Los 10 principales problemas ambientales. Hoy: la disposición de residuos

En un post anterior comenté un interesante artículo titulado “Urgencias ambientales: los diez problemas que esperan solución”, donde se comentan los resultados de una investigación de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara: http://www.lanacion.com.ar/1720041-urgencias-ambientales-los-diez-problemas-que-esperan-solucion y se los compara con los del informe del Índice de Calidad Institucional 2013, que también consideraba los principales problemas ambientales: http://www.libertadyprogresonline.org/2012/07/12/indice-de-calidad-institucional-2012/

Veamos ahora el tema de los residuos:

trash

Para la Fundación:

Existen más de 3000 basurales a cielo abierto, donde conviven residuos domiciliarios e industriales. Están en más del 70% de los municipios con menos de 10.000 habitantes y el 50% de los de más de 100.000 habitantes. Esta “tradición” argentina de no organizar la disposición de los desechos ni fomentar la separación y el reciclaje de los residuos (el 40% es potencialmente reutilizable) aumenta la contaminación del aire, el suelo y el agua con un alto riesgo sanitario.

SOLUCIÓN: Fomentar la separación de los residuos y el reciclado de materiales, identificar a los grandes generadores de desechos, aplicar la ley de gestión de residuos domiciliarios y eliminar los basurales a cielo abierto.

Informe ICI 2012:

Los residuos sólidos se han incrementado en gran volumen como consecuencia del crecimiento poblacional y el incremento en la producción per cápita (sobre todo plásticos y materia orgánica). Los gobiernos han dejado en manos de empresas privadas la recolección pero se han quedado con la responsabilidad de la disposición final y no han permitido que surjan incentivos para la generación de menor cantidad de residuos y de mejor calidad. En algunos casos colocan contenedores que permiten una calificación, pero como no hay mayores incentivos que la conciencia (no muy firme como se ve abajo), buena parte de la clasificación para el reciclado la realizan recolectores informales, quienes cumplen una gran función, aunque con poco orden y organización. Los desechos orgánicos no se consideran materia prima de alto valor y no son recuperados por los recicladores informales. En los sectores más pobres de las ciudades y pueblos que no cuentan con servicios confiables de recolección de desechos, estos desechos suelen acumularse al borde de las carreteras y caminos, son quemados por los residentes, o se depositan en basureros ilegales.

El precio del servicio de recolección no refleja los costos de la disposición final de los distintos productos, ni discrimina por cantidad. Suele estar vinculado con el valor de la propiedad, pero éste no es un buen indicador de la cantidad y calidad de basura que se genera. De esta forma el consumidor no envía señales a los productores para que mejoren la capacidad de reciclado de los envases.

Sólo un pequeño porcentaje de los desechos se deposita en rellenos sanitarios. La mayoría se lleva a depósitos abiertos o a rellenos sanitarios, no recubiertos, sin protección de aguas freáticas, ni sistemas de tratamiento.

30 pensamientos en “Los 10 principales problemas ambientales. Hoy: la disposición de residuos

  1. El cuidado del medio ambiente depende de todos.
    Comenzando por el Estado, mediante políticas públicas y de cada persona física y jurídica adaptándose a ellas.
    Se hace indispensable la emisión de incentivos que hagan concientizar y proponerse a la gente las ganas de ayudar.
    Son claramente externalidades negativas, que no solo afectan al hoy sino al futuro. Y solo se pueden solucionar mediante la implementación de gravámenes ante el posible incumplimiento a las políticas que “debería aplicar el ente de regulación”, claro.
    Es elemental el buen manejo de la información, la publicitación de las medidas, de esta manera, las personas se encontrarán alertadas y sujetas a cumplimiento.
    Debemos hacer algo ya, lamentablemente el daño que le hicimos a nuestro planeta y a nuestro país, es irreversible e irreparable.
    Si supieramos generar recursos y administrarlos, sería otra la historia…

  2. El gobierno argentino paga millones a empresas externas para la manipulacion y organizacion de los residuos o desechos que producimos a diario ya sean particulares o industriales.
    El Estado deberia fomentar el desarrollo de un reciclaje mas efectivo. Si bien se ha intentado realizar, no ha sido exitoso porque el problema es cultural. No estamos acostumbramos a reciclar, a organizar nuestros desechos y el Estado no solo deberia facilitarnos los elementos para esto, sino que tambien debe hacer una campaña de concientizacion a los ciudadanos sobre lo que significa el reciclaje, la contaminacion, etc.
    Tambein podria ser una opcion multar a los ciudadanos en caso de no cumplir. Al menos hasta que todos podamos comenzar a concientizarnos de lo que significa tanto a nivel economico como ambiental, cuidar y organizar nuestros residuos.
    Si los gobiernos desarrollaran culturas de reciclaje a sus habitantes se ahorrarían muchos recursos y a su ves devolverían a traves del recicable objetos o material para reutilizarse lo que propiciaría los gastos.

  3. La concientización, las políticas ambientales y regulaciones son esenciales en materia de cuidado del medio ambiente, lógicamente es necesaria la intervención de entes estatales reguladores y controladores ya que los daños en materia ambiental son la gran mayoría irreparables y afectan en muchos aspectos al planeta, no querriamos que haya demasiados daños irreversibles pero debemos poner en practica mas maneras para que esto no suceda, desde lo individual y mas aún desde lo colectivo

  4. Buenos días.

    Considero que el problema de contaminación producida por la incorrecta disposición de los residuos nos sitúa ante una externalidad negativa, la cual no sólo afecta a terceros sino que quien produce ese daño en principio a otros, también puede sumarse a la categoría de víctima, es decir una persona con la característica de victimario-víctima al mismo tiempo, siendo esta última una categoría no deseada (y tal vez no pensada) por el damnificador.

    Luego de leer la Ley de Gestión de Residuos Domiciliarios, entiendo que la deficiencia de la ejecución social de esta ley comienza con la primera etapa del proceso de dicha gestión, “Generación y Disposición Inicial”, ello en tanto el art. 10 de la misma establece “ La disposición inicial de residuos domiciliarios deberá efectuarse mediante métodos apropiados que prevengan y minimicen los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población “. Me surge el interrogante sobre, si para poder cumplir tal obligación (dispuesta en el art. 9), es conocido por todas las personas cuáles son aquellos métodos apropiados que prevengan y minimicen los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población. La respuesta es No. No todos tenemos la misma información, no todos tienen información sobre esta temática, y tal vez en algunos casos no se sabe si la información que poseemos es eficaz para poder resolver dicho problema. Por lo que a la consecuencia final que es la contaminación ambiental, se le suma una causa dentro del incumplimiento de la ley que es la desinformación sobre cómo se debe proceder.

    Esa desinformación, o información incorrecta puede ser porque al particular no le interesa tener la información adecuada, o porque quiere y no sabe encontrarla o no está disponible de manera sencilla e inmediata, o entre otras, porque no toma conciencia de la perjudicialidad de sus actos para sí, para el resto de la población, y para sus futuras generaciones. Esta falta de toma conciencia de los daños que se pueden producir es otra de las causas que hacen a la externalidad negativa de contaminar. Por ello el Estado no sólo debe sancionar leyes para establecer un procedimiento y para aplicar las sanciones correspondientes, sino que anteriormente o paralelamente a la vigencia de la misma, debe crear políticas públicas que generen la toma de conciencia de la gravedad de este daño irreparable, políticas públicas que transmitan información clara y precisa sobre cómo se debe actuar para evitar dicha contaminación, y que simplifiquen, en términos, el contenido de la ley en cuestión para que pueda ser entendida por todas las personas, y les permita saber que la misma es de carácter obligatorio, y su incumplimiento dará lugar a sanciones; estas políticas públicas no deben cesar en el tiempo sino que deben perdurar, alcanzando constantemente a la máxima cantidad posible de habitantes para lograr la normalización de las conductas relativas a la protección del medio ambiente. Así, y considerando la posibilidad de la prevención de la contaminación, aquellos generadores sean de baja, media, o alta producción de residuos que incumplan con la norma, se verán perjudicados por la aplicación de multas severas que deberían superar la utilidad que hubieren podido obtener u obtendrían, de lo contrario dichas multas o sanciones pecuniarias podrían ser contempladas dentro de sus costos de producción por aquellos damnificadores ambientales-sociales.

    Alan D. Ricco

  5. La contaminación es un problema del que nadie quiere responsabilizarse, hasta en algunos casos, no se percibe hasta cuando es demasiado tarde.
    Debemos tomar conciencia sobre este problema y todas las dificultades que encamina para el ambiente y, por ende, para la salud y el bienestar humano.
    Una población conocedora de los problemas ambientales generales y de aquellos que estén presentes en su territorio, será una población con capacidad potencial de resolución de tales conflictos.
    La educación poblacional, en todos los niveles debe ser percibida y acompañada por la constitución de organismos de protección del medio ambiente, los recursos naturales, la profesionalización, especialización de su personal y del ya existente de las instituciones destinadas a tal fin. Recordemos que este mundo es la estructura donde se alberga el ser humano y que su ambiente es único e irrecuperable. Hay muchos países que priorizan este tema y con mucha educación es posible solo hay que ponerlo en práctica, la cultura de la sociedad es muy importante, en países Europeos es un delito tirar un desecho al suelo, reciclan toda la basura, cuidan el medio ambiente, ¿porque nosotros no somos capaces?

    Se conocen los tipos de contaminantes, sus fuentes y sus cantidades; se sabe de los planes de contingencia que se tienen que llevar a cabo cuando hay muchos contaminantes; pero todo esto es independiente de lo que nosotros podemos realizar para cambiar la contaminación.
    Es realmente necesario en primer lugar, hacer una clasificación y dar un tratamiento adecuado de la basura, pero también un profundo trabajo de concientización en la comunidad para cambiar sus costumbres y malos hábitos por unos que coadyuven al mejoramiento del medio ambiente.
    La generación de basura es una consecuencia inevitable de las actividades humanas, pero desafortunadamente toda basura provoca impactos negativos medioambientales, y en general, puede contaminar cualquier entorno de cualquier ámbito: hogares, oficinas, fábricas… En la actualidad, los seres humanos están plagados de residuos peligrosos.
    La contaminación por basura implica daños al suelo, aire y agua, cuidémoslo entonces, comencemos hoy mismo, sistemáticamente y progresivamente, los resultados estarán a la vista.

  6. Es un tema en el que considero que todos estamos de acuerdo que se tiene que tratar de inmediato, ya que en el momento en el que las consecuencias se hagan sentir en la sociedad, puede que sea demasiado tarde.
    Obviamente estan en la población tomar conciencia sobre lo importante del reciclaje y de lo necesario que es para el presente y sobre todo para el futuro, pero es el Estado quien tiene que generar los incentivos necesarios para evitar que la polución continue.
    Por otro lado, desde un punto de vista un poco mas comercial, sería inteligente, a mi criterio, por parte del Estado beneficiarse economicamente con este problema. A lo que me refiero es que el propio Estado podria invertir en la creación de empresas públicas que se encarguen de separa reciduos y a su vez de reciclarlo, para luego venderlo. Ademas, con la gran cantidad de residuos que hay y se generan, dudo que le falte materia prima para poder elaborar nuevos productos. De cualquier manera es solo una opinion, no puedo afirmar si economicamente va a ser una actividad rentrable, pero de cualquier manera podría autofinanciar los gastos que le generaría el hecho de invertir en personal que se encargue de separar los residuos o de crear instituciones que ayuden a tomar consiencia a la sociedad sobre la importancia del reciclaje.

  7. La contaminación es cada vez mas creciente en el mundo. Y resulta difícil disminuírla debido a la falta de concientización en nuestra cultura que lleva a que la mayor parte de la sociedad no tenga en cuenta las normas de salud pública para combatir la contaminación. Los gobiernos deberían implementar mas programas de información, que concienticen y que ofrezcan soluciones prácticas para el tratamiento de la contaminacón y medidas para que la poblacón sepa qué hacer con los desechos sólidos. Sabemos que la mayor parte de los residuos sólidos termina en basurales a cielo abierto y los que existen en la actualidad no bastan para contener toda la basura. Por eso es necesario que se encuentren otros lugares para depositarla.Otro problema de estos basurales es que son muy perjudiciales para la salud: cuando llueve, el agua se mezcla con la basura y forma una especie de caldo tóxico que puede filtrarse en la tierra y es posible que llegue al agua potable.Quemar la basura parece ser una solución mas limpia, pero habría que evaluar el costo de construir y luego mantener las incineradoras. Acá se presenta otro inconveniente, y es que las cenizas resultantes deben ser enterradas ó almacenadas en algun sitio, y esta ceniza es tóxica y por ende, tambien representa un peligro para la salud.Como todo esto supone graves problemas, muchos grupos dedicados al cuidado del medio ambiente, recomiendan soluciones que todos podemos realizar para contribuir con el manejo de los residuos. Estas medidas son: reducir, reusar y reciclar. Con la reducción se busca ocupar el mínimo de elementos, ademas de hacerlo en forma limpia, en el proceso de producción de productos, lo que implica tambien al consumidor. Este principio se puede aplicar en cualquiera de las fases del ciclo productivo, es decir, en la generación de los artículos, la distribución y el consumo.
    Reducir en el punto de origen puede llevar consigo la disminución en cantidad y toxicidad de la basura que generamos. Además, ayuda a conservar los recursos naturales, disminuir la contaminación del aire y el agua, disminuir los desechos y, por ende, bajar los costos en el proceso de recolección y destino final de los desperdicios.
    En cuanto a la medida de reusar, hay que tener en cuenta que muchos materiales que son enviados a la basura pueden ser útiles para otras cosas, extendiendose así su vida útil. En cuanto al reciclaje, se trata de usar ciertos residuos como materia prima para producir nuevas mercancías. Hay muchos objetos que no se pueden reutilizar, pero sí los materiales de los cuales están hechos que pueden reciclarse una y otra vez. Las latas de aluminio, botellas de cristal, papel, cartón, botellas de plástico y otros envases reciclables se pueden llevar a un centro de reciclaje. En estos centros, clasifican los materiales y los envían a las fábricas, que hacen con ellos nuevos productos.El reciclaje previene que materiales potencialmente útiles sean enterrados o quemados reduciendo así la cantidad de basura. Por eso se recomienda no comprar productos que sean difíciles de reciclar, sobre todo en aquellos países que aún no cuentan con la infraestructura, recursos y tecnologías necesarias para este proceso.
    Lamentablemente, en la actualidad reciclamos muy poca basura. No tirar tantas cosas a la basura y darles una nueva utilidad es una buena manera de ayudar a la salud del planeta. La naturaleza enseña que todo lo producido y creado es reintegrado al medio y con la basura debe buscarse lo mismo, es decir, que todo sea reaprovechado de una u otra forma.
    Estas medidas pueden representar una solución integral para que vaya desapareciendo los residuos sólidos contaminantes. Varias iniciativas existen para reducir o resolver el problema, dependen principalmente de los gobiernos, de las campañas, publicidad y el buen manejo de la información que se hagan, de las sanciones que se apliquen para quienes no cumplen, las industrias, las personas o de la sociedad en su conjunto.

  8. Hay un principio básico que no se cumple: “el que contamina, paga”, donde las externalidades negativas recae en lo productores de bienes. Hay que recalcar la diferencia que hay con los países europeos que ponen énfasis en la reducción en el origen, mientras que los americanos, en los incentivos en el destino o disposición final, sin estímulos para el desarrollo de políticas y programas.

    En un trabajo docente de la facultad de la Plata, llamado Incentivos Económicos para un Manejo Eficiente de la Generación y Disposición de Residuos, se afirma que “los vecinos pagan indirectamente los servicios a través de la tasa de alumbrado, barrido y limpieza, que generalmente no alcanza a cubrir los costos del servicio y debe financiarse de otras fuentes Dicha tasa no discrimina entre los montos que corresponden a cada uno de los servicios prestados (alumbrado, barrido y limpieza). Además, esta tasa es independiente de la cantidad de basura generada por cada uno de los hogares. Es decir que el costo marginal de generar un kilo más de basura es cero. No hay relación entre el precio del servicio y la cantidad de basura que los vecinos producen. La tendencia en los países desarrollados, Estados Unidos, países miembros de la Unión Europea, Japón, etc., es a cobrar un precio por cada bolsa de basura que los hogares destinan a la disposición final. Los mecanismos más utilizados son a través de la adquisición de un stiker que se pega en la bolsa de residuos y que indica que se ha pagado el servicio o directamente a mediante bolsas que se venden especialmente para la basura. Ninguno de estos dos mecanismos permite diferenciar el tipo de basura que se dispone, es decir si contiene sustancias peligrosas como por ejemplo pilas, sin embargo establece una relación cercana entre la cantidad de basura que se genera y el precio que se paga.”

  9. Luego de la lectura del mencionado artículo y de otras herramientas de información vinculadas con la cuestión en debate, considero que sin duda alguna nos encontramos frente a una de las tantas fallas de mercado: los problemas ambientales son consecuencia de externalidades negativas. Ahora bien, ¿cuál es el factor que conlleva a que se produzcan este tipo de resultados? ¿Las personas se encuentran adecuadamente informadas de los mecanismos existentes para evitar la contaminación ambiental? La respuesta es claramente no. Los motivos de ello pueden ser diversos, pero lo inquietante es como se pretende que las personas se concienticen sobre lo importante que es preservar el medio ambiente, si el Estado que es el órgano que debería ocuparse de este tipo de inconvenientes y buscar las soluciones posibles, no actúa positivamente para lograrlo. Y ¿a qué me refiero con que accione positiva y eficazmente? A que encuentre la manera de que la población en su conjunto adquiera noción de que ciertos comportamientos producen esa clase de externalidades negativas y que por eso deben comenzar a separar los residuos. También debe crear políticas públicas que subsanen esas fallas, como una mejor y adecuada transmisión de información a los ciudadanos de cómo cuidar el medio ambiente y que actos no se deben emprender más porque resultan lesivos del mismo y le ocasionan daños irreparables. Por lo que, no alcanza con que sancione una ley de “Gestión de Residuos Domiciliarios” si lo que la misma establezca, no se brinda de manera clara y precisa, ya que es muy complejo creer que todos los ciudadanos se interesarían en la lectura de dicha normativa, o incluso considerar que se halla al alcance de todos. Por eso, son necesarios más incentivos, como campañas publicitarias, folletos informativos (que informen brevemente que el incumplimiento de estas medidas de protección acarrea la imposición de sanciones contempladas en la ley citada anteriormente), cestos identificados con colores de acuerdo al tipo de residuo, entre otras. De esta manera, el individuo va a estar ampliamente informado y va a comprender que si no cumple con ello, su conducta puede acarrear sanciones severas, de modo tal que no se vea al tema como una cuestión de menor trascendencia, cuando es un problema de gravedad que día a día crece en vez de disminuir.

  10. Dado el carácter de externalidad negativa que posee la contaminación en general, creo no solamente debería penalizarse tales conductas (teniendo en cuenta que muchas veces el costo de la eventual multa termina siendo menor que lo que tendría que invertir una empresa, por ejemplo, para implementar no contaminante) sino que debería incentivarse económicamente el cuidado del medio ambiente premiando aquellas conductas que tiendan a disminuir la contaminación. Es decir, incentivar las externalidades positivas. De esta manera, la no contaminación no dependería solamente de la conciencia moral de la gente.

  11. Es un gran problema el de la basura y nadie se preocupa por resolverlo. En este caso hay un problema de incentivos, ni los políticos ni las empresas tienen motivaciones para cambiar las cosas debido a que no hay un beneficio económico y tampoco aumenta el caudal de votos. Esto porque a los votantes no les importa el tema, no lo consideran entre sus prioridades ni creen que vaya a generar una mejora en su calidad de vida. Por eso, lo importante sería tomar conciencia de la importancia del asunto para que la sociedad presione a los funcionarios y los obligue a buscar la mejor forma de reducir los desechos y de terminar con los basurales a cielo abierto reduciendo la contaminación.

  12. Resulta paradójico que a pesar de la publicidad que existe en relación con la clasificación de residuos y su respectiva recolección, aún haya un problema por resolver, que es la disposición de los mismos una vez recolectados. ¿Por qué la sociedad no se cuestiona dónde termina toda aquella basura que diariamente es recolectada (en situación óptima)? Considero que la respuesta está en la propia naturaleza humana, en el egoísmo que lleva al sujeto a desentenderse de todo aquello que no le podría generar ni un beneficio ni una pérdida. Esta concepción me remite inmediatamente a aquello que expuso Garrett Hardin en “La Tragedia de los Comunes”, al hacer referencia a quienes persiguiendo sus propios beneficios, se preocupan por cuidar aquellos recursos que le son propios y de los cuales podrían resultar beneficiados o perjudicados como consecuencia de la propiedad privada. En este sentido, si tomamos en cuenta que los residuos no le pertenecen a nadie, entonces resulta lógico que ningún particular esté preocupado por conocer cuál es su destino. Sin embargo, Hardin concluye en su artículo, que no es la propiedad del recurso lo que garantiza la eficiencia, sino la gestión, y esto me lleva inmediatamente a la situación que surge del artículo bajo análisis: si bien el Estado delegó en empresas privadas la recolección de los residuos, conservó la responsabilidad por su disposición final. En consecuencia, tomando en consideración que nos encontramos ante una externalidad negativa de tal envergadura, frente a la cual no existe concientización, resulta inminentemente necesario que el Estado aplique políticas públicas ya sea para promover una disminución en la emisión de basura, lo que podrá lograrse mediante impuestos a las fuentes generadoras que superen determinado monto, o a través de una capacitación para aquellos encargados de la disposición final de los residuos, o mediante la provisión de espacios adecuados para su depósito. En fin, es necesario que el Estado actúe, y que la sociedad acompañe.

  13. Al ser el medioambiente un bien público, su administración y la responsabilidad de su cuidado recaen sobre el Estado. Dicho esto, considero que la problemática de los residuos, principalmente en los centros urbanos, debería tratarse desde dos perspectivas:
    – En primer lugar se deben diagramar planes de desarrollo de infraestructura para el correcto tratamiento y aprovechamiento de cada tipo de residuo que se genere. Ya sean plantas de reciclaje en los casos en que la clasificación de los mismos permita dicho tratamiento, o bien plantas de tratamiento de residuos no reciclables que aminoren las consecuencias negativas de su impacto en el ecosistema. Esta medida debe desarrollarse por personal capacitado y al corriente de las innovaciones tecnológicas a aplicar en las políticas medioambientales. Pudiendo utilizarse esta medida también para generar nuevos puestos del trabajo calificado y permitir el desarrollo profesional de la población en un campo no tan convencional y de suma importancia.
    – En segundo lugar, considero que si bien es responsabilidad del Estado la administración del medioambiente, es de fundamental importancia la educación de la totalidad de la población respecto del daño que genera una actitud negligente sobre el manejo de los residuos. Inclusive se los debe instruir respecto de la clasificación y procedimientos pertinentes que deben desarrollarse, siendo esto una externalidad positiva puesto que mejoraría la calidad de vida de la sociedad a la que pertenecen además de la propia. Todo esto haciendo hincapié en que la carencia de este tipo de cuidados produce un impacto directo sobre ellos mismo y su propio entorno.
    Podemos concluir que siendo responsabilidad del Estado dar el puntapié inicial para asegurar un futuro próspero y permitir a las generaciones venideras el poder disfrutar de un ambiente libre de residuos, no hay que dejar de lado la concientización de cada miembro de la sociedad ya que el accionar de cada uno puede contribuir a mejorar la calidad de vida de todos.

  14. La contaminacion ambiental claramente es un externalidad negativa. Las politicas publicas tendrian que generar motivaciones en los individuos para no contaminar. Algunos países han conseguido fomentar una cultura del reciclado, con infraestructura, incentivos y campañas de sensibilización pública. Otros, en cambio, siguen rezagados en ese sentido y desperdician enormes cantidades de recursos. La enorme demanda actual de ciertos materiales deberia alertar a los países sobre las oportunidades economicas que ofrecen las actividades de reciclado.
    Por otro lado es fundamental la utilización de impuestos, tasas y otros instrumentos económicos a quienes no cumplan. Estaria bueno la elaboracion de una politica integral para el manejo de los desechos solidos en la cual se defina la participacion de los empresarios, ayuntamientos, recicladores, etc.

  15. coincido con la mayoría de los comentarios anteriores, al tratar de de una externalidad negativa debería ser efectiva laguna penalización a la contaminación. También creo que la problemática de la contaminación, y el no reciclaje son netamente culturales. La concientización , si bien en los últimos tiempos es mayor tanto por los medios de comunicación, del estado, etc, es indispensable y me parece que debería empezar desde la educación primaria. Quizás materias no curriculares con poca carga horaria serian de gran ayuda para concientizar a los mas chicos y los que posiblemente afronten mayores problemas ambientales, ya que convengamos que es algo gradual y al paso que venimos inevitable

  16. La contaminacion del medio ambiente mediante los residuos constituye un claro ejemplo de externalidad negativa, siempre he pensado y sostenido el grado de inconciencia que existe entre los individuos con estas acciones, ya que a veces olvidamos que la contaminacion del medio ambiente no solo nos afecta a nosotros sino a las generaciones futuras.

    Con respecto a las soluciones en primer lugar, habria que crear alguna clase de incentivos para disminuir las externalidad negativas a la par que fomentemos las positivas; En segundo lugar, las conductas generadoras de externalidades negativas deben ser “sancionadas” por el poder punitivo del estado, a traves de tipos penales adecuados asi como resarcir los daños y perjuicios ocasionados a la comunidad.

  17. Esta problemática que acarrea la contaminación, el uso y abuso de recursos que son escasos frente a necesidades que día a día se multiplican, la falta de consciencia respecto al daño cotidiano que nosotros mismos le producimos al planeta, es una cuestión que parece de nunca acabar.
    Entiendo a la contaminación toda, como una externalidad negativa, lo cual me hace pensar que una posible solución a esta problemática estaría dada por la aplicación de impuestos, no olvidemos que tal como lo afirmaba Pigou el mercado no funciona frente a estas externalidades, tanto negativas como positivas, lo cual importa la búsqueda de soluciones que las resuelvan.
    Pues bien, así como creo que imponer impuestos por ejemplo a las grandes corporaciones es un modo de atacar estos efectos perniciosos, también creo necesario generar políticas públicas que efectivamente resuelvan las fallas del mercado y no solo que aparenten hacerlo.
    También es imprescindible “premiar”, mediante subsidios, las externalidades positivas, entiendo en cuanto al tema plasmado en el artículo, que por ejemplo lo serían todas aquellas actividades tendientes a propiciar el proceso de reciclaje, de modo tal que aquellas actividades beneficiosas para toda la comunidad se multipliquen justamente por el incentivo para que ello ocurra.

  18. Esta problemática tiene innumerables cuestiones sin resolver y que de seguir su curso normal sin una concientización adecuada, tendrá un gravísimo impacto en el medio ambiente. Es evidente que el mayor número de habitantes genere más consumo y que a su vez demande una mayor producción de bienes y servicios que agravan la situación. Todas estas externalidades que significan un perjuicion para terceros, por ende negativas, deberían ser reguladas con políticas que ayuden a concientizar a la población de lo nocivo de su accionar. Por otro lado, obligar a las empresas a utlizar productos reciclables y/o menos contaminantes que resulte más beneficioso para todos. La otra cuestión no menor en juego, es que hacer con los residuos y su depósito para generar el menor impacto posible; no limitándose a entregar a los mismos en manos privadas sin tener un debido control. En mi opinión, deberíamos tomar medidas dentro de nuestras posibilidades, de aquellos países que lograron controlar esta situación que es de interés general (mínimamente en aquellos centros de residuos que pese a su gran magnitud, importan una gran contaminación).

  19. Como bien han desarrollado en anteriores post, no se puede negar que los problema ambientales son externalidades negativas puesto nos afectan a todos. Como el mismo esquema del óptimo de Pareto lo indica, este tipo de problemas deben ser solucionados por el Estado, pero en un sentido constructivo de la expresión. Creo que todos hemos visto campañas publicitarias gubernamentales (tanto en la ciudad como a nivel país) de concientización respecto de la necesidad de reciclar y de la renovación de materias orgánicas, pero tambien pudimos comprobar que la misma no ha tenido la eficacia esperada. Creo que esta falla recae en lo difuso del mensaje, es decir, campañas confusas, un mensaje alejado al espectro popular, con lo cual no se genera la conciencia esperada. Pero también se debe recalcar que este método no es la solución final. Creo que sería fundamental, que ademas de las campañas publicitarias, se expliciten multas y sanciones, tanto a las empresas que no respeten las políticas de reciclaje, pero esto mismo debe ser desarrollado en la sociedad en general. Entiendo que se deben aplicar multas para las personas que no reciclen, como para las personas que arrojen la basura en la vía pública y no se respeten los horarios para sacar la basura. Lamentablemente, la gran mayoría de la gente se adquiere conciencia cuando sufre un perjuicio económico.
    En fín, entendiendo que es una externalidad negativa, considero que el Estado debe asumir un rol preponderante, para concientizar y multar e intentar solucionar este problema en la medida que se posible.

  20. El problema ambiental y mas precisamente aquel causado por la pobre distribucion de los residuos es un problema que nos enfrentamos hace ya mucho tiempo.
    Claramente la existencia de basurales a cielo abierto es uno de los problemas mas graves que hay en torno a este tema, es claro que deberian exisitir mas facilidades de rellenos sanitarios para poder enfrentarnos a esta situacion.
    Ahora, dejando esto de lado, que podemos hacer nosotros, habitantes, para contribuir a la solucion de este problema. Una buena respuesta seria reciclar, pero ¿que pasa que no lo logramos? Mas alla de la campaña de concientizacion que todo el mundo propone y que se vive haciendo, creo que ante la constante conducta negativa de la sociedad de cuidar el medio ambiente, podriamos empezar a pensar en algun sistema de sanciones mas severas tanto para el Estado por la pobre administracion de los recursos a la hora de la distribucion de los residuos como a las personas las cuales no suelen ayudar en nada para tratar de cambiar esta situacion desde la base.
    Hay que darse cuenta que esto es un problema grave, una externalidad negativa que nos afecta a todos como conjunto y que es necesario eliminar a traves de una buena politica publica.

  21. El manejo de la basura es un aspecto importante en la sociedad que debería ser tratado debidamente por el estado imponiendo políticas publicas y haciendo campañas para concientizar a la sociedad y disminuir la cantidad de residuos de manera particular.
    Si bien no es posible arreglar en pocos años el problemas de generaciones anteriores, es posible mermar la contaminación actual y poder preservar el planeta por unos cuantos años mas. En Argentina el principal problema no son las leyes ambientales sino la falta de interés de los ciudadanos en cumplirlas debido a la falta de castigo pertinente al momento de no acatar una orden municipal.
    La única solución posible hoy en día seria modificar el sistema de penas y un mayor control para con los ciudadanos que las incumplen, ya que si las personas advierten la falta de condenas al momento de realizar el ilícito, continuaran realizándolo.

  22. Claramente la contaminación es un problema del cual en nuestro país el Estado no se ha encargado de establecer incentivos para que los ciudadanos tomen conciencia del problema ya no futuro sino actual que provoca la contaminación. Este problema resulta ser una falla del mercado, y si bien el Estado podría desarrollar acciones tendientes a alentar el reciclaje y la reducción de la cantidad de basura, no ha demostrado ser eficiente en los últimos años. Pero también podría ser una solución que el mercado se encargara de incentivar estas acciones, ya que se encuentran muchos bienes que pueden ser reciclados de los residuos tanto en los basurales, como en los ríos contaminados, pero seguramente para que una empresa decidiera encara este tipo de trabajo el Estado le tendría que brindar las condiciones necesarias para asegurar la obtención de beneficios.
    Lo que esta fuera de discusión es que si la Argentina no comienza a tomar medidas efectivas con respecto a esta cuestión los problemas a los cuales nos enfrentaremos y a los cuales ya tenemos presentes serán de carácter irreversible. Es lógico que resulta productivo que se realicen inversiones en la actualidad con el objetivo de apostar a tener en el futuro un medio ambiente en el que podamos vivir.

  23. Comparto la mayoria de las opiniones expresadas. Creo que el medio ambiente es de todos y por ende a todos nos corresponde cuidarlo. Las consecuencias son cada vez mas notorias y estan a la vista de todos, contaminacion, enfermedades, problemas de salud, entre otras. Me parece que nos corresponde a todos como seres humanos el velar por el cuidado del medio ambiente, ya que no solo seremos nosotros los perjudicados, sino tambien las generaciones futuras.
    Para esto, es fundamental que el estado oriente sus conductas a fomentar esta concientizacion, para lo cual y desde el punto de vista economico, no me parece una mala idea la imposicion de multas para quienes no cumplan con las medidas o las politicas que establezca el estado. Me parece que somos todos “hijos del rigor”, y probablemente esta sea una buena manera de evitar, o al menos reducir la contaminacion.

  24. En mi opinión, quien debe controlar los problemas ambientales es el Estado. Esto en virtud de que al ser bienes públicos, las personas seguimos nuestro propio beneficio, y el costo de lo que hacemos queda dividido entre todos los demás. Tal como dice Hardin en “La tragedia de los comunes”, si la propiedad es privada, los beneficios y las perdidas de sus acciones las tiene propio el propietario, por ende va a intentar cuidar los recursos lo máximo posible. En cambio, cuando la propiedad es pública (como en el caso de los residuos), como los perjuicios se dividen entre todos, los individuos tienden a no cuidarlos con tanto énfasis.
    Por otra parte, la disposición de los residuos encuadra perfectamente como una “externalidad negativa”, es decir, un efecto negativo sobre los terceros de acciones que realizamos. Pigou sostiene que los mercados por sí solos son incapaces de resolver esto, y que siempre van a existir mas externalidades negativas que positivas. Por esta razon considera que esto se debe resolver mediante políticas públicas que apliquen impuestos o penas a aquellas negativas. Todos los problemas ambientales son producto de externalidades negativas y es el Estado el que tiene el poder para solucionarlos.

  25. El problema de los residuos es una evidente externalidad negativa que provoca el mercado.
    El hecho de no existir ninguna incentivacion concreta al dejar de producir residuos o de clasificarlos, hace que el Estado o la concesion privada del servicio de recoleccion tenga que hacerse cargo de toda la problematica, cuestion que resulta muy complicada, ya que pareciera que resulta muy difícil controlar todos los residuos si los ciudadanos no son medianamente responsables a la hora de desechar. ¿Se imaginan si todos los ciudadanos tiráramos la basura a la calle todos los días? Por mas eficiente que sea el servicio de recolección seria imposible lograr que la calle no este llena de basura
    Mas allá de los incentivos o no, el problema pasa mayormente por una cuestión cultural o de educación. Pero en países en donde el respeto por el medio ambiente no surge de la conciencia propia de sus ciudadanos, la única solución viable parece ser la de sancionar o la de incentivar mientras si a las proximas generaciones se las trata de concientizar ecologicamente.
    El tema principal resulta del control hacia cada individuo, parece bastante dificil sancionar sino se clasifica los residuos (resultaría un poco mas fácil a nivel empresarial aunque no por ello sencillo) pero también cuesta pensar en un sistema de incentivos que logre que la gente quiera clasificar sus residuos. se me ocurría poner puestos de reciclaje en donde se de dinero por separar los residuos, pero parece un sistema costoso, no muy cómodo y poco practico. La solución al menos a nivel individual parece ser solo la conciencia de tener un mundo mas limpio.
    También puede ser equiparable esto de la clasificación de los residuos a lo que es el public choise con respecto a los votantes en lo que refiere a la apatía racional a estar informado y a separar los residuos, ya que en definitiva lo que yo haga no va a cambiar demasiado al resultado general por lo que resulta muy costoso ponerme a separar mis residuos teniendo en cuenta lo que voy a provocar en el medio ambiente.
    Por ultimo cabe analizar en que despues de todo este problema de la clasificación de los residuos quedaría por ver que hacemos con esos residuos ya que podría quedar todo en vano el trabajo realizado por la población si luego el Estado o el privado termina dejando los residuos a cielo abierto sin tratamiento alguno. Aquí también podría pensarse en algún sistema de incentivos en el que se logre promover el reciclaje y buscar métodos menos contaminantes que los basurales a cielo abierto. Aquí tampoco puede apelarse a la conciencia del gobernante ya que esconder la basura parece ser lo menos costoso (desde el aspecto económico) y con costo 0 desde el aspecto político dado que en la mayoría de las veces poco se enteran los habitantes donde terminan sus desechos.

  26. Creo que la conciencia ambiental se logra con educación, y es una tarea fundamental del Estado llevar a cabo planes que tengan como objetivo generar conciencia y educar a la gente para lograr un cambio cultural en la sociedad con respecto al tratamiento de la basura. Implementar programas de concientización y acción ambiental que busquen generar en la sociedad cambios de hábito.
    Lo ideal es que la basura pueda ser reintegrada al medio, que todo sea reaprovechado de una u otra forma. Organizar la disposición de los desechos, fomentar la separación y el reciclaje de los residuos.
    Varias iniciativas existen para reducir o resolver el problema, dependen principalmente de los gobiernos, las industrias, las personas o de la sociedad en su conjunto.

  27. El cuidado del medio ambiente es un tema de importancia fundamental. El art. 41 de la C.N. establece que “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales…” Es decir que el derecho a un ambiente sano, está protegido por nuestra Constitución Nacional, y no solo las autoridades deben preservar el medio ambiente, sino que todos los habitantes tenemos el deber de preservarlo.
    El director de la Fundación Azara sostiene que “ no se puede recurrir solo a la buena voluntad de la gente para cuidar el medio ambiente”, y la Lic. Marina Homberg agrega que “nunca pasamos de las campañas a los hechos”. Es decir, no alcanza con campañas que apelen a la buena voluntad de cada persona para resolver el problema, si luego no se toman medidas para resolverlo. Creo que la organización por parte del Estado puede ayudar al cuidado del medio ambiente, siempre que exista un control y regulación adecuada para generar menos residuos. No basta solo con la “conciencia” para que las personas separen y clasifiquen los residuos, ni tampoco es suficiente un sistema de recolección y clasificación informal, como es el caso de los cartoneros. Quizás si la recolección y clasificación hecha por los cartoneros se transformara en un trabajo formal, con todas las herramientas y elementos de seguridad necesarios para realizar la tarea, se generarían mayores incentivos para mejorar el problema de la clasificación, y tratar de solucionarlo. Y esto es así, porque es necesario generar incentivos para que todos realmente colaboremos en el proceso, pues todos somos responsables por el cuidado del medio ambiente. Creo que esto se logra no solo mediante campañas de educación y concientización acerca de la importancia del cuidado del medio ambiente, y de la necesidad de clasificar y organizar los residuos para evitar mayor contaminación, sino también a través de la implementación de sanciones para casos de incumplimiento. También es importante tener en cuenta que el tema de los basurales a cielo abierto es muy grave, pues no solo afecta y contamina el suelo y el aire, sino que luego atraviesa la tierra llegando a la napa freática, contaminando el agua. Además es un foco de infecciones para todas las personas que viven cerca de esos basurales, que pueden contraer diferentes enfermedades a través de animales o roedores infectados, o por ingestión de alimentos en mal estado y contaminados. El Estado también debe buscar soluciones para este problema. Entonces el Estado debe implementar políticas activas no solo para regular, sino también para controlar y evitar mayores daños al medio ambiente. Hay que generar conciencia en la población sobre las ventajas que genera para el medio ambiente (y para todos) la realización en forma eficiente de esta tarea de recolección, clasificación y reutilización de los residuos. No debemos olvidar que todas estas medidas, y el cuidado del medio ambiente, favorecen no solo a la población actual, sino a las generaciones futuras.

  28. El artículo de referencia trata sobre una problemática ambiental, la contaminación. La misma, es claramente una externalidad negativa, producto de las fallas del merado que deben ser resueltas mediante la aplicación de políticas públicas que tengan como objetivo ( en este caso) generar un cambio en la conducta de los ciudadanos a los fines que los mismos se encarguen desde sus propias casas a separar y clasificar la basura y hasta el reciclaje de la misma. Hasta el momento, las medidas empleadas por el Estado como ser la publicidad, no ha dado suficiente respuesta. Es por esto que, hasta que se logre una real concientización en los individuos de esta problemática mediante la educación desde la edad temprana, una solución rápida a la misma se logrará mediante la aplicación de impuestos que repercuten en el bolsilla de la gente y hagan que, dado a que sus recursos son escasos, prefieran utilizar los mimos en satisfacer sus necesidades prioritarias en vez de pagar impuestos por no haber separado y clasificado su basura

  29. Existiría una tradición en Argentina de no organizar la disposición de los desechos ni fomentar la separación y reciclaje de los residuos aumentando la contaminación; cuestión que paulatinamente en la actualidad se estaría revirtiendo a través de una mayor concientización ecológica.
    Se establece como posible solución fomentar la separación y reciclar, eliminar los basurales a cielo abierto, entre otras. Se origina el aumento de residuos por el crecimiento poblacional; a su vez las empresas privadas de recolección no generan incentivos para que se genere menor cantidad de residuos y mejor calidad, habría un incentivo de apelar a la conciencia de cada uno de estar haciendo lo correcto. Y entonces la mayor clasificación para reciclado es realizada por recolectores informales.
    El precio no es un indicador actualmente, no existiendo señales del consumidor al productor para mejorar la capacidad de reciclado. También el tema está sujeto a la posibilidad de presencia de free riders.
    Distintas posturas aportan soluciones viables y factibles tales como un sistema de precios como incentivo material, medio para internalizar las externalidades; ya que el tema de políticas públicas y consiguiente fracaso del Estado y el medioambiente, es un problema de externalidades negativas. Por los efectos expansivos es un mal público cuya solución sería un bien público a cargo del estado.
    El establecimiento de niveles de precios diferentes, según los tipos de basura o cantidad crearía incentivos a producir menos. O teniendo en cuenta el costo de disposición que generan los envases, aumentar la producción de aquellos que generen menor costo (comunicar a través de los precios en la relación oferta y demanda).Pero en la actualidad es distinta la situación ya que la tasa municipal pagada se relaciona con la tasación fiscal del inmueble.
    Con todo la actual tasa envía información errónea y es: no importa la cantidad ni la calidad por lo que se termina actuando en consecuencia.
    Ante la falta de solución a problemas públicos se puede permitir el surgimiento de mercados, precios e incentivos inexistentes cuando el Estado monopoliza la tarea; la ausencia de precios envía señales distorsionadas generando incentivos perversos en la generación y disposición de la basura. Por lo tanto para que estas políticas públicas funcionen correctamente debe haber calidad institucional. Y a su vez a mayor información mayor conciencia ambiental.

  30. Es un tema de gran importancia para nuestra comunidad, ya que actualmente tenemos graves problemas con la contaminacion ambiental, la basura que producimos es en gran cantidad y genera problemas, que quisa a aun no los podemos ver con calridad, pero en el futuro si es que no lo llegamos a ver, nuestras proximas generaciones tendran que sufrir mucho mas de lo que nosotros sufrimos
    Necesitamos tener educacion ambiental, para que nuestro mundo pueda sobrevivir mucho mas tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *