¿Nos espera un planeta sin recursos? ¿Nos estamos consumiendo todo sin pensar en los que vendrán? Un informe señala que los recursos son ahora un 380% más abundantes que en 1980

¿El mundo se está quedando sin recursos? ¿Nuestra manía consumista y el capitalismo no están llevando a una escasez futura que pone en peligro nuestra propia existencia?

Un informe reciente publicado por el Cato Institute señala que los recursos del planeta son ahora un 380% más abundantes que en 1980. ¿Cómo puede ser?

Bueno, el informe de Gale Pooley y Marian Tupy presenta “The Simon Abundance Index” en memoria del famoso debate sobre recursos que protagonizara exitosamente Herbert Simon, de la Universidad de Maryland.

Aquí una traducción del resumen:

¿Nos estamos quedando sin recursos? Esa ha sido una cuestión muy debatida desde la publicación de The Population Bomb de Paul Ehrlich en 1968. El biólogo de la Universidad de Stanford advirtió que el crecimiento de la población provocaría el agotamiento de los recursos y una catástrofe global. El economista de la Universidad de Maryland Julian Simon, en contraste, argumentó que los humanos innovarían para salir de la escasez de recursos. Él creía que las personas eran el “recurso final” que haría que otros recursos fueran más abundantes.

En este documento, revisamos los principales puntos de discusión en el debate sobre la disponibilidad de recursos y su relación con el crecimiento de la población. Usando los últimos datos de precios de 50 productos básicos que cubren energía, alimentos, materiales y metales, proponemos una nueva forma de medir la disponibilidad de recursos basada en cuatro conceptos.

Primero, el precio en tiempo de los productos básicos nos permite medir el costo de los recursos en términos de trabajo humano. Encontramos que, en términos de ingresos por hora promedio en el mundo, los precios de los productos básicos cayeron un 64,7 por ciento entre 1980 y 2017.

En segundo lugar, la elasticidad precio de la población (PEP) nos permite medir la sensibilidad de la disponibilidad de recursos al crecimiento de la población. Encontramos que el precio en el tiempo de los productos básicos disminuyó un 0,934 por ciento por cada 1 por ciento de aumento en la población mundial durante el mismo período.

En tercer lugar, desarrollamos el Marco de abundancia de Simon, que utiliza los valores de PEP para distinguir entre los diferentes grados de abundancia de recursos, desde la disminución de la abundancia en un extremo hasta la superabundancia en el otro. Teniendo en cuenta que el precio en el tiempo de los productos básicos disminuyó a una tasa proporcional más rápida que el aumento de la población, encontramos que la humanidad está experimentando una superabundancia.

Cuarto, creamos el Índice de Abundancia de Simon, que usa el tiempo de los productos básicos y el cambio en la población global para estimar la abundancia general de recursos. Encontramos que los recursos del planeta se hicieron un 379.6 por ciento más abundantes entre 1980 y 2017.

Sobre la base de nuestro análisis de la relación entre la disponibilidad de recursos y el crecimiento de la población, pronosticamos que el precio en el tiempo de los productos básicos podría caer un 29 por ciento más en los próximos 37 años. Mucho dependerá de las políticas e instituciones que persigan las naciones. Para que disminuya el precio en el tiempo de los productos básicos y para que aumente la abundancia de recursos, es necesario que perduren los incentivos del mercado y el mecanismo de precios. Cuando los precios de los productos básicos aumentan temporalmente, las personas tienen un incentivo para usar los recursos de manera más eficiente, aumentar su oferta y desarrollar sustitutos más baratos.

 

El informe completo en: https://www.cato.org/publications/policy-analysis/simon-abundance-index-new-way-measure-availability-resources

La renta petrolera, la propiedad del subsuelo y los Escolásticos Hispanos

Un artículo sobre la “renta petrolera” me permite vincular algunos temas que me ha tocado ver en estos últimos días. Publicado en La Nación, comenta que “la disputa entre el gobierno nacional e YPF, por un lado, y las provincias petroleras, por el otro, publicada por LA NACION hace unos días, tendrá consecuencias negativas para enfrentar la crisis energética. Se trata de una disputa sobre cómo regular y distribuir una renta petrolera que aún no existe (Vaca Muerta o no convencionales) y que tardará mucho más en llegar si no hay una política de Estado común.” http://www.lanacion.com.ar/1699143-una-pelea-que-pone-en-riesgo-el-futuro-de-vaca-muerta

El autor se refiere a los elementos de la disputa: “Un punto central en la disputa es definir quién tiene el poder de fijar la política petrolera y legislar. Si bien las provincias tienen el “dominio originario” de sus recursos naturales por el artículo 124 de la Constitución Nacional, también es claro el art.75 inc.12 de la Constitución y la ley 26197 (llamada ley corta), en el sentido que corresponde al gobierno nacional legislar y fijar las políticas en materia de hidrocarburos. Sin embargo, casi todas las provincias petroleras han sancionado leyes de hidrocarburos que de por sí son inconstitucionales y que además contradicen aspectos importantes de la ley de hidrocarburos nacional (17.319), creando un caos regulatorio. A favor de las provincias puede señalarse que desde 2002, con la creación de los derechos de exportación no coparticipables y la ley de emergencia económica que prácticamente congeló los precios de los hidrocarburos, el Gobierno se ha venido apropiando ilegítimamente de parte del valor de los recursos.”

Aunque los abogados lo llamen de otra forma, desde nuestra perspectiva hay un problema de derechos de propiedad. Pero lo que quisiera comentar del artículo es esta breve referencia:

“En noviembre del año pasado, en Corea del Sur y en el marco del último Congreso Mundial de la Energía, el CEO saliente de Shell, Peter Voser, dijo que no creía que en otros países del mundo se pudiera dar el “boom” de los hidrocarburos no convencionales como se viene dando en EEUU. Una de las principales razones en que fundó su predicción fueron las características únicas del régimen legal de los EE.UU., en donde el superficiario es el dueño de los recursos del subsuelo.”

Respecto a este último punto, todos los países latinoamericanos hemos mantenido la legislación colonial que asignaba la propiedad del subsuelo al rey de España, el que fue reemplazado por los estados nacionales luego de la independencia. Quien más ha investigado y escrito sobre este tema es Guillermo Yeatts: http://www.guillermoyeatts.com.ar/

Pero he aquí que para asistir a un coloquio de Liberty Fund tengo que leer algunos capítulos del libro de Alejandro Chafuen: “Faith and Liberty: The Economic Thought of the Late Scholastics”, quien señala que estos autores, herederos de la tradición de Tomás de Aquino, también conocidos como la “Escuela de Salamanca” o “Escolásticos Hispanos”, aunque eran de distintas ciudades, y a pesar de encontrarse bajo el poder del soberano que se asignara para sí esos recursos, favorecían el mismo principio.

Tomás de Aquino

“Pedro de Ledesma, siguiendo el razonamiento de San Antonino, remarcó que aquellas cosas que nunca han tenido dueño ‘pertenecen al que las encuentra, y éste no comete robo al apropiarse de dichos bienes’.”

“Si la ley natural dice que un tesoro pertenece a quien lo encuentra,…, es lógico concluir que todo lo que sea ubicado por la naturaleza bajo la superficie razonablemente pertenezca al dueño de la superficie. Los Escolásticos citaban el ejemplo de los depósitos minerales y metálicos. Salón expresó explícitamente que “Los minerales y depósitos de oro y plata, como también cualquier otro metal en su estado natural, pertenecen al dueño de la tierra y son para su beneficio”. Más de un siglo después, el autor escolástico tardío P. Gabriel Antoine (1678-1743) juzgó que: “las piedras, carbón, arcilla, arena, minas de hierro, plomo, que se encuentran en la tierra de alguien, pertenecen al propietario de la tierra. En efecto, son parte de la tierra, porque ésta no consiste solamente en la superficie sino en su total profundidad hasta el centro de la Tierra, y allí es donde podemos encontrar estos frutos. Y lo mismo puede decirse de depósitos de metales.”

“Uno de los autores que influyó mucho en los Escolásticos Hispanos, Sylvestre de Priero, argumentó que la ley que atribuye al príncipe todos los tesoros encontrados por otros, aun si fueran encontrados en terrenos privados, era violenta y contraria al derecho natural y común. Sylvestre criticó el comentario de Paludano según quien por tradición todos los tesoros pertenecen al príncipe, sin importar donde se los encuentre. Domingo de Soto señaló que esta tradición: “no ha sido introducida en ninguna sociedad bien organizada…., y si fue aplicada en algún lugar, lo fue a través de la fuerza y contra la ley natural y civil.”