Una noticia que da pena: los chinos ya se acostumbraron y hasta aceptan la censura y el control del gobierno

Una noticia que da pena: los chinos ya estarían acostumbrados y hasta aceptarían la censura y el control por parte de su gobierno. ¿No importa esto si es que se garantiza el crecimiento económico?

En un artículo titulado “Normalization of Censorship: Evidence from China”, cuyo autor es un estudiante, Tony Zirui Yang, Washington University in Saint Louis, College of Arts & Sciences, Department of Political Science, comenta sobre el tema:

Yang, Tony, Normalization of Censorship: Evidence from China (November 2, 2021). Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=3835217  or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.3835217

“Investigaciones anteriores afirman que la conciencia pública sobre la censura conducirá a una reacción violenta contra el régimen. Sin embargo, las encuestas encuentran consistentemente que los ciudadanos chinos son apáticos o incluso apoyan la censura del gobierno. Para explicar este enigma, argumento que los ciudadanos están sujetos a un proceso de normalización. Específicamente, las personas se vuelven insensibles a la censura cuando el rango de contenido censurado se expande más allá de los temas políticamente amenazantes, como las críticas al gobierno y la acción colectiva, a otros temas no políticos aparentemente inofensivos. Usando un conjunto de datos de 15 872 artículos censurados en WeChat y dos experimentos de encuestas originales en China, muestro que (1) la mayoría de los artículos censurados no están relacionados con temas políticamente amenazantes y (2) los encuestados expuestos a la censura de visualización de contenido no político menos reacción contra el régimen y su aparato de censura. Mis hallazgos destacan cómo la normalización de las políticas represivas contribuye al control autoritario.”

El nacimiento de George Jetson, de los Supersónicos. ¿La tecnología nos depara un futuro utópico o distópico?

No sé si se llamarán igual en todos los países, por aquí la serie era Los Supersónicos, algo así como la contracara de Los Picapiedras, en la que podíamos ver una sociedad del futuro con increíbles avances. Como con otros textos futuristas, muchos de los avances que allí aparecen no se han alcanzado todavía, y hasta parece amenazar un futuro distópico debido a la tecnología. En un interesante artículo de la revista digital Discourse, Adam Thierer quien es senior research fellow en el Mercatus Center de George Mason University, analiza el tema bajo el título “How Science Fiction Dystopianism Shapes the Debate over AI & Robotics”: https://www.discoursemagazine.com/culture-and-society/2022/07/26/how-science-fiction-dystopianism-shapes-the-debate-over-ai-robotics/

“George Jetson nacerá este año. No sabemos la fecha exacta del nacimiento de este personaje ficticio de dibujos animados, pero gracias a la hábil hermenéutica de Hanna-Barbera, el consenso parece ser en algún momento de 2022.

En el mismo episodio en el que conocemos la edad aproximada de George, también nos dan la buena noticia de que su esperanza de vida en el futuro es de 150 años. Fue una de las muchas formas en que The Jestons, a través de una caricatura para niños, representó un futuro mejor para la humanidad gracias a innovaciones emocionantes. Otro fue un robot útil llamado Rosie, junto con una serie de otras tecnologías automatizadas, incluido un automóvil volador, que facilitaron la vida de George y su familia.

Sin embargo, la mayoría de las representaciones ficticias de la tecnología actual no son tan optimistas como Los Supersónicos. De hecho, las concepciones públicas y políticas sobre la inteligencia artificial (IA) y la robótica en particular están fuertemente moldeadas por el implacable distopismo de las novelas, películas y programas de televisión de ciencia ficción modernos. Y estamos peor por ello.

La IA, el aprendizaje automático, la robótica y el poder de la ciencia computacional tienen el potencial de impulsar un crecimiento económico explosivo y transformar profundamente una amplia gama de sectores, al tiempo que brindan a la humanidad innumerables mejoras tecnológicas en medicina y atención médica, servicios financieros, transporte, venta minorista, agricultura, entretenimiento, energía, aviación, industria automotriz y muchos otros. De hecho, estas tecnologías ya están profundamente arraigadas en estas y otras industrias y marcan una gran diferencia.

Pero ese progreso podría ralentizarse y, en muchos casos, incluso detenerse si la política pública está moldeada por una mentalidad basada en el principio de precaución que impone una regulación estricta basada en los peores escenarios hipotéticos. Desafortunadamente, el distopismo persistente que se encuentra en las representaciones de ciencia ficción de la IA y la robótica condiciona el terreno para los debates de política pública, al mismo tiempo que desvía la atención de algunos de los problemas más reales e inmediatos que rodean a estas tecnologías.”

El gobierno regula las actividades adictivas: ¿también la adicción a las compras o a jugar al golf?

¿Qué es una adicción y sobre cuáles de ellas deberíamos estar preocupados al punto de dedicar esfuerzos para regularlas? Ronald W. Dworkin es anestesiólogo y politólogo. Ha enseñado en el programa de honores de la Universidad George Washington y es autor de cuatro libros y numerosos ensayos en revistas. Escribe un artículo en la revista digital Quillette con el título “The New Prohibition” (¿se acuerdan de la del alcohol que terminó dando haciendo florecer las mafias?).

https://quillette.com/2022/07/25/the-new-prohibition/

 

“Hace años, durante mi pasantía de psiquiatría en la facultad de medicina, aprendí a clasificar a las personas con trastornos de personalidad como «cebollas» o «ajos», según su grado de autoconocimiento. Las «cebollas» eran ofensivas para otras personas y sabían que eran ofensivas. Los «ajos» eran ofensivos para otras personas, pero no sabían que lo eran. Una persona con personalidad dependiente era una “cebolla”. Un narcisista era un «ajo». Sin embargo, todos nosotros somos «cebollas» o «ajos» en un grado u otro. Las personas que eructan a propósito después de las grandes comidas son «cebollas». Los sopladores de hojas que comienzan a trabajar al amanecer y los dueños de perros que corren a sus perros grandes sin correa son «ajos». Sin embargo, no decimos que estas personas tengan trastornos de la personalidad, y mucho menos que los llevemos a terapia. La razón parece obvia y, sin embargo, esa razón es difícil de explicar.

Una confusión similar rodea el tema de la adicción. La adicción se define como el uso de una sustancia o la participación en comportamientos de manera compulsiva a pesar de las consecuencias dañinas. La adicción a los opiáceos y al alcohol son ejemplos clásicos. A lo largo de los años, la definición de adicción se ha ampliado para incluir actividades como ir de compras y jugar al golf. Pero cuando uno lo piensa bien, todos tenemos comportamientos compulsivos que bordean lo dañino. Tales comportamientos son incluso centrales para nuestras identidades. Conocemos a las personas por lo que aman y lo que odian, generalmente expresado en una oración que comienza con la palabra «yo», como en «Amo esto y no amo eso». Este “yo” nuestro, incluida su peculiar propiedad de amar una cosa y no otra con diversos grados de intensidad, ya sea el helado, el trabajo o las parejas sexuales, es la forma en que distinguimos a una persona de otra en nuestra mente.

La noción de adicción como espectro no es nueva. Shakespeare usó la palabra adicción cuando se refería a una “fuerte inclinación” hacia actividades inútiles. Pero la noción tiene especial relevancia hoy en día. La nicotina, que alguna vez se inhaló solo al fumar, pero ahora está disponible en una forma más segura a través del vapeo, ha arrojado una llave inglesa en nuestra comprensión de lo que constituye una adicción que vale la pena vigilar. Cuando se limita a los adultos, la nicotina es menos dañina que el abuso de opioides o alcohol, ir de compras hasta el punto de la bancarrota o jugar al golf hasta el punto del divorcio. Sin embargo, los reguladores gubernamentales dedican una cantidad excesiva de tiempo a tratar de regular la nicotina, mientras que las autoridades de salud pública dominan el tema al propagar la ansiedad entre el público y despertar una conciencia de culpa.

Si vapear nicotina se encuentra en el extremo más seguro del espectro de adicción, ¿por qué el gobierno le presta tanta atención? De hecho, la FDA propuso recientemente prohibir todos los dispositivos de vapeo JUUL, retirándose solo en respuesta a la presión pública. La respuesta es que los reguladores están utilizando un modelo de medio siglo de antigüedad para vigilar la adicción que ha ido demasiado lejos.”

¿Porqué ciertas transacciones en el mercado «repugnan» (prostitución, cambios de sexo)? ¿Afectan otros valores?

 

¿Ciertas transacciones en el mercado degradan moralmente algunos aspectos de nuestra vida incluso para quienes no realizamos esas transacciones? Este es un tema que ha desatado una gran discusión bajo el título de “repugnancia”, es decir, ciertas transacciones no son permitidas en algunas sociedades porque se rechazan moralmente (prostitución, fertilización artificial, cambios de sexo, por ejemplo). Pero en muchas sociedades lo que se permite o repugna son cosas diferentes.

En un artículo de Kimberly Krawiec, de la Universidad de Virginia:  (2022). Markets, repugnance, and externalities. Journal of Institutional Economics, 1-12. https://doi.org/10.1017/S1744137422000157 se trata el tema de esta forma:

“La objeción es empírica porque sostiene que los mercados en ciertos artículos y actividades cambian la forma en que la sociedad y sus miembros perciben esos artículos y actividades o las relaciones no comerciales a través de las cuales de otro modo serían abastecidos. También es una afirmación moral, porque se basa en la afirmación de que el cambio es inevitablemente negativo: que ciertos modos de valoración y visiones del mundo son superiores a otros, o al menos inadecuados para ciertas situaciones (Anderson, Reference Anderson1993).

Por ejemplo, se alega que la prostitución cambia la forma en que la sociedad concibe todas las relaciones íntimas, no solo el sexo a sueldo. Los mercados de gametos y subrogación pueden cambiar la forma en que vemos a los niños, la paternidad o la familia en general, no solo aquellas familias creadas a través de tales acuerdos (Anderson, 1993; Radin, Reference Radin1987, Reference Radin1996). Y los mercados de órganos pueden hacer que veamos a todos nuestros congéneres, no solo a los vendedores de órganos, como colecciones de partes del cuerpo, en lugar de personas con valor moral independiente (Sandel, Referencia Sandel2012).

Este artículo critica estas afirmaciones empíricas por dos motivos. En primer lugar, como señalaron otros, los escépticos del mercado no proporcionan pruebas de los efectos negativos que plantean como hipótesis, a pesar de la amplia variación en el tiempo y entre los regímenes legales. En segundo lugar, y lo que es más importante, estas objeciones no tienen en cuenta la tendencia humana bien documentada de crear intercambios repugnantes de una manera que refuerza, en lugar de socavar, valores y relaciones profundamente arraigados. El hecho de que una determinada transacción sea considerada moralmente repugnante por grandes sectores de la sociedad no significa, después de todo, que tales transacciones desaparezcan, incluso frente a fuertes sanciones legales y prohibiciones penales. Pero sí significa que tales intercambios pueden ser manejados, ofuscados o reformulados de alguna manera, reconociendo y reforzando el tabú en el proceso.”

Mason & Dunung Cap 14: Marketing global, homogeneización y diversidad cultural

Existe un temor o preocupación general de que la extensión de la globalización va a generar un mundo monótono, donde se perderá la diversidad cultural y todo será estilo McDonalds.

Sin embargo, cuando vemos con los alumnos de UCEMA el texto de Mason & Dunung, Capítulos 14 de International Business, lo que se encuentra es algo bien diferente: las grandes empresas internacionales en vez de homogeneizar al mundo realizan grandes esfuerzos para adaptarse a las culturas locales. Es decir, cuando se trata de aprender marketing internacional, se trata fundamentalmente de cómo adaptarse a las preferencias locales. Esto no es nada nuevo en realidad. Ya sabemos que el emprendedor tiene éxito cuando logra captar cuáles son esas preferencias, y nada es distinto cuando se trata de negocios internacionales. M&D presentan algunos ejemplos básicos:

  • Kentucky Fried Chicken tuvo éxito en China cuando se adaptó a las condiciones locales, incluyendo la fuerte preferencia por la comida local, así que en lugar de ofrecer ensalada de repollo, ofrece brotes de bambú y loto. También sirve un sándwich de pollo en el mismo estilo que se sirve el famoso pato pequinés. También ofrece una sopa de cerdo y pickles para el desayuno.
  • Dice el texto: “Algunos productos, como Coca Cola o el café de Starbucks necesitan pocas, o ninguna modificación. Pero incluso estas empresas crean variaciones de productos para adaptarse a los gustos locales. Por ejemplo, Starbucks introdujo un frapuccino de té verde en China, que ha sido muy exitoso.
  • Ni qué hablar de la atención que las empresas internacionales tienen que prestar al lenguaje local: Clairol tuvo que cambiar el nombre de su peine para hacer rulos “Mist Stick” en Alemania porque descubrió que allí es el lunfardo de “bosta”. La alemana Volkswagen tuvo que cambiar el nombre de su modelo Jetta por Bora en la Argentina ya que estaba muy cerca del vocablo lunfardo “yeta”, que significa mala suerte.
  • Tomar en cuenta las diferencias culturales es algo permanente. Dice el texto que Procter & Gamble “utilizó una técnica de focus groups e investigación dentro de los hogares en Alemania para comprender cómo los consumidores usaban los productos. Ya saben que porque un cierto producto se venda bien en un mercado, no lo será en otros. Por ejemplo, las toallas de papel “Bounty” se venden bien en los Estados Unidos, pero su lanzamiento solo fue exitoso en dos de los 12 mercados europeos en los que fueron lanzadas. ¿Por qué? P&G descubrió que el concepto de toalla de papel da la idea de desperdicio en los alemanes y, por lo tanto, no las compran.”

El tema más general de la influencia del comercio y los negocios en la cultura fue claramente desarrollado por Tyler Cowen en su libro “In Praise of Commercial Culture”: http://www.amazon.com/Praise-Commercial-Culture-Tyler-Cowen/dp/0674001885/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1414888660&sr=1-1&keywords=in+praise+of+commercial+culture

Así lo describe Amazon:

¿Una economía de mercado alienta o desalienta la música, literatura o las artes visuales? Dañan la creatividad las fuerzas económicas de la oferta y la demanda?… El economista Tyler Cowen sostiene que la economía capitalista es un marco institucional vital pero poco apreciado en el apoyo a la pluralidad cultural y artística, ya que provee un continuo flujo de nuevas creaciones, apoya tanto la cultura sofisticada como la popular, ayuda a los consumidores y a los artistas a refinar sus gustos y brinda homenaje al pasado capturando, reproduciendo y diseminando el arte.

“Una exitosa cultura refinada usualmente surge de una saludable y próspera cultura popular. Shakespeare y Mozart eran muy populares en su tiempo. La posterior música de Beethoven, menos accesible, fue posible en parte por esta anterior popularidad. Hoy, la demanda de los consumidores asegura que pueda encontrarse tanto grabaciones de archivo de blues, una amplia gama de actuales y pasadas sinfonías, y los top 40 de esta semana. La alta y la baja cultura se complementan.”

“La filosofía del optimismo cultural de Cowen se enfrenta a muchas variedades del pesimismo cultura que se encuentran en conservadores, neo-conservadores, la Escuela de Frankfurt y algunas versiones de lo “políticamente correcto” y movimientos multiculturales, como también algunas figuras históricas como Platón o Rousseau. Muestra que cuando la cultura contemporánea florece, parece degenerar, dada la extendida aceptación del pesimismo.”

No se asusten, la desregulación no vuelve a los trabajadores en liberales, sino de socialistas a socialdemócratas

Por eso se resisten a la desregulación laboral. Es que no solamente generaría más y mejores empleos, también cambiaría la visión que tienen los trabajadores sobre el mercado y el capitalismo, cosa que algunos no quieren que suceda. Es el tema que trata el NBER WORKING PAPER SERIES,  “THE EFFECT OF LABOR MARKET LIBERALIZATION ON POLITICAL BEHAVIOR AND FREE MARKET NORMS”, cuyos autores son Ran Abramitzky de Stanford University, Netanel Ben-Porath y Shahar Lahad de Hebrew University,  Victor Lavy de University of Warwick y Michal Palgi de Haifa University> Working Paper 30186 http://www.nber.org/papers/w30186

“Estudiamos los efectos de la liberalización del mercado laboral en el comportamiento político y las actitudes hacia el capitalismo y el socialismo de libre mercado, explotando una reforma mediante la cual las comunidades socialistas israelíes llamadas kibbutzim pasaron de la distribución igualitaria a salarios basados ​​en el mercado. Nuestra estrategia de identificación se basa en la implementación abrupta y escalonada de esta reforma en diferentes kibbutzim. Primero examinamos los cambios en el comportamiento asociados con esta liberalización del mercado laboral y documentamos que la reforma condujo a un cambio en los patrones de votación electoral, lo que resultó en una disminución del apoyo a los partidos políticos de izquierda y un mayor apoyo a los partidos de centro y derecha en las elecciones nacionales. Usando datos de encuestas anuales sobre actitudes durante 25 años, mostramos que la reforma condujo a un mayor apoyo a las políticas de libre mercado, como la privatización total y los salarios diferenciales. Además, disminuyó el apoyo a políticas socialistas como la copropiedad de los medios de producción. Sin embargo, la reforma aumentó el apoyo a la red de seguridad para apoyar a los miembros débiles a través de la garantía mutua. Estos efectos parecen estar impulsados ​​por un aumento en el nivel de vida y la ética laboral que resultó de la reforma. Concluimos que la introducción de salarios basados ​​en el mercado condujo a un cambio de actitud hacia una economía de mercado con compasión, lo que revela un cambio en el apoyo de los miembros de su modelo socialista democrático tradicional a un modelo socialdemócrata.”

Las cuotas femeninas en las candidaturas denigran a las mujeres. Hay que cambiar la cultura, no la ley

Tener los mismos derechos no significa que todo tenga que ser proporcional y que haya que implementar cuotas para todo, en particular para las candidaturas políticas. En un paper titulado “Electoral Competition, Voter Bias, and Women in Politics”,  Thomas Le Barbanchon, Julien Sauvagnat, tratan el tema y que, lamentablemente, hay un sesgo de los votantes que favorece a candidatos masculinos sobre femeninos. En fin, la cultura irá cambiando pero, ¿hay que forzar esos cambios y el camino es a través de normas legales? Porque tampoco es muy reconfortante que una mujer sea electa simplemente porque hay que cumplir con el cupo.

https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-03693445/document

Esto dicen los autores:

“Solo una cuarta parte de los miembros de los parlamentos nacionales del mundo son mujeres. A pesar de los avances significativos en los últimos años, las mujeres siguen estando insuficientemente representadas entre los políticos electos. Este estudio proporciona algunas explicaciones de la infrarrepresentación de las mujeres en la política utilizando datos de las últimas siete elecciones legislativas francesas. Por un lado, los análisis sugieren que existe un sesgo de preferencia entre los votantes hacia los candidatos masculinos. Además, los partidos políticos contribuyen a reproducir la infrarrepresentación de las mujeres en los cargos electos al presentar menos candidatas en distritos electorales donde el sesgo electoral es alto. Para promover el acceso de las mujeres a los cargos políticos, la ley de 2000 para promover la igualdad de acceso de las mujeres y los mandatos mentoelectorales y los cargos electivos, también conocida como ley de paridad, exige que los partidos políticos franceses nominen mujeres como el 50 % de sus candidatos o se enfrenten a sanciones económicas. Como era de esperar, la aplicación de esta ley ha llevado a un aumento en la proporción de mujeres candidatas. Sin embargo, esta proporción es relativamente menor en los distritos electorales donde la votación es reñida en comparación con aquellos donde la mayoría se obtiene más fácilmente. En estos distritos competitivos, pagar una multa por no cumplir con la regla de paridad es más ventajoso que el riesgo de perder la elección al postularse una mujer en lugar de un hombre. Esto sugiere que los partidos siguen prefiriendo presentar candidatos masculinos en lugar de femeninos para aumentar sus posibilidades de ganar.”

¿Stranger Things con un mensaje contra la corriente? ¿Dónde se afirma la responsabilidad individual?

Empecé a ver Stranger Things cuando salió pero la dejé al final de la primera temporada. Me parecía simple…, y tonta. Pero parece ser que tiene su contenido, que no es solamente una historia típica de suburbio yanqui. Hay quien encuentra en la cuarta temporada un mensaje que va contracorriente de lo que predomina actualmente, donde todo tiene que ser políticamente correcto.

En una nota de Rachel Lu publicada en Law & Liberty con el título “The Nostalgic Genius of Stranger Things” , https://lawliberty.org/the-nostalgic-genius-of-stranger-things/ , entre otras cosas comenta:

“Operando bajo la cubierta del velo de la nostalgia, Stranger Things explora temas potencialmente explosivos de maneras que invitan a la reflexión y, a veces, bastante conmovedoras. La historia de fondo de Vecna ​​se explora con cierta profundidad, en parte para dejar en claro que él no es, ante todo, el producto de la «mala infancia» estereotipada. Mientras tanto, tanto Eleven como su amigo Max Mayfield (Sadie Sink) tuvieron una infancia trágica; ambos han sido victimizados de manera grave por personas en las que tenían motivos para confiar. Los abusadores nunca son excusados, pero el enfoque del programa no está en el abuso y el trauma, sino en los esfuerzos de las niñas por superar ese pasado problemático, trabajando por algo honorable en lugar de convertirse en monstruos. La implicación es clara. Las personas deben asumir la responsabilidad de la trayectoria de su vida, incluso si han sufrido una injusticia real. Todo el mundo tiene sus propios monstruos para luchar.”

Tres barreras a la libertad: el tribalismo (vs pluralidad), el cientificismo (vs orden espontáneo)y la falta de memoria

Cuando el Muro de Berlín cayó parecía que se había terminado la discusión sobre el orden social y habíamos comprendido las ventajas de un orden liberal, de respeto a las libertades individuales. Si miramos cómo está ahora el mundo veremos que eso no ocurrió. En una interesante nota, Emily Chamlee-Wright, presidente del Institute of Human Studies trata ese tema planteando que el problema es el “tribalismo”, el “cientificismo” y la falta de memoria.

El tribalismo, nuestra forma de vida por 200.000 años es lo opuesto a la pluralidad, a la aceptación de otros; el cientificismo es creer que se tiene el conocimiento y la sabiduría para organizar la sociedad; la falta de memoria se refiere a que no volvemos a considerar la importancia de ciertas normas que nos permitieron desarrollar la sociedad (el derecho de propiedad, por ejemplo)

Se titula: Three Forces That Threaten Liberalism and How To Counter Them: https://www.discoursemagazine.com/ideas/2021/09/21/three-forces-that-threaten-liberalism-and-how-to-counter-them/

“El liberalismo es el sistema filosófico, moral y político que comienza con la presunción de que los seres humanos, todos nosotros, somos iguales dignos unos de otros. De este punto de partida se desprenden otros principios liberales como la libertad individual, la igualdad de derechos, el estado de derecho, la tolerancia, la apertura intelectual y el pluralismo.

La historiadora económica Deirdre McCloskey observó que el liberalismo es la madre del aumento del 3000% en la abundancia material que el mundo ha disfrutado durante los últimos dos siglos y medio. Debido a que el liberalismo reconoció la dignidad de la persona común, aprovechó la creatividad, el ingenio y la capacidad productiva de la humanidad, dando paso a condiciones dramáticamente mejoradas, vidas más largas y más espacio para la experimentación económica, científica y cultural. El liberalismo cambió el control político de un estrecho grupo de autócratas y élites terratenientes a un cuerpo de ciudadanos autónomos. Al apoyar el intercambio abierto de ideas, el liberalismo nos convierte en socios en el descubrimiento y la búsqueda de la verdad, lo que a su vez traspasa los límites del conocimiento y el progreso humano.

Por supuesto, el liberalismo en la práctica nunca ha estado a la altura de sus ideales. Pero con el tiempo, esos ideales nos han guiado hacia una mayor libertad, igualdad y prosperidad humana.

Ahora, tenemos buenas razones para preocuparnos de que el antiliberalismo esté en aumento, globalmente y aquí en casa. Los países que alguna vez pensaron en un camino claro hacia una democracia liberal estable (Polonia y Hungría, por ejemplo) han dado un giro a la derecha hacia el nacionalismo de sangre y suelo. China, que alguna vez tendió hacia una mayor libertad económica y libertad de expresión, ahora se ha movido hacia un autoritarismo férreo.”

¿Existe la «naturaleza humana? Cuáles son los siete valores universales que encontrás en toda sociedad

¿A qué llamamos “naturaleza humana”? Han de ser ciertas características que tenemos en común, las que no son solamente físicas, sino que se extienden también a ciertos valores y conductas que son comunes en todo tipo de sociedad, bajo distintos tipos de culturas. ¿Existen esos valores comunes que encontraríamos a pesar de vivir en culturas muy diferentes?

En un paper titulado “Moral Universals: A machine-reading analysis of 256 societies”, Mark Alfano, Macquarie University; Marc Cheong, University of Melbourne y Oliver Scott Curry, University of Oxford, presentan una investigación cuyo resultado es comentado de esta forma:

https://osf.io/86qry/

¿Cuál es la prevalencia transcultural de los siete valores morales postulados por la teoría de “Moralidad-como-Cooperación”? Investigaciones anteriores, utilizando la codificación manual de relatos etnográficos de ética de 60 sociedades, encontró ejemplos de la mayoría de las siete morales en la mayoría de las sociedades, y observó esta moral con igual frecuencia en todas las regiones culturales. Aquí lo extendemos al análisis, mediante el desarrollo de un nuevo diccionario de moralidad como cooperación (MAC-D) y el uso de Investigación lingüística y conteo de palabras (LIWC) para descripciones etnográficas de ética en código de máquina de 196 sociedades adicionales (todo el corpus HRAF). Una vez más, encontramos evidencia de la mayoría de las siete morales en la mayoría de las sociedades, en todas las regiones culturales. El nuevo método nos permite detectar pequeñas variaciones en la moral a través de la región y la estrategia de subsistencia. Y con éxito validar la codificación de la máquina contra la codificación manual anterior. Estos hallazgos dan más apoyo a la teoría de la «moralidad como cooperación». Y MAC-D surge como la más herramienta completa y bien validada para la lectura automática de corpus morales. Discutimos el limitaciones del estudio actual, así como las perspectivas para futuras investigaciones.”

¿Cuáles son esos valores comunes que investigaron los autores?

Ama a tu familia,

Sé leal a tu grupo,

Devuelve favores,

Sé valiente y generoso,

Respeta a tus superiores,

Divide los recursos en disputa de manera justa y

Respeta la propiedad