Antes que Keynes propusiera la eutanasia del ahorrista, Böhm-Bawerk explica su rol fundamental para la inversión

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico II, UBA, vemos un artículo que Böhm-Bawerk publicara en Estados Unidos (sus obras en inglés se publicaron antes y más que las de Menger mismo, y luego las de Mises, por eso esos autores no eran conocidos para los economistas de habla inglesa, pero sí lo era BB). Se titula “La función del ahorro” y antecede al ataque feroz que lanzara Keynes a través de su conocida idea de la “eutanasia del ahorrista”, para colocar al consumo como el único motor de la economía. Dice:

Bohm Bawerk - Positive Theory of Capital

“En respuesta me gustaría simplemente insistir en que no he confundido dos conceptos de “ahorro” en mis escritos, sino que sencillamente he procurado analizar completamente un concepto y presentar al lector una visión exhaustiva del proceso del “ahorro”. Para concretar, que lo que “todo el mundo conoce como ahorro” tiene en primer lugar su lado negativo, esto es, el no consumo de una porción de nuestros ingresos o, en términos aplicables a nuestra sociedad que utiliza el dinero, el no gasto de una porción del dinero recibido anualmente. Este aspecto negativo del ahorro es que es más evidente en las conversaciones cotidianas y a menudo es el único que se tiene en cuenta, puesto que comparativamente pocas personas consideran el destino subsiguiente de las sumas de dinero ahorrado, más allá de la ventanilla de caja del banco o la compañía financiera. Pero es aquí justamente donde comienza la parte positiva del proceso del ahorro, para completarse lejos del campo de visión del ahorrador, cuya acción, sin embargo, ha dado el primer impulso a toda la actividad posterior: el banco recoge los ahorros de sus depositantes y los pone a disposición de la comunidad empresarial de una forma u otra –a través de préstamos hipotecarios, empréstitos a compañías ferroviarias y a otras compañías a cambios de los bonos que éstas emiten, alojamientos para gestores de negocios, etc.-, para su empleo en posteriores iniciativas productivas, que sin esa ayuda no podrían tener éxito o al menos no lo alcanzarían con la misma eficiencia. Si aquéllos que ahorran hubieran evitado hacerlo y, en cambio, hubieran vivido más lujosamente, esto es, hubieran comprado y consumido más o mejor comida, vinos, ropa u otros objetos de lujo, habrían estimulado su producción, a través del incremento de la demanda de estos productos; frente a ello, el resultado de ahorrar y depositar en los bancos porciones de sus ingresos, hubiera sido dar un impulso a la producción en forma de incremento en la manufactura de dispositivos productivos, en ferrocarriles, fábricas, máquinas, etc.”

Y más adelante:

“… uno puede preguntarse ¿hacia qué tipo de bienes de consumo se dirigirá la producción si no se conoce por cuáles se decidirán los ahorradores? La respuesta es muy simple: quienes dirigen la producción no lo saben mejor, pero tampoco peor, acerca de la especial demanda de los ahorradores, que lo que saben de la demanda de los consumidores en general. Un sistema de producción altamente complejo, capitalista y subdividido normalmente no espera a las solicitudes que les hagan antes de proveer, sino que tiene que anticiparse a ellas con tiempo suficiente. Su conocimiento de la cantidad, el tiempo y la dirección de la demanda de bienes de consumo no se basa en información positiva, sino que solamente puede adquirirse mediante un proceso de prueba, suposición o experimentación. Por supuesto, la producción puede cometer serios errores en esta conexión y cuando esto ocurre lo expía a través de la situación de crisis que no es familiar. Sin embargo, a menudo encuentra su camino, generando suposiciones para el futuro a partir de la experiencia del pasado, sin grandes contratiempos, aunque a veces pequeños errores se corrijan con dificultad mediante una desagradable redistribución de las fuerzas productivas mal empleadas. Estos reajustes se facilitan materialmente, como tratado de demostrar en detalle en mi “Teoría positiva”, mediante la gran movilidad de muchos productos intermedios.”

16 pensamientos en “Antes que Keynes propusiera la eutanasia del ahorrista, Böhm-Bawerk explica su rol fundamental para la inversión

  1. Texto de Bohm-Bawerk sobre el ahorro

    Bohm-Bawerk escribe este texto en respuesta a unas críticas que le había realizado un tal “Mr Bostedo” a sus publicaciones acerca del ahorro.
    Para el autor, un incremento en el capital de una comunidad solo puede producirse como consecuencia de un equilibrio entre el ahorro y el gasto. Para Mr. Bostedo, en cambio, el ahorro no tiene influencia alguna en la formación de capital.
    Bohm-Bawerk se focaliza en la parte positiva del ahorro, que es que el Banco recoge los ahorros depositados y los pone a disposición de la comunidad empresarial para su empleo en posteriores iniciativas productivas.
    Otro postulado enunciado y también discutido por Bostedo es que cada individuo consume tres cuartas partes de sus ingresos y ahorra el resto.
    Respondiendo a otra crítica, el autor explica que una restricción del consumo implica no una restricción de la producción en general, sino solo a través de la ley de oferta y demanda, una restricción en determinadas ramas de la misma.
    Otro punto a debatir es que las personas que ahorran esperan consumir más adelante, con los intereses que les generó el ahorro. Bohm-Bawerk explica que, conociendo la idiosincrasia de la población, se puede predecir hacia donde irán esas demandas futuras.

    Temas que me llamaron la atención:
    1. Me sorprende que se puedan predecir las demandas futuras de los individuos de manera que se ajuste la producción de bienes futuros.
    2. El hecho gracias a los ahorros bancarizados se puedan financiar actividades empresariales que redunden en un aumento de la producción.
    3. El hecho que el ahorro no genere una caída de la actividad económica ya que está contemplado en las leyes de oferta y demanda.

    Preguntas al autor
    1. ¿Cómo se puede incentivar a una población a ahorrar?
    2. ¿Es totalmente cierto el hecho que las personas ahorran un cuarto de sus ingresos? ¿Qué ocurre con aquellas que tienen bajos ingresos por lo que tienen una alta propensión a consumir?
    3. ¿Se debe siempre incentivar el ahorro por sobre el consumo? ¿o hay casos en que es mejor que una sociedad consuma antes que ahorre?

  2. Alumno: Juan Ignacio Berlingeri Paolicchi / Registro: 883.600

    Sinopsis de “La función del ahorro” de Eugen von Böhm-Bawerk

    En este breve artículo, Böhm-Bawerk polemiza con otro economista llamado Bostedo. Éste último critica la aseveración de Böhm-Bawerk acerca de que un incremento en el capital de la sociedad sólo puede producirse como consecuencia de un equilibrio entre ahorro y gasto, postulando que el ahorro no tiene ningún tipo de influencia sobre el capital, asumiendo la existencia de capital en la economía como exógena y como si fuera una “dotación mágica” que cae del cielo. En este sentido, Bostedo utiliza tres argumentos. El primero es que se hace un uso ambiguo de la palabra “ahorro”, cuando en realidad siempre que Böhm-Bawerk habla del ahorro se refiere a las dos versiones del ahorro, que son exactamente iguales con la salvedad de que cambia la óptica con la que se lo mira (una es reducir parte del consumo presente y la otra es la canalización de ese ahorro hacia una mayor producción producto del aumento en la oferta de saldos prestables). En segundo lugar, critica la irrealidad del supuesto que hace Böhm-Bawerk cuando se refiere a una “media” de la población, mientras que lo que se busca justamente es esconder los detalles para dar una visión general sobre lo que quiere expresar. Por último, lo critica diciendo que lo que él plantea es imposible que pase, y ahí Bostedo pasa a explicar la conocida “paradoja del ahorro” que volvería a tratar Keynes tres décadas más tarde. Luego, Böhm-Bawerk se va a defender aduciendo que el capital no está dado, sino que el ahorro es la única manera de que el capital aparezca, y a razón de éste último es que se explican las diferencias de ingresos entre los demás países. Por otro lado, lo que Bostedo no entendió fue que uno deja de consumir en el presente para consumir más en el futuro, por lo que en términos intertemporales la demanda de consumo no cayó, sino que se trasladó en el tiempo. En último lugar, busca describir los comportamientos de los individuos que buscan anticiparse a las futuras demandas de aquellos que deciden ahorrar una mayor fracción de su ingreso en el presente.

    Dos aspectos novedosos de la lectura

    El primer aspecto que me sorprendió es el momento en el que surge esta polémica entre ambos economistas. El artículo en cuestión se publicó en 1901, es decir, treinta y cinco años antes de la publicación de la Teoría General de Keynes, donde iba a plantear la “paradoja del ahorro”, que buscaba explicar lo mismo que Mr. Bostedo en el sentido de que un incremento en el ahorro reduciría la producción (menor demanda presente) y, por ende, este intento de reducir el consumo hoy para consumir más mañana quedaría anulado por la mera caída en el ingreso de los individuos. Sin embargo, a mi entender Keynes fue más allá y buscó plantear bien esta diferencia entre corto y largo plazo, donde explica que en el largo plazo el ahorro es una condición necesaria para el crecimiento económico. Por otro lado, es sorprendente la sencillez con la que Böhm-Bawerk demuestra que, en el caso de no existir el ahorro, las economías nunca podrían crecer, progresar y ser más ricas, dado que el ahorro es el medio a través el cual una sociedad puede acumular capital, aumentar su producción y, en consecuencia, aumentar sus stocks de riqueza. En otras palabras, una economía que no ahorra nunca podría volverse más rica y aumentar el bienestar general de la sociedad.

    Tres preguntas

    1) Las diferencias entre Mr. Bostedo y Böhm-Bawerk, ¿no surgen porque el primero mira a la economía en el corto plazo mientras que el segundo busca delinear la tendencia de largo plazo donde el ahorro es condición necesaria para que una economía acumule capital y pueda ser más rica en un futuro?
    2) ¿Por qué cree que Mr. Bostedo considera que el capital está dado de forma exógena y aparece como “maná” del cielo? ¿Cómo explica el surgimiento de las vías o la fabricación de máquinas de capital, tal como dice Boehm-Bawerk?
    3) Si hay fricciones en el mercado de trabajo que no permiten la libre movilidad de los factores de producción hacia otros lugares donde éstos son más demandados, ¿no podría darse un desequilibrio entre la demanda de bienes de consumo futuro y la capacidad productiva de satisfacerla?

  3. Resumen de “La función del ahorro” por Eugen Bohm Bawerk

    El texto de Eugen Bohm Bawerk se presenta como una respuesta a una critica realizada por Mr. Bostedo, dicha critica se basa en los siguientes puntos, por un lado critica la ambigüedad con la que Bohm Bawerk utiliza la palabra “ahorro”, luego, critica la utilización de un ejemplo “no natural” el cual dice, lo lleva a conclusiones falsas. En cuanto al concepto de ahorro lo separa en dos partes, la parte negativa y la positiva, lo negativo es no consumir todo lo que me es posible dado mi ingreso, del otro lado, se encuentra el aspecto positivo del ahorro que es justamente cuando se destina a la inversión. En cuanto al ejemplo, Mr. Bostedo lo califica de imposible y confuso, en este caso Bohm Bawerk se defiende, dice que en el ejemplo a lo que se refiere es a tres cuartas partes de consumo presente y no una reducción del consumo intertemporal, el ahorro es en sí un aumento de consumo futuro a costa de sacrificar consumo presente.

    Lo novedoso:

    Lo que me parece novedoso del texto de Bohm Bawerk es el ejemplo que utiliza para justificar su desarrollo, como logra simplificar un concepto aparentemente confuso en un ejemplo cotidiano, por otro lado, encuentro interesante el desglose de la palabra “ahorro” en dos, aunque en esencia sigue refiriéndose a lo mismo y por último, quiero destacar el papel que le asigna al dinamismo de la economía y que el ahorro cobra sentido solo ahí, si uno tuviese una economía de un solo periodo no tendría ningún tipo de sentido ahorrar, en cambio, cuando uno puede sacrificar consumo presente para obtener mayor consumo futuro para uno mismo o para sus herederos, es ahí donde se encuentran los incentivos a ahorrar.

    1) ¿existe alguna similitud entre los conceptos desarrollados por Bohm Bawerk y el consumo permanente de Milton Friedman?

    2) ¿Qué cree que determina la tasa de ahorro?

    3) Según Mr Bostedo, el ahorro no tiene influencia en el capital, ¿Qué si tendería influencia para la formación de capital entonces?

  4. El paper de Eugene von Böhm-Bawerk es una sólida respuesta a las criticas que el señor Mr. Bostedo le hace sobre la influencia del ahorro en la formación de capital. Según Mr. Bostedo, el ahorro no tiene influencia sobre la formación de capital, esto es totalmente falso según Böhm-Bawerk que va a responder una por una las criticas que Mr. Bostedo realiza. Estas críticas son principalmente:
    – La ambigüedad del término “ahorro”, según Mr. Bostedo se está considerando al ahorro como dos conceptos muy disimiles.
    – Según Mr. Bostedo, el ejemplo que utiliza Böhm-Bawerk para explicar la influencia del ahorro en la formación de capital es un caso “muy poco natural”.
    – Además de “poco natural”, Mr. Bostedo califica al ejemplo como “imposible”.
    – Mr. Bostedo critica que no se puede explicar cómo es que, si la producción de bienes de capital es guiada por la demanda de bienes de consumo y se reduce la demanda de bienes de consumo, se van a producir más bienes de capital.
    Las respuestas que da a Böhm-Bawerk a estas críticas son muy consistentes y quiero hacer mención especialmente a dos que me parecieron muy interesantes e importantes. En primer lugar, a la respuesta que da sobre la supuesta “imposibilidad” de su ejemplo. Si lo que plantea Mr. Bostedo fuese real, cualquier ahorro real sería imposible. Si cada intento de restringir el consumo debe efectivamente ocasionar una restricción inmediata y proporcional de la producción, entonces no podría producirse ningún incremento a la riqueza acumulada de la sociedad a través del ahorro. Esto responde también a la “paradoja del ahorro” que plantea Keynes. Una restricción en el consumo implica, no una restricción en la producción en general, sino sólo, a través de la acción de la ley de la oferta y la demanda, una restricción en determinadas ramas de la misma. no habrá una menor producción de bienes en general, puesto que la menor producción de bienes listos para su consumo inmediato puede ser y será compensada por un incremento en la producción de bines “intermedios” o de capital. En segundo lugar, no quiero dejar de mencionar la respuesta al erróneo planteo que hace Mr. Bostedo sobre que la reducción en la demanda de bienes de consumo debería reducir la producción de bienes de capital. Los individuos restringen su demanda de bienes presentes, esto quiere decir que en el futuro van a desear consumir más, y por ende, esta demanda es lo que esta empujando a la producción de bienes de capital.

    Preguntas:

    1- Muchas veces, a los modelos de crecimiento neoclásicos como el de Solow, se les critica que un aumento en la propensión a ahorrar lleva a un equilibrio con un producto mayor pero con una misma tasa de crecimiento. Por lo tanto, según los críticos de estos modelos, las decisiones de ahorro no afectan la tasa de crecimiento de la economía y ni siquiera garantizan que esta este mejor. ¿Cuál sería la opinión del autor al respecto?
    2- ¿Plantea Böhm-Bawerk alguna solución al problema de formación de expectativas erróneas que lleva a los agentes a transformar el ahorro en malas inversiones?
    3- ¿Cuál es el rol de la tasa de interés para Böhm-Bawerk?

  5. RESUMEN:
    En este escrito, Böhm-Bawerk responde a las críticas de Mr. Bostedo sobre su obra “Teoría Positiva del Capital”. La principal diferencia entre ambos es que para el austriaco, el equilibrio entre ahorro y gasto influye en el incremento de capital, en cambio, para Bostedo, el ahorro no se relaciona. Con respecto a la primera crítica sobre las definiciones ambiguas de ahorro, Böhm-Bawerk sostiene que la sociedad lo define de forma negativa, como el “no gasto”, pero en realidad debe ser de forma positiva, en relación al destino del ahorro, que impulsa la iniciativa empresarial. Con referencia a la segunda, sobre que su ejemplo es improbable e imposible de aplicar, él lo usa para la comprensión, y la improbabilidad del caso no lo invalida. La última objeción trata sobre sus errores lógicos, replica que a pesar de una disminución de la demanda de bienes de consumo, la producción de bienes de capital aumenta, y que el sistema económico se anticipa a la demanda.

    NOVEDOSO O IMPORTANTE:
    Es claramente novedoso que el autor austriaco considere que sus discrepancias con Bostedo sobre el ahorro y su influencia en la producción de capital, pueda ser solucionado creando una visión de relaciones de la sociedad industrial en la mente de los lectores. También me resulta peculiar el ejemplo del escritor sobre la proporción de ahorro y de consumo de los individuos con respecto a sus ingresos. En adición, es interesante la crítica de Böhm-Bawerk hacia Bostedo acerca de que una disminución de la demanda de bienes acabados o de consumo conduce a su vez, a una restricción de la producción de la misma proporción. Esto en realidad no es así para el austriaco. Tampoco coinciden en que para Bostedo, la producción es reclamada y guiada sólo por la demanda, ya que para el autor de este artículo, el ahorro es además una “espera”, ya que se restringe el consumo presente, pero no el deseo de bienes de disfrute, y este ahorro se provee para su futuro o de sus herederos.
    Por otro lado, me parece sumamente importante que la parte positiva del ahorro signifique el destino hacia un banco o compañía financiera, y luego a disposición de la comunidad empresarial, entonces está destacando el rol empresarial y emprendedor, para impulsar la producción. Además, es notable que nombre a autores como Hume, Say, y los ejemplos citados sobre Robinson Crusoe y la sociedad industrial.

    PREGUNTAS:
    1) Sabiendo que el sistema de producción debe anticiparse a la demanda, y que su conocimiento de cantidades, tiempo y dirección se basa en procesos de experimentación, prueba y suposición, ¿qué consecuencias hay si se producen errores en esta predicción?
    2) De acuerdo con Böhm-Bawerk, según la Ley de los grandes números, las idiosincrasias y caprichos particulares se compensan entre sí. ¿Puede hacer referencia a esta mencionada ley y explicar la relación con la teoría del autor?
    3) Conociendo que el pensador austriaco le responde en este escrito a Mr. Bostedo, ¿puede referirse a este autor? ¿Fue influyente en su época? ¿Tuvieron repercusiones sus críticas?

  6. La función del ahorro, por Eugen von Boehm Bawerk.
    Alumno: Lucas Albano Masucci (881.953)

    Resumen:
    El texto se encarga de refutar las tres principales críticas que Mr. Bostedo le hace a Boehm Bawerk sobre sus ideas acerca del ahorro. Las críticas son: hacer un uso ambiguo del término ahorro, haber un elegido un ejemplo no natural para demostrarlo y que el ejemplo sea imposible de ocurrir.
    Para comenzar, Boehm Bawerk explica que no confunde diferentes conceptos de ahorro, sino que da una exhaustiva explicación de este. El ahorro tiene dos partes, la negativa consiste en el no consumo de una porción de nuestros ingresos y la positiva el préstamo que hacen los bancos de ese ingreso no consumido para que sea destinado a iniciativas productivas para incrementos de capital y manufactura.
    La segunda crítica también es derrumbada por el autor. Se justifica diciendo que el ejemplo, a pesar de reconocerlo como poco natural, sirve para justificar la idea. Los buenos ejemplos siempre implican un grado importante de improbabilidad. Este es que cada individuo de la comunidad consuma, en promedio, solo tres cuartas partes de su ingreso y ahorre el resto.
    Finalmente, Boehm Bawerk derrumba la tercera crítica de que su ejemplo es imposible que ocurra. Mr. Bostedo dice que al ahorrar todos los individuos una cuarta parte de su ingreso van a reducir una cuarta parte de la demanda de bienes de consumo. De esta manera los productores no verían ningún incentivo a aumentar la producción y tampoco esos ahorros serían demandados. El autor dice que, al ser un sistema capitalista, los productores siempre van a estar produciendo ya que el ahorro no significa que definitivamente se deje de consumir, sino que no se consuma en el presente, pero si en el futuro. Los productores no saben en qué tipo de bienes los individuos gastaran su ahorro, pero si saben que esos desvíos de las expectativas se van a compensar en el conjunto.

    Aspectos novedosos del texto:
    Lo que me pareció novedoso del texto es como se puede desestimar un ejemplo tan verídico como el que da Boehm Bawerk por parte de Mr. Bostedo. Hoy en día la mayoría de la población mundial, o al menos en la mayoría de los países, la gente tiene muy capacidad ahorrativa y muchas veces nula. Es perfectamente real un ejemplo donde se gaste tres cuartas partes del ingreso y se ahorre la parte restante.
    Además, la creación secundaria del ahorro surgida a partir del ahorro y la actividad bancaria nunca puede ser nula. Se entiende que muchas veces puede variar su nivel dependiendo de la cantidad de ahorro que haya disponible, pero nunca es nula. Ya sea para actividad productiva o no, siempre va a haber empresas o personas que demanden dinero por sobre su ingreso. Mirado desde un equilibrio Walrasiano, todos los excesos de oferta de ahorro van a ser demandados por alguien con exceso de demandas de ahorro.

    Preguntas:
    1. ¿Cómo explican los austríacos una corrida cambiaria/bancaria?
    2. ¿No influyen otros factores a la hora de ahorrar como puede ser la confianza hacia el país/instituciones financieras?
    3. Llevando la discusión más hacia la actualidad, ¿Cómo explican los austríacos el ahorro “informal” o que queda afuera del sistema cuando el mismo no es llevado a instituciones bancarias (el famoso dinero debajo del colchón/demanda precautoria de dinero)? ¿Esto efectivamente reduciría las inversiones productivas de las empresas? ¿Se achicaría la creación secundaria del dinero?

  7. Según el autor, Eugen Böhm-Bawerk, el ahorro es fundamental en lo que hace a la construcción del capital, mientras que Bostedo sostiene lo contrario, es decir, la nula influencia del ahorro en la formación del capital.

    ¿Qué cuestiones le achaca este último al autor del texto? En primer lugar, Bostedo afirma que el ahorro tiene sólo consecuencias negativas, ya que es el no consumo de una proporción de nuestros ingresos, mientras que Eugen no niega esta primera característica, pero sostiene también que estos ahorros servirán para futuras producciones, ya que el ahorro no es restricción del consumo, sino su postergación para el futuro; esta disminución del consumo se ve compensada por aumento en la producción de bienes intermedios o de capital.

    Ahora bien, ¿cómo puede ser organizada la producción, si no está claro cuando se consumirá ni tampoco en que sectores? La respuesta que esgrime Böhm-Bawerk es que, en el mundo capitalista y con división del trabajo actual, los factores se organizan de manera tal que un cierto número de productos salga al mercado en cada período.

    Por último, Böhm-Bawerk concluye que Bostedo comete un grave error al no tener en cuenta estos ahorros en el proceso de formación de capital, intuyendo que los bienes de capital irán apareciendo a medida que se demanden los diferentes productos, como si cuando un Estado desease ampliar sus centros de producción, espere que las vías férreas aparezcan espontáneamente en el suelo, en vez de haber ahorrado suficiente capital en su debido momento para el momento que desee construirlas.

    Un aspecto que me sorprende del texto es el pensamiento de Bostedo acerca del ahorro, en el sentido que no es tenido en cuenta como consumo futuro. Es aún más sorprendente le hecho de que diversas corrientes económicas sigan el mismo camino, aconsejando que la mayor proporción del ingreso debería ser destinado al consumo para lograr un mayor progreso de la economía.

    Un segundo aspecto a destacar del artículo es la analogía que realiza el autor entre los depositantes en un banco y quienes ahorran dinero, para graficar que, más allá de la normal incertidumbre por clarificar el momento en que los ahorros serán destinados al consumo, lo que es completamente cierto es que estos ahorros si serán, en algún período, destinados a la compra de bienes

    Me surgen las siguientes preguntas:

    Al Böhm-Bawerk referirse al equilibrio consumo-ahorro ¿Se refiere a utilizar sus ingresos en partes iguales entre ambos factores o en mantener iguales proporciones durante diferentes períodos? Ya que él sostiene que el ejemplo, donde tres cuartas partes de su ingreso se destinan al consumo y el resto se ahorra,es figurativo e irreal

    -Según Bortedo, el ahorro no influye en la formación de capital futuro, simplemente es una restricción en el consumo de una parte de los ingresos. Ahora bien, según la visión de Bortedo ¿Por qué la sociedad decide ahorrar?

    ¿Cómo influirían las denominadas “fallas de mercado” en el esquema de Böhm-Bawerk, en lo que se refiere a la futura producción de los bienes? Según él, los diversos componentes se organizan de manera tal que en cada período una cierta cantidad de bienes salen al mercado, siempre teniendo en cuenta el normal funcionamiento del mercado

  8. El artículo titulado “La función del ahorro”, escrito por Eugene von Böhm-Bawerk, comienza con el autor estableciendo que ante su afirmación (realizada en su obra “Teoría positiva del capital”) de que un incremento en el capital de una comunidad sólo puede producirse como consecuencia de un equilibrio entre el ahorro y el gasto, Mr. Bostedo llega a la conclusión diametralmente opuesta, que “el ahorro, como el término se conoce generalmente, no tiene influencia alguna en la formación del capital”.
    A lo largo del texto, von Böhm-Bawerk responde a las acusaciones de Bostedo, que son tres: haber hecho un uso ambiguo del término “ahorro”, haber elegido un ejemplo “no natural”, y por tanto inadmisible, para el desarrollo de su doctrina y haber cometido un error lógico de bulto en el curso del desarrollo de la teoría.
    El autor, luego de responder a las acusaciones, corona su artículo estableciendo: “Cuando una nación adquiere el gusto por viajar, afortunadamente no puede tener la más mínima confianza en la capacidad en que las vías de tren aparezcan espontáneamente en el suelo, pero si desea construirlas con sus propios recursos debe haber ahorrado previamente las sumas necesarias de sus ingresos, y si no la ha hecho, debe llamar en su ayuda a los ahorros de otras naciones; así, sin los ahorros de ingleses y franceses, Egipto no hubiera construido jamás el Canal de Suez”.
    Encuentro interesante el ejemplo que da el autor para explicar el lado positivo del ahorro sobre Robinson Crusoe: “Cuando (…) en su isla guarda (ahorra) una parte de las provisiones para ganar tiempo para perfeccionar sus armas de caza, con ello esperaba obtener posteriormente una mayor cantidad de provisiones, estas relaciones se aprecian claramente. Es obvio que el ahorro de Crusoe no es una renuncia, sino una simple espera, no una decisión de no consumir en absoluto, sino simplemente una decisión de no consumir todavía; que por lo tanto no hay una falta de estímulo a la producción de bienes de capital, ni de la demanda de bienes de consumo que se producirán mediante los mismos.”

    Preguntas al autor:
    1)Rescata algún punto positivo de las acusaciones de Bostedo?
    2)Que factores cree que influyen en la determinación del ahorro?
    3)Cree que el ahorro únicamente influye en la formación de capital? Podría tener otra influencia?

  9. El articulo de Bohm-Bawerk está dedicado a responder una crítica de Mr. Bostedo sobre el ahorro. Bohm-Bawerk rechaza la teoría donde el ahorro es visto como una reducción del consumo, y por lo tanto lleva a una reducción de la demanda y la producción. El ahorro es, en cambio, una reducción del consumo presente, una espera. Aquel que ahorra no reduce su demanda total de bienes, sino que decide reducir su consumo presente de bienes para incrementarlo en el futuro. Por otro lado, el ahorro permite aumentar la producción de bienes intermedios o de capital, que permitirán una mayor producción de bienes totales en el futuro. De este modo, el proceso de ahorro afecta la producción actual al modificar la relación entre oferta y demanda, provocando la reducción de la producción de algún bien en particular, pero esto se compensa por el aumento en la producción de bienes de capital o producción futura.

    Novedoso

    Me resulta novedoso el párrafo donde Bohm-Bawerk afirma que no es un problema saber de antemano dónde se dirigirá la producción aunque no se sepa dónde irá la demanda, y que este es un proceso que sucede en toda sociedad capitalista donde predomina la división del trabajo. Luego Bohm-Bawerk continúa su razonamiento al extenderlo al consumo. ¿Hacia dónde se dirigirá la producción si no se conoce por qué bienes de consumo se inclinarán los ahorradores? Aquí Bohm-Bawerk afirma que si bien los que dirigen la producción no lo saben, tampoco lo hacen sobre la demanda de los consumidores en general. El conocimiento de los productores sobre la demanda no proviene de información positiva, sino que se adquiere mediante un proceso de experimentación, con prueba y error.

    Preguntas
    ¿Cuáles son los canales por los cuales el ahorro se transforma en inversión?
    ¿Cuáles son los determinantes del ahorro?
    ¿Qué rol le otorga al desarrollo del mercado de capitales en una sociedad para su crecimiento económico?

  10. El texto es una respuesta de Bohm-Bawerk a las críticas que le realiza Bostedo, quien afirma que el ahorro no tiene incidencia en la formación del capital y expone tres “errores” que Bawerk comete en su obra. El primero de ellos hace referencia a que utiliza el concepto de ahorro de forma ambigua, mezclando dos concepciones distintas. El segundo, muestra que el autor utiliza un ejemplo “poco natural”, el cual no aplicaría a la realidad cotidiana. Por último, y para complementar el anterior, indica que el ejemplo es además imposible, confuso y contradictorio. Frente a ello, Bohm-Bawerk, a lo largo del texto, realiza un análisis y refuta cada una de las críticas. En primera instancia, expresa que la “ambigüedad” es totalmente válida ya que se refiere a la parte negativa (ahorro=no consumo) y positiva (se vuelca a la producción) del ahorro. En segundo lugar, defiende su postura afirmando que se deben usar ejemplos claros y sencillos para explicar fenómenos complejos, y ellos siempre van a tener un grado de improbabilidad. Por último, muestra que una de las premisas que plantea Bostedo es errónea, ya que los individuos cuando ahorran no renuncian al consumo, sino que sólo “esperan” para consumir en el futuro.

    Novedoso:
    – Lo que me llamó la atención es la distinción entre el ahorro negativo y el positivo. Este análisis es fundamental, ya que al hacer dicha “separación”, el autor realiza un análisis más completo. Por un lado, se deja de consumir en el presente, pero por otro, ese ahorro va directamente hacia el proceso productivo y, en consecuencia, se estimula la producción de bienes de capital. Se entiende claramente que no define al ahorro de dos formas distintas, sino que analiza las dos partes del proceso.
    – El otro punto que me llama la atención es que, al responder a la segunda crítica, apela a una posición instrumentalista. Claramente admite que es improbable que cada individuo consuma, de media, ¾ partes de su ingreso y ahorre el resto, pero esa simplificación lo termina ayudando a explicar un fenómeno complejo.

    Preguntas:
    – Cuando expresa: “cada individuo en la comunidad consume, de media, sólo tres cuartas partes de sus ingresos y ahorra el resto”, y luego admite: “los buenos ejemplos que se utilizan para resolver fenómenos complejos deben siempre implicar un grado importante de improbabilidad”, no estaría recurriendo a una postura instrumentalista, contraria a algunos autores de la escuela Austríaca?
    – Usted afirma que una restricción en el consumo no implica una restricción en la producción general. ¿No cree que eso puede llegar a ocurrir algunas veces, como, por ejemplo, ante una crisis?
    – Al posponer el ahorro no se puede saber dónde va a estar enfocada la demanda en el futuro. ¿Si se utiliza “prueba y error” para anticipar hacia donde va a ir dicha demanda, como usted indica, no estaría simplificando el proceso asumiendo que SIEMPRE se generan spill overs entre las empresas y que todas aprenden de los errores de otras? ¿Y si ello no sucede? ¿Y si el error es demasiado grande?

  11. Sinopsis:

    En este artículo, Bohm-Bawerk explica el rol fundamental que tiene el ahorro en la producción de bienes de capital. Con este fin, se encarga de responder las principales críticas que había recibido por su “Teoría Positiva”, las cuales argumentaban que en realidad el ahorro no tiene ninguna influencia en la formación de capital.
    Luego responde de manera contundente a la aseveración de que un mayor nivel de ahorro implica una menor demanda de bienes finales y por ende, un menor incentivo a la producción. El error de esta postura, de acuerdo con Bohm-Bawerk, está en que solo considera la demanda de bienes presentes y no la demanda de bienes en general (en términos intertemporales), la cual no se modifica si se tiene en cuenta que el ahorro implica menor consumo presente pero un mayor consumo a futuro. Sin embargo, lo que si puede modificarse es la dirección de la producción, con una mayor orientación a los bienes que se llevarán al mercado en el futuro. Este resultado se obtendrá mediante un empleo más extenso y eficiente de las fuerzas productivas, además de un aumento en la producción de bienes intermedios. En otras palabras, se incrementará la producción de bienes de capital.

    Aspecto novedoso de la lectura:

    Una de las principales críticas que recibió Bohm-Bawerk cuestionó el rol que le daba a la demanda futura de los ahorristas. La producción no podría organizarse en base a una demanda que no se sabe a dónde se va a dirigir, de acuerdo a esta postura. No obstante, el autor responde a esto con un argumento muy interesante. Si bien no niega que sea cierto, no lo considera que sea una dificultad relevante ya que, de acuerdo con la ley de los grandes números, las idiosincrasias particulares o caprichos se compensan entre sí. Las fuerzas productivas cuentan con que solo una parte de los ahorros se van a dirigir hacia bienes de consumo en cada periodo y por ende la producción, consciente o inconscientemente, se ajusta por si misma a la situación. Además, la ley de los grandes números también puede aplicarse para descartar la posibilidad de que todos los ahorristas se inclinen por el mismo bien de consumo, sino que es mucho más probable que se dividan entre las distintas ramas de la producción en proporciones similares a las de periodos previos.

    3 Preguntas:

    ¿Cómo se financia el capital de acuerdo con la postura de Mr. Bostedo?
    ¿Cree que este debate sobre la función del ahorro pudo haber influido en la paradoja descubierta por Keynes unas décadas después?
    ¿Qué le hubiera contestado a Keynes? ¿Cree que existen situaciones como una profunda recesión en las que se debe hacer énfasis por el lado del gasto?

  12. Resumen:
    Mr. Bostedo acusa a Bohm Bawerk de tres errores: Uso ambiguo de “ahorro”, un ejemplo “no natural”, y un error lógico en el desarrollo.
    Bohm Bawerk distingue un lado negativo del ahorro, el no consumo presente de una porción de ingresos, siendo el impulso de la actividad posterior, y una parte positiva cuando el banco recoge los ahorros y los dispone a los empresarios para iniciativas productivas. Pero sostiene que no implica dos conceptos diferentes.
    A su vez no habrá una menor producción de bienes en general, ya que la menor producción de bienes de consumo se verá compensada por un incremento en la producción de bienes intermedios o de capital, contrario a lo que sostiene Bostedo cuando afirma que una restricción del consumo debe implicar una restricción en la producción en general.
    Lo novedoso:
    La visión del ahorro como un proceso.
    Un sistema de producción altamente complejo, capitalista y subdividido normalmente no espera a las solicitudes que les hagan antes de proveer, sino que tiene que anticiparse a ellas con tiempo suficiente. Su conocimiento de la cantidad, el tiempo y la dirección de la demanda de bienes de consumo no se basa en información positiva, sino que solamente puede adquirirse mediante un proceso de prueba, suposición o experimentación. Por supuesto, la producción puede cometer serios errores en esta conexión y cuando esto ocurre lo expía a través de la situación de crisis que no es familiar. Sin embargo, a menudo encuentra su camino, generando suposiciones para el futuro a partir de la experiencia del pasado, sin grandes contratiempos, aunque a veces pequeños errores se corrijan con dificultad mediante una desagradable redistribución de las fuerzas productivas mal empleadas.
    Preguntas:
    Cuando se refiere a “fuerzas productivas mal empleadas” que influye en el surgimiento de estas?
    El ahorro no sería más bien una fase fundamental de un proceso más amplio?
    Todas aquellas políticas que influyen negativamente en el ahorro, no estarían también afectando al crecimiento económico?

  13. Eugen Böhm-Bawerk: “La función del ahorro”

    Resumen:

    En este artículo Bohm-Bawerk responde a las críticas que hizo Bostedo a su libro. Bostedo parece hacer críticas similares a las que se harían después desde la Economía de la demanda o Economía Keynesiana a la Economía de la oferta. Mientras que Bohm-Bawerk sostiene que el ahorro es fundamental para la creación de capital y por lo tanto para el crecimiento, Bostedo parece sostener la causalidad inversa, debido a que cada vez que existe un aumento de ahorro hay una reducción de demanda. Lo que recalca Bohm-Bawerk es que el análisis de él es intertemporal puesto que la reducción de demanda es solo en el presente, cuando se produce el ahorro los bancos tienen más dinero para prestar (para que otros tomen préstamos e inviertan), y además una vez terminado el proceso de ahorro del individuo puede retirar ese dinero de banco y utilizarlo como demanda. Intercambia consumo presente por consumo futuro, no es que deja de consumir, ni tampoco pierde el placer obtenido por los bienes. La ley de grandes números por otro lado implicaría que hay ciertas compensaciones que se dan, por ejemplo, nunca va a ser el caso de que todos ahorren, sino que mientras algunos ahorren en ciertos momentos, otros consuman y de esa forma diferentes personas vayan acumulando dinero para luego invertir.
    Por otro lado, también en el artículo Bohm Bawerk pone énfasis en que su análisis busca ser simple porque ese es un objetivo de las buenas explicaciones, responde con esto a ciertas críticas sobre detalles que hace Bostedo.

    2 conceptos

    – La idea fundamental de que el ahorro es un requisito para la inversión y el crecimiento económico. Esto es desafiado por otros economistas como Keynes, pero en los textos de Bohm Bawerk aparece como idea fundamental y además básica, esto lo comparte con otros clásicos como Say.
    – El análisis intertemporal muchas veces resaltado por austríacos se ve expuesto por Bohm Bawerk al hablar de cambiar consumo presente por consumo futuro. Este tipo de característica se deja muchas veces de lado, pero parece ser necesaria para una visión económica no corta de miras.

    3 preguntas

    – Dado que este tema fue controversial por mucho tiempo, ¿Existen estudios rigurosos que analicen grandes series de tiempo y determinen si el ahorro lleva a la inversión y al crecimiento?
    – He leído a varios Keynesianos utilizar los argumentos de Bostedo, ¿ha leído Keynes a Bohm-Bawerk? ¿Hay textos posteriores a esta discusión?
    – ¿Existió alguna respuesta posterior de Bostedo? Debido a que los argumentos de Bohm Bawerk parecen sólidos.

  14. Resumen
    Boehm Bawrek debate con Bostedo acerca de los efectos que tiene el ahorro en el crecimiento económico. La postura del segundo es que el mismo disminuye el crecimiento. El mecanismo por el cual se produce esto es vía una menor demanda efectiva de bienes finales que desincentiva a los productores. La respuesta del autor a ésta postura es que el ahorro actúa de forma positiva, sirviendo como distribuidor de ingresos a lo largo del tiempo, es decir, se consumen menos bienes finales hoy, pero se están produciendo más bienes intermedios en ese excedente financiero que se traslada hacia las empresas. Se invierte en bienes de capital, mejoras tecnológicas que van a traducirse en más bienes finales en el futuro, que puedan satisfacer una mayor demanda derivada de las retribuciones con intereses del ahorro.

    ¿Qué te Pareció Novedoso del Articulo?
    Me parece interesante el abordaje de los aspectos positivos y negativos del ahorro, principalmente la inclusión del análisis intertemporal. Me hubiese gustado que se incluyan algunos ejemplos empíricos, por ejemplo, los procesos de industrialización de Korea o Japón, y cómo en algunos casos si el ahorro es excesivo sí puede ser perjudicial, como por ejemplo en la década de los 90 o 2000 en Japon.

    3 preguntas para el Autor.
    1) ¿Es característico y necesario en los países desarrollados los mercados de capitales que permitan canalizar el ahorro en bienes de capital?
    2) ¿Considerás que durante el último gobierno se está produciendo un incentivo al ahorro que permita transitar el camino hacia el desarrollo a través tasas de interés reales positivas principalmente durante los primeros 2 años de gobierno?
    3) ¿Qué rol cumple hoy el mercado de capitales en Argentina?

  15. El autor lucha contra la critica de Mr. Bostedo, quien dice el ahorro es indiferente a la formación del capital. Da respuesta a tres puntos en particular:
    El uso ambiguo del término “ahorro”: refuta esta crítica diciendo que simplemente analizo ambas caras de un mismo concepto, la parte negativa y la positiva (complementarias entre sí).
    Elegir un ejemplo no natural: Böhm-Bawerk retruca aclarando que su ejemplo en donde la media consume 3/4 de su ingreso y el resto lo ahorra, habla justamente de un numero promedio, y no de un ejemplo especifico. Destaca la simpleza, detallismo y llamativo que su ejemplo fue para la compresión de los lectores.
    Cometer un error lógico en su desarrollo: esto se refuta argumentando que cómo sería posible que dado que el capital también se mueve por la demanda (al igual que los bienes), cómo es posible que si la demanda se reduce, aumente el capital y la producción, quien compraría este aumento?

    Lo que llamó mi atención
    Es la importancia que le dan al factor tiempo los austriacos, aquí Böhm-Bawerk vuelve a remarcar su relevancia cuando especifica que una persona que en período 1 disminuyó su consumo, no se esta restringiendo sino esperando: no esta consumiendo ahora pero lo aumentará en el período 2 y así, derriba la crítica recibida.

    Preguntas
    1. ¿Cómo cree debería ser el mark-up de una empresa en relación a su ahorro?
    2. ¿Qué sucede con el ahorro-inversión en un caso de caída de demanda por incertidumbre económica?
    3. ¿Halla algun problema en que un agente no consumo por mas de un periodo? ¿cuantos periodos podria permanecer ese dinero en “espera” sin afectar la actividad economica?

  16. RESUMEN DEL TEXTO

    En el texto, Böhm-Bawerk responde a una crítica recibida por parte de un tal Mr. Bostedo a su obra “Teoría positiva del capital”, en la cuál este último señala fundamentalmente los siguientes tres errores aparentemente cometidos por Böhm-Bawerk respecto a la a la influencia del ahorro para la formación de capital, a saber:
    El uso ambiguo de la palabra ahorro
    Haber utilizado un ejemplo no natural
    Haber cometido un error lógico en el desarrollo
    De forma muy clara el autor refuta estas críticas con argumentos contundentes. En primer lugar, alega que no hace un uso ambiguo de la palabra, sino que describe dos características del proceso del ahorro, es decir, la parte “negativa” que todo el mundo conoce que es el no consumo hoy, y la positiva que es justamente que gracias a esa decisión “negativa” del ahorrista, que lleva sus ahorros por ejemplo al banco, y entonces el banco dispone de fondos para poner a disposición de la comunidad empresaria, que con ello puede mejorar sus capacidad y procesos productivos, y por lo tanto, aumentar su productividad.
    Böhm-Bawerk pone un ejemplo donde en una comunidad cada individuo ahorra en media, una cuarta parte de sus ingresos. Mr. Bostedo dice que es imposible que ese ahorro incentive la demanda de bienes de capital, dado que un menor consumo reduce la cantidad de bienes finales demandados, y es justamente la demanda de estos bienes la que guía la producción de bienes de capital. El mal razonamiento de Mr.Bostedo, es no considerar la variable temporal, y es que el ahorro no es simplemente no consumo, sino que es postergación de consumo e incluso de un consumo mayor en el futuro, dado que el ahorrista no sólo espera recibir sus depósitos en el futuro, sino también los intereses (premio por la espera). Para satisfacer esta demanda futura, la comunidad empresaria debe ir acomodando su capacidad para anticiparse, y por lo tanto demandan bienes de capital, ya que en muchos casos las cadenas productivas son complejas y no por lo tanto no puede abastecer al mercado de la noche a la mañana. .
    ALGO NOVEDOSO O SORPRENDENTE

    Me sorprende como sin nombrar la palabra (al menos no la leí), cómo el autor resalta que el proceso ahorro, inversión, consumo, es influenciado por las expectativas de los consumidores.
    TRES PREGUNTAS AL AUTOR

    1) Teniendo en cuenta que la Escuela Austríaca con razón, descree de los modelos económicos de predicción debido a las limitaciones e imposibilidad de predecir. ¿Tiene el mismo pensamiento sobre la validez de los modelos matemáticos en el ambiente empresarial, siendo que los empresarios necesitan todo el tiempo estimar la demanda y planificar y organizar la producción en base a ello?
    2) ¿Cómo impacta en la economía de un país el ahorro fuera del circuito formal?
    3) ¿Cómo se genera capital cuando el ahorro privado es en realidad absorbido por el estado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *