Halloween: ¿Qué pueden los vampiros, zombies u hombres-lobos enseñar sobre la economía?

Cada vez está más difícil ser original en economía. Por estos pagos no festejamos “Halloween” pero parece que es por estas fechas. Stephen J. Dubner, uno de los autores del conocido libro “Freakonomics” y sus secuelas, comenta ahora otro libro. Su comentario se titula: ¿Qué pueden los vampiros enseñar sobre la economía?

Aquí va:

“¿Emplean los vampiros una estrategia óptima para elegir a sus parejas? ¿Crearía empleos una invasión zombie?, y ¿Qué pasaría si los vampiros no tuvieran que atacar a los humanos para obtener su sangre?

Vampiros

Estas son algunas de las importantes preguntas que planteamos en el episodio de esta semana, titulado “¿Qué pueden los vampiros enseñar sobre la economía?” (disponible aquí: http://freakonomics.com/2014/10/30/what-can-vampires-teach-us-about-economics-a-new-freakonomics-radio-podcast/ ).

Fue inspirado por un libro titulado: “La economía de los no-muertos: Zombies, Vampiros y la ciencia lúgubre”, una colección de 23 ensayos académicos editados por los economistas Glen Whitman y James Dow: http://econundead.com/table-of-contents/

Whitman enseña economía en la California State University y también escribe para la TV. Sus capítulos en el libro se enfocan en las relaciones románticas (Jóvenes humanas y Muchachos Vampiros, partes 1 y 2) y la gestión de recursos (La tragedia de los comunes en la sangre: el caso por la privatización de los seres humanos). En el podcast, Whitman habla sobre la economía de los “no-muertos” y de cómo su trabajo académico se mezcló con sus salidas sociales.

También escucharán a Enrique Guerra-Pujol, profesor de derecho en la University of Central Florida, quien sostiene que los vampiros son impulsados a la violencia por la ausencia de un mercado legal de sangre:

“Guerra-Pujol: Los economistas hablan a menudo de fallas de mercado cuando ciertas transacciones voluntarias imponen costos sobre otros o la sociedad. Aquí yo hablo sobre el fracaso de la ley. Lo que quiero decir es que cuando la ley, por una serie de razones, impide que se realicen transacciones, está impidiendo que se hagan en el mercado. Y en verdad, esto lleva a la intuición de que, sabes, si los vampiros pudieran elegir comprar la sangre, probablemente lo harían.”

¿Cuál es la solución de Guerra-Pujol a la violencia de los vampiros?

“Guerra-Pujol: Como un académico del derecho…., pienso que la solución está debajo de nuestras narices: dejar que los vampiros compren sangre.”.

También escucharán a Steve Horwitz, profesor de economía en St. Lawrence University, sobre un ensayo que escribió con Sarah Skwire llamado “Comiendo cerebros y rompiendo ventanas”. Utiliza la premisa de la famosa “Parábola de la Ventana Rota” de Frederic Bastiat para preguntarse si un apocalipsis zombie sería en realidad una buena noticia para la economía, como dice la gente sobre las ventajas de un desastre natural.

Esto, con la esperanza que si pasarán Halloween como un vampiro, zombie u hombre-lobo, estarán ahora armados con una base económica para que su presentación sea más convincente.”

En fin, tal vez parezca ridículo relacionar la economía con estos temas, pero debo decir que esta relación con la ficción tiene una larga historia, comenzando con los clásicos y su análisis sobre la conducta de Robinson Crusoe, solitario en la isla….

17 pensamientos en “Halloween: ¿Qué pueden los vampiros, zombies u hombres-lobos enseñar sobre la economía?

  1. En Argentina existe una regulacion o cepo en cuanto a la compra de dolares motivo por el cual nos hallamos en situaciones tales que dificultan y tornan imosible la compra de los mismos por quienes no reunen los requisitos exigidos por ley.
    Lo que produce ciertas reacciones sociales por un lado podriamos ver que por ejemplo la compra inmobiliaria o el acceso de quien tal vez ahorro durante un largo periodo o posee un trabajo en negro no puede hacer cambio de la moneda de curso legal de la que dispone o bien otorgael uso que quiere darle. Y por otro lado al estar presente dicha cuestion notamos el crecimiento de umercado cambiario paralelo al existente. Y es alli donde surge una cuestion, anteriormente se trato el tema de la licitud de la coima, la creacion de un mercado cambiario paralelo no es legal al contrario infringe la norma de curso legal que determina el modo y forma de la compra. Ahora bien si es notoria la reaccion social, el comportamiento frente a la oferta y la demanda es ahi donde el estado como regulador debe de algun modo tomar una medida y tratar de evitar que se siga efectuado dicha transaccion que claramente perjudica el bolsillo del adquiriente del mercado paralelo. Y es alli donde claramente sabemos que los vampiros van a necesitar de la sangre para prolongar su vida, no seria mucho mas efectiva la regulacion estatal o bien la creacion de una competencia perfecta de mercados proveedores de sangre a la vez de donantes voluntarios que evitaria la forma de adquisicion hasta ahora dada.

  2. En una película, de la cual no recuerdo el nombre, los vampiros convivían con los humanos pacíficamente, y sin ningún ataque a éstos, ni siquiera aislado. ¿Por qué? Bueno, simplemente, porque los vampiros eran dueños del Banco de Sangre, y con ello se abastecían y alimentaban sin necesidad de acudir a la caza. Y además, habían logrado elaborar un suero sintético que cumplía el rol de sustituto. Cabe aclarar que, a diferencia de los humanos, su recurso “tiempo”, en ciertas historias es ilimitado, y en otras es bastante más abundante que el nuestro.
    Volviendo a la realidad, aquello se relaciona con un tema muy interesante como es el de la prohibición de la comercialización de ciertos “bienes” o “productos” (realmente cuesta encontrar una manera de llamarlos sin que suene éticamente incorrecto), como ser la sangre, tejidos y órganos humanos.
    ¿Acaso no aumentaría el “stock” del banco de sangre local, si en vez de “donar” la gente “vendiera”?. Si uno ve la cantidad de espacios publicitarios que ocupa el pedido de que la gente done sangre desinteresadamente, se ve una tendencia a que el banco de sangre estaría necesitando más voluntarios. Y precisamente, costaría encontrar dónde está el interés del individuo en ocuparse una mañana en ir hasta el sanatorio para que le claven una aguja y esperar un rato conectado mientras le extraen medio litro de sangre, sin ninguna retribución a cambio más que el desayuno gratis (por ley). Y eso que por suerte ya no hace falta el ayuno previo. Distinto es el caso cuando lo necesita un familiar, o un conocido de alguien, cuando le pasa a alguien que a uno le interesa, se acude a donar sin pensarlo dos veces. Aquí si hay un interés. Pero volviendo al caso del stock en general, para las personas que necesitan muchas transfusiones, o que no tienen familiares o conocidos que vayan a donar, se ve que no alcanzan la cantidad de donantes desinteresados que por altruismo y pura solidaridad acuden a donar “a cualquiera”. Quizás si en estos casos se pudiera comercializar, las cosas serían distintas. Reconozco que habría problemas, lo primero que se me ocurre es que como quizás se vería como “dinero fácil” acudiría a ello gente drogadicta, o con enfermedades venéreas, y habría que realizar más controles. Una solución que se me ocurre es que el control sobre la sangre sea más riguroso, y que el pago sea diferido y a condición de que la sangre esté libre sustancias, y que no tenga ninguna enfermedad que pueda transferirle al receptor.
    Algo parecido pasaría con los donantes vivos de órganos (no me quiero meter con los trasplantes de órganos provenientes de donantes muertos o con muerte cerebral ya que es un tema más sensible en lo personal y sólo me limitaré a decir que estoy completamente a favor de la donación de órganos en estos casos). En la donación de órganos de un donante vivo, por ley es requisito ser mayor de edad, y tener un lazo familiar comprobable con el receptor del órgano. Esto no es por un tema de compatibilidad, sino que está específicamente establecido para que no haya comercialización de órganos. Es porque, por ejemplo, resulta contrario a la ética el que un capataz le pague a un peón para que le done un riñón o parte a la hija de aquél. Pero, si el peón libremente acepta, significa que en su tabla de valoraciones él considera con mayor valor la suma de dinero que el capataz le ofrece, que tener un riñón extra. Claramente no será así si le ofrece comprarle otros órganos vitales como el corazón. Esta restricción establecida por ley, por una parte trae desabastecimiento, y por el otro abre el camino a que se realicen transacciones en el mercado negro.
    Quizás la cantidad de secuestros y asesinatos de personas con motivo de tráfico de órganos, disminuiría si se legaliza la venta de órganos. Porque como ocurre con el dólar actualmente en Argentina, o como ocurrió con la ley seca en los Estados Unidos, o como ha sucedido innumerables veces a lo largo de la historia y del mundo, cuando desde el Estado se prohíbe o se restringe la comercialización de un producto, surgen mercados paralelos en donde se lo sigue comercializando. Dije “quizás”, ya que no necesariamente sea así, debido a que como existen los robos o hurtos, puede seguir utilizándose aquella modalidad para adquirir ilegítimamente productos que luego saldrán a la venta, tanto en el mercado legal, como en el mercado paralelo.
    Me parece que el debate de estos temas resultará muy interesante, ya que a veces la ética y la moral general no permite realizar una transacción incluso querida por las partes, como en el ejemplo del capataz y el peón, mediante la cual cada uno se quedaría con el producto al que le dan más valor en su escala individual de valoraciones.

  3. Debo admitir que me resulta divertida la analogía entre el universo de los vampiros y la economía real. Pero más allá de lo pintoresco, puede resultar muy útil hacer este tipo de comparaciones para comprender, aplicar y verificar los efectos y consecuencias de conceptos económicos reales (como también sucede en el caso de Robinson Crusoe).
    Por ejemplo, al no haber derechos de propiedad definidos sobre la sangre humana para los vampiros, éstos tratarán de conseguirla como sea, atacando o secuestrando a sus víctimas, incluso matándolas si éstas se resistiesen. Así, los humanos tratarán de alejarse de los vampiros, y también tratarán de defenderse de los vampiros, matándolos con estacas en el corazón, colgando ajo, o cualquier otro método que puede verse en las películas; todo esto contribuye a un aumento en los costos de transacción.
    Así puede verse que toda esta situación es perjudicial no sólo para los humanos, sino también para los propios vampiros, que arriesgan su vida tratando de conseguir sangre de manera ilegal, en un pseudo-mercado negro, dada la falta de instituciones claras, eficientes y específicas.
    Por otra parte, en algunas películas, cuando una persona es mordida por un vampiro, se convierte en vampiro también, por lo cual esto generaría externalidades negativas para el resto de los humanos, que tendrían que lidiar con una población de vampiros hostiles cada vez más numerosa.
    En cambio, si los vampiros pudiesen acudir al mercado a comprar sangre, esto generaría un negocio lucrativo para ambas partes, ya que las personas se extraerían voluntariamente su sangre para venderla a cambio de dinero, y los vampiros podrían conseguirla sin recurrir a la violencia física. Además, la libre oferta y demanda de sangre serviría para que se formen precios, y la competencia generaría que los oferentes de sangre traten de ofrecer la mejor sangre del mercado para formar su clientela. Además, el número indeterminado de intercambios haría que los humanos busquen formarse un prestigio y generar confianza en los vampiros, evitando “traicionar” y ofrecer, por ejemplo, sangre adulterada o rebajada con agua.
    Así, la convivencia con los vampiros sería posible, e incluso pacífica, dando lugar a películas felices, en lugar de películas de terror.

  4. El texto vuelve a marcar la importancia de los derechos de propiedad y de que existan leyes acordes a las necesidades de las personas. Es como sostuve en un comentario anterior, en donde la libertad individual de las personas solo se puede conseguir, cuando existen derechos de propiedad bien definidos que delimitan el actuar de cada uno , y permiten a las personas elegir lo que creen conveniente sin menoscabar los derechos de los demás, cosa que no sucede con los bienes públicos, como una plaza en donde al no ser de nadie, no la cuidamos, haciendo actos de vandalismos, tirando basura, cosa que no hacemos en nuestra casas, por ejemplo. Y también destaco la frase que dice “los vampiros son impulsados a la violencia por la ausencia de un mercado legal de sangre”, en donde se trata de demostrar las consecuencias de la falta de regulación o de la existencia de mercados que produzcan lo que la sociedad necesita, como más arriba señalaron mis compañeros.

  5. La comparación de los vampiros con la economía me recordó a un libro de De Sotto, En El Misterio del Capital, en el mencionaba que los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo son los que tienen Derecho a la propiedad y Libertad, a diferencia de por ejemplo los regímenes totalitarios, que carecen de estos Derechos.
    Estos países pudieron reguardar estos derechos porque crearon instituciones.
    El mercado tiene imperfecciones, estas llevan muchas veces a la informalidad y el capital de los comercios informales, es capital muerto, pero tiene gran potencial para que logre reproducirse.
    Hay un claro ejemplo de ello, que es EE.UU que parte del estudio de la informalidad, y va integrando la informalidad a la formalidad ya que sabe que vivir al margen de la ley, no permite evolucionar.
    Los países que han sabido agregar el Derecho de propiedad a la legalidad son los que mas han evolucionado.
    Entonces, analizando lo mencionado, como podría integrarse por ejemplo el comercio ilegal de sangre de los vampiros poco a poco a la legalidad para evitar un mercado negro paralelo?. Se me ocurriría por ejemplo que se creen bancos de sangre para ellos específicamente, o que se permita pagar por donar sangre, etc. En realidad se trata de lograr cubrir un sector que en la legalidad no esta siendo cubierto y que genera necesidades que luego son subsanadas en el mercado negro.
    Mientras existan las fallas y no esten cubiertas las necesidades de todos, habra vampiros que buscaran sangre en el otro de forma paralela al mercado, creando externalidades negativas,

  6. Buenos días.

    Tras leer el artículo, debo decir que me resulta muy didáctica la analogía, que entiendo que se realiza, entre los vampiros, el mercado, y la falta de soluciones estatales.

    Estamos en presencia de una sector de la sociedad – los vampiros- que tiene en principio una necesidad ilimitada, frente a un recurso que necesitan esencialmente para su vitalidad, que si bien hay en ampulosa cantidad, es un recurso escaso – la sangre, o para mejor entendimiento, un recurso que potencialmente es escaso si la depredación por parte de los vampiros sobre este bien aumenta cada vez más, por consiguiente se reduce su cantidad, sin que haya derechos de propiedad clara y efectivamente definidos, tanto para los poseedores de sangre, como para los que la necesiten, lo cual si estos no se encuentran establecidos, estaríamos en presencia de otra “Tragedia de los comunes”.

    El Estado, para evitar que esta tragedia pudiera ocurrir y al mismo tiempo generar nuevos circuitos económicos cuyos beneficios redundarían tanto en la sociedad, como en los ingresos del Estados, debe ser quien debe velar por la protección de estos derechos de propiedad ya definidos de cada una de las partes en este negocio jurídico, para así permitir que este mercado se auto-desarrolle libremente; o bien podría contemplarse la posibilidad de que debe solamente generar un marco regulatorio mínimo para dar nacimiento a esta actividad en la cual debería preverse la creación o mejor dicho debería generar los incentivos necesarios para que los particulares opten por crear nuevos Bancos de Sangre para los fines de esta actividad económica, removiendo cualquier obstáculo, barrera de entrada, o restricción que impida el ingreso de la competencia, como así también para que los particulares decidan libremente qué hacer sobre su derecho de propiedad: la sangre, lo que generaría que estos pudieran venderla, obteniendo de esta manera una beneficio económico, que en realidad es contemplando a las dos partes: humano y vampiro, una rentabilidad mutua, mientras que uno recibe dinero para emplearlo en lo que decida, el otro obtiene provecho no sólo en tener información sobre a quién le compra, características de la sangre, sino que su provecho esencial radica en que puede seguir viviendo, sin necesidad de emplear la violencia, lo cual es positivo en tanto evita la búsqueda y coacción por parte de las fuerzas de coacción estatales, por ejemplo: las policiales, puesto que si lo llegan a apresar difícilmente pudiera vivir en libertad.

    Definidos en forma clara, y efectiva, estos derechos de propiedad, lo que se ve -en términos sintácticos de Bastiat- : una posible catástrofe o desastre a nivel mundial, comienza a alejarse esta imagen mayoritaria tal vez, para dar paso a lo que no se ve: Si los derechos de propiedad se encuentran definidos, y protegidos pero no restringidos, por parte de políticas-económicas del Estado, sean estos derechos de propiedad tanto de los humanos: su sangre, en busca de otro derecho de propiedad: dinero, como de aquellos particulares que decidan invertir su propiedad: dinero en crear otro derecho de propiedad: Bancos de Sangre para mantener incólume la calidad de la misma y así prestar un mejor bien y servicio, y obtener en consecuencia utilidades, como de los vampiros: poder comprar lo que necesitan para sobrevivir, de manera segura, informada, y pacífica sin el uso de la violencia, evitando el riesgo de captura por fuerzas coercitivas estatales, se impulsa en consecuencia un incentivo tendiente al progreso en tanto a partir del esfuerzo realizado mediante el aprovechamiento de sus propios recursos, el individuo (libre, sin obstáculos estatales) : persona física, persona jurídica, y vampiro puede ver, disponer y gozar en forma plena de los frutos que esta actividad brinda. Por consiguiente, y por deducción lógica, si este recurso propio que poseo, por ejemplo: la sangre, puedo disponerlo libremente, y obtener beneficios, cuidaré del mismo, protegeré mi propiedad privada de la mejor manera posible, para evitar la depreciación de su valor, y lograr mantenerlo o buscar aún que este aumente su calidad para alcanzar un mayor valor, cuyo aprovechamiento ante un bien de mejor calidad, recae tanto en el oferente como en el demandante. Se sigue que tengo incentivos para cuidar mi recurso, por lo que tomaría fuertes medidas preventivas y protectorias para evitar ataques de vampiros que se manejan en la ilegalidad, con los delitos cometidos. Por lo que buscaré entonces aumentar mi capacidad de exclusión.

    Otro aspecto que tampoco se ve frente a la posible invasión de estos seres, es que ante la situación explicada en el parágrafo anterior, se generaría mediante el nacimiento de nuevos emprendimientos comerciales, por ejemplo: Bancos de sangre, una utilidad múltiple. Múltiple, debido a que: al crear un nueva sociedad comercial, como es un Banco de Sangre, se puede ver un beneficio social que es la creación de nuevos y más puestos de trabajo: esto implica menor desocupación, o mejor ocupación depende el caso, es decir, estos nuevos trabajadores ingresan al mercado laboral, a su vez puede generar nuevas especializaciones para el cumplimiento de nuevas tareas para este mercado, a su vez estos nuevos trabajadores obtienen nuevos o más recursos, por ejemplo: dinero, lo que genera que puedan consumir más que antes, lo que a su vez moviliza diversos subsistemas económicos siendo un beneficio en principio tripartito: particular que satisface la necesidad mediante la compra, otro particular que obtiene rentabilidad mediante la venta, Estado que recauda impositivamente mediante la compra-venta, a su vez al dicha sociedad comercial (Banco de sangre) ingresar al sistema fiscal estatal, estos nuevos trabajadores también ingresan a dicho sistema tributario, lo que produce un aumento en los ingresos económicos-financieros del Estado, lo que a su vez debería ser utilizado en políticas públicas que beneficien en la sociedad en su conjunto.

    Para finalizar este comentario, y para aliviar a los vampiros para que no crean que este recurso: la sangre, será escaso y la pagarán con un valor alto -además de que ya expuse que si compran la sangre, se beneficiarían en cuanto al ser de propiedad propiedad privada, sería de mejor calidad porque está bien preservada por sus dueños, tendrían información acerca de las características de la sangre que comprarían, podrían elegir al oferente que se la desean comprar, evitarían el uso de la violencia y así la búsqueda por las fuerzas policiales para su captura y posterior pérdida de la libertad, como así también evitarían la depredación de su recurso esencial, lo que les permitiría seguir con su propio plan de vida- considero menester recordarles que existe la Teoría de la Utilidad Marginal, según la cual “ a medida que se agregan unidades de un mismo bien, se reduce la escasez y el valor de la misma decae”.

    Alan D. Ricco

  7. Toda acción humana nos enseña algo de economía. El vampiro es vampiro por su condición de tal. Está claro que dejaría de ser el vampiro, como depredador chupasangre, para convertirse en una persona apta para el intercambio de bienes y servicios si fuera posible un intercambio y por supuesto voluntario.
    Cuando dice “Guerra-Pujol: Los economistas hablan a menudo de fallas de mercado cuando ciertas transacciones voluntarias imponen costos sobre otros o la sociedad. Aquí yo hablo sobre el fracaso de la ley. Lo que quiero decir es que cuando la ley, por una serie de razones, impide que se realicen transacciones, está impidiendo que se hagan en el mercado. Y en verdad, esto lleva a la intuición de que, sabes, si los vampiros pudieran elegir comprar la sangre, probablemente lo harían.”
    Esto explica en parte el comportamiento adoptado por el vampiro Reinaldo (Economics on the Undead), en relación a un recurso común, la propiedad privada y su decisión posterior; al igual que en situaciones de la realidad como el comportamiento de los cazadores de elefantes en el África.
    Si tomamos la consideración de Guerra-Pujol, debe considerarse que quien es el esta posición de convertirse en un vampiro en cualquier momento, es el estado, por supuesto que la ley hace que se a un vampiro legal. Una clara visión de esto se refleja el libro de Reimann, la economía del vampiro de 1939, las consecuencias que trae la intervención del estado aplicada tanto en el fascismo como el socialismo.
    Mises escribe en su libro “La acción humana”, (1998), que el fascismo toma al principio las mismas políticas económicas de intervencionismo que todos los gobiernos no socialistas han adoptado para luego, paso a paso migrar al sistema alemán de socialismo teniendo el control completo de toda la economía, por parte del estado.
    Por lo tanto el estado es el que fomenta por un lado la conducta depredadora y chupasangre en los individuos impidiendo que las transacciones se hagan en el mercado, y por el otro con la ley en mano puede convertirse en un vampiro legal, por supuesto siempre entendiendo que lo legal no siempre es lo legítimo.

  8. En mi opinión, el hecho de comparar la economía con estos seres pertenecientes al ámbito de la ficción, sirven para poder imaginar a la misma en las condiciones más extremas. Al plantearme esta situación, resulta inevitable pensar que si existiese algún tipo de regulación legal de sangre (siguiendo el ejemplo hipotético) y por ende su introducción al mercado, estos seres no se verían motivados por la violencia para poder adquirir su sustento y probablemente la “no depredación” de su valiosa propiedad. Respecto a lo que menciona Enrique Guerra-Pujol “si los vampiros pudieran elegir comprar la sangre, probablemente lo harían”, a simple vista, “lo que se ve” es que deberían incorporarse a la tradicional división del trabajo y vender su fuerza físico/mental para poder luego adquirir su sangre y hasta seguramente evitar que se generen destrozos a la propiedad de la gente. “Lo que no se ve” es que empeoraría la situación respecto a la asignación de recursos escasos a necesidades que son infinitas, mayor demanda laboral (dependiendo si es calificada o no) y no me atrevería a imaginar la fuente de extracción de dicha sangre, entre otras cuestiones no menores a considerar.
    Es por eso que la solución de “dejar que los vampiros compren sangre” (como expresa dicho autor), es unas de las opciones a considerar más viables (pese a lo apocalíptica que resulta la situación), aunque no me genera un convencimiento total respecto a las consecuencias que podrá desencadenar su aplicación .

  9. La economía al ser una ciencia social se enfoca en analizar los comportamientos de los individuos en una sociedad y sea esta real o ficticia, se demuestra como en la mayor parte de las decisiones que tomamos debemos aplicar algún conocimiento económico aunque sea sin darnos cuenta.
    Tomando el caso de la compra de sangre por los vampiros lo cual podría compararlo con lo que en nuestra realidad sucede respecto a la ilegalidad de ciertas sustancias que al encontrarse prohibidas por la ley no implica que no se realicen las transacciones sino que se las está desviando al mercado ilegal. La ley debería limitar así como asegurar la libertad que tienen los individuos de actuar, que las actividades se encuentren reguladas genera un conocimiento de las circunstancias o de sus posibles consecuencias, pero como se dice en el post en este caso podríamos ver que lo que falla es la ley al no estar cubriendo una cuestión que si no es resuelta o asegurada por la ley busca su solución por otros medios.
    En el caso de los vampiros y como ya se viene mencionando al tener una necesidad ilimitada de sangre ya que es su única fuente para sobrevivir, si solamente logran conseguirla mediante el uso de la fuerza llegara un punto en el seria un bien escaso ya que no se llegaría a reproducir tan rápido la especie humana como va en aumento la demanda de sangre por parte de los vampiros, que es un tema que también podríamos compararlo con la devastación de bosques o la pesca excesiva, si se avasalla contra un bien sin tener en cuenta las consecuencias seguramente se agotaría rápidamente, que es lo que sucede en la Tragedia de los comunes, pero si se logra encontrar una solución por ejemplo leyes que regulen el consumo o la creación de un mercado de sangre donde por un lado se limiten los derechos de los individuos de conocer que no se puede dañar a otro y a su vez delimitar los derechos de la propiedad, así cada uno cuidaría su sangre y elegiría como utilizarla, cuando venderla, a qué precio, etc., es decir podría disponer de sus propiedad como quisiera.

  10. Leyendo el articulo pude hacer relacion en cuanto a la necesidad que tiene el estado de un regimen a corde a lo que la sociedad necesita, donde los derechos de propiedad estan a la espera de leyes y politicas publicas e instituciones formales que esten a la altura de los cambios que hay a nivel nacional y global. Donde aquellas instituciones formales van mutando, cambiando bruscamente cuando las leyes ya no estan representando a la sociedad, toda. Y eso genera que la misma sociedad las vulnere. Entonces las insticiones como limites son incentivos que posibilitan que las personas quieran transaccionar unas con otras.
    Se podria dar respuesta a la pregunta de por que hay naciones pobres y otras ricas? Es que un pais no avanza con con lo que de su naturaleza produce sino de con lo que sus politicas publicas le permiten. Y con ello se llega a la conclusion de que con las instituciones se busca proteger los derechos de propiedad que es la verdadera libertad. De lo contrario, sin esos derechos reconocidos los vampiros acabarian con todos los hombres con una cazeria indiscriminada.

  11. Opino que en el presente artículo, resulta muy didáctico haber traído a colación una temática tan actual como la de “Halloween” y el comportamiento de los vampiros y los zombies para seguir comprendiendo el funcionamiento de la economía.

    Uno de los asuntos que más llamaron mi atención es la hipótesis formulada por Guerra-Pujol, quien postula que los vampiros son impulsados a la violencia por la inexistencia de un mercado legal de sangre. En este sentido, afirma que la violencia a la que recurren los vampiros para hacerse de sangre, un recurso tan preciado y esencial para su subsistencia, es producto de un fracaso de la ley ya que cuando impide que se hagan transacciones, impide que las mismas se hagan en el mercado, promoviendo que las necesidades se satisfagan mediante otros medios. En consecuencia, el académico de derecho citado, propone como solución a la violencia de los vampiros el permitirles adquirir la sangre en el mercado.

    Lo expuesto puede relacionarse con lo postulado por Hayek en el texto “Las leyes, los mandatos y el orden social”, en donde exhibe la contraposición existente entre un régimen de mandatos y un régimen dotado de leyes generales y abstractas, en donde los derechos individuales de las personas se incrementan y se produce una notable ampliación en la esfera de acción de los individuos. Trayendo esta última idea al tema que nos convoca, entiendo que tal cual lo postula Guerra – Pujol, al establecer un mercado de sangre regido por el sistema legal, es probable que los vampiros tiendan a comprar la sangre que necesitan para vivir ya que tienen amplia libertad para manejarse como mejor les conviene.

    No obstante, entiendo que en el artículo se omitió advertir que al proponer la transacción de la sangre en el mercado, éste recurso se vería afectado por las fallas propias del mercado ya analizadas durante la primera parte del curso. Si comienzo a imaginar una de las fallas de las que podría ser objeto la sangre es la del monopolio legal, ya que siendo la sangre humana un producto tan delicado, el Estado necesariamente tendería a asignar a determinado laboratorio la explotación del servicio de extracción y venta de sangre, resultando beneficiado del cobro de altas tarifas. Teniendo en cuenta la competencia imperfecta presente en el mercado de la sangre, sería probable que a fin de evitar el abuso de los laboratorios monopólicos, los vampiros obtengan el recurso por mercados paralelos, sin asegurarse que la sangre sea de buena calidad o que provenga de seres humanos efectivamente. Asimismo, estimo que quienes no pudieran acceder a dicho recurso, continuarían recurriendo a la violencia como medio para hacerse de lo necesario para subsistir.

    Ahora bien, al implementar un mercado legal de sangre, me pregunto si los seres humanos que hacen uso del servicio de salud se verán forzados a adquirir la sangre en el mercado, ya que en caso contrario, inmediatamente nos encontraríamos en presencia de free riders. Además debemos tener en cuenta que en nuestra sociedad actual, el donar sangre es voluntario y al incorporar a los vampiros y a los seres humanos en un mercado legal de sangre, la demanda se incrementaría notablemente. Esta circunstancia necesariamente nos enfrenta a cuestionarnos sobre qué tipo de incentivos deberían existir para que el número de donantes incremente. En nuestro país, uno de ellos podría incluir la concesión de beneficios relacionados con la salubridad a todas las entidades y/o personas miembros del Registro de Empresas e Instituciones Amigas de la Donación.

    Por otro lado, entiendo que la implementación de un mercado legal de sangre no sería tan sencillo atento a que previamente debería elaborarse un análisis demográfico del sitio donde se desea implementar. Según las disposiciones emitidas por el Ministerio de Salud en Argentina, los requisitos para donar sangre son: contar con buena salud, pesar más de 50kg y ser mayor de 18 años y menor de 65 años. Dichos requisitos notablemente limitan la capacidad de donar y la oferta de sangre en el mercado, razón por la cual, tal como postula Keynes en cuestiones de previsibilidad en la economía, debe hacerse un manejo efectivo del ciclo presupuestario para generar riqueza. Al respecto entiendo que en períodos donde la donación de sangre sea mayores a los niveles ordinarios, deberían adoptarse políticas anticíclicas a fin de constituir reservas para períodos en donde la recaudación de sangre sea negativa. El asunto relativo a la recurrente escasez de sangre en el mercado también sería elemento a considerar al proponer la existencia de un mercado legal de sangre, ya que necesariamente conllevaría tarifas comerciales exorbitantes y vampiros desesperados por hacerse del recurso más esencial a su subsistencia.

    Todas las consideraciones expuestas son aquellas que me surgieron de la hipótesis planteada por Guerra-Pujol en relación a la existencia de un mercado legal de sangre, ya que la ampliación en la esfera de acción de los vampiros para hacerse del recurso de la sangre, no necesariamente será fácilmente implementado en la sociedad moderna.

  12. Es muy interesante la analogia planteada en el articulo ya que nos permite ver de manera mas entretenida como funcionan las prohibiciones, la intervencion estatal y el libre juego de los mercados en la economia.
    Se plantea de manera acertada que es lo que pasaria si los vampiros pudieran comprar la sangre en vez de tener que arrebatarla a la fuerza. Muy probablemente creo que se inclinarian por la primera opcion ya que se podrian reducir los costos de transaccion que genera tener que tomar la sangre a la fuerza o de manera ilegal. Claramente, con un mercado que ofrezca ese servicio, podrian verse inclinados a comprar la sangre haciendo un sacrificio economico pero dejando de lado los males o lo perjudicial que causa obtenerla de la otra manera. Sin embargo, como todo servicio que exista dentro de la economia, esta sujeto a la eventual aparicion de monopolios y otras fallas de mercado pudiendo tambien dar lugar a la existencia de free riders.
    Hay muchos temas controversiales en la vida real que pueden ser analizados bajo el punto de vista de este articulo pudiendose justificar el argumento en contra de la prohibicion de la comercializacion de ciertos productos. Sin embargo, creo que es necesario aclarar (mas alla de los criterios morales que pueda atraer el asunto) que, en el articulo, el bien que esta en juego es uno de primera necesidad para el vampiro sin el cual no podria subsistir.
    Por ultimo planteo algunos interrogantes que me deja la lectura: ¿Es siempre efectiva la intervencion estatal para sanear una falla del mercado? ¿Se deben dejar ciertos productos al libre juego de los mercados?
    De ser negativa la primera respuesta, ¿Que debemos hacer ante una eventual falla mercantil?

  13. Que diferencia hay en entonces entre vampiros y la sangre y, adictos y drogas ilegales, no se estaria hablando tambien de fallas de mercado cuando ciertas transacciones voluntarias imponen costos sobre otros o la sociedad.
    La ley tambien impide dichas transacciones por ende impide tambien el mercado y obviamente quienes compran arriesgando muchas veces su vida ,por lo tanto si hubiera un mercado probablemente pagarian , inclusive mas si lo hubiera.
    Sera entonces la solucion la conformación de un mercado legal de drogas? Al igual que para los vampiros seria un mercado de sangre?
    Esta es la solucion que plantea el texto , aunque no aclara en que terminos
    Aunque el negocio de drogas abarca ademas corrupción estatal, desplazamiento forzado de población, deterioro de regiones rurales, entre otros.
    Podria el mercado solucionar tal magnitud de problema , el tema es que sigue siendo una actividad altamente lucrativa al margen de ley ,y no es al fin y al cabo lo que se busca? no es acaso uno de los fines del comercio ,sino el principal.?

  14. Naturalmente el desarrollo de una catástrofe o desastre natural como ser una invasión zombie podría ser aprovechada para ejecutar la producción dentro del mercado, en base a los requerimientos de dichos zombies. Sin embargo, analógicamente al texto del vidrio roto, la suma de un desastre natural que genere que zombies compren tal vez cerebros a costa de las cantidades de pérdidas humanas y otras complicaciones daría por resultado “cero”. Es decir que la destrucción o el desastre no es productiva para el movimiento de la economía.

    Con respecto a la creación de una ley que permita la venta de sangre para los vampiros, evitando de esa manera la violencia que estos puedan generar, para que sea válida debe ser aceptada por todos. La ley debería entonces ser general, o sea, igual para todos. Pero ese ese conjunto social no todos son vampiros. Por lo tanto habrían personas que no comprarían sangre. Eso implicaría que el mercado de la sangre tenga pocos interesados, y no tendría la fuerza para expandirse y sostenerse. Sin embargo la gente se vería beneficiada por esta ley, ya que evitaría los ataques de los vampiros. Se podría decir entonces que las personas tal vez podrían especular con comprar la sangre (por más de que no les interese), con el solo fin de sostener el mercado, para mantenerse seguros. Pero, ¿funciona de esa forma la economía en el mundo? Todos deberían contribuir diariamente, semanalmente o mensualmente, y comprar una determinada cantidad de litros de sangre. Sin embargo la aparición de Free Riders en esta circunstancia es de gran posibilidad: personas que no puedan o no quiera comprar esos litros de sangre innecesaria, y beneficiandose de la seguridad generada por los que sí compran y mantienen vigente la ley.
    El gobierno entonces podría incentivar la demanda de sangre en la gente eliminando a los Free Riders creando algún tipo de mecanismo o sistema en el que la sangre empiece a tener una importante utilidad para todos.
    Pero esto nos llevaría a otro problema: ¿Es la sangre un recurso amplio y abastecedor? ¿De donde se consigue?.
    Tal vez la difícil posibilidad de conseguir sangre genere que las personas vendan la sangre que ellas mismas compraron para sostener vigente la ley. Esto implicaría tal vez la creación de un mercado negro de la sangre. ¿Y que ocurre con aquellos inmiscuidos en dicho mercado negro que no consigan una fuente de este recurso para comerciar? ¿Buscarían la sangre de algún lugar específico, o la conseguirían a la fuerza? ¿Se estaría de alguna manera fomentando el crecimiento de asesinos y criminales en la sociedad con todo esto?

    Siguiendo con todas estas suposiciones, la aparición de vampiros y la legalización del mercado de la sangre para evitar ataques violentos de dichas criaturas, no sería más que una mala medida ya que llevaría a que los mismos humanos ataquen a otros humanos. En definitiva, el pequeño grupo de vampiros no serían una amenaza, sino que ahora el problema sería el gran número (mayoría) de humanos que atacan a otros humanos. Llamativo.

  15. El supuesto que otorga Guerra-Pujol es un claro ejemplo de un sector de la sociedad que tiene necesidades y la solución que da el Estado. El recurso escaso sería la sangre de los humanos que los vampiros necesitan para sobrevivir. Esto claramente lo puedo relacionar con “La tragedia de los comunes”, en donde si este recurso tiene esa característica, lo que va a terminar sucediendo es que se lo deprede de tan manera, que se termine extinguiendo.
    La solución frente a esto sería que la sangre pueda ser comprada, y para amparar esto, el Estado tiene que realizar políticas públicas para poder amparar el derecho de propiedad de los vampiros.
    Otro texto que puedo relacionar es el de De Soto, “El misterio del capital”. Allí, el autor afirma que los países desarrollados son los que tienen derecho de propiedad y de libertad, y pudieron resguardarlos porque crearon instituciones. De Soto menciona el ejemplo de Estado Unidos, en cual “transformó” la informalidad en formalidad ya que de esa manera podrían evolucionar como país.
    Lo mismo se debería hacer con el asunto de los vampiros. Deberían crear un mercado legal de sangre, en donde se la pueda comerciar y de esa manera poder cubrir sus necesidades y que no generen externalidades negativas.

  16. Un sistema de propiedad privada otorga a los individuos el derecho exclusivo a usar sus recursos como ellos deseen. El dominio sobre lo propio hace que los usuarios de la propiedad tomen plena conciencia de todos los costos y beneficios de emplear sus recursos de una determinada manera. El proceso de ponderar estos costos y beneficios producen “resultados eficientes”, los cuales luego se manifiestan en estándares de vida más elevados para todos
    Basándome en el texto, voy a considerar la importancia de los derechos de propiedad y de la existencia leyes reguladoras adecuadas a las necesidades. La libertad de cada uno se logra, cuando existen derechos de propiedad bien definidos que ponen un límite a la actuación de cada uno. ¿Qué pasaría si los vampiros no tuvieran que atacar a los humanos para obtener su sangre? los vampiros son impulsados a la violencia por la falta de un mercado legal para conseguirla y que además regule esta situación, aquí observamos con claridad las consecuencias de la falta de regulación o de la existencia de mercados que produzcan lo que la sociedad necesita, Mientras existan las fallas y no esten cubiertas las necesidades seguramente vamos a encontrar muchos vampiros, en todo caso, hay muchos muertos vivientes, eso es lo que pasa con los zombis, vampiros, se mueven entre nosotros y son muy difíciles de matar.

  17. Bueno, no me parece ridículo relacionar este tema con la economía real me parece pintoresco y divertido, aunque no me imagino laboratorios elaborando cookíes con leucocitos y muffins hematies.
    Pisando tierra, el post se refiere a que pasaría si se “blanquearia” la actividad de los vampiros y lo comparo con la actividad de narcotráfico, ¿que pasaría si el narcotráfico tuviera un marco legal dentro del cual puede ejercer su actividad?.
    El texto me remite a lo expresado por Ernando de Soto, “Los misterios del capital”
    Pienso que los mecanismos utilizados actualmente no dan resultados en la guerra que los Estados tienen con el mismo, esta perdida hace tiempo pero no se reconoce por que los costos políticos serían elevados.
    Para combatir el narcotráfico tal cual funciona en la actualidad es fundamental regularizar el comercio, desde los que trafican hasta los de cuellos ballenitas que lavan dinero del mismo para que siga funcionando.
    No podemos negar que en nuestro país, y en toda América Latina es uno de los factores junto a la falta de educación, exclusión social que más incide en la propagación de violencia social, siendo también la causa principal en el aumento de homicidios.
    Criminalizar al mismo lejos de combatirlo lo ha profesionalizado y le ha otorgado más poder. Hasta hoy la confrontación violenta dio los peores resultados, los cuales no será solo necesario ver lo que esta pasando en México sino aquí a pocos kilometros.
    Para Hayek las leyes “son medios puestas a disposición del individuo y proveen parte de la información que, conjuntamente al conocimiento personal de las circunstancias particulares de tiempo y lugar pueden utilizarse como base para decisiones personales”.
    Es necesario educar a los niños desde muy pequeños en las escuelas sobre el consumo de drogas psicotropicas como la marihuana, la cocaína o el alcohol entre otras.
    Quizás el camino de la regularización pueda permitir un mejor control sin que se interfiera la libertad individual de quien pretenda consumir.
    Por otro lado, desde un punto de vista económico, dicho marco regulatorio puede ser un incentivo para una asignación más eficientes de estas sustancias, es conocido en la ciencia medica las virtudes medicinales de la cannabis sativa en muchas enfermedades como la artritis,de hecho están siendo utilizadas en algunos países bajo prescipción medica.
    En todo el periodo de cursada hemos visto que los individuos tienen dos formas de satisfacer sus necesidades, a través de la política y a través del mercado con todas las dificultades y fallas que cada uno conlleva y con soluciones más difíciles en una que en otra.
    Acerca de las externalidades que puede generarse por esta actividad el estado cuenta con un mecanismo infalible para combatirlos o incentivarlos que son los impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *