Hayek sobre los intelectuales y el socialismo, y sobre el papel de las ideas en el rumbo de la sociedad

Con los alumnos de la materia Historia de Pensamiento Economico II, Escuela Austriaca, de la BA, vemos un texto de Hayek titulado «Los intelectuales y el socialismo», que va más allá para discutir el papel que juegan las ideas en la sociedad. Así comienza:

En todos los países democráticos, y en los Estados Unidos más que en otras partes, prevalece la firme creencia de que la influencia de los intelectuales en la política es insignificante. Esto es sin duda cierto acerca del poder de los intelectuales para influir con sus opiniones peculiares sobre las decisiones del momento en la medida en
que puede modificar en el voto popular en cuestiones sobre las que difieren de la
visión actual de las masas. Sin embargo, de alguna manera durante períodos de cierta duración, probablemente nunca han ejercido una influencia tan grande como lo hacen hoy en esos países. Este poder lo ejercen por dar forma a la opinión pública.
A la luz de la historia reciente es un poco curioso que este decisivo poder de los
distribuidores profesionales de ideas de segunda mano no sea más generalmente reconocido. El desarrollo político del mundo occidental durante los últimos cien años proporciona la más clara demostración. El Socialismo nunca y en ninguna
parte ha sido un movimiento de la clase obrera. De ninguna manera es una solución obvia para los obvios males que los intereses de esa clase necesariamente exigirían. Es una construcción de teóricos, que se derivan de ciertas tendencias del pensamiento abstracto con el que durante un largo tiempo sólo los intelectuales estaban
familiarizados, y que requirió grandes esfuerzos por los intelectuales antes de que la clase obrera pudiera ser persuadida para que lo adoptaran como su programa.

 

13 pensamientos en “Hayek sobre los intelectuales y el socialismo, y sobre el papel de las ideas en el rumbo de la sociedad

  1. Los intelectuales y el socialismo – Hayek

    Resumen:

    Lo que quiere demostrar Hayek es el poder que tienen los intelectuales dentro del mundo político y como dominan la opinión pública, agregando también que el socialismo no es de ninguna manera un movimiento de las clases obreras, sino de estos intelectuales quienes fueron instalando estas ideas. Hoy son estos intelectuales quienes deciden las opiniones y los puntos de vista que vamos a recibir, qué cosas son más importantes que otras y cómo debe ser contada la historia, y Hayek atribuye a éstos la adopción del socialismo y el proteccionismo a pesar de sus resultados y que también influyen en que una figura sea más o menos reconocida.

    Estos intelectuales son más afines a la rama de la filosofía y tienen visiones claramente erróneas en lo que respecta al conocimiento científico, y por esto sus teorías suelen fallar pero de todas formas quedan establecidas, a pesar de que sus colegas no los aprueben.Aquí radica también la importancia de demostrar con hechos el por qué están errados.

    Ahora vamos a lo que vinimos, que es la relación entre intelectuales y socialismo, y como esta infiltración de ideas sumado al hecho de que personas con un grado alto de reconocimiento difunden este tipo de pensamiento, le dan mayor validez a las ideas socialistas y así también a los jóvenes su “utopía” algo en que el liberalismo clásico ha fallado, ya que siempre se ha mostrado como una posición sensata y realista, además de que desarrollar una filosofía sobre cómo debe ser una sociedad libre no es visto como algo muy productivo y tampoco está bien visto.

    Novedoso:

    Organización: Ha tenido una creciente importancia en el último tiempo, lo que nos compete a nosotros es que con esta los expertos y quienes comandan las instituciones de formación como por ejemplo las universidades, terminan volviéndose “intelectuales” pero solo mientras sigan ciertas ideas generales impuestas como moda, con una organización dirigida a esto, las instituciones que forman intelectuales crecen en número y en poder.

    Filtrado de ideas socialistas: da como resultado que hoy, en el mundo occidental, las más grandes fuentes de conocimiento son de base socialista. Y aquí surge uno de los mayores problemas cuando los “representantes del orden existente” creen que comprenden el problema pero no lo hacen, porque subestiman su influencia.

    Preguntas:

    1- ¿Se puede decir que esta corriente de los intelectuales ha tenido influencia en los premios Nobel de Economía y en quienes fueron sus ganadores (En su mayoría estatistas)?

    2- ¿Cuando se habla de dar la batalla cultural debe ser dentro de este marco?¿Como se pueden “contrarrestar” estas influencias?

    3- ¿Cuál es para usted la mejor forma de combatir esta opinión pública tanto desde las ideas como desde las acciones?

  2. En el presente artículo Hayek explica el rol que cumplen los intelectuales, la influencia que tienen sobre la sociedad y su alienación con el socialismo. Esta influencia, comenta Hayek, probablemente nunca fue tan grande como lo es hoy. Obtienen su poder moldeando la opinión pública.
    El socialismo nunca fue un movimiento ideado por la clase obrera, si no más bien es una construcción de teorías derivada de tendencias e ideas que por mucho tiempo solo eran conocidas por los intelectuales. Requirió mucho tiempo y esfuerzo por parte de ellos para lograr persuadir a la clase obrera de que adopten su programa. En muchos países que se han movido al socialismo se puede ver una fase de desarrollo, previo a que este sistema tenga influencia política, en donde las ideas socialistas gobernaban a los intelectuales. Una vez que esta fase sea alcanzada es nada más cuestión de tiempo hasta que las ideas que sostienen los intelectuales se vuelvan la idea principal en la política. Los intelectuales influencian la política del mañana.
    Sin embargo, el término “intelectual” que usa Hayek no alude a la verdadera imagen a la cual él hace referencia. Un intelectual no es un pensador original ni tampoco un académico o experto en algún tema puntual, no posee especial conocimiento en nada en particular y tampoco necesita ser particularmente inteligente. El verdadero intelectual es quien tiene conocimiento de un amplio abanico de temas, de los cuales pueden hablar y escribir fácilmente y una habilidad de obtener nuevos conocimientos o ideas antes que las personas a las cual él “brinda el servicio”.
    La influencia que estos tienen se ve apalancada por la creciente importancia de las “organizaciones”. Común y equivocada que a mayores organizaciones y de mayor prestigio aumenta la “autoridad” del experto. Por ejemplo, un académico que se vuelve presidente de una prestigiosa Universidad o un científico que toma un importante cargo en alguna institución o fundación, ahora se vuelven intelectuales solo por pertenecer a esa organización. Sin embargo, es más bien la persona y sus conocimientos generales lo que tendría que calificarlo como un experto. No es de sorprender que los verdaderos académicos u hombres prácticos sientan indiferencia o desprecio por los intelectuales. Los consideran personas que no tienen conocimiento específico de nada en particular. Hayek dice que es un completo error subestimar su poder por esta razón. A pesar de únicamente poseer conocimiento superficial e inteligencia ilimitada esto no descarta el hecho de que su de que sus ideas determinen la visión sobre la sociedad y como esta debe actuar. Además, parece que cuanto menos específicas o precisas sigan estas ideas, mayor es la influencia. Un intelectual jugar nuevas ideas no por sus méritos en específico, sino más bien por la facilidad con la cual encajan en su concepción general del funcionamiento de la sociedad. Como no posee conocimiento particular sobre ningún problema su criterio de selección de ideas tienen que ser consistente con su perspectiva del mundo. Es por esto que muchas veces los intelectuales aceptan una conclusión y descartan otras sin tener real conocimiento del problema. Naturalmente, dado su forma de pensar, su honestidad en las convicciones sus buenas intenciones por mejorar la sociedad y su falta de conocimiento específico, por lo que no es raro que tengan una inclinación hacia el socialismo. Además, dado la manera en la que el ser humano organizó las fuerzas de la naturaleza, los intelectuales creen que pueden controlar la fuerza de la sociedad y mejorar las condiciones humanas.
    Por último, Hayek dice que en una sociedad donde los requisitos principales de la libertad ya se hayan completado, la sociedad tomará como dados los beneficios, y los programas liberales no tendrán la misma importancia que una nueva idea, la cual tiende al socialismo.
    Me resultó novedoso su definición de intelectuales, ya que hoy en día está muy establecido el concepto de intelectual como aquel que pertenece a una institución prestigiosa y tiene un poderoso “background” académico.
    También me sorprendió cuando Hayek comenta que es posible que las sociedades libres traigan consigo su propia fuerza de autodestrucción. Lo que me lleva a entender que por más que se impongan las ideas que propone Hayek va a llegar un punto en donde la sociedad va a querer pivotar hacia el socialismo.

    Preguntas:
    Hoy en día con la cantidad de información que se encuentra en internet y La gran cantidad de personas con diferentes ideas en redes sociales; cree que el poder de los intelectuales ha decaído?

    En la parte que habla sobre la fuerza de autodestrucción que poseen las sociedades libres y que las lleva hacia el socialismo. Comparte el mismo punto de vista que Schumpeter sobre el fin del capitalismo?

  3. RESUMEN

    Hayek comienza indicando que en todos los países democráticos, prevalece la firme creencia de que la influencia de los intelectuales en la política es insignificante. En todos los países que han avanzado hacia el socialismo, antes de que este se convierta en una etapa decisiva del desarrollo de la política, ha sido un período de ideales socialistas que dominan el pensamiento de la gente durante muchos años, y de intelectuales más activos. Por otro lado, las características del proceso mediante el cual las opiniones de los intelectuales influyen en la política del mañana no son meramente intereses académicos. Los intelectuales no necesitan tener un conocimiento especial de cosas específicas, ni siquiera necesitan ser particularmente inteligentes, para desempeñar un papel intermediario en la difusión de ideas. Son estas personas las que deciden qué puntos de vista y opiniones que se nos comunicarán, qué hechos son lo suficientemente importantes como para notificarlos y de qué forma.
    Los intelectuales son especialmente importantes en áreas donde los resultados de la investigación no son utilizados por otros expertos, sino que están determinados por las decisiones políticas del público. Por otro lado, la presente influencia de los intelectuales en la sociedad contemporánea se refuerza aún más con la creciente importancia de la “organización”. En general, se cree que aumentar la organización aumentará la influencia de expertos; este pensamiento según Hayek es posiblemente erróneo. Posteriormente el autor expresa que los verdaderos eruditos o expertos en la materia despreciarán a los intelectuales. La justificación a este sentimiento es que los intelectuales son en su mayoría personas que no saben algo en específico, y sus juicios sobre lo que saben casi no muestran signos de sabiduría especial.
    Posteriormente, Hayek explica que hay una razón por la que los intelectuales se inclinan por el socialismo. Cuanto más los intelectuales típicos se guíen por la buena voluntad y la sabiduría, es más probable que se conviertan en socialistas. Cree que hay dos puntos a considerar. Primero, solo juzgan todos los problemas específicos basados en ciertas ideas generales; segundo, los errores característicos de cualquier época a menudo provienen de algunas verdades nuevas y reales que descubre, y son un reflejo de nuevas verdades que han demostrado su valor en otros campos. Una de las características más típicas de un intelectual es que juzga las nuevas ideas, no en función de sus méritos específicos, sino en función de la velocidad a la que se integran en sus conceptos generales. Por otro lado, la selección de intelectuales también está estrechamente relacionada con su interés dominante por las ideas generales y abstractas. Los intelectuales, con todas sus disposiciones, no están interesados en detalles técnicos o dificultades prácticas. Lo les atrae es la amplia visión prometida por el sistema planificado y la amplia comprensión de todo el orden social. También porque satisface el deseo razonable de comprender la base racional de cualquier orden social.

    SORPRENDENTE / NOVEDOSO
    Al leer este texto, encontré sorprendente el hecho de que los intelectuales tiendan según sus pensamientos y su propia voluntad al socialismo. Por otro lado, me gusto lo bien detallado que esta la obra en relación a todas las definiciones y comparaciones que se le da al término “intelectual”. Por ultimo, me hizo reflexionar el hecho de que un experto en algún sector, mire con desprecio a un intelectual debido a que este no se especializa sobre ninguna actividad en general. Creo que el intelectual puede expresarse o imponer algunas ideas aunque no tenga según los especialistas “sabiduría especial”.

    PREGUNTAS AL AUTOR

    1) ¿No es injusto el hecho de despreciar a un intelectual porque este no se especialice en algo en específico?
    2) Como Hayek expresa en el texto, los intelectuales son los que deciden que puntos de vista u opiniones que nos llegan ¿Si estas opiniones son erróneas, no nos estarían informando incorrectamente?
    3) Hoy en día ¿Se mantiene la tendencia al socialismo de los intelectuales y el desprecio de los expertos hacia ellos?

  4. Resumen
    En este texto Hayek centrará su atención en los “intelectuales”, su influencia dentro de la vida política y como el socialismo ha ido, poco a poco, atrayendo a este tipo de personas.
    Hayek muestra cómo, si bien el socialismo nunca fue un movimiento de la clase obrera, los intelectuales han tenido un enorme peso para lograr persuadir a dicha clase de que lo adoptasen como un programa propio. Además, a lo largo del texto el autor muestra como los intelectuales han logrado influir fuertemente en la inclusión del socialismo como movimiento político, por ejemplo, enfocando sus esfuerzos en obtener el apoyo de la elite.
    Hayek define a los intelectuales como “personas que no tienen que poseer un conocimiento especial de nada ni ser particularmente inteligentes, sino que lo que le capacita para el trabajo es la amplia gama de temas sobre lo que puede hablar y escribir fácilmente”. El asegura que son los intelectuales quienes deciden que puntos de vistas y opiniones deben llegar a las personas, por lo que se ver el importantísimo rol que juegan para la sociedad.

    Interesante
    Un punto que me pareció muy interesante dentro de la lectura fue cuando Hayek asegura que si bien es muy fácil notar que él no está de acuerdo con las ideas promulgadas por los intelectuales -socialismo-, el no niega que la gran mayoría de las personas que pertenecen a dicho grupo son intelectuales honestos que siguen sus propias convicciones y que buscan sinceramente un bien para la sociedad. Me parece muy importante destacar esto ya que muchas veces las personas tendemos a catalogar como una persona “mala” a aquella que no comparte nuestra visión política, asegurando que su objetivo es hacerle daño o sacar provecho a la sociedad. Sin embargo, al igual que Hayek, me parece mucho más lógico y prudente partir desde la base de que si bien es imposible coincidir con muchísimos pensamientos, la gran mayoría de las personas -bien sea de derecha, izquierda, liberal o comunista- basan sus ideales bajo la idea de que estos servirán para mejorar a la sociedad en su conjunto, dejando de lado cualquier aspiración personal.
    Preguntas
    1- En una sociedad capitalista ¿cree que son los intelectuales los que deberían estar a cargo del rumbo del país?
    2- ¿Por qué cree que “los más capaces” se inclinan por el socialismo?
    3- ¿Cuál cree que es la razón por la cual el liberalismo no ha podido presentar un programa tan concreto como el del socialismo?

  5. F. A. Hayek, “the intellectuals and socialism”

    El objetivo de este texto es argumentar cual es el peso de los intelectuales en las sociedades de la modernidad. Es decir, si tienen o no el poder para hacer cambiar la opinión pública, en particular la interesa analizar las influencias y las posiciones de los teóricos y difundidores socialistas en la proliferación de sus ideas.

    El texto entiende a los “intelectuales” como aquellas personas que se encuentran en la posición adecuada, no necesariamente inteligentes ni dotados de los conocimientos específicos, para la redacción y proliferación de determinadas ideas. Así es como sus propias convicciones e ideales forman un filtro para los fundamentos que le dan forma a la opinión pública. La capacidad especial de estas personas debe ser la de poder hablar de muchos temas y de tener la capacidad de obtener la información correcta antes que los demás. En los primeros párrafos del texto Hayek da cuenta de que no es la capacidad de virar la opinión publica de un momento para otro, sino que es un ejercicio de largo plazo en el que los intelectuales tienen influencia en esta.

    Una de las razones curiosas del socialismo que expresa el autor es que el movimiento no surge de los trabajadores, por el contrario, se gesta como una formulación teórica de una sociedad utópica. En gran parte su difusión fue gracias a personas de esta índole que llevaron las ideas teóricas hacia el campo social real y así a la política aplicada. La tarea de filtro (elección de opiniones o ideas) es fundamental para la proliferación de la abstracción teórica.

    En efecto lo que observa Hayek es que gran parte de los intelectuales son socialistas y que no están motivados por malos intereses, es más, expresa que es razonable pensar que cuanto mejor intencionados sean sus ideales mas va a tender hacia el socialismo. Además, estas personas suelen ser particularmente inteligentes por lo que en términos de debate se debe tener una capacidad suficiente como para comprender y esgrimir los errores de los argumentos socialistas, cosa que según Hayek no muchos tienen. La capacidad de poder resaltar estos errores viene de desarrollos abstractos complejos, sin duda no es fácil la elaboración de dicho análisis.

    La razón por la que existen personas particularmente hábiles que se inclinan hacia la practica intelectual socialista, ya que es el medio mas directo para la influencia de la opinión pública, mientras que para las mentes brillantes “no socialistas” esta oportunidad no existe ya que el mundo esta configurado de forma capitalista y no lo ven como necesaria la tarea intelectual, solo es realizada si se disfruta particularmente de su ejercicio. Los teóricos liberales no tienen en su mente la tarea de formar los fundamentos filosóficos que son necesarios para poder discutir y a posteriori dar forma a la opinión pública.

    Por último, Hayek hace alusión al nivel utópico del programa socialista. Dice que es una de las razones por la que los intelectuales se ven interesados en la retorica intervencionista. Según el programa liberal tiene que avanzar en este sentido para poder llegar a formar una utopía liberal, con sus fundamentos teóricos y filosóficos que den sustento a un ideal liberal del que los intelectuales puedan transformar en un movimiento de masas y de opinión pública.

    Es realmente interesante como Hayek siendo un autor austriaco reconoce la fuerza del ideal socialista y propone copiar uno de los mecanismos centrales de la misma, el de la utopía, concepto realmente muy fuerte a la hora de la expansión de las ideas y la movilización de masas. Es en la medida que los fundamentos filosóficos de la libertad puedan formar la base teórica para la proliferación de las ideas mediante la atención de los intelectuales se podrá contrarrestar la oleada intervencionista de la modernidad. Otro punto final es la idea que tiene Hayek sobre cómo cambia la percepción de las ideas y su valoración una vez que se toman como dadas en la sociedad, una vez que la libertad es garantizada ya nadie la valora tanto como lo hacían antes.

    Preguntas al autor:
    Al igual que en el socialismo y sus grados, ¿reconoce que en el plan libertario existen distintas concepciones y gradualidades?
    A menudo se habla del cambio radical que surgiría de la aplicación de un ideal liberal, ¿usted piensa que debe ser aplicado con cierta gradualidad?
    En una entrevista en c5n el candidato de avanza libertado, José Luis Espert, fue preguntado acerca de las “conquistas laborales del peronismo”. Acto seguido dijo que no le parecía que había problema alguno con ellas. ¿Puede ser que a veces la formación de opinión publica se de a la inversa? Es decir, es la intención de captar los votos de los votantes medios lo que modifica la opinión de los intelectuales o candidatos.

  6. RESUMEN
    En todas las democracias existe la firme creencia de que la influencia de los intelectuales en la política es mínima, pero durante un período más largo es posible que no hayan tenido tanta influencia como en los países democráticos en la actualidad, este poder se ejerce dando forma a la opinión pública. El intelectual no necesita tener un conocimiento en particular para cumplir su papel de intermediario en la difusión de ideas. Uno de los rasgos del intelectual es que juzga las ideas nuevas por la rapidez con que encajan en sus concepciones generales, en lo que considera como “mundo moderno”. La presión de opinión entre los intelectuales es a menudo tan fuerte que favorece el socialismo que un individuo necesita más fuerza e independencia para resistirlo. En particular, el pensamiento socialista es atractivo para los jóvenes por su carácter idealista, el mismo coraje para embarcarse en la utopía es a este respecto una fuente de fortaleza para los socialistas del cual carece el liberalismo tradicional.
    NOVEDOSO
    Me parece novedoso cuando el autor plantea que el hecho de que los gustos del intelectual se satisfagan mejor con las especulaciones de los socialistas atestigua la influencia de la tradición liberal. Una vez que se cumplieron los requisitos básicos de los programas liberales, los pensadores liberales se centraron en cuestiones de detalle y tendieron a ignorar el desarrollo de la filosofía general del liberalismo, solo a los socialistas se les ocurrió algo como un programa claro de desarrollo social, una imagen de la sociedad futura a la que aspiraban y un conjunto de principios generales para guiar las decisiones sobre cuestiones específicas. De modo que no fue por una batalla de ideales en conflicto, sino por el conflicto entre la situación actual y los ideales de una posible sociedad futura. Un futuro que solo los socialistas presentaron al público.
    También es interesante que ante una sociedad libre esta lleva consigo sus propios poderes destructivos
    PREGUNTAS
    • ¿No hubo (por lo menos) un liberal que siga la filosofía? ¿Cuál fue la razón por la que se desocupo este tema?
    • ¿Considera que, si una persona es profesional dado el enriquecimiento de conocimientos que obtiene, nunca estará a favor del socialismo?
    • ¿Por qué considera que, dado que hay tanta influencia del socialismo, el sistema económico vigente sea el capitalismo?

  7. Resumen:
    En el texto “los intelectuales y el socialismo” Hayek habla acerca del rol que tienen los intelectuales en la sociedad y lo que le aportan a la política. Ellos le enseñan a la población común y corriente, por asi decirlo, cuales son las visiones «acertadas» en cuanto a lo político, económico, social, y diferentes ramas de estudio. Un papel fundamental de los mismos es refutar teorías o modelos ya existentes para la puesta a prueba de nuevos descubrimientos que le aporten mayor conocimiento a la sociedad. A su vez, los intelectuales, en parte dominan lo que es la opinión pública. Hayek habla acerca de que la construcción de fenómenos como el socialismo no vienen del orden espontaneo sino que parten de la premisa de la planificación centralizada que es impulsada justamente por cierta clase de personas (intelectuales). El autor asocia a los mas inteligentes a las ideas de corte socialista, son los capaces de manipular y organizar a la sociedad.

    Lo novedoso:
    Me resulta novedoso el concepto de que los intelectuales juegan un papel importante en la sociedad ya que son los “creadores” de la opinión publica, si se quiere. Coincido con Hayek de que es importante el rol de los mismos ya sea en colegios, universidades, medios de comunicación, etc. Cabe destacar que dependiendo el tipo de intelectuales en cada país o grupo social, la visión de la realidad de los habitantes va cambiando (su ideología por asi decirlo). Pienso que este es un concepto no menor ya sea para el desarrollo de los países o el bienestar general.

    Preguntas al autor:
    A partir de la globalización y la tecnología ¿Cree que el rol de los intelectuales es menor que en aquel entonces?
    En un país donde las libertades individuales cada vez son menores y la sociedad cuenta con un nivel alto de adoctrinamiento, ¿cree que es posible un cambio rotundo en la opinión pública?
    ¿Considera mas eficiente realizar primero un cambio cultural para luego hacerlo en lo político?

  8. Resumen

    “Los intelectuales y el socialismo” Hayek

    Durante este texto, Hayek explica el rol de los intelectuales en la sociedad. Los intelectuales han sido muy importantes para la construcción de la opinión pública; particularmente en la creación del socialismo. El socialismo no surgió de un movimiento popular sino que fue creado por intelectuales cuando estos mismos planteaban una situación distinta, un mundo diferente. Lo que el autor plantea, es que, en el ultimo tiempo, el hombre ha podido combinar y manipular distintas fuerzas de la naturaleza para lograr sus fines personales y mejorar su situación; por eso muchos creen pueden conseguir lo mismo en el ámbito de las fuerzas sociales, organizando la sociedad de la misma manera que se hizo con las fuerzas de la naturaleza. De aquí salen las ideas de la planificación y el socialismo

    Novedoso
    Me resulta interesante que los intelectuales hayan buscado situaciones mejores, parece bien. Siempre uno intenta encontrar mejores versiones o mejores maneras de ver las cosas. Lo que no termino de entender o comprender es que, una vez probado que el socialismo no es mejor, que tiene un montón de falencias, se sigue insistiendo en que es un mejor sistema y se persiste en intentar cambiar un sistema que hasta hoy en día ha sido el que mas beneficios le ha traído a la sociedad. Y en vez de, cambiar y buscar nuevas versiones o sistemas que mejoren, se persiste en imponer algo que no funciona.

    Preguntas

    ¿Cree que esto se termino? Debido a las nuevas corrientes liberales que están surgiendo y tomando cada vez mas fuerza

    ¿Diría que estos intelectuales y sus ideas fue solo una moda pasajera y que solo se quería intentar llegar a una “situación mejor”?

    ¿Considera que al día de hoy, estas ideas tienen mucho menos peso que hace algunos años?

  9. RESUMEN
    En el texto “The Intellectuals and Socialism”, el economista austríaco F.A. Hayek, trata sobre la influencia de los intelectuales sobre la política, y en distintos focos de la sociedad. El objetivo de estos intelectuales modernos ya no concentra en rodear a las altas figuras del gobierno, como lo fue en la edad media, sino que se concentra en moldear la opinión pública.
    Hayek define a los intelectuales como individuos que manejan un abanico de conceptos-tópicos sobre los que puede influir con efectividad. Juzgan las nuevas ideas no por los méritos que les son propios sino por la facilidad con que encajan en su concepción general, en la representación del mundo que él considera moderno o avanzado
    Lo primero que destaca Hayek es que, las ideas del socialismo que hoy están acentuadas en la opinión pública nunca fueron producto de un movimiento obrero; todo lo contrario, provienen de una clase privilegiada de intelectuales que pudo costear sus estudios académicos, los cuales eran inaccesibles en principios del siglo XX para la mayoria de los ciudadanos. El programa de estos intelectuales se concentró en persuadir a las clases obreras para que adopten estas ideas como suyas.
    Estos intelectuales se han hecho del control de la opinión pública, y muchas veces, deciden qué puntos de vista y opiniones deben llegarnos, qué hechos son suficientemente importantes como para contárnoslos y de qué forma y en qué perspectiva nos los deben presentar. El que nosotros sepamos algo de los resultados del trabajo del experto y del pensador original, depende principalmente de la decisión de aquéllos.
    Este poder que han forjado los intelectuales en la sociedad contemporánea se ha reforzado debido al sistema de organización. Aún así, Hayek no está queriendo decir con esto, que los intelectuales son verdadero villano detrás de todas las penurias que arrastran las políticas socialistas. Afirma, que las opiniones de los intelectuales no son ni intereses egoístas ni malas intenciones, sino sobre todo convicciones honestas y buenas intenciones. Puede ser un error genuino el que lleva a esa gente inteligente y bien intencionada que ocupa puestos clave en nuestra sociedad a difundir ideas que nos parecen una amenaza para nuesta civilización.
    Por último, Hayek, destaca esta estrategia como algo a imitar para los filósofos liberales. Este éxito, logró nada más ni menos que congenien tanto intelectuales como gran parte de la opinión pública (lo cual no había ocurrido), a pesar de que las ideas se han plasmado en resultado desastrosos a lo largo del mundo. Llama a ofrecer un nuevo programa liberal que despierte la imaginación, la cual logre hacer de la edificación de la sociedad libre una aventura intelectual, un acto de valor.

    Novedoso
    El texto en su totalidad me resultó muy atractivo, debido a que describe hechos muy concretos en los tiempos que corren. En nuestro país, hoy en día, la batalla entre intelectuales se refleja las 24 horas durante los medios de comunicación donde profesionales no solamente comparten breves análisis sobre hechos puntuales, sino también que deliberan su opinión y llaman a los ciudadanos a reflexionar aquellos asuntos. Creo que hace unos años esto no era muy común, o tal vez, al ocurrir la pandemia estos eventos se multiplicaron exponencialmente (vemos muchos casos de infectólogos o profesionales de otras ramas, debatiendo acontecimientos tanto económicos como sociales).
    Por último, creo que la idea de Hayek de promover un programa liberal se está desallorando en algunos países, incluso el nuestro. Tal vez en unos, con ciertas connotaciones más conservadoras (como España) o más progresistas (como en Uruguay). Pero si podemos observar que se defienden conceptos como el libre comercio o de libertades individuales, más en lo social.

    Preguntas
    1- ¿Cree que el Peronismo ha sido un partido de ideas socialistas o es un movimiento político que busca colectar el poder, siguiendo las tendencias de la opinión pública del momento? ¿Pueden las ideas liberales congeniar con este partido?
    2- ¿Debería existir una restricción política sobre el sistema educativo? ¿Cree que el sistema privado soluciona esto?
    3- ¿Qué compatibilidad existe entre el socialismo del siglo pasado con el socialismo moderno? Uno puede observar que el socialismo del siglo pasado reivindicaba al ejército y la lucha armada, hoy uno puede observar lo contrario, con aquellos que se reconocen como “socialistas progresistas”. ¿Terminan siendo lo mismo?

  10. Resumen

    En el texto Hayek muestra como son los intelectuales y no la acción directa sobre las masas las que no solo históricamente han impulsado las ideas socialistas, sino que gran parte de los cambios en la sociedad se desarrollan gracias a la intervención de estas personas.

    No se refiere el autor a intelectuales en el sentido de académicos o expertos en un área particular, sino a aquellos que difunden el conocimiento especializado al hombre común, es decir, periodistas, profesores, sacerdotes, artistas y también científicos y técnicos, pero no en su rol de investigadores sino como figuras respetadas en su campo a los que se consulta.

    Estos intelectuales tienen como característica principal el que juzgan las nuevas ideas no por su validez, sino por la coherencia que estas tienen con su visión del mundo, la cual generalmente coincide con el “clima de opinión” de un periodo. Este clima refiere a las preconcepciones muy generales que funcionan como paradigmas desde los que se miran las nuevas ideas.

    Para Hayek, el liberalismo fue herido fatalmente por las ideas socialistas ya que luego de conseguir sus victorias mas importantes en el s. XIX se ocupó de los problemas mas pequeños al contrario de los socialistas cuya utopía y animo de construcción que prendieron en los corazones de la juventud.

    Lo más interesante

    Según el texto, los intelectuales incluso tienen poder para cambiar el rumbo de la sociedad en los casos donde las propias organizaciones donde trabajan tienen creencias diametralmente opuestas de las que tienen, ya que incluso los fines que persiguen los directores al ser implantados deben pasar por las manos de los intelectuales. Esto se puede ver en organismos de gobierno, universidades y medios de comunicación los cuales tienen jefes de derecha, pero cuyas políticas terminan siendo de izquierda por sus trabajadores.

    También desarrolla el argumento de que los intelectuales de izquierda suelen ser lo mas activos y brillantes en su rol de profesores universitarios. Esto se da ya que el elegir la vida académica conlleva un sacrificio de otras oportunidades y aquellos que los abandonan y son de izquierda suelen ser muy talentosos en su labor como difusores de información, ya que su fin es este y no la búsqueda misma del conocimiento. Esto en contraste con los conservadores, que, siendo una minoría en la academia, tienden a concentrarse al trabajo más puramente académico y no tanto a la difusión.

    Termina con una exhortación a los liberales a soñar, a construir una utopía liberal sin preocuparse si su realización es practica en vez de tratar de reformar un sistema. Esta última estrategia es incapaz de ganar el entusiasmo de los jovenes y las masas necesario para impulsar las ideas de la libertad.

    Tres preguntas:
    ¿Qué diría Hayek sobre el caso de los intelectuales de izquierda en la Argentina, específicamente los de la década ganada?
    ¿Es necesario pasar por una etapa totalitaria para apreciar la libertad?
    ¿Cuál es el rol de la política en todo esto?

  11. “Los intelectuales y el socialismo” – Hayek

    Hayek en este artículo busca entablar una relación entre los intelectuales y el socialismo. Mas específicamente, el porqué los intelectuales tienden a ser socialistas.
    Comienza, entonces, por explicar que el movimiento socialista, que siempre se relaciona con los trabajadores, no comenzó en el seno de esa clase, sino que fue una construcción teórica de un grupo de “intelectuales” y que se necesitaba de muchos esfuerzos por parte de este selecto grupo por comprender dicha teoría. Mas tarde plantea que es muy interesante como los intelectuales determinan las políticas de los países puesto que se le da mucho peso a su opinión.
    Una característica importante de los intelectuales es que no tienen ningún conocimiento en particular o una inteligencia superdotada que les adjudique el mote de “intelectuales”, sino que simplemente se destacan por ser un intermediario en a divulgación de ideas y que éstos abarcan un abanico de temas muy amplio sin dominar por completo ninguno. Hayek establece que es este grupo aquel que determina qué opiniones deben llegar a las masas o qué hechos son importantes para divulgarse.
    Más tarde, el autor establece que los intelectuales prevalecen por un poder (social) que supera al de los académicos o expertos.
    Por último, Hayek destaca que los intelectuales tienden a abrazar al socialismo puesto que estas ideas surgen de ideas (utópicas) generales, mientras que los conservadores suelen rechazar esta teoría. Siguiendo este lineamiento, afirma que los mas jóvenes, por el carácter utópico de las ideas, suelen ser mas propensos a apoyarlas y tratar de provocar un cambio futuro del paradigma existente.

    Aspectos interesantes/novedosos

    La mera idea de que los intelectuales sean distintos de los académicos o expertos es una novedad en si misma. Se suele asociar esa palabra con individuos muy preparados en temas que, para el grueso de la sociedad, son ajenos. Sin embargo, el planteo de Hayek genera una reflexión que arroja un pensamiento un tanto similar a la descripción que él proporciona.
    Otro aspecto que me parece importante destacar es la distinción que realiza el autor entre el conocimiento y el poder. Es decir, el poder que se le adjudica al intelectual a pesar de que su conocimiento sobre los temas a tratar sea menor que el de un experto o un académico. Esto se puede ver en la agenda diaria en los medios de comunicación, donde sobre temas puntuales opinan personajes cuyo conocimiento no es basto en el tema.
    Por último, me parece interesante resaltar la actitud del autor en no demonizar a los intelectuales socialistas por las ideas que defienden. Plantea una defensa digna de Popper en la cual busca comprender a qué se debe y de dónde surgen estas ideas, además de establecer que el pensamiento que tienen no tiene en absoluto malas intenciones, sino que es un pensamiento honesto y con buenas intensiones que simplemente difiere con, lo que a él le parece, la realidad.

    Preguntas al autor
    . ¿Sobre que bases, cree usted, el intelectual se siente intelectual? ¿Acaso se cree superior a un académico o experto solo por abarcar áreas de “conocimiento” mayores? ¿No considera que la profundidad del conocimiento es mas importante?
    . ¿Cree que a medida que los jóvenes crecen sus ideales socialistas van perdiendo fuerza? Si es así, ¿a que cree que se debe esto?
    . ¿Por qué cree que socialmente es mas reconocido un intelectual que un experto o académico?

  12. Texto 24
    “The Intellectuals and Socialism”- Friedrich Hayek
    Resumen: A lo largo de su texto Hayek decide explicar quienes son los individuos intelectuales y porque su manera de ver las cosas tiene un gran impacto en la sociedad. Para el autor, estos agentes son los que tienen el poder de transmitir al resto de la población cuales son las teorías correctas y cuáles son las características importantes para investigar algún suceso histórico, además de transmitir conocimiento (analizan, discuten y hasta enseñan una amplia gama de temas.
    Muy pocas son las personas que tienen conocimiento del caso, y menos aun las que entienden que tan significativo es su poder. Son determinantes en la construcción de la opinión pública del socialismo. Para Hayek, este sistema es pura y exclusivamente pensamiento de los intelectuales con el motivo de crear un mundo diferente, más que una especie de movimiento popular difundida por el individuo común y corriente. Y son los intelectuales mas capaces los que caen en la idea socialista, mientras que a los restantes son denominados como “autodestructores” ya que las sociedades libres son las que permiten el surgimiento de nuevas ideas, que a su vez consigo traen un cuestionamiento interno.

    Lo novedoso o sorprendente: Es novedoso ver como el texto tiene similitudes con la actualidad y en varios aspectos. Lo que más llamo mi atención es como hay sociedades que buscan continuamente un camino hacia una sociedad más libre (caso argentino en las últimas elecciones), y hay otras que ya parecen que no le da valor debido a que las gozan hace tiempo. También, es sorprendente ver como Hayek se encuentra con la paradoja de decir que aquellos intelectuales que optan por una sociedad libre optan por el surgimiento de nuevas ideas, cuando en realidad se caracterizan mas por ser socialistas.
    Tres preguntas al autor: ¿Hubo algún filosofo que haya sido de gran influencia/ayuda? ¿Bajo qué concepto las sociedades liberales son las que llevan a una autodestrucción? ¿Cómo explicaría el crecimiento exponencial que estuvo teniendo Argentina en los últimos tiempos?

  13. Resumen:
    En el texto “Los intelectuales y el socialismo” de Hayek, el autor analiza la influencia de los intelectuales en las sociedades y, en particular, la influencia de las ideas socialistas sobre los intelectuales.
    Hayek comienza el texto indicando que el poder de los intelectuales está en que son quienes dan forma a la opinión pública. Las opiniones de los intelectuales influyen en la política del mañana. El autor argumenta que el intelectual tiene hoy más probabilidades de ser socialista cuanto más se guíe por la buena voluntad y la inteligencia, y que, en el plano de la argumentación puramente intelectual será capaz de argumentar mejor. Esto, según el texto, resultó fatal para la influencia de la tradición liberal.
    Indica que el socialismo nunca fue al principio un movimiento de la clase trabajadora, sino que en todos los países “la fase del desarrollo en el que el socialismo se convierte en una influencia determinante en la política ha sido precedida durante muchos años por un período en el que los ideales socialistas regían el pensamiento de los intelectuales más activos”.
    Luego, Hayek analiza la relación entre el intelectual y el “hombre practico”, el hombre práctico de los negocios a menudo siente desprecio por el intelectual, no estén dispuestos a reconocer su poder y estén resentidos cuando lo descubren.
    Interesante:
    Resulta interesante pensar que el “hombre practico” cree que los intelectuales son en su mayoría personas que no entienden nada en particular especialmente bien. Pero, a pesar de que, su conocimiento puede ser superficial y su inteligencia limitada, su juicio es el que determina las opiniones sobre las que la sociedad actuará en un futuro próximo.
    Por otro lado, también es llamativa la afirmación “un auténtico avance del conocimiento se convierta en ocasiones en una fuente de nuevos errores”.
    Por último, pensar que solo los socialistas han ofrecido algo parecido a un programa explícito de desarrollo social, una imagen de la sociedad futura a la que apuntaban y un conjunto de principios generales para orientar las decisiones sobre cuestiones particulares. Puede explicar en gran parte la influencia de estas ideas sobre la sociedad, y, a partir de esto, la reflexión final “la sociedad libre lleve en sí misma las fuerzas de su propia destrucción, que una vez alcanzada la libertad se da por sentada y deja de ser valorada, y que el libre crecimiento de las ideas que es la esencia de una sociedad libre traerá la destrucción de los cimientos de los que depende”.
    Preguntas al autor:
    1. ¿Cree que efectivamente vamos hacia el socialismo?
    2. ¿Cómo se puede influir a tantos intelectuales con ideas que serían “absurdas”?
    3. ¿No podría pensarse esta última reflexión como lo que plantea Marx sobre la evolución de la sociedad hacia un sistema comunista?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *