentos de reforma que se dan en los países subdesarrollados. Las estructuras que fundamentan los cambios sociales en ambas regiones tienen particularidades que hacen que se genere o no se genere un movimiento que se llame populismo. Populismo es un movimiento que no surge al azar, sino que debe combinarse ciertas fuerzas sociales para que se pueda llamar como tal, de lo contrario, sólo son acercamiento más o menos a lo que, en términos de Di Tella, se puede considerar populismo puro. En la Historia reciente de América Latina son muchos los movimientos que han encarnado un ideal de trasformación como integrativo proclasista, el aprista, el reformista militar (nasserista, social revolucionario), sin embargo, los únicos movimientos que se consideran como tal son el peronismo y el movimiento chileno (Ibáñez). Esto sucede porque unas de las estructuras básicas del populismo es la integración de una clase Alta y Media que esté en contra del status quo, elemento que en estas regiones se encontraba.

    Relevante
    Es de actual relevancia los movimientos con ideales reformistas que, si bien es cierto, tienen fines loables, pero por falta de un equilibrio interno terminan empeorando la situación social en vez de solucionarla. Casos extremos suceden, por ejemplo, cuando cobran vigencia partidos reformista-militaristas en los cuales los militares toman el lugar de la clase económica pudiente bajo la inspiración de un líder carismático y apelando a los sentimientos de las masas, para el caso países del Medio Oriente. La razón por la cual es pertinente estar atentos a evitar el resurgir de este tipo de radicalismos en América Latina. Por otro lado, es claro, que el populismo no sólo requiere de una masa, normalmente obrera, como se entiende normalmente, sino de la participación de una clase Alta inconforme. Parece ser que esto es lo que ha faltado en nuestros países.

    Preguntas
    1. ¿Qué elementos hacen estar cercano o lejano el Chavismo de Venezuela de la descripción de populismo de Di Tella?
    2. ¿Hay en la Historia reciente cambios sustanciales en la sociedad que se han generado sin la inclusión de la clase alta?
    3. ¿Qué rol juegan los sindicatos en un auténtico populismo?

  5. Resumen

    Los procesos liberales, según el autor, no tienen asidero dentro del contexto latinoamericano, esto se debe al problema de la riqueza en la periferia, los países europeos y Estados Unidos de America no tuvieron el problema de verse en la periferia de países ricos, la presencia de países desarrollados crea categorías que orientan hacia el populismo. El estar en la periferia puede generar un deseo por imitar el modelo extranjero, aun dentro de los modelos que pueden proclamar dimensiones de rechazo a lo extranjero, estos suelen tomar apego por países inusuales de los cuales se conoce muy poco. El populismo se da en los países tercermundistas de menor escala, esto obedece a la falta de organización de sus miembros y falta de educación de los mismos, la población con una mayor educación no se apega a movimientos que no ofrezcan un andamiaje ideológico estable y promesas factibles por las lealtades ofrecidas.

    Idea novedosa o importante

    Encuentro relevante la mención del populismo como un fenómeno que requiere de miembros de clases no integradas, la misma tiene su fuerza en los movimientos que se caracterizan por no ser reconocidos por la misma clase a la que pertenecen, lo que genera un fuerte radicalismo dentro de los mismos, parece que el sentido de pertenencia juega un papel poderoso dentro de las esferas sociales populistas. Otra de las dimensiones que parece sostener al populismo es la ausencia de una masa educada, no se pretende encontrar en los movimientos populistas miembros con una coherencia ideológica, sino aquellos que se dejan guiar por los sentimentalismos, no es el populismo un movimiento sobrio, a la vez promete no de forma clara sino que lo hace al aíre, por ese motivo la clase educada los evita ya que no tienen claro precisamente que recibirán de ellos.

    Preguntas al autor

    ¿Hacia qué dónde lleva el populismo?

    ¿Hay opciones de otros movimientos mayoritarios dentro de nuestras naciones?

    ¿Cómo evitar el populismo?

  6. Resumen:
    En América Latina los movimientos de reforma distan a los movimientos europeos, donde la reforma se gestó desde los partidos liberales.
    El Populismo está siendo la vía por la cual AL está reformándose. Existen diversas formas de populismo que contravienen el status quo.
    En resumen según DiTella “el populismo se define como el tipo de movimiento político basado en el apoyo de grandes masas de la población, pero que no extrae su poder principal de las estructuras organizacionales autónomas de estos grupos. “ En América Latina se está expandiendo el movimiento siendo un atractivo para las masas.

    Novedoso:
    La conformación de los partidos populistas y la integración de personas de diferentes clases por una lucha común, otra cosa novedosa es la clasificación de partidos populistas que DiTella diferencia de acuerdo a los grupos que los componen.
    Conocer que no se componen los movimientos populistas únicamente de obreros sino de personas inconformes con el statu quo que se unen para tratar de hacer cambios, aunque con fines nobles de interés para las mayorías los movimientos populistas tienden a ver al líder y no la causa, lo que los hace disolverse o perder dirección en el largo plazo.
    Preguntas:
    1. ¿Cuál considera que es el éxito del socialismo para la concentración de masas adeptas al sistema?
    2. ¿Qué se puede esperar en la próxima década de los movimientos populistas en América Latina?
    3. ¿Cómo logran grupos antagónicos como el clero y los militares unificarse en el populismo?

  7. Las reformas se producen en forma distinta en los países de occidente y América latina. Los movimientos latinos cuentan con el apoyo de la clase obrera y la clase media, las propuestas políticas que se les presentan responden a las aspiraciones comunes de la población y distan de la realidad, son de carácter populista. Estos partidos se vuelven populares porque prometen una fantasía, generan una sensación de esperanza entre sus seguidores que estarán haya un cambio en sus sistemas de gobiernos, pero la fantasía es distante de la realidad; los gobiernos populistas se edifican sobre la masa, buscan el clamor popular para que apoyen el partido y una vez que se establecen incrementan las funciones estatales, fortalecen el sistema militar e intervienen en la economía provocando mas crisis que soluciones en los países que gobiernan.

    Preguntas al autor:
    1. ¿Se puede hacer política que no sea populista?
    2. ¿La población seguiría un partido que no es populista?
    3. ¿Qué posibilidad tiene un partido no populista de ganar las elecciones en un país?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *