El origen del dinero en un artículo de Menger, que luego Radford presenta en una experiencia

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico y Social de UCEMA, continuamos viendo el tema del dinero y la banca. Para ello, leemos primero un artículo de Carl Menger titulado “El origen del dinero”. Allí dice:

“ En el comercio primitivo el hombre económico toma conciencia, aunque en forma muy gradual, de las ventajas económicas que se obtendrían si se explotaran las oportunidades de cambio existentes. Los objetivos de este hombre están dirigidos, primera y principalmente, de acuerdo con la simplicidad de toda cultura primitiva, a lo que está al alcance de la mano. Y sólo en esa proporción entra en el juego de sus negocios el valor de uso de las mercancías que busca adquirir. En tales condiciones, cada hombre intenta conseguir por medio del intercambio sólo aquellos productos que directamente necesita y rechaza los que no necesita o ya posee de manera suficiente. Es evidente que en esas circunstancias la cantidad de acuerdos comerciales realmente concretados se halla dentro de limites muy estrechos, Consideremos con qué poca frecuencia nos encontramos con una mercancía que es propiedad de cierta persona y que tiene menos valor en uso que otra mercancía propiedad de otra persona, dándose para esta última la situación inversa. ¡Mucho más extraño aun es el caso en el cual estos dos individuos se encuentran! Pensemos, en realidad, en las peculiares dificultades que obstaculizan el trueque inmediato de productos en esos casos, en los que la oferta y la demanda cuantitativamente no coinciden: en los cuales, por ejemplo, una mercancía indivisible debe ser intercambiada por una variedad de productos que son posesión de diferentes personas o por mercancías tales que sólo se las demanda en determinadas oportunidades y que únicamente pueden ser suministradas por ciertas personas. Incluso en el caso relativamente simple y a menudo recurrente en el que una unidad económica A requiere una mercancía que posee B y B necesita una que posee C mientras que C quiere una que es propiedad de A, aun aquí, conforme a una regla de simple trueque, el intercambio de los bienes en cuestión, como regla general y por necesidad, no se realizaría.

Estas dificultades se habrían convertido en obstáculos insuperables para el progreso del comercio, y al mismo tiempo para la producción de bienes que no requirieran una venta regular, si no se hubiese hallado una solución en la naturaleza misma de las cosas, es decir, los diferentes grados de liquidez (Absatzfähigkeit) de los productos. La diferencia que existe en este sentido entre los artículos de comercio tiene enorme importancia para la teoría del dinero y del mercado en general. Y el no haber tomado en cuenta adecuadamente este hecho para explicar los fenómenos del comercio no sólo constituye una brecha lamentable en nuestra ciencia sino también una de las causas esenciales del estado de retraso de la teoría monetaria. La teoría del dinero necesariamente presupone la existencia de una teoría de liquidez de los bienes. Si logramos aprehender esto podremos entender cómo la suprema liquidez del dinero es sólo un caso especial -que únicamente presenta una diferencia de matiz- de un fenómeno genérico de la vida económica, es decir, la diferencia en la liquidez de las mercancías en general.”

 

Al mismo tiempo, leemos  LA ORGANIZACIÓN ECONÓMICA DE UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN; R.A. RADFORD (Economica, Nov. 1945):

La moneda-cigarrillo

“Aunque los cigarrillos presentan ciertas peculiaridades en su función de moneda, cumplían todas las funciones de una moneda metálica como unidades de cuenta, como medidas de valor y como depósito de valor, y presentaban la mayoría de sus características. Eran homogéneos, razonablemente duraderos, y del tamaño adecuado para las pequeñas transacciones, y en paquetes, también para las más grandes. Por cierto, que también podían ser «aligerados» retorciéndolos entre los dedos, de forma que caían hebras de tabaco.

Los cigarrillos se vieron también sujetos a la Ley de Gresham. Algunas marcas eran más populares que otras entre los fumadores, pero a efectos de su función como moneda, un cigarrillo era un cigarrillo. En consecuencia, los compradores usaban las peores calidades y la tienda raramente se vio en posesión de las marcas más populares: cigarrillos como los Churchman N° 1 se usaban muy poco en el comercio. Una vez, empezaron a circular cigarrillos hechos a mano con tabaco de pipa. El tabaco de pipa era distribuido por la Cruz Roja a una tasa de 25 cigarrillos la onza y esta era la tasa generalmente utilizada en los intercambios, pero con una onza se podían conseguir 30 cigarrillos de confección casera. Naturalmente la gente que poseía cigarrillos hechos a máquina, los rompía y volvía a liar el tabaco, de forma que los verdaderos cigarrillos desaparecieron prácticamente del mercado. Los cigarrillos hechos a mano no eran homogéneos y los precios no podían expresarse ya en ellos con seguridad: todo el mundo examinaba cada cigarrillo antes de aceptarlo y rechazaba los delgados o exigía uno extra como compensación. Durante algún tiempo sufrimos todas las consecuencias de una moneda depreciada.

Los cigarrillos hechos a máquina fueron siempre universalmente aceptados, tanto por lo que podían comprar como por sí mismos. Era precisamente su valor intrínseco lo que daba lugar a su principal inconveniente como moneda, una desventaja Que se da también, aunque en mucha menor escala, en el caso de la moneda metálica, es decir, el hecho de la existencia de una fuerte demanda con fines no-monetarios. En consecuencia, nuestra economía se veía sometida repetidamente a deflaciones y períodos de escasez de dinero. Mientras las entregas de la Cruz Roja de 50 ó 25 cigarrillos por individuo y semana se producían con regularidad y mientras existían stocks adecuados, la moneda-cigarrillo servía admirablemente a nuestros propósitos.

Pero cuando las entregas se interrumpían, los stocks desaparecían rápidamente, los precios caían, el comercio declinaba en volumen y se convertía cada vez más en trueque. Estas tendencias deflacionistas eran periódicamente compensadas por la repentina inyección de moneda nueva. Los paquetes privados de cigarrillos llegaban a cuentagotas a lo largo del año, pero la mayor parte llegaba cada trimestre cuando la Cruz Roja recibía su asignación de servicios de transporte. Varios cientos de miles de cigarrillos podían llegar en el espacio de una quincena. Los precios se disparaban, hasta que empezaban a bajar, primero despacio pero con creciente rapidez a medida que los stocks se agotaban, hasta que llegaba la siguiente distribución importante. La mayor parte de nuestros problemas económicos se podían atribuir a esta fundamental inestabilidad.”

 

15 pensamientos en “El origen del dinero en un artículo de Menger, que luego Radford presenta en una experiencia

  1. RESUMEN
    El texto trata sobre la moneda, sus diferentes grados de liquidación y valor en el mercado, su forma de servir cómo medio de intercambio y todas las variantes que está puede tener.
    Explica los orígenes de la misma y cómo fue evolucionando su funcionamiento.
    La economía de intercambio hoy en día ya no tiene mucho sentido para la población en general, sin embargo para los prisioneros que viven en campos de concentración es la base de su supervivencia.
    Describen cómo hacían los prisioneros para obtener los recursos que quieren y cómo el cigarrillo se volvió el medio de intercambio más importante.

    NOVEDOSO
    Hoy en día, la persona que se hace de dinero está en ventaja sobre el resto, pudiendo obtener todos las cosas que el mercado ofrece. Cómo dice el autor “Pecuniam habens, habet omnem rem quem vult habere (tener dinero significa tener todo lo que valga la pena tener).” El que tienen productos que no sean dinero deberá intercambiarlos por dinero para poder competir en el mercado
    Sin embargo, esto no ocurre en todas las sociedades. La unidad del mercado y la existencia de un precio único variaba directamente con el nivel de organización y comodidad en el campo. En los campos de concentración, por ejemplo el de India, el cigarrillo se convirtió en patrón de valor y en moneda corriente.

    PREGUNTAS
    ¿Porque los cigarrillos valían más que los Marcos?
    ¿Porqué cayó el precio del dinero en los campos de concentración?
    ¿Hoy en día funcionaria el patrón oro?

  2. Resumen:
    Primeramente, tenemos a Menger que nos presenta el origen del dinero, empezando por la visión objetiva: esa moneda que venia del oro o la plata no era mas que un disco sin valor a los ojos de la opinión pública, pero la realidad es que si tenia valor. El dinero tiene su origen en las transacciones, el intercambio por un bien de valor similar (entendiendo así que todas las personas podían reconocer y asignar valores intrínsecos a los productos que intercambiaban) pero con el tiempo surge la pregunta de utilizar un medio físico para asignarle valor a los productos e intercambiarlos con este medio: la moneda. Llevando a cabo experimentos se desarrolla algo esencial para el uso de la moneda: una teoría del dinero, una explicación para este medio de intercambio. Es entonces que Menger presenta el concepto de liquidez, los factores que influyen en esta, qué la causa y qué hacer frente a diferentes situaciones. En pocas palabras el concepto de liquidez nos muestra la facilidad para vender un bien. Por ejemplo, será distinto comprar un bien (a un precio solicitado) que venderlo (a un precio ofrecido) y el margen de diferencia en estos precios nos muestra su grado de comercialización, y por ende, qué tan fácil es vender un bien, es decir, su liquidez.
    Siguiendo la línea de Menger, Radford nos muestra un extenso experimento donde la moneda no es el conocido disco de metal, sino que la moneda con las que realizan las transacciones es el cigarrillo. Y el escenario donde lleva a cabo este experimento es una prisión, siendo los prisioneros sus conejillos de Indias. Y a pesar de lo que pueda opinarse de él, su experimento resultó exitoso. Usando el cigarrillo como moneda y presentándoles a los prisioneros diferentes situaciones observa cómo estos se comportan y reaccionan de acuerdo. Observa comportamientos y cómo evoluciona esta “sociedad” iguales a los que podemos ver hoy en día en cualquier lugar del mundo. ¿Podría esto explicar el origen del dinero como lo explica Menger y el paso del trueque al uso de la moneda? ¿Podría este experimento explicar cómo llegamos a donde estamos hoy y demostrar que los comportamientos económicos son simple naturaleza humana? La respuesta es sí. Esto es lo que Radford exitosamente logra demostrar.

    Novedoso/interesante:
    Lo que me parece interesante es que más allá de los tecnicismos (costos de producción, transporte, etc.), nosotros somos quienes le asignamos valor al medio de intercambio independientemente de la forma que este tome ya que ambos autores nos proponen implícitamente esta idea de tener un medio para transaccionar, para negociar, para comerciar con otros. Actualmente decimos que los bienes que compramos son costosos, pensamos que un pedazo de papel o un disco de metal tiene mucho valor, pero no nos toma mucho tiempo llegar a la conclusión de que nosotros fuimos quienes creamos todo esto, no tenemos a nadie mas a quien culpar cuando no nos alcanza el dinero para llegar a pagar las cuentas y comprar las cosas hasta el fin del mes. Nosotros somos quienes le asignamos un valor determinado y por ende dos pedazos de papel exactamente iguales no valen lo mismo. Me parece interesante que con Radford vemos una expresión de la naturaleza humana frente a los comportamientos económicos cuando relata las observaciones que hace sobre la evolución de los prisioneros. Lo que hacen ellos solos por simple naturaleza, por tendencia a comportarse como lo hacen. Vemos que esas tendencias, esos comportamientos, están dentro de ellos y se comportan como una sociedad en sí mismos cuando fuera de la prisión son considerados los parias de la sociedad y se ve la ironía en la situación, pero también el asombro al ver como se organizan a su manera.

    3 preguntas al autor:
    1) Hacia el final Radford nos da la idea de que el trueque va desapareciendo, ¿pero cree que algún día puede desaparecer por completo, sabiendo que esto es prácticamente imposible?
    2) Para Menger, primero dice que se veía a la moneda como un disco de metal sin valor, pero luego dice que en realidad si tenía valor, ¿cómo o por qué cree que sucedió esta transición?
    3) Para Radford, ¿qué cree que hubiera pasado con la economía interna de la prisión si no estaban presentes los mencionados créditos?

  3. MERGER

    RESUMEN:

    El texto leído esta semana, sigue la idea vista la semana anterior de Say y el rol del dinero como medio de intercambio, aunque personalmente creo que la idea de Say era algo mas completa, sin desprestigiar a Merger el cual hizo un buen trabajo. El autor comienza resaltando que no hay una teoría general de por que las personas utilizamos determinados bienes como medios de intercambio o reservas de valor, según el no hay una teoría satisfactoria del dinero. El hecho de que las monedas cumplan el prestigioso rol que cumplen en la actualidad no es respondido por el simple hecho de ser utilizadas para comerciar y adquirir otro tipo de bienes que uno no posee, sino que en un principio uno creería que son reconocidas y acuñadas legalmente como moneda corriente por el gobierno, lo que le da el status social que posee actualmente. El autor disiente de esta postura, ya que no hay material histórico que pueda certificar esto, no existe un pacto entre los ciudadanos de reconocimiento a algunos medios de intercambio. Los seres humanos, históricamente y desde nuestros orígenes primitivos, conocemos la importancia de la ganancia de explotar lo que tenemos a mano, pero se complejiza el hecho de progresar como sociedad simplemente utilizando el trueque, ya que como hemos visto en clase, acarreamos con problemas de coincidencias de necesidades. Merger añade un punto interesante a esta discusión y es sobre el tópico de liquidez, ya que hay algunos productos que son mas líquidos que otros. El hecho de que hay bienes que se venden con mayor facilidad que otros nos da como resultado que no podemos vender un bien al mismo precio que lo compramos, hay bienes que se deprecian en un intervalo de tiempo mas breve que otros y bienes que sostienen su validez de forma mas sostenida. Por estos motivos, si utilizamos el trueque, significaría que hay personas que venden bienes a un precio menor del esperado, ya que lo sostuvieron demasiado tiempo en venta sin poder venderlo y su bien se deprecio o no tiene la liquidez suficiente como para ser vendido o intercambiado. A esto, el autor lo llama márgenes de precios. ¿Cuántas personas desean mi bien? ¿Tienen el capital suficiente como para obtenerlo? ¿Hay una verdadera relación entre la necesidad del comprador y la mercancía que tengo disponible para vender? ¿Están las condiciones como para que el mercado sea un medio disponible para efectuar una eventual negociación? ¿Qué tipo de limitaciones al consumo existen en este territorio?
    Merger hace un punto interesante sobre otro tipo de limitaciones, tanto temporales como territoriales. El hecho de la necesidad de mercancías para fabricar determinado bien, la logística de transportar, tanto el bien vendido/en vísperas de vender como la materia prima que será la producción final. ¿Qué tan extenso es el mercado en cuestión? ¿Hay diferencias en el precio en el mercado local/nacional/internacional?
    A continuación, añade impedimentos relacionados con el tiempo. La durabilidad de los bienes en cuestión, el costo de guardarlos y preservarlos, la especulación sobre el precio del mismo a largo plazo y las restricciones, reglamentaciones que tienen que ver con la política. Aquí el autor comienza a cerrar conclusiones y a explicar finalmente las definiciones declarativas con las que comenzó su paper. ¿Qué genera que haya bienes mas vendibles que otros?
    Este tipo de situaciones trae consigo el hecho de que hay personas que van a vender sus bienes líquidos mas rápido y a precios esperables, lo que generara que se rompa la igualdad inicial. Las personas que no vendan sus bienes, lo cambiaran por bienes que tengan mas liquidez, para venderlos luego, agregando una operación extra a comparación del primer caso. Aquí hay un punto interesante, es el interés personal el que mueve a las personas a generar intercambios y transacciones, sin ningún pacto legal ni normativa que indique esto. Este es un punto importante que refuta mi comienzo de resumen, donde especifique el hecho de que no porque un gobierno acuñe monedas significa que va a tener el respaldo y confianza social, sino que son las personas las que tienden hacia ese equilibrio. El dinero es producto de un establecimiento social.
    Una vez que a esos bienes líquidos se les otorga el nombre dinero, su liquidez aumenta aun mas, ya que las personas intercambian sus bienes por dinero, para luego adquirir aquello que desean. Aquí es donde hay personas que salen perdiendo, debido a que sus productos no son intercambiados por dinero por carecer de demanda, por ejemplo, maquinaria muy especifica. Si una persona debe cambiar todo su stock de maquinas por dinero para pagar deudas, es normal que las venda a un precio ínfimo, debido a la desesperación y a la inelasticidad de su oferta, aceptando cualquier suma de dinero que ofrezca un posible comprador, provocando una de las diferencias que Menger explica muy bien en su texto entre compras forzadas y ventas forzadas y las consecuencias de estas diferenciaciones. Aquí comienza el punto central del paper y una de las ultimas definiciones, ¿Por qué los metales fueron orgullosos portadores de ser medios de intercambio y reserva de valor? Por el simple hecho de la altísima liquidez que poseen. Los metales han sido empleados como dinero ya que cumplían con las condiciones para serlo, eran bellos y codiciados, muy utilizados en diversas formas a lo largo del tiempo, ya cumplían otras funciones antes de ser dinero, pueden ser convertidos a precios por su sostenimiento de valor a lo largo del tiempo, puede ser acuñado y se puede mutar su forma. Finalmente, el autor da el puntapié final con el que concluye su punto, las personas le otorgaron su voto de confianza para que así sea, dándole el diploma y catalogándolo como dinero.

    INTERESANTE/LLAMATIVO:

    Me pareció muy interesante el rol del gobierno en la cuestión del dinero y los medios de intercambio. Si bien es cierto que el dinero no es dinero por una norma o legislación gubernamental, las personas que hacen uso del poder y ejercen su función en los poderes también ocuparon un rol central en la implementación de una de las practicas mas importantes para los seres humanos. El dinero es derivado por intereses sociales, eso esta claro, pero que el gobierno reconozca determinada moneda como legal la perfecciona y le da mayor rango de implementación. Por ejemplo, en el año 2001 las cuasimonedas utilizadas por gran parte de la población de nuestro pais eran bonos emitidos por el gobierno nacional. Los Patacones eran utilizados en una cantidad de transacciones de bienes y servicios fenomenal, los cuales no solo incluían ferias de trueque, sino también gasolineras, por ejemplo. En cambio, si estas cuasimonedas no hubiesen sido reconocidas a nivel nacional por el Gobierno de la Nación, difícilmente hubiesen tenido la confianza social. Siguiendo esta linea, el rol del gobierno es clave en el impacto de la ley, impidiendo la falsificación, permitió el desarrollo dentro de un marco normativo y legal optimo. De todas formas, sigue siendo una practica social que surgió de resultados espontáneos.

    PREGUNTAS:

    ¿Qué rol cumpliría la tasa de interés en los limites espaciales y territoriales que menciona el autor?

    ¿Con métodos económicamente eficientes, trasladándose de mercado, no cree que en otro lugar podría vender un bien que adquirió a un precio mayor aunque recién lo haya adquirido?

    ¿Es un arma de doble filo darle al gobierno el monopolio del dinero?

    LA ORGANIZACIÓN ECONOMICA DE UN CAMPO DE CONCENTRACION:

    RESUMEN:

    Personalmente, me pareció una historia fascinante y muy interesante, donde se pueden ver plasmadas en la realidad muchos conceptos que estudiamos en la teoría. La historia se ubica espacialmente en campos de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial, relatando la historia de los campos italianos y alemanes. Los prisioneros tenían como objetivo subsistir, intentando mejorar sus niveles de vida dentro del encierro. El campo de concentración alemán albergaba 1200-2500 personas, las cuales intentaban intercambiar bienes y raciones que recibían de Cruz Roja, de sus respectivos campos y autoridades, en ultima instancia, de sus familias. En este ultimo punto radica la desigualdad entre los habitantes de estos campos, ya que algunos recibían bienes en mayor cantidad. El cigarrillo era patrón de valor, las personas le habían otorgado su confianza para ser el intermediario entre sus intercambios, apareciendo escalas de valor sobre los bienes que podrían adquirir a cambio de determinadas cantidades de cigarrillos. Los cigarros alcanzaron estado de moneda, en una comunidad donde no había trabajo ni producción, los precios eran establecidos por la oferta y la demanda respectiva y relacionada al momento y lugar. La organización económica era cada vez mas prospera y acomodada, tal así, que comienzan a aparecer “empresarios” los cuales ofrecían algunos servicios. El ejemplo citado en el texto empleaba servicios de contador, pero quebró al poco tiempo. Dentro de los campos había variedad de nacionalidades, en algunos sectores había personas de India, por ejemplo, los cuales tenían algunas dificultades para comerciar con ingleses o franceses por la barrera del idioma.
    El hecho de que se empleara el uso de cigarrillos para comerciar generaba que aparezcan algunas personas con mayor habilidad para negocios, vendiendo a precios altos en el aumento de demanda adquiriendo mayor stock de cigarrillos, comprando en precios bajos y generando capital. La facilidad que otorgaba este bien para cumplir este rol era su homogeneidad, el hecho de ser duradero y de tamaño adecuado como una moneda, por ejemplo. El problema era si los cigarrillos no llegaban o llegaban en cantidades exageradas de golpe. Si Cruz Roja dejaba de enviar cigarrillos la economía entraba en deflación, disminuía el comercio y las personas se veían obligadas a cambiar panes por manteca o leche en polvo mediante el trueque. De golpe, ingresaba una inyección de cigarrillos, lo que aumentaba los precios por el aumento de la oferta monetaria, hasta que había una corrección con la estabilización del comercio mediante cigarrillos. El hecho de que a veces ingresaban cigarrillos, a veces había poco stock, otorgaba inestabilidad en el proyecto, que a veces era compensado con la llegada de nuevas personas que consumían y traían mas bienes a esta economía. Los rumores de guerra también cumplían un factor importante, sobre todo en el humor de las personas, lo cual traía consecuencias en el comercio. Cerca del día D de la guerra todo tomaba un rumbo positivo, el comercio estaba rindiendo sus frutos y los precios eran estables, por lo que se inaugura un nuevo local en este campo, con nuevos bienes y servicios ofrecidos a los prisioneros. Para poder ofrecer una forma mas equilibrada de comprar bienes y ofrecerlos a los prisioneros, se crea un nuevo sistema de medio de intercambio, llamado marco fuerte. La tienda compraba bienes al exterior y vendía sus bienes en cigarrillos o papel moneda. Este sistema fue sostenible hasta que el local fue bombardeado, obligando a volver nuevamente al sistema anterior.
    La economía del campo de prisioneros atravesaba un momento de ajuste y de nueva adaptación, ya que debían implementar nuevamente el comercio mediante cigarrillos, lo que obligo al establecimiento a fijar precios de bienes/cigarrillos en la pizarra utilizada anteriormente para crear intercambios. Cualquier persona que ofrezca un bien a cambio de una paridad distinta a la establecida por la pizarra era violentado, por lo que no podían cambiar los precios. Esta fijación trajo consigo desabastecimiento y posterior creación de mercado negro, junto a una posterior deflación por falta de cigarrillos que fue corregida (o parcialmente corregida) por las fuerzas de la oferta y la demanda.
    La opinión publica, en general, opino de esta situación y critico duramente a los especuladores en este tipo de situaciones tan graves para todos los habitantes. La opinión en general al comercio era muy negativa y pesimista, llegando a preguntar si los que no fumaban debían recibir de todas maneras una ración de cigarrillos. La opinión ante una fijación de precios fue positiva. Finalmente, los habitantes del campo de concentración, cerca de 1945, atravesaban un momento algo complicado por la deflación que no habían podido solucionar por la falta de cigarrillos y el desabastecimiento generalizado de los alimentos, los cuales eran cambiados por cigarrillos con fines no monetarios, quizás, por el humor relacionado a la guerra. Las ofertas a cambio de cigarrillos abundaban y nadie las empleaba, mientras las materias primas se depreciaban, los aliados culminaron las operaciones y la Segunda Guerra Mundial termino.

    INTERESANTE/LLAMATIVO:

    Lo que mas me intereso de esta historia fue el rol de los precios relativos y su distorsión por nacionalidades. El hecho de que en un campo de prisioneros haya variedad de nacionalidades da lugar a una multiplicidad de sucesos, ya que al haber muchas costumbres distintas, hay consumos y gustos distintos. El autor cita un caso en una especie de cueva o caverna dentro del campo de prisioneros donde residían en general ingleses. Los ingleses no son de tomar café, en general, prefieren consumir infusiones como té. Un francés, consumiría más café en términos relativos. Por lo que es mas probable que en la caverna de los ingleses, el café tenga un precio mucho menor, por lo que seria inteligente adquirir el café aquí a cambio de una suma de cigarrillos menor que la media e intercambiarlo por una cantidad de cigarrillos mayor en la caverna residida por franceses. Este es el ejemplo que se cita en la historia, personalmente me llamo la atención y me pareció apropiado este tipo de transacciones. El hecho de que, al final de la guerra, los alimentos tuvieran precios bajos por el bajo consumo por los cambios constantes por cigarrillos con fines no monetarios también me pareció llamativo. Finalmente, los párrafos donde se relata la emisión de papel moneda o marcos fuertes por la tienda de los establecimientos y el monopolio de la creación de medios de intercambio, cumpliendo el rol de un banco central, es realmente impresionante.

    PREGUNTAS:

    ¿Qué hubiese pasado si todos los habitantes del establecimiento comenzaban a fumar compulsivamente de repente?

    ¿Qué hubiese sucedido si los aliados no ganaban en 1945 y este tipo de organización perduraba un año mas en esas condiciones finales?

    ¿Si a este sistema económico le agregamos producción especializada y distribución del trabajo, que sucede?

  4. RESUMEN
    Menger nos explica, al principio de su texto, que el fenómeno del dinero carece de una explicación adecuada. Nadie ha desarrollado, hasta el momento en el que escribe, una satisfactoria teoría del dinero. La hipótesis de que los metales preciosos fueron promovidos como medio de intercambio adrede, por una ley, no es plausible según Menger, ya que no hay registro de ese presunto hecho en ningún documento histórico: sería de esperarse que, de haber sucedido tal cosa, hubiese quedado registrada en algún lado. Descartada esta hipótesis, Menger se refiere a los grados de ‘liquidez’ de los productos, pues considera que «la teoría del dinero […] presupone una teoría de liquidez de los bienes». Para explicar esta teoría, pone como ejemplo la clara dificultad que existe en vender un producto que acabamos de adquirir por el mismo precio por el que lo adquirimos. Por lo general, sólo podemos desprendernos de dicho producto por un precio menor, sufriendo una pérdida. Los productos son, así, más o menos líquidos dependiendo de con cuánta facilidad se los pueda vender en el momento conveniente. Menger habla también de «precios económicos», que son aquellos precios compatibles con la situación económica general, siendo más líquidas las mercancías de las que podamos desprendernos más fácilmente a este precio. En un mercado, el que lleva consigo productos altamente líquidos tendrá más facilidad para cambiarlos por la mercancía que desea, que el que no. El que no, desea cambiar sus productos poco líquidos por otros más líquidos, aún si no necesita estos productos en sí, pues al ser líquidos está seguro de que le servirán para intercambiarlos por lo que realmente necesite.
    Los productos que de esta manera se convirtieron en medios de cambio aceptables empezaron a denominarse ‘Geld’ en alemán, que significa, hoy en día, ‘dinero’. Cuando estos productos líquidos se convirtieron en dinero, su liquidez ya inicial aumentó sustancialmente. Los metales preciosos fueron el producto preferido por los pueblos para actuar de dinero, pues tenían un bajo costo de transporte en relación a su valor, duraban ilimitadamente y el costo de su atesoramiento era más bien bajo.
    Radford, en su texto, habla de la economía en un campo de prisioneros. En él, todos reciben más o menos la misma cantidad de benes esenciales, y a partir de ello, quedan libres de intercambiar dichos bienes entre ellos, procurándose los que más les interesan a cambio de los que menos. El autor cuenta cómo el cigarrillo, siendo un producto altamente deseable, se fue convirtiendo en medio de cambio hasta convertirse en algo muy similar a la moneda, que operaba por fuera del campo. Los cigarrillos, que antes eran una mercancía como cualquier otra, se convirtieron en moneda, y pronto empezaron a verse diferencias en los precios relativos de los productos, todos ellos en función de cantidad de cigarrillos. Todos querían tener cigarrillos, incluso si no fumaban, ya que con ellos podían comprar lo que más quisieran (Menger diría que los cigarrillos eran altamente líquidos). El comercio se fue desarrollando y extendiéndose hasta límites insospechados, como el establecimiento de monopolios, pequeñas empresas y hasta algo similar a un banco. El mercado surgió sin que existieran ni trabajo ni producción. También se sufrió en el campo el fenómeno de la deflación, cuando la gente empezó a adulterar los cigarrillos, creando los suyos propios y multiplicando así la cantidad de cigarrillos que podían obtenerse de uno solo. El cigarrillo pasó a ser así una reserva de valor poco confiable y de calidad variable, y los precios subieron, al igual que hubiera sucedido con una moneda depreciada. Todos los eventos que sucedían en el campo o fuera de él repercutían en el nivel de precios, al igual que sucedería en un mercado libre. Incluso llegó a crearse papel moneda, aunque su prosperidad no duró mucho. Se fijaron precios, también con resultados negativos a largo plazo, y la animosidad a los intermediarios (hoy serían empresarios) creció a lo largo del tiempo.
    Finalmente, el sistema terminó derrumbándose ante las diversas regulaciones establecidas por los oficiales del campo, sumadas a las consecuencias de la guerra.

    NOVEDOSO/SORPRENDENTE
    Me resultó interesante el concepto de Menger de “precios económicos”. No sé si entiendo bien a qué se refiere con ese término, ya que los define como “precios compatibles con la situación económica general”. No estoy segura de que exista tal situación en algunos países subdesarrollados, ya que en ellos la brecha entre ricos y pobres es enorme, y la clase media prácticamente inexistente. En un contexto así, no veo cómo puede existir un precio que sea “compatible con la situación económica general”, sino que aceptaría que los precios están más que nada relacionados con el valor intrínseco del producto y con la demanda del mismo que con el grado de liquidez de la mercancía.
    En cuanto al texto de Radford, me pareció sorprendente la claridad con la que las regulaciones al mercado terminaron teniendo resultados negativos en el comercio, y cómo la tentación de los hombres a dividir y refabricar los cigarrillos hizo de estos una reserva de valor menos confiable. Además de este particular, es sorprendente lo aplicable que resultan a la vida cotidiana todos los conceptos económicos que operaban en el campo de prisioneros, desde la deflación, inflación, monopolios y hasta incluso los créditos.

    PREGUNTAS AL AUTOR
    ¿Quién y cómo debería determinar, para Menger, un precio “económico”?
    ¿Por qué los oficiales no abandonaron la escala de precios recomendados cuando se dieron cuenta de que la situación había cambiado, y su principal fin no se estaba cumpliendo?
    ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre el “patrón cigarrillo” y el “patrón oro”?

  5. Resumen:

    Menger comienza “El Origen del Dinero” preguntándose cómo es que las personas se encuentran deseosas de poseer dinero o mercancías que no tienen ninguna utilidad para ellos más que para intercambiar, es decir, ¿cómo es que se aceptó y se confió en el dinero u ciertas mercancías como medios de cambio? Para esta pregunta, Menger encuentra que existe una diferencia central entre los medios de cambio aceptados y los no aceptados: la liquidez. Las mercancías más liquidas permiten, en primer lugar, desprendernos de ellas a precios compatibles con la situación económica general, “precios económicos” como los denomina Menger. Por ejemplo, si busco revender maíz, lo más probable es que lo pueda vender al mismo precio que lo compré, pero si busco revender lana probablemente tenga que aceptar un menor precio al que pagué originalmente. En segundo lugar, también se debe considerar que, si la mercancía puede venderse en cualquier momento y no presentar pérdidas al vendedor, será más líquida. Junto con estas 2 características (facilidad y tiempo), la liquidez también depende de si la necesidad por esa mercancía es constante o no, de su divisibilidad y de la oferta y la demanda por el producto. Sin embargo, también tiene límites como el hecho de que debe ser fácilmente transportable y almacenable, sin restricciones al comercio y que pueda ser preservado en el tiempo. Cuando un producto cumple con todas estas características anteriormente mencionadas, se puede entender por qué es que existen productos con que son más fácilmente comerciables ya que nos podemos desprender de ellos más fácilmente. A lo largo del tiempo, los individuos fueron cada vez más conscientes de este mecanismo y fueron abasteciéndose de mercancías más líquidas, aunque no las necesitaran, para satisfacer sus necesidades. De esta manera, se fueron aceptando ampliamente estas mercancías como medios de intercambio gracias a su capacidad de comercialización. Por último, la creación del dinero (el bien más líquido de todos) llevó a que todos buscaran convertir sus productos en dinero ya que nada les brindaba más certeza de que iban a poder satisfacer sus necesidades y a un precio económico que el hecho tener dinero en la mano.

    Por su parte, en su artículo “La Organización Económica de un Campo de Concentración”, Radford explica como las condiciones de la organización económica de la sociedad fuera de los campos se replica dentro de ellos, aunque con algunas modificaciones. La actividad económica en los campos de concentración surge espontáneamente y como respuesta a las preferencias individuales, que solo pueden ser satisfechas mediante un intercambio con los demás prisioneros. Los objetos de los intercambios se obtienen a partir de los paquetes de comida que todos recibían y de los paquetes privados con bienes más escasos como ropa y cigarrillos. Estos últimos terminan convirtiéndose básicamente en la moneda, es decir, se transformaron en un patrón de valor y los precios relativos se establecían a partir del valor de estos (por ejemplo, queso por 7 cigarrillos). Incluso los no fumadores estaban dispuestos a intercambiar por cigarrillos ya que reconocían su capacidad de comercialización. Sin embargo, los precios relativos eran diferentes de barracón a barracón pero el posteo de ofertas y demandas en un tablón público, el valor del cigarrillo se fue igualando en los distintos mercados. Ahora bien, a partir del nacimiento espontáneo de los mercados de intercambio, hubo individuos que supieron aprovecharse de las condiciones. Por ejemplo, algunos empezaron a vender su trabajo de lavandería a cambio de cigarrillos y otros que eran capaces de comunicarse con otros barracones gracias a que conocían el lenguaje, comenzaron a cobrar por sus servicios. Otros ahorraban y vendían sus mercancías los días en donde el precio llegaba a su máximo y así generaban ganancias.
    En definitiva, los cigarrillos cumplían la función de una moneda en el sentido que eran unidades de cuenta, depósitos de valor, homogéneos, duraderos y fáciles de transportar. Y como en cualquier mercado, en momentos donde se daban inflaciones y deflaciones, el pesimismo y optimismo sobre las noticias de la guerra y cambios en la oferta y la demanda, el nivel de precios cambiaba. Por último, también afectaba al comercio la opinión pública sobre ciertas situaciones. Por ejemplo, los elementos de aseo estaban excluidos del comercio porque eran muy escasos, los intermediarios eran mal vistos y el entendimiento general de que existía un precio “justo” para cada producto.

    Lo novedoso/importante:

    Del texto de Menger me pareció muy novedosa la manera en la que logra explicar el origen del dinero de una manera secuencial, pasando desde las creencias de los griegos a las dinámicas de las sociedades que intercambiaban con mercancías; hasta llegar a la creación del dinero y su paridad con los metales preciosos. Definitivamente lo más importante del texto de este autor es el concepto de la liquidez que, a mi parecer, está muy claramente explicado gracias al hecho de que Menger logró identificar todas las características necesarias para que un bien sea líquido, características que incluso reconocemos hoy en día. A su vez, me pareció interesante que el autor haya podido precisar el proceso que llevó a los individuos a darse cuenta que el trueque (tratar de encontrar una persona que tenga lo que necesito y que acepte lo que yo tengo) únicamente les hacía perder tiempo y que todo el proceso del intercambio se facilitaría mediante el establecimiento de un medio de cambio lo suficientemente líquido para poder desprenderse de este fácilmente.
    Por otro lado, el relato de Radford sobre como la actividad económica puede darse incluso en los lugares menos esperados es fascinante. El hecho de que en todo el campo de concentración se haya extendido la creencia en el cigarrillo como medio de cambio y que incluso hubiera un entendimiento generalizado, por lo menos entre los barrones cercanos, sobre un precio “justo” para las cosas me resultó muy novedoso, jamás me hubiera imaginado que algo así pudiera pasar. También, me resulta muy particular que procesos como la inflación y la deflación sucedieran en una economía tan cerrada y pequeña, definitivamente algo que no me esperaba que pudiera suceder. En definitiva, el relato de Radford es una excelente manera para entender como los individuos tienden a buscar mercancías líquidas para comerciar ya que reconocen cuan beneficioso es el comercio para satisfacer las necesidades propias y cuán necesario es tener un medio de cambio para facilitar el intercambio, tal y como postula también Menger.

    Preguntas:

    ¿Por qué los intermediarios eran mal vistos si, al fin y al cabo, estaban ofreciendo un servicio exclusivo y cobrando por el trabajo que le tomaba?
    ¿Cree que existe la posibilidad de que, por fuera de los campos, bajo una autoridad central se pueda establecer una escala de precios fija o fracasaría como lo hizo en el campo de concentración?
    ¿Por qué Menger desmerece a los griegos en sus primeras teorías sobre el origen del dinero si el autor básicamente termina estableciendo que las personas se pusieron de acuerdo en una cierta “ley general” de que siempre es mejor disponer de un bien líquido para comerciar? ¿No es básicamente lo mismo?

  6. 1)
    Menger comienza explicando que no hay una teoría general que explique porque determinados materiales son considerados valiosos y como moneda legítima para el trueque. Más adelante el autor habla sobre la teoría de la liquidez de las mercancías. Menger dice que cada hombre intenta conseguir por medio del intercambio sólo aquellos productos que directamente necesita y rechaza los que no necesita o ya posee de manera suficiente. También habla de la depreciación de los productos. Muchos productos no se van a poder vender al mismo precio del que se compró, ya que se devalúan con el tiempo. Se hacen viejos, más frágiles, pierden funcionalidad, entonces baja el valor. Otros objetos no se deprecian ya que sus cualidades no cambian, o es más, se aprecian con el tiempo, como el vino. Menger determina que los metales como el oro y la plata fueron considerados como moneda de trueque ya que eran óptimos para serlo: eran preciosos, fáciles de transportar, maleables, conservan su valor. Se convirtieron en dinero porque la gente estaba dispuesta a depositar su riqueza en ellos.

    Radford muestra una historia paralela. Aquí no se trata de una sociedad sino que de prisioneros de guerra. No había ni oro ni plata ni papel moneda que lo representara, entonces, como es natural, encontraron otro bien al que se le pueda atribuir valor: los cigarrillos. Como en toda comunidad, se empezó a formar un mercado, con precios (en cigarrillos) marcados por la oferta y la demanda, donde hasta empezaron a surgir “empresarios”. En su trabajo Radford logra demostrar que si hay una necesidad de un objeto con valor común para ser usado como moneda de trueque, la sociedad va a encontrar ese objeto no importa cual sea.

    2)
    Me parece interesante como las ideas del intercambio voluntario, el concepto de valor y las necesidades del mercado son una parte tan profunda de nuestra naturaleza humana. Donde sea que haya una comunidad de humanos, se va a inevitablemente crear un mercado en donde algún objeto va a ser considerado como una moneda. Esto se debe a la necesidad que tiene nuestra especie de cooperar para lograr nuestros propios intereses individuales, y simplificar y efectivizar este proceso lo más posible. Esto se ve en la sociedad general con los metales preciosos, el papel moneda o hasta, más recientemente, las criptomonedas, como en campos de prisioneros de guerra y cárceles para criminales; siempre se forma un mercado interno con precios regulados por la oferta y la demanda. Los humanos estamos programados biológicamente para funcionar más eficientemente en una sociedad de libre cooperación con el objetivo de lograr nuestros intereses personales.

    3)
    ¿Cuáles cree que son las principales características que tiene que tener una moneda, dada la cantidad de variedades de moneda muy distintas que existieron a lo largo de la historia?

    Cree que existen situaciones donde un mercado interno no se generará dentro de una comunidad, y que la distribución de bienes estará basada solo en el bien común?

    Hay casos donde el trueque entre bienes finales (i.e. lo que se quiere conseguir), sin el uso de la moneda por el medio, sea más eficiente que usar una moneda como representación de valor?

  7. Para empezar, el origen del dinero es el eje de ambos textos. Richard por su parte, se concentra en explicar el tipo de mercado y cómo funciona en un campo de concentración. Para el autor, cualquier cosa puede tener valor, por ende pasa a ser dinero, y cumple un rol importante en las organizaciones. Dentro del campo de concentración mencionado, Radford muestra cómo el mercado surge orgánicamente, no es forzado por el interés individual de los prisioneros. Con esto explica el origen del dinero mediante cigarrillos, que eran un medio de intercambio para los prisioneros. Cuando no había envíos, o se atrasaba, el valor de los cigarrillos caía, y cuando llegaban los precios se disparaban. Por otra parte, Menger también explica y teoriza el origen del dinero, que según él, no es una creación del Estado, ni que una autoridad eligió que los metales eran valiosos para ser moneda. Sino, que fue algo espontáneo de lo que necesita el individuo, al igual que Richard. El deseo individual es lo que se requiere para poder intercambiar, y a su vez tenían que encontrar a otro individuo con el mismo deseo de intercambio, o algo para intercambiar. Este era un proceso tedioso para el hombre, entonces el mercado fue eligiendo algún tipo de mercancía (los metales preciosos) ya que tienen un grado alto de liquidez.
    Personalmente, lo que encontré más sorprendente es la manera en que ambos autores explican la autogestión del mercado, y como este puede generar los mecanismos que necesita para los problemas que se presentan. Otra cosa muy interesante es ver la manera en la que el surgimiento del valor de dinero, y del dinero en si, es espontáneo y orgánico, y que las necesidades de un individuo son el eje del mismo, dándole lugar a la importancia necesaria a la individualidad.
    ¿Qué pasa si un bien pasa a ser dinero, sabiendo que este mismo con anterioridad era de libre intercambio?¿Pasa a ser este controlado por el Estado?
    De la manera en que surge el dinero, ¿es posible que el sistema bancario haya surgido así?
    ¿Por qué los prisioneros eligieron los cigarrillos como dinero y no otro?

  8. RESUMEN

    Por su parte, Carl Menger comenta cuál es problema en torno a que algunas mercancías fueron utilizadas como medios de cambio aceptados de manera universal y sumado a eso que los hombres aceptaban intercambiar los bienes que poseían. Entonces lo que plantea es que no se tiene conocimiento certero sobre cómo es que algunos bienes se utilizaron para el intercambio, sobre la naturaleza de los mismos, como los metales preciosos, o sobre la naturaleza de estos y qué funciones cumplen. Expresó que hasta el día de hoy no existe una teoría del dinero satisfactoria para todos. A lo largo del escrito menciona cuestiones como la teoría de liquidez de las mercancías, donde explica que los diferentes grados de liquidez de los productos es lo que actuó como solución a los problemas de naturaleza de los bienes ya que decir que un producto es más o menos líquido habla acerca de la facilidad con la este pueda comerciarse o no. A su vez, explica términos como el precio solicitado y el precio ofrecido, los cuales guardan relación con los precios a los que se compran y venden las mercancías, sumado a esto existe un margen entre uno y otro al cual también hace alusión. Luego, enumera las causas para que existan diferentes grados de liquidez, que son dados en diversas circunstancias económicas, espaciales y temporales. Finalmente realiza explicaciones acerca de las demandas de mercancías, los intercambios que sucedían y cómo de un producto llegaban a intercambiarlo por varios para llegar al que realmente querían, también cómo los metales preciosos llegaron a ser el bien con más importancia para el intercambio, los stocks, la influencia del gobierno, las leyes y regulaciones en torno al dinero y a modo de conclusión, que si consideraramos al dinero como una institución social sería más sencillo entender su origen.
    Por otra parte, Radford en su escrito hace una extensa explicación de cómo lo que sucedía en el comercio y el exterior podía suceder de manera análoga en un campo de concentración. Allí describe la situación dentro de estos lugares y qué sucedía con el comercio al interior del campo en el que él mismo se encontraba. Dentro del lugar se realizaban intercambios de unos bienes con otros y se llegó a hacer una economía con una moneda comun que eran los cigarrillos, se abrió una tienda y un restaurante, hasta se creó un papel moneda pero las constantes faltas de mercancías, subas y bajas en los precios hicieron difícil el mantenimiento del sistema al igual que los bombardeos y la situación exterior de la guerra.

    NOVEDOSO

    Lo novedoso del primer artículo tiene que ver con la falta de consenso en torno a una teoría del dinero, que hasta el día de hoy no existe una que sea capaz de satisfacer completamente a pesar de que existen diferentes teorías.
    En torno al segundo artículo, lo novedoso tiene que ver con que, personalmente, no tenía conocimiento acerca de lo que sucedió en los campos de concentración, la creación de un sistema económico y menos uno basado en las contribuciones de la Cruza Roja además de las provisiones que enviaban los que controlaban los campos. Además de que el medio de cambio eran los cigarrillos y a pesar de que trataron de incorporar un papel moneda no lograron superar la fortaleza que tenía el cigarrillo para realizar pagos por mercancías.

    PREGUNTAS AL AUTOR

    1- ¿ Por qué no se acepta al dinero como una institución social?
    2- ¿ Por qué se creó un sistema económico dentro de los campos de concentración si los alimentos e insumos iban a llegar de manera igual para todos los que allí se encontraban?
    3- ¿ Cómo los que controlaban el campo de concentración permitían inicialmente que se realizaran los intercambios, a pesar de que luego ellos se incluyeron dentro del sistema con la tienda y el restaurante?

  9. El origen del dinero – Carl Menger

    The economic organization of a P.O.W Camp” – Radford

    Resumen:

    A lo largo de este texto, el economista austriaco se propone investigar las causas del origen del dinero, es decir, de bienes que se convirtieron en medios de intercambio universalmente aceptables. Así en la segunda sección hace un repaso por las respuestas dadas hasta el momento en que escribe y explica como todas las respuestas que fueron dadas son insuficientes, por ejemplo, una de ellas era que estos bienes se convirtieron en moneda porque el gobierno lo dispuso y así todos comenzaron a usarlas. El gran problema con esta respuesta es que, de ser así, plantea Menger, tendríamos gran cantidad de fuentes históricas sobre los pactos o leyes que lo dispusieron, cuando en realidad no es así. A su vez, se sabe que la moneda ya venía en uso desde antes del surgimiento de estados y que es muy casual que siempre haya ciertos bienes que cumplen esa función como lo son los metales preciosos.

    A partir de esto, Menger se dispone a hacer un análisis sobre los intercambios, comienza explicando que “cada hombre intenta conseguir por medio del intercambio sólo aquellos productos que directamente necesita y rechaza los que no necesita o ya posee de manera suficiente”. Partiendo de este axioma, se logra explicar la gran dificultad que se tiene para intercambiar, que es la necesidad de la doble coincidencia, es decir, que ambos actores demanden justo la cantidad que está dispuesto a desprenderse el otro de los bienes en cuestión. Así, podemos entender como esto de los intercambios directos es un gran freno para el comercio, dejando entrever la gran necesidad de los medios de intercambio indirectos.

    Menger sigue su argumentación poniendo como origen de este problema a la diferencia de liquidez de los bienes en el mercado. El autor explica que la liquidez es el grado con el que una mercancía puede ser vendida a precios económicos, es decir, un precio de mercado. Luego, en línea con lo anterior, detalla las causas de esa diferencia de grados de liquidez, explicando de qué depende el grado de liquidez de cada bien. Así, el economista austriaco expone los limites espaciales y temporales de la liquidez y también, las propiedades del bien (su divisibilidad, durabilidad, transportabilidad, cantidad disponible y deseabilidad) como causantes e indicadores de la liquidez de una mercancía.

    De esta manera, Menger desarrolla como aquellos individuos que se presentan en el mercado con bienes que son altamente líquidos tienen ventaja, porque pueden demandar sin problema casi cualquier bien del mercado. Dado esta ventaja que presentan los bienes altamente líquidos, el autor explica que fue evolutivamente cómo los individuos dentro del mercado, para obtener los bienes que deseaban, primero se aseguraban de intercambiar lo que podían ofrecer por bienes de alta liquidez y así luego demandar sus bienes de interés con mayor rapidez y seguridad. Este comportamiento se fue expandiendo a lo largo de toda la sociedad, primero comenzando con los individuos más perspicaces y luego difundiéndose, así logrando que esos bienes con alta liquidez se convirtieran a su vez en medios de intercambio indirecto universalmente aceptables.

    Luego el economista austriaco, detalla como el caso de los metales preciosos es un fenómeno particular de este tipo de proceso, explica que lo que sucede es que son bienes con alta liquide que tienen propiedades que facilitan altamente su uso como medio de intercambio y por ello su universal aceptación fue algo que se dio repetidas veces en la historia y en distintas geografías, dada su fácil transportabilidad, alta durabilidad y homogeneidad.

    Así, Menger finaliza el escrito desarrollando que el dinero es una institución social de origen espontaneo, un producto no planificado de los esfuerzos específicamente individuales de los miembros de la sociedad, y no una institución estatal. Aun así, reconoce que el estado puede tener una influencia en el acuñamiento y mantenimiento de la confianza pública en el dinero, sin embargo, entiende que jamás podrá por sólo medio de un decreto estatal instituirse un nuevo medio de cambio universalmente aceptable.

    A este desarrollo teórico en economía, Radford le agrega un sustento empírico, presentándonos en el texto “The economic organization of a P.O.W Camp” con el caso del surgimiento y desarrollo de medios de cambio en la economía de un campo de concentración nazi. Esta economía, nos cuenta el autor, tiene la particularidad de que todos (o la gran mayoría de) los bienes que se comercian no son producidos por los comerciantes, sino que son provistos por otros, ya sea quienes dirigen el campo o la beneficencia. Lo que nos propone Radford es ver en este caso como un apoyo a la universalidad de la vida económica, incluso en situaciones extremas como un campo de concentración, todos los individuos se arreglaron con instituciones como el dinero para poder vivir mejor.

    Así el economista inglés nos relata como en una economía donde se comerciaban alimentos/provisiones, ropa, medicinas, algunos servicios y cigarrillos, éstos últimos se convirtieron en un medio de intercambio de universal aceptación en el campo, cumpliendo las funciones de unidad de cuenta, medida y depósito de valor. Esto se debía a que había una gran oferta y demanda, eran fáciles de transportar, relativamente homogéneos y maleables para hacer cuentas. El único problema que presentaban es que los cigarrillos presentan una fuerte demanda con fines no monetarios y junto a la imprevisibilidad sobre su provisión, se solía tener una gran fluctuación en el valor, dadas las recurrentes deflaciones e inflaciones.

    Además de sustentar la tesis de Menger del dinero como una institución social con el caso del surgimiento de los cigarrillos como moneda, Radford agrega detalles a su relato sobre la economía del campo, exponiendo como dependiendo del tamaño y condición del campo, los bienes tendían a converger a un precio único, como también, el caso del surgimiento de un café dentro del campo que permitía la fijación de precios y como frente a esto respondían los prisioneros. Todo lo desarrollado según Radford puede ser así, más que una contribución a la economía, una contribución a la sociología, en tanto, se muestra con este caso la universalidad de ciertas instituciones y manifestaciones del comportamiento humano, como lo son el mercado y el dinero.

    Lo novedoso:

    Me pareció muy interesante lo desarrollado por ambos autores, Menger es muy conciso en sus precisiones teóricas, siempre yendo al hueso, que junto con el detallado relato empírico del caso de los campos de concentración provisto por Radford, se complementan para dar una explicación bastante completa y armoniosa del dinero. Me parece muy interesante poder ver al dinero como una institución social, evolutiva y espontánea, una tesis que permite explicar el uso de conchas de mar como moneda en la antigüedad y hasta el fenómeno contemporáneo de las criptomonedas. Además de eso permite ver una vez más con lo visto en la materia, que la inflación o deflación son siempre fenómenos monetarios, dado que esta sería imposible en una economía de trueque. Esta tesis también tiene de relevante el poder de ubicar al gobierno fuera de la explicación del fenómeno así invalidando a todos aquellos políticos que pretenden controlar el dinero y hacerse cargo de las casas de la moneda, en todo caso deberán entender que la moneda lejos está de ser una institución estatal, sino una institución social espontanea.

    Preguntas para los autores:

    ¿Cuál es su opinión sobre las criptomonedas?

    ¿Creen que detrás de la deflación también hay un efecto Cantillón?

    ¿Cuál es el rol de un banco central?

  10. “El origen del dinero” Menger y “la organización económica de un campo de concentración” Radford
    CONCEPTOS DESARROLLADOS

    En el texto de Menger descubrimos, en primer lugar, que todas las mercancías con las que el hombre realiza intercambios responden a un grado de liquidez, en otras palabras, no es tan sencillo efectivizar el intercambio de un par de zapatos contra una ‘x’ cantidad de kilogramos de trigo cuando las percepciones subjetivas del valor del trigo y del zapato entre el granjero y el zapatero forman aquello que Menger denomina como margen. Esta teoría da forma a la primera y gran complicación a la que el humano se enfrenta a la hora de comercializar bienes y servicios. Entonces, dentro de la liquidez de una mercancía se pueden identificar por medio de el grado al cual una mercancía logra venderse en un mercado (divisibilidad de una mercancía, su demanda insatisfecha y su capacidad de ‘stockearse’, entre otros), los límites espaciales (infraestructura existente, demanda y oferta geográfica, entre otros) y las limitaciones del tiempo (durabilidad, preservación, entre otros). Entonces, nos ubicamos en el texto de Radford, donde encontramos que estas características sobre la liquidez de un producto se ven ejemplificadas en los cigarrillos dentro del campo de prisioneros del ensayo. En ese entonces, el cigarrillo no solo cumplió un rol como bien de consumo, sino que se utilizó con fines monetarios e incluso como reserva de valor. La practicidad del tabaco para ser almacenado, registrado, transportado y aceptado, lo dotó de cualidades que le permitieron ser socialmente aceptado como medio de cambio.
    CONCEPTOS INTERESANTES
    De la lectura del texto de Menger destaco la teoría de los grados de liquidez, no en sí por lo que se argumenta en ella; sino por su enorme relevancia a la hora de identificar a un objeto como moneda, dado el rol cimental que un medio de cambio representa para una economía. No entiendo como se ha podido extender tanto el campo de estudio de la economía sin antes haberse detenido a investigar los tan naturalizados medios de cambio. Aunque creo que lo más atrapante de la lectura está en la ejemplificación de esta teoría, hablo acerca del texto de Radford donde se desarrollan sucesos, como mínimo, extravagantes. Algunos párrafos con estas características mencionadas hablan sobre; importancia de la estabilidad, el consenso social y el optimismo para el correcto funcionamiento de esta proto-economía, que incluso desembocan indirectamente en instituciones como el Café, la Tienda y el Restaurante; Junto con la existencia de individuos con demandas tan diferentes que dejan a flor de piel los diferentes comportamientos de consumo y los beneficios que le trae a aquellos con los que comercian. También aparecen sucesos negativos, aunque igual de interesantes, como cuando se mencionan los deseos de los oficiales ingleses por intervenir el funcionamiento de los precios y como termina por crear un mercado negro donde rige el precio de mercado. Sin olvidar las diferentes presentaciones de cigarrillos que eran aceptadas por los comerciantes (por ejemplo, que algunos pedían un cigarrillo extra cuando se transaba con cigarrillos manipulados) para evitar así que el cigarrillo perdiera su valor.

    PREGUNTAS
    1. En cuanto a Menger ¿Por qué considera que el progreso de la moneda como medio de cambio por excelencia le corresponde únicamente a aquellos comerciantes “más perspicaces e inteligentes”? ¿No debería tenerse en cuenta que todos los comerciantes buscaban una mayor flexibilidad monetaria, por lo tanto, una mayor liquidez?
    2. “Aquel que trae al mercado productos que no sean dinero se encuentra, en mayor o menor grado, en desventaja […] Se ve obligado a superar una dificultad antes de alcanzar su propósito” Menger.
    Una persona que sale al mercado con un inmueble casi no percibe una depreciación de su capital invertido, por ejemplo, en una casa. Entonces esta persona ¿No está en una situación de “calma” o “neutralidad” al salir al mercado?
    3. “En cada periodo de escasez la explosiva cuestión: ¿Deben recibir los no fumadores una ración de cigarrillos? Era un objeto de interminables e infructuosas discusiones” Radford. ¿Consideraría que esto es un arrebato al salario de la población no fumadora o una decisión inteligente para redistribuir los cigarrillos con fines no monetarios?

  11. Resumen
    Como se establece en su título, la lectura de Carl Menger desarrolla el tema del origen del dinero. Para comenzar su análisis, el autor plantea la incógnita de por qué ciertas mercancías, como los metales preciosos, se convirtieron en medios de cambio aceptados universalmente y reconocidos como dinero. Menger desarrolla una serie de dudas en torno al dinero y establece que muchas de ellas no han sido respondidas aún y que no se cuenta con una teoría del dinero satisfactoria. En un comienzo, se quiso argumentar que el dinero en forma de metales preciosos surge del ámbito legal, promoviéndose como un bien para toda la sociedad. Sin embargo, Menger duda de esto, ya que un acontecimiento tan importante como la promulgación de dicha ley tendría que haber quedado registrada en algún lugar. Por este motivo, este autor promueve una teoría diferente, relacionada con la liquidez de las mercancías. Al surgir el comercio primitivo, el hombre comienza a reconocer las ventajas económicas de los intercambios y busca intercambiar cosas que necesita y rechaza las que no le interesan; el problema es que esta pone grandes limites a las oportunidades de comercio, ya que es sumamente complejo encontrar una coincidencia entre dos individuos en la que uno tiene lo que el otro necesita y viceversa. Para superar estos obstáculos, el autor argumenta que se tienen que tener en cuanta los distintos grados de liquidez de los diferentes productos y plantea que “la teoría del dinero necesariamente presupone la existencia de una teoría de liquidez de los bienes”. Al introducirnos en este tema de la liquidez, Menger expone los conceptos de “precio ofrecido” y “precio solicitado”, demostrando que no se puede vender un producto que hemos comprado al mismo precio, aunque lo pongamos a la venta en el mercado apenas lo hayamos comprado. El precio por el que compramos un producto es el precio solicitado y el precio por lo cual lo vendemos en un futuro es el precio ofrecido, existe una diferencia entre estos dos, que puede ser mayor o menor dependiendo las circunstancias. Cuando menor sea esta diferencia, mayor tiende a ser su grado de comercialización. De esta manera, Menger clasifica a los productos como más o menos líquidos según “la mayor o menor facilidad con que se los puede vender en un mercado en el momento conveniente, a los precios solicitados actuales, o con una mayor o menor disminución en éstos”. Otro concepto al que nos introduce el autor es el de “precios económicos”, que son los precios que se corresponden con la situación económica general y a los cuales el individuo quiere intercambiar sus bienes. El grado en el que un producto logra venderse a precios económicos en un determinado mercado depende de:
    1. El número de personas que lo necesitan y la intensidad de esta necesidad
    2. El poder adquisitivo de esas personas.
    3. La cantidad disponible en relación con la necesidad.
    4. La divisibilidad de la mercancía.
    5. El desarrollo del mercado y especulación.
    6. Las limitaciones políticas y sociales al intercambio y consumo de ese producto.
    Los limites espaciales de la liquidez de los productos se ven determinados por:
    1. El grado hasta el cual se distribuye en el espacio la necesidad de estas mercancías.
    2. El grado hasta el cual se pueden transportar los productos y los costos de esta transporte en relación con su valor.
    3. La medida en la cual se han desarrollado, en general, los medios de transporte y de comercio con respecto a las diferentes clases de productos.
    4. La extensión de los mercados locales y cuan intercomunicados están.
    5. Las diferencias presentes en la restricción a la intercomunicación comercial de los distintos productos en el comercio interlocal e internacional.
    Las limitaciones de tiempo a la liquidez de las mercancías están determinadas por:
    1. Cuán permanente es la necesidad por ellos.
    2. Su durabilidad.
    3. Los costos de almacenamiento y preservación.
    4. La tasa de interés.
    5. La periodicidad de un mercado para la tasa de interés.
    6. El desarrollo de la especulación.
    7. Las restricciones políticas y sociales que se ponen para su intercambio de un período a otro.
    Teniendo en cuenta todos estos factores que afectan el grado de liquidez, se argumenta que los hombres identificaron las ventajas de llevar al mercado productos con grados de liquidez más altos, ya que el intercambio se hacia menos complejo. El hombre identifica estos beneficios y desea, por lo tanto, tener estos bienes más líquidos, por interés individual, sin convenios ni obligaciones legales. De esta manera, por su propio interés y beneficio económico, el hombre fue reconociendo a los productos con mayor grado de liquidez y estos se fueron convirtiendo en medios de pago aceptados generalmente. Esto demuestra entonces, que los medios de pago universalmente reconocidos no son establecidos por una legislación, sino que tienen una naturaleza más orgánica.
    Cuando se reconoció la liquidez y capacidad como medio de intercambio de estos productos se hicieron más líquidos aun, por la gran demanda que tuvieron. Los metales preciosos se convirtieron en medios de pago altamente reconocidos por ciertas características como su distribución geográfica y la facilidad para extraerlos, a pesar de su escasez.
    Por último, Menger explica qué papel tuvo el gobierno en relación con el dinero. Aunque este último no fue creado por una ley, sí fue luego regulado por instituciones cuando el metal precioso dejó de comerciarse por peso y paso a tener forma de moneda.

    Por otro lado, la obra de Radford, “La Organización Económica de un Campo de Prisioneros”, relata cómo funcionaba la economía en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. El autor comienza explicando que las instituciones sociales, ideas y hábitos del mundo exterior se mantienen dentro del campo de concentración y que los prisioneros tienen interés en la actividad económica. Esta se da en una situación particular, ya que no tiene el mismo peso que en el mundo exterior y la producción dentro del campo es limitada, los prisioneros comercian principalmente con lo que obtienen de la Cruz Roja. Entonces, se realizan intercambios con estos bienes que cada uno recibe, los cuales son aproximadamente los mismos. También los prisioneros podían recibir paquetes privados, por lo cual ahí se origina la desigualdad. Los precios relativos en el mercado del campo de concentración se expresaban en cigarrillos, este era el patrón de valor. Los intercambios se realizaban a través de un tablón de anuncios, así se hicieron universalmente conocidos los precios en relación al cigarrillo. De esta manera, todos los prisioneros (fumadores y no fumadores), querían cigarrillos para poder intercambiarlos por otros bienes, el cigarrillo se convirtió en moneda, aunque seguía existiendo en cierta medida el trueque. La unidad del mercado y la existencia de un precio único variaba en relación con el nivel de organización del campo, los provisionales no solían lograr tener un único mercado muy organizado. Un aspecto que destaca el autor es que el mercado surgió sin que existiese producción o trabajo y con una distribución igualitaria de bienes por parte de la Cruz Roja. Aunque reconoce que existían prisioneros que intercambiaban trabajo por cigarrillos y hasta existían servicios empresariales, como emprendimientos de cafeterías.
    El cigarrillo cumplía todas las funciones de la moneda metálica (unidad de cuenta, medida de valor, depósito de valor) y compartía casi todas sus características (homogéneos, razonablemente duraderos del tamaño adecuado para las pequeñas transacciones, y en paquetes para las más grandes). Estaban sujetos a la Ley de Gresham, aunque existían marcas más populares que otras su valor no cambiaba, por este motivo normalmente se realizaban los intercambios con las de menor calidad.
    En el campo se daban fluctuaciones en los precios, si se interrumpían los envíos y el stock de cigarrillos se consumía se daba una deflación, que luego se compensaba cuando volvían a entrar. Cuando entraban cargamentos muy grandes se disparaban los precios. Los precios se veían afectados por esto y por otros factores, como la entrega de alimentos, la demanda de cigarrillos con propósitos no monetarios, la llegada de nuevos prisioneros, las noticias sobre la guerra, etc.
    El autor también cuenta de un intento de introducir el papel moneda. En el campo de concentración había una tienda y un restaurante, la tienda comenzó a emitir papel-dinero respaldado en alimentos, con este compraba comida en cuenta del restaurante y estos billetes eran aceptados, junto con los cigarrillos, en ambos lugares. El nombre de esta moneda era el Marco Fuerte. El sistema funcionó muy bien durante un tiempo, mientras el restaurante prosperó, pero cayó tras un bombardeo que perjudicó al restaurante y el cigarrillo volvió a ser la única moneda.
    Novedoso
    Todo el análisis que realiza Menger sobre el origen del dinero me pareció sumamente novedoso, ya que normalmente nos preguntamos por las características del dinero o sus funciones pero no mucho por cómo surgió. El concepto de la liquidez para resolver el gran obstáculo que plantea el trueque (la doble coincidencia de necesidades) es muy interesante y cómo analiza esta liquidez desde distintos ángulos, como el espacio y el tiempo, es verdaderamente innovador en mi opinión. Lo que más me llamó la atención de su obra son los conceptos de “precio solicitado”, “precio ofrecido” y “precio económico”, ya que considero que podrían ser utilizados para analizar los intercambios en el mercado de una forma muy interesante.
    En cuanto a la obra de Radford, me resultó muy entretenido leerla, ya que es muy interesante todo el contexto histórico que acompaña su análisis. Es completamente novedosa la explicación que da del funcionamiento del mercado del campo de prisioneros. El aspecto más importante de todo su desarrolló es el papel que cumplía el cigarrillo en esta economía y cómo llegó a ser la moneda. Esto nos permite ver que cualquier bien puede cumplir el rol de dinero mientras tenga sus características y funciones.
    Preguntas a los autores
    1. ¿Podría existir un caso en el que el “precio solicitado” por el que un individuo compra un producto sea menor que el “precio ofrecido” cuando lo quiere vender en un futuro?
    2. Si los prisioneros modificaban la composición del cigarrillo, ¿no afectaba esto su valor?, ¿podía esto ser una devaluación como en el caso de monedas de oro mezcladas con metales menos valiosos?, ¿qué efecto tendría esto sobre los precios?
    3. ¿Hubiese sido posible establecer en un campo de concentración un sistema de precios en el que los cigarrillos de las distintas marcas tuviesen diferentes valores?

  12. Guía de Carl Menger y Radford
    El origen del dinero
    The economic organization of a POW camp

    Resumen:
    Iniciando por ‘El origen del dinero’, vemos cómo Menger analiza en una primera instancia el estado del arte de la cuestión, y como los previos intelectuales habían investigado la cuestión. Aquí ve el autor que nos encontramos con un problema. Considera en el escrito que, si bien se hicieron importantes avances en la materia, la creencia de que el dinero es una obra del poder político y no una institución dependiente de la sociedad fue un error. Sobre esta situación, se explica cómo el dinero, tomando su principal función de medio de cambio corriente, estaba sujeto a lo que explica como la liquidez del producto. Es en este punto que hace la imperante distinción sobre la naturaleza del mismo, mostrando cómo la satisfacción no es necesariamente aquello que guía la obtención de un bien, sino que también su utilidad en pro de satisfacer una necesidad futura. Luego de un breve racconto histórico, Menger muestra como la inevitable frontera de la frecuencia habría sido la punta pie que derivo en la utilización del dinero como medio de cambio. Aquí vemos cómo, en una primera instancia, rechaza la teoría del equivalente objetivo en los bienes, y luego demuestra cómo existe una distinción entre un precio solicitado y precio ofrecido que marca la agenda de los intercambios en un momento dado y un lugar dado. Sobre este punto nace la facilidad o dificultad para vender o comprar un producto, lo que llevo consigo lo que es conocido como la liquidez del producto. Esta gradiente es la que marca la tajante diferencia entre lo que luego será considerado dinero. Aquí es donde Menger considera que se encuentra el origen del dinero, en la facilidad de desprenderse de un cierto bien, en un momento determinado, en un lugar determinado y a un precio económico. Esta liquidez se ve afectada por múltiples variables, en las cuales entra el poder adquisitivo individual, la cantidad disponible, la divisibilidad, etc. Y que, a su vez, se limitada tanto por el tiempo como por el espacio. Tomando el primero, entendemos que está condicionado por la transportabilidad y la intercomunicación entre los mercados; mientras que el segundo se ve condicionado por el costo, la tasa de interés, la durabilidad, la permanencia del valor y las imposiciones políticas y sociales al respecto. Podemos denotar de esto que Menger hace el punto necesario sobre cómo el dinero es producto del orden espontáneo de la sociedad, que busca la facilidad del intercambio para satisfacer sus necesidades con la mayor velocidad posible y representando la mayor utilidad posible, y no del poder político, sino que este es más bien una restricción a la utilización o variación del mismo. Sin embargo, luego de una breve explicación de cómo los metales preciosos se convirtieron en dinero, Menger explica que la institucionalización del dinero por parte del gobierno ha perfeccionado su utilización mediante la necesaria seguridad jurídica de su utilización. Todo esto deriva en la solidificación del dinero como institución social, y, por ende, en el mejoramiento de su utilización.
    Finalmente, en el texto escrito por Radford vemos unas cuantas similitudes con aquel de Menger y con su relato histórico del dinero. El autor cuenta cómo la organización económica y el mercado de cambios dentro de distintos tipos de campos de concentración eran distintos. Él inicia por contar cómo toda institución social está reflejada en un campo de concentración, por lo tanto, también lo tiene que estar el dinero, que en este caso fue el cigarrillo. A lo largo de su experiencia, el autor explica los distintos sucesos que demuestran, en una primera instancia la habilidad de cualquier bien en convertirse en dinero, si esta cumple con los requisitos de durabilidad, unidad de cuenta, divisibilidad y escasez, y en una segunda instancia, como el mercado, desordenado en un inicio y muy efectivo y sorprendentemente ordenado después, puede nacer en cualquier lugar donde exista un oferente y un demandante. Continuando con el escrito, vemos que ante la impronta de la transitoriedad del primer campo al que fue recluido, este carecía de toda estabilidad u organización económica, lo que derivo en enormes variabilidades de precios y, como explica Radford, en una multiplicidad de mercados más que la unificación de uno. Todo lo contrario, sucedió en aquel que fue su permanente, se organizaron distintos medios de información y hasta se obtuvo una moneda propia que debía sustituir al cigarrillo, pero sin éxito. Todo esto denota que la especialización que se deriva del constante intercambio de diferentes preferencias lleva a la sofisticación tanto del comercio como del mercado, y por ende, lleva a una mejora de la vida general, tal como explica el autor, Luego, a lo largo de escrito hace referencia a varios ciclos económicos clásicos de inflación y deflación ante la falta o sobreabundancia de cigarrillo, llevando a que en muchos casos, los micro negocios que se armaban fundieran y cerraran debido a la inestabilidad y la especulación. Finalmente, Radford termina su escrito por contar cómo, ante la falta de oferta externa y el optimismo de la victoria aliada derivaron en un derrumbamiento de la economía que se había formado, llevando a una depresión que se vio combatida por la entrada del ejercito norteamericano y la provisión de todo aquello que faltaba, dejando como enseñanza que el mercado surge donde surgen necesidades insatisfechas.
    Novedad:
    Sobre el texto de Menger encuentro sumamente interesante la consecución lógica que hechos que lo llevan a plantear la liquidez como facilidad o no de intercambiar y vender esa mercancía que es el dinero. Esa misma es la que, como finalidad última de su existencia, permite la facilidad del intercambio, ergo, la velocidad de transmisión de esa misma mercancía, y que, por lo tanto, deriva en un incremento de esa facilidad. Casi más se podría decir que el dinero facilita al dinero. Es importante destacar el punto sobre el peso del poder político en la naturaleza y origen del dinero. Sobre este punto destaco la noción puramente social del origen, que deriva luego en una noción política de la funcionalidad y finalmente vuelve a la sociedad como institución social que deviene en control gubernamental. La necesaria preferencia social por el dinero demuestra su origen en las entrañas de la sociedad, más aún si lo queremos considerar desde un punto de vista actual, donde el papel pintado que llamamos dinero carece de todo valor. La espontaneidad de la sociedad, amalgamada con un medio de intercambio es lo que le da el valor al dinero, es un papel imbuido de la confianza de la sociedad, por lo que lo valorable de eso no es el papel, sino la sociedad, la credibilidad social de su valor y la confianza en unos y otros de honrar ese valor.
    Tomando el texto de Radford, encuentro altamente interesante el planteamiento original que realiza del mercado y el dinero en situaciones antes imaginadas. Sobre esto vemos cómo se desarrollo toda una estructura económica basada en un patrón cigarrillo que luego derivo en un enorme mercado de bienes a cambio de una única mercancía, la creación de un dinero de forma espontánea y sumamente natural. Si bien existía una oferta relativamente constante y que no dependía de regulación de una cierta autoridad, esta se veía afectada por las fluctuaciones del exterior y por la entrada o no del dinero por ciertos canales, derivando en disminuciones o aumentos de precios. Todo esto denota un punto sumamente preferencial de la economía y destruye la teoría del valor trabajo. Para concluir, quiero destacar los ciclos económicos que afectaron al campamento sobre la base de lo que sucedía en el exterior, de cómo se encontraban los ánimos y de la dependencia de la información intra mercado, demostrando que el desarrollo de una economía y la sofisticación de su estructura dependen de la capacidad de juntar tanto oferente como demandante y de proveer de unos ciertos bienes y servicios pagados con un dinero de formación natural y espontánea.
    Preguntas:
    ¿Qué opinaría Carl Menger sobre las criptomonedas? ¿Habría que permitir su regulación estatal en pro de ‘perfeccionarlas’?
    No tengo preguntas para el texto de Radford.

    Franco Marconi

  13. Resumen del texto:
    Para empezar, en el Origen del Dinero de Carl Menger explica desde la raíz la naturaleza del dinero. La existencia de la teoría de la liquidez es uno de los puntos importantes que abordó. Esta liquidez, es la facilidad que tienen los bienes para convertirse en dinero.
    A partir de esta definición, el autor explicó el funcionamiento de la economía y de la importancia del trueque.
    Los metales preciosos fueron de ejemplo para entender lo que es un bien aceptado para este intercambio.
    Luego, en el texto de Richard A. Radford cuenta en primera persona la experiencia en el campo de concentración Nazi.
    En el texto habla sobre cómo funcionaba la economía para los prisioneros, quienes se ingeniaban diferentes formas para obtener diversos materiales para su cotidianidad.
    El intercambio de bienes se realizaban por trueques y luego se pasó a una escala de valores. Uno de los puntos importantes fue el papel que tenían los cigarrillos y cómo se convirtió en su moneda real.

    Novedoso o sorprendente:
    En el texto de Radford, lo que más me sorprendió es la función que tenían los cigarrillos en los campos de concentración. Que cumpla todas las funciones de una moneda metálica es un hecho que me parece importante.
    Las diferentes marcas, las restricciones que estos tenían para cada persona y los precios que poseían eran explicaciones de cómo se manejaba la economía. Es interesante también cómo se conllevo los fenómenos de deflación e inflación y fijación de precios estando en estos acontecimientos históricos.
    En el texto de Menger, me pareció interesante el rol del intercambio conjunto a los intereses económicos de cada persona. La conclusión acerca de que el dinero es producto de una institución social sin dudas es un gran descubrimiento.

    Preguntas:
    Pregunta a Menger. ¿Qué consecuencias generaría el uso de una moneda universal?
    Pregunta a Richard. ¿Por qué fue de tanta influencia el cigarrillo y no otro bien como algún alimento?
    Pregunta a Richard. ¿El papel moneda es un buen sustituto de las monedas de materiales preciosos?

  14. Resumen:
    Carl Menger comienza explicando que no hay un consenso universal en cuanto al origen del dinero ni tampoco en cuanto a sus funciones. Según el autor, lo que la ciencia debería lograr investigar y explicar es cómo y por qué los individuos comerciamos con el dinero como medio de intercambio, y por qué esta acción comercial se da a favor del interés general, aunque no lo parezca a corto plazo. Meger discute ciertas suposiciones acerca del origen del dinero, como por ejemplo que ciertas mercancías, y sobre todo los metales preciosos, habían sido promovidas como medio de intercambio por una especie de pacto o por una ley general. El autor critica esta idea ya que supone que debería haber algún tipo de registro de tal fenómeno pero no lo hay. Continúa exponiendo el concepto de liquidez y de precio ofrecido y precio solicitado. La liquidez representa con cuánta facilidad se vende un bien; si es un bien muy líquido significa que se vende con rapidez, y si no lo es significa lo contrario. Menger nos explica que hay productos que se venden con más rapidez que otros, lo cual puede ser atribuído a la disidencia entre el precio ofrecido y el precio solicitado, cosa que podría darse, entre otras cosas, porque las intenciones del productor no coinciden con las del comprador, o también por simples gustos y preferencias. El concepto de liquidez es de extrema importancia ya que aquellos bienes que eran más líquidos son los que se fueron convirtiendo en medio de cambio (lo cual, a su vez, le otorgó a éstos bienes una liquidez aún mayor). Al tener un medio de cambio universal/general, los productos se podían intercambiar inmediatamente y también con una perfecta coincidencia de valor. Por último, expone cómo los metales preciosos se convirtieron en dinero. Esto sucedió ya que los metales preciosos tienen una liquidez mayor a la de otros bienes. También, a pesar de que son bienes escasos, están bien distribuídos y son fáciles de extraer y elaborar. Son bienes que son fungibles y poseen estabilidad y homogeneidad, características que han alentado su adopción como dinero, facilitando así el comercio. R.A. Radford en su artículo “The Economic Organization of a P.O.W. Camp”, hace un estudio acerca de los prisioneros en campos de guerra y cómo ellos utilizaban los cigarrillos como moneda, en lugar de simplemente utilizar metales preciosos. Básicamente, el autor estudió cómo hicieron los prisioneros para poder tener algún elemento normal en su modo de comerciar, un elemento al que ellos tuvieran acceso que poseyera estabilidad y sirviera como medio de intercambio; le dieron confianza a los cigarrillos para que tomaran este rol, tratando así de “replicar” de alguna manera el sistema económico.

    Novedoso/Sorprendente:
    Me pareció muy interesante el hecho de que los prisioneros hayan podido tomar un bien como el cigarrillo, un bien que no se nos ocurriría tomar como medio de cambio, y le hayan dado el valor, o la “responsabilidad” de alguna manera, de comportarse como el principal actor de su reducida economía. Me llamó la atención principalmente porque el estudio de Radford, combinándolo con el estudio de Menger, demuestra que el dinero, el papel moneda (o en su momento los metales preciosos), tienen el rol que tienen porque nosotros se lo designamos, nosotros somos quienes les asignan valor, valor que puede ir cambiando dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos, como por ejemplo en el caso que estudia Radford. A pesar de que, obviamente, una persona no pueda cambiar el principal medio de cambio así como así ya que hay un consenso universal sobre éste, es interesante ver cómo los individuos pueden adaptarse a situaciones de extrema necesidad.

    Preguntas al autor:
    – ¿La marca de un producto puede determinar la liquidez del mismo?
    – ¿El Estado debería haber intervenido para declarar a los metales preciosos como reserva de valor y medio de cambio?
    – ¿El cigarrillo era el único bien que podían utilizar como medio de intercambio? ¿Por qué no le daban ese rol a algún otro bien que tuviera mayor estabilidad?

  15. Carl Menger empieza su texto hablando de la aparición del dinero y como es que terminamos usando los metales preciosos y no otra cosa como medio de intercambio. Ante esto explica, en primer lugar, que varias dificultades resultaban del trueque de bienes ya que, por ejemplo, los hay no divisibles lo cual hacía que el intercambio no fuese fácil (ya empieza a introducir la idea de que el bien que alguien te ofrece no siempre es el que uno necesita). A partir de este problema, como también el hecho de que en un momento determinado y en un mercado dado no todas las mercaderías pueden ser mutuamente intercambiadas a
    voluntad en cantidades definidas, es que empieza a hablar del valor que tenían los bienes y su deseabilidad. Marca que los bienes pierden valor una vez que son comprados y si se los quisiera vender de forma inmediata, nunca se podría obtener el mismo dinero por el que se lo compro. Es ahí cuando Menger hace uso de la idea de ‘liquidez’; distingue entre bienes más o menos líquidos. Los más líquidos son aquellos más aceptados, ya que nos permiten desprendernos de ellos más fácilmente a precios compatibles con la situación económica general, lo que él denomina “precios económicos”. Los bienes más líquidos también eran una mejor reserva de valor que los bienes menos líquidos, y es por eso que llegado un punto en la historia los hombres más astutos se fueron dando cuenta de las ventajas que tenía el hecho de poseer mercancía/dinero más líquido. Los individuos se acostumbraron y comenzaron a aceptar más abiertamente a esta medida de intercambio mucho más liquida, y los productos que, de esta manera, se tornaron medios de cambio generalmente aceptables, y se los denomino Geld por los alemanes (que después derivo en la palabra ‘dólar’).
    Por otra parte, Radford en su escrito titulado “The Economic Organization of a P.O.W. Camp”, hace un paralelismo de las intuiciones económicas de la sociedad mundial, con aquellas que se forman dentro de los campos de concentración. Salvando algunas diferencias a las cuales hace mención, Radford nota como la actividad social y económica sigue naturalmente las reglas de un mercado de intercambios de acuerdo a las utilidades que cada bien le brinda a cada individuo. Hace mucho hincapié en los cigarrillos y como estos se convirtieron en una suerte de dinero entre los prisioneros de los campos; dentro de esa economía ‘local’ el cigarrillo era un bien que almacenaba valor, era duradero y funcionaba como unidad de cuenta. Muchos prisioneros que obtenían su beneficio de cigarrillos, pero no fumaban, los intercambiaban por otros bienes que les fuese más útiles, también había prisioneros que fumaban, pero brindaban servicios a cambio de cigarrillos. Así es que se fue conformando este mercado interno dentro de los campos, ejemplificando en una escala pequeña, como funcionan las intuiciones económicas de la sociedad mundial.

    Por fuera que me resulta muy sorprendente como Radford mediante una experiencia hace un paralelismo de las instituciones sociales del mundo con las instituciones que se generan dentro de un campo de concentración, un aspecto de la liquidez, remarcado por Menger me llamo la atención. Menger explica que, inevitablemente, al comprar lo que deseamos y en el momento en que lo deseamos, lo vamos a hacer a un precio determinado, pero cuando queramos desprendernos de dicho bien, vamos a tener que hacerlo ofreciendo un precio inferior. Siento que esto explica el funcionamiento del mercado para la mayoría de los bienes y servicios hoy en día, sin embargo, en 1892 cuando fue escrito este artículo de Menger sobre el origen del dinero, no existían, ni estaban cerca de existir las criptomonedas. Me resulta sorprendente como algo como una moneda virtual viene a desafiar esta idea de desvalorización inevitable que postulaba el autor, ya que hoy en día, no todo bien se ‘desvaloriza’. En el caso del Bitcoin, por ejemplo, quien compre en el lapso de 1 día una unidad de esta moneda y luego la quiera vender de inmediato, existen posibilidades que su compra se haya valorizado si termine recibiendo más plata al venderla. Mismo puede ocurrir el caso inverso y Menger tendría razón ya que el Bitcoin podría perder valor y cuando lo quisiéramos vender, obtendríamos menos dinero, sin embargo, no es una ley inquebrantable y todo se debe a las fuerzas autorreguladoras del mercado.

    Pregunta:
    • Menger utiliza la siguiente frase en su texto: Pecuniam habens, habet omnem rem quem vult habere (tener dinero significa tener todo lo que valga la pena tener) → ¿Que opinaría Say de esta frase? Porque él decía que el dinero solo sirve en el entremedio que vendemos un bien y compramos otro (y que la moneda es ‘un agente que se emplea en la transferencia de valores’)
    • Entonces, a partir de esto que escribe Menger en su trabajo → cuándo alguien ha traído al mercado productos que no son altamente líquidos la idea más importante que tiene en mente es la de intercambiarlos, no sólo por aquellos que por casualidad necesite sino, si esto no puede realizarse directamente, por otros productos que, aunque no tenga necesidad de ellos, son, de todas maneras, más líquidos que los suyos. Al hacerlo, es evidente que no logra de inmediato el objetivo final de su comercio, es decir, la adquisición de productos que en realidad él mismo necesita; sin embargo, de esta manera se va acercando a ese objetivo. Por el tortuoso camino de un intercambio mediato gana las perspectivas de alcanzar su propósito más económica y seguramente que si se hubiera visto limitado al intercambio directo.
    ¿Es preferible, hacer varios intercambios desde el asset menos líquido hasta llegar al objetivo, o conviene ir directamente al mercado con un bien más líquido y comprar los bienes que está necesitando sin tener que hacer otros intercambios intermedios?
    • Para Radford: ¿cómo se hubiese podido manejar una suba repentina del consumo de cierto bien escaso en el campo de concentración? Porque si bien los prisioneros se manejaban con intercambios acorde a sus gustos y niveles de utilidad, ¿cómo cree Radford que se hubiesen manejado estos ante un aumento en el consumo de determinado bien cuya oferta era escasa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *