La corrección política y el impacto en la libertad de expresión en las universidades norteamericanas

Interesante artículo de James Huffman, Erskine Wood Sr. Professor of Law and Dean Emeritus at Lewis & Clark Law School, en la página Law & Liberty, de Liberty Fund, sobre la corrección política y el impacto en la libertad de expresión en las universidades norteamericanas.

Aquí el artículo completo: https://www.lawliberty.org/2019/05/15/how-the-diversity-mission-has-limited-free-expression-on-campus/

 

“¿Cómo explicamos el asalto a la libertad de pensamiento y expresión que prevalece en nuestros campus universitarios y estudiantes universitarios? ¿Cómo explicamos que un número significativo de estudiantes respalda los códigos de discurso, que las facultades son a menudo los autores de dichos códigos y que los presidentes de colegios y universidades están dispuestos a retirar las invitaciones para hablar y se resisten a intervenir cuando los oradores son callados?

Al menos una explicación parcial de la aceptación generalizada de las restricciones a la libertad de expresión y académica se encuentra en un desarrollo aparentemente no relacionado de las últimas cuatro décadas. A partir de la década de 1970, la educación superior se comprometió a eliminar la discriminación racial en las contrataciones y admisiones. Debido a que muchos estudiantes negros (y otras minorías) se habían visto privados de oportunidades educativas que los hubieran preparado para la universidad y la escuela de posgrado, se tomaron medidas afirmativas para aumentar las inscripciones de minorías. Estas acciones afirmativas fueron cuestionadas como discriminatorias contra los solicitantes blancos, lo que finalmente llevó a una decisión del Tribunal Supremo de que la raza podría ser considerada en las admisiones. Los colegios y universidades respondieron a esta decisión con políticas y acuerdos institucionales que, según resulta, han invitado a restricciones a la libertad de expresión y la libertad académica. Entonces, ¿cómo contribuyó la noble causa de eliminar la discriminación racial a la educación superior a las restricciones actuales a la libertad de expresión?

Otro sobre el tema:Los movimientos sociales utópicos a menudo degeneran en turbas ingobernables, y en ocasiones crueles. Durante la Revolución Francesa, el eslogan “libertad, igualdad, fraternidad” condujo rápidamente a la guillotina cuando los jacobinos desataron el Reino del Terror. Estamos presenciando una versión más suave de esto en Harvard, la universidad más elitista de Estados Unidos, donde Ronald Sullivan, un profesor de derecho afroamericano, se enfrenta a una retribución profesional por el pecado de representar a un cliente (presuntamente inocente) (Harvey Weinstein) acusado de agresión sexual. El profesor emérito de la Escuela de Derecho de Harvard, Alan Dershowitz, denunció el incidente como “El nuevo McCarthyism llega a Harvard”.

Harvard’s Disgrace


¿Acaso soy egresado y profesor en la mejor Universidad de América Latina? ¿Cómo lo medimos?

Cada universidad que obtiene una buena evaluación la disfruta, por supuesto, y la divulga. No hay nada de nuevo en eso. Ahora le toca el turno a la mía, la Universidad de Buenos Aires que según un ranking es la primera en toda América Latina. La primer “categoría” en la que se destaca es Antropología, pero no está mal Derecho, aunque no aparece Económicas en el comunicado.

¿Son creíbles estas mediciones? O más aún, ¿es posible medir la calidad de una universidad? Últimamente han aparecido muchos de estos rankings. En este caso se basa en ciertos indicadores que se explican abajo. En otros se toma el promedio de remuneración que obtienen sus egresados al salir al mercado laboral. En un mercado normal tendríamos también al precio como señal que envía información sobre la valoración de los que pagan, pero no es el caso de al UBA que es gratuita. Más informalmente tenemos a la reputación: todos sabemos, más o menos, qué significa estudiar en Harvard, Stanford, Oxford o Cambridge.

Si bien la UBA ha obtenido un muy buen resultado en este ranking, podríamos preguntarnos: ¿está su reputación en una posición similar?,¿obtienen sus egresados remuneraciones correspondientes a ese nivel? ¿cuánto estarían dispuestos a pagar sus alumnos por la educación que allí reciben?

En fin, un tema bien complejo. Aquí va el comunicado:

“LA UBA EN LA ELITE DE UNIVERSIDADES A NIVEL GLOBAL

Según el Ranking Mundial de Universidades por Temática QS 2016, la Universidad de Buenos Aires se posiciona en la elite de instituciones superiores a nivel mundial, en 24 de las 30 áreas relevadas.

Se evaluaron más de 3400 universidades a nivel global, generando un ranking de 971 Instituciones educativas en el que las 200 primeras son consideradas de elite.

La Universidad de Buenos Aires se destaca por su excelente desempeño en más del 80 por ciento de sus áreas de aprendizaje y 13 de las 30 categorías evaluadas se ubican en el top 100: Antropología (39º); Ingeniería Mineral y Minera (41º); Lenguas Modernas (32º); Estudios Políticos e Internacionales (51-100); Arquitectura y Construcción (51-100); Ciencias Ambientales (51-100); Historia (51-100); Derecho (51-100); Lingüística (51-100); Sociología (51-100); Filosofía (51-100); Agricultura y Ciencias Forestales (51-100); y Arte y Diseño (39º).

La UBA es la primera universidad argentina y latinoamericana que figura en el Ranking Global QS 2015 (124º), seguida por la Universidad de San Pablo (143º), la Universidad Nacional Autónoma de México (160º), la Pontificia Universidad Católica de Chile (170º) y la Universidad Estatal de Campinas (195º), convirtiéndose éstas en las únicas dentro de la elite global.

Asimismo, dentro del ámbito nacional y según el Ranking Global QS 2015, la Universidad de Buenos Aires lidera las posiciones. La segunda casa de estudios argentina que aparece es la Universidad Austral (309º), seguida por la UCA (350º).

El Ranking QS evalúa los campos disciplinarios más sobresalientes e influyentes de la Educación Superior de todo el mundo, con el objetivo de brindar a la comunidad académica un informe detallado de cada universidad. Elaborado anualmente, se sustenta sobre cuatro pilares: investigación, calidad de la enseñanza, reputación empresarial e internacionalización. Para ello, el estudio se basa en el análisis de seis indicadores: reputación académica, reputación entre los empresarios, ratio de estudiantes por profesor, citaciones por facultad y la proporción de alumnos y profesores internacionales.

Este Ranking se encuentra entre los más prestigiosos junto con el de Shanghái, donde la UBA es la única universidad argentina en el Top 151 y la mejor rankeada de las instituciones de habla hispana, lo cual consolida una tendencia positiva de crecimiento sostenido.”

Link del ranking: http://www.topuniversities.com/subject-rankings/2016

Política industrial e innovación: el papel de las universidades privadas y estatales en competencia (II)

El tema del papel del estado en el desarrollo de la industria ha estado en discusión por décadas. Ahora, Alberto Mignardi discute en el Cato Journal la visión de Mariana Mazzucato, autora del libro “The Entrepreneurial State”, http://object.cato.org/sites/cato.org/files/serials/files/cato-journal/2015/9/cj-v35n3-7.pdf . Allí, entre otros casos, Mignardi plantea una pregunta que ya es un mito: ¿creó el gobierno a Internet? Esto dice:

“El historiador Fishback Price (2007: 516) admite que “nadie puede negar las enormes repercusiones de las actividades motivadas militarmente “en el desarrollo de la Internet. Él continua señalando: “El papel militar era con claridad suficiente para desarrollar las primeras tecnologías, pero podría decirse que no era necesario. El mérito de estas tecnologías debe ir a las personas reales que realizaron la investigación “(521). La pregunta relevante es, pues, si el desarrollo de la Internet se llevó a cabo como el resultado de alguna “direccionalidad orientada a las misiones” por parte del gobierno, o si es mejor visto como una mera externalidad positiva de la intervención pública.

De acuerdo con Fishback (2007: 519), ” La financiación militar contribuyó beneficios indirectos para el desarrollo comercial de Internet “al no tratar de controlar de cerca los proyectos, mediante el fomento de una amplia difusión de los resultados de la investigación, y la financiación de las pequeñas empresas. Esto sugiere que había poco “direccionalidad orientada a las misiones” detrás la creación de Internet.

Por otra parte, en la defensa de DARPA y reclamando que el gobierno inventó, efectivamente, Internet, Mazzucato da la impresión de que ella ve universidades de Estados Unidos como algo homogéneo y listo para marchar a las órdenes del gobierno. Esto podría estar más cerca de la verdad en la medida en que el sistema universitario europeo continental se refiere, pero no es una forma precisa para caracterizar las universidades americanas.

Al igual que Mazzucato, Nathan Rosenberg (2000) señala el importante papel desempeñado por las universidades de Estados Unidos en el desarrollo de prototipos, y más generalmente en la investigación básica. Sin embargo, a diferencia de Mazzucato, reconoce que son muy sensibles a las necesidades de la economía y de la sociedad en general mostrando una mayor flexibilidad, que sus homólogos europeos. El “entorno competitivo” en el que operan las universidades de EE.UU. (Rosenberg 2000: 38) podría ser una explicación de su alta productividad en investigación. Sin duda, es importante señalar que la financiación del gobierno se canaliza a través de las instituciones que compiten entre sí para atraer capital (ya sean subvenciones públicas o donaciones privadas), así como para atraer a los mejores factores de producción (profesores), y también para ganar clientes (estudiantes).

Aquí, como tantas veces en su libro, Mazzucato simplemente asume que si algo sale bien, el gobierno debe ser responsable. Pero en el mundo real, la mera existencia de dinero del gobierno no tiene en cuenta los diferentes matices de las instituciones. El dinero del gobierno que se canalizó a través de un entorno competitivo puede tener efectos muy diferentes que el dinero del gobierno transferido a una estrictamente jerárquica, lógica de arriba abajo”.