Los precios de los factores de producción (salarios incluidos), también los fijamos como consumidores

Con los alumnos de OMMA Madrid estamos leyendo a Mises, La Acción Humana, Cap XVI, (apartados 3 y 4) sobre los precios de los factores de producción. Dice Mises:

“Los precios de los bienes de orden superior (esto es, los más alejados del consumo), son finalmente determinados por los precios de los bienes de primer orden, u orden inferior, esto es, los bienes de consumo. Como consecuencia de esta dependencia, ellos están en última instancia determinados por las valoraciones subjetivas de todos los miembros de la sociedad de mercado.”

Mises3

Ahora bien, luego plantea una diferencia entre “valoraciones” y “precios”: “Sin embargo, es importante comprender que nos encontramos con conexiones de precios, no con conexiones de valoraciones”. ¿Qué quiere decir con esto?

Entiendo lo siguiente: son las valoraciones de los consumidores respecto de los bienes de consumo los que determinan luego los precios de todos los bienes intermedios y de los factores de producción que intervienen en el proceso de producción hasta llegar a la etapa final de consumo. Es decir, son las valoraciones de los consumidores de cigarros y cigarrillos las que determinan el precio del tabaco, pero en todo ese proceso que va desde la semilla del tabaco, su siembra, recolección, secado, molido y elaboración del cigarro, los precios transmiten las valoraciones de los consumidores finales, no las de los participantes de cada etapa. Estos reflejan las valoraciones finales.

De nuevo, es porque los consumidores están dispuestos a pagar cierto precio por el cigarro que luego se justifican todos los precios anteriores en la cadena de producción, hasta los primeros pasos o, como diría Mises, las etapas más alejadas.

Sigue Mises: “Los precios de los factores complementarios de producción están condicionados por los precios de los bienes de consumo. Los factores de producción son valorados en relación a los precios de los productos, y de esta valoración emergen sus precios.”…”Los precios de los bienes de consumo engendran las acciones que resultan en la determinación de los precios de los factores de producción”.

Este breve párrafo podría plantear cuestiones de importancia central en nuestras economías actuales. Por ejemplo, se deduce de ello que el nivel de la remuneración del trabajo en una cierta área de la economía depende, en última instancia, de las valoraciones de los consumidores respecto al producto final.

Esto sería difícil de entender para los sindicalistas. Deberían aceptar que las remuneraciones no están estrictamente determinadas por los empresarios que los contratan sino por los consumidores que están dispuestos a pagar el precio de los bienes que esos empresarios producen. El empresario simplemente combina factores de producción.

Esto es fácil de ver, por ejemplo, en algunos deportes o en el entretenimiento. ¿Por qué ganan tanto algunos futbolistas si no es porque los consumidores están dispuestos a pagar por ello, ya sea entradas, productos, etc? Lo mismo con actores o actrices famosos. ¿Qué explica si no sus altos niveles de remuneración?

Claro. Imagino que un sindicalista sentado a negociar los salarios con un empresario, no vería con agrado que le digan que, si quiere salarios mayores a los que pueden pagarse, vaya a hablar con los consumidores para que estos, a su vez, estén dispuesto a pagar más por los productos que ese trabajo produce. Pero eso es, en definitiva, lo que sucede. Los consumidores somos los que determinamos, en definitiva, la remuneración de los distintos factores de producción, entre ellos el trabajo, y también.

Comenta Mises más adelante:

“Compitiendo en cooperación y cooperando en competencia toda la gente es instrumental en obtener el resultado, esto es, la estructura de precios en el mercado, la asignación de factores de producción a las distintas ramas de satisfacción de necesidades, y la determinación sobre la porción de cada uno”.

Comprando o absteniéndonos de comprar, no solamente decidimos sobre las cosas que tendremos o no, sino mucho más, toda la configuración del mercado.

18 pensamientos en “Los precios de los factores de producción (salarios incluidos), también los fijamos como consumidores

  1. Resumen
    El autor parte de la idea principal de que los precios de los bienes de orden superior son función de los precios de orden primero o inferior, es decir de los de consumo. Distingue el autor entre precios y valoraciones, sentenciando que un juicio de valor consiste, pura y exclusivamente en preferir “a” a “b”. El cálculo económico maneja precios nunca valoraciones. El mercado determina, por tanto, los precios de los factores de producción exactamente igual a como establece los bienes de consumo. Lo que sucede en realidad es que se establece una subasta mundial, que es el mercado, los empresarios pujan entre sí por apropiarse de los factores de producción que les interesan. En tal puja vienen a ser los mandatarios de los consumidores. En cuanto a los costos, cuando un proyecto no resulta rentable, es porque existe otra aplicación de esos factores que proporciona una mayor utilidad. Especialmente interesante en los tiempos que estamos viviendo en los que se habla de condonación de deuda, la idea del autor de que el condonar el pago de deudas e intereses no disminuye los costos, aún al contrario, lo que hace es transferir riquezas de acreedores a deudores. El autor concluye con la idea de que el cálculo de costos es siempre subjetivo, nunca objetivo. Para que haya beneficio tiene que haber cambio, la ganancia no es nunca normal…
    Novedoso o a destacar
    Me ha parecido novedoso la definición que parece dar de empresario cuando dice que lo que lo diferencia de sus semejantes es su energía y capacidad mental, siendo el empresario un individuo capaz de anticiparse en el descubrimiento de la discrepancia existente entre lo que se hace y lo que podría hacerse.
    Me parece destacable el que un incremento material de la producción no siempre exige proporcional aumento de la inversión, dándose esto cuando numerosos medios de producción no son homogéneos ni tampoco perfectamente divisibles.

    Preguntas
    El precio de un factor de producción viene dado por el bien de consumo que engendra. En definitiva son los consumidores. ¿Se puede dar el caso de que un bien de consumo determine el valor de otro debido a que hace escaso el factor de producción que se utilizaba en el primero, siendo este factor de producción común para engendrar ambos bienes de consumo?

    ¿No parece contradictorio que sean los consumidores, en ese mandato que le otorgan al empresario, que haya precios más bajos, pero al mismo defiendan la existencia de una salario mínimo interprofesional? ¿Qué sean los consumidores los que demanden libertad de horario comercial pero al mismo tiempo pretendan que haya conciliación de la vida familiar? ¿Qué quieran disponer de energía barata y contar con todas las comodidades pero al mismo tiempo pretendan la sostenibilidad de los recursos naturales? ¿No hay mucho desconocimiento del mandato que le están otorgando al empresario?
    Dada la diferencia que hace el autor cuando para elaborar un producto de consumo se utilicen factores de producción indivisibles, divisibles perfectamente o divisibles imperfectamente, es de suponer que cualquier empresario trate de utilizar en la medida de lo posible factores que le permitan aumentar la producción sin mayor costo. ¿Puede ser una solución para esto la externalización de los factores de producción?

  2. Lectura: “La Acción Humana”, Ludvig von Mises, Capítulo XVI, Epígrafes 3 y 4.

    Resumen:

    Si en su escrito sobre la Ley de Costes Bohm Bawerk hacía énfasis en la Ley de la Utilidad Marginal para la determinación de los precios de los bienes de orden superior, en esta lectura von Mises pone el énfasis en la Función Empresarial como el mecanismo detrás de la Ley de la Utilidad Marginal en el caso de esto bienes. Así, de la misma manera en que el consumidor es el sujeto de la acción humana en el ámbito de los bienes de primer orden, el emprendedor es el sujeto de la acción humana en lo que concierne a bienes de orden superior. De la misma manera que en el caso de los bienes de primer orden el objeto de la acción humana era el valor subjetivo, en el caso de los bienes de orden superior el valor es sustituido por los precios. La Función Empresarial hace que la producción se dirija a las necesidades de los consumidores de la forma más barata. El proceso mediante el cual el emprendedor dirige los factores de producción hacia los usos más remunerados es el Cálculo Económico. Pare éste, el emprendedor utiliza los precios del pasado como paso inicial para pronosticar los precios futuros. Pero no son los precios del pasado los que determinan los precios de los factores de producción sino la anticipación del precio futuro de los productos. El pasado influye en la determinación de estos precios a través de la estructura productiva en vigencia y el stock de bienes de capital susceptibles de incorporarse a la producción (los bienes de capital son en general no fácilmente convertibles). Pero esta influencia es a menor plazo que la de los precios anticipados de los productos.
    La competencia entre emprendedores determina hacia que usos deben dirigirse los factores de producción no específicos y en que medida deben ser utilizados los específicos.
    Las partes que conforman el proceso de mercado, como la determinación de precios, la dirección de los recursos productivos y la distribución, son parte de un mismo todo.
    Sólo si al menos uno de los factores complementarios es no específico se podrán determinar los precios de los factores individuales, y se podrán asignar estos a los usos mejor remunerados. Pero la situación complementaria no se da en la realidad.
    Para el emprendedor, los costes son la suma monetaria necesaria para el aprovisionamiento de los factores de producción. El hecho que los costes sean mayores que los ingresos indica que hay un uso más provechoso para los factores de producción que se necesitan. La producción tiende a detenerse en el punto en el que los ingresos marginales (decrecientes porque resultan de un incremento de la oferta) igualan a los costes marginales (crecientes porque derivan de un incremento de la demanda).
    La presencia de factores de producción que no son homogéneos y, por tanto, no perfectamente divisibles complica el cálculo de costes. Además, otros factores de tipo geográfico, histórico, técnico e institucional deben ser tenidos en cuenta de cara a determinar el tamaño óptimo de plantas y compañías. Es de capital importancia la determinación de los equivalentes monetarios que deben tenerse en cuenta en el cálculo. Esto depende en gran medida de la capacidad del empresario para entender y modificar su entorno. Así, los valores contables o de libros no son siempre útiles para el empresario, que debe decidir su curso de acción no respecto al valor histórico de sus activos sino en la medida que le serán útiles para futuras acciones. Sin embrago es cierto que sus acciones pasadas pueden limitar la capacidad de actuar por parte del emprendedor si, por ejemplo, han dañado sensiblemente su solvencia financiera, pero no por esto deben ser considerados a la hora de juzgar la idoneidad de acciones futuras. Es importante añadir que el cálculo de costes no se reduce a una cuestión de aritmética. Los elementos esenciales del cálculo económico son la anticipación especulativa de condiciones futuras. Los beneficios nunca pueden darse por supuesto.

    Novedoso Destacado:

    Me parece interesante como von Mises entra dentro del mecanismo detrás de la Ley de la Utilidad Marginal, la fuerza de la función empresarial, para explicar el funcionamiento de la economía. Me resulta destacada la clara distinción entre el cálculo económico y el cálculo de costes, por un lado, y la contabilidad financiera por otro. Es algo que he vivido en mi trabajo pero nunca lo había visto expuesto de forma tan clara. Finalmente, considero crítica la advertencia que hace von Mises hacia el final de la lectura, donde recuerda que no hay nada de normal o estático en la generación de beneficios empresariales.

    Preguntas:

    1. El autor menciona que si se perdiese el registro histórico de precios, el cálculo económico sería más difícil (malgastando factores de producción y manteniendo necesidades insatisfechas) pero eventualmente se recuperaría el funcionamiento del proceso de mercado. En el caso de la creación de una empresa que produzca un producto hasta ahora inexistente, las condiciones sería idénticas al caso hipotético que plantea von Mises ¿Está este proceso de ajuste, con sus consecuencias temporales en el malgasto de los factores y la insatisfacción de necesidades, detrás de la gran incertidumbre respecto a la supervivencia de nuevas empresas innovadoras?
    2. Mises explica que el tejido industrial vigente influencia en la determinación de los precios de los factores de producción al menos a medio plazo ¿Explica esto el porque del paro y la devaluación en los salarios en España después de la crisis? Al haber cerrado muchas empresas, el tejido industrial está mermado y existe un exceso de mano de obra disponible que todavía no tiene empresas a las que incorporarse. Este exceso de oferta deprime el precio del factor trabajo. Es esperable que en el futuro los empresarios identifiquen necesidades insatisfechas del los consumidores y comiencen a pujar por los factores productivos, incluida por supuesto la mano de obra.
    3. ¿Hasta qué punto el intervencionismo estatal y de instituciones como el banco central afectan negativamente al sistema de precios, clave para el cálculo económico? Parece que la teoría económica respaldaría la postura de intervencionismo cero, presupuestos equilibrados y patrón oro. Entiendo que esta pueda ser la situación ideal pero, a efectos prácticos ¿Cuál sería la solución de compromiso?

  3. Lectura: “La Acción Humana”, Ludvig von Mises, Capítulo XVI, Epígrafes 3 y 4. – See more at

    Seguimos con el concepto de formación del precio. Ésta vez, haciendo hincapié en lo siguiente (y adentrándose en la posición del empresario); ‘Los precios de los bienes de orden superior son función, en última instancia, de los precios de los bienes de consumo’ (No valoraciones sino tasaciones ) donde la determinación de los precios está ligada al proceso de mercado. Siendo la anticipación de los precios futuros ( por parte de los empresarios ) de los productos lo que determina los precios de los factores complementarios de producción. Hace referencias al cálculo de costes y al cálculo económico. Éste último, maneja precios nunca valoraciones. El cálculo económico es una crítica a las economía socialistas (ej.: cuando los bolcheviques ganaron en Rusia y quería eliminar los precios (mercado)) y a las economiza de giro uniforme (economía de los libros, donde todo es cte), donde si no se tienen en cuenta los valores subjetivos que los individuos atribuyen a los bienes, es imposible saber lo que realmente conviene hacer, y se llegará a un sistema de producción absurdo.

    _____

    Destacaré lo siguiente:

    ‘Un juicio de valor consiste, pura y exclusivamente, en preferir a a b’

    ‘Precisamente porque el mercado jamás respeta los interés creados es por lo que los perjudicados reclaman la intervención estatal.’

    ‘Enfrentado con el futuro incierto y desconocido, el hombre sólo puede auxiliarse de dos guías: su conocimiento del pasado y su capacidad de comprensión. Los precios de ayer, que constituyen una parte de ese conocimiento del pasado, le sirven al hombre de punto de partida para intentar comprender el futuro’

    ‘Es la competencia entre los empresarios afanosos de lucro la que impide el mantenimiento de precios ‘falsos’ para los factores de producción’

    ‘El proceso formativo de los precios es un proceso social’

    ____

    Recientemente he leído a los defensores de la ‘industria naciente’, (autor destacado Ha-Joon Chang) , estos exigen aranceles temporales para proteger a las empresas nacionales que entran en nuevo sector (‘no hay conocimiento previo del funcionamiento’), cuando estas empresas no son capaces de resistir la competencia de productores extranjeros ya establecidos, pero se espera que razonablemente (si se les otorga protección), aprendan a reducir costes y poco a poco se vayan convirtiendo en empresas viables que contribuyan a las prosperidad. ¿Que opina al respecto de tal postura?

    ¿Podríamos considerar al mercado, la formación de los precios, la economía, un proceso de ruido blanco?

    ‘Precisamente porque el mercado jamás respeta los interés creados es por lo que los perjudicados reclaman la intervención estatal.’. ¿Los carteles de igual modo pueden aparecer en un mercado competitivo?

    DFJ

  4. “…Esto sería difícil de entender para los sindicalistas. Deberían aceptar que las remuneraciones no están estrictamente determinadas por los empresarios que los contratan sino por los consumidores que están dispuestos a pagar el precio de los bienes que esos empresarios producen…”. Entre el texto en su totalidad, me quedo con esta frase. Es posible que una teoría económica de detalle pueda sostener semejante afirmación. Pero los sindicalistas y trabajadores en general, no pueden discutir sus salarios con los consumidores. Se opta siempre por la opción más directa, simple y concreta: la de discutir el salario con la persona que lo paga; no resultaría lógico pretender otra cosa.

  5. LA ACCIÓN HUMANA. CAP XVI, APARTADOS 3 Y 4.

    RESUMEN 10 LÍNEAS
    Mises en esta ocasión trata de explicar primero la formación de los precios de los factores de producción y de los bienes de orden superior. Nos dice que dependen del precio de bien de primer orden o de consumo. El empresario trata de hallar el “justiprecio” con el que se venderá probablemente el bien de consumo final para así el poder dar un precio a esos bienes de orden superior. Este cálculo económico poco tiene que ver con valoraciones, pues éstas no se pueden sumar, sino con precios.
    El segundo tema que aborda el autor es la computación de costos y hasta qué unidad le merece la pena fabricar al empresario antes de empezar a entrar en pérdidas. Mises dice que a igualdad de condiciones cada unidad más de producto fabricado servirá para satisfacer necesidades cada vez menos importantes de los individuos y que por la parte de los costos cada unidad de producción que necesite a mayores (como se la quita a otro tipo de procesos productivos) será más costosa. Mises concluye que habrá que dejar de fabricar esos productos cuando la utilidad marginal del último producto fabricado sea igual o menor que los costes incurridos en fabricarla.
    ASPECTOS NOVEDOSOS O RELEVANTES.
    Me ha resultado muy novedoso el entender que llega un momento en que los costes por fabricación tienden a ser mayores que el beneficio que obtenemos por venderlos. Daba erróneamente por hecho que las Economías de Escala eran las claras dominadoras en el sentido de los costes de producción.
    También lo de intentar hallar un Justiprecio de venta de mi producto para poder poner un precio de los elementos de orden superior me ha causado cierta sorpresa.

    PREGUNTAS
    ¿Cúales son los mayores impedimentos que hacen que no existan grandes fábricas localizadas para fabricar un tipo único de producto? ¿Los portes? ¿El salario de esa gente que no estaría en otras producciones? ¿El almacenamiento? ¿Las leyes de los distintos países?
    ¿La mayoría de los ceses de producción puede que sean por la disminución del valor por parte de los compradores (debido por ejemplo obsolescencia del producto) que por el incremento de los costes al fabricarlos?
    ¿La división del trabajo ha ayudado a que no suban los costes de producción (mayor productividad del trabajador) o por el contrario al ser un operario con una mayor productividad hace que sus costes sean mayores .?

  6. Guía Acción Humana – Capítulo XVI ap. 3 y 4

    Resumen
    Según el autor los precios de los bienes de orden superior (o factores de producción) vienen determinados por los precios de orden primero o de consumo, es decir son los precios determinados por los consumidores los que definen el precio de los factores de producción y por tanto de los costes.
    El proceso de formación de los precios de los factores de producción se produce por la actuación de los empresarios que buscan aprovechar la diferencia que existe entre los precios de los factores de producción y el precio previsto futuro de los bienes de consumo. Este proceso sólo se detiene cuando se igualan los precios de ambos. El empresario busca por tanto identificar qué es lo que más valoran los consumidores y tratan de proporcionárselas.
    El empresario asegura con este proceso que no haya actividad productiva que no atienda las necesidades más urgentes de los consumidores y al precio más económico. Es en este proceso que elevan unos factores de producción al demandarlos más y reducen los de otros al restringir su demanda.
    Se consideran costos a las sumas dinerarias precisas para adquirir los factores de producción, un proyecto empresarial resulta rentable cuando los costos son inferiores a los ingresos del mismo y cuando esto no sucede se debe a que hay otra aplicación de mayor utilidad para los factores de producción por los que se está dispuesto a pagar mejores precios.
    La producción se detiene cuando los ingresos marginales de lo producido (que es decreciente por el incremento de la oferta en el mercado) se igualan con el coste marginal de los costes (que es creciente por el incremento de la demanda sobre el factor de producción).
    La acción del empresario pretende siempre atender del mejor modo posible las futuras necesidades de los consumidores por tanto debe emplear de la forma más acertada los factores de producción existentes atendiendo a su cantidad y calidad sin importar como se generaron en el pasado ni a la inversión realizada en su adquisición.
    El cálculo de los costes no es un proceso objetivo ya que las condiciones cambiantes del mercado y la necesaria previsión sobre las circunstancias futuras hace que su valoración sea un proceso subjetivo.

    Aspectos Novedosos / Destacados
    En contra de la opinión generalizada los precios no son función de los costes sino que son los consumidores los que definen los precios de los factores de producción a través del precio que dan a los productos de consumo.
    Resulta muy novedosa que los precios de los productos de consumo se trasladen a través de toda la cadena de producción y no al revés. Según Mises el proceso de formación de precios es social y todos contribuimos a estructurar los precios y a gestionar el esfuerzo productivo y la distribución.
    Otro aspecto destacado es como Mises explica que los empresarios al planificar toman decisiones según si han hecho o no la inversión, si no la han hecho tomarán las decisiones si prevén que el costo medio de la producción supera a los ingresos esperados por su venta, sin embargo si el empresario cuenta ya con instalaciones productivas lo que realmente le interesa es el costo marginal independientemente de cuánto gastó en el pasado. La conclusión es que los anteriores fallos o errores en inversiones pasadas no deben ponderarse en las actuaciones futuras.
    El empresario se maneja en un entorno cambiante en el que las previsiones son subjetivas y por tanto la normalidad entendida como ausencia de cambio no existe ya que en un entorno normal no podría haber beneficios.

    Preguntas al autor
    Con frecuencia se escucha a economistas liberales que las negociaciones colectivas sindicales producen inflación, ya que los acuerdos de subidas salariales entre la empresa y los sindicatos son trasladados por los empresarios a los precios, ¿no se contradice esto con la tesis de Mises en el que el precio determina el coste de los factores de producción y no al revés?

    El autor defiende que las inversiones pasadas aunque hayan sido costosas no deben ser tenidas en cuenta por el empresario a la hora de tomar decisiones de producción, ya que sólo debe interesarle el coste marginal ¿esta es una realidad en la gestión empresarial normal o existen casos en los que no se incurren en nuevos costos porque se contemplan los costos incurridos en el pasado aunque estos produzcan beneficios marginales?

    En relación a la pregunta anterior, en el mundo de la inversión bursátil ¿por qué sucede tan a menudo que un inversor no se desprenda de una mala inversión que le ha producido pérdidas esperando a que vuelva a subir si con los frutos de esa venta podría adquirir acciones con mayor potencial? ¿En qué media afecta la irracionalidad de los individuos en estas acciones?

  7. LA ACCION HUMANA, CAPITULO XVI, APARTADO 3 Y 4.
    RESUMEN
    Mises habla en estos capítulos sobre la formación de precios, cuenta como la función empresarial tiene una gran importancia en la búsqueda de la satisfacción de las necesidades futuras, realizan una investigación sobre los bienes y servicios que los consumidores necesitaran y demandaran en el futuro y se aventuran a pronosticar un precio al que serán vendidos, para luego poder determinar cuáles serán los costes de producir dicho producto. Mises habla sobre la distinción entre precios y valoraciones, hacer un juicio de valor es elegir entre a o b, mientras que en el cálculo económico lo que se valoran son precios no valoraciones. El mercado determina los factores de producción del mismo modo que lo bienes de consumo, los empresarios acuden a una subasta para poder pujar por los bienes de producción que les interesan.
    El cálculo de costos de producción está basado en los precios futuros de los bienes producidos, el empresario se basara en su experiencia en los precios pasados y sus experiencias productivas pasadas para optimizar el proceso de producción y ajustar los costes al precio. Mises dice que un producto deja de fabricarse cuando los ingresos marginales igualan a los costes marginales.
    DESTACADO
    Considero relevante el papel descrito por los empresarios por Mises, como estos cumplen una función fundamental dentro de una sociedad encargándose de crear nuevos productos y adaptándolos a las necesidades de los consumidores. Me parece destacada la idea de que el precio es quien marca todo el proceso productivo y no al contrario, incluyendo los salario, me parece muy novedoso que la teoría diga lo que justo sería negociar con los consumidores y no con el empresario.
    PREGUNTAS
    ¿Están los empresarios, en su afán por tratar de crear productos y adelantarse a que querrán los consumidores mañana, generando nuevas necesidades a los consumidores sin que estos las hayan deseado antes?
    ¿ como afecta la intervención estatal en los mercados, para el computo de los costes de producción?
    En determinados casos, algunos productos dejan de ser rentables para los empresarios porque sus costes de producción empiezan a ser mayores que cuando empezaron a hacerlo, aunque el precio no haya variado en este tiempo, en este caso, ¿ el empresario dejara de fabricar el bien, por el aumento de los costes y no por una disminución de interés de los compradores?

  8. LA ACCIÓN HUMANA. CAP XVI, APARTADOS 3 Y 4.

    Resumen

    Los precios de los bienes de orden superior son función, en última instancia, de los precios de los bienes del orden primero o inferior, es decir, de los bienes de consumo. A causa de tal relación de dependencia, aquéllos son, en definitiva, engendrados por las valoraciones subjetivas de cuantos componen el mercado. Es una conexión de precios, no de valoraciones.
    La determinación de los precios está inextricablemente ligada a la propia mecánica del mercado
    Circunstancias que intervienen en la computación de costos:
    Primera.—Al incrementarse la cantidad de factores invertidos en la producción de cierto bien de consumo, también aumenta el poder del mismo para suprimir el malestar.
    Segunda.—El ampliar las existencia de bienes de consumo exige proporcional incremento en la cuantía de los factores de producción invertidos o incluso un aumento más que proporcional a la producción obtenida

    Novedoso

    La estructuración que se hace de los bienes en bienes de primer orden, nunca había oído ese término antes.
    También me parece novedoso que el precio de un bien y producto final sea marcado por las valoraciones del consumidor, y que el precio de los bienes superiores a este sean marcados por el precio final del bien de orden inferior.
    El ejemplo que publica usted en el blog acerca del salario de algunas profesiones dependiendo del precio final que el consumidor pague por dicho bien o servicio, es fundamentalmente cierto.

    Preguntas al autor

    -¿Existe algún precio justo objetivo de alguno de los bienes de orden superior?
    -¿Puede tener alguna ventaja la fijación de precios de los bienes de órdenes superiores por el Estado?

  9. Resumen SESIONES 6 Y 7 LA LEY DEL COSTE. DECISIÓN Y CESE PRODUCCIÓN

    Los costes de producción de un bien económico están determinados por el precio de mercado de dicho bien económico (descontado el tipo de interés). Esto es, el empresario incurre en unos costes determinados (hoy) entendiendo que el resultado de la venta (mañana) obtenga beneficios mayores. Si no fuese así, ser empresario sería muy fácil, compraría por 100 u.m., incorporaría 10 u.m. de beneficio y vendería cualquier bien económico que produjese por 110 u.m.. El beneficio empresarial es el resultado de evaluar adecuadamente las necesidades futuras de los consumidores.
    Cada vez que un empresario detrae de la sociedad bienes económicos (compra) veta oportunidades a otros agentes la capacidad de utilizar dichos bienes. Si el empresario ha estimado correctamente su plan de acción cosechará beneficios ,y si no lo ha hecho obtendrá perdidas. En el caso de obtener perdidas contables, el empresario debe deberá modificar su plan empresarial o incluso cesarlo.

    El concepto más novedoso que he encontrado en las lecturas es la especificidad de ciertos factores de producción.

    En el caso de un bien de consumo que utilice entre otros un factor de producción específico, ¿el precio de bien de consumo bajará o subirá de manera lineal si lo hace, a la par, el factor de producción específico?

  10. Mises explica en el texto que los precios de orden superior (los más alejados del consumo) son determinados por los precios de los bienes de primer orden (los bienes de consumo). Estos a su vez dependen de las valoraciones subjetivas de los consumidores hacia esos productos. Es decir, las valoraciones de los miembros de la sociedad determinan el precio de toda la cadena de producción (bienes de orden superior hasta bienes de consumo), como ya vimos con la Ley del coste de Böhm Bawerk.

    Por otra parte, trata hasta donde producen los empresarios. Cuanto más se produce más sube el coste marginal y más baja el ingreso marginal hasta que llega al punto de igualarse o incurrir en pérdidas. En ese momento el empresario deja de producir aunque puede incurrir en el error de calcular de más y tener mayores pérdidas o producir de menos y obtener menos beneficios. El aumento de los costes y disminución del margen tiene relación con la ley de utilidad marginal que al fabricar cada vez más, satisface necesidades menos importantes para los individuos.

    Como novedad, nuevamente habla de la formación del precio a través de las valoraciones subjetivos y no de sumar un porcentaje al coste para obtener el beneficio. Asimismo, la forma de producción de los empresarios al parar de producir cuando el coste de producción iguala o supera el precio de venta, es decir, vende con pérdidas.

    También me resulta curioso cómo define qué es un juicio de valor: “Un juicio de valor consiste, pura y exclusivamente, en preferir ‘a’ a ‘b’”.

    Preguntas

    El autor diría que los sindicatos actúan con mala fe si al tener conocimiento de que para pedir un aumento de sueldo se lo deben de pedir a los consumidores y aún así se lo exige al empresario.

    ¿Hasta qué punto levantar aranceles es sano para la economía dado que entrarían productos más baratos y se dejarían de producir los nacionales más caros, generando paro y caída del consumo? ¿Esto no se habría evitado no imponiendo aranceles desde el minuto 1?

  11. Mises, Ludwig. La Acción Humana, capítulo XVI, apartados 3 y 4

    EL mercado es un proceso coherente e indivisible. Es un cúmulo de acciones y reacciones, de cambios y contracambios.
    Los precios de los bienes de orden superior son función, en última instancia, de los precios de los bienes del orden primero o inferior.

    Los costes de hoy siguen a los precios que estimamos para mañana.

    Los precios de los factores complementarios de producción vienen condicionados por los precios de los bienes de consumo.

    El principio general de los costes:
    ley que explica hasta qué punto tenderán los empresarios a aumentar la producción de un determinado bien.

    Las leyes de economía son marginales porque las decisiones humanas siempre se toman sobre cantidades discretas.

    El coste marginal es creciente: el coste de cada unidad adicional de factor productivo aumenta conforme crece la demanda sobre él.

    El ingreso marginal es decreciente: el precio de cada unidad adicional de bien de consumo producido disminuye conforme aumenta su oferta.

    Existe una tendencia a que los empresarios eleven la producción hasta que los costes marginales se igualen a los ingresos marginales.

    Producir más de ese nivel general pérdidas en las unidades adicionales.

    Los empresarios buscan aquellos negocios que previsiblemente van a producir entre costos e ingresos un superávit a favor de los ingresos. Y esto lo realizan a base de prueba y error dado que no existen funciones de costes.

    A DESTACAR:
    Los ingresos por cada unidad adicional producida fuera del equilibrio marginal disminuyen.

    PREGUNTAS:

    ¿Deben pues las empresas no incrementar su capacidad de producción durante las fases de expansión económica debido a la perdida de eficiencia economica que esto supondrá cuando la demanda baje?

  12. Mises, Ludwig. La Acción Humana, capítulo XVI, apartados 3 y 4.

    El autor comienza el artículo resaltando que los precios de los bienes de orden superior son función, de los precios de los bienes del orden inferior: los bienes de consumo.
    Dado que los precios son consecuencias de las valoraciones de los individuos, los costes tienen unos precios que están determinados por las valoraciones que los individuos realizan de los bienes finales.
    Se explica que el empresario, interesado en cubrir las necesidades de los potenciales compradores, es quien lucha por la obtención de los factores productivos a un precio que le permita obtener una ganancia cuando venda el producto final.
    Comenta la importancia, que no imprescindible necesidad, de los precios pasados como ahorro de tiempo y recursos para el establecimiento de los precios presentes.
    En la segunda parte del artículo el autor enseña unos ejemplos de evolución de los costes. Se puede ver que lo más importante para el establecimiento de los mismos es la estrategia que establezca el empresario en función del futuro.

    Ya hemos aprendido en la asignatura que son los precios de los bienes finales quienes marcan los precios de los bienes de orden superior. Pero ahora me parece novedoso que se introduzca la figura del empresario como principal protagonista de este efecto.
    El empresario es fundamental en este proceso. Es capaz de fijarse en las valoraciones individuales que los posibles compradores hacen de los bienes que pueden mejorar su satisfacción para iniciar su negocio. Traducir estas valoraciones a precios y ver cómo actuar para obtener un beneficio.
    También me parece destacable que Mises hable del interés de algunas personas en que los gobiernos protejan sus intereses creados.

    ¿Podría poner ejemplos de factores indivisibles para entender bien su argumento?
    ¿Hay factores de producción que llegue a ser gratuito porque la tecnología ha avanzado y ya no sea necesaria su utilización o siempre mantiene algún valor porque puede ser utilizado con tecnología más precaria?
    Un gran empresario que inicie su andadura hoy, tendría efecto sobre el coste de los factores de producción que ya que están establecidos, pero en caso de factores como los minerales, podrían abrirse nuevas minas. ¿El efecto se trasladaría a los factores de producción necesarios para establecer nuevas minas?

  13. La acción humana cápitulo XVI, apartados 3 y 4

    3. El precio de los bienes de orden superior

    Según Mises somos los consumidores, al decidir cuánto estamos dispuestos a pagar por un bien de consumo, los que fijamos también en cierta forma y aunque no seamos conscientes de ello los precios de todos los elementos incluidos en el proceso de producción de este bien, incluyéndose ahí los salarios de los trabajadores. Para Mises, solo hay un único proceso social e indivisible que, movido inicialmente por las valoraciones de los consumidores, establece los precios de los bienes, distribuye los factores producción entre las diversas necesidades y determina la cuota de satisfacción de éstas.

    Un factor crítico para que funcione este marco general en el que los precios de los bienes de consumo determinan el precio de los factores de producción, es el hecho de que haya diferentes usos posibles para un determinado factor de producción. Esto es lo que permite la competencia entre empresarios por este factor de producción, dedicándose así los escasos factores de producción a satisfacer las necesidades más urgentes según las establece el mercado.

    4. La computación de costos
    En el cálculo empresarial se consideran costos las sumas dineradas necesarias para adquirir los correspondientes factores de producción. Los empresarios, evidentemente, siempre buscarán aquella actividad en la que ven un mayor superávit entre sus costos y sus esperados ingresos. Si un proyecto no es rentable es porque hay otra aplicación mejor para los factores de producción, es decir, hay otros bienes por los que los consumidores están dispuestos a pagar más.
    El autor habla de dos circunstancias, que no siempre se dan, en la computación de costos:
    1. Si se aumenta la cantidad de factores de producción de cierto bien de consumo, también aumenta el poder del mismo para suprimir el malestar,
    2. Ampliar las existencias de bienes de consumo exige un incremento proporcional en la cuantía de los factores de producción invertidos
    Según el autor, en el cálculo de costos se produce una complimentariedad entre lo que el empresario puede ingresar por cada unidad adicional que produzca de un bien y lo que le cuesta producir cada unidad adicional. Por un lado el ingreso marginal es decreciente, es decir, según se aumenta el número de unidades de un bien de consumo producido el precio pagado por ellas tenderá a ser menor, mientras que el coste de producirlas será cada vez mayor. Si se alcanzase una paridad absoluta entre estos dos factores, la producción se pararía.
    Aspectos novedosos:
    Lo más sorprende ha sido esa idea sobre el cálculo de costos y como puede llegar un momento en que la producción de un bien de consume pare porque el precio de producirla sería mayor que el de su fabricación.
    ¿Puede dar algún ejemplo concreto donde se vea cómo el ingreso marginal es decreciente? Hasta ahora pensaba que el coste de fabricar el segundo teléfono era menor que el del primero y si lo vendo al mismo precio no entiendo cómo el ingreso es decreciente.

  14. Resumen
    Los precios de orden superior son función en última instancia de los precios de los bienes de orden primero o inferior, es decir, de los bienes de consumo y por tanto son engendrados por valoraciones subjetivas de cuantos componen el mercado.
    La actuación de los empresarios para aprovechar las diferencias existentes entre los precios de mercado de los factores de producción y los previstos precios futuros de los correspondientes bienes de consumo impulsa el correspondiente mercado.
    El proceso de imputación de valores no permite deducir del valor de la mercancía el de los factores en ella invertidos. Solo el mercado donde el factor de producción tiene un precio permite el cálculo económico. El cálculo económico maneja precios y no valoraciones.
    En el cálculo empresarial se consideran costos las sumas dinerarias precisas para adquirir los correspondientes factores de producción.
    La producción ha de detenerse tan pronto como la utilidad marginal del producido incremento deje de superar la de los costos supletorios.
    Cuanto más se incrementa la producción de determinados artículos, más factores de producción deben ser detraídos de otras explotaciones que pudieran ser utilizadas para producir otros bienes.
    La computación de costos y ponderación de efectos económicos de las operaciones mercantiles no suponen meros problemas aritméticos, constituyen especulativa anticipación de futuras condiciones inciertas.
    Destacado
    Los precios de los factores de producción están determinados por los precios de bienes de consumo. Los costes de hoy siguen los precios de mañana
    El empresario estima los precios del mañana e invierte en los factores de producción hoy bajo esta incertidumbre.
    Los beneficiarios de la actividad espontanea de los empresarios son los consumidores que ven crecer la oferta de bienes y servicios que mejoran su nivel futuro.
    Las leyes de la economía son marginales porque las decisiones humanas se toman sobre cantidades discretas
    La producción ha de detenerse tan pronto como la utilidad marginal del producido incremento deje de superar la de los costos supletorios.
    Preguntas
    1) De acuerdo con J.Huerta si se distorsionan las señales esenciales que los empresarios siguen en su quehacer se inducen errores masivos de inversión generando etapas de burbujas expansivas, de crisis, esto puede pasar por la intervención del estado, bancos centrales, etc. ¿Existe algún caso específico que justifique la intervención del Estado y de los Bancos Centrales en el mercado?

    2) Un empresario debe decidir la inversión en factores de producción basado en una estimación de precios futuros asumiendo un gran grado de incertidumbre, ¿sería posible sin la intervención del Estado una industria de celulosa como la nórdica?, que debe plantearse a más de 50 años, ya que utiliza el pino como materia prima que tarda ese tiempo en crecer.

    3) No es la industria de la generación de energía eléctrica un caso donde la concentración no es eficiente, al estar la grandes centrales de generación alejadas tanto de la materia prima como de los consumidores. ¿No sería más eficiente liberalizar el mercado para poder descentralizar?.

  15. Resumen “La acción humana”, capítulo XVI, apartados 3 y 4.

    El texto nos muestra como los precios de los factores de producción vienen condicionados por los precios de los bienes de consumo. Hay una conexión de precios, no de valoraciones. El mercado determina los precios de los factores de producción igual a como establece los de los bienes de consumo. Los anticipados precios futuros de los productos determinan los precios de los factores complementarios de producción usados en su fabricación. Hay una colaboración entre las partes para lograr un fenómeno único que comprende la determinación de los precios, la gestión del esfuerzo productivo y la distribución. La excepción al proceso se produce cuando fabricar un producto exige emplear 2 o más factores absolutamente específicos, entonces estos solo pueden tener un carácter acumulativo.
    En cuanto a la computación de los costos, hay que tener en cuenta que la producción se detiene cuando la utilidad marginal del incremento producido deja de superar la utilidad marginal de los costos. En general, los costos medios de producción aumentan al ampliarse la producción, pero no todos los factores de producción son perfectamente divisibles y además no pueden ser divididos de forma que el pleno aprovechamiento de uno de ellos implique aprovechar plenamente los otros factores imperfectamente divisibles. El empresario se pregunta en cuanto excederán los precios futuros anticipados de los artículos a los costos de los mismos. La respuesta dependerá de si no ha hecho ninguna inversión (referencia al coste medio), o de si ya tiene alguna instalación productiva (referencia al coste marginal). En cualquier caso, el empresario siempre ha de tener en cuenta la futura condición del mercado que es cambiante.

    Aspectos novedosos o relevantes:
    Es relevante la cuestión de que los precios no dependen de los precios del pasado que son un simple punto de partida. También el que los empresarios compiten y esa competencia es reflejo de los precios de los bienes de consumo que determinan la formación de los precios de los factores de producción utilizados. Es decir, los empresarios actúan a las órdenes de los consumidores. También es importante destacar cómo el aprovechamiento incompleto de los factores imperfectamente divisibles determina el costo medio de la producción.
    El cálculo de los costes es subjetivo y depende de la adaptación a la realidad cambiante, más que de unas reglas contables estáticas.

    Preguntas al autor:
    1. ¿Existe alguna fórmula matemática que relacione el precio de los bienes de consumo y el precio de los factores de producción usados para producirlos?.
    2. A veces la utilidad marginal del incremento producido puede ser inferior a la utilidad marginal de los costos y sin embargo se realiza la inversión o se cierra un negocio, por ejemplo cuando se espera que eso te dé entrada en el mercado y puedas recuperar la inversión en el futuro. ¿Esto contradice la teoría de la utilidad marginal?
    3. ¿Se considera al trabajo un factor perfectamente divisible?. Ya que la capacidad de cada trabajador puede ser muy diferente de acuerdo a sus capacidades y entonces entiendo que quedaría en la categoría de imperfectamente divisible.

  16. Mises, “La Acción Humana”, capitulo XVI, apartados 3 y 4

    Los precios de los bienes de orden superior son función de los precios de los bienes del orden primero, es decir de los bienes de consumo. Estamos ante una conexión de precios, no de valoraciones.
    La determinación de los precios está ligada a la propia mecánica del mercado.
    El mercado determina los precios de los factores de producción exactamente igual a como establece los de los bienes de consumo. No cabe analizar el mercado de los bienes de consumo dejando fuera el actuar de los consumidores. Es imposible por lo mismo estudiar el mercado de los bienes de orden superior haciendo caso omiso de la actuación de los empresarios.
    Es el empresario quien impide la pervivencia de toda actividad productiva que no atienda, en cada momento, las más urgentes necesidades de los consumidores del modo más barato posible.
    Los empresarios examinan los precios del pasado inmediato y los cambios que el mercado pueda registrar. Los precios del pasado constituyen su punto de partida, pero los precios de las mercancias no dependen directamente de esos precios pasados.
    Los precios de los factores de producción determínanse por los anticipados precios futuros de las mercancías.
    Los empresarios moldean la herencia del pasado, acomodando los existentes factores, lo mejor posible, a las cambiadas circunstancias mercantiles.
    El proceso económico lo forman continuas y entrelazadas actuaciones productoras y consumidoras.
    Enfrentado con el futuro incierto, el hombre se apoya en su conocimiento del pasado y su capacidad de comprensión.
    Es la competencia que los empresarios desatan la que impide la pervivencia de precios falsos.
    El proceso formativo de los precios es de condición social. Todos contribuimos al resultado final, a estructurar los precios de mercado, a distribuir los factores de producción entre las diversas necesidades y a determinar la cuota en que cada uno satisfara las suyas.
    Cuando la fabricación de determinado producto exige emplear dos o más factores absolutamente específicos éstos sólo pueden tener un precio acumulativo.
    En el cálculo empresarial los costos son las sumas dinerarias precisas para adquirir los factores de producción.
    La producción ha de detenerse cuando la utilidad marginal del incremento deje de superar la utilidad marginal de los costos adicionales.
    La acción pretende atender, del mejor modo posible, futuras necesidades. No interesa como fue el proceso histórico que proporcionó los factores actuales. Lo que importa es el resultado, la cantidad y calidad de los factores hoy disponibles.
    Los costos fijos son los costos necesarios para explotar factores de producción de condición inconvertible o que sólo con graves pérdidas podrían ser destinados a otros fines.
    Hay que preocuparse por el futuro estado del mercado. Las instalaciones productivas son factores de producción cuya utilidad viene condicionada por las circunstancias del mercado.
    El cálculo de costos es siempre de índole subjetiva. Los conceptos de “ganancia justa”, de cual sería el lucro “equitativo” para cierto capital invertido, son conceptos falsos. En la economía de giro uniforme no hay beneficio y en una economía cambiante el beneficio no es ni justo ni injusto. La ganancia nunca es “normal”, donde impera la normalidad o ausencia de cambios no puede haber beneficios.

    ¿Cuales son las condiciones propias de la economía de giro uniforme y del equilibrio estático?
    ¿Qúe son precios de índole acumulativa?

  17. El autor en los epígrafes objeto de estudio hace hincapié en los precios vienen determinado por el mercado. Los precios de orden superior vienen determinados por los precios de los bienes de primer orden o bienes de consumo. Los precios no están sujetos a valoraciones individuales.
    Por otro lado el autor hace referencia a los costes. Considera los costes como la suma de los precios que tienen los diferentes factores de producción. Parece lógico pensar que cuando la suma del coste de estos factores de producción es inferior a los ingresos generados, el negocio resulta rentable. En caso contrario esto significa que existe una mejor asignación para esos factores de producción. La producción óptima se encuentra en el punto en el que el ingreso marginal por unidad vendida (teniendo en cuanta todos los costes tanto fijos como variables) es superior al coste marginal por unidad vendida).
    El objetivo de todo empresario emplear los factores de producción que tiene a su disposición de la mejor forma posible para satisfacer tanto las necesidades de sus clientes como para rentabilizar la inversión que ha realizado. El problema surge en que el mercado es dinámico y las condiciones por lo tanto con cambiantes, lo que da lugar a que existe una dificultad importante en medir los costes futuros.
    Aspectos novedosos
    Me parece novedoso la nomenclatura que utiliza el autor para referirse a los distintos tipos de bienes(primer orden y segundo orden).

    Preguntas
    Según Mises, un empresario no debe parar de producir cuando el coste de producir es mayor que el ingreso que genera. Por lo tanto, ¿Por qué hay empresas que hacen dumping?

  18. LECTURA: La Acción Humana, capítulo XVI, apartados 3 y 4. Mises, Ludwig.

    ¿QUE SORPRENDE?

    Se siguen mostrando útiles los mismos principios para explicar otros hechos observados en escenarios más complejos.

    RESUMEN.

    EL PRECIO DE LOS BIENES DE ORDEN SUPERIOR

    El autor ahora trata la naturaleza de los precios de los bienes de orden superior, para lo que expone
    * que la naturaleza de su fijación se rige por los mismos principios de la de los precios de bienes de consumo, pero considerando a los empresarios como consumidores.

    * que los precios de los bienes de orden superior son función, en ultima instancia, de los precios de los bienes de orden inferior, es decir, de los bienes de consumo … los precios, no las valoraciones.

    * el mercado es un solo proceso, coherente e indivisible.

    Desarrollando estas ideas:

    * Ya se ha establecido que el mercado para los bienes de primer orden es el de los consumidores finales, que definen el precio en función de sus valoraciones subjetivas y la ley de pares marginales … para los bienes de orden superior el mercado es el de los productores de los bienes de primer orden, que también definen los precios de la misma manera, siendo su criterio subjetivo obtener beneficios en la producción del bien primario (límite superior de su puja) y, a la vez, echar a sus competidores (límite inferior de la puja), por lo que tienen que trasladar los precios del bien primario a los de orden superior, asegurando el margen que quieran obtener.

    Por este proceso , las valoraciones subjetivas de los compradores de los bienes de consumo condicionan, directa o indirectamente, los precios de todos los bienes y en qué se emplean esos bienes y en qué cantidad (donde se obtenga mayor beneficio).

    * El proceso de imputación de precios no permite deducir del valor de la mercancía conjuntamente producida con la suma de los precios de los factores en ella invertidos (a excepción de un producto que se genere con factores absolutamente específicos, porque estos no están sometidos a la competencia de la generación de otros productos). El proceso de fabricación no es la base del cálculo económico. Sólo el mercado, donde cada factor de producción tiene su precio, permite el cálculo económico.

    * Por lo tanto, el proceder de los empresarios es analizar el mercado de los bienes de consumo considerando la actuación de los consumidores, queriendo resolver las necesidades de los consumidores del modo más barato posible y con los mayores beneficios posibles. Todos los procesos productivos que no atiendan estos criterios, no perviven. Y en este proceso los empresarios modifican los precios de los factores de producción por restricción o ampliación de su demanda, y su asignación a los procesos productivos correctos.

    * En este análisis, el empresario prevé el precio del bien de consumo en base a su análisis que del mercado pueda hacer, no de los precios pasados ni de los precios de los factores de producción. El procedimiento de análisis puede ser analizar los precios pasados más o menos inmediatos y corregirlos con las hipótesis y análisis de mercado que pueda realizar. Y traslada estos precios a los precios de los factores de producción.

    * La competencia entre los empresarios elimina los precios falsos de los factores de producción. Y los precios se ajustan al mercado en la medida que son mandatarios de los compradores de los productos de consumo, que produce la competencia entre los empresarios. Y esta palanca es mayor cuanto más inespecíficos son los factores de producción.

    * Por lo tanto el proceso formativo de los precios es de condición social. Hay un único proceso, el mercado, en el que todo el mundo colabora desde el cometido que tiene en la división del trabajo, compitiendo en la colaboración y cooperando al competir estructuramos los precios de mercado, distribuimos los factores de producción entre las distintas necesidades y determinamos la cuota en que cada uno satisface necesidades. Estos no son tres procesos diferentes, ni reglados de otra manera.

    LECTURA: Böhm Bawerk, Eugen, “La ley del coste”, pp. 121-142. Böhm Bawerk, Eugen.

    ¿QUE SORPRENDE?

    Se siguen mostrando útiles los mismos principios para explicar otros hechos observados en escenarios más complejos.

    RESUMEN.

    LA LEY DE COSTES.

    El autor aborda cómo entender y explicar la ley de costes con la teoría de precios basada en la ley de pares marginales.

    * La ley dice que el precio de mercado de los bienes que son reproducibles en cualquier cantidad deseada tiende a la larga a igualar el coste de producción (la suma de los precios de los factores de producción)

    * Pero no se puede entender, entonces, que modificando los costes de producción podamos modificar los precios, sino al revés, que los precios de los bienes consumidos determina el precio de los factores de producción, y por la competencia del libre mercado, el precio de mercado de un bien tiende a sus costes de producción. Es un modo especial de exponer la ley de la utilidad marginal. Lo explica admitiendo las mismas premisas del escrito de Mises.

    * Y esta ley es una tendencia, por la realidad del mercado.

    Desarrollando estas ideas:

    * Los mismos principios que se han establecido y verificado para los bienes de consumo (valoraciones subjetivas y ley de pares marginales determinan individualmente el precio para cada tipo de producto) a los bienes de orden superior, considerando que en estos los consumidores son los productores y su valoración subjetiva es la de obtener beneficios, y que los factores de producción son inespecíficos, por lo que distintos procesos de producción compiten por él.

    * Esto hace que los precios de los bienes de consumo se trasladen a los precios de sus factores de producción (y no al revés), y a qué proceso de producción y en qué cuantía se destina cada factor de producción: los factores de producción se dedican los procesos de producción donde se obtiene los bienes mas valorados (dónde es más provechoso, donde se obtiene más beneficio). El último de los usos más provechosos (un bien hecho con ese factor de producción) es el que determina el precio de ese factor de producción para todos los demás.

    * Por los beneficios que permite la diferencia entre coste y precio, se aumentará la producción de todos los productos que admitieran un coste mayor en este factor de producción y disminuir su precios hasta aquel que cubre el costos de sus factores de producción.

    * También las tesis que estamos manejando explican que esta ley sea una tendencia, por la naturaleza real del mercado:
    ** Sólo se cumpliría en un modelo ideal, con un perfecto conocimiento de las necesidades futuras que se trasladan sin demora y sin ninguna modificación en la demanda, la oferta y las técnicas de producción
    ** Pero la realidad hay dos factores que lo impiden:
    ***lo que el autor denomina ‘obstáculos friccionales’:
    **** no es inmediata la inversión en los factores de producción en los productos de consumo más provechosos en un momento dado
    **** no es inmediato que los valores de producción se valoren uniformemente entre los distintos procesos igualándose al que establezca el último de los usos más provechosos, por el carácter más o menos específico de estos o por cualquier otra causa
    *** y el tiempo que tiene que pasar para verificarse el proceso de producción de un bien de consumo, desde la inversión inicial a la presentación del bien de consumo construido. En este tiempo se puede modificar la valoración de los bienes de consumo y de los factores de producción, y estos incluso en las distintas etapas en las que pudieran aparecer de los procesos de producción.

    Esto produce que el precio de un producto o de un factor de producción se desvíe de sus coste, apareciendo las oportunidades de beneficios y los riesgos de pérdidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *