Alberdi y la deuda pública: si el Estado argentino alguna vez tuvo capacidad para pagarla, eso es ya historia

Con los alumnos de la UBA Derecho vemos a Alberdi sobre la deuda pública:

“¿Qué condiciones necesita poseer el gobierno que toma prestado, para infundir esa confianza en el valor de sus títulos de obligación? ¿El gobierno de la Confederación Argentina reúne esas condiciones?

El gobierno que toma prestado no necesita tener fondos disponibles para reembolsar más tarde la totalidad de su deuda. Le bastará tener el necesario para pagar los intereses o renta puntualmente. Este interés o renta forma todo el precio de la deuda del Estado. No importa que la deuda sea perpetua cuando el deudor tiene vida inmortal en la tierra, es dueño de un vasto territorio y dispone de rentas públicas, que inevitablemente tienen que ser más ricas y abundantes de año en año. Al tenedor de los títulos o efectos del gobierno poco le importa que éste no reembolse su valor nominal, si hay otras personas dispuestas a tomárselos por ese valor. Para que haya compradores de esos títulos, basta que el interés o renta estipulados en ellos se pague puntualmente, lo cual depende, en el crédito público como en el crédito privado, que el gobierno deudor tenga con qué pagar los intereses y respeto a la puntualidad de sus promesas. Necesita, a más de ser puntual y fiel en sus promesas, tener seguridad de ser estable y de que sus obligaciones serán respetadas por sus sucesores.

Todas estas condiciones en que estriba el crédito público, asisten al gobierno de la Confederación Argentina, y le hacen capaz del ejercicio de este recurso del modo más efectivo. Hemos demostrado que tiene fuentes abundantes y positivas de renta pública; luego tiene lo suficiente para el pago de los intereses de su deuda. Posee inmensas tierras públicas, que han adquirido valor real por el nuevo régimen político; luego es capaz de amortizar gradualmente el capital de su deuda.

Siendo el crédito del Estado el recurso más positivo de que pueda disponer en esta época anormal y extraordinaria por ser de creación y formación, será preciso que los gobiernos argentinos sean muy ciegos para que desconozcan, que faltar a sus deberes en el pago de los intereses de la deuda, es lo mismo que envenenar el único pan de su alimento, y suicidarse; es algo más desastroso que faltar al honor, es condenarse a la bancarrota y al hambre. El gobierno argentino acaba de dar una prueba de que comprende esta verdad en toda su latitud, cambiando la organización que había ensayado por error para su crédito público, por otra que le restablece a sus bases más normales y más firmes.

La estabilidad y subsistencia de los compromisos de crédito contraído por el gobierno es garantía que acompaña a los del gobierno actual de la Confederación Argentina, por ser constitucional y enteramente legítima su existencia, lo cual hace que sea la Nación misma, más bien que el gobierno, que la sirve de intermedio, quien se obliga por los actos legislativos del Congreso que la representa, y a cuya autoridad ha dejado la facultad de contraer empréstitos de dinero sobre el crédito de la Confederación, por el art. 64,. inciso 3 de su Constitución federal. Y como ese mismo Congreso vota anualmente por ley la forma en que ha de invertir los valores obtenidos a préstamo como todos los que sirven al gasto público, la Constitución, que esto determina, da en ello una nueva garantía a los prestamistas, de que la inversión útil, moderada y tal vez reproductiva de los fondos prestados, se hará de un modo que asegure el pago de su renta y sostenga el valor de sus capitales escritos. De este modo el gobierno constitucional y responsable contribuye, por el hecho mismo de existir, a ensanchar las riquezas del Estado.

En cuanto a la estabilidad del gobierno, es decir, a la paz y al mantenimiento del orden, en que reposa el edificio del crédito y de toda la industria, jamás la Confederación ha tenido garantías comparables a las que hoy aseguran su tranquilidad.

La paz es firme y estable hoy día, porque hay un gobierno nacional que cuide de mantenerla. Ese gobierno ha faltado enteramente por espacio de treinta años, en que las provincias vivieron aisladas unas de otras y destituidas de gobierno interior común. En la ausencia total del gobierno interior, la paz no podía existir por sí sola en las provincias del Plata, como no existiría en los condados de Inglaterra, si faltase el gobierno general del Reino Unido, cuyo principal atributo es sostenerla.

El gobierno será estable porque tiene elementos reales de poder, lo cual no sucedía en el tiempo en que las provincias privadas del comercio directo por la clausura de sus ríos, en vano tenían el derecho abstracto de gobernarse a sí mismas como Nación independiente y soberana; las rentas, en que consiste el poder de hecho, quedaban en manos de la provincia que tenía el privilegio exclusivo de la aduana exterior.

El comercio directo a que deben las provincias el goce de sus medios materiales de gobierno es estable para siempre, porque descansa en la libre navegación de los ríos, en cuyas márgenes están los puertos de las provincias, abiertos a ese comercio directo de la Europa, por tratados internacionales de duración indefinida.”

38 pensamientos en “Alberdi y la deuda pública: si el Estado argentino alguna vez tuvo capacidad para pagarla, eso es ya historia

  1. RESUMEN: Uno de los temas del capítulo III, trata sobre sobre el crédito público de la Confederación, Alberdi menciona que el recurso más practicable y fecundo es admitir el crédito del Tesoro Nacional, se empezó a introducir como medio extraordinario y elemento moderno de gobierno y de progreso industrial producido por las urgencias de la revolución contra España. Ahora, cuando el país necesita contraer créditos, no recurre a un capitalista, sino que en Europa existen asociaciones anónimas de infinitos accionistas que hacen entregas graduales de dinero las cuales producen títulos para levantar los fondos con que deben realizar las entregas sucesivas. A medida que el gobierno recibe las entregas de dinero por el plazo pactado, este va entregando los títulos o documentos de obligación al prestamista que contienen la garantía de su débito, con esos mismos documentos, el prestamista ha obtenido el dinero que prestó a ese gobierno, pero hasta encontrar comprados de esos títulos debe acreditar confianza y estabilidad del gobierno deudor, para que existan compradores, es suficiente con que el interés y la renta se pague puntualmente, se necesita tener seguridad de ser estable y de que sus obligaciones serán respetadas por sus sucesores. Faltar al pago, significa condenarse a la bancarrota y al hambre, para dar cierta seguridad, el Congreso vota anualmente por ley la forma en que se va a invertir los valores obtenidos a préstamo , es una manera de darle garantía a los acreedores de que la inversión será útil. Los fondos públicos significan en la emisión de tirulos que contienen el reconocimiento de una deuda perpetua por parte del Estado, en la cual se obliga a pagar un interés periódico, de esta manera, el estado deudor, promete el pago de una renta perpetua sin obligarse a reembolsar el capital.
    ANALISIS: Una vez más, Alberdi no se encuentra fuera de la realidad actual del país a poco tiempo de haber solicitado un préstamo al FMI, de acuerdo a la situación actual del país y con posible advenimiento de un nuevo gobierno, el país decrece en estabilidad económica y seguridad jurídica, esto según mi punto de vista, desacredita el poder de pago y aumenta la desconfianza en los acreedores. Entiendo que tenemos un problema cultural al no aceptar este tipo de medidas para poder financiarnos, algunos creen que es entregar parte de la soberanía estatal a los acreedores mientras otros, en discordancia con esa creencia, opinan que es un instituto para capitalizar el país y así lograr las inversiones.
    PREGUNTAS AL AUTOR: Cree correcto que todas las medidas económicas deban consultarse con los acreedores de la deuda?
    Que acción encuentra más viable para el país, reembolsar la deuda o el pago de intereses periódicos perpetuos?
    El objetivo principal del FMI era dar asistencia de corto plazo a los países que enfrentaban crisis puntuales para evitar que recurrieran a la devaluación de sus monedas o a medidas proteccionistas que pudieran afectar negativamente a la economía y/o el comercio internacional, cree que el funcionamiento de este organismos sigue siendo así o ya se encuentra “alienado” por las ganancias que puedan obtener los acreedores?

  2. Resumen:
    Alberdi comienza diciendo que la Constitución admite al crédito entre los recursos del Tesoro Nacional, y que es el más practicable y fecundo de cuantos posee la Confederación a su alcance, además de que es el único sin precedente en el sistema colonial, pero advierte que no debe seguir el ejemplo de Buenos Aires con respecto a su utilización. Fue introducido en la revolución contra España, como medio extraordinario, y luego, las provincias hicieron uso de los créditos público local, pero en pequeña escala, mientras que en Buenos Aires se empleó en forma colosal, dejando de ser un recurso extraordinario para volverse el más ordinario de sus finanzas permanentes, y ya preveía que el gobierno general adoptaría la misma actitud que Buenos Aires. En el recurso del crédito nacional se comprenden a los empréstitos y a las operaciones de crédito. Explica cuál es la aptitud de la Confederación para contraer empréstitos, y que está tiene capacidad para ejercer este recurso del modo más efectivo. Comenta que al principio el crédito es lo que más conviene, y que el tiempo daría los medios para cambiar a un sistema mejor.

    Lo interesante:
    Me pareció interesante que viera que el crédito era una gran forma de lograr la organización y el progreso del país, pero que, desde ese momento, advirtiera que debía ser utilizado de modo extraordinario y no que fuera moneda corriente de los gobiernos, como sucedía en la provincia de Buenos Aires. Me llamó la atención la analogía que utiliza cuando dice que los gobiernos argentinos serían muy ciegos para que desconozcan que faltar a sus deberes en el pago de intereses de la deuda, es lo mismo que envenenar el único pan de su alimento, y suicidarse, que es condenarse a la bancarrota y al hambre. Comenta que, para hacer llegar los recursos al tesoro, hay que gastar poco. Y me sorprendió que el ya pensara que el crédito era el medio más adecuado para empezar a sacar al país de su aislamiento y dispersión de sus gobiernos provinciales, pero que el tiempo daría los medios para cambiar ese sistema por otro que asegure el vigor del poder central.

    Preguntas para el autor:
    – ¿Qué piensa respecto a que el crédito sea el recurso al que todavía acuden los gobiernos argentinos, y que no pueden lograr encontrar otra alternativa?.
    -¿Cree que es posible utilizar los créditos para beneficiar al país o es una utopía por las políticas que los gobiernos llevan adelante?.
    – ¿Cómo haría para reducir el endeudamiento actual que sufre Argentina, considera posible podría lograrse que el Estado gaste menos?.

  3. Resumen
    En esta oportunidad, Alberdi trata en el punto X los diversos medios para ejercer las ventajas del crédito público en servicio de su organización y prosperidad. El crédito como recurso es la principal fuente del Tesoro nacional, medio extraordinario e elemento moderno de gobierno y progreso industrial. Este comprende tanto los empréstitos como las operaciones de crédito.
    En el punto XI analiza la aptitud para contraer empréstitos. Partiendo de la base de que las sumas ofrecidas en préstamos se entregan en plazos, nunca al contado, se establece que uno de los puntos fundamentales a cumplir, para encontrar compradores, es infundir confianza en los medios y en la estabilidad del gobierno deudor para llevar a cabo el cumplimiento de las condiciones de su préstamo, y que sus obligaciones serán respetadas por sus sucesores. El gobierno será estable siempre que tenga elementos reales de poder.
    En el punto XII desarrolla las otras especies de fondos públicos que pueden componer la deuda, como puede ser la de fondos públicos con interés, que consiste en la emisión de títulos que contienen el reconocimiento de una deuda perpetua por parte del Estado, en el cual se obligan a pagar un interés periódicamente al tenedor del título de crédito. Puede darse también sin interés. A su vez, la deuda puede ser consolidada o no consolidada. La deuda flotante es otra especie que se caracteriza por emitir billetes en las oficinas del Tesoro Nacional por contribuciones pagadas con anticipación. Respecto a la manera de emplear el crédito público por la emisión de papel moneda al estilo de Buenos Aires, la Confederación tiene la ventaja inapreciable de no poder ejercer, aunque quiera, ese terrible medio de arruinar la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda del Estado. En sus últimas consideraciones Alberdi destaca que la clave para que los recursos del Tesoro cubran todos los gastos es simplemente gastar poco, el ahorro, el orden y el buen juicio en conjunto con el respeto de la Constitución, tratados internacionales, postergando guerras y previniendo disturbios.
    Novedoso
    Alberdi esboza los peligros de perder o manchar el honor argentino con el incumplimiento del pago de una deuda.
    Concretamente expresa que los gobiernos argentinos debían ser muy ciegos para desconocer, que faltar a sus deberes en el pago de los intereses de la deuda, es lo mismo que envenenar el único pan de su alimento, y suicidarse. Algo más desastroso que faltar al honor, es condenarse a la bancarrota y al hambre.
    Preguntas
    ¿Diría usted que hoy el contraer empréstitos para promover el desarrollo nacional y sostener al Estado sigue siendo la mejor formula?
    ¿Cree usted que la Argentina ofrece a los inversores del mundo la suficiente estabilidad y garantías para que ellos inviertan su dinero?
    ¿Cómo se puede revertir la situación actual de desconfianza hacia la Argentina en el crédito publico?

  4. RESUMEN
    Alberdi en esta parte del texto habla de los medios de ejercer el crédito público de la Confederación en servicio de su organización y prosperidad, sin los peligros del camino recorrido por Buenos Aires. La Constitución admitió el crédito entre los recursos del Tesoro nacional por ser el recurso más practicable y fecundo de los que posee la Confederación a su alcance. A demás, la Constitución comprende los empréstitos y las operaciones de crédito, con lo cual admite el ejercicio de todos los medios conocidos de levantar fondos por medio del crédito del Estado que el público nacional o extranjero pone a su disposición bajo diversas condiciones. Las formas más conocidas y ordinarias del empréstito de fondos hechos a la Nación son: empréstito propiamente dicho, fondos públicos con interés y sin interés, deuda consolidada y no consolidada, deuda flotante, o billetes de oficinas del Tesoro por contribuciones anticipadas, y papel moneda.
    Por ejemplo, en los fondos públicos se obliga a pagar un interés de tanto por ciento periódicamente al tenedor del título del crédito, la deuda flotante es la forma más segura de obtener fondos prestados, etc.
    NOVEDOSO
    Me resulto novedoso e interesante la parte en la que Alberdi señala que el crédito es un recurso introducido en nuestras rentas argentinas desde la época y por las urgencias de la revolución contra España, como medio extraordinario y como elemento moderno de gobierno y de progreso industrial. Procuro a las Repúblicas de Sudamérica los recursos gastados en la lucha de su independencia, y se comprende que esa fuente es la que ha de darles los recursos para consolidar sus gobiernos e instituciones republicanas. A demás, dice que todas las Constituciones argentinas admitieron el crédito público entre los primeros elementos del naciente Tesoro argentino.
    PREGUNTAS
    1-¿Era posible pensar en ese momento en la dolarización de la moneda?
    2-¿Cómo firmando tratados, postergando guerras y previniendo disturbios es agrandar el Tesoro nacional?
    3-¿Cómo seleccionó las formas del empréstito?

  5. 1.
    En este fragmento del texto el autor se ocupa de analizar los medios que la Confederación tiene a su alcance para ejercer las ventajas del crédito público en servicio de su organización y prosperidad. Dice que muchas son las formas que puede tomar la deuda pública, muchos los modos en que se puede endeudar a la Nación, pero todos ellos son modificaciones del empréstito o préstamo.
    A continuación se refiere a la posibilidad que asiste al gobierno de la Confederación de obtener empréstitos; de qué manera se hace de ellos; y las condiciones que necesita poseer el gobierno que toma prestado, para infundir confianza en el valor de sus títulos de obligación.
    Por último, llega a la conclusión que la política económica de transición que sabe hacer llegar los recursos del tesoro, hasta cubrir todos los gastos, consiste lisa y llanamente en gastar poco.

    2.
    Me resultaron destacables dos pasajes del texto en los cuales estoy de acuerdo con el autor. En primer lugar el que dice: “faltar a sus deberes en el pago de los intereses de la deuda, es lo mismo que envenenar el único pan de su alimento, y suicidarse”. En segundo lugar refiriéndose a la manera de emplear el crédito público por la emisión de papel moneda dice: “ese terrible medio de arruinar la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda del Estado”.

    3.
    ¿Cree que la emisión de papel moneda es el peor mal que acaece a la economía argentina?
    ¿Considera que debería haber un límite al endeudamiento del Estado?
    ¿Cómo podría asegurarse un gobierno de que su sucesor cumpla con las obligaciones contraídas?

  6. RESUMEN:
    En este apartado, Alberdi va a analizar los diversos modos de crédito público o de contraer deuda pública, a saber: Empréstito, fondos públicos con y sin interés, deudas consolidadas y no consolidadas y deudas flotantes, además se propone demostrar las ventajas y posibilidades de su empleo para la organización y prosperidad de la confederación en ese momento. Tomando como referencia a Buenos Aires, como lo que no debe hacerse en esta materia.
    Comienza analizando el art. 4, que admite el crédito publico como elemento primero del naciente Tesoro Argentino, que no tiene ejercicio precedente en el sistema colonial y que es un MEDIO EXTRAORDINARIO para disponer en una época anormal, de creación y formación de la Nación.
    Luego se ocupa de la aptitud de la confederación para contraer empréstitos, y plantea cuales son las condiciones que necesita poseer el gobierno que toma prestado, que no es nada más o menos que infundir confianza en el valor de sus títulos de obligación, que se logra con LA PUNTUALIDAD Y CUMPLIMIENTO DE SUS PROMESAS, LA SEGURIDAD Y ESTABILIDAD DEL GOBIERNO QUE IMPLICA NECESARIAMENTE ASEGURAR QUE SUS OBLIGACIONES SERÁN RESPETADAS POR SUS SUCESORES. Asimismo advierte que faltar a estos deberes implica “condenarse a la bancarrota y al hambre”.
    Esto fue tomando en cuenta por la Confederación al restablecer bases normales y firmes para su crédito público, es decir ha otorgado garantía de estabilidad y subsistencia de los compromisos de crédito a través de la admisión de este recurso en la constitución, dotándolo además de legitimidad.
    Hace referencia a la garantía que implica para los prestamistas el hecho de que la Constitución otorgara al congreso la facultad de contraer empréstitos de dinero sobre el crédito de la confederación, y de votar la ley anual en la que se determina la forma en la que los valores obtenidos por préstamo se emplearan, asegurando así el pago de su renta y sostenga el valor de sus capitales escritos.
    Finalmente, sostiene que la confederación puede asegurar el pago de los intereses o rentas de sus fondos públicos, que tiene una capacidad notoria de ahorro y cuenta con garantías tales como grandes tierras exentas de gravamen, posesión de un nuevo régimen de gobierno interior y exterior, la firmeza y estabilidad que otorga la nueva constitución federal y la celebración de tratados internacionales que hacen irrevocable el nuevo régimen económico y rentístico, por lo que considera que LA CONFEDERACIÓN TIENE APTITUD, FACULTAD Y MEDIOS SUFICIENTES PARA CONTRAER DEUDA PUBLICA.
    NOVEDOSO:
    En primer lugar, me resulto novedoso el análisis que el autor realiza de la aptitud de la Confederación en ese momento, en segundo lugar el hecho de que considerara la facultad exclusiva del Congreso para decidir en las operaciones de crédito publico una garantía para los prestamistas y en último lugar que remarque que se trata de un recurso extraordinario. Estos tres puntos me resultaron interesantes para repensar los problemas constitucionales y el mal uso que se hace de este recurso, ya que con el devenir del tiempo paso de ser un recurso extraordinario a un recurso ordinario. En esta materia también encontramos el principio de “reserva de ley” que es el mismo que expone Alberdi cuando hace referencia a la facultad exclusiva del Congreso de decidir sobre las operaciones de crédito público que vayan a llevarse a cabo.
    Y es sobre este último punto donde quiero hacer hincapié, ya que considero que ha sido la pieza fundamental para el uso desmedido y no regulado de este recurso por parte del Poder Ejecutivo, tanto provincial como nacional.
    Podríamos pensar que la distorsión de este eficaz recurso se produjo por un desequilibrio de frenos y contrapesos entre los Poderes legislativo, ejecutivo y judicial. En el actual art. 75 inc. 4 y 7 encontramos las facultades descriptas por Alberdi en cabeza del Congreso, pero es a través de la Ley 24.156 de Administración Financiera que se produjo una delegación al Poder Ejecutivo, precisamente en sus art. 60, 62 y 65, a través de los cuales se le otorga la facultad de decidir las operaciones de crédito con organismos internacionales, procesos de reestructuración de deuda y autorizaciones de crédito para sociedades y/o empresas del estado. (Podemos ejemplificar con el estado de endeudamiento de YPF).
    Se eliminó así la participación activa del congreso en esta materia, es decir se eliminó una de las garantías que el autor postulo como generadoras de seguridad y estabilidad. Asimismo, en los artículos anteriores Alberdi se ocupó de remarcar la importancia de los límites al poder del estado y también al legislador, pero vemos que la constitución en su art 4 solo fija límites cualitativos y no cuantitativos, lo que permite al Gobierno de turno “justificar” una urgencia nacional para la utilización de este recurso sin una verdadera necesidad y/o urgencia legitima en pos del “bienestar general”
    Podemos observar también el surgimiento de la cláusula de la prórroga de jurisdicción, que ha sido utilizada por el Estado Nacional como una nueva garantía o más bien como condición a favor de los prestamistas para lograr concretar la operación de crédito publico, debido a la reputación que como país nos hemos encargado de destruir.
    Entonces, podemos concluir que constitucionalmente hay una institución formal con alta calidad en donde este recurso podía platicarse con seguridad y garantías, PERO que fue desarmado por la corporación política del poder ejecutivo y de los legisladores del congreso, para atender a las necesidades de su plan de gobierno.
    PREGUNTAS:
    1. En el caso provincial, que opina del Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal en donde se establece que para realizar operaciones de crédito publico, las provincias sean o no deficitarias, tengan que pedir autorización al Poder Ejecutivo Nacional?
    2. Considera viable un límite constitucional cuantitativo a la toma de crédito publico? (Podríamos tomar el modelo de la Unión Europea)
    3. Teniendo como precedente el endeudamiento de YPF, considera que se podría establecer en la constitución los objetivos o razones por las cuales las sociedades o empresas del estado puedan tomar crédito?

  7. Resumen:
    En el presente capítulo, Alberdi continúa con sus reflexiones respecto al gasto público y analiza lo vinculante al crédito, comúnmente llamado “deuda pública”. El autor cuenta que, durante la etapa colonial, el crédito era un recurso inexistente debido a la dependencia forzosa con España, pero que una vez lograda la independencia, el crédito nacional conformaba un medio más que eficiente para que los nuevos estados pudiesen lograr el desarrollo. Enumera las diferentes formas comunes de empréstito, pero a fin de cuentas podemos dividir a la deuda pública en dos: la deuda interna y la deuda externa.
    A continuación, explica como procede el mecanismo propio del empréstito, el cual suele consistir en grandes fondos compuestos por muchos accionistas que van “liberando” poco a poco, en plazos pactados, el total del crédito, a cambio de títulos de obligación que el Estado debe entregar. Es fundamental en este punto la confianza que el mundo tenga respecto a si un estado está, o no, en condiciones de afrontar dichas obligaciones. Explica el funcionamiento de los títulos de deuda que emite el Estado a sus prestamistas y compara esta práctica con el método de Buenos Aires, consistente en la emisión descontrolada de su moneda, llamándolo “falso crédito”. Concluye finalmente que la capacidad de un estado de obtener crédito depende de si es capaz de pagar los intereses o rentas de sus fondos públicos, sin gastar sumas que excedan dichas rentas.

    Sorprendente:
    Considerando el contexto económico actual del país, el análisis que hace Alberdi sobre el asunto de la deuda pública es de sumo interés. Buscando información sobre este asunto, me sorprendió encontrar que actualmente el país más endeudado en relación a su PBI es Japón, el mismo país que también representa la tercera fuerza económica a nivel mundial detrás de Estados Unidos y China, cuyos niveles de deuda también son extremadamente altos. Es por ello que el análisis que Alberdi hace me parece increíblemente acertado a pesar de la diferencia entre nuestras épocas. Me pregunté cómo hacían estos países tan endeudados para lograr ocupar los primeros puestos en los índices de desarrollo económico. El mismo Alberdi da la respuesta que podemos resumir en tres puntos: la confianza crediticia, no gastar más de lo producido y tener una economía y moneda estables. Parece una fórmula sencilla en el papel, pero sin embargo la Argentina prácticamente no puede cumplir con ninguno de esos tres requisitos. Concluí entonces que el tomar deuda no es necesariamente un recurso negativo, si se utiliza dicho dinero para lograr el progreso y el desarrollo en vez de para pagar la “caja chica”, el problema yace en pensar que podemos vivir de prestado y luego pretender desvincularnos las obligaciones prometidas.

    Preguntas:

    1) ¿Qué opina sobre las condiciones del último préstamo del Fondo Monetario Internacional a la Argentina?

    2) ¿Qué opina sobre los argumentos de aquellos que pretenden el no pago de la deuda basados en la supuesta ilegitimidad de esta?

    3) ¿Era posible, en la época que usted escribía, que una nación naciente progrese sin el crédito europeo?

  8. Resumen:
    En esta parte encontramos el desarrollo de los medios de ejercer el crédito publico de la Confederación, así como sus temas relacionados.
    Indica aquí Alberdi «El artículo 4 de la Constitución federal comprende el producto de los empréstitos y de las operaciones de crédito que decrete el Congreso para urgencias de la Nación o para empresas de utilidad nacional, entre los fondos integrantes del Tesoro nacional.»
    Indica así la propia Constitución la posibilidad admitir el crédito entre los recursos del Tesoro nacional.
    El crédito es un recurso introducido en nuestras rentas argentinas desde la época y por las urgencias de la revolución contra España, como medio extraordinario y como elemento moderno de gobierno y de progreso industrial.
    La Constitución argentina comprende en el recurso del crédito nacional «los empréstitos y las operaciones de crédito», con lo cual admite el ejercicio de todos los medios conocidos de levantar fondos por medio del crédito del Estado.
    Se trata también el tema de la aptitud que tiene la Confederación para contraer empréstitos; se nombra aquí el articulo 64 inciso 3 de la Constitución Federal.
    Alberdi dispone que «Toda renta pública o privada viene con la constancia en la labor. El que planta un gajo de álamo espera diez años para convertir en un peso fuerte la madera del árbol que se ha formado de ese gajo, con una sola condición: – esperar diez años.»

    Me parece interesante:
    «El gobierno será estable porque tiene elementos reales de poder, lo cual no sucedía en el tiempo en que las provincias privadas del comercio directo por la clausura de sus ríos, en vano tenían el derecho abstracto de gobernarse a sí mismas como Nación independiente y soberana; las rentas, en que consiste el poder de hecho, quedaban en manos de la provincia que tenía el privilegio
    exclusivo de la aduana exterior.»
    Esto es algo que podría parecer común hoy en día, pero para la época en la que Alberdi se encuentra escribiendo no es así.
    Podemos ver como define la posición de poder del Estado y su posibilidad de recaudar y comerciar, siendo que las provincias podían verse privadas de sus posibilidades.
    Se supone que con las rentas y reparticiones viene a resolverse dicho conflicto, ademas de las posibilidades de comercio directo con el que puedan contar las mismas, como la libre navegación de los ríos.

    Preguntas al autor:
    – Como observa el crédito publico actual en Argentina?
    – Cree que es de relevante importancia el crédito publico actualmente a nivel global?
    – Cree que se podría agregar algún nueva forma, a las expuestas por usted en el texto, de empréstito?

  9. En estos capítulos Alberdi expone acerca del crédito público como recurso de financiamiento estatal. Así como también la aptitud de la Confederación para contraer un préstamo que es una forma de crédito público.
    Para el autor el crédito público tiene origen en las revoluciones contra la colonia española ya que fue utilizado como medio extraordinario y como elemento moderno del gobierno y de progreso industrial. Conforme a lo desarrollado todas las Constituciones proyectadas o promulgadas, aún los pactos preexistentes invocados lo reconocían como tal.
    En la Constitución se prevé al crédito como recurso y comprende los empréstitos y las operaciones de crédito, con lo cual avala el ejercicio de todos los medios de financiamiento. El empréstito o préstamo es aquel medio que mide la confianza que tiene un Estado para obtener fondos ajenos. Luego enumera las formas más habituales del préstamo de fondos hecho a la Nación, como: el préstamo propiamente dicho, fondos públicos con interés, entre otras.
    En cuanto a la Confederación, Alberdi sostiene que tiene la aptitud para contraer créditos públicos, por ende también puede obtener préstamos u otras formas de financiamiento. Respecto a los empréstitos o préstamos Alberdi rechaza el razonamiento que cuestiona la falta de aptitud. Este razonamiento se sustenta en la incapacidad de ésta de reembolsar el dinero gastado. ¿Por qué Alberdi lo rechaza? Porque parte del desconocimiento o “ignorancia, en palabras del autor, sobre la manera de estipular y realizar los préstamos hechos al Estado. Para ello explica sobre el mecanismo de préstamos al Estado; nunca se entrega al contado la suma de dinero dada en préstamo sino que se estipulan plazos. A medida que el gobierno recibe las entregas conforme al orden de plazos, va entregando títulos o documentos de obligación al prestamista, que contienen dicha garantía. Posteriormente el gobierno pone en circulación y vende esos títulos de obligación a cambio del dinero que necesita para realizar las entregas restantes. Es decir, se pone en circulación esos documentos y con ello el prestamista ha obtenido el dinero que ha dado en préstamo a este gobierno, pero para ello debe darse confianza en lo medios y en la estabilidad del gobierno deudor de dichos títulos. Entonces basta que el Gobierno tenga el dinero para pagar los intereses o renta y tenga la confianza para que haya compradores de esos títulos.
    La Confederación, entonces, tiene fuentes de renta pública y tiene el dinero suficiente para el pago de los intereses de la deuda. Posee tierras públicas, que adquirieron valor real. La estabilidad y subsistencia de los compromisos de crédito contraído es garantía que tiene el gobierno de la Confederación Argentina, por el simple hecho de ser constitucional y legítima su existencia. Goza de garantías de tranquilidad ya que la paz es firme y estable dada la existencia de un gobierno nacional que cuide de mantenerla, situación que no existía antes y las provincias se encontraban aisladas las unas de las otras. El gobierno será estable porque tiene elementos reales de poder.

    Luego el autor desarrolla los tipos de fondos públicos que pueden componer la deuda de la Confederación, además del préstamo directo, tales como: a) la emisión de títulos que contienen el reconocimiento de una deuda perpetua por parte del Estado, en la cual se obliga a pagar un interés de tanto por ciento periódicamente al tenedor del título de crédito. Cita como ejemplo el sistema de deuda pública empleado en Buenos Aires que se lo conoce con el nombre de fondos públicos; b) La deuda flotante, o emisión de billetes de las oficinas del Tesoro nacional por contribuciones pagadas con anticipación, es otra manera de emplear el crédito público para obtener fondos prestados, la más segura y trillada de cuantas se conocen.

    En síntesis para el autor la posibilidad del crédito público de la Confederación se reduce a la capacidad para pagar los intereses o rentas de sus fondos públicas y reducir sus gastos públicos en relación a esas rentas. Y que claramente ésta tiene los medios y las facultades para hacerlo, ya que posee tierras exentas de gravamen, hay firmeza y estabilidad que deben a la sanción de una Constitución de 1853, y por sobre todo los tratados relativos a la libre navegación fluvial.

    Para Alberdi la deuda pública, empeñando a todo el mundo en la estabilidad del deudor común, que es el gobierno, constituye una de las garantías más poderosas en favor de la paz: cada acreedor, cada poseedor de un fondo público es un centinela del orden.

    INTERESANTE

    Lo interesante es la postura de Alberdi respecto a la deuda pública, sostiene que está es una garantía de estabilidad y paz de un gobierno. No concibe a la deuda pública como inestable si no lo contrario, entiende que la posibilidad que tiene un gobierno de obtenerla es sinónimo de confianza y estabilidad. También me resulta interesante la relación que hace Alberdi con la confianza o credibilidad de un gobierno para poder hacer frente a dichas deudas y que se relaciona con la confianza a las instituciones. Si bien comprendo el punto de vista del autor, creo que el análisis debería ser más profundo sobre el destino de esa deuda pública, es decir, a que se destinará y como efectivamente un gobierno logrará obtener el dinero para cubrir ese interés o rentas, más allá de la explicación teórica.

    PREGUNTAS:
    ¿Qué opina de la medida adoptada por el Ministro de Economía sobre el “reperfilamiento de la deuda pública”?
    De acuerdo a su postura, ¿Por que cree que el gobierno debió adoptar esa postura?¿Ha perdido credibilidad o confianza?
    Según la Dirección Nacional de Asuntos Provinciales, dependiente de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Hacienda, desde 2015 hasta el primer trimestre de 2019 la deuda tomada por las provincias creció 363,8% ¿Cree que en la actualidad las provincias tienen la capacidad para tomar dicha deuda?

  10. En el apartado en cuestión Alberdi analiza el crédito publico: inicia declarando la sensatez de la CN al considerar tal método entre los recursos del Tesoro Nacional, dada la facilidad para la disposición que este conlleva. Ademas, es el único recurso innovador, que se despega completamente de aquellos que habían existido durante el sistema colonial, dado que fueron solicitados a los ciudadanos con motivo de la revolución.
    A continuación, enumera las condiciones impuestas a la confederación para el otorgamiento de crédito publico. Habla del respeto a los plazos de pago establecidos para la generación de confianza, junto con la estabilidad y subsistencia de los compromisos de crédito contraído. Otra garantía que ayuda a generar confianza para adquirir crédito, es el mantenimiento del orden que hace a la estabilidad del gobierno.
    En el apartado siguiente Alberdi analiza la composición de la deuda de la confederación, desglosando las diferentes especies de fondos públicos que la conforman.
    NOVEDOSO: Me resulta curioso encontrarme con el análisis de deuda publica y esta cuestión del clima de confianza y estabilidad que debe generar el gobierno para tener la posibilidad de hacerse de fondos a través del otorgamiento de créditos. Me remite al tema que actualmente tratamos en clase sobre la institucionalidad; entiendo que reglas de juego claras, solidas, estables y fundamentalmente, que son respetadas por quienes deben respetarlas, son fundamentales para la creación de confianza en la sociedad, para que vaya en ascenso el volumen de individuos que serán acreedores del Estado. Creo que es necesario el análisis en conjunto para entender el desempeño de las diferentes sociedades y se asemeja con la temática impositiva, ya que sucede lo mismo: sera mayor el incentivo a contribuir si se ve el reflejo de lo aportado en bienes y servicios otorgados por el Estado de calidad; sera mayor el incentivo a prestar si la devolución se realiza en los términos acordados.
    PREGUNTAS:
    ¿Cree que están dadas en la actualidad las condiciones para que los individuos decidan prestar al Estado?
    ¿Que posibilidades tiene el Estado de prescindir de contraer deuda y proveerse de los fondos de otras maneras?

  11. Resumen
    En esta parte, Alberdi trata el tema del crédito público. Lo define como un recurso del Tesoro Nacional, el cual todas las constituciones argentinas lo admitieron. Es de suma importancia la confianza que inspira el Estado para obtener fondos ajenos. El autor, relata que estos fondos no se hacen con un gran capitalista que desembolsa instantáneamente. Sino que por medio de asociaciones anónima de accionistas, que hacen entregas graduales y a cambio se entregan títulos de obligación al prestamista. Luego ese prestamista pone en circulación esos documentos; y los vende a los fines de obtener dinero y efectuar las entregas ulteriores.
    Los libros de deuda pública serán aquellos en donde figuren los tenedores de los documentos.

    Novedoso
    Me gustó la descripción de las características necesarias para que un Estado pueda contraer un préstamo. Primero menciona la confianza y estabilidad del gobierno deudor. Se necesita, además, ser puntual y fiel en sus promesas, tener seguridad de ser estable y de que sus obligaciones serán respetadas por sus sucesores. No sólo pone énfasis en el Estado, sino en el gobierno que se encuentre en el momento.

    Preguntas al autor
    1. ¿Cree que Argentina tuvo gobiernos que den confianza y estabilidad?

    2. ¿Qué medidas podrían fomentar la confianza de un gobierno? Tanto desde la mirada extranjera como interna.

    3. En un momento en el texto dice «La Confederación tiene en su capacidad notoria de ahorrar una nueva probabilidad de tener renta suficiente para llenar su gasto», ¿esto sucede en la actualidad?

  12. Alberdi comienza dando una descripción del uso que se le dio previo a la unificación de las provincias al crédito, nulo en la época colonial y usado a pequeña escala por los gobiernos locales, a diferencia de Buenos Aires, la cual le dio un uso extensivo.
    Grandes son las ventajas que puede proveerle a la Nación el uso de los créditos y empréstitos siempre y cuando se haga de manera controlada y responsable, atendiendo al carácter extraordinario de su uso.
    La colocación de deuda no necesariamente requiere que el prestamista tenga la totalidad del dinero a entregar, ni que el gobierno disponga del capital para su devolución. La colocación de títulos públicos en el mercado le permite al prestamista vender dichos títulos y con su valor efectuar los pagos convenidos con el gobierno, y el gobierno debe encargarse de poder pagar los intereses convenidos.
    Entre todos los medios para tomar crédito, destaca la importancia que reviste para la Confederación la imposibilidad de hacerlo a través de la emisión de papel moneda, ya que su emisión sin respaldo produce su pérdida de valor.
    Finalmente, destaca la propuesta de austeridad para llegar a llenar el Tesoro y sustentar los gastos del Estado; gastando poco y ahorrando logrará la Confederación sacar provecho futuro de la actual situación de escasez.

    Destacable
    Alberdi demuestra de manera simple las consecuencias que tiene el malgasto de los recursos estatales y los resultados de emplear el crédito público de manera irresponsable. Son principios básicos, no solo de la economía sino del sentido común, que vergonzosamente parecen haberse olvidado en la actualidad. La nación podría sacar gran provecho de volver a las ideas simples, responsables y efectivas planteadas por Alberdi en esta parte del libro al momento de tener que tomar decisiones sobre la toma de deuda.
    Relacionando esto último con la lectura anterior sobre gasto público, el gobierno debería no solo ser responsable a la hora de tomar deuda, sino también a la hora de gastarla, siempre empleándola en gastos reproductivos que generan la rentabilidad futura necesaria para hacer frente a tales obligaciones.

    Preguntas
    ¿Cómo le parece que podría eliminarse la costumbre de emitir papel moneda sin respaldo? ¿Cómo se explican los casos como el de EEUU que durante la crisis subprime duplicó su base monetaria sin sufrir inflación?

  13. Resumen:
    Alberdi analiza esta vez, la capacidad de la Confederación para contraer empréstitos y su posibilidad de cumplimiento posterior, afirmando que cuenta con las condiciones y medios –recursos- mas que suficientes para ello: fuentes abundantes y positivas de renta pública, posible ella y practicable gracias a la existencia de vastas extensiones de tierras públicas y a las garantías de desarrollo dadas a las rentas particulares del trabajo, del capital y de la tierra, por una Constitución y tratados internacionales que imponen el respeto a principios rectores básicos para su ejercicio.
    Recuerda que, al ser el crédito público el recurso más positivo del que se disponía –por encontrarse el país en plena formación-, preciso y crucial sería que se cumpla debidamente con los pagos, entendiendo que es la Nación la que se compromete y no un gobierno determinado, que aunque como intermediario igual tendrá un deber fundamental: actuar de manera responsable y respetando la Constitución, ya que así la riqueza del país “se verá ensanchada”. Incumpliendo sólo logrará, “envenenar el único pan de su alimento y suicidarse”
    Reconoce que además de emplear el crédito público en la celebración de empréstitos directos, deben obtenerse fondos utilizándolo de otras maneras; señalando en este sentido, al sistema de deuda pública como el más ingenioso, practicable y eficaz, en contraposición a otros como la deuda flotante o emisión de papel moneda. Este “falso crédito”, trillado -utilizado por Buenos Aires y otras provincias cada vez que se encuentran en apuros por ser un medio seguro-, advierte tiene pésimas consecuencias, en tanto es capaz de “arruinar la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda el Estado”, impotente de amortizar una deuda y fomento de un hábito de dilapidación. Así justifica entonces, la ventaja «positiva» de la Confederación al no poder ejercerlo.
    Finalmente determina, que en esta política económica de transición será sustancial la austeridad, “gastar poco”, promoviendo el ahorro y evitando el modelo dilapidador de Buenos Aires. Asimismo destaca la importancia de actitudes como la constancia, la fe y la libertad en el desarrollo de las tareas que hacen tanto a la renta pública como a la privada, para lograr un porvenir próspero, sosteniendo que quien “no cree en la libertad como fuente de riqueza ni merece ser libre ni sabe ser rico.”
    Aspectos importantes/destacables:
    Esta vez quisiera destacar el sentido común bajo el que Alberdi nos explica el sistema rentístico y financiero que nos propone, haciendo partir toda cuestión siempre desde lo individual hacia lo general, desde lo pequeño hacia lo grande, y deteniéndose en valores cotidianos como la libertad, la responsabilidad, el esfuerzo o la constancia. Esto en razón de que hoy, las explicaciones técnicas o “partidizadas” abundan – sobre todo respecto a temas tan actuales como el crédito y la deuda pública- fomentando un plano de abstracción que excluye, sin bases ni metas sólidas con proyección a futuro y buscando desesperadamente resultados inmediatos. Alberdi nos hace partícipes y responsables a todos de la economía del país, colocándonos en un pie de igualdad al permitirnos entender mediante una lectura comprensible “el camino de la riqueza” y al confiar en la libertad individual como guía a la prosperidad. Solo así, entendiendo, se lo puede seguir o criticar, y es aquí donde enfatizo un aspecto de vigencia transversal a toda época que entiendo debemos reconocerle al autor en tanto parece verlo claramente: es este “entender”, es la educación, lo que nos permitirá siempre ser verdaderamente libres y nos prometerá futuro.
    Preguntas:
    1) ¿Tiene aptitud hoy Argentina para contraer empréstitos? ¿Cuáles son las fortalezas actuales que tiene para afrontar los pagos? ¿Sería necesario establecer algún tipo de límite al empleo del crédito público?
    2) Dice que “faltar a sus deberes en el pago de los intereses de la deuda es lo mismo que envenenar el único pan de su alimento y suicidarse, es algo más desastroso que faltar al honor, es condenarse a la bancarrota y al hambre”. Teniendo en cuenta que varias veces se han escuchado voces afirmando que había y hay que hacer lo contrario ¿Podría explicar de alguna manera el por qué de esas actitudes? ¿Qué sesgos ubicaría en ellas?
    3) ¿Cuál sería su opinión sobre la creación y el rol actual del Fondo Monetario Internacional?

  14. Resumen:
    Respecto a la aptitud para contraer empréstitos, es decir, para obtener préstamos de particulares, Alberdi explica que no es necesario tener fondos disponibles para cumplir con el pago de la deuda sino que basta con tener los necesarios para pagar los intereses o renta de forma puntual. Pero, además de ser puntual, es necesario que el país sea fiel a sus promesas, otorgue la seguridad de ser estable y de que las obligaciones asumidas serán respetadas por sus sucesores.
    Alberdi consideró que la Confederación Argentina poseía lo suficiente para el cumplimiento de sus deudas y que, no solo tenía capacidad para contraerlas, sino que también hubiese sido ventajoso que lo haga. Sin embargo, las ventajas que podría haber obtenido no serían capaces de sustentar el crédito público si no tuvieran la firmeza y estabilidad que deben a la Constitución Nacional.

    Lo importante:
    Me pareció importante el hecho de que Alberdi considere que ejercer el crédito del Estado mediante la emisión de papel-moneda produce la ruina de la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda del Estado.
    Pero entiende que la Confederación Argentina no tiene la posibilidad de utilizar este medio, a diferencia de lo que sucedía con Buenos Aires, porque “no dió a su papel moneda la base real y positiva en que descansa todo papel de crédito, destinado a circular como moneda corriente” y esto lleva a que tenga la posibilidad de, por ejemplo, obtener préstamos con mayor ventaja porque “el falso crédito es el enemigo del verdadero crédito”.

    Preguntas:
    ¿Puede influir en el otorgamiento de un préstamo a un Estado el destino que aquél dé a esos recursos?
    ¿Cree qué el gobierno argentino aún tiene la posibilidad de pagar las deudas asumidas? ¿Por qué?

  15. 1)Alberdi continúa su capítulo número 3, haciendo referencia a que la porción de renta nacional percibida en Buenos Aires haya sido o no aplicada al pago de capitales e intereses de su deuda, no es cuestión que haga variar el derecho que asiste a la Confederación de compensar su crédito positivo contra Buenos Aires con su débito conjetural. Pero determina que, importa investigar en cuanta parte ha sido aplicada realmente y en cuanta parte no, para indagar, dos cosas importantes.
    * Cuánta parte de la renta argentina ha sido empleada en la amortización de las deudas de Buenos Aires, para inferir por ahí en cuánto ha disminuido su obligación para con esa provincia.
    *si realmente se han empleado valores verdaderos en amortizar las deudas de Buenos Aires; si ha habido amortización verdadera, o sólo se ha simulado la amortización, dando este nombre y las apariencias de amortización a alguna operación artificiosa dirigida a agrandar la deuda, haciendo creer al público ignorante que disminuía. Indagar esto, es medir el tamaño verdadero de la deuda de Buenos Aires. Medir su deuda, es medir el poder de la resistencia con que lucha la organización regular del Tesoro y de las rentas nacionales. Y Se han empleado los dos medios, la verdadera amortización y la falsa amortización. También menciona los varios medios que la Confederación tiene a su alcance para ejercer las ventajas del crédito público en servicio de su organización y prosperidad, sin los peligros del camino recorrido por Buenos Aires. Determina Alberdi que se pueden encontrar las diferentes tipos de deudas entre ellas tenemos a esa deuda que admite una subdivisión con el nombre de deuda consolidada, que puede emplearse con más éxito que la no consolidada. La Confederación podría emplear ese recurso para el arreglo de su deuda general procedente de las deudas públicas de carácter provincial, que por la naturaleza de su origen puedan ser susceptibles de nacionalizarse. La deuda flotante, o emisión de billetes de las oficinas del Tesoro nacional por contribuciones pagadas con anticipación, es otra manera de emplear el crédito público para obtener fondos prestados, la más segura y trillada de cuantas se conocen.

    2: Lo que me pareció mas impórtate del texto fueron los siguientes párrafos:

    * Amortizar, es un medio de extinguir gradualmente la deuda pública comprando las obligaciones del Estado al precio con que circulan en el mercado, para destruirlas si se obtuvieron caras, o revenderlas con utilidad del Erario si se consiguieren a bajo precio. Comprar un documento y destruirlo, es lo mismo que pagarlo. Para que el pago extinga la deuda, es preciso que sea real y verdadero, es decir, que se haga con dinero o con el producto de una renta. Pagar un documento con otro, no es pagar; es renovar, trasplantar la deuda; es librarse del acreedor Z, para hacerse del acreedor X. Si el Estado se propone amortizar su deuda con verdad y buena fe, es preciso que lo haga con valores efectivos, con rentas verdaderas. Si no le alcanzan para este destino sus rentas ordinarias ni sus tierras públicas, ni sus bienes nacionales, tiene que acudir a la contribución, y pedirle un aumento para atender a este gasto, el más útil y moral de todos; porque sustenta el crédito del Estado, y disminuyendo la deuda.

    *El artículo 4 de la Constitución federal comprende el producto de los empréstitos y de las operaciones de crédito que decrete el Congreso para urgencias de la Nación o para empresas de utilidad nacional, entre los fondos integrantes del Tesoro nacional.

    La Constitución ha sido sensata en admitir el crédito entre los recursos del Tesoro nacional, precisamente por ser el recurso más practicable y fecundo de cuantos posee la Confederación a su alcance. El crédito es un recurso introducido en nuestras rentas argentinas desde la época y por las urgencias de la revolución contra España, como medio extraordinario y como elemento moderno de gobierno y de progreso industrial.

    Todas las Constituciones argentinas, promulgadas o proyectadas, admitieron el crédito público entre los primeros elementos del naciente Tesoro argentino.

    *La Constitución argentina comprende en el recurso del crédito nacional los empréstitos y las operaciones de crédito, con lo cual admite el ejercicio de todos los medios conocidos de levantar fondos por medio del crédito del Estado.

    Muchas son las formas que puede tomar la deuda pública, muchos los modos de que se puede endeudar a la Nación, pero todos ellos son modificaciones del empréstito o préstamo, que es el medio genérico y común de poner en ejercicio la confianza que inspira el Estado para obtener los fondos ajenos, que el público nacional o extranjero pone a su disposición bajo diversas condiciones.

    Las formas más conocidas y ordinarias del empréstito de fondos hechos a la Nación son las siguientes:

    1° Empréstito propiamente dicho.

    2° Fondos públicos con interés.

    3° Fondos públicos sin interés.

    4° Deuda consolidada.

    5° Deuda no consolidada.

    6° Deuda flotante, o billetes de oficinas del Tesoro por contribuciones anticipadas.

    7° Papel moneda,( la Confederación tiene la ventaja inapreciable de no poder ejercer, aunque quiera, ese terrible medio de arruinar la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda del Estado)

    Vale destacar que en mi opinión todo este tema de la duda publica con tan solo 21 años de edad, es un tema complejo, no creo que deba pasar desapercibido, solamente el hecho de pagarla, sino hasta donde tuvo que llegar un estado para tener que pedirle al fondo debido a que los demás países y mercados no han querido ser más prestamistas por consecuencia del gran déficit fiscal que presentamos, entonces cuando se va a salir de esto? Porque la Argentina y no me refiero ni hago alusión a temas políticos ni mucho menos ya que he ido a conferencias de diferentes partidos y economistas que nos ofrece la UBA y todos o la gran mayoría coincidía con que hace años que la Argentina viene así ahora lo leemos con Alberdi, más tarde los leeremos en otros libros y nada más ni menos Hoy lo estamos VIVIENDO, entonces porque se hacen las cosas tan mal, porque no sabemos desarrollar el potencial que tiene nuestro país, los recursos naturales, el suelo ,la extensión y demás, me molesta y me pone triste pensar en querer irme a otro sitio cuando en realidad nosotros aquí podríamos ser los mejores y podríamos sacar los mejores provechos de lo que tenemos y sin embargo hace más de 40 años que esto esta así que algo no funciona, que nadie viene a salvar al país sino solo a ganar poder y dinero y hasta inclusive hemos pasado por grandes corrupciones, es decir en todos los países hay problemas, en todos los mercados hay fallas, pero porque nunca podemos salir adelante? Porque cuesta tanto desarrollar planes y objetivos para el crecimiento, para el trabajo, para el comercio y demás, siendo joven me da pena lo que se deja, pena el endeudamiento y pena que a mi querida Argentina le cueste salir tanto adelante, preferiría ser como algún país de Europa que no está acostumbrado a la crisis que ser el país “que aguanta”, nunca sabemos que va a ser lo peor que pasara y es verdaderamente triste.

    PREGUNTAS AL AUTOR:

    -¿Cómo cree que se podría financiar la deuda pública que tiene hoy nuestro país con el fondo? teniendo presente la situación que tenemos, la pobreza, la inflación ,la crisis de emergencia alimentaria y demás?

    – Volviendo al tema deuda pública y fondo me interesa saber si había alguna otra posibilidad y alternativa que podría haber desarrollado la Argentina en vez de incurrir en una deuda de esa magnitud ( si bien hay oras maneras de financiar el gasto y demás, cual considera estrictamente que debería haber optado la Argentina y si no es la deuda con el fondo porque cree que lo hizo?

    – considera que lo mejor que podría hacer la argentina sería dejar de emitir moneda nacional y modificarla por el dólar? No entiendo bien porque razón nuestro peso es sumamente desvalorizado con muchos otros incluso de la propia América Latina ¿alguna vez se podría salir de ese estancamiento?

  16. En esta parte, Alberdi nos comenta acerca del crédito público de la Confederación como mecanismo del financiamiento estatal.
    Afirma que el crédito es un recurso introducido en nuestras rentas argentinas desde la época y por las urgencias de la revolución contra España, como medio extraordinario y como elemento moderno de gobierno y de progreso industrial. Nos explica que absolutamente todas las Constituciones han aceptado el crédito público que funciona como un Tesoro Nacional. El Estado deberá formar una base de confianza para así poder obtener fondos externos y ajenos y que a cambio de ellos se entregarán títulos de obligación al prestamista.
    Aspecto interesante
    Me pareció muy interesante que el autor haya dedicado un apartado para poder comentarnos en profundidad cuales son los mecanismos es decir aquellos principios y reglas para poder organizar de manera efectiva y eficiente los recursos del Tesoro Nacional y priorizando siempre que no se vean afectados el principio de la libertad y los demás propósitos de la Constitución.. es decir los del bienestar general.
    Preguntas al autor
    ¿Qué opina del crédito público de nuestro país en la actualidad?
    ¿Qué le parecen las medidas que toma el Estado de empréstito? ¿Son las mas acertadas?
    ¿Por qué los gobiernos argentinos a lo largo de su historia no han generado ,en su mayoría, una confianza y estabilidad?

  17. 1) RESUMEN: Alberdi trata en esta parte del capítulo los empréstitos y el crédito publico como recursos destinados a formar el Tesoro Nacional. Menciona las distintas formas de empréstito: a) Empréstito propiamente dicho; b) Fondos públicos con interés; c) Fondos públicos sin interés; d) Deuda consolidada; e) Deuda no consolidada; f) Deuda flotante, o billetes de oficinas del Tesoro por contribuciones anticipadas; g) Papel moneda.
    El autor explica que no es necesario que el Estado que toma prestado no necesita poseer los fondos que deberá reembolsar si no que lo único que necesita es pagar los intereses puntualmente y además, cumplir con sus promesas, asegurar cierta estabilidad a los prestamistas. Considera que el gobierno de la Confederación es capaz de obtener crédito público gracias a los recursos con los que cuenta. Es necesario también que el gobierno gaste poco, es decir que se debe disminuir el gasto público.

    2) NOVEDOSO: Me parece novedoso el hecho de que Alberdi considerara al crédito público como un recurso para formar el Tesoro Nacional y que lo califique como un recurso extraordinario, siendo que en nuestro país es un recurso que es utilizado desde el inicio de la Nación misma. Y a partir de lo que explica el autor, de que para poder adquirir crédito público sea necesaria la confianza y la estabilidad, es llamativo como a Argentina aún puede adquirir crédito público.
    3) PREGUNTAS AL AUTOR:
    a) ¿Cómo pudo Argentina seguir obteniendo crédito público?
    b) ¿Considera que obtener un crédito publico es la mejor forma de afrontar la situación económica actual?
    c) ¿Qué sucedería si el Estado decide no reconocer una deuda pública y por ende se niega a pagarla?

  18. Alberdi en esta última parte del capítulo habla del crédito público, refiriéndose a este como uno de los recursos más practicables y fecundos del tesoro nacional sin precedente en el sistema colonial. Todas las constituciones adminierton al crédito público, como elemento moderno de gobierno y progreso industrial. A su vez, todas las provincias han hecho uso de él en momentos de urgencia. Incluso la deuda pública puede tomar diversas formas, pero todas ellas son modificaciones del empréstito, que es el medio común por el cual el Estado gana la confianza para hacerse de fondos ajenos. Las sumas provenientes de estos empréstitos, nunca se entregan al contado, sino que se fijan plazos para ellos. Así a medida que el gobierno recibe paulatinamente las entregas, va entregando los títulos de obligación al prestamista, que contienen la garantía de su débito. Una vez que el prestamista obtiene los títulos públicos, los pone en circulación a cambio de dinero a fin de obtener el mismo para las entregas posteriores. Haciendo así, del beneficio obtenido por la diferencia entre el precio de los títulos obtenidos con el estado, y el precio de los títulos en el mercado. Por otro lado, el gobierno que toma deuda no necesita tener fondos disponibles para reintegrar la totalidad de la misma, sino que le bastará con tener lo suficiente para pagar la renta o los intereses. Este interés o renta forma todo el precio de la deuda del Estado. A su vez, la constitución otorga un marco de seguridad para el prestamista. El cual consiste en que el Congreso votará por ley la forma en que se utilizaran los fondos obtenidos, de modo que asegure el pago de su renta y se sostenga el valor de los capitales escritos.
    Otra forma por la cual el gobierno puede obtener fondos, es mediante el uso de otros empleos del crédito del Estado. Uno de estos consiste en la emision de titulos que contienen el reconocimiento de una deuda perpetua por parte del Estado, en la cual se obliga a pagar un interés porcentual periódico al tenedor del título de crédito. Otra es la denominada «deuda flotante» o emisión de billetes de las oficinas del Tesoro nacional por contribuciones pagadas con anticipación.

    Sorprendente:
    Lo que me pareció interesante es como Alberdi detalla el proceso por el cual el Gobierno se hace de préstamos por parte de los particulares. Realmente coincido en que es un sistema muy ingenioso.. Pero considero, que aún hoy en dia cuesta mucho lograr la confianza de la sociedad respecto del estado. Sin importar el gobierno que esté en ejercicio del poder, considero que como institución no refleja hoy en dia rasgos de certidumbre y credibilidad.

    Preguntas:
    Porque si hace tantos años se conocen estos modelos, hoy en dia sigue sin haber confianza por parte de la población? Que es lo que fracaso?
    Y por último, qué medida cree que implementaria Alberdi para remontar dicha confianza?

  19. Resumen
    En esta parte Alberdi habla del crédito publico y explica que es un recurso que posee el tesoro nacional y considera que es el más “practicable y fecundo “y es el único que no tiene precedente en el sistema Colonial. Todas las Constituciones argentinas admitieron el crédito público. Son muchas las formas de tomar deuda pública y los modos de endeudar a la Nación, y enumera las formas más comunes del empréstito de fondos y la posibilidad de su empleo. Y explica que si el crédito no se usa correctamente no sirve la idea es que el ejercicio del crédito cree mayor cantidad de deuda y mayor será el número de los prestamistas que ofrezcan dinero la deuda publica empeñando a todos en la estabilidad del deudor común que es el gobierno para Alberdi constituye una de las más fuertes garantías “a favor de la paz cada acreedor cada poseedor de un fondo es un centinela del orden”.

    Novedoso
    El gobierno que toma prestado no necesariamente tiene que contar con los fondos para pagar más tarde la totalidad de la deuda alcanza con tener para pagar los intereses o renta puntualmente, cuando el deudor es una Nación la deuda puede ser perpetua ya que el deudor es “inmortal” al tenedor de los títulos no le importa que no se le devuelva el poder nominal si hay otras personas que están dispuestas a tomarlo por ese valor, para que existan compradores es necesario que se pague los intereses de la deuda puntualmente y ser estables para dar seguridad que sus obligaciones serán respetadas por los sucesivos gobiernos este es uno de los pilares más importantes para asegurarse que se va a poder cumplir y de esta manera crecer sin la presión de la deuda. Alberdi expresa que esta forma de endeudamiento no debe preocupar en tanto y en cuanto se respeten los vencimientos y se mantenga la estabilidad.

    Preguntas
    ¿Cree usted que el nuevo orden económico da las garantías de desarrollo a las rentas particulares del trabajo el capital y la tierra en todos los ramos de la industria de las cuales deriva la renta fiscal?
    ¿De no llegar en el futuro a mantener la estabilidad económica y no se pudiera cumplir con los acreedores qué medidas se tomarían para revertir la situación?
    ¿De ser posible cómo describiría la situación actual de la Argentina con respecto a la deuda con el fondo?

  20. RESUMEN
    Alberdi menciona los diversos medios de ejercer el crédito público de la Confederación. Explica que la Constitución reconoce el crédito que existe entre los recursos del Tesoro Nacional, y que éste es el único recurso sin precedente en el sistema colonial, lo cual permite que haya una duda sobre su eficacia. Todas las Constituciones argentinas admitieron el crédito público como elemento del Tesoro argentino. Alberdi, menciona que las formas más conocidas y ordinarias del empréstito de fondos hechos a la Nación son el empréstito propiamente dicho, los fondos públicos con interés, los fondos públicos sin interés, la deuda consolidada, la deuda no consolidada, la deuda flotante o billetes de oficinas del Tesoro por contribuciones anticipadas y el papel moneda. Explica que había gente que dudaba de que se le pueda prestar al Gobierno, ya que este luego no iba a poder devolver lo que gastaba en servicios público. Alberdi no está de acuerdo con este pensamiento, ya que en Europa hace mucho tiempo se realizaban transacciones de este tipo en plazos y no al contado como se creía. Y no se requiere como característica que el gobierno que toma prestado necesite tener fondos disponibles para reembolsar la totalidad de la deuda. Por esto aparece una nueva garantía en la Constitución se iba a asegurar el pago de la renta y que se sostenga el valor de sus capitales escritos. De este modo el gobierno constitucional y responsable contribuye, por el hecho mismo de existir, a ensanchar las riquezas del Estado.Menciona a los fondos públicos, que surgen de las finanzas inglesas. Por último menciona que toda renta pública o privada viene con la constancia de la labor.  

    INTERESANTE
    Me pareció interesante el uso que le dieron las provincias al crédito, y como Buenos Aires se abuso del uso cotidiano de el. También que, más allá de todas las formas que puede tomar la deuda pública, siempre son modificaciones del préstamo. Me impresionó como él lo veía como un camino para poder resurgir el país económicamente.
    PREGUNTAS¿Cree que en la actualidad el Gobierno maneja correctamente el funcionamiento de los créditos, tal y como lo menciona?¿Cual sería una posible solución al endeudamiento que tiene el país en la actualidad?¿Sería posible que tengamos un buen funcionamiento y que generemos confianza en el exterior?

  21. Resumen
    En esta parte del capítulo lll Alberdi habla sobre el crédito público como recurso del tesoro nacional , dice que es el único sin precedentes en el sistema colonial lo cual hace que algunos duden de su practicabilidad y eficacia . El crédito es un recurso que fue implementado durante las urgencias de la Revolución contra España como medio extraordinario y como elemento moderno de gobierno y de progreso industrial , se empieza a comprender que esa fuente misma es la que ha de darles los recursos para consolidar sus gobiernos e instituciones repúblicanas .Todas la constituciones promulgadas o proyectadas admitían el crédito público , además todas las provincias usaban su crédito público local para sus urgencias pero Bs As debido a la renta nacional que se quedaba en sus arcas lo usaba de tal manera hasta volverlo el recurso más ordinario de sus finanzas permanentes . También habla sobre las distintas formas en la que la nación puede endeudarse pero todos ellos son modificaciones del empréstito o préstamo: empréstito propiamente dicho , fondos públicos con interés , fondos públicos sin interés , deuda consolidada , deuda no consolidada , deuda flotante o billetes de oficinas del tesoro por contribuciones anticipadas y papel moneda.En fin lo que se trata de analizar es si la Argentina cuenta con los requisitos necesarios para implementar este recurso como medio de industrialización del mismo para lo cual se necesita tener solo los fondos suficientes para pagar los intereses o renta puntualmente ya que al tenedor de los títulos del gobierno poco le importa que este no reembolse su valor nominal si hay otras personas dispuestas a tomarselas por ese valor, necesita a más de ser puntual y fiel en sus promesas , tener seguridad de ser estable y de que sus obligaciones serán respetadas por sus sucesores y por último resalta el hecho de que sea capaz de gastar menos que lo que obtiene de rentas para poder pagar sus deudas. Alberdi dice que la Argentina cuenta con todos los requisitos para ejercer este recurso ya que tiene abundante renta , tierras libres de gravamen , etc .
    Novedoso
    Alberdi dice que en esta época anormal y extraordinaria por ser de creación y formación los gobiernos deban ser muy ciegos para incumplir sus promesas ya que es lo mismo que envenenar el único pan de su alimento , que cuanto mayor sea la deuda mayor será el l número de los prestamistas que ofrezcan su dinero , dice que la deuda pública constituye una de las garantías más poderosas en favor de la paz : cada acreedor es un centinela del orden,que el que no cree en la libertad como fuente de riqueza no merece ser libre ni sabe ser rico y por último que BsAs al ser gobernado por muchos años por tiranos ha gastado como cuatro repúblicas juntas y ha contraído el hábito de la dilapidacion y no precisamente en obras públicas.Al analizar lo dicho por Alberdi es curioso que hoy no n día se siga recurriendo al crédito público y lo peor al proveniente del FMI porque Argentina ya no está en un proceso de formación cuenta con materias primas , con gente capacitada tiene todo lo necesario pero se ha acostumbrado a pedir prestado pero lo más escandaloso no es que lo haga sino que el dinero nisiquiera llega al país , no se invierte ,no se hacen obras públicas ni se crean puestos de trabajo no se crea nada porque la mayor parte de ese dinero va directo a los bolsillos de los políticos en los últimos años se ha puesto en evidencia como pueden un puñado de hombres dejar al país en bancarrota y dejarlo endeudado por generaciones , en mi opinión hoy en día no es nada viable pedir prestado porque el país se convierte en un títere que debe hacer lo que su acreedor le pide no es justo que las personas paguen sus impuestos aún cuando no les alcanza para la comida solo para financiar un gobierno sea el que fuere que lo único que hace es apretar la soga que lleva en el cuello pero solo lo suficiente para que obedezca y siga contribuyendo , con esto se logra entre otras cosas que este tan ocupado en pagar las cuentas que se olvide que tiene derechos pero están tan cansados que ya ni reclaman , yo no creo que sea necesario prestarse dinero si otros países pueden incluso hasta prestar dinero porque Argentina no? He aquí la respuesta el gran obstáculo es su cultura o tradición así como hubo que olvidar esa tradición colonial de solo explotar oro y plata hoy es necesario dejar esa posición cómoda de espera todo del gobierno sin mucho esfuerzo si vemos países como China o Japón lo que los hace grandes es su cultura ellos no conocen las excusas han desarrollado una cultura que exige el 100% de cada ciudadano así es como lograron ser potencia mientras que aquí te enseñan educación física allá les enseñan múltiples deportes , ellos mismos limpian los salones , la mayoría no tira basura en la calle es decir reducen el gasto público mientras que en Argentina y el estado contrata personal hasta para que te corten el césped y si quisieras que los jóvenes limpiará las escuelas que en definitiva ellos ensucian sería explotación infantil o algo parecido , cuando dice que es a favor de la paz es irónico ya que el que alguna vez fue deudor sabe que si no administras bien el dinero no puedes hacer frente a tus obligaciones y cuando eso pasa quedas más endeudado ya que para pagar ese dinero debes pedir prestado de otro y por último si BsAs creo ese hábito de dilapidacion fue muy ingenuo creer que no lo mantendría en la ilusión de que ahora las provincias ejercerian algún tipo de control sobre ella creo que el panorama actual muestra lo contrario aunque las provincias no están exentas de culpa ninguna de ella ha logrado desarrollarse económicamente porque no saben ni están capacitados para gobernar y como podrían si muchos nisiquiera tienen el título necesario para ejercer el cargo que desempeñan , es el deber de las generaciones presentes y futuras luchar por su país que no necesita seguir endeudándose necesita activar su industria ,ser potencia a nivel internacional .
    Preguntas al autor
    1 Cree que está bien seguir endeudándose cuando hoy en día Argentina no tiene fondos para pagar la deuda contraída con el FMI?
    2 cómo cree que debe ser invertido el dinero prestado para que la Argentina tenga fondos suficientes para pagar sus obligaciones son recurrir a los impuestos?
    3 cree que los políticos tengan realmente la intención de que el país progrese o solo aspiran a los puestos de poder para poder robar al pueblo y llenar sus bolsillos?

  22. Continúa Alberdi analizando la renta, la deuda pública, el Tesoro, Buenos Aires y la Confederación. Detalladamente explica las rentas y gastos de Buenos Aires, y la importancia de los puertos y la libre navegación para el desarrollo económico. Luego continúa con el crédito público, su origen, funciones y amortizaciones, y critica la forma en la que Rosas manejó sus finanzas. Asimismo, analiza la deuda de Buenos Aires y sus finalidades. Y a esos hechos los compara con la posibilidad de la Confederación de tomar deuda, y de las circunstancias que le permiten hacerlo de una mejor manera, por ejemplo, su orden y estabilidad a través de la Constitución. Desarrolla, también, las distintas maneras que puede componerse la deuda pública de la Confederación. Señala como ventajas para sustentar el crédito público, tanto la Constitución Nacional como los Tratados de libre navegación con Francia, Inglaterra y Estados Unidos por término indefinido. Y marca el vínculo que existe entre los préstamos recibidos de otros países, y la confianza que el Estado argentino inspira en ellos. También señala como elementos importantes del Estado respecto de las deudas que contraiga, que tenga con qué pagar los intereses de la misma, y que respete la puntualidad de esos pagos. Y por otro lado, también tener la seguridad de ser estable y que sus obligaciones serán respetadas por sus sucesores.

    Alberdi está nuevamente en lo correcto, y el desarrollo y mejora de las estadísticas a lo largo de los años, junto con un mayor acceso a la información sobre los Estados, terminan respaldándolo. A partir de su frase, en el apartado XII: “El que no cree en la libertad como fuente de riqueza, ni merece ser libre, ni sabe ser rico” pueden reflejarse las estadísticas internacionales que plantean que existe una correlación entre libertad-riqueza, donde los países más libres terminan siendo más ricos y prósperos, en tanto los que están más reprimidos y regulados, por el contrario, tienen mayores niveles de pobreza. “La libertad se basta a sí misma, cuando esta robusta y fuerte. Pero en su infancia es débil, y necesita de auxilios que la ayuden a crecer y caminar”, expone en el apartado VI.

    1. ¿Cree que existe cierto “prejuicio” hacia la deuda pública, en tanto es «mala» o «negativa» per se, y no considerándola a partir de los resultados que brinda y las funciones que cumple?
    2. Dado el historial de Argentina respecto de su deuda pública ¿cree mejor algún método que otro para limitarla? Por ejemplo, hacerlo en función de un porcentaje del PBI, o un monto fijo.
    2. ¿Qué opinión le merece la Calidad Institucional argentina a través de los años?

  23. INTRODUCCIÓN
    En este capítulo Alberdi comienza a desarrollar sobre las distintas formas de ejercer el crédito público de la Confederación; el crédito como recurso introducido en nuestra renta argentina como medio extraordinario y como elemento moderno de gobierno y de progreso industrial. Todas las Constituciones que han existido en Argentina tanto las promulgadas, como las proyectadas admitieron el crédito público como uno de los primeros elementos que conforman el Tesoro Argentino.
    La Constitución Argentina admite en el recurso del crédito Nacional los empréstitos y las operaciones de créditos, es decir, medio genérico y común de poner en ejercicio la confianza que inspira el Estado para obtener fondos ajenos, los que el público extranjero o nacional pone a disposición bajo determinadas condiciones. Hace referencia a algunas de las formas mas conocidas del empréstito de fondos hechos a la Nación como por ejemplo, fondos públicos con o sin interés, deuda consolidada, entre otras.
    Posteriormente comienza a explicar respecto de la situación de un gobierno que “toma prestado”, no requiere necesariamente tener fondos para más tarde poder reembolsar la totalidad de la deuda; en este caso alcanzaría con tener lo suficiente para pagar los interes o renta, lo cuál formaría parte de la deuda total del Estado.
    No hay que olvidarse de la estabilidad de los gobiernos, en donde se encuentra la paz y el mantenimiento del orden, va a lograrse cuando tenga los elementos reales de poder.
    NOVEDOSO
    Me resulto novedoso cuando Alberdi, hace referencia a que “el falso crédito” es el enemigo del verdadero crédito, es decir que, la falta de medios para ejercer el crédito del Estado aumenta en la Confederación la posibilidad de poder ejercer créditos anteriores con mayor ventaja, un ejemplo que menciona es, la situación que se dió en Buenos Aires, donde la deuda del papel moneda desacredito totalmente la deuda de los fondos públicos.
    PREGUNTAS
    Está de acuerdo en la forma que se utilizan los créditos? Benefician al país?cree que Argentina ofrece la estabilidad suficiente para que otros inviertan en nuestro país?

  24. RESUMEN:
    En este punto, el autor trata los diversos medios de ejercer el crédito público de la Confederación. Alberdi dice que el crédito es el recurso más practicable y fecundo de cuantos posee la confederación a su alcance. A su vez, aclara que hay muchas formas de tomar la deuda pública pero que todas ellas son modificaciones del empréstito o préstamos; nombrando así las formas más conocidas del empréstito de fondos hechos a la Nación.
    Luego, el autor hizo una crítica a quienes dudan de la posibilidad que asiste al gobierno de la Confederación de obtener empréstitos y prosiguió aclarando cómo se llevan a cabo, enfatizando en la necesidad de infundir confianza en los medios y en la estabilidad del gobierno deudor para cumplir las condiciones de su préstamo.
    Más adelante, el autor aclara que asiste al gobierno argentino la posibilidad de obtener fondos por el uso de otros empleos del crédito del Estado, desarrollándolos.
    Por último, Alberdi destaca que toda la cuestión de la posibilidad del crédito público para la Confederación se reduce a saber si ella es capaz de pagar loos intereses o rentas de sus fondos públicos, y de gastar sumas menores que esas rentas en la amortización de los capitales de su deuda.

    NOVEDOSO:
    A lo largo de este apartado, me llamó la atención la crítica que Alberdi hace a quienes dudan de la posibilidad que asiste al gobierno de la Confederación de obtener empréstitos, ya que me sentí identificada con el razonamiento ignorante criticado. Es decir, hasta este momento, al no entender cómo se llevaba a cabo, yo desconfiaba de la posibilidad de que hubiera banqueros que pudieran desembolsar inmensas cantidades de dinero para así prestarlo al gobierno de la Confederación. Leyendo la explicación del autor pude entender que, por un lado, no son los banqueros que prestan quienes tienen que desembolsar el dinero, y, por otro lado, los gobiernos no quedan obligados a reembolsar los valores obtenidos.

    PREGUNTAS:
    1) ¿Cree usted que los créditos recibidos por el gobierno son utilizados para prosperidad del país?
    2) ¿Qué es fundamental para comenzar a generar más confianza en la estabilidad de un gobierno?
    3) ¿Qué limites le aplicaría a los créditos públicos?

  25. Resumen:
    En esta parte, Alberdi habla sobre los créditos públicos, dice que estos tienen aval constitucional para que formen parte del Tesoro Nacional. En cuanto a esto, explica que este método, es “el más practicable y fecundo” en cuanto a las alternativas que posee la Confederación. Habla sobre el comienzo de su utilización, que se lo emplea desde la Revolución contra España, luego de esto, lo empezaron a usar las provincias incluida Buenos Aires, pero que esta ultima a diferencia de las otras, la utilizó en sobremedida al punto de perder su origen como “recurso extraordinario” para volverse algo habitual.
    También explica el origen y cómo funcionan estos créditos. Cuando se necesita contraer créditos, estos fondos provienen de asociaciones anónimas europeas con muchos accionistas, cuando el crédito es entregado, las asociaciones anónimas reciben a cambio una promesa de pago futura (este papel funciona de garantía y de obligación a la vez). Alberdi también explica la importancia de la imagen de credibilidad en todo este asunto.

    Análisis: Podemos observar como otra herramienta del Mercado es captada por el Estado para solucionar sus problemas abriendo otra vez la pregunta, o por lo menos la mía de ¿Qué es en definitiva el estado?
    Particularmente, a la conclusión que pude llegar es que en definitiva los países no quiebran, un país no puede sencillamente cerrar sus puertas. El problema financiero puede existir, pero la gente sigue viviendo su materialidad porque sencillamente el tiempo no para. Ahora bien, tener este tipo de problemas si nos afectan en muchísimos otros aspectos sociales que en definitiva termina afectando nuestra calidad de vida y nuestra calidad institucional, creando así una saga sucesiva de problemas.

    Preguntas:
    1. ¿Hay normas que prevean el pago de deuda con territorio Nación o con algún otro bien estatal?
    2. ¿Quién cree que debería arbitrar los conflictos sobre este tipo de asuntos?
    3. ¿En alguna oportunidad, Argentina estuvo libre de deuda?

  26. CARLOS ESPINOZA
    En el punto X, Alberdi, al referirse al crédito público, entiende que el gobierno debería acudir a ese recurso solo en casos o situaciones de emergencia que lo ameriten a ese fin, y el sustento legal está consagrado en el Art. 4 de la Constitución y se refuerza con lo dicho por los constituyentes en su preámbulo. Esta operatoria donde el estado busca obtener fondos tanto de fuentes nacionales y extranjeras, ya se venía realizando desde tiempos coloniales en la Argentina, de hecho, Alberdi critica a J.M. de Rosas por haber ensanchado la deuda pública por haber emitido irresponsablemente papel moneda de forma colosal y que solo crea más pobreza.
    Cuando se refiere a la posibilidad de que la Confederación pueda obtener préstamos, como lo hace Buenos Aires, cree que si, entiende que las provincias ya han dado muestras de ser capaces, ya que usan su crédito público local para atender necesidades propias y no tienen que emitir papel moneda para cubrir sus déficit como lo hace buenos aires con los perjuicios mencionados arriba, por eso si las provincias acuden a este sistema, sugiere que sea en forma gradual y contra entrega de títulos que sean su soporte a su vez que otorgue confianza a los acreedores, además cuentan con variados recursos propios para responder a sus compromisos. Es importante que el gobierno nacional, en ese sentido, muestre una voluntad de pago de sus intereses y genere incentivos en los acreedores, fortalezca la seguridad jurídica que respalde esos contratos y sea estable.
    Cuando se refiere a las especies de fondos públicos destaca la emisión de bonos por parte del estado para captar dinero pero que deban estar garantizados el respectivo pago de sus intereses y la operatoria debe quedar reflejado en un libro de deuda pública. Este proceso también lo pueden realizar las provincias con idéntico resultado; también se hace referencia a la deuda flotante como una operación con vencimientos a corto plazo para la obtención de fondos.
    Volviendo al tema de la emisión de papel moneda en Buenos Aires, como no sucede en las provincias, para Alberdi por lo general piensa que tienen efectos nefastos ya que el monopolio estatal que fabrica moneda con “simples tiras de papel” que nada prometen ni obligan a reembolso alguno además que arruinan la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda del estado, concluye.
    Preguntas. 1.- si para Ud. El ensanchamiento de la deuda pública hasta la actualidad, han cumplido con los requisitos exigidos por la C.N? 2.- Teniendo en cuenta el nivel del riesgo país hoy, cree Ud. que es más influyente el problema político o económico que lo llevo a ese nivel? 3.- Piensa como en su momento, que hoy en día las provincias tienen la misma capacidad de realizar empréstitos?

  27. Tercera parte punto x h/IV
    Todas las constituciones promulgadas o proyectadas, admitieron el crédito público entre los primeros elementos del naciente tesoro argentino. La constitución argentina comprende en el recurso del crédito nacional los empréstitos y las operaciones de crédito, admite el ejercicio de todos los medios conocidos de levantar fondos por medio del crédito del estado.
    Las formas más conocidas son:
    – Empréstito
    – Fondos públicos con y sin interés
    – Deuda consolidada / deuda no consolidada
    – Deuda flotante, o billetes de oficinas del Tesoro por contribuciones anticipadas
    – Papel moneda.
    El gobierno que toma prestado no necesita tener fondos disponibles para reembolsar mas tarde la totalidad de su deuda. Le bastará tener lo necesario para pagar los intereses o renta puntualmente.
    La estabilidad y subsistencia de los compromisos de crédito contraído por el gobierno es garantía que acompaña a los de gobierno actual de la confederación Argentina, por ser constitucional y enteramente legítima su existencia, hace que sea la nación misma por los actos del congreso que la representa.
    Las ventajas de la confederación cómo tener dos millones de entradas efectivas, inmensas tierras exentas de gravamen y la posesión de un nuevo régimen de gobierno interior y exterior , dejarían de ser garantías capaces de sustentar el crédito público de la confederación si no tuvieran firmeza y estabilidad que deben a la constitución sancionada para toda la República en 1853.

    Novedoso:
    “El que no cree en la libertad como fuente de riqueza, ni merece ser libre , ni sabe ser rico…” “ …Llevad con orgullo, argentinos, vuestra pobreza de un día llevadla con satisfacción del minero que se para andrajoso y altivo sobre sus palacios de plata sepultados en la montaña, porque sabe que sus harapos de hoy serán reemplazados mañana por las telas de cachemira y de sedán….”

    Preguntas:
    1- Fue realmente necesario el pedido de fondos al FMI ?
    2- Que le parece el porcentaje de interes que colocó el FMI a la argentina ?
    3- Puede un gobierno no pagar la deuda externa ? Y ese caso , que sanciones podría haber ?

  28. Alberdi, nos habla sobre los medios para ejercer el crédito público de la Confederación. La Constitución admite el crédito entre los recursos del Tesoro Nacional. Es el único recurso sin precedente, en él comprenden los empréstitos y las operaciones de crédito, que es el medio genérico de poner en ejercicio la confianza del Estado para obtener fondos ajenos.
    Nos explica la incertidumbre generada por esta razón y la falta de confianza de algunos. Señala que el gobierno que toma prestado no necesita tener los fondos disponibles para reembolsar l
    La totalidad de su deuda, le bastara con pagar los intereses puntualmente.Remarca que al ser el crédito lo mas positivo con lo que cuenta el Gobierno, seria inútil faltar a su deber de pago.
    La deuda de la Confedercion puede estar compuesta por varias especies de fondo públicos. Uno de ellos consiste en la emisión de título que reconoce una deuda por parte del estado, donde se obliga a paga un interés. Es el llamado “fondo público”. Otra manera de emplear créditos públicos para obtener fondos prestados es la deuda flotante, o emision de billetes de las oficinas del Tesoro Nacional.
    A lo largo del texto, Alberdi entiende que en el crédito se encuentra la estabilidad, paz y tranquilidad para el estado
    LO NOVEDOSO
    Alberdi esta convencido que la deuda publica es el unico camino para lograr la estabilidad del país. Y aunque en la actualidad, se sigue utilizando el mismo recurso, su pago y organizacion no pudo ser mantenida en el tiempo como lo él lo pensó. y remarca: «la deuda publica, constituye una de las garantías más poderosas en favor de la paz: cada acreedor y cada poseedor de un fondo publico es un centinela del orden»
    PREGUNTAS AL AUTOR
    1. Nuestro pais, a lo largo de la historia, ha tenido que recurrir a la deuda publica para salvar la economía..cree que sigue siendo el resultado de la paz y la estabilidad de un Estado?
    2.- Como ve posible encontrar soluciones, sin la necesidad de la emisión de billetes?
    3.- Cree que las provincias pueden gozar de las garantías que brinda la Constitución, para gozar del Tesoro Nacional?

  29. EL autor en esta ultima parte del cap. 3 habla sobre el crédito publico y hace referencia al art 4 de la Constitucion donde se expresa el legislador sobre el crédito publico como un fondo integrante del Tesoso Nacional. Expone en su teoría que muchas son las formas de adquirir deuda publica y también variados los medios de endeudar a la Nacion, haciendo especial referencia a formas ya conocidas de prestamos o empréstitos. Expresando que estos empréstitos son una fuente necesaria y receptada por nuestra constitución para poder solventar el gasto publico. Siendo medio indiscutible e indispensable para promover el desarrollo, sustendado en una firme credibilidad al Estado y una gran confianza, logrando esta seguridad desde una visión externa ejerciendo un pago integro y puntual de los interés, y otorgando una imagen de estabilidad en el tiempo, perdurable, garantizando para quienes otorgan sus prestamos a la Nacion, que sus obligaciones serán respondidas sin importar los cambios de gobierno que se sucedan. Agregando a esta conducta nacional una austeridad en el gasto publico y estableciendo como prioridad el ahorro, para poder poseer un Tesoro nacional con recursos suficientes para poder afrontar gastos y contribuir con el progreso y el desarrollo de la nación en función de acrecer la riqueza.
    Posiciona a la Argentina con recursos suficientes para responder a sus deudas, en un marco de paz y seguridad interior. Siendo todo esto el fuerte mayor de la Confederacion en su aptitud para obtener estos créditos.
    Destacable: me parece muy acertada la explicación que da Alberdi sobre la base que genera confianza en un marco de paz, ahorro para afrontar el gasto publico, estabilidad, y el sistema de pagos que se plantea, siendo de una total actualidad sus análisis.
    Cree que el modo de financia el gasto a través de estos prestamos es un recurso acotado en tiempo y cantidad de veces?
    Porque cree que aun perdiendo la imagen de confianza vuelve a adquirir la Argentina prestamos? Es acaso un sistema perverso de prestar al desesperado para cobrarle en peores condiciones y a mayores costos?

  30. CARLOS ESPINOZA
    En el punto X, Alberdi, al referirse al crédito público, entiende que el gobierno debería acudir a ese recurso solo en casos o situaciones de emergencia que lo ameriten a ese fin, y el sustento legal está consagrado en el Art. 4 de la Constitución y se refuerza con lo dicho por los constituyentes en su preámbulo. Esta operatoria donde el estado busca obtener fondos tanto de fuentes nacionales y extranjeras, ya se venía realizando desde tiempos coloniales en la Argentina, de hecho, Alberdi critica a J.M. de Rosas por haber ensanchado la deuda pública por haber emitido irresponsablemente papel moneda de forma colosal y que solo crea más pobreza.
    Cuando se refiere a la posibilidad de que la Confederación pueda obtener préstamos, como lo hace Buenos Aires, cree que si, entiende que las provincias ya han dado muestras de ser capaces, ya que usan su crédito público local para atender necesidades propias y no tienen que emitir papel moneda para cubrir sus déficit como lo hace buenos aires con los perjuicios mencionados arriba, por eso si las provincias acuden a este sistema, sugiere que sea en forma gradual y contra entrega de títulos que sean su soporte a su vez que otorgue confianza a los acreedores, además cuentan con variados recursos propios para responder a sus compromisos. Es importante que el gobierno nacional, en ese sentido, muestre una voluntad de pago de sus intereses y genere incentivos en los acreedores, fortalezca la seguridad jurídica que respalde esos contratos y sea estable.
    Cuando se refiere a las especies de fondos públicos destaca la emisión de bonos por parte del estado para captar dinero pero que deban estar garantizados el respectivo pago de sus intereses y la operatoria debe quedar reflejado en un libro de deuda pública. Este proceso también lo pueden realizar las provincias con idéntico resultado; también se hace referencia a la deuda flotante como una operación con vencimientos a corto plazo para la obtención de fondos.
    Volviendo al tema de la emisión de papel moneda en Buenos Aires, como no sucede en las provincias, para Alberdi por lo general piensa que tienen efectos nefastos ya que el monopolio estatal que fabrica moneda con “simples tiras de papel” que nada prometen ni obligan a reembolso alguno además que arruinan la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda del estado, concluye.
    Preguntas
    1.- si para Ud. El ensanchamiento de la deuda pública hasta la actualidad, han cumplido con los requisitos exigidos por la C.N?
    2.- Teniendo en cuenta el nivel del riesgo país hoy, cree Ud. que es más influyente el problema político o económico que lo llevo a ese nivel?
    3.- Piensa como en su momento, que hoy en día las provincias tienen la misma capacidad de realizar empréstitos?

  31. NOTA: debo aclarar que en el anterior TP confundí la consigna y entendí que aquél incluía todo el capítulo III. Sin perjuicio de ello, haré el presente TP de cero, sin copiar y pegar del anterior. Procuraré originalidad en las ideas, ya que no corresponde un mero “copiar y pegar”. Pido disculpas por el inconveniente.

    RESUMEN:
    En el primer punto, Alberdi estudia la posibilidad de obtener renta pública por derechos de importación y exportación. Él concantena la cuestión de tal renta con algo muy elemental: es un medio y no un fin en sí mismo. Esto es, el valor de la renta depende del valor del flujo de lo que entra y sale, que, según el autor dependerá mucho del número de habitantes. En ese sentido, destaca la superioridad cuantitativa de la Confederación frente a Bs. As. De todas formas, cualitativamente parece ser superior Bs. As. debido a sus costumbres y sus lujos, que según él dependen de una tradición política que le favoreció desde la época de la colonia, pasando por la prohibición rosista al comercio entre las provincias y el mundo. Tal prohibición es luego utilizado por Alberdi para justificar la “deuda” que tiene Bs. As. con la Confederación por tal monopolio. Como primer clave del desarrollo en esta materia está, justamente, la libertad de navegación conseguida por la Constitución, junto con los tratados de amistad y comercio con otras potencias. En ese sentido, el ve que la libertad de navegación puede superar en parte la cuestión de la nacionalización de las rentas de la aduana porteña, ya que justamente otras aduanas podrán recaudar para toda la Confederación. Luego, en cierto punto parece retroceder sobre lo dicho ya que dice que el pueblo de las provincias consume productos europeos y es de raza europea al igual que los porteños. Por otra parte, Alberdi habla sobre la necesidad de concientizar que la Nación Argentina es más que la Provincia de Buenos Aires, a los fines de que se entienda que la producción no radica todo en esta sino en todas las provincias. Posteriormente, Alberdi hace hincapié en el hecho de que cuando España liberalizó el comercio y la navegación en sus colonias, fue cuando se dio el momento de mayor crecimiento de las mismas (y de su recaudación tributaria). Él resume la cuestión de las aduanas interiores como un tema de doble imposición, que mata al comercio. Luego continúa vilipendiando a Bs. As. por “confiscar” las rentas aduaneras, sin motivo justo alguno, que en definitiva la pagaban todos los argentinos con el precio de los productos más caro.
    Finalizada la discusión sobre la libertad de navegación y los ingresos provenientes por los derechos de exportación e importación, Alberdi pasa al tema del crédito público. El rescata el hecho de que la Confederación se encuentra apta para asumir créditos ya que todo el historial negativo de deuda es soportada únicamente por Bs. As.. Allí compara en fino la diferencia con la cual cuenta la Confederación con la mencionada provincia al momento de contraer los créditos, a los cuales ahora se le suma la capacidad de tener rentas aduaneras específicamente destinadas al pago de la deuda externa. Allí, explica el sistema de amortizaciones que diseñó Bs. As. y que fue luego abusado por el tirano para hacerle fraude a sus acreedores, y al propio pueblo de la Provincia. También, se dedica a analizar pormenorizadamente porque, a su criterio, la deuda de la Provincia es únicamente de la Provincia y no de toda la Nación. Superada esa etapa, dedica su estudio a ver como puede ejercer la Confederación el crédito público sin caer en los mismos problemas a los que asistió Bs. As.. Asimismo, vale destacar que considera que tal herramienta de financiación hace al Estado moderno y a su vez tiene carácter de extraordinario. Él entiende que la Constitución ofrece todos los medios posibles para que la Nación opere con el crédito público, ya que muchas son las formas que puede tomar la deuda pública según este. En primer lugar, analiza el empréstito propiamente dicho. Explica que los desembolsos no son inmediatos sobre el total, ni que existan los capitalistas que únicamente ellos puedan desembolsar todo el monto, sino que todo se opera a través de mecanismos donde infinidad de capitalistas aportan su parte, recibiendo un título valor por tal aporte, y que tales aportes se realizan de manera gradual. Además tales títulos pueden cotizar, para que justamente el capitalista hábil logre hacer un negocio entre lo que consiguió con el Estado argentino y con lo que puede lograr en el mercado. Entiende que una de las garantías al pago del crédito para que pueda operar todo este círculo es la estabilidad del gobierno, entendiendo él que está garantizada en el caso de la Confederación. Luego analiza en su conjunto el resto de los medios para contraer créditos, siendo estos los fondos públicos con interés, fondos públicos sin interés, deuda consolidada, deuda no consolidada, deuda flotante y papel moneda. Respecto de los fondos públicos, con o sin interés, por lo que entiendo funcionan como meros pagarés que pueden ser intercambiados en el mercado. Respecto de la consolidación de deudas, Alberdi lo ve como un mecanismo para poder hacer frente a viejas deudas contraídas por las provincias que tengan origen difícil de encontrar. Respecto de la deuda flotante, parece ser algo similar a lo que hoy entendemos como letras del tesoro, ya que no hacen a cuestiones extraordinarias sino a desfasajes ordinarios. Luego, extrañamente, veda la posibilidad del uso del papel moneda como forma de crédito ya que de esa forma fortalece las otras formas recién mencionadas. Cierra diciendo que la renta pública es parásita de la renta privada y que, como tal, solo serán ricas ambas rentas con la constancia y la paciencia que trae el trabajo, ya que solo mediante este el país puede producir y generar renta.

    IMPORTANTE:
    Me continúa pareciendo sumamente sesgado el análisis de Alberdi respecto de responsabilizar únicamente a Bs. As. por la monopolización del comercio exterior sin dejar espacio alguno para responsabilizar a las provincias. Infantil diría yo. Según él mismo, la Confederación contaba con más habitantes que Bs. As. Además, existían intereses extranjeros en liberalizar tal comercio, cuyo punto máximo fue la batalla de la Vuelta de Obligado. Hay claramente un consentimiento voluntario de las provincias a tal sistema; si no, contaban evidentemente con todas las herramientas materiales para alzarse en armas y derrotar a Bs. As. como finalmente hizo Urquiza. Por eso considero vacíos de contenido todo tipo de reclamo en concepto de reparación ante tal “expropiación”, por más que todos los argentinos hayan pagado tales derechos de aduana en el precio de los productos. Evidentemente existía un consentimiento, pudiendo ser tácito. No importa; cuando hubo voluntad de destruir a Bs. As., se la destruyó y se la doblegó. Queda claro que la costumbre es una fuente creadora del derecho, sobretodo en materia constitucional, como puede ser el caso británico que hasta hace pocos años su derecho constitucional era netamente consuetudinario.
    Hablando de la batalla de la Vuelta de Obligado, sorprende como los extranjeros dieron batalla por lo que era, en definitiva, un reclamo de las propias provincias. Aún así, todo se ha dado vuelta para decir que aquella batalla, dada por Bs. As. para mantener un sistema de sometimiento al interior, fue una lucha por la soberanía nacional, sobretodo por aquellos que más levantan las banderas federales al día de la fecha. De ser consecuentes con su ideología federal, a mi juicio, deberían repensar los sucesos de tal fecha.
    Se reitera nuevamente el concepto de los tratados para hacer política interna; es decir la utilización de la política externa para asuntos políticos internos. Al margen de la referencia explícita que ya realicé en su momento sobre el tratado de la UE-Mercosur y la idea del Presidente Macri de utilizarlo como herramienta para domesticar al empresariado prebendario, cabe destacar tal análisis político agudo de Alberdi, como algo que evidentemente fue moneda corriente a lo largo de la historia.
    Sería interesante estudiar como se desarrolló esta cuestión de libertad de navegación posterior a la incorporación de Bs. As. a la Confederación. Es decir, ver si es que los puertos del interior tuvieron flujo o no. Se me viene a la cabeza la imagen de todas las redes ferroviarias que iban casi exclusivamente directo a Bs. As. y nada más, que parecería indicar que la promoción de puertos internos no tuvo tanto éxito en los años que siguieron a la publicación bajo estudio.
    Respecto del ver la cuestión de las aduanas como un tema de doble imposición, cabe destacar lo álgido que es tal cuestión al día de la fecha, trayendo numerosos debates a la luz de la coparticipación federal. Sorprende ver que ciertas cuestiones realmente nunca fueron resueltas. Por ende, resulta interesante preguntarse si es que la Argentina tuvo, en algún momento, una Constitución que efectivamente haya servido de contrato social y haya servido a su pueblo. Me refiero a Constitución en sentido amplio, ya que allí considero a la práctica que se haya generado a partir de ella.
    Venía rescatando, anteriormente, la grandeza de Alberdi al poder ver un concepto de Nación y ser capaz de bajarlo a tierra. Creo que me debo retrotraer, ante el sarcasmo y la falta de respeto con la cual trata a los bonaerenses, al hablar que sus motivos no sirven para alucinar a niños de escuela, y para decir que no hay justicia sino solo negocios en sus intereses. Evidentemente, el divorcio entre Bs. As. y la Nación no solo se ve en los hechos, sino en su propia cabeza, que le faltó cierta magnanimidad. Ver preguntas 5 y 6.
    Respecto de su atribución exclusiva a Bs. As. sobre la deuda que ella posee, no encuentro más ideas originales que decir al respecto ya que fue uno de los ejes temáticos de mi anterior TP.
    Hay algo que no veo reflejado en este estudio de Alberdi, quizá por no contar él con la perspectiva histórica que yo cuento hoy y es la siguiente: la falta de explicación de algo que para él evidentemente era esencial. Esto es, el entramado constitucional-financiero por el cual toda la materia financiera es de competencia exclusiva del Congreso por motivos muy fundamentales, como el hecho de que los representantes del pueblo elijan como se gastan los recursos del pueblo, por no decir otros. Hoy por hoy, tal política o competencia es atribuida al Poder Ejecutivo ya que el Congreso no termina de asumir su verdadera potestad financiera, realizando controles de tipo formal más que nada (según Horacio Corti). Hoy por hoy, la participación del Congreso solo se ve claramente para la creación de tributos, pero no así para por ejemplo la autorización de contraer deuda pública o la propia aprobación de la ley de presupuesto, que parece una puesta en escena más que una discusión verdadera y pormenorizada. De hecho, más que verlo como una garantía ciudadana, lo ve más bien como una garantía al acreedor del Estado argentino.
    Resulta interesante cuando dice que las rentas de la Nación tienen “que, inevitablemente, ser más ricas y abundantes de año a año” como para poder pagar la deuda y los intereses. Costaría creer que no haya considerado la posibilidad de una recesión y una posterior caída en cesación de pagos de la deuda. Este optimismo exacerbado e infundado no parece propio de él. Me sorprende.
    De todas formas, importa ver la pasional defensa al cumplimiento del pago de la deuda, ya que lo contrario implicaría un suicidio. Increíble ver los cambios en el tono de época, donde hoy faltar a tales obligaciones es vista como un acto heróico. Realmente me encantaría saber si en aquella época contaban con las mismas visiones contrapuestas como hoy.
    Por más que me encantaría que el profesor dicte una clase aclarando los avatares del papel moneda de la Provincia de Buenos Aires, algo que no me quedó muy claro con la lectura, si puedo vincular tal historia con el texto que vimos en clase respecto del campo de concentración y la moneda que allí surgía. Es destacable ver como todo funcionaba en base a una cuestión de confianza. Pero más que eso, se deja traslucir la teoría cuantitativa de la moneda mediante la cual frente a la caída de confianza la moneda circulaba aún más ya que nadie quería quedarse con un título sin garantía. Esto parece darse en el momento que deja de garantizarse el intercambio del papel moneda con metálico. Es interesante que, de todas formas, se puede reemplazar tal confianza por una confianza de otro tipo: la del terror. Es decir, habría que hacer una teoría cuantitativa adaptada mediante la cual podamos tener como variable la posibilidad de ser ejecutado si es que uno no acepta transacciones con una determinada moneda a ver si eso baja o no el nivel de circulación.

    PREGUNTAS:
    1. Coincido con usted que Rosas es un delincuente. Ahora bien, ¿cabe responsabilizar únicamente a Bs. As. de que Rosas logró imponer el monopolio de aduanas durante 40 años de independencia?
    2. ¿Qué posibilidades tendría una potencia extranjera de reclamar el cumplimiento de un tratado de libre comercio con la Argentina que no implique el uso de la fuerza?
    3. ¿Cabría la intervención estatal para la promoción de productos argentinos en el exterior, como parece proponer usted para que no se considere que todo es de Bs. As.?
    4. ¿Cree usted en el rol de la costumbre como fuente creadora del derecho? De ser el caso, ¿por qué no ve que las provincias consintieron al monopolio comercial?
    5. ¿No hay un beneficio económico para sus propios intereses en todo su planteo? ¿Por qué no cabría acusarlo a usted también de alguien que procura el negocio y no la justicia?
    6. ¿Cómo procura usted convencer a todos los argentinos de una idea de Nación destratando ridículamente a una buena parte de ella como pueden ser los bonaerenses?
    7. ¿Qué le respondería a todos aquellos que ven como criminal el concepto y el uso de la deuda externa?
    8. ¿No considera usted que las rentas públicas pueden llegar a caer, por ejemplo en razón de una recesión, y así no hacer frente a los pagos de la deuda?

  32. Resumen:
    En la tercera parte, capitulo 3, puntos X,XI y XII, Alberdi analiza, en primer lugar, los diversos medios de ejercer el crédito publico de la Confederación y afirma la sensatez de la Constitución en admitir el crédito entre los recursos del tesoro nacional por ser el recurso mas practicable y fecundo de cuantos posee la Confederación a su alcance. Ademas reconoce que la constitución argentina comprende en el recurso del crédito nacional los empréstitos y las operaciones de crédito lo cual admite el ejercicio de todos los medios conocidos de levantar fondos por medio del crédito del Estado y enumera las formas mas conocidas y ordinarias del empréstito de fondos hechos a la nación que son, los empréstitos propiamente dicho, fondos públicos con intereses y sin intereses, deuda consolidada y no consolidada, también flotante o billetes de oficina del tesoro por contribuciones anticipadas y el papel moneda.
    En segundo lugar trata la aptitud de la Confederación para contraer empréstitos y comenta las condiciones que necesita el gobierno para que tome prestado para infundir confianza en el valor de sus títulos de obligaciones y estas son la puntualidad, fidelidad en sus promesas y seguridad de estabilidad ademas de que las obligaciones sean respetadas por sus sucesores.
    Por ultimo y en tercer lugar Alberdi examina las especies de fondos públicos que pueden componer la deuda de la Confederación (Emisión de títulos y la deuda flotante o emisión de billetes).

    Interesante:
    Me resulta digno de destacar este párrafo de la lectura asignada…“Toda renta pública o privada viene con la constancia en la labor. El que planta un gajo de álamo espera diez años para convertir en un peso fuerte la madera del árbol que se ha formado de ese gajo, con una sola condición: – esperar diez años. La viña, la morera, el trigo, el ganado, todo sigue la misma ley de formación: el tiempo entra en ello como una condición de su vida. La renta pública, parásita de la privada, sigue la ley de formación de toda riqueza producida. La constancia exige fe. El que no cree en la libertad como fuente de riqueza, ni merece ser libre, ni sabe ser rico. La Constitución que se han dado los pueblos argentinos es un criadero de oro y plata. Cada libertad es una boca mina, cada garantía es un venero. Estas son figuras de retórica para el vulgo, pero es geometría práctica para hombres como Adam Smith. Llevad con orgullo, argentinos, vuestra pobreza de un día; llevadla con esa satisfacción del minero que se para andrajoso y altivo sobre sus palacios de plata sepultados en la montaña, porque sabe que sus harapos de hoy serán reemplazados mañana por las telas de Cachemira y de Sedán. – La Constitución es un título de propiedad que os llama al goce de una opulencia de mañana. El que no sabe ser pobre a su tiempo, no sabe ser libre, porque no sabe ser rico.”
    Y no se equivoco al plantear a la libertad como garante de la prosperidad, de hecho los países con mas libertad económica gozan de riquezas y mejores condiciones de vida pero lamentablemente la Argentina abandono ese camino al intervenir la economía, cada vez mas, al pasar los años y por esa razón hoy estamos en una situación muy grave y haciéndonos mas pobres con el correr del tiempo.

    Preguntas:
    1- A raíz de la historia inflacionaria Argentina ¿Estaría de acuerdo con eliminar el Banco central?
    2-¿Qué medidas implementaría para evitar el endeudamiento excesivo?
    3- Con respecto a la evidencia empírica ¿Cuál es la forma de empréstito mas eficaz?

  33. RESUMEN:
    En este capítulo Alberdi trata entre otras cuestiones sobre los medios que utiliza la Confederación para ejercer el crédito público con el fin llevar a cabo su organización y prosperidad. Sostiene que el crédito por su utilidad es uno de los recursos del Tesoro nacional más prósperos que posee la Confederación.
    Y establece que para que haya compradores de los títulos, basta que el interés o renta estipulados en ellos se pague puntualmente, lo cual depende, en el crédito público, que el gobierno deudor tenga con qué pagar los intereses y tener seguridad de ser estable y de que sus obligaciones serán respetadas por sus sucesores. En otras palabras el autos entiende que la estabilidad y subsistencia de los compromisos de crédito contraído por el gobierno es garantía que acompaña a los del gobierno de turno de la Confederación, por ser constitucional y enteramente legítima su existencia.
    El art. 64, inciso 3 de su C. N.) le otorga la facultad al gobierno de generar empréstito, el cual suele consistir en grandes fondos compuestos por muchos accionistas que invierten o prestan su dinero al país a cambio de títulos de obligación que el Estado debe entregar (que se materializa en bonos, cédulas, pagarés)
    Por ultimo Alberdi establece que la falta de pago de una deuda representaría para el país que incumple una perdida absoluta de su credibilidad y de su honor en relación a sus pares internacionales.

    PREGUNTAS:
    Aun en la actualidad ¿consideraría que el crédito público continúa siendo el recurso más positivo de que pueda disponer un Estado?
    ¿Qué medidas utilizaría para reducir los gastos públicos de nuestra nación y de manera eficiente lo solventaría?
    ¿Cómo haría para reducir el endeudamiento actual que sufre Argentina?

  34. RESUMEN
    En esta etapa del libro, Alberdi desglosa lo relativo al crédito público, como uno de los recursos de los cuales puede hacerse el Estado. Este era, según sus palabras, el recurso mas practico que poseía la Confederación en aquel momento. Esto debido a la situación que atravesaba por aquellos tiempos, extraordinaria, de tener que formar un Estado desde cero. A su vez, menciona cuales son las condiciones que debe tener un Estado para gozar del crédito público, que no se trata de contar con los recursos para cancelar la totalidad de la deuda, sino los necesarios para cancelar sus intereses, y más importante aún, hacerlo en los tiempos pactados. En la misma escala de importancia, se encuentra la estabilidad de la que debe gozar el Estado deudor, para reflejar confianza a sus acreedores, por medio del mantenimiento del orden y la paz. En opinión de Alberdi, en ese momento, Argentina gozaba de todos aquellos requisitos, como nunca lo había hecho en su historia. Por último, describe cuales son los distintos mecanismos para accionar el crédito publico, entre otros, el empréstito propiamente dicho, deuda consolidada y no consolidada, deuda flotante y emisión de papel moneda, fuertemente criticada.
    INTERESANTE
    Es interesante el hecho de, como destaca Alberdi, que aun antes de la conformación total del Estado, Argentina contaba con la capacidad y la confianza para contraer deuda publica. Y es triste compararlo con nuestra historia contemporánea donde, con mas de 150 años de historia y progreso, muy pocas personas ven con buenos ojos tomar deuda con el Estado argentino. Ya en 1853 Alberdi sabia de las consecuencias de incumplir con sus deberes de pagos, asimilándolo al suicidio, la bancarrota y el hambre, sin embargo, no hace mucho tiempo, quienes estaban al mando se jactaban de no pagar las deudas. Pareciera que todo se hizo al revés. Por otro lado, es interesante la feroz crítica de Alberdi a la emisión de papel moneda, agradeciendo que la Confederación no tenía capacidad para hacerlo, asimilándola como el medio de arruinar la libertad política y la moralidad de la industria.
    PREGUNTAS
    1- Siguiendo su crítica a la emisión monetaria, ¿cree que la aparición del BCRA tuvo su influencia en las consecuentes crisis inflacionarias que atravesó el país?
    2- ¿Cuáles cree que fueron las causales que llevaron a la actual situación argentina frente al crédito público? ¿cree que es reversible?
    3- ¿Concuerda con que el crédito publico ya no sea un recurso extraordinario, sino que los gobiernos recurran a este con regularidad? ¿es beneficioso?

  35. Resumen:
    La postura de Alberdi en esta parte del libro, es en relación a los prestamos que las Provincias pueden alcanzar. Establece que si es viable esta posibilidad y que todas las Provincias cuentan con los medios para satisfacer dichos créditos. Los recursos son tantos y tan visibles, que solo de observar se percibe el potencial de esta tierra, la producción ( renta pública), en periodos muy cortos de tiempo daría resultados positivos.
    Todo es posible en Argentina, un esquema gráfico de nuestra CN, que encierra los principios más nobles y pulcros, que aún carecen las demás Construcciones de otros países, la basta superficie que nos pertenece, no hace más que direccionarnos a ser una Nación fuerte y respetable, como otras tantas. Pero para ello es necesario dar un Marco de seguridad a las libertades ( de todo tipo), que hay en ella ( CN).
    Es de suma importancia que todo crédito que se pida por las Provincias sea satisfecho por estas, ya que esta en juego la reputación de toda la nación, ningún crédito puede ser tomado a título personal o que pertenece a un gobierno de turno, es la Nación que va responder en caso de negligencia.
    El emplear crédito público para empréstitos Directos como lo hace BS AS para salir de “ Ciertos Problemas”, así como también otras provincias que han seguido esta línea, no es el camino, trae consecuencias peligrosas a largo plazo. Tampoco deberá seguirse la manera desmedida de gastar que tiene, la ya mencionada. Se debe predicar el ahorro, ya que es un acto noble que generará seguridad, a corto y largo plazo.
    Novedoso:
    Creo que Alberdi tiene una enorme preocupación respecto de cómo lograr un país estable y seguro, su visión va desde los aspectos más individuales a los colectivos. Ve que la única forma de lograrlo es a través de una armonía que radica en la LIBERTAD ( en su sentido más amplio y sobre todos los Principios que ya están en la CN), sumada a la integridad y compromiso que cada habitante en sí, o como servidor político debe tener. Todos somos responsables de lograr lo mejor para nosotros mismos y las generaciones venideras.
    Preguntas:
    Existen posibilidades alternativas de generar divisas extranjeras que no sean a través de deuda y de seguir lineamientos de aquellos que la otorgan?.
    Si desde un Principio su hubiese seguido el consejo de Alberdi de ser más austeros y ahorrar, se hubiese evitado lo que hoy estamos pasando y lo que se paso en ciclos económicos de crisis que antecedieron?.
    Se puede salir del ciclo de crisis económicas Crónicas o estamos condenados a vivirlas por siempre?.

  36. RESUMEN
    Alberdi en este capítulo comienza enunciando que todas las Constituciones argentinas admitieron el crédito público, entre los primeros elementos del naciente Tesoro argentino.
    El preámbulo de la Constitución señala al crédito público como uno de los objetos que la Constitución debe comprender. Es una forma de financiar el gasto público.
    Las provincias han hecho uso del crédito público, para atender, aunque en pequeña escala, sus gastos de urgencia. Buenos Aires lo empleo en gran escala, pasando de ser un recurso extraordinario a convertirse en el recurso más ordinario de sus finanzas permanentes.
    Muchas son las formas que puede tomar la deuda pública, pero todos ellos son modificaciones del empréstito o préstamo, que es el medio de poner en ejercicio la confianza que genera el Estado, para obtener los fondos ajenos, que el público nacional o extranjero pone a su disposición bajo distintas formas: empréstito propiamente dicho, fondos públicos con interés, fondos públicos sin interés, deuda consolidada, deuda no consolidada, deuda flotante o billetes de oficinas del Tesoro por contribuciones anticipadas, papel moneda.
    Alberdi respecto a los empréstitos creía que no se entregan las grandes sumas en préstamos a gobiernos al contado, sino que se estipulan cuotas a distintos plazos de entrega. Así un prestamista buscara tener el dinero contado para la primera cuota a entregar. Por dicho dinero recibirá títulos o documentos de obligaciones del gobierno, los cuales el prestamista pondrá en circulación en el mercado y así ira recibiendo del mercado las sumas para la siguiente cuota. De esta manera el prestamista no pondrá dinero, pero ganara la diferencia entre lo que le paga de interés al gobierno y lo que el paga de interés a los pequeños inversores que toman esos documentos de obligaciones.
    Por otro lado el autor sostiene que el gobierno que toma deuda solo debe asegurarse tener el dinero para pagar los intereses de esa deuda en forma puntual dado que por tratarse de un deudor “inmortal” que paga los intereses en tiempo y forma, un tenedor de deuda siempre podrá vender a otro interesado los papeles de deuda a valor nominal (el valor que figura en el papel). El gobierno debe demostrar ser estable y que sus sucesores también honren esa deuda. Alberdi hace hincapié en que faltar al pago de los intereses es suicidarse.
    Por último, Alberdi afirma que el crédito que posee el Estado, desde el punto de vista de la confianza que genera, les abre la posibilidad a otras fuentes para obtener fondos. Alberdi dice que la emisión de títulos de reconocimiento de deuda perpetua por la que pagara al tenedor un interés cada cierto periodo de tiempo. Tanto el capital como los intereses se garantiza con la hipoteca de los bienes y rentas ordinarias de la Nación. El estado también puede emplear su crédito para obtener otra sin interés alguno, con la promesa de solo pagar el capital en un plazo dilatado o cuando se halle con medios para solventarla. A su vez, la deuda flotante, que es la emisión de billetes del Tesoro Nacional, es otra forma de fondearse a través del crédito del Estado.
    NOVEDOSO
    me resulta novedoso el significado que Alberdi le otorga al credito, siendo este la confianza que un pais genera para que le presten dinero, y tambien me resulta interesante que Alberdi no tenga opiniones muy positivas acerca de la emisión de papel moneda en Buenos Aires, y de los efectos nefastos que arruinan la libertad política, la moralidad de la industria y la hacienda del estado, concluye.
    PREGUNTAS
    – cree Alberdi que la aparicion del Banco Centra fue la causa de la inflacion en nuestro pais?
    – cree que habria que fijarle un tope/limite al credito publico?
    – que opina acerca de que Argentina recurrió nuevamente al Fondo Monetario Internacional?

  37. Resumen
    El autor comienza esta parte del libro haciendo un análisis de la forma en que los estados contraen deuda. Dice, además que el gobierno que toma un préstamo no necesita tener fondos disponibles en ese momento para reembolsar más tarde, solo debe tener lo necesario para pagar los intereses.
    Una de las formas de deuda es la emisión de títulos en los que el estado se obliga a pagar un interés al tenedor del título de crédito. A medida que el gobierno recibe el préstamo va entregando los títulos a quienes les prestan el dinero y el prestamista también puede luego venderlos y así recuperar lo que le presto al estado, dejando que otro sea el nuevo dueño de esa deuda. También, la emisión de billetes es otra forma de emplear crédito público.

    Novedoso
    Es significativo analizar minuciosamente la forma en que los gobiernos pueden tomar deuda, observando si realmente es necesario o si se podría cubrir esa necesidad de una forma diferente. Por lo pronto veo que nuestro país tiene una larga historia en cuanto a sus deudas y que existen posiciones muy diferenciadas sobre la forma y necesidad de tomarla.
    Creo que en el momento de contraer deuda los gobiernos deben considerar la forma en que cumplirán luego con esa obligación y en cuanto tiempo podrán hacerlo, fundamentalmente pensando en las futuras generaciones y en el bienestar general del país.

    Preguntas
    1. Cree usted que tendría que existir un límite a la toma de deuda?
    2. Piensa que es realmente necesario tomar deuda para lograr un crecimiento notable?
    3. Piensa que la toma excesiva de deuda es una complicación a largo plazo?

  38. Continuando el análisis de los distintos recursos que componen el Tesoro nacional, en esta oportunidad Alberdi nos dice: la constitución ha sido sensata en admitir el crédito entre los recursos del Tesoro nacional, precisamente por ser el recurso más practicable y fecundo de cuantos posee la Confederación a su alcance. Muchas son las formas que puede tomar la deuda pública, muchos los modos de que se puede endeudar a la Nación, pero todos ellos son modificaciones del empréstito o préstamo, que es el medio genérico y común de poner en ejercicio la confianza que inspira el Estado para obtener los fondos ajenos, que el publico nacional o extranjero pone a su disposición bajo diversas condiciones.
    Es llamativo el análisis que el autor hace en cuanto a tomar deuda, contextualizando era totalmente valido en un país en conformación, estos recursos serán fundamentales para dar primeros pasos. Ya en esta época era posible advertir el riesgo implícito, que no era directo el de la deuda sino el de los políticos al decir ¨ será preciso que los gobiernos argentinos sean muy ciegos para que desconozcan, que faltar a sus deberes en el pago de los intereses de la deuda, es lo mismo que envenenar el único pan de su alimento y suicidarse; es algo más desastroso que faltar al honor, es condenarse a la bancarrota y al hambre.¨
    Aborda las varias especies de fondos públicos que pueden componer la deuda de la Confederación y las vicisitudes practicas que ellas presentan en la época descripta.
    ¿Validaría el autor hoy en día el tomar deuda para no ser cancelada y solo pagar intereses a perpetuidad? ¿Seguirán siendo hoy en día los recursos naturales suficiente respaldo de crédito de la deuda adquirida? ¿ Convalidaría Alberdi tomar deuda a cien años, con la estructura económica actual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *