Matt Riddley sobre el impacto de la tecnología en la agricultura. Aquí sobre el famoso glifosato

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Aquí sobre el famoso glifosato:

“Los activistas contra el glifosato han destacado su presencia en ciertos alimentos, pero dosis por dosis, el café es más carcinógeno que el glifosato.

Recientemente se descubrió que el helado de Ben & Jerry contenía glifosato en una concentración de hasta 1.23 partes por billón. En esa concentración una persona tendría que consumir más de tres toneladas de helado al día para alcanzar el nivel en el que se pueda medir cualquier efecto sobre la salud.

Hay una creciente campaña para prohibir el glifosato. Sin embargo, este se basa únicamente en un informe defectuoso preparado para la Agencia Internacional for Research on Cancer (IARC) con la ayuda de un activista pagado por un estudios de abogados, y en la que (según Reuters) «en cada caso, una conclusión negativa sobre el glifosato que conduce a tumores se eliminó o fue reemplazada por una neutral o positiva.

El informe del IARC contradice los hallazgos de la European Food Safety Autoridad (EFSA), así como las agencias equivalentes en América y Australia. A pedido de la EFSA, el Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos examinó más de 3,000 estudios y no encontró evidencia de ningún riesgo para los seres humanos en dosis realistas.

Se mantiene el consenso de que el glifosato tiene importantes ventajas ambientales y no es perjudicial para la salud humana si se utiliza correctamente.

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Innovación y tecnología en la producción agrícola: aumenta la productividad y mejora el ambiente

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Así comienza:

“La maquinaria agrícola moderna está cambiando rápidamente gracias a la creciente adopción de tecnología inteligente. Ya es rutina para tractores y cosechadoras. Los recolectores utilizan el GPS y la guía satelital para minimizar el desperdicio de viajes. Dentro de los campos, se reduce la superposición o falta de partes del cultivo.

Se ha estimado que el control de GPS del recorrido de la cosechadora combinada reduce el consumo de combustible en un diez por ciento. Asimismo, la posibilidad de programar un pulverizador para apagar deliberadamente, por guía de GPS, cuando sobre un determinado parche de un campo que se dedica, por ejemplo, al hábitat de skylarks o lapwings, está ya en uso.

Un poco más futurista, pero que también está ocurriendo en algunos lugares, es el uso de datos derivados de mapeo con satélites o drones para determinar la densidad de los cultivos, la sanidad de las plantas, la densidad de las malezas y las necesidades de fertilizantes en un detalle escala, permitiendo al agricultor disminuir o aumentar las aplicaciones automáticamente.

Este enfoque ya está aportando ahorros de costes y Beneficios medioambientales. para las granjas, aunque principalmente en la etapa de adopción temprana.

Por ejemplo, la aplicación de nitrógeno de tasa variable en maíz, utilizando índice de diferencia de vegetación (NDVI) datos de un avión no tripulado, aplicado por un vehículo dirección propia, con sensores de fila y altura de pluma trabajando desde sensores, está sucediendo en granjas en América del Norte y otros lugares en 2018.

Este tipo de innovación representa una ventaja competitiva potencial para países de adopción temprana que adaptan sus regulaciones para adaptarse al uso de drones y tractores autónomos.

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Matt Riddley, biotecnología y semillas genéticamente modificadas. Los costos de su rechazo

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Así comienza:

“En la década de 1990, fue posible introducir genes en las plantas, utilizando bacterias Plásmidos o partículas de oro, y tomates modificados genéticamente pronto fueron A la venta en los Estados Unidos.

Sin embargo, Europa rechazó esta tecnología casi por completo, con populares protestas que resultan en barreras regulatorias y costos extremadamente altos para su Despliegue, que asciende efectivamente a una prohibición. Desde 2005, Canadá Aprobó 70 variedades transgénicas diferentes. La UE aprobó uno, y eso llevó 13 años, momento en el cual estaba desactualizado.

Los activistas también persuadieron a muchos países africanos a rechazar la tecnología, incluso en comida de alivio de hambre. Lucharon para bloquear durante muchos años el desarrollo y prueba de un «arroz dorado» enriquecido con vitaminas, desarrollado específicamente en las instituciones sin fines de lucro como un proyecto humanitario para aliviar la alta mortalidad y morbilidad causada por la dependencia del arroz como alimento entre personas muy pobres en partes de Asia.

En respuesta, 134 ganadores del premio Nobel pidieron a Greenpeace que «cese y desistir específicamente en su campaña contra el Arroz Dorado, y los cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología en general «, pero esta solicitud cayó en oídos sordos.

Para el año 2000, los investigadores británicos sobre cultivos transgénicos, que habían sido líderes en tecnología, en su mayoría habían cerrado sus puertas o se habían mudado al extranjero, como Tenían firmas especializadas en la comercialización de tales nuevas variedades. Hoy Europa importa grandes cantidades de cultivos modificados genéticamente, principalmente soja y el maíz de las Américas y el algodón de Asia, pero crece muy poco.

Sin embargo, el cultivo a gran escala de cultivos modificados genéticamente ha continuado para aumentar (ver Figura 3) y se cultivaron 189.8 millones de hectáreas en 2017, un área de campos 30 veces más grande que toda la agricultura arable de la Reino Unido (ISAAA 2017)..

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Matt Ridley: Cultivar más eficientemente significa utilizar menos superficie de tierra para alimentarnos

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Así comienza:

“La conservación de la tierra significa cultivar tan exitosamente que se necesita menos tierra para alimentar a un número dado de personas, hasta el punto en que algunas tierras pueden ser liberadas de la agricultura y devueltas a un estado de naturaleza, o «rewilded». Un mosaico de campos productivos se encuentra junto a una red de reservas naturales, o parches y franjas de tierra dedicadas a la vida silvestre.

A nivel mundial, el resultado de los cambios en las prácticas agrícolas en el medio siglo entre 1960 y 2010 fue que se necesitaba aproximadamente un 68% menos de tierra para producir una cantidad dada de alimentos (Ausubel et al. 2013). Por lo tanto más que el doble de personas fueron alimentadas de un área similar de tierra. Si no hubieran crecido los rendimientos, la presión sobre las tierras silvestres se habría vuelto intolerable, o los altos precios de los alimentos y el hambre masiva habrían ocurrido.

De hecho, la hambruna prácticamente desapareció durante este período, excepto en áreas con regímenes políticos disfuncionales. Utilizando los rendimientos medios de 1961 para alimentar a la población de más de seis mil millones de personas del 2000, habríamos tenido que pastar o cultivar más del 80 por ciento de las tierras del mundo, en lugar de 38 por ciento, según cálculos de Goklany (2002), y más que duplicar el área de tierras de cultivo de 3.7 mil millones a 7.9 mil millones de acres.

Krausmann et al. (2013) estiman que la “apropiación humana global de La producción primaria «(HANPP) es actualmente alrededor del 25 por ciento actualmente. Es decir, alrededor de una cuarta parte de la vegetación verde del mundo en tierra es apropiada por los seres humanos y sus animales domésticos, ya sea como alimento, combustible o refugio, o a través de la destrucción por fuego y hormigón.

Sin embargo, observan una mejora en la eficiencia de HANPP – alimentando más personas por cantidad de producción primaria, y concluyen que ‘Si los humanos podemos mantener las líneas de tendencia anteriores en ganancias de eficiencia, estimamos que HANPP podría crecer hasta un 27–29% para 2050 ’.

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Matt Riddley y cómo la tecnología aumentó el rendimiento de la agricultura y mejoró el ambiente

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Así comienza:

“La expansión de la población humana a más de siete mil millones de personas fue posible gracias al cultivo y el pastoreo de crecientes cantidades de tierras silvestres y la mejora de los rendimientos de la tierra a través de la innovación. A medida que la población se expande hacia diez mil millones en la segunda mitad de este siglo, es la innovación, y no la tierra nueva, la que tendrá que seguir el ritmo. Hay relativamente poca tierra adicional que se puede cultivar fácilmente o productivamente.

En la época medieval, el paisaje no solo producía alimentos, sino también fibra para la ropa, combustible para calefacción y materiales como la madera para la construcción. También proporcionó la energía necesaria para construir y dirigir las estructuras de la sociedad, a través del forraje para personas y animales, y a través del agua y la energía eólica.

Gradualmente, todos esos productos y servicios, excepto alimentos y fibra, se desacoplaron del paisaje. La piedra, el vidrio, el concreto, el carbón, el petróleo, el gas y el plástico hechos de petróleo se fabricaron con materiales extraídos de agujeros comparativamente pequeños en el suelo, en lugar de cultivarlos orgánicamente.

Hoy en día, la gran mayoría de las tierras agrícolas se dedican a producir solo alimentos, aunque hay un movimiento creciente para volver a utilizar el paisaje para generar energía, a través de la madera, los biocombustibles, el viento, el agua y la energía solar.

En el siglo XIX, la producción agrícola se expandió principalmente al tomar más tierras de la naturaleza y someterlas al arado y la vaca: en las praderas, las pampas, las estepas y el interior. En el siglo XX, en contraste, la producción agrícola se expandió principalmente al aumentar el rendimiento por acre.

La innovación logró esto. Cuatro tecnologías cruciales hicieron la mayor diferencia:

  • El tractor desplazó al caballo, liberando un 20-25% adicional de tierra para cultivar alimentos humanos en lugar de piensos para caballos (Smil 2000).
  • Fertilizante nitrogenado, sintetizado a partir de nitrógeno molecular en el aire utilizando la energía de los combustibles fósiles, desplazó la necesidad de producir estiércol o Legumbres de otras tierras, o para importar guano.
  • Nuevas variedades genéticas, especialmente trigo y arroz de paja corta, Maíz híbrido y pollos de crecimiento más rápido, dieron mayores rendimientos de los mismos insumos.
  • Los pesticidas orgánico-químicos (basados ​​en carbono) redujeron las pérdidas de cultivos a Hierbas y plagas que compiten.”

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Matt Ridley, el autor de The Rational Optimist y The Evolution of Everything, en un podcast sobre la economía de los recursos renovables

El Institute of Economic Affairs de Londres presenta un podcast sobre la economía de las energías renovables con la presencia de Matt Ridley, el reconocido autor de  ‘El Optimista Racional», entre otros textos muy interesantes.

La economía de las energías renovables.

La mayoría está de acuerdo en que la energía verde tiene un gran papel que desempeñar en el futuro, de hecho, incluso ahora. Pero el debate sobre las energías renovables y su capacidad para ayudar a enfrentar el cambio climático continúa. En los EE. UU., El presidente Trump se enfrentó a una reacción masiva cuando se retiró del acuerdo sobre el clima de París, aunque las cifras recientes sugieren que las reducciones en la emisión de carbono en los EE. UU. Han sido mayores que en cualquier otro país desarrollado.

En el Reino Unido, el gobierno ha introducido una gran cantidad de regulaciones para abordar el problema del cambio climático, pero a menudo estas regulaciones son responsables de causar más problemas burocráticos que de resolver problemas ambientales.

 

¿Es hora de repensar el enfoque del mundo desarrollado hacia las energías renovables? ¿Cuál es la mejor manera de abordar el cambio climático en 2019? ¿Necesitamos una reversión de la regulación, o deberíamos estar considerando algo como un impuesto al carbono?

El podcast con la presencia de Matt Ridley, se puede escuchar acá: https://livefromlordnorthstreet.podbean.com/e/the-economics-of-renewables/

 

Donald Trump abandona el Tratado de París sobre el cambio climático, pero parece que el Tratado no cambiaba mucho

Luis Ignacio Gómez, quien dirige el Master en Economía y Medio Ambiente de la UFM, escribe sobre la reciente decisión:

¿SIRVEN PARA ALGO LAS POLÍTICAS DE PROTECCIÓN DEL CLIMA?

escrito por Luis I. Gómez 6 junio, 2017
 

¡Menudo espectáculo! Donald Trump decide abandonar el Tratado de París sobre Protección del Clima y parece que el mundo se viene abajo. En realidad, y en lo que a “protección del clima” se refiere, NO CAMBIA NADA.

Entre tanto lamento, declaración altisonante y llamamientos apocalípticos volvemos a perder el foco sobre la esencia del asunto: el Tratado de París, igual que todas las políticas de “protección del clima” hasta la fecha inventadas, no sirve para nada. Su única función era la de proporcionar un marco no vinculante para que todos pudiesen darse golpecitos en el hombro con un “mira qué buenos somos”. Explíquenme, por favor, qué se acordó en París, qué medidas para procurar la supervivencia de la especie humana o su entrono. Cada estado puede sugerir “algo” que quiere hacer en el futuro para salvar el clima. Por sus resultados (la evaluación no ha de ser objetiva, ni externa, cada país puede hacer la suya) serán valorados los empeños. Pero si las “intencionadas contribuciones a nivel nacional” (intended nationally determined contributions INDCs) no logran alcanzarse por alguna razón, no pasa nada: simplemente no funcionó. Los acuerdos de París NI SON VINCULANTES, NI SON AMBICIOSOS.

Pero nada ni nadie puede poner en duda la misión salvífica de los nuevos padres del planeta. Y si se les pregunta por resultados, nos dicen que tranquilos, que empezaremos a verlos a partir de 2030. Usted lo puede creer (acto de fe) o no, es su problema. Los políticos que hoy juran el éxito de sus medidas y descalifican despiadadamente a quien osa apartarse de la doctrina imperante ya no estarán en 20 años para verificarlo, y los que estén, podrán presumir de haber sido unos héroes intentándolo durante décadas.

El Tratado de París no sólo no sirve para nada, cuesta tal cantidad de dinero que calificarlo de derroche es casi condescendiente. Björn Lomborg ya nos hizo las cuentas (y todavía nadie le ha llevado la contraria!):  Aplicando TODAS las medidas anunciadas por TODOS los países hasta el 2030, y PROLONGÁNDOLAS hasta el 2100, lograríamos reducir el Calentamiento Global en 0.17°C.  Resulta que en el MIT otros científicos se ponen a hacer las mismas cuentas, y el resultado que alcanzan es prácticamente idéntico: sin París, en 2100 la temperatura subiría 3,9°C (lo cual ya se me antoja ciertamente exagerado) y con París, 3,7°C.  Y todo por el módico precio de 100 billones de dólares: 100.000.000.000.000 $

Si el Cambio Climático es la amenaza que casi todos dicen que es, el Tratado de París no es más que una manera particularmente elegante de enterrar la cabeza en la arena.

Y es que no falta literatura que muestra la vacuidad de ciertas políticas de “salvamiento climático”. Ted Nordhaus und Jessica Lovering se pusieron un dia a investigar sobre los efectos positivos de las medidas aprobadas en Kyoto… y apenas encontraron alguno:

Tras revisar los datos de evolución de llamada “Carbon Intensity of Energy” en la mayoría de los países, vemos cómo ésta apenas ha disminuído 0,2 puntos desde la firma del acuerdo de Kyoto. Ellos concluyen:

It is impossible to say what emissions would have been in the absence of such measures and clearly, a range of actions to shift to cleaner energy sources have been motivated at least in part by climate concern and cognizance that some national and international action to significantly constrain emissions may be forthcoming. But if results to date are any guide, real progress on decarbonization primarily depends upon specific domestic energy, industrial, and innovation policies, not emissions targets and timetables or international agreements intended to legally constrain national emissions.

Pues eso, que menos lobos, caperucita.

Hardin y la tragedia de los comunes, que es en verdad la tragedia de la ausencia de propiedad

Con los alumnos de Law & Economics estuvimos viendo el papel que cumple el derecho de propiedad y ahora vemos los problemas que genera su ausencia. Para ello, leemos lo que ya es un clásico “La tragedia de los comunes”, de Garrett Hardin.

Curiosamente, el artículo plantea el problema a través de un tema en el cual creo que erra: el crecimiento poblacional. Sin embargo, presenta allí el famoso ejemplo de los pastores que llevan sus ovejas a pastar a un valle común que es perfecto.

Sobre el primer tema Hardin parece recitar a Malthus:

“La población, como lo dijo Malthus, tiende de manera natural a crecer «geométricamente», o como decimos hoy, exponencialmente. En un mundo finito esto significa que la repartición per cápita de los bienes del mundo debe disminuir. ¿Es acaso el nuestro un mundo finito?”

“Se puede defender con justeza la idea de que el mundo es infinito; o de que no sabemos si lo sea. Pero en términos de los problemas prácticos que hemos de enfrentar en las próximas generaciones con la tecnología previsible, es claro que aumentaremos grandemente la miseria humana si en el futuro inmediato, no asumimos que el mundo disponible para la población humana terrestre es finito. El «espacio» no es una salida.”

“Un mundo finito puede sostener solamente a una población finita; por lo tanto, el crecimiento poblacional debe eventualmente igualar a cero.”

Presenta a este problema como una “tragedia de la propiedad común”, en el sentido que todos somos “dueños” del planeta pero eso hace que ninguno se preocupe por el carácter finito de los recursos cuando decide traer a un nuevo ser humano al mundo, contribuyendo con su finitud. En todo caso, el análisis debería llevarnos a poner la mira en la falta de derechos de propiedad sobre muchos recursos naturales, no en el exceso de población que podamos generar al tomar decisiones sobre la composición de nuestras familias.

Pero en el medio de todo eso, el otro caso es muy bueno

El ejemplo de los pastores que llevan sus rebaños a un valle, aumentado su número sin pensar que el valle se depreda es lo mejor del texto, y aplicable a muchos contextos donde no hay derechos de propiedad definidos. También lo es su mención de que el problema se resuelve asignando derechos de propiedad privada a los pastores. Elinor Ostrom luego sugeriría que también funcionaría una propiedad grupal de todos los pastores sobre el valle.

En fin, aquí se abre la puerta al análisis de incontables recursos que enfrentan esta “tragedia”, desde las ballenas hasta la atmósfera, y la posibilidad de desarrollar derechos de propiedad en cada uno de ellos. Pero la finitud de los recursos no es un buen caso, y tendrá el mismo destino que el pesimismo de Malthus. Es más, esa misma iniciativa emprendedora e innovación que extiende la finitud de los recursos también es la que busca desarrollar derechos de propiedad en aquellos recursos que aún no los tienen, y así proteger los recursos que son escasos y multiplicarlos.

Ya que estamos con la Copa América veamos algo sobre la contaminación del aire en Santiago

Esta edición de la Copa América en Chile ha puesto en la atención el tema de la contaminación del aire, con particular referencia a la ciudad de Santiago, pero no limitado a ella. El diario La Tercera analiza el tema en su edición del martes 30 de Junio, primero comparando distintas políticas (“¿Qué han hecho otras ciudades para combatir la contaminación?”)   y luego una entrevista al Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier Martínez (“Restricción por tecnología o antigüedad de vehículos son alternativas que se evalúan”).

El título de la nota está claro, se está pensando en restricciones administrativas basadas en lo que los funcionarios entienden que debe limitarse o reducirse. Pero, ¿qué tal si se pensara en utilizar el sistema de precios? Esto es lo que comento al respecto en el libro:

air-pollution

Entre los últimos desarrollos en el área de las políticas públicas gubernamentales se encuentran los esfuerzos para generar “derechos de propiedad” sobre un determinado recurso, a fin de contar con sus incentivos para resolver problemas de “tragedia de la propiedad común”.

Un ejemplo de este tipo de políticas son los mecanismos de mercados de permisos de emisión (emissions trading), o cap and trade. Según estos esquemas, una agencia gubernamental establece un límite máximo de emisión de un determinado elemento contaminante. Este límite puede ser establecido de forma “técnica”: por ejemplo, la cantidad de ese elemento que puede emitirse y seguir contando con una atmósfera saludable; o puede serlo también de forma “política”: un límite igual o superior a la emitida actualmente, para no generar costos adicionales, al menos al inicio.

Una vez establecido el límite, se divide el total en partes que se asignan a los emisores, de tal forma que no se puede emitir la sustancia contaminante sin contar con un permiso, y se garantiza así que no se emitirá más de lo que se ha determinado como técnica o políticamente aceptable. Para permitir un ajuste por etapas, ese límite puede reducirse gradualmente hasta que el límite “político” se acerque o coincida con el “técnico”.

Los permisos pueden asignarse al principio gratuitamente a los actuales emisores o pueden ofrecerse a la venta en subasta. Una vez asignados, se permite su compra y venta, generándose un mercado de permisos de emisión y un precio para cada permiso. De esta forma, se busca que se produzca una reducción o limitación “eficiente” de las cantidades emitidas, ya que, suponiendo que se han asignado el total de permisos dentro del límite, un nuevo emisor que quiera comenzar sus actividades deberá adquirir un permiso por la cantidad que espera emitir, si es que el precio de eliminar su propia emisión es mayor que el precio del permiso —ya que, de otra forma, simplemente colocaría el “filtro” respectivo—.

Veamos esto con un ejemplo:

Supongamos que existen tres emisores actualmente con permisos y con los siguientes costos de instalación de un filtro por tonelada o cualquiera que sea la medida establecida:

Emisor A                         Emisor B         Emisor C

Costo del filtro                              1.500,000                      1,100,000       3,000,000

 

Actualmente, los últimos permisos intercambiados en el mercado lo han sido a un precio de 1,000,000. El costo de eliminar la emisión para el nuevo emisor que quiere ingresar en este mercado es de 5,000,000 por unidad. Obviamente le conviene comprar un permiso antes que instalar su filtro, lo que en la práctica equivale a decir que le conviene comprar el filtro de otro antes que el propio. Así, entonces, eleva el precio ofreciendo, digamos, 1,200,000 por un permiso. El emisor B estará interesado en comprarlo, ya que de esa forma puede colocar su propio filtro a un costo de 1,100,000 y aún le quedan 100,000. Y se satisface el objetivo general: que el límite de emisiones no se modifica; se permite el ingreso de un nuevo emisor, pero reduciendo la emisión donde el costo de hacerlo resulte más económico.

Hay varios esquemas de permiso de emisión vigentes, siendo tal vez el más conocido el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (EU ETS); también los hay en Estados Unidos para la lluvia ácida a nivel nacional y otros a nivel regional, entre ellos el RECLAIM, Regional Clean Air Incentives Market .

Este programa comenzó en 1994. En vez de regular a cada una de las fuentes emisoras, incluye a cada una de ellas dentro de una “burbuja” imaginaria, que es el límite de emisión. Cada empresa recibió créditos por una cantidad igual a su límite de emisión, según la legislación planificadora anterior. Los créditos se basan en los picos de producción y los requerimientos de las normas y medidas de control vigentes; son anuales y pueden comprarse y venderse. El organismo de aplicación AQMD (Air Quality Management District) mantiene una lista de todas las empresas que poseen créditos, y los va reduciendo año con año. También ejerce el control de las emisiones para asegurarse de que ninguna empresa sobrepasa el límite de los permisos obtenidos.

Los océanos no están tan mal como pensábamos. ¿Qué implica esto para políticas ambientales?

Los temas ambientales están sujetos al dramatismo, lo cual no favorece una consideración razonada de los problemas. Se tiende a pensar en términos dramáticos: el mundo está en peligro, cerca del colapso. A partir de situaciones como esas se promueven luego políticas que tendrían un alto costo en términos de crecimiento económico, y es el crecimiento económico el que ha sacado a más gente de la pobreza. Es decir, que políticas ambientales costosas se pueden medir en términos de más o menos pobres. El tema no es menor.

De tanto en tanto, sin embargo, aparecen noticias y estudios que muestran algo diferente. Por ejemplo esta noticia respecto al estado de los mares: http://www.clarin.com/sociedad/oceanos-peces-plastico-cientificos_0_1213079165.html

Las cosas no están tan mal como se piensa: “En los océanos del mundo no hay tanto plástico como se creía y viven diez veces más peces de los que se calculaba, según comprobaron científicos de la expedición española Malaspina. El biólogo, Carlos Duarte, coordinador del proyecto, presentó hoy en Barcelona los resultados de la mayor investigación mundial sobre el estado global de los mares y sobre su biodiversidad en el siglo XXI.”

Deep ocean fish

“Los científicos, que navegaron durante siete meses en una singladura de más de 35.000 millas náuticas a bordo de dos buques, comprobaron que los contaminantes químicos se hallan extendidos por todos los rincones del océano. Pese a ello, los investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desmintieron que exista una «isla de plástico» en medio del océano Pacífico y ahora investigan por qué hay menos plástico del que esperaban encontrar.”

Puede ser que existan bacterias que destruyen los plásticos o que haya peces en las profundidades del mar que los consuman. En fin, algo así como los cerdos, que se comen la basura y la transforman en jamón.

En las profundidades del mar, hay 10 veces la cantidad de peces que se suponía:

“La expedición, que contó con un presupuesto de casi de 7 millones de euros (unos 9 millones de dólares), descubrió también que en los océanos viven entre un 10 y un 30 por ciento más peces de los que se pensaba hasta ahora. «En profundidades donde la luz solar no llega vive una biomasa de peces hasta 10 veces mayor de lo que se pensaba», afirmó Duarte. Se trata de animales que viven a entre 400 y 700 metros de profundidad, como el pez linterna o el pez dragón, que tienen la facultad de esquivar las redes. Estudiar la composición de estos peces y de los otros microorganismos encontrados permitirá en un futuro aprender a crear vida a partir de cambios químicos sin la ayuda de la luz solar.”

En fin, por lo menos, estas noticias nos muestran que hay que ser cautos en estos temas porque es muy poco lo que se conoce. Por lo tanto, proponer drásticas políticas que tendrían un alto costo en términos de crecimiento económico es algo que debería ser considerado con sumo cuidado y prudencia, al menos.