La maldición de las instituciones (II)

Otro bien interesante artículo sobre el “Capitalismo de Amigos”, en The Economist:

http://www.economist.com/news/leaders/21598996-political-connections-have-made-many-people-hugely-rich-recent-years-crony-capitalism-may

Crony capitalism 2

En cuanto al artículo de Mehlum et al, comentado ayer, sigo:

El modelo simple comentado es el siguiente:

  1. Emprendedores productivos y buscadores de rentas (vía privilegios, protecciones, subsidios), provienen del mismo conjunto de emprendedores
  2. Se asignan en uno u otro grupo según sean los retornos que obtienen de cada actividad, hasta que estos retornos (ganancias) en una y otra actividad se igualan.
  3. Como los buscadores de rentas pujan por la renta de los recursos naturales, cuántos más hay de éstos, menos hay de los emprendedores productivos
  4. Por el contrario, las actividades productivas generan beneficios para otros, por lo que su mayor número aumenta sus beneficios. En otras palabras 3 es un juego de suma cero, y 4 es un juego de suma positiva.

Cuando hay pocos emprendedores productivos, las ganancias son bajas. En este caso, como casi todos los emprendedores se ocupan de producir, los beneficios de los buscadores de rentas son bajos también.

Si hay muchos buscadores de rentas, las ganancias son bajas para éstos porque hay pocos productores de los que extraerlas. A medida que hay más productores, las ganancias son más altas para los pocos buscadores de rentas que quedan.

Cuanto mejor es la calidad de las instituciones menores son las ganancias de los buscadores de rentas en relación con las ganancias que se obtienej en las actividades productivas, por lo que un avance hacia mejores instituciones reduce sus ganancias, hay más productores y menos rentistas.

Si las instituciones se deterioran, mejoran las perspectivas de los rentistas en comparación con los productores, hay más rentistas y menos productores.

Finalmente, en cuanto a la evolución de países con distinto tipo de recursos e instituciones.

La “maldición de los recursos naturales” ocurre ya que el país que los tiene pero con instituciones que promueven la rapiña termina peor que el que no tiene recursos aunque tenga malas instituciones, mientras que el que tiene recursos y buenas instituciones termina mejor, es decir, recibe la “bendición” de poseer un recurso natural.

Ejemplos que se presentan en el artículo:

– Guerras civiles por el control de recursos naturales: Sudan, Nigeria, Angola, Congo

– Deterioro de las instituciones:

Riqueza petrolera: Nigeria, Angola, Sudan, Venezuela

Riqueza de diamantes: Sierra Leone, Liberia, Congo

– Ejemplos de calidad institucional y “bendición” de los recursos naturales

Noruega (petróleo), Holanda (gas), Australia (minerales),

3 pensamientos en “La maldición de las instituciones (II)

  1. Quería realizar una consulta. Este articulo nos presenta dos tipos de emprendedores, productivos y buscadores de rentas, y con ellos la variación de sus beneficios conforme a la existencias de los otros y a la calidad de las instituciones, según lo que yo entendí. Podría darme ejemplos de los mismos para poder graficarlo? Es decir, alguna actividad que lo califique como emprendedor productivo o buscador de renta?
    Gracias.-

    • Buscadores de rentas son todos los que buscan negocios a la sombra de la política, los que obtienen privilegios y se enriquecen, no ya compitiendo por el voto de los consumidores sino por el contacto con el poder. Su Mirada no está puesta en las necesidades de los consumidores, en innovar para satisfacerlas major, sino en las necesidades de quien tiene la capacidad de otorgar el privilegio. ¿Se les ocurren algunos casos?

  2. Completamente de acuerdo con lo expresado en las lineas de este articulo de la revista The Economist que comenta el Dr. Martin Krause.

    Se advierte que este capitalismo de amigos -mas bien de intereses- es persistentemente peligroso. Estos empresarios se justifican debido a que suelen financiar campanas politicas y electorales. Sin embargo, lamentablemente se trata de empresarios improvisados, sin principios eticos y avidos de genancias extraordinarias y rapidas -y al precio que sea-. Por cierto, tambien se observa esta clase de conducta en los paises de la llamada transicion, pues los empresarios en cuestion emergen, de la mano del poder politico, y su riqueza se vuelve tan enorme y su actuacion tan peligrosa… Vemos luego que sus errores -calculados o no- constituyen serios quebrantos que la sociedad debe pagar. En verdad, !que pena que todavia ocurra esto, a pesar de tantas leyes costosisimas y debates tan intensos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *