Más sobre considerar la creación secundaria de dinero por los bancos como dinero privado

Antes publiqué algo de Lawrence White sobre el dinero privado, planteando una duda acerca de si era correcto contar la creación secundaria de los bancos privados como tal, aunque fuera denominada en dinero base que es estatal. En fin, da para mucho. Aunque no se refiere a eso sino a distintos sistemas monetarios, el tema aparece también en un artículo de Alexander William Salter, quien es Georgie G. Snyder Associate Professor of Economics en el Rawls College of Business y  Comparative Economics Research Fellow en el Free Market Institute, ambos en Texas Tech University. Publicado por el American Institute for Economic Research con el título “Modeling the Money Supply”: https://www.aier.org/article/modeling-the-money-supply/

“Dinero commodity con banca competitiva

Agreguemos un sistema bancario competitivo además del Modelo Dos (patrón oro). Un gran número de bancos acepta depósitos de oro a cambio de pasivos denominados en oro. Estos pasivos incluyen billetes de banco, canjeables por oro a la vista. También incluyen cuentas corrientes y cuentas de ahorro, que probablemente pagan intereses y pueden tener algunas condiciones de redención.

La característica clave de este sistema es la divergencia entre el medio de intercambio y el medio de redención. Siempre que los bancos sean confiables, no hay necesidad de cargar oro físico para realizar transacciones. Solo podemos usar los pasivos bancarios para comprar y vender. Los bancos adquieren naturalmente grandes cantidades de los pasivos de los demás y pueden liquidar a intervalos regulares. Ocasionalmente, es posible que queramos redimir nuestros pasivos por oro, pero esto es raro.

En este modelo, la intermediación financiera crea dinero. Dado que todo el mundo utiliza los pasivos bancarios como dinero, los nuevos préstamos bancarios crean dinero a través del proceso de reserva fraccionaria.

Esto es lo bueno de este sistema: los bancos proporcionarán colectivamente tanto dinero como el público quiera mantener al poder adquisitivo prevaleciente del medio de redención. Si el dinero está denominado en oro, el precio relativo del oro sigue siendo el precio del dinero. Pero debido a que el público trata los pasivos bancarios y el oro como sustitutos casi perfectos, los bancos están perfectamente felices de emitir tantos pasivos como demanda el público. Por lo tanto, un precio dado del oro es compatible con cualquier cantidad de dinero emitido por un banco. Los economistas llaman a esto oferta perfectamente elástica. La cantidad de dinero está determinada por la demanda, mientras que el precio está determinado por la oferta. Gráficamente, la curva de oferta de dinero es horizontal. Se cruza con el eje vertical en el precio del oro.”

El dinero privado no ha sido ni es tan raro… ¿si contamos todos los medios de pago?

Siempre vale la pena leer a Larry White sobre teoría monetaria. Por suerte también escribe artículo de más fácil lectura, tal como el que se titula “How Common Has Private Currency Been?”, para señalar que la moneda privada no es una rareza, algo pocas veces visto: https://www.aier.org/article/how-common-has-private-currency-been/

De todas formas, me queda la duda si es correcto contar la creación secundaria dinero por parte de los bancos privados como dinero privado, En fin, así comienza:

“Recientemente, un asesor de inversiones y partidario de Bitcoin tuiteó la afirmación de que «[p]or la mayor parte de la historia humana» la «[s]eparación de dinero y estado era la norma, incluso si el estado estampaba la cara de su gobernante en la moneda». Un fuerte desacuerdo (y un fuerte apoyo) siguió al tweet. La crítica más categórica aseveraba: “El dinero es y siempre ha sido una creación del gobierno”. Un desafío algo más moderado afirmaba que «el dinero privado rara vez ha sido el principal medio de intercambio».

Primero, aclaremos el objeto de la discusión. Si definimos «dinero» de la forma en que los economistas suelen hacerlo, para significar cualquier «medio de intercambio comúnmente aceptado», incluidos los depósitos bancarios y otros medios de pago por transferencia de cuenta, la afirmación de que el dinero privado ha sido raro es obviamente falsa. El dinero proporcionado por el Estado, en su mayoría en forma de papel moneda emitido por los bancos centrales y las cajas de conversión, es una pequeña parte de los saldos monetarios en poder del público en la actualidad. En Suecia, el papel moneda emitido por el gobierno rara vez se ve y podría eliminarse por completo. En Estados Unidos, el 90 por ciento del dinero en poder del público (medido por el agregado monetario M2) son depósitos bancarios privados. Los billetes de la Reserva Federal y las monedas del Tesoro en conjunto comprenden solo alrededor del 10 por ciento de M2. Para la propia economía de EE. UU., el 10 por ciento de M2 ​​es en realidad una exageración, porque aproximadamente el 60 por ciento de los billetes de la Reserva Federal se mantienen fuera del país, pero esos dólares en el extranjero sirven como moneda en otros lugares.

Para interpretarlos generosamente, supongamos que lo que quieren decir quienes dicen que el “dinero privado” ha sido raro es que la moneda privada, circulante o medios de pago mano a mano, ha sido raro. Sin embargo, incluso esa afirmación no es correcta. En un artículo anterior de este blog, critiqué la declaración del historiador Harold James de que «las monedas privadas han sido muy raras» en la historia, pero no muy raras cubren un amplio rango. Una descripción más extensa (aunque inevitablemente no exhaustiva) de las monedas privadas históricas indicará mejor hasta qué punto prevalecieron. El objetivo aquí no es argumentar, a partir del predominio histórico de varias monedas emitidas de forma privada, que fueron las mejores de todas las monedas factibles, solo establecer que se usaron más ampliamente de lo que a menudo se aprecia.”

Más sobre esto en un post posterior

La influencia de la literatura y el sistema monetario en Harry Potter: ¿moneda metálica fiduciaria?

Hace unos años, Armando de la Torre, profesor de la Universidad Francisco Marroquín, publicó un libro titulado “100 Obras, 1000 años”, en la cual comentaba los 100 libros de mayor impacto en ese último período, con motivo de alcanzar un nuevo milenio. El libro es muy interesante y su presentación puede verse aquí: https://newmedia.ufm.edu/coleccion/presentacion-libros-economia-politica-liberalismo/presentacion-del-libro-100-obras-1000-anos/

Recuerdo que tiene una clasificación temática y la mayor cantidad de libros se encuentran en la literatura. Claro, puede ser que a partir de la revolución científica, el impacto de otros libros sea mayor, pero no deja de asombrar el peso de la literatura. Sobre este tema se publica un paper en Oxford Open Economics, 2022 https://doi.org/10.1093/ooec/odac004 titulado “Potterian economics”, por Daniel Levy del Department of Economics, Bar-Ilan University y Avichai Snir, Department of Banking and Finance, Netanya Academic College. Es sobre el impacto de los textos de literatura y en particular de Harry Potter.

Entre otras cosas, esto comenta sobre esa famosa saga de libros:

“Los magos utilizan el dinero de las mercancías. Tienen tres tipos de monedas: Galeones de oro, Sickles de plata y Knuts de bronce, donde un Galeón equivale a 17 Sickles y un Hoz a 10 | Oxford Open Economics, 2022 el sistema decimal moderno está en el número de formas en que una libra equivale a 29 Knuts (Rowling, 1998, p. 49). El sistema monetario de los magos es, por lo tanto, similar al antiguo sistema monetario inglés que existió desde la época medieval hasta 1971. En ese sistema, una libra valía 20 chelines y un chelín valía 12 centavos. La similitud también está en los tipos de metales utilizados en la acuñación de las monedas. La libra (también conocida como Guinea) se hizo originalmente de oro, el chelín (originalmente Scilling) se hizo de plata y el centavo (después de 1796) se hizo de cobre. Sin embargo, a pesar de su similitud superficial, el sistema monetario de los magos difiere mucho de su contraparte del mundo real. En primer lugar, mientras que en el antiguo sistema inglés el valor de la libra en relación con el chelín y el penique fluctuaba libremente como resultado de los cambios en los precios relativos del oro, la plata y el cobre, los valores relativos de los galeones, las hoces y los knuts son fijos. . Además, mientras que los valores de las monedas inglesas dependían de la cantidad del metal precioso acuñado en las monedas, los valores de las monedas alfareras son independientes de su tamaño físico y peso. Por ejemplo, cuando se reúnen magos de varios países, parece que el valor de todas las monedas de oro es el mismo, aunque los galeones extranjeros son ‘del tamaño de tapacubos’ (Rowling, 2000, p. 50), lo que sugiere que el dinero alfarero no es homogéneo, una propiedad clave que debería tener el dinero (Levy y Bergen, 1993). Sin embargo, a los Potterianos parece no importarles esto.

Los bancos centrales no sabe mantener una moneda estable y ahora quieren salvar al medio ambiente

Se viene el tema de requerir que los bancos centrales fijen sus políticas de forma tal de impactar favorablemente en el medio ambiente. En fin, apenas son capaces de mantener una moneda relativamente estable como para sumar ahora este otro objetivo. Un par de papers tratan el asunto desde distintas perspectivas. Uno de ellos se titula “From Market to Green Economics: Impact on Monetary and Financial Policies”, que saldrá en el libro de Dariusz Adamski, Fabian Amtenbrink, Jakob de Haan (editors), Cambridge Handbook on European Monetary, Economic and Financial Market Integration. Los autores son Dirk Schoenmaker, Rotterdam School of Management, Erasmus University; Erasmus Research Institute of Management (ERIM); Centre for Economic Policy Research (CEPR) y Hans Stegeman, Erasmus University Rotterdam: https://ssrn.com/abstract=4155893

“El BCE ya ha dado el paso de ‘una regla de política monetaria’ a un banco central amplio con tareas monetarias y financieras. El siguiente paso es ecologizar estas tareas de estabilidad monetaria y financiera. Este capítulo argumenta que un cambio del paradigma predominante de “economía de mercado” a un paradigma de “economía verde” hará que esta transformación sea efectiva. Los desafíos de la sostenibilidad son de naturaleza compleja y tienen un largo horizonte.

En el aspecto financiero, el BCE debería «eliminar el riesgo del sistema financiero» haciendo más ecológicas sus tareas de supervisión y estabilidad financiera. Este capítulo ofrece una descripción general de los nuevos instrumentos financieros y su aplicación por parte del BCE. Por el lado monetario, el BCE todavía está adoptando una estrategia de dos frentes: un enfoque de riesgo y un enfoque de asignación. Si bien el enfoque de riesgo se ajusta al pensamiento de la economía de mercado, el paradigma de la economía verde sugiere un enfoque de asignación mediante el cual el BCE pasa de activos con alto contenido de carbono a activos con bajo contenido de carbono en sus operaciones de política monetaria. El enfoque de asignación está ganando terreno.”

El otro paper se titula “Can the Federal Reserve Save the Environment?”, por Kyoung-Gon Kim, Korea Institute for Defense Analyses (KIDA) y Doyoung Park, University of Arkansas: https://ssrn.com/abstract=3996862

“Este artículo estudia el efecto de la política monetaria sobre la calidad ambiental a través del canal de las cadenas globales de valor (CGV). A partir de un análisis proxy-VAR con la sorpresa de la política monetaria de EE. UU. como instrumento externo, mostramos que una política monetaria contractiva que eleva los costos del crédito interno e induce a una moneda local más fuerte tiene un efecto causal de reducción de emisiones, pero lo que es más importante, aumenta la intensidad de las emisiones debido a Desalienta la participación de las empresas en las cadenas de valor mundiales, lo que, a su vez, implica una reducción de la deslocalización de la contaminación. Este resultado indica que las políticas monetarias que apuntan principalmente a la estabilización económica tienen una externalidad ambiental no reconocida.”

Ravier y Cachanosky sobre los desórdenes monetarios de la provincia de Buenos Aires en el siglo XIX

Argentina tiene una larga historia de indisciplina fiscal. Comenzando ya con la provincia de Buenos Aires, desde antes que el país se unificara e incluso después de tener ya una notable constitución.

Adrián O. Ravier y Nicolás Cachanosky publican un artículo en la Independent Review con el ‘titulo de “Monetary Disorder in Buenos Aires Province, 1822–1881”:

Este artículo apareció en la edición de verano de 2022 de The Independent Review.

“La serie de quiebras bancarias en la provincia de Buenos Aires en el siglo XIX no se debió a la escasez de metales preciosos sino a una regulación ineficiente, déficits del Tesoro onerosos y poder de monopolio. Este es otro ejemplo histórico más de cómo las guerras resultan en la degradación de las instituciones monetarias y bancarias.”

https://www.independent.org/publications/tir/article.asp?id=1716

El texto completo de este artículo estará disponible en esta página nueve meses después de su publicación impresa inicial. Para leerlo ahora, hay que comprarlo.

¿Inflation targeting sin saber cuál es el «target»? Perdidos en el bosque, política monetaria a ciegas

En las últimas décadas se ha generalizado la política monetaria del “inflation targeting”, entre los países avanzados y, digamos, más “serios” en sus políticas monetarias. Ni qué hablar del resto. Pero he aquí que nuestros “inflation targeters” podrían estar fijando objetivos a ciegas, es decir, tienen poca idea de la evolución de las variables que ahora toman en cuenta y han dejado de seguir la evolución de la cantidad de dinero, algo que deberían volver a retomar. Esto es lo que plantea un artículo del C. D. Howe Institute de Canadá, Commentary NO. 623 Money Talks: The Old, New Tool for Predicting Inflation, por Steve Ambler y Jeremy Kronick: https://www.cdhowe.org/sites/default/files/2022-07/Commentary_623.pdf?mc_cid=3db1414352&mc_eid=c03ba8028c

 

“Hasta principios de la década de 1980, la mayoría de los economistas suscribían la idea de que había una correlación positiva significativa, tanto a corto como a largo plazo, entre los agregados monetarios y la inflación.

Sin embargo, la relación a corto plazo se deterioró a mediados de la década de 1980, y los banqueros centrales de hoy prestan poca atención a las tasas de crecimiento de los agregados monetarios, que miden todo, desde efectivo y depósitos bancarios hasta bonos de ahorro de Canadá, contribuciones netas de fondos mutuos y más (ver Explicador de conceptos clave) – en sus pronósticos de inflación y al tomar sus decisiones de política monetaria. Esto parecería desacreditar el monetarismo1 y los enfoques monetarios para comprender la inflación y la política monetaria, pero argumentamos que no es así.2 Es simplemente un ejemplo de un principio general atribuible a Rowe y Yetman (2002) y Otto y Voss ( 2014). Como se indica en el último documento, “si el Banco de Canadá está apuntando estrictamente (y con éxito) a una tasa de inflación del 2 por ciento en un horizonte de dos años, entonces las desviaciones actuales de la inflación del 2 por ciento deberían ser impredecibles con cualquier información disponible. al Banco dos años antes.” Esto significa que no solo los agregados monetarios no deberían ser útiles para predecir la inflación a dos años, sino que tampoco lo deberían ser el desempleo, la brecha de producción (entre la producción económica real y la potencial) o el principal instrumento de política del Banco de Canadá, la tasa de interés a un día. De hecho, sólo la propia meta de inflación debería predecir la inflación en ese horizonte.”

¿Es el origen del dinero una decisión del Estado o el resultado de la evolución en el mercado?

Aunque nos parezca un tema demasiado lejos de los problemas monetarios y la inflación de estos días, no es un tema de menor importancia establecer si el origen de la moneda fue una disposición de un gobierno o estado o fruto de la evolución del mercado. Se darán cuenta que la respuesta a esa pregunta va en apoyo de quienes entienden que el mercado debe proveer la moneda o es el estado que lo hace.

En un reciente artículo titulado “Breaking down the bullion. The compliance of bullion-currencies with official weight-systems in a case-study from the ancient Near East” los autores prueban que la moneda es resultado de ese proceso espontáneo. Ellos son Nicola Ia longo de la Universidad de Gottingen, Agnese Vacca de la Universidad de Roma y Luca Peyronel, de la Universidad Libera: https://doi.org/10.1016/j.jas.2018.01.002

“• Se propone un modelo para la identificación de lingotes-monedas.

  • Las propiedades estadísticas de los fragmentos de plata se comparan con las de las balanzas del mismo período.
  • La metodología se basa en Análisis de Distribución de Frecuencias, Análisis de Cuantograma Coseno, Análisis de Correlación y simulaciones de Monte Carlo.
  • Los resultados apoyan la interpretación de hacksilver (pedazos de plata cortados sin forma) como una forma de moneda.

Resumen

En este artículo proporcionamos una visión analítica de una forma específica de moneda-lingote. A través de la comparación de las propiedades estadísticas de diferentes muestras de hacksilver y contrapesos de varios contextos de la Edad del Bronce del Cercano Oriente, el estudio intenta evaluar si se puede esperar que los valores de peso de las monedas en lingotes cumplan con los estándares de peso existentes. Los resultados de los análisis estadísticos en un tesoro de plata de Ebla (Siria) sugieren fuertemente que el hacksilver en el Cercano Oriente de la Edad del Bronce fue moldeado y/o fragmentado para cumplir con los sistemas de peso que estaban en uso en las redes comerciales donde circulado. Los resultados también muestran la posibilidad de cuantificar el nivel de afinidad entre diferentes sistemas de peso. El estudio pretende proporcionar un punto de partida para futuras investigaciones, dirigidas a la identificación de diferentes formas de monedas-lingotes en economías pre y protohistóricas.”

El origen del dinero: Menger, teoría e historia y Radford cuenta sobre el campo de prisioneros

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico y Social de UCEMA, continuamos viendo el tema del dinero y la banca. Para ello, leemos primero un artículo de Carl Menger titulado “El origen del dinero”. Allí dice:

“ En el comercio primitivo el hombre económico toma conciencia, aunque en forma muy gradual, de las ventajas económicas que se obtendrían si se explotaran las oportunidades de cambio existentes. Los objetivos de este hombre están dirigidos, primera y principalmente, de acuerdo con la simplicidad de toda cultura primitiva, a lo que está al alcance de la mano. Y sólo en esa proporción entra en el juego de sus negocios el valor de uso de las mercancías que busca adquirir. En tales condiciones, cada hombre intenta conseguir por medio del intercambio sólo aquellos productos que directamente necesita y rechaza los que no necesita o ya posee de manera suficiente. Es evidente que en esas circunstancias la cantidad de acuerdos comerciales realmente concretados se halla dentro de limites muy estrechos, Consideremos con qué poca frecuencia nos encontramos con una mercancía que es propiedad de cierta persona y que tiene menos valor en uso que otra mercancía propiedad de otra persona, dándose para esta última la situación inversa. ¡Mucho más extraño aun es el caso en el cual estos dos individuos se encuentran! Pensemos, en realidad, en las peculiares dificultades que obstaculizan el trueque inmediato de productos en esos casos, en los que la oferta y la demanda cuantitativamente no coinciden: en los cuales, por ejemplo, una mercancía indivisible debe ser intercambiada por una variedad de productos que son posesión de diferentes personas o por mercancías tales que sólo se las demanda en determinadas oportunidades y que únicamente pueden ser suministradas por ciertas personas. Incluso en el caso relativamente simple y a menudo recurrente en el que una unidad económica A requiere una mercancía que posee B y B necesita una que posee C mientras que C quiere una que es propiedad de A, aun aquí, conforme a una regla de simple trueque, el intercambio de los bienes en cuestión, como regla general y por necesidad, no se realizaría.

Estas dificultades se habrían convertido en obstáculos insuperables para el progreso del comercio, y al mismo tiempo para la producción de bienes que no requirieran una venta regular, si no se hubiese hallado una solución en la naturaleza misma de las cosas, es decir, los diferentes grados de liquidez (Absatzfähigkeit) de los productos. La diferencia que existe en este sentido entre los artículos de comercio tiene enorme importancia para la teoría del dinero y del mercado en general. Y el no haber tomado en cuenta adecuadamente este hecho para explicar los fenómenos del comercio no sólo constituye una brecha lamentable en nuestra ciencia sino también una de las causas esenciales del estado de retraso de la teoría monetaria. La teoría del dinero necesariamente presupone la existencia de una teoría de liquidez de los bienes. Si logramos aprehender esto podremos entender cómo la suprema liquidez del dinero es sólo un caso especial -que únicamente presenta una diferencia de matiz- de un fenómeno genérico de la vida económica, es decir, la diferencia en la liquidez de las mercancías en general.”

 

Al mismo tiempo, leemos  LA ORGANIZACIÓN ECONÓMICA DE UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN; R.A. RADFORD (Economica, Nov. 1945):

La moneda-cigarrillo

“Aunque los cigarrillos presentan ciertas peculiaridades en su función de moneda, cumplían todas las funciones de una moneda metálica como unidades de cuenta, como medidas de valor y como depósito de valor, y presentaban la mayoría de sus características. Eran homogéneos, razonablemente duraderos, y del tamaño adecuado para las pequeñas transacciones, y en paquetes, también para las más grandes. Por cierto, que también podían ser «aligerados» retorciéndolos entre los dedos, de forma que caían hebras de tabaco.

Los cigarrillos se vieron también sujetos a la Ley de Gresham. Algunas marcas eran más populares que otras entre los fumadores, pero a efectos de su función como moneda, un cigarrillo era un cigarrillo. En consecuencia, los compradores usaban las peores calidades y la tienda raramente se vio en posesión de las marcas más populares: cigarrillos como los Churchman N° 1 se usaban muy poco en el comercio. Una vez, empezaron a circular cigarrillos hechos a mano con tabaco de pipa. El tabaco de pipa era distribuido por la Cruz Roja a una tasa de 25 cigarrillos la onza y esta era la tasa generalmente utilizada en los intercambios, pero con una onza se podían conseguir 30 cigarrillos de confección casera. Naturalmente la gente que poseía cigarrillos hechos a máquina, los rompía y volvía a liar el tabaco, de forma que los verdaderos cigarrillos desaparecieron prácticamente del mercado. Los cigarrillos hechos a mano no eran homogéneos y los precios no podían expresarse ya en ellos con seguridad: todo el mundo examinaba cada cigarrillo antes de aceptarlo y rechazaba los delgados o exigía uno extra como compensación. Durante algún tiempo sufrimos todas las consecuencias de una moneda depreciada.

Los cigarrillos hechos a máquina fueron siempre universalmente aceptados, tanto por lo que podían comprar como por sí mismos. Era precisamente su valor intrínseco lo que daba lugar a su principal inconveniente como moneda, una desventaja Que se da también, aunque en mucha menor escala, en el caso de la moneda metálica, es decir, el hecho de la existencia de una fuerte demanda con fines no-monetarios. En consecuencia, nuestra economía se veía sometida repetidamente a deflaciones y períodos de escasez de dinero. Mientras las entregas de la Cruz Roja de 50 ó 25 cigarrillos por individuo y semana se producían con regularidad y mientras existían stocks adecuados, la moneda-cigarrillo servía admirablemente a nuestros propósitos.

Pero cuando las entregas se interrumpían, los stocks desaparecían rápidamente, los precios caían, el comercio declinaba en volumen y se convertía cada vez más en trueque. Estas tendencias deflacionistas eran periódicamente compensadas por la repentina inyección de moneda nueva. Los paquetes privados de cigarrillos llegaban a cuentagotas a lo largo del año, pero la mayor parte llegaba cada trimestre cuando la Cruz Roja recibía su asignación de servicios de transporte. Varios cientos de miles de cigarrillos podían llegar en el espacio de una quincena. Los precios se disparaban, hasta que empezaban a bajar, primero despacio pero con creciente rapidez a medida que los stocks se agotaban, hasta que llegaba la siguiente distribución importante. La mayor parte de nuestros problemas económicos se podían atribuir a esta fundamental inestabilidad.”

 

¿Las expectativas de inflación de economistas, políticos, empresarios y la gente, son diferentes? Acá, no mucho

En medio de una situación que muestra a los precios de la economía creciendo a niveles no vistos desde hace mucho tiempo y la preocupación que esto genera, además de la sensación de estar fuera de control, dos economistas del Banque de France se refieren a las distintas expectativas que pueden tener distintos actores. El paper se titula “Information Frictions Across Various Types of Inflation Expectations”, por Camille Cornand & Paul Hubert: https://publications.banque-france.fr/sites/default/files/medias/documents/wp873.pdf

No conozco que se haya realizado un estudio similar en Argentina pero dada la experiencia inflacionaria que tenemos sospecho que las expectativas de inflación en los empresarios han de estar muy cerca de las de los profesionales, y las de la gente en general tampoco serán tan distintas.

Así se resume este trabajo:

“La dinámica macroeconómica depende en gran medida de los procesos de expectativas. La política monetaria consiste en gran parte en el manejo de las expectativas de inflación de los distintos agentes (hogares, empresas, pronosticadores profesionales). Por lo tanto, es de suma importancia que los banqueros centrales conozcan la fuerza de las fricciones de información que afectan las expectativas de inflación dentro y entre las diferentes categorías de agentes económicos.

Estas fricciones informativas se caracterizan por la frecuencia de revisiones y discrepancias en las expectativas de inflación. Debido a que el costo de recolectar y procesar información puede ser diferente para varias categorías de agentes, la fuerza de las fricciones de información dentro y entre varias categorías puede variar dramáticamente.”

No se ve muy bien pero el cuadro de arriba a la izquierda son los profesionales, a la derecha los políticos, abajo a la izquierda las empresas y a la derecha la población general. Supongo que en Argentina, los cuadros de abajo se parecen a los de arriba.

Curso legal del Bitcoin en El Salvador: las cosas no suelen funcionar bien cuando se imponen desde arriba

La decisión del gobierno de El Salvador de dar curso legal al Bitcoin fue una novedad en la región, y en el mundo, pero una cosa es permitir que la gente pueda elegir la moneda que desea utilizar y otra es que un gobierno quiera imponer su uso. Como suele pasar con tantas otras cosas, cuando se trata de imponer algo, no funciona bien. En un reciente trabajo publicado por el National Bureau of Economic Research, NBER, Fernando E. Alvarez de la Universidad de Chicago, David Argente, de la Universidad del Estado de Pennsylvania y Diana Van Patten, tratan el tema. Se titula: “ARE CRYPTOCURRENCIES CURRENCIES? BITCOIN AS LEGAL TENDER IN EL SALVADOR; Working Paper 29968, http://www.nber.org/papers/w29968

“Este artículo estudia el potencial de una criptomoneda para convertirse en un medio de intercambio. Usamos evidencia de un experimento natural: en septiembre de 2021, El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en hacer moneda de curso legal de bitcoin, y todos los agentes económicos estaban obligados a aceptar bitcoin para todos los pagos. El gobierno salvadoreño también lanzó una aplicación, “Chivo Wallet”, que permitía a los usuarios comerciar digitalmente con bitcoins y dólares, y ofrecía importantes incentivos para descargarla. Realizamos una encuesta cara a cara nacional representativa para obtener información sobre el uso y los efectos de bitcoin. Aprovechando estos datos, documentamos cómo, a pesar del «gran impulso» del gobierno y una gran parte de las personas que descargan Chivo Wallet, el uso de bitcoin para las transacciones diarias es bajo y se concentra entre la población bancarizada, educada, joven y masculina. También estimamos el costo fijo de adoptar la nueva tecnología de pago, la importancia de las complementariedades estratégicas para los usuarios y la elasticidad de sustitución entre los pagos móviles y otros métodos de pago.”