La aerolínea norcoreana obtiene mejores calificaciones de los clientes que Aerolíneas Argentinas

Con el título “Aplazo en las alturas”, el diario La Nación trae un artículo con el subtítulo “La línea aérea norcoreana, cero en servicios”, señalando que Air Koryo es la única línea aérea que obtuvo una sola estrella (máximo cinco) en el ranking de la consultora británica SkyTrax: http://www.lanacion.com.ar/1824488-aplazo-en-las-alturas-la-linea-aerea-norcoreana-cero-en-servicios

Dice el artículo: Si un pasajero de Air Koryo ignora la prohibición de sacar fotos en el avión, la azafata podría agarrar la cámara y borrar allí mismo las imágenes. Y hacer un bollo con el diario donde aparece una foto del líder norcoreano, Kim Jong-un, puede merecer una severa reprimenda, o algo peor. Ésas son algunas de las extravagancias que tal vez ayuden a entender por qué la aerolínea de Corea del Norte se ganó la peculiar distinción de haber sido calificada como la peor aerolínea del mundo durante cuatro años consecutivos.”

Aunque ha comprado algunos aviones nuevos hace pocos años y el agente de ventas en Beijing dice que no es tan mala…: “A bordo del avión, las opciones de entretenimiento suelen limitarse a las odas patrióticas al líder cantadas por la popular banda de chicas Moranbong y a los dibujitos animados norcoreanos, proyectados sobre pantallas enrollables adosadas al techo de la cabina. Durante el viaje de menos de dos horas desde Pekín, sirven una suerte de almuerzo que recuerda lejanamente a una hamburguesa.”

Vale la pena señalar que Aerolíneas Argentinas obtiene tres estrellas, como muchas otras, y algunas pocas obtienen cuatro y cinco: http://www.airlinequality.com/ratings/a-z-airline-rating/

Pero si vamos a ver los “Customers Reviews” de la misma consultora, es decir, no ya la opinión de sus expertos sino lo que dicen los pasajeros, la aerolínea norcoreana obtiene 6/10 (41 opiniones) mientras que la aerolínea estatal argentina obtiene 4/10 (345 opiniones).

Algunas de esas opiniones:

“never fly with them again” Review by M Poblete (Chile) 2nd September 2015

Our Aerolineas Argentinas flight Cordoba-Buenos Aires was canceled during our check in for the first leg in Rosario, the “compensation” was to travel in a cramped taxi with no luggage space, had to carry bags on our laps for 5 hours, to Buenos Aires. We have had no reply to refund request, by what others said, this seems to be usual with Aerolineas Argentinas. Will never fly with them again.”

Tal vez sea un chileno que se quiere quedar con la Patagonia. Veamos alguna otra:

“Review by A Blanco (United States) 11th May 2015

I was very disappointed with Aerolineas Argentinas. The seats are very uncomfortable they do not have enough space between them vertically. My husband is 6 feet tall and his legs were touching the front seat he had no space to move them. I am 5’5 and was also uncomfortable. It was a long flight almost 9 hours and the TV screens did not function properly. Mine had no image whatsoever. My husband’s screen had image but no sound. No entertainment at all for almost 9 hours is ridiculous. We had to take a second flight from Buenos Aires to Bahia Blanca and the flight was delayed 2 hours. On our return from Buenos Aires to Miami the flight was also delayed this time for 1 hour. Even tough the prices of Aerolineas Argentinas are lower I would never use it again or recommended to anybody. I have taken the same flight route with American Airlines and LAN and they are much better. Next time I rather pay more for the tickets and have a more pleasant and comfortable flight.”

Hay otras, algunas mejores: http://www.airlinequality.com/airline-reviews/aerolineas-argentinas/

En definitiva, qué nos importan los clientes, la aerolínea es nuestra, el orgullo nacional es más importante….

Aerolíneas Argentinas funciona mal, pierde millones, y nos resistimos a abrir la competencia

Se publicaron en estos días varias noticias vinculadas con el transporte aéreo. Por un lado, Aerolíneas Argentinas no para de perder dinero: http://www.lanacion.com.ar/1745448-le-dan-a-aerolineas-argentinas-955-millones-de-pesos-mas

Mientras tanto, Diego Fargosi comenta también en La Nación porqué no hay en Argentina aerolíneas ‘low cost’: http://www.lanacion.com.ar/1746163-asi-como-estan-las-cosas-no-habra-vuelos-low-cost-en-el-pais

Básicamente, porque el mercado está muy regulado. Concluye: “Las empresas low cost, ampliaron el mercado, generaron más demanda y sumaron nuevos pasajeros que antes no viajaban por avión. Sólo por poner un ejemplo, en España, transportan alrededor de 50% de los pasajeros. Ahora bien, las empresas tradicionales, que transportan muchos mas pasajeros, tienen en ese 50 por ciento del mercado muchos más pasajeros que cuando tenían el 100 por ciento de uno mas chico. Mientras tanto, en la Argentina seguimos con un mercado de servicios aeronáuticos chico y altamente concentrado, con una oferta de apenas 12 millones de asientos en cabotaje, contra los 140 millones de asientos ofertados en Brasil, que cuenta con una población de 200 millones de habitantes”.

En 1993 escribíamos con Alberto Benegas Lynch (h) sobre la que entonces era la primera experiencia de desregulación del Mercado, luego seguida por la apertura del mercado europeo (Hacia una política de cielos abiertos, Libertas 18):

“Dice McKenzie (op. cit, p. 8) que según un creciente cuerpo de estudios y análisis, la desregulación aérea ha alcanzado muchos de sus objetivos. Estos eran:

1) una competencia más intensa,

2) menores tarifas aéreas,

3) mayor volumen de transporte y

4) mejor bienestar de los consumidores y ganancias de las empresas.

Según un estudio a los pocos años del Consejo de Asesores Económicos, la desregulación aérea:

– incrementó el número de pares de ciudades servidas por más de una línea aérea en 55% y expandió los vuelos a ciudades pequeñas en un 20 a 30% entre 1978 y1986;

– extendió servicios a 140 aeropuertos adicionales para 1987; frenó la tasa a la que comunidades menores perdían servicios y, debido al desarrollo del sistema aéreo commuter, redujo la necesidad de subsidios federales en pequeñas comunidades después de 1981;

– expandió los servicios en mercados con el menor volumen de pasajeros en mayor proporción que en los mercados grandes;

– redujo tarifas en general en un 15% (con tarifas en vuelos cortos reducidas en un 10% y las de vuelos largos en 35%;

– extendió el uso de tarifas con descuento del 15% de los pasajeros en 1976 al 90% en 1987;

– redujo el porcentaje de pasajeros que tenían que cambiar de vuelos de 68% en 1977 a 12% en 1987;

– incrementó la productividad de las líneas aéreas un 7% entre 1976 y 1983 (mientras que la productividad de líneas aéreas en otros países cayó cerca de un 40% );

– incrementó los beneficios anuales de los consumidores en 11.000 millones de dólares para el periodo 1978-1986. La cantidad de pasajeros/millas transportados creció notablemente luego de la desregulación hasta alcanzar 329.000 millones de pasajeros/millas en 1988, un 41% más que las 234.000 millones proyectadas con la regulación.