Matan a los rinocerontes por los cuernos, pero hay “propietarios” que los cuidan y reproducen

Luego de una serie de posts sobre temas ambientales en América Latina, aquí va un interesante artículo sobre los rinocerontes en Sudáfrica y los derechos de propiedad, por Timothy Taylor, publicado por PERC: http://perc.org/articles/property-rights-and-rhinos

Rinoceronte negro

Algunos párrafos:

En Sudáfrica se encuentra el 75% de la población de rinocerontes negros y el 96% de los blancos. Debe haber algunas lecciones para los conservacionistas detrás de estas estadísticas. Michael ‘t Sas-Rolfes cuenta la historia en “Salvando a los Rinocerontes Africanos: Un éxito del mercado”, publicado como un caso de estudio por PERC (Property and Environment Research Center).

La historia no es solo sobre mercados. En 1900, los rinocerontes blancos habían sido cazados casi hasta ser extinguidos, quedaban unos 20 en una reserva en Sudáfrica. La población se recuperó algo pero lentamente y a mediados del siglo XX había suficientes como para comenzar a relocalizar grupos reproductores en los parques nacionales de Sudáfrica, como también en las reservas privadas de caza. En 1968 se autorizó la primera caza legal del rinoceronte blanco.

En los años 1980s, dice Sas-Rolfes, sucedió algo extraño. En 1982 la Junta de Parques de Natal estableció un precio de lista para el rinoceronte blanco de 1.000 Rands sudafricanos, pero el precio promedio pagado por un cazador ese año era de 6.000 Rands. Las reservas privadas de caza rápidamente aprovecharon esta oportunidad de arbitraje. La Junta de Parques de Natal comenzó a subastar sus rinocerontes. En 1989, los vendía por 49.000 Rands, pero el precio promedio para el cazador había subido a 92.000 Rands. Había serias dudas de que este fuera un buen sistema para criar y cazar rinocerontes desde una perspectiva ambiental amplia.

Pero en 1991 entran en escena los derechos de propiedad.

Antes de ese momento, toda la fauna salvaje de Sudáfrica era considerada por la ley como res nullius o propiedad sin dueño. Para obtener los beneficios de la propiedad de un animal salvaje tenía que ser cazado o domesticado. Esto creó un incentivo para recolectar, no para proteger, valiosas especies salvajes –ya que aun si un productor pagaba por un rinoceronte no podía reclamar compensación si su propiedad la mataba un cazador furtivo. Reconociendo los problemas asociados con el principio de res nullius, la comisión redactó una nueva legislación: La Ley de Robo de Especies de 1991. Esta política permitió la propiedad privada de cualquier animal salvaje que pudiera ser identificado de alguna forma, como una etiqueta. Los efectos combinados de los precios de mercado a través de subastas y la creación de derechos de propiedad más firmes cambiaron los incentivos de los productores privados. Ahora tenía sentido criar rinocerontes más que matarlos apenas los recibían.

Para entender el efecto de los derechos de propiedad en la conservación veamos la diferencia de poblaciones entre rinocerontes negros y blancos. Comparemos la cantidad de rinocerontes blancos con los negros , que viven en países sin fuertes instituciones de mercado y sin derechos de propiedad como Kenia, Tanzania y Zambia. En 1960 había unos 100.000 rinocerontes negros en África, pero a principios de 1990 la caza furtiva los había reducido a 2.500. Los únicos rinocerontes que quedan están en países con fuertes instituciones de mercado, como Sudáfrica o Namibia o en zonas intensamente protegidas.

Existe una fuerte demanda por el cuerno de los rinocerontes y especialmente desde 2008 estos enfrentan el riesgo de la caza furtiva. Así lo describe un experto del grupo Save the Rhino:

“Además de las zonas intensamente protegidas –que implica protectores costosos y no totalmente incorruptibles- y la existencia de reservas privadas de caza, la otra opción es buscar minar el mercado negro del cuerno de rinoceronte con un mercado legal. Otras opciones más controvertidas que discuten en Save the Rhinos incluyen sacarles los cuernos para que sean menos atractivos a los cazadores furtivos y tal vez, permitir la venta legal de estos cuernos, para reducir los precios pagados a los furtivos. Los cuernos están hechos de queratina, sustancia similar a la de las uñas y el pelo, y el cuerno podría sacarse cada año o dos: tal vez más que competir con el mercado ilegal haría más fácil para los furtivos venderlos ilegalmente. En definitiva, dado que Sudáfrica es donde más rinocerontes hay, supongo que tomará una decisión en base a alguna de estas opciones”.

15 pensamientos en “Matan a los rinocerontes por los cuernos, pero hay “propietarios” que los cuidan y reproducen

  1. En mi opinion, es una atrocidad pensar en un “mercado legal”de cuernos de rinoceronte, la idea de que ” podrian sacarle c/ año o dos”. Me parece mas despreciable aun que esta opinion provenga de un “experto” del grupo Save the Rhino.
    La solucion creo que deberia pasar por introducir multas con valores que realmente desalienten la caza, con penas duras de carceles para los que la practiquen y con una mayor inversion en seguridad en los parques ecologicos nacionales, esas deberian ser las propuestas de un verdadero protectector de los rinocerontes en Africa

    • Bueno, atrocidad es una palabra muy fuerte. Además, ese Mercado “legal” es lo que sucede con las vacas, por ejemplo, y no estamos preocupados porque vayan a desaparecer. Los productores, por el contrario, quieren multiplicarlas.
      Por otro lado, las multas y sanciones es lo que existe ahora, y no parece que esté funcionando.
      Es importante comprender como funcionan las soluciones en el mundo real, no en un mundo ideal donde funcionarios que parecen angeles van a hacer lo que pensamos que deberían hacer. La realidad muestra que no lo hacen.
      En definitiva, queremos ver las cosas como son, no como deberían ser en un mundo ideal.

      • Desde una perspeciva subjetiva no considero que la palabra “atroz” sea correcta o incorrecta. En lo que respecta a los animales y su cuidado cada uno tiene una percepción distinta de lo que considera moralmente correcto y lo que no. Es decir, no tengo un conocimiento desmasiado especializado sobre el uso del cuerno de rinoceronte, pero creo que su uso tiene fines medicinales, y si bien me resulta chocante el hecho de saber que se esta maltratando a un animal por el bien de la ciencia, considero que es lo socialmente correcto (a diferencia de lo que es el uso del marfil, que entiendo que solo cumple una utilidad de mero lujo).
        En lo que respecta al tema en cuestión, independientemente de cualquier carga moral que tenga el caso, es claro que existe una demanda que no puede ser ignorada, y que la solución más optima podría ser legalizar ese mercado, y a su vez, crear reservas de rinocerontes. Para ser más preciso, el Estado deberia tener, en principio, el monopolio del cuidado, reproduccion y venta de los rinocerontes, pudiendo vender los mismos a la demanda que se encarga de trabajar con los cuernos con fines medicinales, o a intermediarios que busquen reproducir la especie con el mismo fin, venderlo a la demanda que tenga como objetivo el desarrollo de la ciencia en beneficio del hombre.
        Por otra parte, deberian crearse politicas más duras para los cazadores furtivos que atenten contra la propiedad que seria del Estado o de los intermediarios encargados de reproducirlos.

  2. El articulo lo puedo relacionar con la tragedia de los comunes, en donde el autor Hardin propone la propiedad privada como solución ante la depredación de los recursos, cuando las personas, guiadas por su propio egoísmo, se quedan con los beneficios, y distribuyendo de esa forma los costos, oses, las perdidas. En este caso seria la desaparición del rinoceronte el costo, y el beneficio de aquellos que lo cazan indiscriminadamente, y la “solución” fue la Ley de robo de especies de 1991, que permitió la propiedad privada de cualquier animal salvaje que pudiera ser identificado de cualquier forma, como una etiqueta. Pero el problema que surge de esta solución es quien vigila a los que vigilan, por lo tanto la solución seria la administración o gestión de esos recursos, siempre y cuando sean infinitos, cosa que no sucede, o que ese recurso se reproduzca en la misma medida que se consume, según Hardin.
    También lo puedo relacionar con el texto de Armen A. Alchain “Derechos de Propiedad”, en donde se pregunta si los derechos de propiedad son derechos humanos, y sostiene que la finalidad fundamental de estos es que eliminan la competencia destructiva, y habla de diferentes tipos de propiedad, considerando que la propiedad común no le proporciona a nadie un fuerte incentivo para conservar los recursos, dando el ejemplo de una pesquería que no pertenece a nadie, que se vera afectada por un exceso de pesca. La razón es que un pescador que normalmente devuelve al agua los peces pequeños, esperando que crezcan, es poco probable que obtenga ningún beneficio de esa espera, ya que si no lo hace el, algún otro pescador lo hará. Esto también sucedería con los rinocerontes, y es por eso que la solución que encontraron fue declararlos propiedad privada, pero es en verdad una solución?.

  3. Hace poco más de cinco décadas que los naturalistas comenzaron a emplear el concepto de “la extinción” y éste empezó a hacerse cada vez más popular para designar un fenómeno que la actividad humana estaba provocando en todo el planeta: la desaparición de especies de la flora y la fauna silvestres.
    La expansión constante del humano sobre la naturaleza, origina la destrucción de la cadena alimenticia animal, desequilibrando las especies, inclusive al humano, quien subsiste gracias a la madre naturaleza, al igual que todas las especies, con diferencia de que la nuestra, es la única que daña al ambiente.
    Para mí la caza de rinoceronte no es legal desde el punto de vista jurídico porque es un animal que está protegido por las autoridades sudafricanas por lo tanto la caza de rinocerontes sería un acto ilegal por lo tanto económica es un bien que no puede circular en el mercado ya que esta prohibió.

  4. Como ya fue mencionado se relaciona con temas de los textos vistos en clases como la “Tragedia de los comunes”, “Derecho de propiedad” o “Eficiencia”, de los cuales podemos decir que al ser la propiedad común, un uso excesivo en beneficio propio puede llegar a ser perjudicial para el resto de la sociedad porque les implica un costo por algo que no pudieron usar ya que los bienes son escasos y que agotan (en este caso sería la extinción de la especie). Se puede ver como con la propiedad privada de los rinocerontes no se logra completamente el fin deseado porque la caza furtiva sigue llevando a esta especie al punto de su desaparición.
    Por lo que entiendo se dice que la caza es legal pero siempre y cuando sea en los lugares reservados para ese uso y en una cierta medida.
    Por otro lado dice que “los únicos rinocerontes que quedan están en países con fuertes instituciones de mercado, como Sudáfrica o Namibia o en zonas intensamente protegidas” pero a pesar de ello sigue habiendo problemas con los cazadores furtivos por lo que implica un doble gasto uno en protección de la zona y el otro por la pérdida de los animales por lo que creo que es viable pensar en otras alternativas ya sea la propuesta desde la organización Save the Rhino de “buscar minar el mercado negro del cuerno de rinoceronte con un mercado legal”. Más allá de lo que creamos que está bien o está mal lo que se debe buscar es un equilibrio donde los interesados logren obtener el producto sin matar la especie, también podría proponerse la utilización de una materia prima similar de acuerdo al uso que le den a los cuernos de los rinocerontes. Es una cuestión compleja como todas en la economía donde se debe tomar decisiones priorizando las preferencias de unos sobre las de otros. No debe perderse de vista el cuidado del medio ambiente por lo que creo que primero debe estudiarse la posibilidad de quitarle los cuernos y si la vida del animal continuaría sin problemas. Así como también creo que las multas aparte de ya estar siendo aplicadas no son un problema para los cazadores que seguramente obtienen más ganancias con la venta del producto extraído del animal que la perdida por el pago de una multa.
    En el caso de lograr la extracción de los cuernos de los rinocerontes se lograría ampliar la oferta (que no sea un bien escaso podría hacer que bajen los precios) entonces el mercado negro que gira en torno a esto vería su negocio reducido por la libre oferta del producto en el mercado legal. Seguramente el crecimiento del cuerno es más rápido que el crecimiento de un nuevo espécimen y a su vez con la reproducción se lograría aumentar el plantel de rinocerontes de los cuales extraer sus cuernos.
    Este tema junto con las propuestas de los protectores de rinocerontes viene siendo tratado desde hace tiempo, dejo algunas notas que hacen referencia al tema.
    http://www.larazon.es/detalle_hemeroteca/noticias/LA_RAZON_443810/1633-el-rinoceronte-en-peligro-por-la-caza-furtiva#.Ttt1YES9S6ih6lH
    http://www.elperiodico.com/es/noticias/medio-ambiente/record-caza-furtiva-rinocerontes-sudafrica-3019591
    http://www.lanacion.com.ar/1517772-aumenta-la-caza-furtiva-del-rinoceronte-en-sudafrica

  5. Este caso de los rinocerontes es muy valioso para apreciar el papel de la empresa privada, de la libertad económica y de los derechos de propiedad.

    Al permitir que los rinocerontes salvajes puedan ser objeto de propiedad privada, se estimula la cría privada. En cuanto la caza furtiva se hace por los cuernos que se regeneran y cada dos años pueden ser cortados nuevamente en un mismo animal, la cría y explotación privada de poblaciones de rinocerontes se avizora como una buena opción. Los piés de cría privados permiten cosechar el producto mercadeable sin sacrificar al animal, a similitud de como se aprovecha la lana de las ovejas o la leche de las vacas y de las cabras.

    El riesgo que pueda significar que alrededor de la expansión de la oferta privada legal de cuernos de rinoceronte prospere la venta de los obtenidos ilegalmente con la caza furtiva, puede ser contrarrestado, por ejemplo, con certificaciones, con circunscripción de las ventas a determinados sitios autorizados por la ley, con autoridades efectivas en el combate del crimen y con cooperación policial internacional.

  6. Este tema se puede relacionar fácilmente con el texto “La tragedia de los comunes” ya que el autor (Hardin) propone que ante la gran cantidad de devastaciones que hay de los recursos (ya que las personas buscan su propio beneficio mandadas por su egoísmo), la solución efectiva sería establecer propiedades privadas.
    En este caso, el beneficio que se busca es obtener los cuernos de los rinocerontes (que poseen un gran valor en el mercado ilegal), y la salida ante esto fue Ley de Robos de Especies que “permitió la propiedad privada de cualquier animal salvaje que pudiera ser identificado de alguna forma, como una etiqueta”.
    Un ejemplo contrario a esto fue lo que sucedió en Kenia, Tanzania y Zambia, en donde disminuyó de forma muy evidente la población de rinocerontes negros (de 100.000 a 2.500). Y por qué sucedió esto? Porque son países en donde no había un mercado muy fuerte y los derechos de propiedad eran escasos. Es decir, el dominio era público y, según Hardin, esto se traducía en que cada uno de los que cazaban a esta especie buscaba su propio beneficio y les trasladaban a los demás los costos de esta actividad.
    Aunque se multe a los cazadores furtivos, no creo que sea la única solución que se deba adoptar, ya que el mercado ilegal sigue avanzando y creciendo, como pasa en Mozambique (http://www.elmercuriodigital.net/2014/09/la-caza-furtiva-en-mozambique-se-ha.html#.VCdEr5R5OVM). Esta noticia muestra cómo la caza furtiva aumenta y aunque la justicia sudafricana condenó a algunos cazadores, eso no impidió que otros sigan realizando la misma actividad. Creo que el Estado debería estar más presente y comprometerse a cuidar a estas especies

  7. Luego de la lectura de los textos indicados por el profesor, “La Tragedia de los Comunes” y “Derechos de Propiedad” considero que estamos frente a un artículo en donde se observa claramente como un recurso es depredado ilimitadamente por los cazadores furtivos, que son individuos que, actuando con egoísmo, buscan obtener ventajas en perjuicio de otros. Por eso, considero que resultó eficiente la creación de la Normativa de Robo de Especies de 1991, dando lugar así a la propiedad privada de cualquier animal salvaje que pudiera ser identificado de alguna forma, como una etiqueta. Citando la frase “ y la creación de derechos de propiedad más firmes cambiaron los incentivos de los productores privados. Ahora tenía sentido criar rinocerontes más que matarlos apenas los recibían…” refleja la finalidad de los derechos de propiedad expuesta por el autor Armen A. Alchian, en su apartado “Derechos de Propiedad”, al establecer que estos derechos eliminan la competencia destructiva por el control de los recursos económicos. Y es por eso, que es muy importante que el Estado se encargue de la protección, de la reproducción y de la comercialización de los rinocerontes, asegurándose de esta manera que serán entregados a personas que se encargarán de reproducir la especie continuamente, con el objetivo de contribuir a la sociedad, mediante un uso medicinal por ejemplo tal como se indica en el texto del siguiente link y coincidiendo con uno de los comentarios anteriores: http://lavidaanimal1.blogspot.com.ar/2013/03/rinoceronte-sabias-que-sus-cuernos-se.html—> en el título “El cuerno de rinoceronte como remedio”. Y esto, a su vez, se relaciona con que, en si la propiedad no es lo trascendental, sino su gestión-administración, por lo que los recursos se podrán gestionar eficientemente siempre que sean infinitos o que se reproduzcan en la misma medida en que se consumen (“La Tragedia de los Comunes”). Antes del dictado de la Ley de Robo de Especies, toda la fauna salvaje de Sudáfrica era considerada por la ley como res nullius o propiedad sin dueño. En conclusión, si no se restringe, por ende, el uso de ciertos recursos, nunca se logrará una administración adecuada de los mismos, y se termina depredándolos hasta llegar un momento en que aquellos se extingan definitivamente.

  8. Como bien vemos, este articulo tiene claras similitudes con el texto de “la tragedia de los comunes”.
    En este texto se plantea que en los casos en los cuales no existe la propiedad privada, todo es de todos, por ende de nadie lo que genera que no se cuide el recurso. Ya que todos buscan maximizar su propio interes sin importar preservar el recurso.
    Esto mismo ocurria con los rinocerontes, en Africa no existia proteccion al comercio de estos animales, por lo que se habia llegado al peligro de exticion. Pero cuando aparecio el derecho de propiedad, no solo se revirtio la situacion, sino que aumento la cantidad de crias que nacen.

  9. Considero y comparto con el primer comentario que es atroz hablar de propiedad privada para matar rinocerontes. Me parece igualmente atroz aun cuando es con fines medicinales al igual q me parece atroz el mercado se la carne. Y especilmente me cuesta pensar que esta es una manera se preservar a las especies aun cuando su resultado en numeros parece ser el mejor. Creo que al igual que en todos los ámbitos en los que se pretende pertende corregir y desalentar las malas conductas lo prinvipal es la educacion y los castigos a quienes infrinjan. Espero que realmente la sociedad avance y logremos ver la caza legal, las corridas de toros y todos las ” actividades legales” que causen el dolor y la muerte de otros seres vivos como hoy vemos tantas otras atrocidades de la historia que eran legales, socialmente aceptadas y de gran auge en otras epocas

  10. El artículo menciona la importancia de los derechos de propiedad en la conservación de los rinocerontes. Siguiendo lo expresado en el texto “Derechos de propiedad” de Alchian, al referirse a la finalidad de los mismos consiste en eliminar la competencia destructiva por el control de los recursos económicos.
    Lo contrario sucede cuando la propiedad de los recursos es común ya que no proporciona a nadie un fuerte incentivo para conservar los recursos.
    En términos de eficiencia (relación entre medios –recursos- y fines -necesidades-) donde la valoración es monetaria y la eficiencia en la explotación se logra cuando el recurso está en manos de quien lo valora y puede pagarlo; por lo que es un incentivo de los productores privados los efectos de los precios de mercado a través de subastas.

  11. Hardin en “la tragedia de los comunes”, plantea que las propiedades comunales tienden a ser sobreexplotadas por cuanto el incentivo individual de todo comunero es extraer lo máximo de la propiedad comunal y reponer lo mínimo. La solución que propone a la cuestión, es la privatización de las propiedades comunales y reponer tanto como se consume evitando la sobreexplotación. Mi cuestionamiento es: ¿es verdaderamente la solución la privatización de la propiedad comunal ante casos tan extremos? a mi parecer sí, pero no con la finalidad de sacar un beneficio del animal. En este caso, En mi opinión, todas las soluciones posibles que se plantean para acabar con la caza furtiva son cuestionables; por ejemplo, extraer el cuerno del animal para evitar que los cazadores se hagan de él, dejaría al animal en un completo estado de indefención respecto de otros depredadores que no sean hombres.Por el lado de legalizar el comercio, este tendría que regularse cuidadosamente y las agencias del gobierno sudafricano son frecuentemente ineficaces y corruptas (esto es comprobable a partir del número de policías y empleados de parques nacionales que han sido detenidos por caza furtiva), esto torna a la medida inaplicable. Opino que la piedra angular del asunto está en determinar el destino de este mercado y sus respectivos clientes, para tomar medidas conjuntamente con la política proteccionista del animal.

  12. El uso de un sistema de propiedad privada, donde personas o entidades sean dueñas de los rinocerontes, el problema o la tragedia de que éstos sean tomados como un recurso común y sean depredados por el hombre, podría estar cerca de ser la solución. Si bien, a simple vista no parece una opción “aceptable moralmente”, debemos recordar que bajo un sistema de propiedad privada, aquel que sea el propietario del recurso, cuidará con más entusiasmo del mismo, evitando los daños o desapariciónes de los rinocerontes, a diferencia de lo que sucede en una propiedad común que no proporciona a nadie un fuerte incentivo para conservarlos. La propiedad privada elimina la competencia destructiva por el recurso. Ademas tenemos que tener en cuenta la eficiencia en el uso del recurso, asi vamos a ver como los protectores de estos animales, o quienes más lo valoran, van a estar dispuestos a pagar más dinero por ello, generando a su vez, mayores incentivos a su cuidado, ya que ante su extinción o daños, mayores serán las pérdidas. Si bien lo ideal seria recurrir a generar conciencia en las personas para evitar las muertes de los rinocerontes, hoy en dia creo que es utópico, por lo que recurrir a los derechos de propiedad, seria una buena opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *