Aerolíneas Argentinas funciona mal, pierde millones, y nos resistimos a abrir la competencia

Se publicaron en estos días varias noticias vinculadas con el transporte aéreo. Por un lado, Aerolíneas Argentinas no para de perder dinero: http://www.lanacion.com.ar/1745448-le-dan-a-aerolineas-argentinas-955-millones-de-pesos-mas

Mientras tanto, Diego Fargosi comenta también en La Nación porqué no hay en Argentina aerolíneas ‘low cost’: http://www.lanacion.com.ar/1746163-asi-como-estan-las-cosas-no-habra-vuelos-low-cost-en-el-pais

Básicamente, porque el mercado está muy regulado. Concluye: “Las empresas low cost, ampliaron el mercado, generaron más demanda y sumaron nuevos pasajeros que antes no viajaban por avión. Sólo por poner un ejemplo, en España, transportan alrededor de 50% de los pasajeros. Ahora bien, las empresas tradicionales, que transportan muchos mas pasajeros, tienen en ese 50 por ciento del mercado muchos más pasajeros que cuando tenían el 100 por ciento de uno mas chico. Mientras tanto, en la Argentina seguimos con un mercado de servicios aeronáuticos chico y altamente concentrado, con una oferta de apenas 12 millones de asientos en cabotaje, contra los 140 millones de asientos ofertados en Brasil, que cuenta con una población de 200 millones de habitantes”.

En 1993 escribíamos con Alberto Benegas Lynch (h) sobre la que entonces era la primera experiencia de desregulación del Mercado, luego seguida por la apertura del mercado europeo (Hacia una política de cielos abiertos, Libertas 18):

“Dice McKenzie (op. cit, p. 8) que según un creciente cuerpo de estudios y análisis, la desregulación aérea ha alcanzado muchos de sus objetivos. Estos eran:

1) una competencia más intensa,

2) menores tarifas aéreas,

3) mayor volumen de transporte y

4) mejor bienestar de los consumidores y ganancias de las empresas.

Según un estudio a los pocos años del Consejo de Asesores Económicos, la desregulación aérea:

– incrementó el número de pares de ciudades servidas por más de una línea aérea en 55% y expandió los vuelos a ciudades pequeñas en un 20 a 30% entre 1978 y1986;

– extendió servicios a 140 aeropuertos adicionales para 1987; frenó la tasa a la que comunidades menores perdían servicios y, debido al desarrollo del sistema aéreo commuter, redujo la necesidad de subsidios federales en pequeñas comunidades después de 1981;

– expandió los servicios en mercados con el menor volumen de pasajeros en mayor proporción que en los mercados grandes;

– redujo tarifas en general en un 15% (con tarifas en vuelos cortos reducidas en un 10% y las de vuelos largos en 35%;

– extendió el uso de tarifas con descuento del 15% de los pasajeros en 1976 al 90% en 1987;

– redujo el porcentaje de pasajeros que tenían que cambiar de vuelos de 68% en 1977 a 12% en 1987;

– incrementó la productividad de las líneas aéreas un 7% entre 1976 y 1983 (mientras que la productividad de líneas aéreas en otros países cayó cerca de un 40% );

– incrementó los beneficios anuales de los consumidores en 11.000 millones de dólares para el periodo 1978-1986. La cantidad de pasajeros/millas transportados creció notablemente luego de la desregulación hasta alcanzar 329.000 millones de pasajeros/millas en 1988, un 41% más que las 234.000 millones proyectadas con la regulación.

24 pensamientos en “Aerolíneas Argentinas funciona mal, pierde millones, y nos resistimos a abrir la competencia

  1. Hemos visto que una de las formas de obtener recursos resulta ser la estatización de activos, en este caso sucedió con Aerolíneas, el problema resulta ser que si bien genero una suma de activos en un momento ello con el correr del pazo del tiempo se convirtió en un constante gasto al gobierno, en parte debido al hecho de que se a puesto como administrador de esta empresa del Estado a una persona sin ningún tipo de conocimiento o experiencia en el mercado de las aerolíneas. El problema tiene que ver con el hecho de que cuando quien administra una empresa es un empleado público que no tiene incentivos para llevar a cabo una mejor administración ya que ni los beneficios de aquellas ni las ´pérdidas repercuten directamente sobre él, como sucedería si fuera el gerente de una empresa, claramente si la empresa fuera privada y continuaría tendiendo tantas pérdidas como ahora tiene aerolíneas ya habría sido echado.
    Considero que la estatización de aerolíneas implica solamente un subsidio a la clase media y alta que tiene el acceso a poder viajar y que aquel dinero que se pierde en esta empresa tendría mayores beneficios si fuera invertido en los trenes, medios de transporte que utilizamos una cantidad enorme de ciudadanos, y no solamente el reclamo que está presente en la gran mayoría de la sociedad se produce por una cuestión de comodidad sino también de seguridad, no nos olvidemos de las grandes tragedias que sucedieron.
    Y por otro lado si se permitiera que hubiera competencia al determinar como sucede por ejemplo en Europa la libertad de vuelos surgirían aerolíneas de bajo costo y mayor cantidad de personas podrán viajar. La competencia siempre disciplina a los monopolios.

  2. Al este articulo, la empresa Aerolineas se desprende de acuerdo a nuestro conocimiento que la empresa da perdida por en misma, en sus balances,pero a si mismo la empresa sigue cumpliendo con sus servicios,porque esta subsidiada por el estado “tarifas subsidiadas” , es decir que el susbsidio es plata estatal,que viene de las arcas estatales,y no de las ganacias de la propia empresa,ahi hay un deficil en el gasto publico(relacion con el cap 8 del libro de Foro y el Bazar),esto se debe a las superpoblacion de empleados y ,salarios inecesarios,que lleva a la una mala asignacion de los recursos de la empresa,que supera los ingresos,y los servicios con falta de calidad de servicios.

  3. A partir de la expropiación de Aerolíneas Argentinas, la idea que siguió el gobierno es que el transporte aéreo sea un servicio público, por ende corresponderá al Estado garantizarlo y controlarlo, asegurándose que se brinde a los usuarios un servicio moderno, eficiente y accesible económicamente, que comunique la mayor cantidad de puntos del país. Pero en la realidad los monopolios creados y fomentados por el Estado generan abusos, servicios de mala calidad, y corrupción. Mediante ésta administración estatal se trata de esconder el déficit de gestión y demás incapacidades que tiene la empresa. Dos condiciones favorecen este tipo de resultados en los manejos de las empresas estatales: por un lado es el bajo incentivo del empleado público que actúa como administrador, ya que tanto las ganancias cómo las pérdidas que sean obtenidas, no van a afectarlo, por lo menos de manera directa. O sea él no va a recibir parte de esas ganancias, ni tampoco va a soportar las eventuales pérdidas, con ésto surge la segunda condición, por la cuál los costos son dispersos. Con esto quiero decir que este tipo de empresa estatal genera beneficios concentrados pero costos dispersos, con lo que las personas afectadas por dichas pérdidas no presentan la suficiente motivación para actuar.

  4. El caso de la estatización de Aerolíneas Argentinas sirve para analizar (o más bien confirmar) una serie de cuestiones:

    – La ineficiencia del Estado, lo cual puede corroborarse con el constante déficit que genera, el cual se traslada a las cuentas del Estado.
    – Los motivos reales, ocultos detrás de lo que se declama: mientras se festeja un supuesto patriotismo por tener una aerolínea de bandera, quien maneja la caja es un “amigo”. Ahí puede apreciarse que muchas de las medidas que se toman, si bien se hacen en nombre del bien común, en realidad ocultan intenciones de enriquecimiento.
    – Subsidios mal otorgados. Como bien señalan en el comentario de arriba, se están invirtiendo fondos públicos en servicios (en este caso, viajes en avión) que consumen las clases medias y altas, los cuales no pueden ser costeados por los sectores más vulnerables.

    Además, pareciera que el servicio no necesariamente es mejor. Entonces, sería mejor que los gobiernos evalúen si las medidas que van a adoptar realmente benefician a la población, en lugar de poner el foco en el efecto demagógico que puedan llegar a tener en la sociedad.

  5. Estamos en este caso ante un Monopolio Estatal y por ende como todo monopolio, ineficiente. La falta de comoetencia y no sólo eso sino el subsidio a la oferta es lo que genera este tipo de ineficiencia. Aerolíneas Argentinas no funciona, en mi opinión, por varios motivos.
    El primer lugar porque la falta de competencia implica que, siendo el único o que tiene el mando en la prestaciones de dicho servicio, el mismo no se esfuerce por mejorarlo brindado una pésima calidad y por ende precios que la gente no esta dispuesta a pagar en base a la calidad que se brinda.
    En segundo lugar, porque, a pesar de estar subsidiado no existen políticas que lleven a un mejor nivel de vida en los ciudadanos y no refiero sólo a la clase baja, si la clase media nota que el dinero no le alcanza preferirá optar por servicios como micros o sus propios autos para trasladarse pasando a ser la Aerolínea un bien de lujo para muchos.
    En tercer lugar, el fomento de este servicio esta, al igual que la mayoria de los servicios estatales, mal implementado. mUna vez mas subsidian la oferta y no la demanda. Le dan la posibilidad a la gente de pagar tarifas mas bajas en vez d fomentar a wue tales tarifas se regulen con la intervención del Estado pero a través de la competencia entre los diferentes prestadores de dicho servicio, lo cual generaria también una mejora en la calidad ya que querran atraer a los consumidores hacia sus empresas tratando de satisfacer sus necesidades para lo cual se veria obligados a dichas mejoras.
    En conclusión Aerolineas Argentinas se ve inmerso en el mismo problema que tienen la mayoría de las emoresas estatales, la mala implementación de politicas que fomenten mejoras. Les alcanza con decir que subsidian invirtiendo mal nuestro dinero total a la larga será otro gobierno el que pague los costos de dicha mala utilización de recursos.

  6. La verdad que desde la estatización de Aerolineas Argentinas, el 3 de septiembre de 2008, todavía no se sabe bien el para qué tomo el Estado tal decisión. Hace poco, Marcelo Zlotogwiazda, en una columna para el diario El Cronista, informó con varios datos objetivos que explican la actual situación de la compañía.
    Según las proyecciones de la empresa, este año cerrará con déficit de u$s 400 millones, un 69% más que el año pasado. Desde AA afirman que este salto del déficit se debe a la fuerte devaluación que hubo en enero, ya que la mayor parte de los costos son en moneda extranjera. Además, esto provocó una reducción importante sobre la demanda de pasajes al extranjero con origen de Argentina.
    Desde el equipo de Mariano Recalde, explican que la causa fundamental del desequilibrio financiero es el costo laboral de la empresa. Este representa un 33% de su facturación total. El principal problema, señalan desde la empresa, es el número total de empleados. Existe un exceso de empleados en pilotos y técnicos y escasos en otros sectores. Al haber habido una expansión de la firma, se descartaron dos medidas, una la reasignación de tareas, otra la de despedir a la mano de obra que sobraba. Lo que ocurrió entonces, fue un incremento en las áreas donde escaseaba.
    También destacan que desde la estatización, la cantidad de frecuencias aumentó un 73%, la cantidad de pasajeros aumentó un 50%, la flotación de aviones se incrementó de 26 a 69, mejoró la puntualidad, subió la productividad por empleado y el tiempo de vuelo diario por avión paso de 5 a 9 horas y media.
    Desde la compañía alegan que el motivo por el cual otras empresas como Lan producen ganancias año tras año y esta no, es que AA tiene objetivos que van más allá del fin de lucro. Mientras que Lan cubre en Argentina solo las 13 mejores destinos, AA cubre 36 y muchos de ellos pocos rentables.

    Ahora bien, más allá de los datos objetivos que brindan desde la empresa, creo que la discusión es más general. La verdad es que poco sé yo sobre el negocio aeronáutico, pero lo que habría que discutir es que función cumple AA para la sociedad. Que importancia tiene para un país tener una linea de bandera nacional. Que número real de los 40 millones de argentinos es usuario de un servicio público que se lleva el 0,28% de gasto público nacional. No creo que haya por ejemplo, ninguna utilidad en malgastar dinero en vuelos a Miami o Barcelona. Ante la necesidad de unir las economías regionales, se podría pensar mas bien en una red ferroviaria mucho más eficiente, inclusiva, accesible y económica.
    Pero creo que como ya vimos en la teoría de la Public Choice, el político solo puede ver los plazos en términos electorales. En plazos no mayores a 4 años.
    Creo que la necesidad de mantener varios puestos de trabajo y el relato de la soberanía nacional se llevan puesto un monto de dinero importante que tal vez podría llegar a cumplir una función mucho más trascendental que la que hoy cumple AA.

    Nota citada en el comentario: http://www.cronista.com/contenidos/2014/11/06/noticia_0047.html

  7. Una de las maneras de recaudar fondos por parte del Estado es la de Expropiar Activos, la cual se encuentra en el presente caso. La estatizacion de Aerolineas Argentinas si bien como toda expropiacion genero un ingreso unico al momento de incorporarla, luego comenzo a generar perdidas a causa de una administracion ineficiente. Como sabemos los emprendimientos en el sector privado poseen mas incentivos que en el estatal debido a que quien los lleva a cabo es la misma persona que obtiene las ganancias de una administracion eficaz, o soporta las perdidas en el caso contrario. En el caso de Aerolineas, al ser un funcionario publico el que administra la empresa, no tiene suficientes incentivos (mas alla del incentivo politico) para llevar a cabo una administracion eficiente, ya que el no se lleva todas las ganancias ni tiene que soportar las perdidas.
    Mas alla de todo esto creo que debemos preguntarnos ¿cual es el objetivo de haber expropiado esta empresa? Si la respuesta es tener una “aerolinea de bandera” creo que es insuficiente. Pensemos que la mayoria de las personas que utilizan en nuestro pais este tipo de servicios son gente de clase media en adelante. Me pregunto ¿no seria mejor llevar la empresa al mercado y que compita con las demas lineas aereas? Sobre todo si el mantenimiento de esta empresa esta lejos de generar ganancias y le ocasiona un gasto muy grande al Estado.

  8. Cuando un emprendimiento económico está en manos de particulares, los incentivos operan de manera que se combinan el interés de producir ganancias con el interés de no correr con pérdidas. Estos incentivos no operan cuando es el Estado quien administra el emprendimiento, ya que no hay cambios en los ingresos de los funcionarios públicos administren bien o mal. A esto debe además sumarse la inseguridad jurídica generada cuando el Estado se apropia de un emprendimiento privado para administrarlo, con todas las consecuencias negativas asociadas con ello: caída de la inversión extranjera, subida de la tasa de interés de los bonos, etc.
    Esto da como resultado que en todo el mundo, en mayor o menor medida dependiendo del país, los privados sean mejores administradores que el Estado. Ante el ejemplo de Aerolíneas Argentinas, resulta patente como la administración estatal de la aerolínea es deficiente, y las altísimas pérdidas que genera serían inconcebibles si la empresa tuviese que someterse a la disciplina del mercado.
    El caso plantea muchas preguntas acerca del fondo de la cuestión: qué rol debe cumplir el Estado en la sociedad. Se ha justificado la expropiación de Aerolíneas Argentinas argumentando la importancia de tener una aerolínea de bandera, pero si examina con más detenimiento la cuestión, uno se puede preguntar si tal “logro” simbólico realmente vale la pena considerando los enormes costos. Debe tenerse en cuenta además, que la carga de mantener tan robusta empresa ni siquiera es coherente con la ideología imperante de redistribución de riquezas ya que, como es sabido, el transporte aéreo es una comodidad disfrutada exclusivamente por las clases medias y altas, de manera que los impuestos de los pobres estarían financiando este lujo para unos pocos.
    Si uno se pone a hacer las cuentas de cuánto le cuesta al Estado mantener la aerolínea, cuánto el Estado está perdiendo en impuestos al haberla estatizado, y cuánto más eficiente podría ser en manos privadas, resulta evidente que la estatización de la aerolínea ha sido una desición equivocada, que debería revertirse cuanto antes.
    Podría argumentarse que no puede haber competencia en el mercado del transporte aéreo por los altísimos costos de entrada, pero estos costos pueden bajarse si cesan algunas de las regulaciones excesivas que ahogan al sector. Todos se beneficiarían si se abre el mercado a la competencia: tanto los clientes, que tendrán más y mejores opciones, y a mejores precios, como las empresas, que podrán competir y percibir mejores ganancias, como el propio Estado, que no tendrá que cargar con los costos de mantener una empresa en ruinas, y podrá invertir el dinero de los contribuyentes en causas más útiles, o mejor aún, bajar los impuestos y dejar que el público invierta el dinero como mejor le parezca.

  9. La primera pregunta que me surge, al leer esta noticia es una muy simple pero de casi imposible respuesta, y es, ¿Para que está el Estado?.
    A partir de los años 30, con la llegada del Estado Benefactor, las funciones del Estado se han multiplicado y variado en una cantidad enorme, ya no pudiendo diferenciar que es un bien publico o privado o que tareas debe realizar el Estado o no, el ultimo reciente ejemplo Argentino del “Futbol para Todos”, demostró que el Estado puede financiar tareas inimaginables en otros tiempos como es la televisacion del futbol.
    Entonces a partir de esta pregunta, surge la siguiente y es si el Estado, debe o no tener una Aerolinea propia.
    Por supuesto que si Aereolineas Argentinas tuviese ganancias, no seria demasiado problematico preguntarnos esto, ya que en definitiva seria un bien para toda el pais siempre y cuando, esto no afectara la calidad del servicio y la posibilidad de ingreso de la competencia, es decir dando el supuesto de una mera empresa estatal participando en el mercado, sin ningun monopolio o privilegio en la regulacion.
    La realidad es que tener una Aerolinea propia que de perdida, carece de todo sentido, ya que en primer lugar se sabe de la ineficiencia del Estado, en la provision de bienes o servicios, dado a la falta de incentivos de la empresa en general que en cualquiera de los escenarios seguira sobreviviendo por el aporte de las arcas fiscales y de los empleados que en general son menos controlados y menos productivos, justamente por la falta de incentivo de la empresa en general.
    En segundo lugar mas alla de las perdidas que tienen que cargar los contribuyentes, no existe ningun beneficio “extra” del consumidor de vuelos de AA que de otra cualquier empresa privada por lo que carece de justificacion “moral” si se quiere decir tener una Aerolinea Nacional, pues las tarifas no son mas economicas (incluso mas caras algunas) , el servicio no tiene ningun diferencial al que ofrecen otras aerolineas y los destinos tampoco son unicamente ofrecidos por esta Aerolinea (una de las justificaciones que se utilizo es que llegaria a destinos no rentables para otras Aerolineas privadas, pero la realidad demuestra que no ofrece destinos dentro del pais que no ofrecian otras Aerolineas y que ademas en ciertos casos se desplazo a otras que si lo hacian como en el caso de LAN, con algunos destinos)
    Ademas el ejemplo de AA demuestra una contradiccion del gobierno, propio de no tener una politica economica pensada y es que constantemente se ataca a aquellos viajantes al exterior ya sea con restricciones a la compra de dolares, impuestos al consumo con tarjeta de credito en moneda dolar, limite a la extraccion de cajeros automaticos en el extranjero, etc. Medidas que sin dudas desalientan el consumo de vuelos tanto externos como de cabojate (se aplica igualmente la percepcion de la afip del 35%) , por lo que resulta curioso que el mismo Estado por medio de otras politicas desincentive la venta de su propio servicio.
    Por ultimo quiero señalar el porque el Estado ademas de participar directamente quiere regular el mercado de vuelos aereos. En mi opinion no tiene ningun fundamento el restringuir e imponer barreras a la competencia, en un mercado que ha demostrado en todos los paises del mundo tener alta competencia, en donde las empresas se esfuerzan continuamente por tener servicios de mayor calidad o de menor precio como ha sido la aparicion de los vuelos low cost, cuestion que Argentina desaprovecha y que en definitiva afecta a todos los usuarios de este tipo de servicios, que tienen poca oferta en el mercado lo que hace que se eleven sus costos y no porque las empresas no quieran operar en el pais, sino por un Estado que lo impide.
    En conclusion ya hemos visto todo lo ineficiente que es el Estado en cuanto a su participacion directa en el mercado y de los inconvenientes que acarrea su participacion. Cuesta creer que hoy exista gente que avale la provision de un servicio que da perdidas millonarias para el tesoro y que en definitiva es un bien privado y no un bien publico (que tambien es discutible si debe el Estado o no brindarlo) que podria perfectamente ser suministrado por privados con mucha mayor eficiencia y sin que los contribuyentes en definitiva tengamos que soportar las perdidas de politicas nacionalistas que solo empobrecen a sus ciudadanos.

  10. Arolíneas Argentinas se encuentra en competencia desleal con las demás líneas aéreas, los monopolios como este distorsionan el mercado y violan el derecho a ser tratado como igual entre quienes ofrecen un mismo servicio podemos decir que es un monopolio ineficiente por otorgamiento prioritario de rutas y frecuencias y en la adjudicación selectiva de los permisos para operar vuelos regionales desde el aeroparque metropolitano.
    Es totalmente desalentador para la inversión privada que saber que se está a merced de los arbitrios de un poder que juega deslealmente a favor de su competencia. El Estado formula las políticas que favorecen a unas empresas sobre otras, solamente por la identidad de sus accionistas.
    La realidad los monopolios creados y fomentados por el Estado generan abusos, servicios de mala calidad, y corrupción.
    Con el ejemplo de aerolineas queda demostrada la ineficiencia del Estado y lo que provoca la falta de competencia.

  11. El mercado argentino no se liberalizo, y por eso, al no haber competencia, esta la gente rehén de un monopolio llamado Aerolíneas y Austral, los pasajes argentinos eran más accesibles en otra época, pero si miramos, han aumentado ahora en todo el mundo. Petróleo caro, y un pasaje de EEUU a Argentina sale entre 1200 a 1600 dólares, cuando antes salía entre 700 a 1000. Es un momento muy difícil para plantearse el negocio aéreo, ya que volar es caro, pero lo que más complica es los altos precios, que no se si la gente va a poder pagar.
    Desde ya, va a ser una línea aérea subsidiada y perdidosa. Todas las líneas del mundo también están perdiendo fortunas, y se vienen uniendo, a efectos de poder bancarse. Pero esta gente es experta en el tema, tiene miles de aviones, miles de mercados, y con todo eso pierden plata. Yo veo que Aerolíneas, va a ser una empresa que va a servir para que muchos viajen (muchos hasta ni pagan, como ser los empleados de aerolíneas, hay chequeras para los congresistas, los medios que hacen canje todo el día, etc.), y el pueblo se va a tener que jorobar con tarifas altas, y aparte no solo va a ser caro, también va a ser un monstruo enorme, que va a dar muchísima perdida, y va a ser tan complicado, que después nadie lo va a querer comprar, y siempre va a haber líos con los sindicatos. En mi opinión, yo fundaría otra empresa, con aviones chicos, medianos, que operen regionalmente, y dejaría la parte internacional para los que saben.
    Creo que mientras siga monopolizado el servicio de transporte aéreo, la ineficiencia en el sector va a continuar. Soy partidario de una des regulación total del espacio aéreo, que venga cuanta empresa extranjera o nacional lo desee, que utilice la ruta que quiera, que tenga libertad de tarifas, y que compitan todas, con el único requisito de cumplir con las normas técnicas y de seguridad que el Estado mediante un organismo de control fije.
    ¿Si pudiera existir la voluntad política de hacerlo, usted qué piensa? Daria
    resultado?
    Es increíble que algunos crean que hay que tener una aerolínea nacional sí o sí. No entienden que somos un país pobre y el presupuesto es limitado? Qué imagen le damos al mundo pidiendo miles de millones y gastando en un tren bala y una aerolínea? Quién va a venir a invertir a este pais?

  12. Es evidente y la prueba de datos estadísticos verificables que la desregulación aérea produce resultados económicos favorables tanto para los usuarios, abaratando el costo de los pasajes, como para las empresas, mejorando sus ganancias operativas.
    Por otro lado y entiendo , es el pensamiento del gobierno, basado en su ideología cerrada en contra de la doctrina liberal, esta realizando una política de subsidios que según su propia opinión , debe permitir a la línea de bandera llegar a lugares que la competencia no estaría dispuesto a hacerlo.
    Para mi el problema radica en que esta subsidiando a las clases mas pudientes en detrimento de las mas populares.
    Esto es, en mi opinión su propia contradicción, en definitiva suena como un capricho para forzar resultados que en definitiva son fácticamente incorrectos.
    Cabe también destacar que el problema no sólo es el citado, sino que para que pueda subsidiarse una empresa del estado , o al menos siendo propietaria de gran parte de acciones sobre ella , debe llevarse a cabo ingresos de los propios habitantes que componen la nación , es decir se cobran impuestos ya sea directos ( ejemplo: impuesto a las ganancias, que cabe destacarse en nuestro país es muy alto) o indirectos (impuesto sobre las ventas o el valor agregado que también supone un alto impuesto pero que se traduce con la composición de un precio final). En definitiva y como conclusión a ello los habitantes a los que se les cobran impuestos no ven reflejados los beneficios del servicio, se fomenta a la evasión impositiva en detrimento de el bienestar general por lo que la privatización seria la solución mas viable para evitar el gasto publico , teniendo como premisa que el estado por definición obtiene la falta de competencia por lo que adaptarse a ella es algo insostenible en el tiempo al menos en nuestro país.

  13. El artículo nos hace reflexionar acerca de la calidad del servicio de aerolíneas argentinas y acerca de alternativas para mejorar dicho servicio. Podemos afirmar que el servicio es deficiente debido a que no da a los usuarios todo lo que podría darles, y ademas, porque genera pérdidas que deben ser soportadas por el Estado. Es claro que si aerolíneas fuera privada habría quebrado. Por lo tanto, es necesario que la empresa se desarrolle brindando un mejor servicio y permitiendo la rentabilidad. Para eso habría que fomentar la competencia, permitiendo a otras empresas desarrollarse. Para ello, el Estado debe respetar el derecho de propiedad, y evitar la regulación excesiva que solo logra desmotivar a los empresarios a invertir y a desarrollar sus proyectos.

  14. El presente artículo nos invita a reflexionar sobre cuál es la funcionalidad del Estado en la sociedad, los límites poco precisos para su imposición y los altos costos que implica una mala administración. Los balances expuestos están lejos de los fundamentos inciales que motivaron la estatización de las aerolíneas para fortalecer nuestra propia línea de bandera. El hecho de que la regulación excesiva por parte del Estado no posibilite que se genere el desarrollo de compañias low cost, habla de una clara exclusión a determinados sectores sociales que probablemte no pueden acceder al servicio por las elevadas tarifas. Esto lleva a cuestionar que siendo comprobable la operatividad de estas empresas de bajo costo no se desarrollen políticas que favorezcan este tipo de inversiones.
    Otro de los puntos importantes, es el exceso de gasto público mal distribuido en determinados aspectos y lo difuso que resulta su desempeño. Por ejemplo, algunos no considerarían que dichos balances significan “pérdidas” sino “inversión” dependiendo de la perspectiva de quien opine.
    Otra cuestión es que el incentivo no es el mismo de una actividad productiva privada respecto de una estatal. En el primer caso los incentivos son muy fuertes y los empleados/administradores tienden a tener un mayor compromiso con su labor; mientras que en el segundo caso hay un menor incentivo y resulta dificultoso obtener los mismos resultados.

  15. Buenos días.

    Tras leer el artículo, y observar las consecuencias negativas de la estatización de Aerolíneas Argentinas (A.A), inmediatamente surge el interrogante: por qué se estatizó?
    Para ello, para saber cuáles son sus argumentos me remití a la ley 26.466, que es la que ley que declara la utilidad pública y sujetas a expropiación las acciones de las empresas Aerolíneas Argentinas Sociedad Anónima y Austral Líneas Aéreas Cielos del Sur Sociedad Anónima y de sus empresas controladas. A medida que iba leyendo dicha norma notaba que todos los objetivos que en ella se habían propuesto, paulatinamente y continuando en la actualidad se van diluyendo.

    Según el Artículo 3 (tres) de la ley en cuestión se busca “ …garantizar la prestación de los servicios, su ampliación y mejoramiento…” para lo cual “el Poder Ejecutivo nacional instrumentará los mecanismos necesarios a los fines de cubrir las necesidades financieras derivadas de las empresas mencionadas en el artículo 1º de la presente ley, acorde al artículo 26 de la Ley 26.422 de Presupuesto de la Administración Pública Nacional.” Está delante de nuestro ojos que la prestación de servicios no siempre se cumple, debido entre otras causas a las huelgas que los trabajadores de A.A realizan por falta de pago de sus salarios, por lo que, y ahora me refiero a las dos cuestiones siguientes, carece de sentido que se amplíe un servicio y que se lo mejore, si dicho servicio no se presta regularmente. Así, podemos concluir que quien desea utilizar un servicio de A.A, hacia un destino nuevo (me refiero a un destino para el cual antes no había vuelos hacia esa ciudad), si al intentar tomar dicho vuelo, no puede hacerlo en virtud de los paros sorpresivos o no, sea de transportes, o parte de los trabajadores aéreos, dicho consumidor en realidad no tiene garantizada la utilización del servicio que pagó, por consiguiente un servicio irregular no es un “mejoramiento” de servicio, o en el caso que existiera, lógicamente la subjetividad del consumidor no puede percibirlo, por lo que el precio que pagó ante un servicio deficiente será considerado por él como un alto costo, o en el peor de los casos una pérdida, por ende la “ampliación” de los destinos, carece de sentido si los consumidores que cumplen y pagan por dicho servicio, no lo pueden gozar. Otra cuestión interesante se plantea en la segunda parte de la oración del Artículo 3 que transcribí, y ello radica en que se afirma que el Poder Ejecutivo Nacional (P.E.N) será el encargado de instrumentar aquellos mecanismos que se requieran para cubrir las necesidades financieras de las Aerolíneas en cuestión. Algo curioso, se estatiza dicha empresa, como parte de un nuevo ingreso de activos para el Estado, la misma ingresa no sólo con deudas, sino que arroja pérdidas diarias soportadas por todos los habitantes, por lo que el Estado buscó ingresar recursos para sí, pero en realidad ingresó pérdidas y deudas. A ello se le suma que, y como lo establece la ley mencionada, estas deudas, y estas pérdidas serán financiadas, en términos claros, serán soportadas por todos los habitantes, por medio de varios factores, entre los más visibles una suba de impuestos, una inflación constante, o por medio de endeudamiento externo, que si bien hoy no lo percibimos, mañana lo tendremos que pagar.

    Desafortunadamente, y en contra de los propósitos de la ley, Aerolíneas Argentinas es una empresa ineficiente, con una sobre-dimensión de empleados, de los cuales quienes se encargan de la administración de la misma demuestran su ineficacia, a ello se le agrega el aumento de la burocracia estatal con cargos públicos casi eternos, donde según consultoras internacionales se percibe un grado de corrupción, en la que además resulta difícil confiar en los informes contables que muestran a la sociedad, en los que se refleja en menor medida las pérdidas que arroja dicha errada decisión de política pública, que en definitiva es financiada por la sociedad. Se estima un promedio de pérdida de entre 1,5 y 2,5 millones de dólares diarios, que si lo contabilizamos anualmente, se ve claramente que es una empresa debido a su mala gestión absolutamente inviable, y perjudicial para los habitantes.
    Por consiguiente se puede afirmar que A.A no es competitiva, no sólo es reducida su demanda en “Business”, sino que debido a una oferta poco atractiva, con un servicio deficiente, y la pérdida de confianza por parte de aquellos consumidores que desean pagar por un supuesto servicio mejor como sería “First class”, no eligen tal oferta y satisfacen sus necesidades en otro oferente, perdiendo A.A un importante sector del mercado, profundizando su escasa competitividad.

    Para ir finalizando debemos tener en cuenta otra vez aquel concepto ideado y creado por Friedrich Hayek, sobre la arrogancia fatal que poseen los gobernantes en creer que poseen y saben toda la información existente, en conjunción con una planificación central, que termina generando un grave perjuicio a la sociedad. Y en este caso se da en que los administradores de Aerolíneas Argentinas no están capacitados para ejercer su rol de manera eficiente en la empresa, no poseen información no sólo de cómo administrar una sociedad, sino que desconocen cómo es el mercado del transporte aéreo, pretendiendo centralizar todas las decisiones a partir de la imposición de sus pseudo-conocimientos a los que realmente tienen conocimiento científico, y conocimiento de las circunstancias particulares del tiempo y del lugar. Según los expertos en mercado y transporte aéreo, las pérdidas soportadas podrían alcanzar para comprar una compañía de la envergadura de TAM, pero para eso es necesario una mentalidad emprendedora, competitiva, que apueste a la apertura del mercado, y que contemple tanto el corto, como el mediano y largo plazo.

    A partir de lo expuesto, me gustaría dejar otra cuestión que es para flexionar acerca de los perjuicios que genera la no apertura de la competencia: los déficits de hoy, son un malestar para las personas que lo soportan a veces sabiendo que lo están soportando, pero otra veces mientras no se despierten o mientras haya un discurso político que duerma a las mentes no lo van a saber, sin perjuicio de ello el efecto negativo siempre está, pero por sobre todo y yendo en contra de la evolución cultural de la sociedad, son menos escuelas y menos hospitales mañana para quienes más lo necesitan.

    Alan D. Ricco

  16. De la lectura del post se puede decir que, Aerolineas Argentinas es la empresa que en la actualidad, detenta el monopolio del transporte aéreo en nuestro país.

    Según lo estudiado en clase (y que resulta del libro “El Foro y El Bazar”) los monopolios son ineficientes en el mercado toda vez que, la falta de competencia les permite establecer “precios de monopolio” sin atender a la calidad de los servicios prestados y esto lleva a “una carrera hacia el fondo” en la que en definitiva se llegan a ofrecer bienes y servicios a un nivel “suböptimo”:

    A mi parecer, se debiera desmantelar el monopolio instaurado, quitar regulaciones y abrir el mercado para que nuevas empresas puedan también prestar el servicio. Así, se tendería a generar competencia entre éstas últimas lo cual llevaría a su vez a prestar un mejor servicio y con éste a alcanzar la eficiencia.

  17. Como menciona Mises, el gobierno debe asumir el papel de “Cuidador” de las condiciones que competen a los derechos de los individuos, productores, comerciantes, empresas, etc., para llegar a sus propios objetivos.
    Al asumir el monopolio de los vuelos, el Estado da un servicio ineficiente y los ciudadanos no tienen opción.
    Seria mucho mejor para el Estado y para la actividad en general que este cobre una especie de tarifa para permitir a las distintas empresas ingresar a la competencia y estas tengan el derecho de servir al cliente lo mejor y/o mas barato posible (compitan). De esta manera habría un crecimiento en la actividad y el Estado no tendría perdidas.
    Si se abre la competencia, las empresas podrían producir paquetes de vuelos con distintas promociones y así el desarrollo en esta rama seria importante porque muchos de los individuos se verían posibilitados a comprar estos paquetes que ahora tienen un precio inaccesible para ellos.
    Cabe recordar que estas empresas que podrían entrar en la competencia pagándole una tarifa al Estado, dependen de la voluntad de los individuos que eligen o no sus productos o sea la empresa pierde poder cuando pierde el cliente, así que esta incentivada a ofrecer un servicio con la mayor excelencia posible, que en cambio el Estado en este momento no lo brinda, ya que no tiene incentivos para mejorar su producto porque al ser prácticamente un monopolio, no existe la competencia

  18. Ha quedado demostrado que a partir de la estatización de Aerolíneas Argentinas en 2008, se han registrado además de los aportes millonarios, pérdidas de la misma índole, lo cual al requerir mayor emisión monetaria aumenta la inflación.
    Me pareció muy interesante un articulo de La Nación, de principios de este año, donde precisamente se habla del pesado costo de Aerolíneas: http://www.lanacion.com.ar/1655342-el-pesado-costo-de-aerolineas-argentinas.
    En él se pone énfasis en los cuestionamientos sobre si es correcto destinar tanto dinero habiendo asuntos más imperiosos, más cuando a eso se le suma una restricción a la competencia y la reserva de porciones del mercado. Se han verificado, como ya se sabe, maniobras de discriminación contra otras empresas como LAN, de tal manera de asegurarse el monopolio. Como vimos en las clases, la existencia de un monopolio implica que en lugar de tomar precios, pueden cobrar lo que quieren, razón por la cual además de registrarse pérdidas, las tarifas son altísimas. En el artículo se establece que se ha afianzado un subdesarrollo en materia aérea argentina, siendo que en promedio, un Argentino realiza un viaje cada 5 años (con suerte), a diferencia de EE.UU. donde se producen por ciudadano alrededor de 3 viajes al año. Peruanos y Venezolanos también viajan con más frecuencia. La administración estatal es ineficiente, no hay incentivos necesarios para producir; estas deficiencias se agravan al designar el manejo de la compañía a personas teniendo en cuenta la militancia política más que la capacidad personal. Como si todo esto fuera poco, los balances son poco claros y aún menos confiables. En informe de la ONG contadores forenses se ha explicitado: “la gestión de Aerolíneas Argentinas S.A. ha sido ruinosa y deficitaria. Además, no tiene perspectivas ciertas de mejora”.
    La intervención estatal en los mercados y la regulación de los mismos trae aparejada estas consecuencias. Debería ampliar el mercado, levantando las barreras a la competencia, de este modo las empresas buscarán atraer clientes y bajarán sus precios para ello. En definitiva con los monopolios en manos estatales, el consumidor,que debería ser soberano, deja de serlo para pasar a ser un súbdito, y en el caso de aquellos que utilizan los servicios aéreos, se vuelven aún más privilegiados.
    Lamentablemente, en una época en donde la globalización incrementa las necesidades de trasporte aéreo y éste se vuelve funcional a la economía global, una concentración del mercado es contraproducente, dados los significativos impactos económicos que genera el trasporte aéreo.

  19. El presente artículo no me sorprende en lo más mínimo, ya que la ineficiencia con la que operan las empresas públicas en Argentina es un tema recurrente en la actualidad. La constante necesidad de fondos así como la transferencia de 955 millones de pesos de la que resultó adjudicataria Aerolíneas Argentinas son una clara evidencia de su deficiente administración. En relación con dicha administración, vale aclarar que la misma, al estar en manos del Estado monopólico, no cuenta con incentivos suficientes para operar correctamente. En primer lugar, se debe destacar que en caso de que exista necesidad de fondos, el Poder Ejecutivo, mediante decreto ha llegado a modificar las partidas presupuestarias asignadas a dicha empresa, aumentando el gasto direccionado a dicha empresa. En segundo lugar y a modo de ejemplo, según un artículo publicado en el diario Clarín en el mes de junio del 2014, “Aerolíneas Argentinas, que arrastra un importante rojo, le perdonó parte de una deuda a Venezuela. El gobierno de Nicolás Maduro le debe US$ 50 millones y prometió pagarle pero en 6 cuotas semestrales y una quita promedio del 20%, según informó la agencia de noticias AFP.” Esta decisión necesariamente lleva a cuestionarme lo siguiente: ¿cómo es posible que una empresa que constantemente requiere fondos para cubrir sus gastos operativos se de el lujo de no solo facilitarle un plan de pago de la deuda a Venezuela, sino además, concederle una quita de aproximadamente 20% de la deuda? Dichas inconsistencias dan cuenta de que quienes administran dicha empresa, no resultan responsables por las pérdidas que ésta genere, y por lo tanto, no cuentan con el incentivo de presión suficiente para actuar correctamente. Esta es una de las fallas que hemos tratado en el ámbito de la política en relación con el accionar despreocupado de los funcionarios públicos, y que son propias de un Estado con baja calidad institucional, en el que no se exige una rendición de cuentas de la administración de los activos públicos, o que en el caso de que se exija, ésta no es transparente. Asimismo, otra de las críticas que se hace es que los gastos operativos predominan sobre los gastos en bienes de capital. Esto también proviene de la presencia de una administración deficiente, discrecional y que no contempla un plan de acción a futuro, ya que no habrá crecimiento ni un aumento en la rentabilidad de Aerolíneas Argentinas si los fondos son únicamente utilizados para solventar gastos corrientes, sin incurrir en inversión alguna.

    Por otro lado, en relación con la existencia de las aerolíneas low-cost, el artículo claramente sentencia que este tipo de líneas aéreas no son posibles en Argentina por la política aerocomercial imperante, de carácter restrictivo y extensamente regulada. Aquí tenemos nuevamente otro ejemplo en el que el Estado coarta la libertad económica, ya que la implementación de líneas aéreas low-cost solamente operan en el marco de una industria aérea desregulada. El Estado es monopólico por definición, y como tal, fija las tarifas, estableciendo mínimos y máximos que no pueden ser sobrepasados por las empresas aéreas, distorsionando la respuesta económica frente a la demanda e impidiendo que dichas empresas gestionen sus ingresos. El procedimiento exigido para autorizar nuevas rutas también contribuye a limitar la libertad económica, ya que es un elemento que el Estado monopólico puede utilizar discrecionalmente para obstaculizar al ingreso al mercado de nuevos operadores. Reitero, que tanto la fijación de tarifas, como el procedimiento previsto para habilitar nuevas líneas aéreas, impiden la existencia de competencia en la industria aérea, y por lo tanto, resulta en un claro perjuicio para los consumidores que no podrán ver reflejadas sus preferencias ni satisfechas sus necesidades. Dentro de los beneficios que se mencionan en relación con las aerolíneas low-cost, podemos destacar que con su habilitación, incrementa la cantidad de pasajeros. Resulta paradójico al respecto, que habiendo un gobierno de turno que exhaustivamente defiende la inclusión, no promueva la existencia de aerolíneas aéreas que permitirían a más personas viajar en avión. Esto es una inconsistencia más de la política del gobierno actual.

  20. Esta cuestion esta relacionada con lo expuesto en el capitulo 8 del Dr. Krause. Lo que sucedio con aerolineas fue un caso de expropiacion de activos por parte del estado, que tenia por objetivo generar mayores ingresos o aumentar la recaudacion fiscal. Pero como hemos visto, todo tipo de recaudacion tiene limites. En este caso, hay que tener en cuenta que el precio que se pago por el activo, no siempre genera ganancias mas tarde, sobretodo si se efectua una mala administracion del recurso.
    Es importante agregar que hoy por hoy, Aerolineas es un monopolio, y como tal, es ineficiente en el mercado. Esto es asi, porque al no tener competencia, puede establecer los llamados “precios de monopolio” y brindando un servicio que es de cuestionable calidad.
    Creo que la solucion a este problema es la apertura del mercado, permitiendo asi el ingreso de otras empresas que puedan prestar el servicio sin limitaciones y restricciones, generando asi una competencia entre estas. De esta forma, cada una buscara satisfacer de la mejor manera posible las necesidades de las personas y obtendran mayores ganancias las que brinden un servicio mas eficiente y acorde a las preferencias de la sociedad.

  21. De la lectura del post así como también de los artículos allí mencionados, puedo extraer de conclusión y respecto a los temas vistos, que al ser los recursos escasos se debe elegir a donde realizar el aporte, en este caso, el Estado prioriza salvar las cuentas de la empresa Aerolíneas Argentinas, teniendo que reducir el aporte a otros sectores y específicamente sacando a otro de los servicios de transporte.
    Podemos detectar que el transporte aéreo es un monopolio, es decir una forma en las que el mercado puede fallar y siendo que no puede solucionarse dentro del mismo porque es un monopolio garantizado por el Estado, debe ser éste el que cambie su política para abrir las puertas a la competencia. En un mercado donde hay competencia las empresas intentaran atraer demandantes a sus servicios, lo cual lograran bajando los precios, mejorando los servicios, generando incentivos para ser los elegidos. Esto es lo que no ocurre actualmente, que al ser un monopolio y debiendo cumplir con las prerrogativas emanadas del poder estatal debe mantener los precios de los pasajes a un determinado nivel, no mejora los servicios de manera que pierde demandantes que deben elegir por no viajar o hacerlo por otro medio. Estas pérdidas generan que las ventas no logren solventar los gastos que insumen el mantenimiento de las formaciones y del plantel de empleados, por lo que debe ser el Estado para dejar los balances en orden el que debe hacer el desembolso del dinero faltante.
    Quizás en algún momento socio-económico del país era necesario que el Estado se hiciera cargo, pero es necesario mantener esta política en la actualidad? O mejor dejar al mercado actuar libremente para establecer una libre competencia que establezca los precios de los servicios en términos de oferta y demanda.

  22. Una de las maneras de recaudar fondos por parte del Estado para financiar el gasto publico es la de Expropiar Activos y es lo que sucedio en el caso aunque lamentablemente los resultados no fueron favorables por la falta de inversion y mala administracion.
    creo que lo ideal seria ahora la venta de ese activo que si bien generarian unico, traeria aparejada la fijacion de impuestos por su uso , otra forma de financiar el gasto publico.

  23. FRENTE A LA TOMA DE DECISIONES GUBERNAMENTALES CON RESPECTO A AEROLINEAS ARGENTINAS, ME PARECE QUE EL GOBIERNO SABE CON CIERTA PRECISION HACIA DONDE SE DIRECCIONAN SUS CONSECUENCIAS. EVIDENTEMENTE, DEBE TENER MOTIVACIONES QUE LO LLEVEN A PROCEDER DE ESA MANERA QUE CON CERTEZA NO SABEMOS CUALES SON, AUNQUE SI PODEMOS DETERMINAR LAS CONSECUENCIAS QUE SE GENERAN AL RESPECTO:
    – SI HUBIESE UNA MENOR REGULACION, POR EJEMPLO
    1) NO EXISTIESEN PRECIOS MAXIMOS NI MINIMOS PARA LOS PRECIOS DE LOS PASAJES, LA INFORMACION QUE RECIBIRIAN LOS OFERTANTES LES PERMITIRIA REACOMODAR LA OFERTA A LAS PREFERENCIAS DE LOS CONSUMIDORES Y SU RESPECTO LOS PRECIOS SERIAN MAS JUSTOS Y “REALES”
    2) SI SE GENERASEN CON MAYOR REGULARIDAD LAS AUDIENCIAS PUBLICAS PARA LA AUTORIZACION PARA OPERAR RUTAS EN EL PAIS, SE ABRIRIA LA COMPETENCIA, POR LO QUE LA PUGNA ENTRE LOS DISTINTOS OFERENTES DE LOS RESPECTIVOS SERVICIOS REVELARIAN UN MAYOR ENTUSIASMO POR CONVENCER A LOS DEMANDANTES DE QUE LOS ELIJAN Y A SU VEZ HABRIA MAYOR CANTIDAD Y CALIDADES DE SERVICIOS ADAPTADOS A LAS NECESIDADES DEL MERCADO, AMPLIANDO LAS POSIBILIDADES DE LAS PERSONAS A ACCEDER A UN PASAJE ( POR LO QUE SE AMPLIARIA LA OFERTA, SE OTORGARIAN MAS EMPLEOS( FUNDAMENTAL PARA COMBATIR LA POBREZA) Y EN LINEAS GENERALES MEJORARIAN OTROS ASPECTOS DE LA ECONOMIA, YA QUE EL PAIS ESTARIA GENERANDO MAS RIQUEZA).
    SI AL MENOS, SE INTENTASEN ESTAS COSAS, LAS NOTICIAS SOBRE LAS PERDIDAS EN AEROLINEAS TOMARIAN OTROS RUMBOS Y LA PARTIDA PRESUPUESTARIA PODRIA SER DISTRIBUIDA MAS EFICIENTEMENTE.
    LA POLITICA ADMINISTRATIVA Y DISTRIBUTIVA DEL ESTADO DEBERIA EVITAR QUE LOS GASTOS OPERATIVOS SE IMPONGAN POR SOBRE LOS GASTOS DE BIENES DE CAPITAL O HACIA LA INVERSION. PERO, POR AHORA, ESTAS SON LAS INSTITUCIONES QUE TENEMOS ( EN DONDE A MI CRITERIO RESULTA INCONSTITUCIONAL QUE EL PODER EJECUTIVO MODIFIQUE LAS PARTIDAS PRESUPUESTARIAS!!) , POR LO QUE SERA IMPORTANTE TOMAR CONCIENCIA FRENTE A ESTE TIPO DE SITUACIONES, PARA QUE AL MENOS A TRAVES DE LAS HERRAMIENTAS VOZ, VOTO Y SALIDA, PODAMOS DAR A CONOCER NUESTRAS PREFERENCIAS Y ASI FOMENTAR UN CAMBIO A FUTURO.

  24. Esta claro que Aerolíneas Argentinas es juez y parte del monopolio aéreo en la Argentina. Al ser un mercado monopólico no hay lugar para la competencia, lo cual es favorable para la empresa publica y desfavorable para el consumidor. Los precios no podemos elegirlos al mejor postor, la calidad de los servicios no es mas que la necesaria y no existe una competencia leal de comercio.
    Cabe destacar que si Aerolíneas Argentinas fuese una empresa privada hubiese quebrado y que el estado siguió su línea de “inclusión” con políticas de esta índole. Las cuales por un lado dan perdidas o déficit y por otro lado son parte de lo que integra el PBI. El 7% de nuestro PBI esta integrado por el turismo, lo cual supuestamente es una de las causas a las que se apunto con la estatización de Aerolíneas. Aerolíneas Argentinas cuenta con una flota de 70 aviones de distinto tipo según el alcance del recorrido. Uno de los grandes culpables de las perdidas que genera es la cantidad de empleados con la que cuenta. Para ser preciso, las empresas aéreas por excelencia cuentan con un promedio de 170 empleados por avión, hoy día en Aerolíneas Argentinas contamos con un aproximado de 300. Que se haría con ellos? Despedirlos? No, apuntan a la idea de contar con mas cantidad de aviones y sucursales alrededor del país con lo cual poder distribuir de forma equilibrada esta sobrecontratación de empleados. Cito desde datos oficiales, los cuales también indican que el promedio de antigüedad de nuestros aviones es de aproximadamente 7 años, lo cual no nos aleja mucho del promedio por excelencia que es de 5 años por unidad.
    En mi opinión, el estado aposto a un bien publico sin tener en cuenta lo complejo que es manejar una línea aérea sin llevarla a la quiebra. Tengamos en cuenta el factor combustible y reparaciones los cuales son los grandes gastos de una aerolínea. Tenemos la posibilidad de fusionarla con Austral como han hecho por ejemplo Lan y Tam. Pero esto nos devuelve al mismo caso, generalmente el motivo de las fusiones es el recorte de personal y de la infraestructura. Aerolíneas comparte gran parte de la infraestructura con Austral. Pero al ser un gobierno “Inclusivo y Federal” no despedirá gente para recortar los gastos púbicos y menos aceptara una derrota en la agenda política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *