Alberdi sobre la población: lo relaciona con la Aduana, para atraer “recursos” es necesario eliminar las barreras

Con los alumnos de la UBA Derecho, leemos a Juan Bautista Alberdi en Sistema Económico y Rentístico. Cuando trata el tema de la población, lo vincula con el de la Aduana. Citando a Flores Estrada, dice:

“Los Españoles (nos dice el mismo autor) no conocían las aduanas. En los siglos XII, XIII y XIV el comercio que se hacía en toda la península, y particularmente en las provincias de la corona de Aragón, era inmenso. Hasta entonces toda la renta de los reyes se componía de las propiedades de la corona, de algunas obvenciones extraordinarias y de los únicos impuestos de la alcabala y de los cientos, contribución sobre toda mercancía, que primero fue de un cinco por ciento y después de un diez.. Desde fines del siglo XIV hasta mediados del XV, a medida que avanzaban las conquistas de los españoles y cedían el campo sus antiguos vencedores, se hacía sensible la decadencia de España. A Carlos I, el primer monarca de España que organizó metódicamente el despotismo, se debe el bárbaro reglamento de aduanas, estableciendo en 1529, y con él la ruina de la Nación, dice el brillante y sabio economista español.

El hecho es que por resultado de ese sistema aduanero y de otras instituciones económicas, o mejor, anti-económicas de su jaez, sin incluir la pérdida de los dos millones de Arabes expulsados por Felipe III, el resto de la población se halló disminuida en más de una mitad, pues en 1715, según aparece de un censo practicado entonces, no excedía la población de seis millones, al paso que en 1688 todavía constaba de doce millonesb.

El economista español, que acabo de citar, mencionado por Blanqui, del Instituto de Francia, en su Historia de la economía política, como uno de los primeros tratadistas de Europa en ese ramo, Flóres Estrada, opinaba en su libro citado por la abolición absoluta de las aduanas, y aun sin retribución o reciprocidad de otras naciones.

Si tal sistema fuese admisible en la hipótesis de la ciencia, por hoy fuera inaplicable a la República Argentina, que coloca por el art. 4 de su Constitución el producto de derechos de importación y exportación de las aduanas en el número de las fuentes de su Tesoro nacional. – Por su art. 64 da al Congreso el poder de legislar sobre las aduanas exteriores y establecer los derechos de importación y exportación que han de satisfacerse en ellas.

La aduana entra, pues, en el número de los males inevitables de la República Argentina, como figura en las rentas de los países más libres de la tierra. Es un legado doloroso de los errores de otros siglos.

Sin embargo, al legislador le incumbe reducirlo a sus menores dimensiones, dándole el carácter preciso que tiene por la Constitución, y poniéndolo en armonía, como interés fiscal, con los propósitos económicos, que la Constitución coloca primero y más alto que los intereses del fisco.”

12 pensamientos en “Alberdi sobre la población: lo relaciona con la Aduana, para atraer “recursos” es necesario eliminar las barreras

  1. Resumen:
    En América aumentar la población es extender el bienestar. La Constitución hizo de la población su fin inmediato, porque vio en ella el medio más poderoso de alcanzar su fin, la civilización y el bienestar del país. En América, gobernar es poblar; el cómo poblar, es una cuestión practica para el dominio de las leyes orgánicas. Nuestra constitución contiene todos los medios de fomentar la población que reconoce la ciencia, esos medios se reducen a dos clases: unos son directos, (medidas encaminadas a traer pobladores y fundar colonias). Otros indirectos, (sistema de instituciones encaminados a formar corrientes de población espontanea). Los poderosos son los indirectos, los que tienen por objeto abrir corrientes de inmigración, multiplicar la población de las campañas, en lugar de colonizar tierras desiertas. Por otro lado, de la abstención del ejercicio de la violencia se reduce el poder que el gobierno tiene para poblar: es un poder negativo, que consiste en dejar libre. En el sentido de la Constitución, la aduana es un derecho de importación y exportación, un impuesto, cuyo producto concurre a la formación del Tesoro, destinado al sostenimiento de los gastos de la Nación. Fuera de ese rol, no tiene otro. La aduana de despoblación, conoce dos medios de prohibir, uno directo, por la exclusión absoluta; otro indirecto, por la contribución elevada, por el impuesto exorbitante. Cuando cae bajo los golpes de la libertad el directo, suele quedar coexistiendo con ella bajo el disfraz de protección a la industria nacional, el segundo. La seguridad, es la libertad misma considerada en sus efectos prácticos y en sus resultados positivos. Donde quiera que la seguridad de la persona y de la propiedad existe como un hecho inviolable, la población se desarrolla por si misma sin más aliciente que este.

    Novedoso:
    Cuando Alberdi destaca las diferencias entre ambos continentes en juego, respecto de la población y subsistencia, resulta novedoso como denota la problemática de su época una vez más, argumentando que la población que en Europa es el origen de la mala distribución de la riqueza por su exuberancia, en América lo es por su escasez. Por otro lado, propio de su pensamiento liberal, es de destacar una realidad de nuestros días ,a mi entender, en cuanto a que la aduana proteccionista es opuesta al progreso, porque hace vivir mal, comer mal, beber mal, vestir ropa mal hecha, etc. , entendiendo a la industria local como atrasada; sino analicemos la última década en Argentina.
    Y por último, no sé si novedoso, pero si llama mucho la atención, su visión de un instrumento como es el pasaporte. El argumenta que aquel fue inventado por el despotismo de la Revolución Francesa, y es un medio de espantar la población convirtiendo en cárcel el territorio de la Nación. Realmente se espantaría el autor, de vivir en nuestros tiempos.

    Preguntas que le haría al autor:
    1) En la actualidad, ¿Se puede ver el espíritu de hospitalidad y de fraternidad hacia el extranjero, que quiso dar la Constitución de 1853?
    2) ¿Es requisito esencial para la mayor civilización y prosperidad de un país, el depender del extranjero? ¿Actualmente, podemos desligarnos de ello?
    3) Si la paz es una condición esencial para el aumento de población, ¿Cómo se explica que la conmoción pública sufrida actualmente en Europa a través del terrorismo, no sea óbice para retroceder la población?

  2. 1) Haciendo un resumen de las ideas de Alberdi, puedo destacar que:
    a) Considera la necesidad imperiosa de nuestro continente de poblar las tierras desoladas (a diferencia de la situación europea cuya opulencia privilegiada estaba en pugna contra la muchedumbre miserable) a fin de extender y promover la civilización y el bienestar. Necesidad que fue entendida, de mejor manera que otros países, por nuestra Constitución, cuyos principios ofrecen los sistemas necesarios para poblar las tierras, ya sea, de manera artificial (a través de los medios directos de colonización) o de manera espontanea (a través de los medios indirectos, los cuales forman el sistema de instituciones para formar corrientes de población naturales), advirtiendo la mayor eficacia del fomento de la población espontanea, siendo su objeto la apertura de corrientes de inmigración, agrandar las ciudades, en lugar de colonizar tierras desiertas.
    b) Afirma que para promover la inmigración espontanea, es menester alejarse de legislación y costumbres españolas que insistían en la exclusión sistemática del extranjero (el cual es el poblador natural de nuestro país), a través, de la remoción de aquellas leyes, y la reglamentación de las nuevas leyes a favor de la población, conducidas por los principios protectores de la población establecidos por la Constitución.
    c) Admite pese a su descontento, la inevitabilidad de la aduana “originada por el despotismo”, como derecho de exportación e importación, cuyo producto concurre a la formación del Tesoro, y señala la importancia de que ninguna ley orgánica posterior modifique o altere el fin expreso otorgado por la Constitución, la cual ha querido situarla en armonía con la libertad de comercio, ya que, una aduana no debe perjudicar el aumento de la población en absoluto, no debe excluir directa o indirectamente por la contribución exorbitante, en fin “no debe despoblar”.
    2) Siempre es destacable de Alberdi su convicción firme acerca de la estabilidad y el aumento de la población de nuestro país, por parte de la inmigración europea, ya que, realmente es lo que sucedió muchos años luego de sus dicho, logrando llenar todo un extenso país de millones de habitantes, con motivación por trabajar y prosperar en nuestras tierras antiguamente desoladas. También es novedoso como pudo combinar dos cuestiones tan contradictorias como la libertad de comercio y el derecho a la importación y exportación en las aduanas, ya que, hoy en día muchos políticos y economistas creen que solamente se puede brindar mayormente un derecho por sobre el otro, y no ambos en armonía.
    3)
    a) Teniendo en cuenta lo mencionado al inicio acerca de la distribución de las riquezas ¿Cuál cree que es el problema fundamental de la distribución de riquezas de nuestro país en la actualidad referido a la población?
    b) Teniendo en cuenta lo mencionado acerca del verdadero rol que debe cumplir la aduana ¿Cuál cree que fue el problema de nuestro país, en lo relativo a la regulación de los derechos de importación y exportación? ¿Se imaginaba que los gobiernos de turno, iban a modificar reiteradas veces su pensamiento acerca de los beneficios o no beneficios de la protección de la libertad de comercio?
    c) Teniendo en cuenta lo dicho acerca de la “aduana de despoblación” ¿Qué opina acerca de los excesivos controles e impuestos que hay que pagar en las aduanas, son anticonstitucionales?

  3. En el presente capitulo, se diferencia lo que significa la población en Europa y en Sud América. En el primero, existirán dos doctrinas: la de Malthus donde se decía que era menester disminuir la población y la socialista que quería destruir las torres de opulencia, ambas son inaplicables para América donde el alimento sobra y los hacinamientos de fortuna no existen. En este continente aumentar la población será extender el bienestar y así lo entendió la Constitución que la hizo su fin inmediato, esta podrá ser llevada a cabo a través de dos sistemas: directos, consisten en medidas para traer pobladores y fundar colonias (población artificial) e indirectos, forman un sistema de instituciones para atraer corrientes de población espontánea.
    Alberdi hará hincapié en la importancia de la modificación a la legislación hecha para despoblar, utilizando el ejemplo de cómo España alejo al extranjero y estableciendo lo fundamental que es la seguridad otorgada a los derechos civiles del hombre.
    Por último, considerará a la aduana como instrumento de despoblación, que está regulado en nuestra constitución como un derecho de importación y exportación que concurre a la formación del tesoro pero que al legislador le incumbe reducirlo a sus menores dimensiones y cuyo fin no debe ser proteccionista.
    Lo novedoso es que reconozca que ninguna ley de aduanas puede hacerla un instrumento de protección, ni mucho menos de exclusión y prohibición sino que, en la medida de lo posible este orientado a no impedir la libertad de comercio, por ejemplo no establecer la prohibición del ingreso de determinadas mercaderías para favorecer la industria local o establecer una contribución elevada. Continúa sosteniendo que la libertad de los individuos es lo que favorecerá el progreso de la Nación, en este caso en la disponibilidad de los recursos que provienen del extranjero.
    1-Poblar el territorio, ¿Continua siendo el medio más poderoso para alcanzar la civilización y el bienestar del país?
    2-En la AFIP se considera que las estrategias principales de la Aduana se vinculan con la facilitación y potenciación del comercio exterior, ¿considera que es verdad?
    3-¿Tiene algún punto de vista favorable respecto de las aduanas, por ejemplo que una de sus metas sea combatir el contrabando?

  4. Guía N°8: Capítulo V
    Síntesis
    En este Capítulo Alberdi destaca diferencias sustanciales entre el continente europeo y Sud América respecto a la población y su subsistencia, haciendo hincapié en que en nuestra República no teníamos necesidad de impedir que nazca el hombre por temor de que perezca de hambre, porque el alimento sobra. Por lo tanto la población que allá es el origen de la mala distribución de la riqueza por su exuberancia, en América lo es por su escasez. Admitido el principio de que “gobernar es poblar” se pregunta cómo poblar y por medio de qué sistema. Existen medios directos para proteger la población, encaminados a atraer pobladores y fundar colonias, y medios indirectos que forman un sistema de instituciones que tienden a crear corrientes de población espontánea. Para saber cómo poblarnos debemos indagar en camino de la experiencia, por ejemplo el caso de España que por la intolerancia y la persecución religiosa se excluyó al extranjero. Cabe destacar que la tolerancia no es suficiente garantía en países cuya legislación anterior persiguió creencias disidentes.
    Será necesario garantizar la libertad convertida en un derecho perfecto y exigible. El caso de la aduana es uno de los males inevitables de la República como figura de rentas, sin embargo le incumbe al legislador reducirlo a menores dimensiones dándole el carácter preciso que tiene por la CN (el de un derecho de importación y exportación: un impuesto). Finalmente, con respecto a la seguridad cabe destacar que es el complemento de la libertad, siempre que exista como derecho inviolable la población se desarrollará por sí misma y la inmigración espontánea dependerá de tales garantías (propiedad inviolable, juicio previo, abolición de pena de muerte, etc.).

    Novedoso
    Alberdi destaca la importancia de aumentar la población para poder extender el bienestar, ya que es un movimiento instintivo, normal de la naturaleza del hombre. Las naciones no son la creación sino las creadoras de gobiernos, y estos poseen el poder de despoblar, pero jamás podrá atraer habitantes por el uso de la violencia sino ofreciéndoles garantías: dejar ser libre, dejar gozar del derecho de propiedad, respetar la creencia, la persona, la industria y ser justo.
    Pero aclara que la Constitución autoriza todos los medios conocidos de protección a favor de la industria, siempre que no sea a expensas de la libertad. Por ejemplo, una aduana proteccionista es opuesta al progreso de la población, porque hace vivir mal a causa de beneficiar la industria local, en permanente atraso.
    Sin embargo, las garantías y la seguridad que la CN promete al poblador pueden fallar por muchas causas (por carencia de leyes que reglamenten el ejercicio, porque se alteren las leyes o se anulen, etc.), y toda causa de inseguridad lo es al mismo tiempo de despoblación.

    Preguntas
    1. Es eficaz en la práctica el sistema empleado por la CN para abrir corrientes de inmigración espontánea?
    2. Tenemos una legislación pensada para poblar o despoblar?
    3. Creería que la aduana excede el rol designado por la CN perjudicando la libertad de comercio? Como controlaríamos los impuestos exorbitantes y la exclusión?

  5. Eugenio Recalde
    Capitulo N- V
    J.B.Alberdi

    En este capitulo nos dice los errores que no debemos cometer, referente a los cometidos por el viejo continente,como los impuestos Aduaneros que implemento España en el siglo, xv ,y que llevo a la misma a despoblar para quedarse con una porcion reducida de población que tenia ciertos privilegios..
    En nuestra constitución la libre migración,el comercio,la industria ,la navegación,el libre transito esta protegida y los gobiernos deben garantizarla por medio de leyes o reglamentos que no se alteren su espíritu..
    El hecho que se cobre los impuestos aduaneros deben ser para financiar el tesoro y deben ser la forma mas sencillas para su implementar,este sistema de traba a la libertad también se impone con los pasaporte documentos que se pide a los emigrantes para entrar al país.es por ello que debemos tener la mas absoluta libertad para ingreso de mercaderías importadas y no decir que se pone dicho impuesto para proteger a la industria nacional ya que las mismas con el tiempo se ponen obsoletas, y los, industriales nacionales no invierten en nuevas tecnologías,una mala política del cobro aduanero seria despoblar a nuestra nación ya que eso atenta con nuestra libertad.
    Lo que mas resalto de este capitulo es la forma de decirnos,que no se cometan los errores que cometieron el viejo continente,ya que contamos con todo los que nos dio la naturaleza y que esta todo para hacer ,no poner trabas con los impuestos aduaneros ni con la documentación de los inmigrante que es una forma de cortar la libertad que tanto nos da nuestra constitución tanto para los naturales como para los extranjeros.

    Que opinión tiene referente a los impuestos aduaneros que hoy mantiene nuestro país?
    Que reflexión le merece nuestra apertura de migración con la que contamos en nuestro días?
    .Podemos decir en su opinión, si cometimos esos errores que usted,reflexiono en su época?

  6. RESUMEN
    En este capítulo Alberdi se centra en la necesidad de fomentar el aumento de la población en la reciente Argentina, y se entiende del texto, también está en su vocación la distribución de esa población de manera más o menos equilibrada.
    Con esta expectativa en mente, hace la distinción entre lo que es una inmigración artificial y una inmigración espontánea y una distinción entre los medios directos y los indirectos para crear esa atracción. Básicamente, la inmigración artificial resulta a mediano y largo plazo infructífera si no están dadas las condiciones de medios indirectos que fomenten al inmigrante a quedarse, y la espontánea crecerá por medidas directas pero especialmente florecerá con el auge de la Argentina producto de las medidas indirectas.
    Dicho esto, la centralidad sucede entonces en las medidas. Las medidas directas son las ya conversadas cláusulas del progreso que hacen del fomento de la inmigración una política de Estado Nacional (art. 64 inciso 16) y de las Provincias (art. 104). Las medidas indirectas es la prosperidad de la Nación, la protección de la diversidad religiosa, sostener impuestos aduaneros e internos bajos, permitir el progreso individual y proteger la propiedad privada.
    Alberdi está convencido que las medidas indirectas son la piedra principal de la estructura de la nueva Argentina y de una política de poblamiento.
    NOVEDAD
    Me resultó interesante que Alberdi plantee de forma tan tajante la distinción entre una Aduana despótica destinada a la protección de la producción interna sin interesar las condiciones de dicha producción, y una Aduana que comprenda su rol de control con tasas bajas y permita un florecimiento del comercio con el extranjero.
    Entiendo que Alberdi da a los bajos impuestos un rol tan indispensable como a la eliminación de la confiscación de la propiedad privada y la limitación de los abusos del poder estatal. Desde de la visión de este pensador, la política aduanera no puede ser distinta a la política impositiva.
    PREGUNTAS
    1. ¿Qué opinión merece las posiciones políticas en el mundo contrarias a la inmigración?
    2. ¿Consideraría que Europa en este momento vive una crisis de la libre circulación?, ¿esta situación actual limitará la economía a futuro teniendo en cuenta que la inmigración árabe actual pertenece a sectores dinámicos en lo económico?
    3. ¿Qué rol podría tener la Argentina en el fomento de la inmigración para intentar atraer a las masas migrantes en la actualidad?, ¿cómo evaluaría nuestras “medidas indirectas” actualmente, atraen o espantan la inmigración espontánea?

    Federico Esswein
    34.705.227

  7. Resumen

    La Constitución Nacional establece ciertas garantías en materia de población, instaurando bastos artículos al respecto tales como el 4,64,25,etc.
    La misma ha fijado medios de fomentar la población que reconoce la ciencia y la Constitución. Estas son de dos clases; uno directo que consiste en medidas y expedientes especiales, encaminados a traer pobladores y fundar colonias. Otras son indirectas los cuales forman un sistema de instituciones encaminado a formar corrientes de población espontánea.
    La forma de la Constitución es la del medio directo, pero así como la misma lo dispone, en contracara existe el ejercicio del legislador que hace todo lo contrario, tal ejemplo del mismo es el establecimiento de las aduanas que imponen gravámenes a la hora de importar y exportar, ésta como tal no coopera para el crecimiento de la población sino más bien figura como un mal inevitable de la Nación.

    Novedoso

    Lo llamativo es cuando el autor dice que no hay noticias sobre otra Constitución de América ni de otro país del mundo que iguale a la Argentina en hospitalidad y fraternidad hacia el extranjero y que por cuyo motivo tiene la convicción de que su establecimiento y permanencia dará por resultado el aumento y prosperidad de la población en dimensiones colosales.
    Tal es así que hoy en día, que la Argentina es un país que recibe grandes masas de extranjeros y que forman parte de esta opulenta Nación.

    Preguntas
    – Considera que es equitativa la distribución de la riqueza?
    – Se respetan los principios que funda la Constitución a la hora de hablar sobre la población?
    – La imposición de impuestos, es para el crecimiento del Tesoro Nacional?

  8. Juan Bautista Alberdi, en esta ocasión nos presenta su visión sobre cómo se tiene que legislar en el naciente país, de modo que se favorezca la inmigración. Sostiene que a diferencia de las visiones maltusianas y socialistas, son impracticables en América, donde existe una exorbitante cantidad de alimento, mientras que falta mucha población. De allí surge la gran pregunta: ¿Cómo consigo atraerla y protegerla? Para eso sostiene que nuestra Constitución Nacional cuenta con dos medios para realizarlo. Los directos, que consiste en fomentar la inmigración. Y los indirectos, entre ellos garantizar amplios derechos civiles y económicos. Entre los medios indirectos encontramos también a la aduana, la cual sostiene que jamás debe utilizarse como un medio de protección, ni de exclusión (como hoy se profesa), y por eso es menester prestar mucha atención sobre este delicado punto, porque de ello depende que nuestra nación se desarrolle como los Estados Unidos, o termine despoblada como España.
    Lo que me pareció novedoso en este pasaje del libro es el énfasis que pone en que los trámites aduaneros sean ágiles. Incluso tomando en cuenta que vivía en un contexto mucho menos interconectado y signado por la inmediatez actuales, el autor considera un requisito fundamental para poblar estas ex colonias españolas. Al precisar que “el tiempo es oro en este siglo en que el vapor y el telégrafo eléctrico han restituido al comercio las alas de pies y manos que le daba la fábula mitológica” nos lega una importante tarea a todos los argentinos que propiciamos un desarrollo sostenido y abierto a las oportunidades que nos brinda el comercio internacional. Es una pena que una sucesión de gobiernos nos hayan ido excluyendo cada vez más del mercado global y a la vez otorgando mayores trabas al ingreso y egreso de mercaderías de nuestra República, situación que puede constatarse en los rankings de libertad económica.

    Preguntas:
    1) Como un medio más para poblar este vasto territorio ¿Cosidera positivo dejar a las provincias competir entre ellas de modo que ofrezcan mejores oportunidades para sus migrantes?
    2) ¿Considera que el fomento a la inmigración es una clausula pétrea? ¿Podría cambiar el contexto histórico que haga necesario restringir esta política de Estado?
    3) ¿No hubiera sido más conveniente no dotar de ningún culto oficial a la República Argentina?

  9. RESUMEN (Segunda Parte: Capítulo V)
    Dicho capítulo del libro habla sobre las disposiciones de la constitución referidas a la población. Ya que uno de los fines principales aspirados por la constitución era poblar un país que se encontraba desierto y despoblado en relación al extenso territorio que poseía. La constitución argentina de 1853, tomando por punto de partida los nuevos intereses de la América independiente, que son los intereses económicos, hizo de la población su fin inmediato, por que vio en ella el medio más poderoso de alcanzar su fin ulterior, que era la civilización y el bienestar del país. Consagró veintiún artículos a estos efectos, que contienen todo un sistema de política económica en servicio del desarrollo de la población; consagra el sistema de población por medios directos (disposiciones que expresamente fomentan/promueven la inmigración en el territorio argentino) y por medios indirectos (aboliendo las aduanas interiores; permitiendo la libertad de tráfico y tránsito interior por tierra y agua a todos los habitantes de la Confederación sin excluir a extranjeros; entre otros).
    NOVEDOSO
    El poder que el gobierno tiene para poblar: es un poder negativo, que consiste en dejar ser libre, en dejar gozar el derecho de propiedad, en respetar la creencia, la persona, la industria del hombre: en ser justo. Dicho sistema fue el adoptado por la constitución. El gobierno posee el poder material de despoblar, puede desterrar, oprimir, perseguir a los que habitan el suelo de su mando; pero como no tiene igual poder en los que están fuera, no está en sus manos atraerlos por la violencia, sino por las garantías. España excluyó al extranjero, en mengua de su población hábil para la industria, por la intolerancia y la persecución religiosa. La constitución de la Confederación, en oposición a esa causa de despoblación, aseguraba a todos sus habitantes los derechos de profesar libremente su culto, de enseñar y de aprender; garantizando a los extranjeros en su territorio el derecho civil inherente al ciudadano de ejercer libremente su culto.
    PREGUNTAS
    1) ¿Considera correcto que los gobiernos apliquen impuestos/retenciones a las exportaciones de productos fabricados en sus países?
    2) ¿Considera usted que los países desarrollados con industrias fuertes deben adoptar políticas y medidas proteccionistas frente a las importaciones de productos/manufacturas extranjeras provenientes de países donde la mano de obra es extremadamente menos costosa?
    3) ¿Qué política inmigratoria pondría en práctica en la actualidad si fuera presidente de la Nación? ¿Otorgaría libertades amplias o restringidas a los extranjeros para que puedan establecerse y residir en la República Argentina?

  10. En este capítulo Alberdi hace hincapié en la propuesta de la constitución nacional al respecto del fomento de la inmigración como estrategia para el crecimiento y desarrollo del país.
    Desmenuza sus artículos detallando su utilidad práctica a los efectos de procurar por medios directos tanto como indirectos el poblamiento.
    Habla del rol de las leyes económicas a tal fin. También el de las garantías y libertades universales, que como nos muestra en cada tema del libro, juegan un papel fundamental en todos los aspectos de la economía.
    Así también repara en la aduana como institución de gran impacto en la tarea de poblar, por sus efectos inmediatos en la circulación de bienes indispensables para el desarrollo y el estímulo para el extranjero.
    Para evidenciar la trascendencia del cambio, nos explica el proceso inverso que propició España a tales efectos, y el origen de la utilización de la aduana como recurso para acumular riquezas y poder en los sistemas absolutistas.
    Lo novedoso del texto es la sana crítica que hace a los mismos sistemas de aduana de países que destacan por sus economías abiertas, y lo adelantado en apreciar los resultados de esa institución en el futuro cercano del país.
    Las preguntas serían:
    Es la aduana hoy en día un medio de protección sanitaria indispensable?
    Hay modos de garantizar la seguridad pública sin la institución aduanera, teniendo en cuenta el tráfico de mercaderías con procedencia dudosa tan extendido?
    La migración tuvo los resultados esperados? A raíz de la experiencia, qué mejoraría de la propuesta constitucional al respecto?

  11. RESUMEN de la Segunda Parte, Capítulo V

    Uno de los principales propósitos de la Constitución Argentina ha sido la población del vasto y desierto territorio sudamericano. Aumentar la población era el fin inmediato para alcanzar su fin ulterior: el bienestar del país.
    Alberdi explica que existían dos sistemas según la Constitución. Por un lado estaba el sistema directo o artificial que consistía en medidas especiales dirigidas a atraer pobladores y por el otro, el sistema indirecto y espontáneo, que protegía la población natural con un poder negativo por parte del gobierno, dejando ser libre y dejando gozar el derecho de propiedad. Este último sistema era el que defiende nuestra Constitución, “el sistema poblador por excelencia”.
    Sin embargo, la Argentina contaba con una legislación heredada hecha para despoblar, en violación de la Constitución y en perjuicio para el futuro del bienestar, que excluía sistemáticamente al extranjero. Uno de los obstáculos para poblar el territorio argentino era la aduana, instrumento de despoblación. La aduana debería estar en armonía con los otros principios de libertad económica, derecho de propiedad y seguridad que establece la Constitución sin provocar la exclusión absoluta y el impuesto exorbitante. Solo de esta forma se lograría poblar la Argentina y alcanzar el crecimiento y desarrollo del país.

    NOVEDOSO

    El autor prioriza ante todo la libertad económica como medio fundamental para el crecimiento del país, aún por sobre la industria nacional. Explica que los impuestos aduaneros son los enemigos de la Constitución ya que, según Alberdi, prohíben la introducción o extracción de ciertos productos bajo el disfraz de protección de la industria nacional y resalta la necesidad de nuestro país de formarse y desarrollarse con elementos extranjeros. Sin embargo, si la industria nacional fuera perjudicada en beneficio de los productos extranjeros, eso también podría significar un detrimento para la población argentina, alejándose del camino hacia el bienestar general.

    PREGUNTAS

    En relación a su punto de vista y recordando los sucesos de los años noventa, ¿sigue creyendo que sus ideas liberales son aplicables a la Argentina de estos tiempos?
    Teniendo en cuenta la creciente deuda externa que posee la Argentina, ¿no cree que las regulaciones de los impuestos aduaneros sea un medio eficaz para poder controlar la situación económica que atraviesa el país?
    ¿Qué reforma legislativa propondría usted para que la Argentina sea un país más atractivo frente a los extranjeros?

  12. El Resumen:

    En el texto analizado en esta oportunidad, Alberdi pone en el papel un pensamiento que claramente existía en algunas mentes que miraban más allá del corto plazo: la cuestión de la población. Destaca su importancia y plantea los problemas y algunas soluciones para fomentar lo que él considera, puede ser un factor determinante en el progreso.
    Destaca que el funcionamiento de las aduanas y la existencia de impuestos muchas veces se contraponen con este objetivo. Pero las ve como una suerte de mal necesario y una realidad a la que supone que es muy difícil enfrentar.
    Finalmente el autor plantea que a corto plazo el país puede establecer algunas situaciones que beneficiarían estos movimientos poblacionales, como por ejemplo la protección de la diversidad religiosa, la existencia de impuestos internos y externos no altos y hasta la propia prosperidad de la nación como un atractivo hacia quienes está dirigida la “invitación”. También se refiere a la seguridad jurídica y establece la necesidad de demostrar que la propiedad y otros derechos civiles, están garantizados, lo cual, supone él, puede generar la confianza necesaria a quienes quieran poblar nuestro territorio.

    Lo novedoso:

    Me parece novedoso o al menos interesante cómo Alberdi divide o explica los dos tipos de llegada de población extrajera. Una la que es de mediano plazo y otro la de corto plazo. Y el papel que le asigna a las políticas p;ublicas extrat;egicas en la misión de atraer a la que, para él resulta más interesante.

    Las preguntas:

    En el mundo actual, donde la velocidad de la información y la globalización son moneda corriente… Se pueden aplicar algunas de las ideas que usted suscribía en su época?

    La existencia de capitales especulativos y golondrinas no genera una traba para llevar sus ideas al presente?

    De qué sirve que la Constitución reconozca cada vez más derechos para quienes quieran habitar el suelo argentino si después no se los puede cumplir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *