Juan Bautista Alberdi y las “finanzas de engaño” de Rosas, la amortización de deuda con emisión monetaria

Con los alumnos de la UBA Derecho vemos a Alberdi en Sistema Económico y Rentístico referirse al financiamiento del gasto público con deuda y a la “falsa” amortización que realizaba Rosas con la emisión de moneda:

“La amortización dejó de ser una verdad desde que Rosas, nombrado dictador por la provincia de su mando, tuvo que contraer todo el producto de la renta pública al sostén de su gobierno carísimo y violento. La parte de renta de la Nación no se aplicó más a la amortización de la deuda de fondos públicos de Buenos Aires, pero no por eso dejó de quedar allí aplicada a otros servicios de la administración de Buenos Aires; de modo que el cambio del sistema de amortización tuvo por resultado el aumento de la deuda de Buenos Aires, sin producir igual efecto en la obligación, cualquiera que sea, de las provincias hacia Buenos Aires.

Como la amortización es el aliento de la deuda pública, y Rosas vió que sin el auxilio del crédito (fondos públicos y papel moneda) no le quedaba medio rentístico de gobierno, pues las aduanas eran inconciliables con las guerras extranjeras que tenía que alimentar para defensa del continente americano, Rosas puso en alto la amortización, y la hizo desempeñar un gran papel en el sistema de sus finanzas o rentas. Rosas amortizó con más actividad que todos sus predecesores, y debía de ser así; pues explotó el crédito de la provincia hasta dejarle una deuda más pesada que su dictadura. “La deuda pública ha quedado en una tercera parte (decían sus periódicos); los fondos públicos emitidos en su origen al precio corriente del 60 %, se hallan al 96; y la confianza en el crédito público es tan grande, que el Estado no puede emplear los fondos destinados a la amortización por falta de vendedores”,

El menor examen hubiera bastado para descubrir el dolo insolente de estos manejos; pero el. examen era crimen que costaba la cabeza, y el de las rentas, base de toda la dictadura de Rosas, hubiera sido calificado de traición a. la patria. Eso era mantener el crédito a punta de bayoneta; finanzas muy fáciles a veces, pero tan útiles al país como el saqueo y el pillaje.

Amortizar con verdad, era distraer rentas que no bastaban a los usos del despotismo. Convenía emplear una amortización sin rentas, una amortización fingida, que sólo sirviese para infundir confianza en los papeles de crédito del gobierno, que se emitían con una actividad febril y voraz. Las finanzas de Rosas dieron fácilmente con el remedio. En vez de amortizar con el producto efectivo de las rentas públicas, como quería la ley de Rivadavia que se aparentaba observar, se amortizaba con papel moneda emitido a este fin. Comprando papel de fondos públicos con papel moneda, se compraba una deuda con otra, no se amortizaba la deuda del Estado. Ese artificio indigno de un gobierno leal tenía estos resultados: en la amortización de los fondos públicos, se daba por una deuda hipotecaria una deuda sin gravamen; por una deuda con rentas de 4 y 6 por ciento un papel moneda sin interés alguno. Había en esto una ganancia para el Estado, es verdad; pero es la ganancia estéril de la defraudación obtenida a expensas de la moral pública y de la riqueza del país. He ahí la razón porque los. tenedores de fondos públicos no acudían a cambiar sus cédulas con rentas y con hipotecas, por un papel moneda sin valor ni ganancia.

Traer en abono de los efectos de tal sistema que los fondos públicos estaban a la par, era usar de otro artificio doloso para alucinar al público aletargado por el terror. Cuando los fondos se emitieron en 1821 y en años posteriores al mínimum de un 60, se entendía de pesos fuertes, moneda de ese tiempo. Corriendo a 96 en 1850, lejos de hallarse a la par, habían decaído a la décima parte del valor con que fueron emitidos, siendo constante que veinte pesos de papel moneda hacían un peso fuerte.

Las finanzas de engaño que Rosas hizo prevalecer por el terror, y de las cuales hizo su más poderoso resorte de despotismo, de corrupción y de empobrecimiento del pueblo de su mando, han continuado inapercibidas al favor del hábito en manos de sus sucesores en el poder, que en vez de disminuir la deuda pública con rentas acrecentadas por la libertad, por la industria y por la paz en la política, la han aumentado por nuevas y colosales emisiones de papel moneda. En sólo seis meses del sitio que terminó por la compra del jefe de la escuadra nacional, se han emitido cincuenta millones de papel moneda en Buenos Aires, aumentando en otros tales su deuda pública.”

11 pensamientos en “Juan Bautista Alberdi y las “finanzas de engaño” de Rosas, la amortización de deuda con emisión monetaria

  1. Resumen:
    La Confederación tiene garantías de orden y estabilidad, de que carecía Buenos Aires. Una de ellas es la Constitución Federal. Tiene más crédito quien tiene más medios de pagar y dispone de más medios el que tiene menor deuda. La Confederación no tiene parte en la deuda de Buenos Aires, pero contribuía con su parte de bienes nacionales y de rentas de aduana, percibidas en Buenos Aires, a satisfacer una porción de esa deuda originada. El crédito entre los recursos del Tesoro Nacional, es el recurso más practicable, es el único recurso sin precedentes en el sistema colonial y de esa circunstancia, procede la duda sobre su eficacia. Muchos son los modos de que se puede endeudar a la nación, pero todos ellos son modificaciones del empréstito, que es el medio genérico. La Constitución da una garantía a los prestamistas, de que la inversión útil, moderada y tal vez reproductiva de los fondos prestados, se hará de un modo que asegure el pago de su renta y sostenga el valor de sus capitales. Si tal empleo es posible, con doble razón asiste al gobierno la posibilidad de obtener fondos por el uso de otros empleos de crédito. Uno de ellos consiste en la emisión de títulos que contienen el reconocimiento de una deuda perpetua por parte del Estado, en la cual se obliga a pagar un interés periódicamente, sin obligarse a reembolsar el capital. La Constitución que los consagra y los Tratados internacionales que lo garantizan indirecta pero eficazmente, hace posible la renta pública y practicables los recursos para su formación, porque dan garantías de desarrollo a las rentas particulares del trabajo, del capital y de la tierra, en todos los ramos de la industria, de las cuales es derivación la renta fiscal.

    Novedoso:
    En estos fragmentos dos cuestiones resultan novedosas correspondientes a la época en las cuales Alberdi las invoca y a su vigencia en el mundo actual. Por un lado, cuando invoca al proceso de amortización con medio de extinguir gradualmente la deuda pública, argumentado que si el Estado se propone amortizar su deuda con buena fe, es preciso que lo haga con rentas verdaderas. Y si no le alcanzan sus rentas, ni sus tierras, ni sus bienes nacionales, tiene que acudir a la contribución, porque sustenta el crédito del Estado, y disminuyendo la deuda, la contribución de hoy, disminuye la contribución de mañana. Y por otro lado, en cuanto a la actitud para contraer empréstitos, cuando estipula que el gobierno que toma prestado no necesita tener fondos disponibles para reembolsar luego la totalidad de su deuda, sino que le bastará tener el necesario para pagar los intereses o renta puntualmente. Es más, argumenta que no importa que la deuda sea incluso perpetua cuando el deudor tiene vida inmortal en la tierra y dispone de las rentas públicas. Esto último si bien es cierto, con los años se achica el margen debido a todas las transacciones que se efectuaron en la tierra como en el mercado financiero.

    Preguntas que le haría al autor:
    1) ¿Todas las ventajas que tenia la Confederación en vista al crédito público y a las facilidades de satisfacción de una posible deuda pública tal como lo explica, siguen subsistiendo en la actualidad?
    2) ¿Las deudas contraídas por la provincia de Buenos Aires actualmente, son arbitrarias para el resto de las provincias o implican un perjuicio para la república en sí?
    3) ¿La deuda pública o es un mal necesario o un bien necesario?

  2. Guía N°10 Punto VII – XII
    Síntesis
    En estas páginas Alberdi hablar de la posibilidad del crédito público en la Confederación como recurso practicable y posible dado las ventajas que la República tiene por su situación geográfica para el comercio exterior, hoy con muchos más puertos habilitados que permiten obtener rentas aduaneras capaces de atender los compromisos de las deudas (además de los derechos accesorios del puerto como por ej. Patentes de navegación, faros, comisos, multas, etc). Sin embargo el carácter local de la deuda pública de Buenos Aires se pagaba con rentas pertenecientes a las demás provincias (Como ocurrió con la deuda llamada empréstito inglés, en la cual no se respetaron los destinos determinados por ley).El problema era como estimar la nacionalidad de la deuda y cuanta renta argentina se utilizó para amortizar verdaderamente la deuda ya que existieron operaciones artificiosas dirigidas a agrandar la deuda haciéndole creer al público ignorante que disminuía. Cuando Rosas destinó el producto de la renta al sostén de su gobierno carísimo y violento, la renta de la Nación dejó de aplicarse a la amortización de la deuda de fondos públicos de Buenos Aires explotando el crédito hasta dejar una deuda más pesada que su dictadura. Pero en realidad hay diferentes medios para ejercer el crédito público sin peligros, y al ser un recurso nuevo introducido en nuestras rentas debía utilizarse como extraordinario para atender los gastos de urgencia, evitando abusos. Nuestra CN comprende en el recurso del crédito nacional los empréstitos y las operaciones de crédito como medios idóneos, pero la aptitud para contraerlos dependen de las condiciones de cada gobierno para infundir confianza.

    Novedoso
    Resulta interesante como propone medir el tamaño verdadero de la deuda de Buenos Aires, ya que para que el pago la extinga debe ser real, hecho en dinero o con el producto de una renta, y si no alcanza se deberá acudir a las tierras públicas, bienes nacionales o contribuciones. Pero las finanzas engañosas de Rosas, en lugar de disminuir la deuda con rentas acrecentadas por la libertad, la industria y por la paz política, la aumentaron por nuevas y colosales emisiones de papel moneda. Finalmente destaca que más allá de la deuda, no tiene importancia su perpetuidad cuando el deudor tiene vida inmortal en la tierra. Es importante saber las posibilidades de pagar los intereses del crédito público o rentas de sus fondos, gastando menos y amortizando los capitales de las deudas.
    Preguntas
    1. Como se podrían prevenir los abusos inauditos del crédito público por parte de Buenos Aires?
    2. Debería tener carácter de extraordinario hoy en día el crédito público?
    3. Qué propondría Alberdi para lograr “gastar poco” ya que según su visión “quién no sabe ser pobre, no sabe ser libre porque no sabe ser rico”?

  3. 1) Haciendo un resumen de las ideas de Alberdi puedo mencionar que:
    a) Indaga acerca de la posibilidad, y practicabilidad del crédito público como recurso del Tesoro nacional, tomando como ejemplo a la provincia de Buenos Aires, en la cual, ha podido existir de manera ordinaria por muchos años, sin contar con la organización de la República, aunque con los artificios fraudulentos de Rosas basados en la amortización fingida, y con la ayuda de las demás provincias (aun aisladas) en la contribución, las cuales pagaban con sus rentas la deuda local de la provincia central, y teniendo en cuenta el mayor numero de habitantes de la Confederación, las ventajas de su situación geográfica para el comercio exterior, el poder de las rentas aduaneras, y principalmente las garantías de orden y estabilidad, que no son mas que la Constitución nacional, y demás garantías de orden propias de tratados internacionales.
    b) Aclara la inexistencia de participacion de la Confederacion en la deuda de Buenos Aires, la cual, si bien suele entenderse como deuda nacional, se busco demostrar la responsabilidad exclusiva de la provincia rebelde al analizar la distinta composicion de su deuda (fondos publicos, emprestito ingles, papel moneda, deuda particular exigible, billetes de tesoreria, deuda clasificada).
    c) Afirma la posibilidad (planteada en un principio) de que el crédito publico sea no solo un recurso del Tesoro nacional, ya, que, con solamente teniendo los fondos necesarios para pagar los intereses o renta, de manera puntual, el cumplimiento fiel de sus promesas, su estabilidad en cuanto a su seguridad no solo presente, sino futura, las extensas tierras publicas valorizadas, la capacidad de amortizar el capital de la deuda, y la correcta protección constitucional, podrá el crédito ser el recurso mas positivo que se pueda disponer, empleado en la celebración de empréstitos y otros usos, como la emisión de títulos, deuda flotante, a modo de ejemplo, vislumbrando la capacidad notoria de la Confederación basada en el ahorro, en miras de una nueva probabilidad para obtener la renta para solventar su gasto.
    2) Es destacable el pensamiento de Alberdi, al compararse con Buenos Aires de 1821 , y afirmar, en el marco de ese paralelismo, la posibilidad de la existencia del crédito publico ordinario y fundamental para el Tesoro nacional, al igual que la fundamentación que realiza para demostrar el carácter local de la deuda de Buenos Aires, y la consecuente eximio de responsabilidad de la Confederación, siendo un trabajo de investigación y prueba magnifico, el cual no deja duda alguna la localía de la deuda por parte de la provincia rebelde. También hay una cuestión, asimilable a nuestra actualidad, en lo que respecta, al pago de la deuda local de Buenos Aires ,por las demás provincias, ya que, se ve claramente el poderío de la provincia por sobre el resto, y en el pensamiento de Alberdi se demuestra la visión negadora a tal poderío, visión que en nuestros momentos podría estar vinculada a la idea de que sean las provincias las que repartan y el gobierno nacional el que reciba los fondos de la coparticipación.
    3)
    a) Teniendo en cuenta la localía de las deudas ¿Como debería reaccionar el Estado nacional, ante la imposibilidad del pago de deuda por parte de una provincia empobrecida? ¿Debería solventar el pago de la deuda local, aun con el descontento de las demás provincias?
    b) Teniendo en cuenta lo mencionado acerca de los empréstitos ¿Cree que nuestro país, en la actualidad brinda la confianza necesaria para que el gobierno tome prestado? En caso contrario ¿Cómo obtener la confianza necesaria?
    c) Teniendo en cuenta la importancia del crédito publico ¿Cree que actualmente podría ser el recurso del Tesoro nacional mas relevante, como lo intentaba ser en su época, o el mas peligroso?

  4. En esta ocasión Juan Bautista Alberdi se ocupa de analizar los artificios en los que ha incurrido Rosas para aumentar la deuda de Buenos Aires mientras que en las apariencias, la disminuía. Dado que éste le imputaba la acción de la simulación de la amortización de la deuda de la provincia de Buenos Aires, en primer lugar se ocupa de especificar el modo en el que se ejerce este medio de extinción de la deuda pública. Por lo que sostiene que pagar un documento con uno distinto no es pagar; es renovar. Y Rosas, sostiene el autor, incurrió en la amortización sin rentas en proporciones jamás vistas en nuestra naciente Confederación. Sin embargo, el autor al realizar su crítica, como es claro, se enfoca en los medios por los cuales se contrajeron las deudas ya que sin dudas miraba con buenos ojos que la nación pudiera acceder a capitales extranjeros máxime cuando se repara en las garantías de orden y estabilidad y los tratados de libre navegación con las que contaba Argentina en ese momento.

    Cuando se trata de resaltar lo novedoso de estos capítulos hay dos cosas que en mayor medida se ponen en relieve. En primer lugar, del modo en que enfáticamente se critica el proceder rosista subyace una idea de moderación en la administración de los créditos públicos. No es una negación, dado que resalta la importancia de estos a la hora de colaborar con empresas de utilidad nacional. Pero a la hora de extinguir las deudas se lo debe hacer con recursos genuinos para no comprometer las finanzas públicas, práctica que reconoce bien ejecutada en el gobierno de Rivadavia. En segundo lugar, me parece interesante la forma bastante práctica de explicar que los Estados, dado el principio de subsistencia de estos, no necesariamente deben cancelar sus deudas si se ocupan de ir extinguiendo los intereses que devengan de estas obligaciones pecuniarias. Y en muchos casos, esa praxis correspondería a un gobierno sensato y austero.

    1) ¿De los medios de financiar el estado cree que hay algunos más aconsejables que otros?
    2) ¿Debe utilizarse el crédito público para financiar el gasto corriente?
    3) ¿Es posible que el Congreso se inmiscuya en el caso de que considere que una operación financiera realizada por alguna provincia de la Confederación es equivocada?

  5. RESUMEN
    Alberdi en este fragmento lo que hace es concentrarse en el instrumento del endeudamiento. Evidentemente tenía una visión clara respecto del potencial pero restrictiva respecto de la forma de solventar el endeudamiento con más endeudamiento.
    La deuda de una Nación encuentra su respaldo en la riqueza de dicha Nación. Debido a esto los Gobiernos tienen que tomar conciencia que la deuda solamente puede ser amortizada con su pago efectivo y no con las renegociaciones o transferencias adquiriendo nueva deuda. En consecuencia, los únicos métodos de pago real es por el Tesoro (venta de activos, toma de contribuciones, etc.)
    Alberdi encuentra en la Provincia de Buenos Aires el ejemplo de una “falsa” amortización de la deuda mediante el mecanismo de toma de deuda nueva. También profundiza respecto del origen de las deudas en la Provincia y la distinción con la Confederación en un intento por desandar cualquier intento de incorporar la deuda porteña a las deudas de la Confederación en caso de una reunificación de la República.
    NOVEDAD
    Entiendo que Alberdi en este fragmento demuestra también un criterio de la época que hoy resulta contrario a la dinámica a la que estamos acostumbrados. Su concepto respecto del pago de deuda con toma de deuda nueva actualmente es un modus operandi común en los Estados aprovechando las fluctuaciones de las tasas de interés, aunque hay que coincidir con Alberdi que la solución actual no ha estado libre de dificultades.
    También esboza una suerte de distinción o diferenciación entre las deudas de la Nación y las deudas asumidas por las Provincias, creo que el criterio más interesante ocurre con el préstamo que Buenos Aires tomó y que terminó utilizándose para la guerra con Brasil. Aquí Alberdi plantea que la deuda contraída con los acreedores es de Buenos Aires y en todo caso esta Provincia resulta acreedora de la Confederación por dicho monto al mismo tiempo.
    A mi criterio, esta última distinción que hace en su análisis de las deudas contraídas por la Provincia son el desarrollo más novedoso del fragmento analizado.
    PREGUNTAS
    1. ¿Por qué la Confederación Argentina debería asumir el peso de la deuda de la Provincia de Buenos Aires cuando esta se reincorpore?
    2. Siguiendo esta línea de pensamiento ¿por qué la Confederación Argentina toda debería asumir la deuda de cada una de las provincias que la componen?
    3. Finalmente, si no existiera el respaldo de la totalidad de la Confederación Argentina ¿habría posibilidad de colocar deuda a tasa razonable para las provincias más pobres?

    Federico Esswein
    34.705.227

  6. Los fragmentos del texto de Alberdi analizados esta semana, tratan sobre:
    -El carácter local de la deuda pública de la provincia de Buenos Aires.
    -El destino de los fondos como la forma de amortizar engañosa en la que incurrieron Rosas y sus sucesores en el gobierno provincial.
    -La emisión de papel moneda, mecanismo utilizado fraudulentamente, creando una apariencia falsa, ya que suplantó la deuda y la acrecentó.
    También acerca del estudio de las condiciones que se dieron para generar el crédito provincial porteño y así dilucidar la potencialidad que en la materia poseía la confederación. La práctica administrativa de Rosas, sirve de ejemplo para Alberdi al momento de dar cuenta de los vicios a evitar por la confederación.
    Un pormenorizado detalle de los tipos de fondos con los que contaban y las posibilidades crediticias inexploradas hasta entonces es el tema de fondo que importa a nuestro autor.

    En cuanto a lo novedoso, sin ninguna duda es la cuestión de las políticas monetarias. La irresponsabilidad y el fraude en el manejo de lo público ya como costumbre en los inicios de la nación. El origen de la deuda, el empréstito inglés y la creación de las entidades bancarias resultan muy interesantes. La situación de las provincias y la conformación del estado nacional con todas sus internas locales; la dificultad para unificar criterios administrativos sobre las rentas y el uso del crédito también está en lo novedoso.

    Preguntas:
    Considera que se puede realizar un paralelismo entre la política monetaria de Rosas y la anterior gestión de gobierno entre 2003 y 2015?
    Es dilucidable al modo de Alberdi, el esquema actual del crédito en origen, legitimidad y utilización de los recursos?
    No se ha vuelto excesivamente compleja la actividad crediticia en la actualidad?

  7. RESUMEN (Tercera Parte: Capítulo III –punto VII a XII–)
    En dicha parte del libro se habla del crédito público como recurso de la Confederación, el cual se encuentra estipulado expresamente en el artículo 4 de la Constitución (1853), que menciona a éste como uno de los recursos que integran el Tesoro Nacional. También de los diversos medios que tiene la Confederación de ejercer el crédito público, que principalmente, son por vía de empréstitos y de operaciones de crédito. El empréstito es el medio por excelencia que tiene el Estado para contraer deuda pública. Es el medio genérico y común de poner en ejercicio la confianza que inspira el Estado para obtener los fondos ajenos, que el público nacional o extranjero pone a su disposición bajo diversas condiciones. Hay diversos modos en que se puede endeudar a la Nación, pero todos ellos son modificaciones del empréstito o préstamo. Éstos son similares en cuanto a su forma de instrumentación pero diversos en sus circunstancias o condiciones.
    NOVEDOSO
    La distinción y poder que ejercía la Provincia de Buenos Aires hasta ese entonces en comparación con el resto de las provincias, siendo el nivel de crédito público obtenido por Buenos Aires mucho mayor que el resto de las provincias. Esto debido a la concentración de poder que tenía Buenos Aires derivado de las garantías que podía ofrecer, consistentes en las riquezas de la Nación bajo su poder y de las rentas generadas del producto de su aduana. Esto cambió con la sanción de la Constitución Federal de 1853 de la Confederación, de la cual la Provincia de Buenos Aires no formaba parte. En ella se ofrecían amplias garantías –al crédito público– para los inversores extranjeros y el comercio exterior, por ejemplo la del libre tráfico interior por agua para todas las banderas, teniendo de tal modo la Confederación más de diez puertos habilitados para el comercio exterior en sus ríos navegables y la posesión de sus rentas de aduana; garantías de orden y estabilidad por la propia constitución y la consolidación de un gobierno central. A su vez, por los tratados de libre navegación suscriptos con otros países por término indefinido en 1853.
    PREGUNTAS
    1) Con la sanción de la constitución federal, ¿las rentas aduaneras del puerto exterior de Buenos Aires sufrieron disminuciones?
    2) ¿De qué manera debe controlarse el destino que se realiza de la deuda pública para que sea útil? ¿Debería haber límites de endeudamiento? En caso afirmativo, ¿de qué manera lo implementaría?
    3) ¿Cree que el gobierno actualmente reúne las condiciones necesarias para infundir confianza y obtener dinero prestado? ¿hay recursos para sostener el pago de los intereses de la deuda?

  8. Guía de discusión N°10: Capitulo III, puntos VII al XII (Tercera Parte)

    Resumen
    En esta parte del capitulo, habla de la existencia de un crédito publico designado por el artículo 4 de la Constitución como uno de los recursos del Tesoro nacional. Se dio la posibilidad de la existencia del crédito antes de que la provincia de Buenos Aires tenga 200 mil habitantes. Tiene más crédito quien tiene más medios de pagar; y dispone de más medios el que tiene menor deuda. La Confederación no tiene parte en la deuda de Buenos Aires, pero contribuía con su parte de bienes nacionales y de rentas de aduana, percibidas en Buenos Aires, a satisfacer una porción de esa deuda originada.
    Con respecto a los medios que tiene que la Confederación tiene a su alcance para ejercer las ventajas del crédito público en servicio de su organización y prosperidad, son por vía de empréstitos y de operaciones de crédito, estos son el medio genérico y común de poner en ejercicio la confianza que inspira el Estado para obtener los fondos ajenos, que el público nacional o extranjero pone a su disposición bajo diversas condiciones.

    Lo que me resulto novedoso del texto de Alberdi es cuando se refiere a la entrega de prestamos. “Nunca se entregan al contado las grandes sumas ofrecidas en préstamo. Se estipulan plazos para ello. A medida que el gobierno recibe las entregas por el orden de los plazos estipulados, va entregando los títulos o documentos de obligación al prestamista, que contienen la garantía de su débito. Según esto; toda la dificultad del prestamista está en disponer de la cantidad efectiva para llenar el primer plazo; cantidad que puede ser tanto más pequeña cuanto mayor sea el número de plazos estipulados para la entrega total. En posesión de los efectos públicos o títulos de obligación dados por el gobierno en cambio de la primera entrega, pone en circulación dichos documentos, y vende este papel a cambio del dinero que necesita para efectuar las entregas ulteriores, quedándole en beneficio la diferencia entre el premio convenido con el gobierno y el precio corriente de dichos títulos en el mercado. Lo que hizo con el producto de los efectos o títulos obtenidos por la primera, hace con los de la segunda, y así sucesivamente hasta realizar la entrega de cinco y más millones, sin haber tenido necesidad. de disponer para ello sino del valor de medio millón, más o menos”.

    Preguntas para el autor

    1) ¿Piensa que el gobierno actual de la Argentina genera la confianza suficiente como para solicitar un préstamo?
    2) ¿Cual seria a su entender la tasa de interés que deberían tener los prestamos?
    3) ¿Que tipos de requisitos se deberían solicitar para obtener un credito?

  9. Alberdi analizará si es posible que el crédito público sea un recurso practicable en la condición con que se han constituido las provincias de la Confederación, como sí lo había sido para Buenos Aires durante treinta y tres años. Contestara afirmativamente considerando que la Confederación cuenta con garantías de orden y estabilidad de las cuales Buenos Aires carecía, como ser la Constitución federal que logro cienta paz entre los intereses de las provincias con la Nación, sus tratados de libre navegación interior y la posesión de sus rentas de aduana.
    En cuento a la deuda de Buenos Aires, dirá que, por algunos años, la amortización (medio de extinguir gradualmente la deuda pública comprando las obligaciones del Estado al precio con que circulan en el mercado, para destruirlas si se obtuvieron caras, o revenderlas con utilidad del Erario si se consiguieren a bajo precio) fue real y verdadera. Pero desde Rosas donde se tuvo que contraer todo el producto de la renta pública al sostén de su gobierno carísimo y violento, en vez de amortizar con el producto efectivo de las rentas públicas, como quería la ley de Rivadavia que se aparentaba observar, se amortizaba con papel moneda emitido a este fin. Comprando papel de fondos públicos con papel moneda, se compraba una deuda con otra, no se amortizaba la deuda del Estado.

    Lo novedoso seria que la Confederación no tenía parte en la deuda de Buenos Aires y que esta afirmación no fue hecha para que la misma adopte una actitud mezquina en el arreglo de sus derechos con dicha provincia, sino como parte de un hecho, analizando los recursos con los que contaba.
    Otra cuestión seria que en los medios de poner en ejercicio los empréstitos y operaciones de crédito (único recurso que menciona el art.4 de la Constitución sin precedente en el sistema colonial) no tendría que existir dudas sobre su practicabilidad y eficacia. También la afirmación de que el gobierno que toma prestado no necesita tener fondos disponibles para reembolsar más tarde la totalidad de su deuda. Le bastará tener el necesario para pagar los intereses o renta puntualmente.

    1- ¿Cómo cree que habría sido el destino de Buenos Aires si no se unía a la Confederación?
    2- ¿Qué obras de utilidad pública podría haber realizado Buenos Aires en lugar de dilapidar ese dinero en guerras?
    3- ¿El gobierno actual reúne las condiciones de orden y estabilidad necesarias para obtener préstamos?

  10. En esta parte de su obra, Alberdi analiza el crédito público como uno de los recursos del Tesoro de la Nación, establecido así por el artículo 4 de la CN. Al respecto, menciona el sistema de crédito y de amortización con el que contaba la provincia de Buenos Aires y la Confederación en aquella época y hace una distinción entre la verdadera amortización y la falsa amortización (simulación de la extinción de la deuda). Advierte sobre los riesgos de ésta última, llevaba a cabo por largo tiempo en la provincia de Buenos Aires en cabeza de Rosas, la cual provoca el enorme aumento de la deuda pública que pesa por sobre el pueblo argentino. La correcta administración del crédito público puede consistir en el recurso más fecundo para la Confederación en pos del desarrollo de la Nación y del bienestar general.

    El autor menciona que las ventajas del crédito público son posibles de obtener gracias a la firmeza y estabilidad que deben a la CN. Sin embargo, éstas podrán ser alcanzadas si verdaderamente se cumplen los principios y garantías constitucionales por él defendidas ya que de otro modo, esa firmeza y estabilidad se encontrarán únicamente escritas en papel, sin su realización material. Por otro lado, es importante el cumplimiento de las obligación de pago de los créditos que obtiene el país para poder obtener estas ventajas, y así, obtener más créditos y aprovechar de las mismas.

    1) Cuál es su visión acerca de la situación actual de la Argentina con el nuevo gobierno para la obtención de créditos?
    2) Cuál hubiese sido una mecanismo eficaz para evitar la amortización ficticia de aquella época?
    3) Cuál es su opinión acerca de los llamadas fondos buitres?

  11. En el presente apartado Alberdi continúa su tesis acerca de los gastos públicos y en particular se propone explicar cómo éste puede ser financiado contrayendo deuda y las consecuencias de emitir moneda para solventarla. Expone las posibilidades que posee el país de practicar el crédito público como recurso y utiliza para ello de ejemplo comparativo a la Provincia de Buenos Aires, la cual pudo existir aisladamente durante muchos años sin contar con el resto de las provincias, gracias a las manipulaciones fraudulentas del Gral. Rosas, las cuales consistían en emitir moneda. Expone que la Confederación posee tantísimas ventajas geográficas para el comercio exterior y mayor habitantes que en aquella época, y rentas aduaneras provenientes de puertos, con lo cual se puede atender eficazmente a las deudas. Por último el autor expone que lo más importante a la hora de contraer un crédito son las condiciones de confianza que genera cada gobierno: cuánto más confianza y creíble seas para pagarlo, mayores serán los créditos.

    NOVEDOSO
    Resulta novedoso el detallado examen de la deuda pública que realiza el autor sobre la provincia de Buenos Aires a partir 1821 hasta la caída de Rosas. El hecho de que la República se haya unido para salvar a Buenos Aires de la bancarrota en la que cayó debido a la emisión monetaria y no viceversa. Y cómo estos problemas sobre el fraude se siguen dando en la actualidad.

    PREGUNTAS
    1.- ¿Considera que actualmente el país se encuentra encaminado a generar confianza a la hora de pedir créditos?
    2.- ¿Por qué Confederación tuvo que asumir la deuda de Buenos Aires en aquélla época, qué obtuvo a cambio?
    3.- ¿Qué otros medios de solventar gastos públicos conoce? ¿Considera alguno más eficiente que otro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *