¿Se podría regresar ahora al patrón oro? Larry White dice que Estados Unidos y Europa podrían

El profesor de Economía de la Universidad de George Mason, Lawrence White, publica un paper donde se pregunta si sería posible regresar a una moneda “mercancía”, como lo fuera el patrón oro. http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2406966

Oro

“Aunque pocos académicos apoyan hoy el patrón oro, los datos históricos muestran que este sistema monetario superó en resultados a los actuales sistemas de moneda fiduciaria en por lo menos cinco aspectos:

  1. Una menor tasa de inflación promedio, por lo tanto menores costos para economizar en los saldos monetarios (no hay que estar preocupándose con que el dinero pierde valor si uno lo mantiene sin usar)
  2. Menor incertidumbre sobre los precios, por lo tanto un mercado de bonos a largo plazo más profundo (es decir, con bonos a plazos más largos)
  3. Mayores flujos internacionales de comercio y de capitales, debido a los beneficios de un área monetaria común (se utiliza básicamente la misma moneda)
  4. Menores costos en recursos dedicados a la minería del oro para fines monetarios con un precio real del oro más bajo, porque se elimina la demanda privada de oro para protegerse de la inflación
  5. Mayor disciplina fiscal.

“El regreso al patrón oro sería factible en forma inmediata para los Estados Unidos, la zona del Euro y Suiza donde los stocks oficiales de oro son suficientemente grandes al precio actual del oro como para proveer una cobertura de reserva razonable históricamente sobre los agregados monetarios amplios. Otras naciones importantes (Japón, Reino Unido, China), debería comprar oro.”

Una encuesta entre 38 economistas de las principales universidades norteamericanas muestra que ninguno de ellos cree que el patrón oro daría mejores resultados. Solamente dos expresaron que tal vez permitiría evitar los errores de los años 2000 pero que aun así las políticas monetarias discrecionales son necesarias.

Algunos resultados del patrón oro:

  1. El período más prolongado de adherencia al estándar del oro fueron los 93 años en el Reino Unido entre 1821 y 1914. El índice compuesto de precios era de 10,3 en el primer año y el 9,8 al final. En todo el período la tasa de inflación anual fue de -0,5%
  2. En los Estados Unidos, fue de 5.28 cuando se reasumió el patrón oro en 1879 y de 6,53 en 1913, antes de sus suspensión.
  3. En los sistemas de moneda metálica (oro, plata o ambas) la tasa de inflación promedio fue de 1,75%, mientras que en los sistemas de moneda fiduciaria fue de 9,17%. En todos los países de la muestra la inflación fue más alta en los sistemas fiduciarios que en los metálicos.

Según White, el stock oficial de oro en los Estados Unidos permitiría volver a la convertibilidad con el oro al su precio actual. El gobierno tienen 261,5 millones de onzas Troy que, al precio reciente de $1.400 da un stock de 366.1 mil millones de dólares, más del triple de la cantidad requerida ahora como reservas de los bancos ($115,9 miles de millones)

6 pensamientos en “¿Se podría regresar ahora al patrón oro? Larry White dice que Estados Unidos y Europa podrían

  1. La ventaja que tendría la adopción del patrón oro clásico (en el sentido de Mises), es que sería una buena manera de acabar con los procesos inflacionarios y con la manipulación monetaria de los gobiernos. Induciría cambios en los mecanismos políticos y en las perspectivas con que se toman las decisiones de política en los gobiernos, en los órganos legislativos y en los judiciales. Ayudaría a la disciplina fiscal y a nivelar las condiciones en que se hace el comercio internacional. Requiere eso sí, a la luz de Mises, de importantes cambios institucionales.

    Ahora bien, pueden surgir otros tipos de dificultades, porque la ilusión monetaria haga que algunos segmentos de la población piensen que la estabilización de los precios, o incluso su ligera reducción en términos de la nueva moneda, le han desmejorado su situación. Parte de la labor, que habría que hacer es la de enseñar a las personas a pensar más en términos reales y menos en nominales, a descorrer el velo monetario. Hoy en día esa labor de enseñanza puede ser más fácil en virtud a los medios de comunicación modernos y a las redes sociales

  2. El tema sugerido resulta muy opinable, sobre todo teniendo en cuenta las economías globales, tanto de los países sumamente desarrollados en comparación de aquellos con una crisis económica que no permite alcanzar estabilidad monetaria.
    Linealmente se impone señalar que el patrón oro es un sistema monetario que fija el valor de la unidad monetaria en términos de una determinada cantidad de oro. El emisor de la divisa garantiza que pueda dar al poseedor de sus billetes la cantidad de oro consignada en ellos. El patrón oro como sistema monetario, es aquel en el cual el valor de la moneda de un país era totalmente convetible en gramo oro y otra característica deviene de la obligación que tienen los bancos centrales a su plena convertibilidad, es decir, se puede reclamar el cambio de billetes a oro.
    Se ha precisado que cuando se usa el patrón oro se estabilizan, dentro de una estrecha franja, los valores de las diferentes monedas que aceptan el mismo. De modo tal el patron oro como sistema monetario internacional no podría funcionar sin la cooperación de los países que lo adopten, lo que hoy resulta poco probable.
    El uso del patrón oro da lugar a etapas largas de fuerte crecimiento económico separadas por depresiones severas e intensas que dan lugar al empobrecimiento generalizado durante períodos cortos de tiempo. Además debe tenerse presente que un modelo de crecimiento económico similar sería socialmente inaceptable en la actualidad.
    En nuestro pais, de implementarse el patron oro, tendría que ser mediante ley emanada del Congreso como se implementó la Ley de Convertibilidad. Pero debe tenerse prudencia en su adopción, en cuanto a que su uso no provoque la falta de flexibilidad en la política monetaria, lo que ayudaría aún mas a una decadencia monetaria difícil de soportar.
    El regreso al patrón oro sería factible para ciertos paises, en forma inmediata, como Estados Unidos, Suiza, Europa, donde los stocks oficiales de oro son suficientemente grandes al precio actual del oro como para proveer una cobertura razonable históricamente sobre los agregados monetarios amplios. Ahora bien, en nuestro pais, en mi opinión, considero que el stock oficial de oro y sus reservas monetaria no permitiría volver a la convertibilidad con el oro al de su precio actual, pues siendo un sistema financiero rígido, inflexible y restrictivo, en los países subdesarrollados sus economías no lo permiten en una política monetaria de permanente inflación y con una escasa y casi nula contención del gasto público.

    • En España también se podría. Si se establece una correspondencia/respaldo euro-oro, (sería una fase inicial, hasta que la moneda se nominase en función de la cantidad de oro depositada), cualquier persona con euros podría canjearlos en oro, obteniendo unas reservas de dicho metal, o bien seguir conservando los euros, como certificados de depósito de cantidades de oro. La masa monetaria seguiría siendo la misma. Lo difícil es contar con la aquiescencia política para esta operación. Evidentemente los políticos no van a renunciar fácilmente a su viejo recurso de darle a la máquina de imprimir billetes, (es decir, de falsificar dinero legalmente).

  3. Sin dudas el sistema del patrón oro fue un enorme éxito para las economías de la época, no por nada coincide con la famosa “Belle Epoque” en donde este sistema tuvo algo que ver.
    Las ventajas del sistema son conocidas por todos, evita la inflación, produce estabilización de precios, lo que favorece el intercambio internacional, el sistema bancario tiene una mayor solvencia y en general fomenta la competencia por la seguridad jurídica que instituye.
    Ahora bien las dos grandes desventajas que tendría este sistema son en primer lugar que la cantidad de dinero en circulación estaría limitada por la cantidad de oro existente por lo que no permite que aumente la masa monetaria necesaria en la actualidad, lo que provocaría procesos deflacionarios y en segundo lugar que anula por completo la política monetaria de los países.
    En Argentina el sistema tuvo buena implantación en varios periodos de la historia, aunque siempre con el mismo final: el mal manejo de las finanzas por parte del Estado hacia caer la convertibilidad con el oro, para asi caer en la devaluacion y regresar a periodos inflacionarios, tactica recurrente en la Argentina para poder pagar sus deudas.
    En los años 90 con la implementacion del sistema de convertibilidad 1 peso = 1 dolar, se intento en parte volver a la misma lógica del sistema del patrón oro solo que atando la moneda al dolar en vez de al oro. El resultado es el conocido por todos, Argentina se quedo con pocas reservas en dólares por malos manejos económicos, y volvió a abandonar el sistema, generando otro cambio brusco en la economía del país y yendo a default entre otras cosas.
    Con todo esto, pareciera que el sistema del Patron Oro como el de la convertibilidad, son sistemas altamente eficaces que logran rápidamente sus objetivos (Reducir la inflación,etc) pero que son dificiles de sostener en el tiempo por lo aplicados que tienen que ser los gobernantes de turnos.
    Coincido con White en que algunos países podrían volver al patrón oro pero ninguno querrá pagar el costo de tener que ser muy ordenados en las cuentas y el no contar con una herramienta importante como es la política monetaria para arreglar ciertos baches en el camino de un país.
    También es cierto que aquellos países que tienen problemas monetarios no son justamente los que nombra el autor que podrían volver al patrón oro como Suiza o Estados Unidos, sino que son los países periféricos como Argentina, Venezuela, Zimbabwe, etc , que sería inviable su vuelta al patrón oro, en primer término porque no tienen suficientes reservas de oro y segundo porque son países con un claro desorden en sus políticas monetarias lo que haría imposible de sostener el patrón oro por la disciplina monetaria y fiscal que requiere.

    Fermín Villar

  4. Considero que conforme a lo expuesto, es evidente que el hecho de utilizar el “patrón oro” como respaldo económico de un país arrojó resultados concretamente positivos. Pero por otro lado, me resulta inevitable imaginar las consecuencias que podría acarrear el hecho de llevar a poner en marcha dicho regreso.
    El Oro es un metal que precisamente no abunda en el planeta, por lo que no existe una cantidad global tal, que permita satisfacer dicha demanda. El hecho de manejarse con dicho patrón, es limitar a la economía y colocarla en un plano de mera caducidad. Otra cuestión no menor, son los intereses que se generarían en base a esto, es decir, intereses por parte de los paises que elijan adoptar dicho respaldo, enfocándose en países cuya extracción de oro sea mayor; o los intereses de las mineras (quienes se aprovecharían de la situación y manipularían la oferta según sus intereses), por lo que los factores “manipulación” y “control” estarían presentes en la política monetaria por parte de sectores privados.
    Los sistemas que adoptarían este sistema, sufrirían de una rigidez extrema, que ante un determinado problema, se verían imposibilitados a tener una variedad de soluciones. Dudo que volver a este sistema sea lo correcto, tampoco considero que el sistema fiduciario sea la mejor opción , ya que es evidente que se conviernte en ineficaz ante determinadas cuestiones. Es momento de un desafío y plantear nuevas alternativas que se adapten mejor a los nuevas circunstancias que presenta el plano económico, ya que los recursos son escasos.

  5. Los resultados expuestos en este articulo resultan muy convincentes y alentadores, hoy en día la inflación resulta ser una problemática que nos tiene preocupados a todos como sociedad y pensar en volver al patrón oro parecería ser una solución perfecta. A su vez por otro lado considero que, siendo el oro un recurso escaso, seria de alguna manera ponerle un techo a cualquier sistema económico. Impulsaría a los países que poseen oro a tener una mejor economía, pero podría llegar a limitar a las grandes potencias que no lo posean en sus tierras para extraer directamente, obligandolos así a tener que invertir de sus fondos para acceder a dicho metal. Es por esto que me resulta imposible pensar en un mundo que adopte el patrón oro en sus economías, ninguna potencia mundial estaría dispuesta a perder poder y riqueza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *