Hayek, la mano invisible o el orden espontáneo: cosmos y taxis

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico II (Escuela Austriaca) en Económicas UBA, vemos los distintos órdenes sociales, taxis y cosmos, como los plantea Hayek:

Hayek

“Denominaremos «orden» a un estado de cosas en el cual una multiplicidad de elementos de diversa especie se relacionan entre sí de tal modo que el conocimiento de una porción espacial o temporal del conjunto nos permite formular acerca del resto unas expectativas adecuadas o que por lo menos gocen de una elevada probabilidad de resultar ciertas 3.Es evidente que. en este sentido, toda sociedad debe gozar de un orden y que muchas veces ese orden existirá sin haber sido deliberadamente creado Como ha dicho un conocido experto en antropología social, ‘«el que en la vida comunitaria existe un cierto orden, coherencia y regularidad es algo obvio; de otra manera, ninguno lograríamos ejercer una actividad normal ni satisfacer nuestras más elementales necesidades» .

Al vivir en sociedad y tener que cubrir la mayor parte de nuestras necesidades mediante diversas formas de mutua cooperación, es evidente que, por lo que respecta al ajeno actuar, el logro de nuestros propósitos dependerá de la coincidencia de nuestras expectativas con la realidad. Es tal coincidencia lo que refleja la existencia del orden social; descubrir cómo surge será el tema que nos ocupará de modo inmediato. La primera y casi inevitable respuesta que nuestros hábitos de pensar antropomórfico sugieren al respecto es que todo orden ha de ser fruto del designio de alguna mente’. Debido a ello, el concepto de orden no resulta muy popular entre los partidarios de la libertad, gozando en cambio de especial predicamento entre las gentes de inclinación autoritaria. El orden» social, según este enfoque, ha de basarse en la relación de mando y obediencia, es decir, en la existencia de una estructura en la que la voluntad del superior, y en última instancia la de una sola autoridad suprema, ha de determinar lo que a cada uno corresponde hacer.”

“Diversos son los términos que cabe utilizar para describir cada una de dichas clases de orden. El orden creado que hemos denominado exógeno u ordenación puede también ser calificado de estructura, orden artificial u organización, término este último especialmente adecuado cuando se trata de un orden social dirigido. Por su parte, el orden autógeno o endógeno queda debidamente especificado mediante la expresión orden espontáneo. El griego clásico tuvo la fortuna de disponer de vocablos diferentes para designar estos dos tipos de orden taxis para el creado (por ejemplo, el orden de batalla, y kosmos para el espontáneo (término que originalmente aludía al adecuado orden de un Estado o de una comunidad).”

“No resulta exagerado afirmar que las ciencias sociales nacen y se nutren del descubrimiento de la existencia de estructuras ordenadas que, aunque sean consecuencia de una actividad plural, no son resultado del designio humana. Esto es algo universalmente admitido hoy en día en diversos campos de la investigación científica. Aunque durante mucho tiempo se haya creído que hasta el lenguaje y la moral tenían que haber sido «inventados» por alguna mente genial, en la actualidad todo el mundo reconoce se trata tan sólo del resultado final de procesos evolutivos cuyos efectos nadie previó ni proyectó. En otras esferas científicas, sin embargo, cunde todavía la suspicacia ante la idea de que en los modelos sociales pueda presentarse un orden que no sea consecuencia de deliberada intervención. En la esfera económica, en particular, la famosa frase de Adam Smith relativa a la «mana invisible» sigue siendo vilipendiada; y, sin embargo, se trata de una expresión mediante la cual, en el lenguaje de su tiempo, dicho autor intentó expresar el hecho de que cada ser humano se ve obligado a contribuís al logro de fines que no entraba en su ánima colmar , Sí numerosos reformadores políticos siguen perorando contra el caos en que se debate la actividad económica, en la que tan sólo desorden perciben, ello se debe en parte a su incapacidad de concebir la existencia de un orden que no es producto de la creación deliberada, y en parte también a que, a su modo de ver, todo orden ha de pretender siempre algún conjunto de concretos fines, característica ésta que necesariamente ha de ser ajena al orden espontáneo.”

10 pensamientos en “Hayek, la mano invisible o el orden espontáneo: cosmos y taxis

  1. RESUMEN
    En este texto, Hayek hace referencia al orden como una situación en la que muchos elementos de diferentes tipos tienen una relación entre sí, en la que al conocer una parte espacial o temporal del todo se puede aprender a hacer expectativas sobre otras partes del mismo conjunto, o al menos buenas expectativas. posibilidad de éxito. Diferencia dos tipos de orden: órdenes «construidos» y órdenes «espontáneos». El primero puede describirse como una construcción, un orden artificial o como una organización especial cuando se trata de un sistema social dirigido. Por otro lado, el segundo (endógeno) se describe mejor como orden espontáneo, pueden alcanzar cualquier grado de complejidad, no son intuitivamente perceptibles o reconocibles, a no ser mediante una teoría que dé cuenta de su carácter
    Los griegos clásicos clasificaban estos términos como taxis para el orden creado y cosmos para el orden formado por evolución
    NOVEDOSO
    Me parece interesante que el autor refiera a que toda sociedad debe tener algún tipo de sistema, y ese sistema existiría sin haber sido creado intencionalmente. Cita a un antropólogo social: «Es evidente que en la vida social existe un cierto orden, constancia y coherencia. Si no existiera, ninguno de nosotros estaría en condiciones de atender a sus asuntos o de satisfacer sus más elementales necesidades.». El autor plantea una interpretación en la que el orden social debe basarse en la relación de mando y obediencia o en la estructura jerárquica de toda la sociedad, donde está la voluntad de los superiores y en definitiva la de una única autoridad suprema, determina lo que cada individuo debe hacer. Sin embargo, esta connotación del concepto de orden proviene de la idea de que un sistema debe ser algo creado solo por fuerzas externas al sistema. Un orden espontáneo de esta clase tiene en muchos aspectos propiedades diferentes de los del orden creado deliberadamente
    PREGUNTAS
    • ¿Qué considera que pasaría si no se pudiese establecer un orden en la sociedad?
    • ¿Cómo cree que se distorsionaría un orden de carácter espontaneo?
    • ¿Qué limites debe tener una “autoridad” para establecer un orden?

  2. Cosmos y taxis – Hayek

    El tema central a que trata el autor es el orden, el cual divide en dos: construidos (de carácter artificial y dirigido, como una organización) y espontáneos (formados por evolución), a los que nombra taxis y cosmos respectivamente, de acuerdo con la definición de los griegos. Critica la idea de orden tradicional en la cual se llega a este mediante una relación de mando y obediencia.
    Hayek afirma que los ordenes espontáneos no tienen por qué ser complejos, mientras que los creados por humanos pueden serlo deliberadamente, pero sin embargo es factible que éstos alcancen cualquier grado de complejidad e incluso generen que no puedan ser revelados. Otro aspecto que los distingue es que mientras los ordenes creados tienen un fin concreto (sino no serian creados) los espontáneos no tienen intención alguna, por mas que cumplan alguna función en particular. Asimismo, se tiene un grado de control mucho menor sobre cosmos que sobre taxis, puesto que de la primera solo se conocen aspectos abstractos.
    Hayek continúa afirmando que los ordenes espontáneos son el resultado de que los elementos que lo conforman y se adecuan a las reglas del entorno. Por otra parte, destaca el aspecto espontáneo que tiene el orden construido. Es decir, si bien se pueden crearse reglas que establezcan un orden, siempre pueden llegar a desprenderse circunstancias que el creador del orden desconocía.
    En base a esto, afirma que en todo grupo humano se compaginarán el orden espontáneo y la organización deliberada. Establece también que la necesidad de un gobierno trae consigo un orden muy particular, el cual se constituye únicamente a reglas establecidas y el carácter de éste es puramente espontáneo.

    Interesante / Novedoso

    Llama mi atención la afirmación que hace el autor sobre la imposibilidad de satisfacer nuestras necesidades de no existir el orden. Otro aspecto que me parece importante destacar es el paralelismo que establece Hayek entre el lenguaje, la moral y la economía al establecer que ninguno de estos fue creado, sino que fueron procesos evolutivos que jamás fueron impuestos, sino que fueron descubiertos.
    Otro aspecto que me interesa destacar es la relación que establece entre las leyes y el hombre como un aspecto que sin ser conocidas se mostraban como normas de conducta que solo se podían observar. Además, la afirmación que establece, en la cual la sociedad solo puede existir si hay una base de reglas es interesante en tanto las reglas no son deliberadas sino que simplemente se dan por un proceso evolutivo social.
    Por ultimo, quiero destacar la necesidad de un gobierno que establece Hayek. Usualmente se suele relacionar el liberalismo con la idea de reducir el Estado y su alcance, sin embargo, la distinción que realiza el autor entre gobierno y Estado es determinante, puesto que reafirma la necesidad de un ente que asegure el cumplimiento de las reglas establecidas.

    Preguntas al autor

    . Usted menciona que ni la encomia, ni la moral, ni el leguaje fueron creados, sino que se dieron partir de procesos evolutivos, ¿considera que la matemática cumple con la misma característica?
    . ¿Considera que la complejidad de los ordenes espontáneos por sobre los construidos se da únicamente por la dificultad de comprender a los espontáneos o por la imposibilidad de crear un orden suficientemente complejo?
    . ¿Qué opina de aquellos que consideran que los gobiernos no son necesarios y buscan la anarquía?

  3. Hayek, Cosmos y taxis.

    En el texto en cuestión se intenta explicar que existen dos tipos de ordenes en la sociedad, aquellos que son espontáneos y los que son construidos. El orden no es entendido en el sentido de que alguien en particular lo esta provocando y organizando, es una categoría aun mas compleja y superior. El orden es aquella situación en la que muchos componentes se interrelacionan y que de este comportamiento podemos obtener algunas regularidades o cuestiones que “tienden a pasar” en dicho orden, en este punto no importa si el orden es espontaneo o construido.

    Ahora bien, debemos distinguir entre las dos fuentes de organización posible, mientras que el orden construido es exógeno a la sociedad o artificial el otro es de carácter evolutivo y endógeno y es espontaneo. A primero el autor lo llama Taxis y al segundo Cosmos.

    Cosmos es aquel fenómeno de la sociedad que se genera de manera impersonal por la misma interacción de los individuos sin la intencionalidad de crear dicho orden sino con finalidades individuales que se corresponden con la acción humana.

    Podríamos decir que cuando hablamos de ordenes de tipo Taxis solemos tener muy en cuenta la tangibilidad del sistema, suelen ser fenómenos simples limitados por la complejidad de la mente individual humana. La articulación artificial y coordinada hace que estos fenómenos tomen carácter concreto y suelen servir a los intereses de la persona que los idea. Todo lo contrario, podríamos decir de los órdenes espontáneos, no necesariamente son tangibles a la mente humana y pueden no ser complejos, pero son capaces de una ilimitada complejidad.

    Una de las cuestiones importantes del análisis de Hayek es que definidos como tal los órdenes espontáneos son irreproducibles. Fueron formados por una cantidad de partes que actúan por su cuenta que no podemos contabilizar, y su interacción tampoco podamos replicar. Es decir que, aunque intentemos poner cada componente en su lugar nunca sabemos que sucederá y que el resultado no sea ese mismo orden espontaneo. Por lo que lo único que podemos reconocer a el alcance de los humanos y los científicos es en estudiar cuales son las leyes que rigen en el orden espontaneo y cuales son las condiciones que se tienen que dar para que se propicie un orden de ese tipo, pero nunca se puede pretender replicarlo porque el resultado depende de las condiciones particulares que no son controlables en su totalidad.

    Existen este tipo de reglas que hacen funcionar el orden espontaneo, podemos reconocer un gran orden espontaneo al que llamamos sociedad, a este lo componen diversos fenómenos tanto espontáneos como creados por el ser humano. Una de las organizaciones consientes mas grandes a la que llamamos “gobierno”, que no debe ser confundido con el estado.

    Es interesante que Hayek elabora los principios sociológicos y casi metafísicos del orden espontaneo, propone una configuración del pensamiento en la que cambia totalmente la perspectiva sobre los hechos que observamos en las ciencias sociales. Es la incapacidad para darse cuenta de la complejidad de los órdenes espontáneos de un planificador lo que lo lleva a intentar ordenar e intentar reformar algo que excede la capacidad del ser humano de forma individual. En otras palabras, se intenta entender la complejidad ilimitada del Cosmos con la complejidad limitada de la mente de unos pocos individuos.

    Preguntas al autor:
    ¿Qué sucede cuando se intenta imponer un estado arbitrario o un orden creado a un orden espontaneo?
    Es aceptado por muchos economistas que el mercado es un fenómeno del tipo espontaneo. Los mercados particulares de dinero como puede ser el de las criptomonedas, ¿es uno de esos fenómenos creados conscientemente que se encuadran dentro de un orden espontaneo mas grande?
    ¿El taxis es exclusivo de los humanos y los fenómenos sociales o se podría considerar que existen en la naturaleza fenómenos con sus características?

  4. Resumen

    “Hayek, Cosmos y Taxis, en Sesión II”

    En este texto, se trata el concepto de orden, las fuentes del mismo y propiedades entre otros.
    Se define orden como “una situación en la que una multiplicidad de elementos de diverso género se hallan en tal relación unos con otros, que del conocimiento de alguna parte temporal o espacial del conjunto podemos aprender a formarnos expectativas sobre otras partes del mismo conjunto, o, por lo menos, expectativas con una buena posibilidad de resultar acertadas.”
    Hay dos tipos de orden, el orden construido u exógeno puede describirse como una construcción, un orden artificial o, especialmente cuando se trata de un orden social dirigido, como una organización. Por otro lado, el orden que se forma por evolución es el orden espontáneo.
    Los ordenes espontáneos pueden alcanzar altos grados de complejidad (aunque no siempre es así).
    Dado que el orden espontaneo no ha sido creado por un agente externo, el orden como tal puede no tener un objetivo, aunque su existencia pueda resultar muy útil a los individuos que se mueven dentro de él.

    Novedoso

    Me resulta interesante como el autor plantea que sin un orden establecido, la sociedad no puede satisfacer sus necesidades. Y que para que exista un orden, este debe basarse en una estructura jerárquica. En base a esto se establece la necesidad de un gobierno.

    Preguntas

    ¿Cómo delimitar cuando un gobierno u Estado esta controlando el orden establecido o esta abusando de su poder?

    ¿Sin estado no habría una sociedad organizada?

    ¿Por qué se intenta perfeccionar un orden espontaneo si no es posible perfeccionar los resultados?

  5. Hayek – Cosmos y Taxis
    Resumen:
    Este texto tiene como tema principal el orden que, si bien no termina de estar bien visto porque se lo asocia al autoritarismo, es necesario para el funcionamiento de una sociedad. El orden es una situación en donde elementos de diverso genero están relacionados unos con otros, del conocimiento de una parte de este conjunto podemos formar expectativas sobre otros componentes del mismo, y que es probable que estas sean acertadas. En donde el orden creado es conocido como taxis y el formado por evolución se lo denomina cosmos.
    Yendo en profundidad con los órdenes cosmos, hay un orden abstracto que es una adaptación a hechos particulares que nadie conocerá en su totalidad. También habla del sometimiento a este orden espontaneo, el cual se puede extender a circunstancias complejas que ninguna mente puede abarcar por completo, en donde además hay varios aspectos sobre los que no tenemos control y esto lleva a que no podamos explicar cómo evoluciona una estructura de este tipo.
    También profundiza en lo que es el orden social, en donde los individuos deberían seguir reglas que hagan posible la vida social, en donde estas respuestas darían lugar a un orden general si se observan reglas para producir un orden, en donde las respuestas de los individuos deben ser semejantes en aspectos abstractos para dar como resultado un orden general, esto se puede aplicar a una “sociedad de intercambio”, en donde los individuos prefieren una mayor remuneración para sus esfuerzos, y se esfuerzan mas para conseguir una mayor remuneración.
    Otro tema que toca es el de organización y ordenes espontáneos, las cuales deben contar con reglas y no solo con mandatos, aquí es donde se comienzan a establecer las reglas de organización, las cuales deben ser para conseguir objetivos puntuales y deben llenar las lagunas que dejan los mandatos. Así como las reglas de la organización, que tienden a un orden abstracto cuyo contenido nadie conoce. En las clases mas complejas, los mandatos solo determinan la asignación de funciones y fijación de fines.

    Novedoso:
    Características de los órdenes: los órdenes construidos(taxis) son relativamente simples y concretos, ya que su existencia puede percibirse por observación, mientras que los órdenes espontáneos(cosmos) no tienen un objetivo particular y pueden basarse en relaciones abstractas que se reconstruyen mentalmente, pero fundamentalmente debe tener un fin.
    También hay otra diferenciación entre estos ordenes, y esta es el grado, ya que pueden referirse a menos o a más relaciones entre los elementos. Así como esta regularidad puede ser grande o no, esto implica que en cuantos casos sea confirmada, en donde previsiones menos amplias pueden tender a un mayor grado de certeza.
    Sociedad: Es como llama el autor a un “orden espontáneo general”, que se mantiene dentro de una observancia de reglas convencionales, que no tienen necesidad de ordenes especificas, como una rutina diaria, esta tampoco necesita los “limites” de una organización por mas que pueda considerase como una.
    Organismo vs organización: Los organismos tienen una característica fundamental que los distingue de los órdenes espontáneos y es que en estos los objetos individuales ocupan puestos fijos, mientras que una organización, en sus orígenes se ha usado muchas veces para hablar de una reconstrucción de la sociedad
    Preguntas:
    1- ¿Qué importancia tienen las reglas y la regularidad?
    2- ¿No cree que la idea de “mayor esfuerzo, mayor remuneración” es algo muy lineal y que no siempre es así en la realidad?
    3- ¿Qué rol cumple el gobierno como organización?

  6. RESUMEN

    El autor comienza el texto dando la definición de orden. Por orden entendemos una situación en la que una multiplicidad de elementos de diverso género se hallan en tal relación unos con otros, que del conocimiento de alguna parte temporal o espacial del conjunto podemos aprender a formarnos expectativas sobre otras partes del mismo conjunto, o, por lo menos, expectativas con una buena posibilidad de resultar acertadas.
    Luego detalla dos tipos de órdenes, por un lado, el construido y por otro el espontaneo. El orden construido, puede describirse también como una construcción, un orden artificial o, especialmente cuando se trata de un orden social dirigido, como una organización. Por otro lado, el orden que se forma por evolución, al que nos hemos referido como a un orden que se autogenera o endógeno, puede describirse mejor como orden espontáneo. Los griegos clásicos establecieron el termino taxis para el orden creado y cosmos para el orden formado por evolución.
    Posteriormente, Hayek proporciona las características de dichos órdenes. Por un lado, el orden espontaneo, tiene un grado de complejidad que no está limitado a lo que una mente humana pueda dominar. Su existencia no necesita manifestarse a nuestros sentidos, sino que puede basarse simplemente en relaciones abstractas que nosotros sólo podemos reconstruir mentalmente. Y al no haber sido construidos deliberadamente, no se puede legítimamente decir que tengan un objetivo particular. Los órdenes espontáneos no tienen por qué ser complejos, pero pueden alcanzar cualquier grado de complejidad. Tampoco tienen por qué ser necesariamente abstractos, sino que con frecuencia pueden consistir en un sistema de relaciones abstractas entre elementos que se definen también sólo en términos de propiedades abstractas, y por esta razón no serán intuitivamente perceptibles o reconocibles, a no ser mediante una teoría que dé cuenta de su carácter. Por otro lado, tenemos los órdenes construidos, los cuales, son relativamente simples, o por lo menos están limitados necesariamente a unos grados tan moderados de complejidad que quien los ha creado está en condiciones de dominar; suelen ser concretos de que su existencia puede percibirse intuitivamente por simple observación.
    El empleo de las fuerzas que dan origen a un orden espontáneo nos permita inducir la formación de un orden de tal grado de complejidad que jamás estaremos en condiciones de dominar intelectualmente. En consecuencia, tendremos un poder menor sobre los detalles de ese orden del que tendríamos sobre un orden de los que se producen mediante arreglo deliberado. Es por eso, que el grado de poder de control sobre el orden extenso y más complejo será mucho menor que el que podamos ejercer sobre un orden deliberadamente construido o taxis.
    Por último, Hayek, realiza una diferencia entre los términos organismos y organización. La principal característica de los organismos que los distingue de los órdenes espontáneos de la sociedad es que en un organismo la mayoría de los elementos individuales ocupan puestos fijos que conservan para siempre. Son también, por lo general, sistemas más o menos constantes que constan de un número fijo de elementos que, aunque algunos puedan ser sustituidos, y mantienen un orden espacial fácilmente perceptible a través de los sentidos. Son, por lo tanto, órdenes de una forma más concreta que los órdenes espontáneos de la sociedad. El término organización, por otro lado, se empleó frecuentemente en contraposición a organismo un orden creado o taxis. La idea de organización en este sentido es una consecuencia natural del descubrimiento de los poderes del intelecto humano y especialmente de la actitud general del racionalismo constructivista.

    SOPRENDENTE / NOVEDOSO
    Como siempre encuentro a Hayek muy interesante de leer. Es un autor que texto a texto no deja de sorprender con su forma de escribir y detallar cada definición. Me resulta interesante el hecho de que el orden espontaneo exceda los límites de la capacidad humana, es decir, que suceda y no tenga algún objetivo en particular a diferencia del orden construido. También encontré sorprendente la relación de este orden con el concepto de fin, porque como nombre antes, puede no tener un objetivo claro, pero puede resultar útil a los individuos a moverse dentro de él.

    PREGUNTAS AL AUTOR

    1) ¿Puede un orden construido transformarse en un orden espontaneo en algún caso específico o viceversa?
    2) ¿Pueden los dos tipos de ordenes convivir juntos o alguno tiene que prevalecer sobre el otro?
    3) ¿Qué sucede si una sociedad no logra tener un orden construido? ¿Qué maneras tiene de lograrlo?

  7. Resumen:
    En este capítulo Hayek habla acerca de dos tipos de orden, estos son taxis y cosmos. El primero es un orden construido por alguien o mas bien dirigido, no es natural y tiene una finalidad para el que lo dirige. Se puede asociar con los sistemas socialistas de planificación centralizada. Por otro lado, la otra clase de orden hace referencia a un orden espontaneo que responde al tipo de reglas de juego que hay en el entorno. Hayek afirma que las sociedades deben tener orden para que exista prosperidad en la población. La sociedad moderna surge a partir del orden espontaneo respondiendo a las reglas del entorno.

    Lo novedoso:
    Es interesante el texto de Hayek, el concepto de que debe haber reglas de conducta claras para que las sociedades funcionen con tranquilidad es fundamental pero no nuevo en base a lo que leemos del autor. El orden espontaneo es clave ya que de otra forma no se puede explicar como hacen las sociedades para avanzar y desarrollarse como lo vemos. Nadie podría ordenar a todos los agentes y guiarlos en el sendero correcto, los grandes cambios surgen de las decisiones voluntarias de los mismos.

    Preguntas:
    ¿Cree que cualquier alteración del orden espontaneo trae resultados peores de los que se hubiera llegado sin tal intervención?
    ¿Las reglas de juego también surgen del orden espontaneo?
    ¿Las reglas de juego pueden hacer que se vaya hacia un sendero con cada vez más normas anti mercado?

  8. Friedrich Hayek: Cosmos y Taxis en Sesión II
    Resumen: En este apartado Hayek distingue dos tipos de orden según los autores griegos clásicos: taxis y cosmos. El primero de estos se lo define como una especie de orden artificial que se construye a partir de un orden social dirigido, simple y concreto, sirviendo así a los fines de su creador. Por otro lado, el orden cosmos es el que hace referencia un precepto que se autogenera, a algo espontaneo, que no esta dentro de los limites de lo que cualquier mente humana pueda llegar a comprender ya que puede alcanzar un grado de complejidad superior. Este orden cosmos, a diferencia del taxis, no necesariamente tiene un fin en si mismo a pesar de ser útil para los individuos.
    Del mismo modo, el orden espontaneo tiene reglas que son independientes de cualquier fin, mientras que las reglas del orden del taxis deben estar orientadas y seguir ciertos objetivos determinados. A pesar de que ambos tipos se puedan hallar en cualquier sociedad, no es requisito excluyente que se combinen de forma discrecional.
    Lo novedoso o sorprendente: Es novedoso ver como Hayek le asigna un rol que difiere al usual a las reglas y a su evolución en sí. Es decir, como cada elemento individual sigue ciertas reglas en cuanto a la conducta que es lo que genera un orden especifico que deriva en un seguro desarrollo de la vida social. Además, me pareció sorprendente el cómo leer este articulo inconscientemente me llevo a separar los dos tipos de orden al estilo económico: autores ya vistos en materias previas, donde cada uno se inclina mas para un lado que el otro, ya sea la visión taxis para los mercantilistas/keynesianos y la visión cosmos por el lado de Smith.
    Tres preguntas al autor: ¿Por qué menciona que el estado y el gobierno son diferentes? ¿Quién es el que cumple el rol de mantener el orden entonces, el estado o el gobierno? ¿Es el orden espontaneo beneficioso por igual para todo estrato de la sociedad al hablar de los resultados generados?

  9. Resumen:
    En la “Sesión II: Los órdenes espontáneos y los limites de la razón” de Hayek, el autor diferencia las dos fuentes de orden. El orden construido es un orden exógeno o un arreglo, una construcción; el orden que se forma por evolución se autogenera o es endógeno, puede describirse mejor como orden espontáneo.
    El autor comienza definiendo el concepto de orden. Luego, detalla las propiedades características de los órdenes espontáneos. Indica que el grado de complejidad no está limitado a lo que una mente humana pueda dominar; su existencia no necesita manifestarse, sino que puede basarse simplemente en relaciones abstractas que sólo podemos reconstruir mentalmente; y al no haber sido construidos deliberadamente, no se puede legítimamente decir que tengan un objetivo particular.
    El orden espontaneo será siempre una adaptación a un amplio número de hechos particulares. Son resultado de que sus elementos se ajustan a ciertas reglas en sus respuestas al entorno en que se encuentran, no es necesario que las reglas que gobiernan las acciones de los elementos de tales órdenes sean conocidas por estos elementos.
    Por otra parte, el autor afirma que lo crean tanto individuos como organizaciones, la colaboración se basará siempre tanto en el orden espontáneo como en una organización deliberada. Si bien orden espontáneo y organización coexisten siempre. Toda organización debe contar también con reglas y no simplemente con mandatos específicos. Las reglas que gobiernan un orden espontáneo deben ser independientes de cualquier objetivo.

    Interesante:
    En primer lugar, es interesante la idea de que la teoría social comienza, y tiene un objeto propio, sólo con el descubrimiento de que existen estructuras ordenadas que son fruto de la acción de muchos hombres, aunque no el resultado de un proyecto humano.
    Por otro lado, en la sociedad, el sometimiento a un orden espontáneo amplía y limita al mismo tiempo los poderes de control. Aunque el empleo de las fuerzas que dan origen a un orden espontáneo nos permita inducir la formación de un orden de tal grado de complejidad que jamás estaremos en condiciones de dominar intelectualmente, o de ordenar deliberadamente, dispondremos de un poder menor sobre los detalles de ese orden del que tendríamos sobre un orden de los que se producen mediante arreglo deliberado. El grado de poder de control sobre el orden extenso y más complejo será mucho menor que el que podamos ejercer sobre un orden deliberadamente construido.
    Por último, es llamativa la idea de que en un orden social las circunstancias particulares a las que cada individuo reacciona son las que él conoce, pero las respuestas individuales a circunstancias particulares darán lugar a un orden general sólo si los individuos observan unas reglas capaces de producir semejante orden.

    Preguntas al autor:
    1. ¿Puede pensarse el orden espontaneo como resultado del individualismo planteado por Hayek?
    2. ¿Sería posible vivir en una sociedad sin reglas?
    3. ¿Ambas fuentes de orden son igual de importantes, o una es consecuencia de la otra?

  10. Resumen
    En este capítulo Hayek se centrará en la idea de “orden”, donde de forma inmediata hace una clara diferenciación entre la idea de orden construido (taxis) y orden espontaneo (cosmos).
    Primero define lo que es a su entender el orden. El asegura que el orden es “una situación en la que una multiplicidad de elementos de diverso género se halla en tal relación unos con otros, que del conocimiento de alguna parte temporal o espacial del conjunto podemos aprender a formarnos expectativas sobre otras partes del mismo conjunto, o, por lo menos, expectativas con una buena posibilidad de resultar acertadas”, afirmando que es claro que toda sociedad debe disponer de algún tipo de orden.
    Un punto fundamental que destaca Hayek para que los órdenes espontáneos puedan darse, es la existencia de reglas de conducta ya que el autor asegura que “la estructura de la vida social está determinada por normas de conducta que sólo se manifiestan en el hecho de que son observadas. Solo cuando los intelectos individuales empiezan a diferenciarse en una medida significativa se hace necesario expresar estas reglas en una forma tal que puedan ser enunciadas y enseñadas explícitamente, servir para corregir el comportamiento desviado, y pueda decidirse entre diferentes opiniones acerca del comportamiento correcto”.

    Interesante:
    El primer punto que encuentro interesante en la lectura es cuando Hayek comienza a definir en forma más profunda la idea de orden espontaneo. Muestra como no necesariamente un orden espontaneo debe tener un objetivo en particular o debe ser complejo, aunque asegura que la existencia de ordenes muy complejos solo pueden producirse mediante el juego de las fuerzas que inducen la formación de ordenes espontáneos.
    Otro punto muy interesante es cuando Hayek presenta ejemplos de ordenes espontáneos relacionados a la naturaleza, y mediante la presentación de ciertos ejemplos, traza un puente para conectarlo con los órdenes espontáneos que tanto interesan a la economía. Un ejemplo de estos, que, de Hayek, es el mercado y el orden que presenta.
    Por último, un punto interesante es cuando Hayek comienza a hablar sobre las reglas de juego. Es muy curioso notar como todas las normas que permiten la existencia de un orden hoy en día pasaron un proceso de selección permitiendo la existencia de reglas que conduzcan a los individuos a comportarse de tal modo que hagan posible la vida social.
    Preguntas
    1. ¿Qué ejemplo daría usted de reglas de juego?
    2. ¿Qué rol tienen las expectativas sobre las reglas del juego?
    3. ¿No cree que no importen las reglas que se propongan, están no valen nada si el gobierno de turno no tiene credibilidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *