El origen del dinero en teoría y en un campo de prisioneros

No creo que haya un mejor ejemplo de teoría que sirve para interpretar la realidad que lo que resulta de combinar la lectura del artículo de Carl Menger “El origen del dinero” http://www.eumed.net/cursecon/textos/Menger-origen-dinero.pdf con el de Robert Radford “La organización económica de un campo de prisioneros” http://aulavirtual.bde.es/wav/documentos/precios_doc_3.pdf

Campo de prisioneros

El de Menger fue escrito 50 años antes de que Radford fuera tomado prisionero en la Segunda Guerra Mundial y pudiera luego contar su experiencia. El artículo de Menger va mucho más allá de explicar el origen del dinero, puede extenderse al origen de muchas otras instituciones como resultado acciones humanas pero no de “intención”. Así comenta Menger el origen del dinero:

“…, cuándo alguien ha traído al mercado productos que no son altamente líquidos la idea más importante que tiene en mente es la de intercambiarlos, no sólo por aquellos que por casualidad necesite sino, si esto no puede realizarse directamente, por otros productos que, aunque no tenga necesidad de ellos, son, de todas maneras, más líquidos que los suyos. Al hacerlo, es evidente que no logra de inmediato el objetivo final de su comercio, es decir, la adquisición de productos que en realidad él mismo necesita; sin embargo, de esta manera se va acercando a ese objetivo. Por el tortuoso camino de un intercambio mediato gana las perspectivas de alcanzar su propósito más económica y seguramente que si se hubiera visto limitado al intercambio directo. Ahora bien, en realidad éste parece ser el caso que se ha dado en todas partes. Los hombres se han visto llevados, con creciente conocimiento de sus intereses individuales, cada uno por sus propios intereses económicos, sin convenio, sin obligación legal, es decir, sin tomar en cuenta siquiera el interés común, a intercambiar bienes destinados al intercambio (sus “productos”) por otras mercancías igualmente destinadas al intercambio, pero más liquidas. A medida que el comercio se extendía en el espacio y las previsiones para la satisfacción de necesidades materiales podían hacerse por períodos cada vez más prolongados, cada individuo iba aprendiendo, a partir de sus propios intereses económicos, a darse cuenta de que trocaba sus productos menos líquidos por aquellas mercancías especiales que habían exhibido, además de la atracción de ser altamente comercializables en una localidad determinada, un amplio espectro de comercialización tanto en el tiempo como en el espacio. Estos productos serian clasificados por su carácter costoso, por la facilidad de su transporte y su posibilidad de preservación (en relación con la circunstancia de su compatibilidad con una demanda estable y ampliamente distribuida), de modo tal de asegurar a su poseedor un poder, no sólo “aquí” y “ahora”, sino casi ilimitado en tiempo y espacio, sobre todos los otros productos del mercado, a precios económicos.

Y por esa razón ha sucedido que, a medida que el hombre se fue familiarizando con estas ventajas económicas, sobre todo a través de una percepción que se ha hecho tradicional y del hábito del accionar económico, esas mercancías, relativamente más líquidas en cuanto a tiempo y espacio, se han convertido en cada mercado en los productos que no sólo se aceptan en nombre del interés de cada uno a cambio de los propios productos menos líquidos sino que, en verdad, se aceptan con rapidez. Y su liquidez superior sólo depende de la comercialización relativamente menor de cualquier otro tipo de producto, razón por la cual han podido convertirse en medios de cambio generalmente aceptados. Es obvio que el hábito constituye un factor muy significativo en la génesis de esos medios de cambio de utilidad general. Es el interés económico de cada individuo que comercia lo que le permite cambiar productos menos líquidos por otros más líquidos. Pero la aceptación voluntaria del medio de cambio presupone la existencia previa de un conocimiento de estos intereses por parte de aquellos sujetos económicos de quienes se espera que acepten a cambio de sus productos una mercancía que en sí misma y por sí misma es, quizá, totalmente inútil para ellos. Es cierto que este conocimiento nunca aparece en todas partes en una nación a un mismo tiempo. En primera instancia, sólo un número limitado de sujetos económicos reconocerá las ventajas de ese procedimiento, ventajas que, en sí mismas y por sí mismas, son independientes del reconocimiento general de un producto como medio de intercambio, en tanto ese intercambio, siempre y en todas las circunstancias, acerque más a su meta al hombre económico, es decir, lo aproxime a la adquisición de cosas útiles que realmente necesite. Pero se admite que no hay mejor método para ilustrar a alguien sobre sus propios intereses económicos que hacerle ver el éxito económico de aquellos que utilizaron el medio correcto para asegurar sus intereses particulares. Por lo tanto, resulta evidente que nada pudo haber sido más favorable para el surgimiento de un medio de intercambio que la aceptación, por parte de los sujetos económicos más perspicaces e inteligentes, para su propio beneficio económico y durante un periodo considerable de tiempo de productos eminentemente líquidos en lugar de todos los demás. De esta forma, la práctica y el hábito han contribuido mucho, por cierto, para hacer que los productos, que eran más líquidos en un momento determinado, sean aceptados no sólo por muchos sino, en definitiva, por todos los sujetos económicos a cambio de sus productos menos líquidos: y no sólo para eso, sino para que sean aceptados desde un principio con la intención de volver a intercambiarlos. Los productos que, de esta manera, se tornaron medios de cambio generalmente aceptables, fueron denominados Geld por los alemanes, palabra qué proviene de Gelten y que significa pagar, realizar; otras naciones denominaron al dinero teniendo en cuenta principalmente la sustancia utilizada, la forma de la moneda o, incluso, ciertos tipos de moneda.”

Esto es exactamente lo que ocurre en el campo de prisioneros de guerra que describe Radford, quien, además, muestra en funcionamiento “el flujo de moneda y bienes” descripto por David Hume (o la teoría cuantitativa del dinero).

11 pensamientos en “El origen del dinero en teoría y en un campo de prisioneros

  1. a) Menger busca en su artículo dilucidar la verdadera génesis del dinero, focalizándose en los motivos que llevaron históricamente a la convención social de ciertos bienes particulares como moneda. Para ello sostiene que tal convención no surge de un mandato estatuido por motivos prácticos, sino que más bien los comportamientos individuales de los individuos en el intercambio precedieron a aquella convención regimentada, siendo que, una vez establecidos ciertos modos implícitamente aceptados por gran mayoría de individuos, la oficialización de aquellas mercancías dinerarias no fue más que un acto de reacomodamiento. Por otro lado, Radford describe las relaciones comerciales que tuvieron lugar en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, mostrando cómo el intercambio de mercado se hace presente allí donde los recursos resultan escasos y las necesidades ilimitadas, aún bajo sus propios límites y formas. Hace hincapié en el bien que resultó medida de valor (el cigarrillo) y cómo otras formas de moneda no tuvieron el mismo respaldo dadas las características que reúne (relativa durabilidad, divisibilidad, valor de uso, etc.). Ambos autores se encuentran relacionados por la importancia que brindan a la teoría monetaria, aunque Menger dedica su trabajo exclusivamente a la explicación de las características que reúnen los bienes que funcionan como moneda, mientras que Radford describe sus funciones como parte de su explicación sobre las relaciones de mercado.
    b) El proceso que describe Menger parte del concepto fundamental que define a todos los bienes en relación con otros: su liquidez. Así, ciertos bienes serán más líquidos si en su intercambio en condiciones normales tienen un estrecho margen entre el precio deseado y el precio obtenido, así como el mayor o menor tiempo que demande esta operación. De esta manera, son las características de los bienes, según su mayor o menor liquidez, sumada a la búsqueda del beneficio individual de los individuos en el intercambio, lo que llevó históricamente a la elección de unas mercancías por sobre otras, siendo los metales preciosos los que cumplieron por encima de cualesquiera otros bienes el requisito de liquidez. Radford, por otro lado, intenta demostrar cómo las relaciones de mercado se dan en todos los ámbitos con independencia de la producción de bienes, utilizando este argumento para declarar que la teoría del valor-trabajo no guarda relación con el intercambio de bienes. Sin embargo, no aclara que las mercancías recibidas en concepto de donaciones son fruto del trabajo de una economía externa, y que su mayor o menor provisión, y en consecuencia el sistema de precios que de allí se desprende, depende de las condiciones de esa economía, aunque reconoce que “Todo el éxito del sistema dependía de que hubiera una oferta adecuada de alimentos para ser vendidos en la forma habitual.” De allí surgen sus inconsistencias, como por ejemplo la de no reconocer el trabajo incorporado en aquellos bienes, pero sí el de los intermediarios como carga del precio (“…los beneficios [de los intermediarios] no se veían como la remuneración de un trabajo sino como resultado de prácticas desleales.”).

    c) Preguntas
    A Menger:
    1) ¿Cree que los metales preciosos han resultado efectivamente los bienes más aptos para ser utilizados como reserva de valor, o podría considerarse que otros reúnen sus mismas características y de mejor modo aunque sin haber logrado imponerse?
    2) ¿Resulta útil hoy en día su explicación sobre teoría monetaria, teniendo encuenta que la moneda de reserva desde hace décadas ha abandonado todo tipo de respaldo en un bien específico y se basa más en la proyección y confianza de quién la emite?
    A Radford:
    1) ¿No cree que las características de la economía cerrada de los campos de concentración no se corresponde con el modo de producción actual, dado que se basa en donaciones?
    2) ¿No considera que los bienes procedentes como donaciones del exterior son fruto del trabajo de otras economías?

  2. Guía de discusión 6 – “The Economic Organization of a P.O.W. Camp” – R.A. Radford / “El origen del dinero” – Carl Menger
    Alumna: Agostina Pappano
    Registro: 864689

    1. En el texto Radford realiza una descripción detallada del funcionamiento de la economía de un campo de concentración durante la 2da Guerra Mundial. Intercalando entre la primera y la tercera persona, el autor incorpora testimonios acerca del surgimiento de la economía, y su desarrollo: en un primer momento aparecieron las escalas de valores de intercambio, luego un patrón de valor, representado por el cigarrillo, pasando por la aparición de intermediarios, hasta la creación de un papel moneda (marcos fuertes). Luego de pasar por sucesivas crisis y recesiones, causadas principalmente por los cambios en las estructuras de precios, la economía se encontraba en su peor momento en 1945. Hasta que luego de sufrir una severa deflación y consecuente depresión por la reducción de raciones de los paquetes entregados, la economía mejoró con la aparición de la presencia de la infantería estadounidense.

    2. A. El primer concepto a destacar es el de la utilización del cigarrillo como moneda universalmente aceptada. La dificultad que traía aparejada era la de su valor no monetario, es decir su valor intrínseco. El autor realiza una analogía con la moneda metálica, la cual poseía el mismo inconveniente. La consecuencia de esto son las deflaciones y períodos de escasez.

    B. El otro concepto es expuesto por Menger, y es la Teoría de la Liquidez. La misma establece distintos grados de liquidez para los bienes, los cuales son establecidos mediante el margen entre el precio solicitado y el ofrecido, y la facilidad de poder venderlo en el mercado. El precio compatible con la situación económica general se denomina precio económico.

    3. A. Radford afirma que es destacable que el mercado hubiera surgido sin que existieran trabajo ni producción. El trabajo y la producción sí existen, solo que no dentro del campo de concentración. ¿No debería considerarse el mercado incluyendo a los productores de los bienes que ellos comercian dentro del campo?
    B. Para Menger: ¿El papel moneda puede seguir siendo considerado como una institución social?
    C. Con el patrón dólar, ¿quedó desterrada la teoría de la liquidez?

  3. Guía de discusión
    Lectura: Menger, “El Origen del dinero” y Radford, “La Organización Económica de un Campo de Concentración”
    Alumno: Martín Coronel Registro: 825482

    Sinopsis
    En el desarrollo de ambos artículos se establece que la mayor liquidez de una mercancía es la que establece que sea tomada como mercancía común para el intercambio. Se la considera dinero-mercancía, y la misma no es establecida por el Estado sino que surge como el resultado espontaneo del intercambio y en sus orígenes es una institución social. El estado solo interviene como actor que perfecciona el funcionamiento del dinero-mercancía como dinero. La existencia de mercancía con cierta iliquidez ocasiona que sea necesaria intercambiarla por otra mercancía con mayor liquidez para poder hacerse del bien que se necesario, pero en este proceso el intercambio de la mercancía con menor liquidez se realiza a valores menores al precio económico. Al establecer el grado de liquidez de los bienes se debe considerar si es posible desprenderse de ellos a precios económicos.

    Conceptos importantes
    1.- Radford establece una relación positiva entre el dinero y los precios. Al aumentar la cantidad de dinero-mercancía, en este caso de cigarrillos, aumentaba el precio del resto de los bienes expresados en cigarrillos, y sucedía el efecto contrario al existir una escasez de cigarrillos.
    2.- Menger define que no es el Estado quien establece la aceptación de cierta mercancía como dinero sino que en sus orígenes es una institución social.

    Cuestionario
    1.- Menger. ¿Quién es el regulador del precio del dinero en sus orígenes? Y ¿En que momento el Estado tiene la necesidad de intervenir?
    2.- Radford. Existiendo moneda legal dentro del campo de concentración ya que se comercializaba a través del mercado negro con el exterior ¿Por qué los prisioneros establecen como dinero-mercancía al cigarrillo?
    3.- Radford. ¿Desecha por completo la teoría del valor-trabajo?

  4. Micaela Giménez Azcurra, registro n° 872425
    Guía de discusión.
    Carl Menger “El origen del dinero” / Robert Radford “La organización económica de un campo de prisioneros”
    a) Resumen:
    Menger intenta explicar cómo se promovió el uso de determinadas mercancías y se las aceptó como medio de cambio. Las dificultades del trueque se pueden salvar teniendo en cuenta los diferentes grados de liquidez de los productos. La liquidez es la facilidad de desprenderse de una mercancía en el mercado, a precios económicos, tomando en cuenta los factores temporal y espacial. Así, algunos hombres comenzaron a realizar intercambios mediatos con mercancías más líquidas, que permitían un poder ilimitado en tiempo y espacio, sobre los otros productos del mercado. Aunque eran guiados por su propio interés, este intercambio implica reconocer el interés de los demás; la práctica y el hábito contribuyeron a lograr que estos bienes sean aceptados por todos los sujetos económicos. Así nace el dinero como una institución social, resultado espontáneo y no planificado de los esfuerzos individuales de los miembros de la sociedad.

    En el texto de Radford, se analiza la organización dentro de un campo de prisioneros, resaltando la importancia de las actividades económicas para sus habitantes. Como ellos reciben la misma cantidad de bienes esenciales, es a través del comercio que se expresan los intereses individuales y la calidad de vida mejora. Esta vida económica tiene una significación sociológica muy importante desde su universalidad y espontaneidad; surge como respuesta a necesidades y circunstancias inmediatas. El mercado surgió sin que existieran trabajo ni producción, los envíos de la Cruz Roja eran como los recursos naturales, y a pesar de la casi igualitaria distribución de ellos, el mercado nació espontáneamente, y los precios se fijaron por las fuerzas de la oferta y la demanda. La moneda cigarrillo, eficiente al principio, era inestable y sufría deflaciones e inflaciones. El fin del campo demostró que con medios infinitos la organización y actividad económica serían redundantes, ya que toda necesidad podía ser satisfecha sin esfuerzo.
    b) Conceptos:
    Liquidez: se plantea como la mayor o menor facilidad con que se puede vender un producto en un mercado, en el momento conveniente, a los precios solicitados actuales (o con una mayor o menor disminución el precio). Es decir, el grado de facilidad con que se puede disponer de un bien a precios normales, teniendo en cuenta los factores de tiempo y espacio donde se realiza el intercambio.
    c) Preguntas a los autores:
    Menger: ¿En qué se sustentaba el valor de la moneda antes de la intervención del Estado, o cómo se sostenía el mismo?
    Radford: ¿Cómo se podría explicar el surgimiento de este mercado desde la teoría del valor-trabajo? ¿O es un hecho irreconciliable con esta teoría?
    ¿Los procesos de deflación e inflación de la moneda cigarrillo son consecuencia de una economía cerrada?

  5. Es interesante el texto y el análisis que hacen de ambos en los comentarios anteriores. Es claro que lo que tienen en común Carl Menger, Robert Radford es el análisis del dinero. En cuanto a los cuestionarios que realizan en los comentarios anteriores encuentro preguntas que podría contestar con mi conocimiento básico sobre el tema. Específicamente leí una que hacían respecto del texto de Menger “¿Quién es el regulador del precio del dinero en sus orígenes?” Respondería que el dinero es un orden espontáneo, no se conoce quien fue el que lo originó, y considero que el regulador es el mismo juego de la oferta y la demanda el que va determinando los precios. Quiero hacer referencia especial a este punto de Orden espontáneo porque lo encontramos en el libro del Dr. Krause “El foro y el bazar”, en cuyo primero capitulo señala que hay dos tipos de ordenes: uno construido que es más simple, se limitan a la capacidad de quienes lo han creado y persiguen los fines de quien los crea; y por otro lado están los ordenes espontáneos, como el dinero, el lenguaje, etc, que son más complejos, no se observan fácilmente y tampoco tienen un objetivo en particular por más útiles que sean.Y señala expresamente “Los ordenes espontáneos funcionan incluso cuando las reglas que permiten su funcionamiento no son conocidas”. Lo que quiero decir como respuesta a la pregunta formulada por el compañero Martín Coronel, es que no hay alguien que regule, sino que los individuos conforman estos ordenes porque se ven conducidos por la “mano invisible”, y no por una mano visible que dicte el destino del mercado o de la economía.

  6. Morinigo Pablo (848512)
    Texto: El origen del dinero
    Autor: Carl Menger
    Resumen:
    El autor plantea el dilema existente sobre el origen del dinero y sus falsas raíces en las que se lo concibe como producto del estado en un modo de organizar el comercio de la sociedad. Menger sostiene que el origen del dinero es evolutivo y social, en el sentido de que surge de la evolución misma de los mercados más primitivos asociado a la distinta liquidez que posee cada mercancía. Este distinto grado de liquidez, producto de una menor comercialización de estos productos genera que para sortear los problemas del comercio primitivo como la coincidencia de necesidades del trueque y la indivisibilidad de la mercancía se intercambien las mercancías menos liquidas por las que poseen mayor liquidez no solo por necesidad, sino para luego volver ser intercambiadas nuevamente (es decir, estas mercancías se generalizan y usan como dinero).
    Temas de Interés:
    El autor habla del origen del dinero como un sistema evolutivo que derivo en determinadas mercancías de distinta clase para luego desembocar en los métales preciosos dado que estos poseían ciertas características útiles y necesarias como el hecho de poder ser divisibles, su alta durabilidad, su bajo costo de atesoramiento y su bajo costo de transporte con relación a su valor. A esto se le suma el hecho de que los pueblos más primitivos ya se vieron atraídos hacía el atesoramiento de métales preciosos para distintos usos, la distribución de los mismos más o menos uniforme entre los distintos países y a la relación estable que estos mantienen generalmente sin grandes sobresaltos en su producción o demanda. Por otro lado es de resaltar que el autor no ve al dinero como producto de la ley y plantea a sus orígenes son una institución social.
    Preguntas:
    1.- El autor plantea que el dinero sirve como unidad de medida para determinar los precios de las otras mercancías, entonces ¿cuál es el precio del dinero?
    2.- ¿Podría situarse al caso de las “bitcoins” dentro del origen del dinero que plantea esta teoría?
    3.- El caso de dinero fiduciario, en donde se puede aumentar en el corto plazo su oferta para poder generar shocks monetarios y en donde el respaldo y el valor de ese dinero
    radica en la confianza que la gente deposita en el. ¿Podría ser que el origen de esta forma particular de dinero sea posible fuera del gobierno? ¿su tratamiento debe ser distinto al que utiliza el autor con las otras mercancías que sirvieron como dinero?

    • 1. Su poder adquisitivo, es decir, todo lo que con el dinero se puede comprar.
      2. Así es
      3. El papel moneda puede surgir espontaneamente como “recibos” de especie

  7. Pablo Morinigo (848512)
    Texto: La organización económica de un campo de concentración
    Autor: R. A. Radford
    Resumen:
    El autor plantea los casos de la organización económica que tuvo lugar con los presos de los campos de concentración durante la segunda guerra mundial. Destaca el hecho de cómo el intercambio fue surgiendo entre los prisioneros como medio de aumentar su bienestar y poder intercambiar sus distintas dotaciones recibidas principalmente por la cruz roja. En este hecho y a pesar de que contaba con fuertes críticas dado que se mencionaban casos de abuso y practicas desleales, aún así el comercio floreció entre estos individuos siendo los cigarrillos el bien que cumplió la función del dinero, es decir, fue medida de valor, de resguardo y bien de cambio popularmente aceptado. Las fluctuaciones de precio también eran parte de la actividad económica y tenían que ver con las expectativas, optimismo y con las cantidades de cigarrillos disponibles.
    Datos de interés:
    Es interesante como se intento generar una especie de banca cuando se implanto el tema del “marco fuerte”. Estos marcos eran emisiones que estaban respaldadas 100% en comida, sin embargo no eran intercambiables por cigarrillos, por lo tanto los cigarrillos y los marcos fuertes coexistían como monedas aceptadas. Sin embargo, este sistema no fue sostenible cuándo hubo un problema con el stock de cigarrillos y esto afecto los precios relativos entre los cigarrillos y los alimentos y el marco fuerte y los alimentos que intentaban mantener un sistema de precios “estable”. Esta descompensación hizo imposible poder mantener el sistema ya que el marco y el cigarrillo no tenían medidas “similares” expresadas en alimentos lo que produjo una corrida hacía los cigarrillos haciendo caer al marco fuerte fuera de circulación e instalando de nuevo el viejo patrón
    Preguntas:
    1.- En este artículo se cita el hecho del comercio visto desde un punto de vista de individuos buscando maximizar su utilidad. ¿Podría decirse en este escenario de genocidio que el carácter altruista del individuo tuvo quizás mayor relevancia para poder aumentar el bienestar general en el sentido de Pareto?
    2.- ¿Cuál era el ente o persona encargada de hacer prevalecer un cierto orden y respeto por la propiedad privada? En caso de que no hubiera, ¿se puede decir que es un orden surgido de manera espontanea o natural sin necesidad de cierta ética o institución general que vele por que se cumplan ciertas condiciones para un intercambio “justo”?
    3.- La moneda aceptada eran los cigarrillos, y citando la reflexión de Menger en su artículo sobre el origen del dinero. ¿era su máxima liquidez la que le permitía ocupar este puesto?.

    • Contesto:
      1. Hubo muchas muestras de altruism, pero hubo comercio, intercambios y moneda, que no demandan eso para existir
      2. Sí había una ética muy fuerte, de respetar los derechos de los demás. De todas formas el artículo no comenta cómo se resolvían disputas de ese tipo.
      3. Así es

  8. Resumen:
    El autor analiza la organización económica de los campos de concentración durante la segunda guerra mundial. Arranca observando el intercambio de mercancías que fue surgiendo entre los prisioneros como medio para satisfacer sus necesidades y aumentar su bienestar.
    Identifica la creación de un bien “numerario” como necesidad para incrementar (y facilitar el desarrollo del mercado dentro del campo). Los cigarrillos se transformaron en el bien que permitió intercambiar mercaderías, cumpliendo las funciones principales del papel moneda: medida de valor, reserva de valor y de aceptación.
    Principales conceptos
    _ Organización espontánea del comercio e incremento mercado a través de instrumentos monetarios (dinero)
    _ Desarrollo social (incremento del bienestar) a partir de organizaciones económicas.
    _ Límites de la mercancía numeraria e influencias de shocks externos (bombardeos, entregas de la cruz roja, etc.)
    Preguntas
    ¿Por qué considera que el desarrollo económico de los campos de concentración se encontraba limitado por el bien seleccionado como dinero y no por la incapacidad de generar valor en el mismo predio?
    ¿Por qué no pudo desarrollarse un mercado de “créditos” en los campos? (experiencia fallida del restaurant)
    ¿Cuáles eran las limitaciones principales de un numerario que a las vez actuaba como satisfactor de los fumadores?

  9. 1) El artículo describe un campo de prisioneros de guerra (mayormente soldados americanos) controlados por Alemania entre 1943 y 1944. Los prisioneros recibían un paquete de alimentos y cigarrillos de la cruz roja una vez a la semana. Al principio la gente regalaba lo que no le servía, pero enseguida empezó el trueque. La gente cambiaba mermelada por zanahorias, o cigarrillos por chocolate. Muy rápidamente se formó un mercado con una moneda que servía como referencia: los cigarrillos. Cada objeto tenía un precio en cigarrillos. Como el campo era grande, el precio variaba en diferentes partes del campo. Enseguida surgieron intermediarios que compraban en una parte y vendían en otra. Luego surgió un mercado establecido, y más adelante un mercado de futuros.
    El propósito del autor es mostrar el peso que tiene el dinero en la sociedad dentro de una organización y la importancia que se le dio a los bienes para poder subsistir, que la economía de una sociedad puede organizarse con eficiencia de forma espontánea.
    2) Dentro de un campo de concentración es necesario subsistir; es por eso que el cigarrillo se convirtió en moneda principal, llegando así a tener un sistema económico dentro, que logró hacer a un lado el trueque.
    Todo estuvo estable hasta 1944 ya que en 1945 empezaron las deflaciones, las personas rompían los cigarrillos hechos a máquina y volvían a liar el tabaco, así que los cigarrillos fueron desapareciendo del mercado porque la gente hacía eso. Los precios caían, y a partir de que la oferta de la cruz roja desapareció, los precios se hundían más y el sistema se encontraba en problemas.
    El único producto que mantuvo su valor fue el pan, ya que la margarina, el azúcar, iban perdiendo valor. Tiempo después, la economía se recuperó un poco y salieron adelante.
    Se torna interesante la forma en la que comerciaban, y obtenían las cosas que necesitaban para subsistir.
    3) ¿Qué diferencias existen en el mercado cuando no existe información y cuando la hay?
    ¿Por qué se depreció el dinero?
    ¿Cómo desapareció el sistema económico del campo de concentración? Si hay una forma de instaurar una economía planificada. ¿Qué hubiese pasado?

Responder a María Laura Cao (estudiante de derecho, UBA) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *