Innovación e iniciativa empresarial en el mercado automotriz, frenada por el lobby…

Hay emprendedores que innovan y traen los cambios que tanto impactan en nuestra sociedad. Hay otros, en cambio, que buscan frenar ese cambio para proteger sus intereses, buscan poner barreras a los innovadores porque éstos trastocan la forma en que los mercados funcionan hasta el momento que ellos entran con ese producto o servicio nuevo. No siempre tienen éxito, y reemplazarán a los anteriores solamente si los consumidores los avalan y prefieren sus productos. Los que se resisten no quieren que sean los consumidores los que decidan eso, sino que buscan que sean los políticos a través de regulaciones y normas que cierran la competencia.

Tesla

 

Probablemente pocos conocemos a Tesla Motors y los autos Tesla, pero es el caso típico de un emprendedor con una innovación que puede ser revolucionaria y se enfrenta con quienes quieren cerrarle las puertas. Aquí va la primer parte de esta historia como aparece en un artículo de Daniel A. Crane, Decano Adjunto y Profesor de Derecho en la Universidad de Michigan. El artículo, publicado en la revista Regulation, del Cato Institute, se titula: “Tesla and the Car Dealers’ Lobby”: http://object.cato.org/sites/cato.org/files/serials/files/regulation/2014/7/regulation-v37n2-3.pdf

“Tesla Motors, la creación del emprendedor Elon Musk (quien nos diera Pay Pal y SpaceX), es el desarrollo automotriz más apasionante en muchas décadas y una historia típica del dinamismo y la innovación tecnológica norteamericana. Los autos eléctricos de lujo de la compañía han causado sensación en la industria automotriz, incluyendo una evaluación por Consumer Reports diciendo que el Modelo S de Tesla es el mejor auto que alguna vez hayan testeado.

Pese a las loas, Tesla enfrenta enormes desafíos para penetrar el mercado automotriz que ha estado dominado por más de un siglo por los motores de combustión interna. No solamente tiene que construir autos que los consumidores quieran conducir (y hacerlo en forma eficiente en sus costos), pero tiene que construir la infraestructura para cambios y cargas de baterías que hagan que la carga sea tan fácil y confiable como el surtidor de combustible. Y esos son grandes desafíos.

Pero los desafíos de Tesla en términos de investigación y desarrollo, tecnología e infraestructura parecen ser pequeños estos días frente a los desafíos políticos montados por el lobby de los agentes de venta de autos. Tesla ha elegido un modelo de distribución directo al consumidor, uno que evita las tradicionales redes de agentes franquiciados. El fabricante opera sus propios salones de exposición e interactúa directamente con los clientes a través de Internet. No llama la atención, entonces, que este modelo ha ocasionado fuertes quejas entre los agentes de ventas quienes prefieren no quedarse afuera. Los agentes han respondido invocando algunas leyes de varias décadas atrás dirigidas a frenar la distribución directa de los fabricantes de autos, y están buscando nuevas decisiones legales o regulatorias dirigidas a cerrar toda brecha que pueda permitir a Tesla distribuir directamente. Por ahora, los agentes han podido bloquear a Tesla en estados como Texas, Carolina del Sur y Nueva Jersey, y continúan con una campaña estado por estado a medida que la empresa busca expandirse.

Los agentes han tenido éxito hasta ahora principalmente por su peso político en las elecciones locales, donde realizan importantes contribuciones a las campañas. Han intentado justificar las prohibiciones a la distribución directa como una forma de protección al consumidor y de regulación de la seguridad pública. Poco a poco, los consumidores están dándose cuenta que esos argumentos son totalmente infundados. La protección de los consumidores y la seguridad pública no tienen nada que ver con estas restricciones; son proteccionismo para los agentes de venta, puro y simple”.

Y concluye:

La distribución directa de autos se ha vuelto un tema político nacional por la relevancia ambiental y tecnológica de los autos eléctricos y el tremendo atractivo de la marca Tesla. Historias similares surgen cada tanto cuando un conjunto de hechos raros o simpáticos dan forma a una historia, como cuando un grupo de monjes de Luisiana exitosamente demandó por el derecho a fabricar y distribuir ataúdes, contra los intereses de la Junta de Embalsamadores y Directores de Funerales de Luisiana. Lamentablemente, muchas industrias están atrapadas por normas proteccionistas diseñadas para aislar a los que ya están de la competencia. Los fabricantes de autos deben tener el derecho a elegir la forma más eficiente de distribución, y también todos los demás.”

3 pensamientos en “Innovación e iniciativa empresarial en el mercado automotriz, frenada por el lobby…

  1. leyes que encubren preferitismo hacia los agentes o intermediarios. En nuestra realidad creo que se vuelve muy torpe negociar con un intermediario, doy el ejemplo quizás cuando se debe cambiar algún producto que contiene una falla de producción, se debe esperar a que el vendedor o intermediario lo envie a la fabrica , determine la falla y recién ahí realizar el cambio correspondiente si es que consideran que existe tal motivo. En definitiva , el trato del consumidor con el productor ,cuanto menos intermediario tenga mas ágil será el trafico negocial y su fin. A mi parecer desconozco los motivos por los cuales se limita esta venta directa , sólo hablo de acuerdo a suposiciones cada uno de la cadena de producciones quiere llevarse una parte, como dice el articulo, ninguno quiere quedarse afuera y mucho menos el estado cuya participación principal es a través de la carga impositiva. El estado se transformo en un aparato pesado y lento que solo entorpece los negocios y no deja que la competencia avance y cree las circunstancias para el desarrollo del mercado. En cuanto a los intermediarios , deben convivir con la posibilidad de desempeñar una mejor atención y brindando quizás una mejor asistencia al cliente, pero este ultimo debe tener la posibilidad de elegir con quien contrata.

  2. En nuestra historia moderna se ha descubierto que los causantes de los proteccionismos del gobierno son las propias empresas. Esto no es ninguna sorpresa en nuestro sistema de economía capitalista (lo denomino así por su mayor número de seguidores en el mundo), ya que sabemos que el punto más crítico para los empresarios es la ganancia. En parte suena contradictorio viniendo de una entidad norteamericana, ya que ellos mismos fueron los revolucionarios del sistema internet para acotar distancias y tiempos para llegar más rápidamente y a menor costo a sus destinos objetivo. Empresas de libros como Amazon, revolucionaron la mercadotecnia para evitar una caida estrepitosa en el mercado de la comunicación escrita, debido a la aparición de la computadora y sus potentes memorias que agravió la actividad de las imprentas hace ya algunos años, y las mismas imprentas se han adaptado a los cambios tecnológicos. Entonces la pregunta que resulta es si la industria automotriz levanta esa queja por la innovación de venta directa de Tesla, porque sus ganancias no andan muy bien, o porque no quieren invertir en nuevas formas de vender, o porque ven un agravio a la generación de empleos, o porque piensan que las “barreras a la entrada” en la industria automotriz deben dictarlas los proteccionismos y no la verdadera competencia? Bueno pues, quien los entiende?

  3. Me resulta interesante el panorama que brinda el artículo sobre el marco competitivo en que se emplaza el mercado automotriz, y la importancia de la innovación revolucionaria pese a los conflictos de intereses y desafíos que conlleva.
    Considero apropiado el amparo dado por el derecho de la competencia o antitrust law para promover una competencia justa y establecer que conductas son competencia desleal para no perjudicar a los consumidores.
    Por otra parte es estratégica la protección de los intereses de las empresas a través de una diplomacia empresarial (lobby) mediante las relaciones con las personas y organismos clave; teniendo en mira que los beneficios a corto plazo no perjudiquen sus intereses a largo plazo por no tener en cuenta las repercusiones sociales.
    Con respecto a que las industrias están atrapadas o aisladas de la competencia, es muy oportuno lo que se menciona sobre tener el derecho a elegir la forma más eficiente de distribución ya que se manifiesta también el derecho y la posibilidad material de los agentes económicos de poder hacer elecciones o aportar al funcionamiento de la economía mecanismos de adaptación permanente de la demanda y de la producción. E incita a la innovación o a un marketing ajustado al objetivo al que se quiere llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *