¿Qué es ser “libertario”?, y ¿Quienes son son? Libertad, dignidad, derechos individuales, anti-imperialismo

¿Qué es ser “libertario”? y ¿Quiénes los son? En un reciente libro publicado por Cato Institute, David Boaz responde a esas preguntas: http://www.cato.org/libertarianmind

Comenta Boaz que las ventas de “La Rebelión de Atlas”, el libro de Ayn Rand y “Camino de Servidumbre” de F. A. Hayek, se han multiplicado en los últimos años. Según investigadores, solamente entre un 2% y un 4% de norteamericanos se dicen “libertarios”, pero entre 15 y 20% tienen visiones libertarias en muchos temas (entre 30 y 40 millones de personas). La encuesta e Gallup “Governance Survey” encuentra que el 25% de los encuestados caen en el cuadrante “libertario”, monto similar al de “conservadores” o “socialdemócratas”. Y si se les pregunta si se definirían como “conservadores fiscales” y “liberales sociales” un 44% (100 millones) aceptan esa definición.

Pero, ¿qué es ser “libertario”? Así lo define Boaz:

“Libertarianismo es la filosofía de la libertad. Es la filosofía que, en distintas formas, ha inspirado a través de la historia a quienes lucharon por la libertad, la dignidad y los derechos individuales –los primeros partidarios de la tolerancia religiosa, los opositores de la monarquía absoluta, los revolucionarios de América, los abolicionistas (de la esclavitud), los protestantes contra la guerra y los anti-imperialistas, los opositores al Nazismo y al socialismo.

Los libertarios creen en la presunción de la libertad. Esto es, los libertarios creen que la gente debe ser libre para vivir como elijan a menos que los proponentes de la coerción puedan presentar un argumento sólido. Es el ejercicio del poder, no el ejercicio de la libertad, que requiere justificación. Si seguimos la presunción de la libertad, nuestras vidas serán más libres, más prósperas, y mas satisfactorias.

El peso de la prueba tiene que estar en aquellos que quieren limitar nuestra libertad.

Debemos ser libres para vivir nuestras vidas como queramos en tanto respetemos los mismos derechos de otros. La presunción de libertad debe ser tan fuerte como la presunción de inocencia en un tribunal penal, por la misma razón. De la misma forma que no puedes probar tu inocencia contra los posibles cargos en tu contra, no puedes justificar todas las formas en las que deberías poder actuar.

Pero muy a menudo se nos dice que debemos justificar cada ejercicio de nuestra libertad. ¿Quieres agregar un dormitorio más a tu casa? ¿Quieres fumar marihuana? ¿Quieres tener un arma? ¿Quieres navegar Internet con privacidad? ¿Quieres comenzar una nueva empresa de taxis? Prueba que necesitas esa libertad.

Cuando el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, trató de imponer una prohibición en las botellas grandes de bebidas gaseosas, los activistas del estado “protector” proclamaron que ‘nadie necesita una botella grande de gaseosa’. Puede ser, pero, ¿qué pasa si quieren una? ¿No tiene la gente el derecho para elegir lo que va a comer o beber? El ex senador Richard Lugar dijo que quería prohibir ciertas armas ‘para las que no veo ningún propósito legítimo’. ¿Qué otros productos pueden no tener un ‘propósito social legítimo’? ¿Los cigarrillos? ¿Los cepillos de dientes eléctricos? ¿La cerveza ‘light’? ¿Las autobiografías de los políticos? En una sociedad libre los políticos y las mayorías políticas no deberían ser árbitros sobre lo que puede venderse y comprarse por quienes quieren hacerlo.

En forma similar, los defensores de la supervisión masiva de nuestras llamadas telefónicas y navegación por Internet nos demandan que presentemos nuestros argumentos en favor de nuestra libertad y privacidad. Están equivocados. La carga de la prueba debería recaer en aquellos que están dispuestos a compilar completas bases de datos sobre nuestras actividades. La libertad debería ser la presunción. Las restricciones a la libertad con las que necesitan justificación.

13 pensamientos en “¿Qué es ser “libertario”?, y ¿Quienes son son? Libertad, dignidad, derechos individuales, anti-imperialismo

  1. Luego de una lectura del texto, mi pregunta es, ¿Es viable, incluso eficiente, que cada restricción a la libertad sea justificada? ¿No implicaría agregar otro factor de dificultad o aún obstrucciones al actuar gubernamental, por ejemplo?
    Coincido en que naturalizamos como sociedad una situación que, planteada de esta forma, puede calificarse de absurda: ¿Por qué tenemos que justificar cada uno de nuestros actos si somos “supuestamente” libres? Los recortes a tal libertad deberían ser los probados y fundamentados, el ejercicio del poder, como se expresa en el texto. Aún más teniendo en cuenta lo nocivo que puede llegar a ser y las peligrosas consecuencias que puede conllevar un ejercicio restrictivo de libertades y abusivo de tal poder. Cierto.
    Sin embargo, mirándolo desde otra perspectiva, mi inquietud reside en que ¿sería posible que el Estado, sus representantes, la ley se desarrollaran plena e incluso exitosamente si por cada paso que pretendan dar deben expresar las razones de tal movimiento limitador de la libertad individual? Es claro que siempre hay perjuicios en los excesos, como de hecho ocurre en este poder restrictivo de las libertades sin justificación, pero tal vez con ciertos limites/controles/núcleos inmodificables, y sin anular tal poder de limitación, se podría solucionar.
    Pese a las dudas, instalar la idea de la presunción de la libertad individual es altamente atractiva, aunque se reconoce la dificultad que tal acción implicaría por las características de nuestra sociedad acostumbrada a la regulación.

  2. Compartiría la idea del texto si al derecho lo interpretara como un simple derecho positivista, por el contrario, creo fielmente que nos referimos a este como una simple construcción metonímica, (tal como lo hacían las teorías clásicas), relacionándolo solo a la ley.
    Pero teniendo en cuenta al derecho en su totalidad que parte del componente “discurso jurídico”, que como todo discurso es social, y como tal se acomoda constantemente a las necesidades de cada época ; podemos acreditarle, entonces, la responsabilidad de la existencia actual de la democracia; una democracia que “pretende” brindarnos infinidad de libertades, pero a caso somos totalmente libres? Diariamente nos encontramos limitados por diferentes circunstancias, por lo que la democracia práctica no se asemeja a lo que podríamos nombrar “la democracia teórica”. Pero realmente queremos una democracia que nos garantice una libertad total? Y como consecuencia, la abolición de todo un sistema jurídico que se considera autosuficiente, y como tal generador de seguridad y confianza? Entonces, en que posición quedarían las bases de la sociedad, el derecho, y por lo tanto el orden?
    En mi opinión, tendríamos que realizar una introspección cultural para llegar a saber cuanta libertad el hombre está preparado a experimentar sin caer en el caos. Pero esto sería producente en el siglo XXI o destructivo?

  3. Los libertarios dicen que a cada persona se le debe permitir elegir las creencias y el modo de vida que le es apropiada, ya sea ascetismo o libertinaje, moralismo religioso o relativismo moral. Los libertarios defenderán el derecho del libertino a vivir en el libertinaje tanto como el de los padres fundamentalistas religiosos a educar a sus hijos de acuerdo con sus muy estrictas creencias. También apoyan la igualdad formal de cada uno y de todos ante la ley, pero se preocupan poco sobre las desigualdades entre ricos y pobres, que son inevitables y que sólo pueden ser reducidas afectando la libertad personal y reduciendo la prosperidad general. Para ellos, el mejor modo de combatir la pobreza es garantizar un sistema de libre empresa y libre intercambio y permitir que las iniciativas de caridad privada vayan en rescate de los necesitados, las que son más efectivas y mejor justificadas moralmente que los programas estatales de transferencia de riqueza. Los libertarios creen que el único modo de asegurar el mantenimiento de la libertad personal es garantizar la inviolabilidad de la propiedad privada y limitar lo más que se pueda el tamaño de gobierno y el espectro de sus intervenciones. No confían en el Estado cuando se trata de proteger la libertad individual. Mientras de acuerdo a las ideologías colectivistas un orden social económico viable sólo puede ser impuesto y mantenido por el Estado, los académicos libertarios han mostrado por el contrario que es la acción descentralizada de individuos que persiguen sus propios fines en un mercado libre lo que hace posible crear y mantener este orden espontáneo, traer prosperidad y sostener la compleja civilización en la que vivimos. Hoy la filosofía libertaria puede ser encontrada en todo lado en la Internet y su influencia esta creciendo en todos los continentes. Así podemos esperar que un siglo después del eclipse del liberalismo clásico, su resurgimiento libertario llegara a ser una influyente doctrina.

  4. Jean Paul Sartre dijo “Mi libertad termina donde empieza la de los demás”; y ésta es una consecuencia de la vida en sociedad de la cual no podemos escapar.
    Vivir en sociedad implica que al ejercer nuestros derechos estos no deben sobrepasar los derechos del otro, más bien al contrario, son nuestra referencia para reconocer nuestros límites; y es allí donde encontramos la justificación para las regulaciones a la libertad que impone el Estado. Sin embargo estas regulaciones no deben llegar a convertirse en absurdas, por ejemplo: en el texto se menciona el uso de armas, pienso que es lógico que éste esté regulado, no sería apropiado que cualquiera pueda adquirir este tipo de mercancía sin contar con las aptitudes para hacer un uso responsable de ella, debido a que se está incorporando a la sociedad una mercancía que fue creada y se utiliza para dañar; en cambio, en el caso de imponer una prohibición a las botellas grandes de bebidas gaseosas me parece que es absurdo y abusivo del poder gubernamental.
    Considero que el principio general es, o al menos debería ser la libertad, pero siempre teniendo en cuenta que hay excepciones que son necesarias en pos del bienestar general; y éste es el que siempre debe tener en mira el Estado al ejercer el poder restringiendo libertades individuales.

  5. Las personas se rigen por el principio de libertad: La regla es que tienen derecho. No un derecho positivo. Un derecho natural, que existe a priori de su positivización.

    El Estado se rige por el principio de no-libertad: La regla es que no tiene derecho. No tiene un derecho natural.

    La excepción al principio de no-libertad que rige al Estado es la libertad: El pueblo, reconociéndose soberano, establece al Estado, para que, en su representación, gobierne, pero limita su poder a los derechos que específicamente determina en una Constitución.

    El Estado, excepcionalmente, tiene derecho, un derecho positivo, a hacer lo que el constituyente, específicamente, le permite hacer.

    La excepción al principio de libertad que rige a las personas es la no-libertad: El Estado puede, cumpliendo con las normas que establece la Constitución, imponer límites a la libertad de los individuos.

    Los límites que el Estado impone a los individuos cumpliendo con las normas que establece la Constitución, siendo límites que el pueblo, es decir los propios individuos, autorizaron al Estado a imponer, son límites legítimos.

    Los límites que el Estado impone a los individuos excediendo las facultades que el constituyente le da, siendo límites que el pueblo no autorizó al Estado a imponer, y siendo que no es el Estado, sino el pueblo, su propio soberano, son límites ilegítimos.

    Estas ideas existen desde hace cientos de años. Por lo menos, desde el Iluminismo francés. Boaz no hace más que un discurso político con ellas, en el que, como en todo discurso político, usa palabras y palabras, pero no dice nada de nada: “soy Boaz y descubrí la pólvora; ay, qué inteligente, qué inteligente soy”.

    Existen numerosos mecanismos judiciales para anular los efectos de los límites ilegítimos. Existen en Argentina, y, más aun, en Estados Unidos.

    Lo que el texto no aborda (¡qué conveniente, Boaz!) es que el Estado, en numerosas situaciones, está en la encrucijada de, por un lado, cumplir con una de sus funciones, funciones que la Constitución misma le impone, imponiendo un límite ilegítimo, o, por otro lado, no imponer el límite ilegítimo, pero incumplir con una de sus funciones constitucionales.

    Demos un ejemplo:

    La Constitución norteamericana establece el derecho de los ciudadanos a tener armas. Una norma que limitara ese derecho sería ilegítima. Inconstitucional.

    El Estado, el norteamericano y cualquier otro (más allá de lo que declaren ineptos dirigentes políticos), tiene el deber constitucional de garantizar la seguridad pública. Esto es así porque, si la seguridad pública no está garantizada, la libertad de los ciudadanos se vulnera, y la función última del Estado es la de garantizar la libertad de los individuos; el Estado no existe sino para eso.

    Cuando el Estado norteamericano, por no sancionar una norma que limite el derecho de los ciudadanos a tener armas, una norma que, en principio, sería ilegítima, y, por dar uno de los cientos de ejemplos posibles, en una escuela, decenas de niños son masacrados a balazos, el Estado norteamericano incumple con su deber constitucional de garantizar la seguridad pública, y, en consecuencia, incumple con su función última de garantizar la libertad de los ciudadanos.

    Usted, Sr. Boaz, que tanto escribe sobre la libertad, por qué no me responde: ¿a dónde está la libertad de todos esos niñitos muertos?

    • Discutamos pero sin personalizar. Boaz no va a contestarte porque no está leyendo estos posts. Entonces discute los argumentos, no a la persona.

    • Muy interesante Agustín.
      Dos cosas que me gustaría señalar.
      Primero, que acusas a Boaz de solo utilizar palabras y un discurso político, pero prestá atención a la primera parte de tu texto. Lo que hacés es definir que es el Estado, de donde viene su poder, que es una Constitución y porque debemos acatarla.
      A mi nadie me vino a pedir acatamiento a una Constitución. Nadie me dió elección de que tipo de Estado quiero y como creo que deba funcionar. Nací y el Estado ya existía, y me sujetó a sus normas. Desde otro punto de vista, dudo que nuestros constituyentes hayan tenido ese discurso político ideológico en mira, al sancionar la Constitución de 1853. No lo se a ciencia cierta, por supuesto. Pero por los estudios históricos, podemos imaginar que estaban más preocupados en la cuestión del Federalismo y la Independencia de las colonias, que en asignar libertades individuales. No digo que no sea cierta la construcción de Estado que hacés. Pero de lo mismo que acusas a Boaz estás adoleciendo vos. Palabras que no reflejan en su totalidad una realidad de hecho. Si vamos al caso, creo que ningún compendio de palabras podría.

      El segundo punto, si entendí bien es que vos querés reflejar una contradicción. El Estado me tiene que dar derecho a la seguridad, pero también a portar libremente un arma. Así que si alguien mata debido a su libre portación, el Estado está quebrantando su deber de seguridad. Decime si estoy equivocado y tu razonamiento era otro.

      Si lo interpreté correctamente, entonces no es debido al derecho de portación el que ocasionaría las muertes, es la sola acción humana. La matanza se podría ocasionar con un cuchillo, con un palo filoso, incluso podría encerrar a un grupo de personas y prenderles fuego. Entonces, ¿Qué deberíamos hacer? ¿Prohibir los cuchillos, los palos de escoba y los fósforos? Mas allá que don Tramontina y los señores Tres Patitos no estarían para nada contentos. No puede decírse que el Estado incumple con su deber de seguridad por otorgar más libertades a los individuos.

      Pasemos a otro caso. La sal de mesa. Si no mal recuerdo, el año pasado se sancionó una ley que prohíbe que la sal se encuentre en la mesa de los restaurantes y deben ser los comensales quienes se la soliciten al mozo. Es una ridiculés. ¿No tiene cada persona el derecho de utilizar o no la sal a su criterio? ¿El Estado debe decirme que debo comer? Una de las primeras causas de muerte se deben al colesterol y a la presión arterial, entonces ¿Prohibimos todos los alimentos que que eleven el colesterol y las grasas trans en el torrente sanguíneo? ¿Por qué castigamos a los cigarrillos y no al productor de chorizos?

      Las emisiones de dióxido de carbono están cambiando, tal vez para siempre, la atmósfera terrestre. ¿Por qué no se prohíbe el uso de combustibles fósiles? ¿Qué clase de intereses hacen que prosperen estos productos y otros no? Prohibamos que circulen automóviles y que motoricen industrias que utilizan combustibles fósiles. Destruimos la economía mundial en menos de una semana, pero estamos salvando a la tierra. ¿No sería más importante?

      Estoy convencido que detrás de todo político impulsando una determinada restricción a la libertad, en realidad hay un interés que muy poco tiene que ver con la seguridad pública, o inclusive con el llamado “bienestar general” o “bien común”.

      La única forma que veo que sea posible una sociedad más justa, equitativa y sabia. Es logrando que la libertad sea a plenitud para todos los individuos. Que no exista partido, político, o incluso facciones políticas que puedan centralizar la autoridad estatal. Diría que la clave estaría en la libertad de los individuos para vivir según sus propias consignas, un Estado que garantice dentro de los límites posibles su seguridad y la existencia de los tribunales, y un poder que esté tan diluido que nadie (político o no) pueda imponer a un sujeto una carga que este no ha aceptado.

  6. ¿Se puede medir la libertad? No todos tenemos el mismo grado de libertad, en el sentido de que no todos gozamos de igualdad de condiciones.¿Cuánta libertad existe en el mundo? Si existen grupos económicos cuyos beneficios radican en las crisis de los demás y desgracias de otros para enriquecerse aún más? Eso me enseño la Doctrina del shock de Naomi Klein.
    Cual puede ser la libertad que implique que exista un barrio de lujo frente de un villa miseria, donde los desechos de unos alimentan a otros. Eso es libertad? Que cada uno se solvente como pueda aunque no tenga las mismas herramientas, o las mismas capacidades? La libertad, cuántas normas puede infringir? Puedo ser libre de no pagar impuestos que implican dar sustento económico al pacto social que implica la Constitución Nacional? (http://www.elcato.org/los-paraisos-fiscales-promueven-el-dinamismo-economico) Puedo ser libre de quitarle la vida a una persona? La respuesta es si, se puede ser libre en todo sentido, pero como ciudadano tenemos derechos, obligaciones y garaníias. Y en caso de incumplimientos, podemos solicitar ante la justicia, o ser solicitados, para que se comparezca a reparar dichas circunstancias, pero en base a la libertad total, rompamos las constituciones, las constituciones no quitan libertad, pues nos marcan determinadas pautas de conducta a nivel social que resultan punibles. Hablar de libertad es algo que conlleva una gran responsabilidad, pues la libertad es un derecho (Constitución Nacional Argentina, Preámbulo, “Nos los representantes del pueblo de la Nación Argentina, reunidos en Congreso General Constituyente por voluntad y elección de las provincias que la componen, en cumplimiento de pactos preexistentes, con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino: invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia: ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución, para la Nación Argentina.”) que la Institución Cato, sea libre es una utopía, tiene la libertad de decir aquello que resulta compatible a quienes lo financian y a Cato lo financian fundaciones, las cuales suelen resultar exentas de impuestos, las corporaciones multinacionales y otras personas. (http://www.elcato.org/la-institucion)
    Considero que la libertad en la sociedad se encuentra limitada, ya que, todo lo que navegamos en la web, nuestros datos financieros, y hasta lo que publicamos en las redes sociales, no nos pertenece. No quiero que me llamen para ofrecerme otra tarjeta de crédito, sin embargo lo siguen haciendo porque alguien, no se quién, ha vendido mis datos junto con los de muchos más, si muero; mi cuenta de facebook seguirá y quien sabe quien la administrará, el famoso buscador recopila la información de nuestras preferencias. Ejercer los derechos a la propia libertad no puede bajo ningún aspecto implicar nunca que se violen libertades ajenas, la libertad debe ser ejercida dentro de un marco de derecho.

  7. Los libertarios promueven la libertad para cada individuo de planificar o programar su vida de acuerdo a sus creencias, valores, convicciones, hábitos, costumbres, etc pero al mismo tiempo debe cuidarse de no alterar o dañar mismo derecho de los demas. Por eso esa libertad no es absoluta, si no reinaria el caos,dado que elegimos vivir en sociedad nosotros mismos nos imponemos internamente limites ( respetando la propiedad privada de mi vecino) o los que nos impone el Estado en pos del bienestar o interes general (la tenencia de estupefaciente para consumo personal en determinadas condiciones siempre que no se altere la salud publica, art.14 ley 23737 y art.19CN).
    Esas restricciones por parte del Estado no deben ser de mas esta decir abusivas o irracionales sino con justificación en el interes general o en la Constitución.

  8. “Debemos ser libres para vivir nuestras vidas como queramos en tanto respetemos los mismos derechos de otros.” Esta oración del texto es quizás una de las más ricas para abordar la cuestión. La libertad de uno termina donde inicia la del otro. Para aportar otra mirada adyacente a esta exposición, es preciso analizar que la libertad no solamente es coartada por un ente “superior” como el Estado, pensar esto sería no entender que el Estado cristaliza condiciones y relaciones que están presentes en la sociedad. En la sociedad a todos los hombres y mujeres le son reconocidos los mismos derechos, pero no todos tienen la misma capacidad para realizar su goce efectivo, lo cual deriva de que no todos tienen el mismo poder. En esa desigualdad es el Estado quien debe intervenir en las relaciones sociales, de modo que la libertad de uno no resulte en la explotación de otro.

  9. La Rebelión de Atlas ha sido uno de los libros que ha marcado mi vida.
    Pero no quiero caer en el mismo error en que han caído muchos libertarios o muchos seguidores de Ayn Rand. Ese error se llama fanatismo.

    Es una obra literaria y filosófica exquisita. Pero no puede abarcar la totalidad de la vida. Ni la totalidad del conocimiento. Así como dicta la famosa frase, “la realidad supera a la ficción”.

    Debemos entender su mensaje desde una forma más pura y no fanatisada. Ayn Rand no buscaba acatadores intelectuales. Quería transmitir un mensaje moral de vida. Tanto si fueses fanático del autoritarismo o del liberalismo, en realidad estarías en uno de los lados de una misma moneda.

    Vivir la libertad significa amar, odiar, sentir ira, sentir paz, poder atravesar por todos los sentimientos que sufre un ser humano. Un rasgo del que tal vez carecen los personajes de Rand en su obra cumbre, humanizar a los individuos amantes de la libertad, ella los endiosa en muchos aspectos. Hasta que llegan a cierto punto en el que han alcanzado cierto umbral de iluminación y pueden ser elevados (perdón si no se entiende para aquellos que no han tenido el placer de leer el libro).

    Yo no podría apuntar a alguien con un arma a la cabeza y subyugar sus acciones a mis deseos. Creo que es una idea que todos los que participamos en este blog compartimos. Ahora bien, el interrogante que plantea Rand es el siguiente, ¿Puede hacerlo el Estado? Si el Estado está gobernado por un puñado de hombres, ¿Pueden estos sujetos esgrimir un arma contra la cabeza de cada ciudadano y obligarlo a vivir según sus dictados? Si la respuesta es afirmativa, entonces tenemos que aceptar la premisa que ciertos sujetos tienen más derechos que otros. Que una masa de individuos tiene más derecho que un solo hombre. Que cualquiera sea los argumentos que oponga el estado (la necesidad de los menos favorecidos, la seguridad nacional, etc) son argumento suficiente para obligar a cada individuo a actuar según sus dictados.

    Si la respuesta es negativa, entonces debemos aceptar que una masa de hombre en realidad no poseen entidad como tal, porque son un conjunto de intereses diversos, no una única mente con un único interés. Debemos aceptar también que la primer minoría en la sociedad, es en realidad el propio individuo. Que cuando se violan los derechos de un solo hombre se están violando los derechos de todos. Que cada sujeto es libre de disponer de su cuerpo y mente, sin verse sometido a ninguna fuerza que se apropie de ellos, así como tampoco de su propiedad y su libertad.

    ¿A qué conclusión llegamos? Que en realidad esto nos plantea aún más interrogantes que certezas. Pero bueno, es un buen comienzo.

    PD: Me disculpo por comentar en las últimas horas del día domingo.

  10. Al igual que en la Argentina, lo que demuestra la encuesta es que las personas suelen perseguir fines semejantes, sin encasillarse en la misma corriente ideológica.
    A través de las respuestas, quienes las analizaron, descubrieron un dato interesante. Muchas personas que no se dicen libertarios, tienen ideas libertarias. Imaginen lo que sucedería si se hace una encuesta así en argentina. Podría descubrir más semejanzas que diferencias, más puntos en común y mejoraría el diálogo. En general no importa si sos radical, peronista, zurdo o que corriente, se enfrenta sin argumentos y por el hecho de pertenecer a otro espacio, a pesar que muchas veces buscan los mismo objetivos. Soy consciente de la pelea por el poder que hay de por medio, pero me parece un buen experimento para hacer. Una encuesta a los militantes o quienes apoyan cada partido y comprobar las respuestas.
    Creo que no es el punto del texto, pero un tema sumamente interesante para debatir.
    Con respecto a la corriente libertaria, creo que la promueven quienes se benefician con ellas o quienes creen que se benefician. Y la pregunta que surge es, ¿quién se beneficia con ella?
    ¿Es el que va a trabajar todos los días para conseguir el sustento diario, un indigente o un rico? ¿Quién es más libre? ¿La respuesta está en el derecho y en las regulaciones que lo mantienen cautivo de cierto comportamiento?
    No soy un experto en la corriente libertaria, pero por lo que he leído sostiene poca presencia del Estado, ya que esto garantizaría la libertad individual.
    Lo que creo, beneficia a aquellos que más tienen. Quisiera ver una encuesta de quienes son los que lo apoyan, qué clases sociales. Con un estado que no garantice la salud, la educación, la seguridad, la inclusión y el ascenso social nunca puede haber libertad del individuo. Esto sólo se puede puede conseguir con la realización personal de cada uno de los miembros de la sociedad, para lo que el Estado debe garantizar la igualdad de oportunidades, lo que no se logra con un estado ausente ni salud y educación privatizada, entre otros servicios.

  11. Por empezar la palabra libertario significa, partidario de la libertad, antónimo al autoritarismo.
    Los amantes de la libertad o libertarios, defienden la libertad absoluta, individual, el derecho del hombre a hacer todo lo que quiera cuando quiera, la libertad de elección de como vivir su vida, pero con un cierto limite que es no perjudicar, alterar, los derechos de los demás, y por sobre toda las cosas sin afectar su libertad.
    En su entender, los libertarios, no aceptan ninguna clase de autoridad, en mi opinión todos tenemos la libertad y el derecho a elegir como vivir, pero esa libertad, es decir a la que se refieren estos partidarios, muchas veces no es del todo buena, un ejemplo muy claro son los modelos liberales que existen a lo largo de la historia, sin ir mas lejos la década de los 90 la libertad económica regia en nuestro país y también en muchas partes del mundo, lo cual implicaba e implica que el estado no posee intervención en la economía y esta era manipulada por las grandes empresas y mercados, lo cual tuve severas consecuencias.
    La libertad es buena pero con un limite mas grande que no afectar la libertad de otros, no comparto la idea libertad absoluta, mi visión esta enfocada a nivel general, es decir a nivel país

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *