¿Una aerolínea estatal que pierde dinero o un Mercado competitivo, incluso con aerolíneas extranjeras?

La discusión en Argentina sobre la aerolínea estatal se concentra en si ésta gana o pierde dinero. Con todo lo importante que ese tema es, no es el más importante, ya que lo es más tener la posibilidad de viajar con buenos servicios a precios competitivos. Y esto no depende de una mejor o peor gestión de la empresa, sino del marco regulatorio del sector. Si éste, como ocurre, impide la competencia, entonces hay pocas opciones; si los precios son regulados no podemos esperar buenas ofertas.

Aerolineas

En muchos países, por el contrario (Estados Unidos, Europa), los mercados fueron desregulados, abiertos a la competencia, con resultados espectaculares. Aun así, todavía quedan cosas por hacer. Comenta al respecto Kenneth Button en un artículo publicado en la revista Regulation del Cato Institute (“Really Opening Up the American Skies”): http://www.cato.org/regulation/spring-2014

“Desde que se eliminaron la mayor parte de los controles económicos a fines de los 70s, el volumen de tráfico se ha multiplicado varias veces, las tarifas ajustadas por inflación han caído, la computarización a revolucionado la forma en que compran los pasajes, las millas de viajeros frecuentes se han convertido en una segunda moneda, el rango de rutas disponibles –siempre que estés dispuesto a cambiar de avión- ha aumentado a un nivel irreconocible y las empresas de bajos costos llegaron, y algunas, se fueron. La mayor parte de las aerolíneas ya no nos cobra por las valijas que otros llevan o la comida que no queremos aun en los raros casos en que era buena. Por cierto, la naturaleza del servicio ha cambiado, con menos espacio para las piernas y menos refrescos, cargos por valijas chequeadas, filas para subir al avión y, Dios lo permita, un pasajero al lado. Volar ahora es transporte, no una experiencia, se ha vuelto un producto.”

“Las ganancias fueron de distinto tipo, incluyendo tarifas más bajas, más servicios, más opciones de rutas, dando como resultado que la cantidad de pasajeros transportados creció de 250 millones en 1978 a 815 millones en 2012. Según la Asociación Americana de Transporte Aéreo las tarifas cayeron un 67% en relación a las del período regulado. Y si bien el número de vuelos a ciudades pequeñas se redujo un 25% entre 1970 y 1975 la competencia llevó a que muchas más de ellas recibieran vuelos directos en 1983 de los que recibían en 1978. La cantidad de trabajadores en la industria aumentó en 30.000 a los dos años de la desregulación.”

Pero como la regulación cierra la entrada a la competencia extranjera, el mercado se ha ido concentrando en unas pocas aerolíneas grandes: American (21,1%), Delta (16,3%), United (16%, Southwest (15,1%).

El artículo menciona que si bien la desregulación abrió el mercado a la competencia, no lo abrió a la competencia internacional. El mercado local sigue protegido: una línea aérea extranjera puede realizar vuelos internacionales hacia y desde los Estados Unidos pero no puede ofrecer vuelos locales. Si esa barrera cayera la competencia se multiplicaría en forma casi inmediata. No hay barreras “técnicas” de entrada porque las aerolíneas extranjeras ya tienen la capacidad como para ingresar al mercado: una línea aérea podría hacer un vuelo Frankfurt-Nueva York-San Francisco y subir pasajeros en NY hasta SF, algo que ahora no puede hacer porque ese en un vuelo de “cabotaje”.

Imaginemos ahora si en Argentina, Air Europa pudiera hacer un vuelo Madrid-Buenos Aires-Mendoza, y pudiera ofrecer el tramo Buenos Aires-Mendoza. O TAM hiciera un vuelo San Pablo-Córdoba-Bariloche y también ofreciera el tramo Córdoba-Bariloche.

Y no solo eso, imaginemos si Avianca o Copa o Lufthansa pudieran ofrecer, no ya un tramo de un vuelo internacional sino directamente vuelos locales: Rosario-Tucumán o Buenos Aires-Salta, o Córdoba-Misiones, o lo que fuera. ¿Los pasajeros se verían perjudicados? Siguiendo los resultados de la desregulación mencionados antes, las tarifas caerían, los vuelos se multiplicarían y hasta habría más empleos en la industria.

O sea que no son solamente las pérdidas de Aerolíneas Argentinas, sino todos los beneficios que los consumidores pierden.

 

20 pensamientos en “¿Una aerolínea estatal que pierde dinero o un Mercado competitivo, incluso con aerolíneas extranjeras?

  1. Estoy de acuerdo con lo expresado en la publicación.

    Llego a comprender, en cierta medida, las expectativas que llevan al Gobierno a sostener una aerolinea deficitaria como lo es Aerolineas Argentinas. Esto es, perseguir una mayor comunicación entre diversas ciudades del interior y Buenos Aires, y favorecer un crecimiento del turismo. Puedo llegar a comprender asimismo que este plan, en sus primeros años, resulte deficitario.

    El problema se da cuando estas expectativas y posibles beneficios se confrontan con los costos, y las ulteriores conductas del Gobierno.

    En cuanto a los costos, los escandalosos números y el pésimo manejo financiero de AA son conocidos por todos. Por ejemplo, a fines del año pasado la compañia recibió una inyección de capital de aproximadamente 1000 millones de pesos, fuera de lo presupuestado. http://www.lanacion.com.ar/1745448-le-dan-a-aerolineas-argentinas-955-millones-de-pesos-mas

    Uno se puede pregunta en la cantidad de medidas que podrían haberse tomado para reducir gastos, las areas en las que este dinero podría haberse utilizado mas racionalmente, y por sobre todo (como plantea esta publicación) cuanto hubiese sido el costo para empresas extranjeras.

    No solo creo que el costo hubiese sido menor, sino que en todo caso el deficit hubiese tenido que ser soportado por agentes privados, y no por el Estado nacional.

    Por “ulteriores conductas” me refiero a que el interés por el beneficio del viajero (i.e. permitirle acceder a diversos puntos del interior) no resulta congruente con la falta de inversión en transporte ferroviario en la ultima década. Se ignora, o se pretende ignorar, que una gran porción de los viajeros preferirían ir a ciertos puntos en tren y no en avión, y a un costo mucho menor (pero que requiere de una fuerte inversión inicial, que no puede suplirse con una mera expropiación espontanea de dudosa constitucionalidad).

    De modo que, en ultima instancia, no se entiende quien se beneficia con el sostén de una empresa deficitiaria y cara.

    • Yo modificaría tu último párrafo, Nicolás. En lugar de preguntarme a quien beneficia, diría lo mismo con términos más concretos, ¿Hacía donde va el dinero? Sabemos que viene del Estado, sabemos también que la empresa trabaja a pérdida y que las modificaciones necesarias para un mejor funcionamiento requeriría un cambio en las políticas de gestión. Entonces, si una empresa no solo pierde dinero, sino que además las políticas que permiten su funcionamiento ineficiente ocasionan menos beneficios al consumidor (esto guiándome del artículo, porque no conozco los elementos necesarios para afirmarlo con un criterio más independiente), ¿Para que seguir invirtiendo a conciencia en pérdida? ¿Hacia donde va el dinero? ¿Quién obtiene una posición de más poder?

      • Estoy de acuerdo con la respuesta tanto tuya Nicolás como con tu párrafo aparte Ramiro. Pero a mi hay otras preguntas que me quedan dando vueltas tras leer el artículo y sus planteos personales, ya que hasta donde tengo entendido yo casi ninguna aerolínea da ganancias de hecho la mayoría funcionan a pérdida o con números muy ajustados. El Gobierno Nacional al estatizar Aerolíneas Argentinas tuvo como bandera de lucha que necesitamos una aerolínea de bandera que recorra el país de punta a punta, que facilite el transporte de la Quiaca a Tierra del Fuego (y sin pasar por Bs. As.) cosa que me pareció un planteo interesante ya que nuestro país si bien no es de los mas grandes del mundo es de una extensión mucho más amplia que cualquiera de Europa.
        Algo que no termino de entender es el comentario que se hace que se quita beneficios a los pasajeros, ya que a mi entender éstos cada vez son mayores ya sean las millas para viajeros frecuentes, la facilidad de compra de tickets aéreos por diversos lugares (teléfono, computadora y hasta smartphone) dándole así comodidad de ni siquiera moverse de su casa para cubrir una demanda que tiene el usuario.
        Podemos encontrar diversos puntos fuertes o débiles del porque se expropio AA y con que finalidad si genera pérdidas constantes para todos los argentinos; pero desde mi apreciación personal es entendible que un país como el nuestro de tal tamaño tenga que tener una aerolínea que cubra diversos puntos, no solo turísticos sino también con mayor o menor densidad poblacional. Quiero resaltar Nicolás tu observación sobre los trenes, problema que lleva años y requiere una solución urgente ya que esta comprobado que funcionan y muy bien si están como corresponde (Ej. Europa).

  2. Podría entenderse que mantener una aerolínea de bandera, incluso si esta resulta deficitaria, es una decisión desacertada, que si por el contrario se bajaran las regulaciones, la competencia permitiría acceder a mejores servicios y con un mas bajo costo.
    Ahora bien habría que preguntarse que posición ocupan los servicios de aviación en una sociedad como la nuestra, ya que si lo entendemos como un servicio publico, y pensamos que se tiene el fin de satisfacer una necesidad social, responder a diferentes imperativos del funcionamiento social, y, en última instancia, favorecer la realización efectiva de la igualdad y del bienestar social. Es comprensible que se mantenga un marco regula torio protegiendo a las companias locales, ya que si esto no se diera muchos destinos que no resultasen beneficiosos para otras empresas dejarían de ser una opción y muchas ciudades se verían privadas de este servicio.
    solo podrían contar con el aquellas que representen un destino turístico o comercial.
    Cual sería el impacto, en nuestra sociedad, en aquellas ciudades en donde los vuelos se han reiniciado, e incluso en las que se han creado aeropuertos desde que aerolineas está en manos del estado nacional.
    Se verían perjudicadas? si, no ¿ Vale la pena el costo?.

  3. El artículo es interesante e invita a la reflexión, así como el comentario que le siguió. Los últimos veranos tuve la suerte de poder viajar después de todo un año de trabajo, en ambas ocasiones viajando por el país a través de Aerolíneas Argentinas. Lo primero que es dable destacar es que no es la única empresa que realiza viajes por nuestro país, lo cual puede comprobarse en los buscadores de las páginas web de viajes y hotelería internacionales. Lo que sí es cierto, es que es la empresa que más vuelos tiene al interior del país y por lo general, es la que ofrece precios más económicos. Lo cual desató una discusión con compañeros de trabajo, para los cuales era evidente que si la tarifa de mi viaje a la Provincia de Salta era exactamente igual en avión que el precio de un pasaje en omnibus, era porque el pasaje estaba tan subsidiado que no podía sino generar pérdidas para la empresa. Siendo que las tarifas de Aerolíneas Argentinas no son tanto más económicas que las de otras empresas como ser LAN, si esto fuera verdad, o todas las empresas tienen pérdidas, o estas son un porcentaje muy bajo con relación al valor del pasaje.
    Independientemente de la dirección política o ideológica del gobierno, lo interesante es pensar el rol de una empresa estatal, en este caso una aerolínea. La multiplicidad de ofertas en destinos en el país y su posibilidad de pago en cuotas ha hecho aumentar (según la publicación de diarios de todas las posiciones políticas) el turismo en nuestro país, lo cual conduce a que el viajero gaste en sus vacaciones una cantidad de dinero igual o mayor al del pasaje en diferentes puntos dentro del país. Esto recuerda a discusiones que se generaron en torno a la nacionalización de los ferrocarriles en el Siglo XX, que también daban pérdidas, lo cual no era menos cierto a que los ferrocarriles daban pérdidas en cualquier lugar del mundo, pero valía la pena ese gasto si se acompañaba de una política que hiciera llegar el ferrocarril a lugares donde este no llegaba, lo cual generaba un desarrollo económico interno que compensaba con creces el gasto inicial. A todo esto, lo que se suma, es que el valor que el argentino abona en el pasaje, también se queda en Argentina

  4. creo que en el caso argentino lo que se procura es que aerolineas argentinas no pierda en la libre competencia con otras empresas en el ambito local como le sucede con los vuelos internacionales . Que la eleccion entre una u otras dependera de si queremos una empresa local fuerte que pueda competir en el mercado internacional o si lo que esperamos es varias empresas compitiendo entre si sin permitir que aquella prospere por la incapacidad economica. Si la desregulacion ofrecera mejores servicios a menos costo en nuestro pais es dificil saberlo por que tarde o temprano se las ingenian para que el que pierda sea el pasajero haciendo tratos politicos, fijando tarifas. Es poco posible de predecir.
    En cuanto a la cuestion deficitaria que lo sea no es malo, si lo es por que brinda los mismos servicios que otras empresas lideres a costos menores, o si lo son por realizar constantes inversiones. Pero como ninguna de las dos cosas sucede entonces lo que se debe replantear es la gestion mas que si la aerolinea es el problema.

  5. Creo que este tema en particular en Argentina es un poco complicado. Lo que expresaré a continuación, valga la aclaración, lo haré como mero ciudadano sin estar tan embebido en el tema.
    Retomando, la situación de la aerolínea de bandera en Argentina es un tema un poco problemático a mi entender ya que hemos pasado por desastrosas gestiones, tanto en manos privadas, como en manos públicas. Es entonces difícil hacer una comparación con el exterior. Sin embargo, entiendo que el tener una aerolínea de bandera es beneficioso para el país en tanto y en cuanto logre esa “federalización” de la que se habla en el Gobierno, el cual fue el principal impulsor de la re-estatización. Este proceso busca conectar las ciudades internamente, lograr mayores recorridos, y tratar de entrar en la competencia incluso internacional para los vuelos que partan desde Buenos Aires. Según mis conocimientos, son muchas las aerolíneas que en general manejan deficit, y aquí seguramente eso ocurrirá en medidas tan abismales por al menos un par de años más hasta que se estabilice generando mayor ingresos debido a un factor clave: Aerolíneas Argentinas ha incrementado y mejorado la calidad de su servicio de manera absoluta en comparación con lo que quedaba de la linea aérea en manos privadas (lo digo con experiencia propia, ya que era uno de los que temían a viajar con esta línea aérea pero vaya sorpresa que me llevé, uno de mis mejores vuelos).
    Habiendo superado al servicio, como en el texto se menciona es clave el marco regulatorio: entiendo que la aerolínea estatal debe mantenerse y protegerse en el ámbito local, no eliminando la competencia, sino poniendo determinados límites razonables para que no haya un monopolio en la aviación local sino que coexistan diferentes que deseen ingresar al mercado y se logre una competencia de precios/beneficios/calidad que terminarán beneficiando al cliente.
    Otro ámbito con el cual deben tomarse medidas en conjunto para hacer una aerolínea eficiente y que brinde beneficios a los pasajeros para que quieran elegirla es el del transporte terrestre: tren y micros. Debido a nuestra extensión y a los bajos costos, a veces se hace difícil que los aviones compitan contra los precios de los boletos de micro (un 50% menos a veces). Es necesario entonces tomar un conjunto de políticas coordinadas para que ningún mercado quede en pérdida absoluta, y se logre nivelar entre todos los transportes.
    En conclusión, no encuentro la necesidad de que para lograr un servicio eficiente y competitivo para los usuarios se tenga la necesidad de estar en un ámbito manejado por privados, sino que estimo que podría lograrse manteniéndose la aerolínea en manos del Estado en una convivencia con el resto sostenido por un activo margo regulatorio.

  6. Me parecería que es mucho mejor la opción de un mercado competitivo con aerolíneas extranjeras, si bien es bueno que Aerolíneas Argentinas cumpla su rol como oferente, pudiendo brindar una alternativa de vuelo adicional y así poder competir con el fin de estabilizar los precios de la competencia, sería mucho mejor aún, que pudiera competir par a par con todas las aerolíneas extranjeras, por ejemplo, LAN con su sistema de kms. Lanpass hizo que todas las otras aerolíneas se asociaran con bancos para establecer sus propios sistemas de acumulación de kms., esto ayuda a que haya más oferta de métodos para viajar ayudando a lograr precios más competitivos, esto a su vez incrementó la demanda de vuelos.
    Si se le diera la posibilidad a las aerolíneas extranjeras de que realizaran vuelos de cabotaje, los precios de los pasajes tanto internacionales como nacionales disminuirían, los viajes serían más rentables, con todos los beneficios que eso traería.
    Éste tema lo veo muy relacionado con el dilema del prisionero – la teoría de los juegos, debido a que el Gobierno Nacional por miedo a la traición y por su desconfianza no quieren abrir el mercado con normas de competencia, lo que fomentaría la cooperación y comunicación, que llevaría al bienestar general de la sociedad y a la reversión de la desconfianza, ya que la traición tendría sanciones. Lo que me parece irónico es que en su afán de no querer ser traicionados, terminan traicionando a toda la Sociedad, ocasionando que la oferta de vuelos sea más pobre, con menos servicios y más costosa.
    También le encuentro relación con Yo – Lápiz, en éste caso el lápiz sería reemplazado por un mercado variado, económico, accesible y servicial de servicios de vuelos, en dónde todas las aerolíneas en conjunto ejerciendo la libre competencia, lo alcanzarían por su lucha constante de querer maximizar sus propios beneficios y teniendo que para ello mejorar la variedad y calidad de los vuelos, teniendo que mantener tarifas competitivas.

  7. A mi criterio, considero que si tiene que ver si la empresa gana o pierde dinero, respecto a la competencia, porque no se optimizan todos los recursos disponibles, para qué vas a esforzarte, si todos tus errores son “tapados” por el Estado, teniendo en cuenta que de por sí el hombre busca siempre la comodidad. Por otro lado, si una empresa privada, se equivoca, tiene como consecuencia la quiebra, en cambio una empresa estatal, con una mala gestión, difícilmente.
    La competencia es un fuerte estímulo que tienen los hombres para mejorar. “Desde que se eliminaron la mayor parte de los controles económicos a fines de los 70s, el volumen de tráfico se ha multiplicado varias veces, las tarifas ajustadas por inflación han caído, la computarización a revolucionado la forma en que compran los pasajes, las millas de viajeros frecuentes se han convertido en una segunda moneda, el rango de rutas disponibles –siempre que estés dispuesto a cambiar de avión- ha aumentado a un nivel irreconocible y las empresas de bajos costos llegaron, y algunas, se fueron”. Aquí podemos evidenciar un claro ejemplo, de que la empresas que compitieron y administraron mejor sus recursos, no solo han bajado los precios de los pasajes, beneficioando a los pasajeros , sino que tambien han mejorado los servicios con una mayor frecuencia, entre otras cosas. Dejando de lado a las empresas que no tuvieron una buena gestion.

  8. El tema de la aerolínea de bandera siempre fue complejo en Argentina, porque el manejo generalmente estuvo ligado a cuestiones políticas. Tanto cuando se privatizó como cuando se re estatizó, siempre fueron manejos políticos. Tuve la oportunidad de viajar por Aerolíneas cuando estaba privatizada y no fue una buena experiencia, siempre tuve mejores experiencias viajando por otras aerolíneas. Por otro lado, desde mi punto de vista como pasajera y argentina, es decir, con la información que me proveen todos los medios de comunicación, me resulta poco práctico mantener una aerolínea deficitaria, como se sabe que es. Si se tiene en cuenta la justificación del gobierno en cuanto a que tener una aerolínea de bandera permite acercar las distintas ciudades entre sí, lo cual no pasaría si el mercado estuviera desregulado y las empresas sólo ofrecieran los tramos más lucrativos, podríamos pensar que podrían ofrecer otros tipos de transporte, como podría ser el tren, el que mucha gente considera más seguro y bastante más económico y por el cual no se han preocupado demasiado en reflotar. En resumen, no me parece mal tener una aerolínea de bandera, siempre y cuando no represente una pérdida de recursos que podrían aplicarse a mejorar el transporte terrestre por ejemplo, a los fines de lograr ese federalismo del que tanto se habla. Por otro lado, nada impide que otras aerolíneas oferentes no puedan realizar exactamente los mismos recorridos que Aerolíneas Argentinas

    • Curiosamente, poca atención se presta al texto. Allí se dice que la desregulación terminó aumentando los vuelos a destinos poco importantes.

  9. Opino que es mejor dejar el mercado de las aerolíneas sin regulación para ampliar la competencia y conseguir mejores precios y como consecuencia, mayores posibilidades de viajar.
    En muchos casos, en vuelos de cabotaje, es prácticamente el mismo el precio que se abona para viajar en avión que en colectivos de larga distancia, y si consideramos que sin regulación en esta área del mercado el costo bajaría, transportarnos en avión se transformaría en la manera más rápita y barata de viajar.
    Considero que la regulación debería dejarse de lado incluso para las aerolíneas extranjeras, aumentando así la competencia nuevamente, y porque no, reduciendo los precios aún más. Además ofreciendo escalas o tramos directos entre provincias, viajando en aviones obviamente más grandes y equipados (si provienen de vuelos internacionales), o siendo éstos remplazados por aviones pequeños y pudiendo conseguir pasajes low cost como sucede en otros países, viajar se volvería accesible para una gran mayoría y las aerolíneas estatales dejarían de perder dinero.

  10. Pienso que este tema sin duda nos remite al texto de Read “yo, el lápiz”. infinidades de empresas participan en el intercambio de estos servicios para diversos países y sus aerolíneas de bandera y también las que no los son. La no regulación trajo como resultado un aumento en el trafico de pasajeros y así se hizo necesario que actúe la mano invisible para lograr el equilibrio; los adelantos tecnológicos y la información van logrando convertir a los vuelos en un negocio, en un producto para aquellos interesados en intervenir en este mercado como oferentes y no menos son los beneficios para los demandantes, los consumidores. “los mercados libres coordinan exitosamente las acciones de, literalmente millones de personas alrededor del mundo, dentro de un todo productivo” pero hasta qué punto? se puede entender en el caso de las aerolíneas que se van formando monopolios al no poder ingresar al mercado la competencia extranjera y es allí donde entra en juego la regulación.
    Al interrogante principal me inclino por un mercado competitivo aun con aerolíneas extranjeras.

  11. La soberanía es la voluntad política que posee un pueblo con derecho a tomar decisiones para determinarse y manifestarse con independencia de poderes externos.
    El sostener una aerolínea de bandera es ejercer el derecho de elegir libremente como, cuando y a donde, pueden viajar nuestros ciudadanos. Y esta es una decisión política que se toma con independencia de la economía, y que tiene por objeto proteger un sector que el país considera estratégico.
    La privatización de AA. en los años 90 resultó un fracaso, le fue adjudicada a Iberia de España. El Estado Nacional se la transfirió sin deudas, las cuales quedaron a cargo del Estado Argentino (860 millones de dólares). Un año después, en manos de Iberia, AA ya acumulaba nuevas deudas por 920 millones de dólares.
    Los aviones Boeing 707 de AA fueron vendidos simbólicamente (a Iberia) por un dólar y 54 centavos y continuaron sirviendo en la compañía privatizada, pero AA debía pagar por utilizarlos!!!!
    De 1990 a 2000, Iberia no modernizó la flota, ya que sólo incorporó aviones viejos. Uno de ellos, un DC-9 anexado a Austral-Cielos del Sur, aerolínea argentina de cabotaje que también controlaba la firma española, cayó el 10 de octubre de 1997 a 32 kilómetros de Fray Bentos. Fue el peor accidente aéreo en la historia argentina hasta entonces, con 74 muertos. La caída del avión se debió a fallas técnicas del aparato, que llevaba 29 años volando.
    Iberia tampoco amplió las rutas de AA, uno de los objetivos de la privatización incluido en los términos de la licitación, y en cambio, abandonó 40 destinos rentables, entre ellos México y Los Ángeles, así como todas las rutas europeas que eran de AA.
    Claramente, Iberia solo se preocupaba en hacer un buen negocio, sin medir las consecuencias para los usuarios y el país. Los negocios no tienen patria, solo utilidades.
    No es función del Estado obtener ganancias con Aerolíneas, sino brindar el mejor servicio, el más completo y más económico para sus usuarios. Y si para lograrlo debe asumir pérdidas en la reconstrucción de su aerolínea, es el producto del desastroso manejo privado de la misma. Hoy en día AA ha renovado gran parte de su flota (se incorporaron más de 57 aviones) siendo una de las más modernas de todas, y redujo la edad promedio de su flota de 19 a 7 años.
    A la pregunta inicial se puede responder que ni uno ni otra, ni la empresa estatal debe perder plata (aunque su objeto no sea ganarla), ni la competencia extranjera va a tomar vuelos de cabotaje entre ciudades del interior (simplemente porque no les resultarían redituables) y solo les interesarían los más rentables (como lo imagina en el artículo “si Air Europa pudiera hacer un vuelo Madrid-Buenos Aires-Mendoza, y pudiera ofrecer el tramo Buenos Aires-Mendoza. O TAM hiciera un vuelo San Pablo-Córdoba-Bariloche y también ofreciera el tramo Córdoba-Bariloche.”) y dejarían las rutas del mercado “secundario” (menos rentables) abandonadas para que se haga cargo AA.
    Comparar el mercado Norteamericano con el Argentino es irreal, solo la población activa de EEUU está en los 160.000.000 de personas, contra 19.000.000 de los argentinos, y sin entrar a considerar el ingreso per cápita de cada uno. Lo mismo ocurre si nos comparamos con Europa.
    Lamentablemente, la experiencia indica que las Cias. extranjeras privadas tienden a desarrollar políticas de “dumping” con sus tarifas para sacar de competencia a las Cias. nacionales, que por ser mas chicas y de menor capital terminarían perdiendo, en este caso, los corredores más rentables.
    Creo que al mercado (pasajeros) debe considerárselo como un todo y no solo por los beneficios que podrían recibir unos pocos, que habitan en los grandes centros urbanos o en algunas localidades turísticas.
    En las condiciones actuales de nuestro país no se aprecian los posibles beneficios aludidos y considerando que, como lo menciona Kenneth Button, ni EEUU ha podido abrir su mercado interno a la competencia internacional, es claro que debemos seguir desarrollando nuevas rutas internas con AA y en el futuro ir aumentando la competencia de empresas nacionales, pero siempre apuntando a que los beneficios

    • …(frecuencia, comodidad, servicio y precio) se distribuyan en todos los corredores aéreos y no solo en los más rentables.

  12. Considero que es importante como país tener una aerolínea de bandera pero también sería importante que se permitiera la competencia con otras aerolineas que ofrecieran las mismas rutas aéreas y así que cada persona elija por que aerolínea quiere viajar. La competencia es sana y ayuda a que cada empresa se esfuerze y de un mejor servicio porque de ello dependerá que la elijan o no. Sabemos que aerolineas argentinas es deficitarias, no obstante el Gobierno sostiene que es necesario tener una aerolínea estatal para garantizar ciertos trayectos que unen al país a pesar de que estos no sean comerciales. Es importante que se puedan unir trayectos que se habían dejado de lado pero también es importante que se abra la competencia para lograr un eficaz y mejor servicio para los pasajeros.

  13. En primer lugar , el mercado de la aerolíneas a nivel vuelos de cabotaje es un Duopolio. Solo existen dos empresas que prestan servicios. Por un lado AA y por el otro LAN. La existencia de solo dos empresas de por si trae de manifiesto una competencia pobre. Y sumándole la existencia de regulaciones en cuanto a los precios las posibilidades de competencia se achican aun mas. Hace un tiempo cuando leí el articulo de que aumentaban los precios de vuelos de cabotaje me llamo poderosamente la atención y se me vino la idea de que jamas podrán existir en argentina los vuelos baratos que encontramos en Asia o en USA, ya que la posibilidad de encontrar vuelos realmente convenientes esta limitada por dicha reg.
    Yo creo que las regulaciones pretenden perjudicar tambien a LAN ya que esta empresa por mas de que quiera ofrecer súper promociones no podrá en virtud de la misma. (No es la primera vez que se quiere perjudicar a su competencia).Aerolíneas se garantiza que los pasajeros no podrán encontrar un vuelo mas barato o que encontraron uno un poco mas caro pero que por horarios tal vez aun sigan prefiriendo a Aa.Aerolíneas Arg pierde por su desconfianza en el mantenimiento de aviones, las programaciones y demoras usuales en sus vuelos. Pero gana por la cantidad de puntos a los que llega en el país(El alcance de LAN es menor), y la frecuencia horaria entre vuelos.
    Creo yo que la desregularización permitiría aumentar la competencia y en consecuencia disminuir los precios. Pero lo mas importante, esto es lo que realmente aumentaría el flujo de pasajeros ya que si estamos manteniendo una empresa deficitaria para permitir a los argentinos volar por todo su país y con mayor frecuencia entre vuelos pero los precios de los mismos terminan siendo caros si lo comparamos con un micro o también comparado con vuelos a Chile, Uruguayo o sur de Brasil (en vaso de que el viajero sea flexible en su destino de vacaciones) el efecto es el contrario.
    Si los vuelos estarían mas baratos los aviones se llenarían y muchas mas personas viajarían por el país y optarían comprar aéreos. Es mas, el turismo de fin de semana a sitios lejanos empezaría a ser usual.(como ocurre en Europa, donde se van el fin de semana a París, Venecia, etc).
    Mucho mejor seria si se permitiera (y las empresas comenzaran a operar) que empresas que solo hacen vuelos internacionales comenzaran a hacer vuelos en el interior del país. La competencia seria aun mayor, beneficiando a los viajeros.

    Un buen ejemplo es Turkish Airlines. Una aerolínea de bandera Turca que vuela por todo Turquía como tambien a todos los contienentes.Es además la mejor aerolínea de Europa según skytrax. Un ejemplo de administración a tomar.

  14. Considerando que nuestro país se encuentra en una situación que da cuenta de la escasez de oferentes en el sector y que casi no hay competencia en el mercado de lineas aéreas en vuelos de cabotaje, sería más beneficioso que estos fueran desregulados y abiertos a competir, porque es de gran importancia contar con la posibilidad de comparar y elegir, además de viajar con buenos servicios a precios competitivos, teniendo en cuenta que todo ello depende del marco regulatorio del sector como se enuncia en la nota.
    La competencia entre oferentes limitaría de alguna manera su poder, pues tienen que ganarse la aprobación de los consumidores, los cuales queremos tarifas más bajas, más opciones de rutas, mejores servicios y contar con la posibilidad de elegir por sobre todas las cosas.
    Dado que las compañías extranjeras no operan brindando vuelos de cabotaje en nuestro país, porque tal mercado local esta restringido, las posibilidades se acotan, quedando concentrando ese negocio en manos de AA principalmente, en segundo lugar LAN quizás y siguiéndoles otras empresas de chárter aéreos como American Jet, Austral, SOL, etc, pero en definitiva AA se lleva el primer puesto como oferente, en detrimento de los consumidores.

  15. En mi opinión, si deseamos comprender el por qué de la decisión de nuestro gobierno de continuar subsidiando una empresa estatizada que origina inmensas perdidas, debemos analizarlo desde una perspectiva política e ideológica y no, desde una perspectiva económica. Con esto, lo que quiero decir es que nadie nos podría explicar, desde un enfoque económico, cómo o por qué se continua financiando una empresa que con el paso de los años de vuelve cada vez mas deficitaria. Creo yo que la única explicación es la política o ideológica. Tenemos un gobierno en donde se fomenta el desprecio por lo extranjero, donde se hace un falso relato de apoyo a lo nacional, donde se lucha contra las empresas o los inversores extranjeros como si fuesen enemigos de la patria.
    Desde este contexto, la decisión de estatizar AA a simple viste fue un error y ya no se puede volver atrás porque implicaría una derrota política e ideológica. De hecho se han tomado varias medidas para tratar de beneficiar a AA en detrimento de otras compañías (LAN CHILE tuvo grandes problemas para operar en nuestro pais).
    Con este panorama en donde solo se trata de beneficiar a AA, aunque con resultados negativos, donde es imposible que entren nuevas empresas, es muy difícil que el servicio mejore. Muchas veces se dice que para uno mejorar debe competir con los mejores, es decir, tal vez con nuevas compañías en el país, AA pueda mejorar, dar un mejor servicio o incluso revertir la tendencia de perdidas años tras años. Ademas, la inclusión de nuevas compañías no implicaría que se deje de lado, la que es en mi opinión una excelente idea, de unir todos los puntos del país y no solo las grandes ciudad. El estado tiene el poder para regular estas situaciones. Repitiendo lo que ya mencioné, es una cuestión política / ideológica y no económica, la cual el actual gobierno no tiene previsto ni desea modificar.

  16. Interesante el articulo, nos hace reflexionar…
    Era de esperar y hasta una medida obvia de parte del Estado tomar medidas con los vuelos de cabotaje. La regulación de AA lleva a cerrar la competencia extranjera en la oferta de vuelos, de esta manera se asegura “cierta entrada” que con competencia no la obtendría… pero cuan es importante el beneficio del ciudadano argentino que quiere tomar un avión para visitar un familiar, por cuestiones de trabajo o simplemente vacacionar?
    Se requiere una situación en donde la empresa Argentina ofrezca bajas tarifas, mayor cantidad de vuelos dentro de una posibilidad de variantes…abierta a la competencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *