Guerra entre vecinos en Canadá, montañas de estiércol y otro caso para analizar el Teorema de Coase

Hace unos días publiqué un post con la noticia de que Leo Messi había comprado la casa de su vecino para resolver un problema de externalidades negativas (ruidos molestos), en lo que consideraba era una muy buena aplicación del Teorema de Coase. Ahora el profesor Fredy Abed, de la UFM, a quien agradezco que siempre me invita a sus clases, me hace llegar otro ejemplo, con otro final…

La noticia se titula “Una pareja canadiense coloca una montaña de estiércol frente a la casa de sus vecinos”, disponible aquí: http://as.com/epik/2017/02/03/portada/1486121186_176786.html?id_externo_promo=ep-ob&prm=ep-ob&ncid=ep-ob

Como muestra la foto, ha de ser una clara externalidad negativa para el vecino (los Gallant). Pero también es importante señalar que ese mismo olor sería, no ya una externalidad por ser auto-infligido, pero tendría al menos una valoración positiva para los emisores (llamados Murray), como medio para molestar a quienes enfrentan.

Como cuenta la historia, en este caso la enemistad era muy fuerte y actuaba como un alto costo de transacción para llegar a una resolución negociada, a la Coase. Como las negociaciones ya no son posibles ahora el juez decide a quien asignar el derecho de propiedad: ¿tiene el vecino derecho a un aire limpio, o tiene el otro derecho a originar en su propiedad malos olores que llegan a la casa del vecino?

No toda emisión al vecino va a ser considerada una externalidad, ya que es costumbre, al menos por aquí, que puedo hacer un asado y algo de humo y olor llegarán a la casa de al lado, pero nuestras costumbres dirían que esto ha superado el límite, donde quiera que esté.

Según la nota, el juez decidió a favor del vecino “receptor” y condenó al otro a pagar una indemnización de $15.000 por “acosar usando estiércol”.

En fin, tal vez es una cuestión de lenguaje, pero el verdadero fundamento de esa decisión es que ha considerado que los Gallant tenían un derecho (de propiedad) al aire limpio. Esos olores “invadían” su propiedad sin tener derecho a hacerlo.

¿Cuál podría ser el fundamento de tal decisión? Pues entiendo que podría ser una visión “lockeana” del derecho. Es decir, los Gallant tenían su casa y la disfrutaban y habían generado un derecho de posesión sobre un aire limpio. Nótese que una solución a la “Posner” hubiera demandado que el juez hiciera un análisis de beneficios y costos para determinar a quien asignar el derecho de forma más eficiente, pero no sería nada fácil hacer ese cálculo en estas circunstancias en las que habría que evaluar, entre otras cosas, el odio que se tienen unos a otros. La solución a lo Locke (el primer ocupante) no solamente es más sencilla para decidir sino que también termina siendo “eficiente”.

2 pensamientos en “Guerra entre vecinos en Canadá, montañas de estiércol y otro caso para analizar el Teorema de Coase

  1. Buen día profesor!

    Muy interesante, el único que ha hecho una crítica más o menos firme a la teoría austrolibertaria de la propiedad es David Friedman en la maquinaria de la libertad. Allí también tiene un artículo dedicado al análisis económico del derecho, da también algunos ejemplos, lo bueno es que reconoce su postura como utilitaria y no “científica” con el criterio de eficiencia “El análisis coste beneficio”.

    Desde la teoría del valor subjetivo es fácilmente refutable todo ello, pero quisiera añadir que Ronald Dworkin quien es el jurista más citado de todos los tiempos (en segundo lugar Posner) en su obra “Una cuestión de principios” tiene un capítulo refutando el AED con un argumento que de no saber que Dworkin como todo jurista, es progre, neocontitucionalista etc, se pensaría que es Austríaco.

    Richard Posner quien ha sido profesor, abogado litigante y actualmente juez federal, es un lector empedernido, hasta hace pocos años leyó a Keynes por lo que escribió maravillado un artículo denominado “Cómo me convertí en Keynesiano” disponible en español online, esto quiere decir que más información no es garantía de verdad, tenemos a Posner, ha repetido falsedades toda su vida, incluso un Austríaco (que nunca es el caso) leyendo muchos menos, adquiría más conocimiento.

    El hijo de Richard Posner, Eric Posner, trata de calcular el coste de la guerra… Para argumentar, siendo más sincero que su padre, que no es posible calcular seres queridos muertos, heridos, perdidos, los miembros amputados, el hambre etc. Les dejo en Link.

    http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2006/09/29/AR2006092901435.html

    El artículo que lo citaba
    http://www.miseshispano.org/2015/11/la-mentira-de-la-guerra-humanitaria/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *