Matt Riddley, biotecnología y semillas genéticamente modificadas. Los costos de su rechazo

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Así comienza:

“En la década de 1990, fue posible introducir genes en las plantas, utilizando bacterias Plásmidos o partículas de oro, y tomates modificados genéticamente pronto fueron A la venta en los Estados Unidos.

Sin embargo, Europa rechazó esta tecnología casi por completo, con populares protestas que resultan en barreras regulatorias y costos extremadamente altos para su Despliegue, que asciende efectivamente a una prohibición. Desde 2005, Canadá Aprobó 70 variedades transgénicas diferentes. La UE aprobó uno, y eso llevó 13 años, momento en el cual estaba desactualizado.

Los activistas también persuadieron a muchos países africanos a rechazar la tecnología, incluso en comida de alivio de hambre. Lucharon para bloquear durante muchos años el desarrollo y prueba de un “arroz dorado” enriquecido con vitaminas, desarrollado específicamente en las instituciones sin fines de lucro como un proyecto humanitario para aliviar la alta mortalidad y morbilidad causada por la dependencia del arroz como alimento entre personas muy pobres en partes de Asia.

En respuesta, 134 ganadores del premio Nobel pidieron a Greenpeace que “cese y desistir específicamente en su campaña contra el Arroz Dorado, y los cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología en general “, pero esta solicitud cayó en oídos sordos.

Para el año 2000, los investigadores británicos sobre cultivos transgénicos, que habían sido líderes en tecnología, en su mayoría habían cerrado sus puertas o se habían mudado al extranjero, como Tenían firmas especializadas en la comercialización de tales nuevas variedades. Hoy Europa importa grandes cantidades de cultivos modificados genéticamente, principalmente soja y el maíz de las Américas y el algodón de Asia, pero crece muy poco.

Sin embargo, el cultivo a gran escala de cultivos modificados genéticamente ha continuado para aumentar (ver Figura 3) y se cultivaron 189.8 millones de hectáreas en 2017, un área de campos 30 veces más grande que toda la agricultura arable de la Reino Unido (ISAAA 2017)..

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Matt Ridley: Cultivar más eficientemente significa utilizar menos superficie de tierra para alimentarnos

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Así comienza:

“La conservación de la tierra significa cultivar tan exitosamente que se necesita menos tierra para alimentar a un número dado de personas, hasta el punto en que algunas tierras pueden ser liberadas de la agricultura y devueltas a un estado de naturaleza, o “rewilded”. Un mosaico de campos productivos se encuentra junto a una red de reservas naturales, o parches y franjas de tierra dedicadas a la vida silvestre.

A nivel mundial, el resultado de los cambios en las prácticas agrícolas en el medio siglo entre 1960 y 2010 fue que se necesitaba aproximadamente un 68% menos de tierra para producir una cantidad dada de alimentos (Ausubel et al. 2013). Por lo tanto más que el doble de personas fueron alimentadas de un área similar de tierra. Si no hubieran crecido los rendimientos, la presión sobre las tierras silvestres se habría vuelto intolerable, o los altos precios de los alimentos y el hambre masiva habrían ocurrido.

De hecho, la hambruna prácticamente desapareció durante este período, excepto en áreas con regímenes políticos disfuncionales. Utilizando los rendimientos medios de 1961 para alimentar a la población de más de seis mil millones de personas del 2000, habríamos tenido que pastar o cultivar más del 80 por ciento de las tierras del mundo, en lugar de 38 por ciento, según cálculos de Goklany (2002), y más que duplicar el área de tierras de cultivo de 3.7 mil millones a 7.9 mil millones de acres.

Krausmann et al. (2013) estiman que la “apropiación humana global de La producción primaria “(HANPP) es actualmente alrededor del 25 por ciento actualmente. Es decir, alrededor de una cuarta parte de la vegetación verde del mundo en tierra es apropiada por los seres humanos y sus animales domésticos, ya sea como alimento, combustible o refugio, o a través de la destrucción por fuego y hormigón.

Sin embargo, observan una mejora en la eficiencia de HANPP – alimentando más personas por cantidad de producción primaria, y concluyen que ‘Si los humanos podemos mantener las líneas de tendencia anteriores en ganancias de eficiencia, estimamos que HANPP podría crecer hasta un 27–29% para 2050 ’.

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Economía y Psicología: Kahneman y Tversky, economía de la conducta; Cosmides y Tooby, Psicología evolutiva

Con los alumnos de la materia Historia del Pensamiento Económico I de Económicas, UBA, terminamos una serie de lecturas viendo temas que son más bien parte del futuro de la disciplina que de su pasado. Son dos lecturas: una es la conferencia de recepción del premio Nobel por Daniel Kahneman, quien recibiera el premio junto a Vernon Smith, a quien leímos al comienzo de la materia en referencia a Adam Smith. Kahneman es el único psicólogo que ha recibido este premio: Mapas de Racionalidad Limitada: Psicología para una Economía Conductual. El otro texto es de Leda Cosmides y John Tooby y se llama “Better tan Rational: Evolutionary Psychology and the Invisible Hand”.

Éste es el resumen de la conferencia de Kahneman:

“La labor considerada por el Comité del Nobel fue realizada conjuntamente con Amos Tversky (1937-1996) durante una larga e inusual colaboración muy estrecha. Juntos, exploramos la psicología de las elecciones y creencias intuitivas y examinamos su racionalidad limitada. Nuestra investigación pretende obtener un mapa de racionalidad limitada, explorando los sesgos sistemáticos que distinguen las creencias que tiene la gente y las elecciones que realiza respecto a las elecciones y creencias óptimas supuestas en los modelos del agente racional. Mi labor con Tversky incluye tres programas de investigación diferentes, algunos de los cuales fueron desarrollados con otros colaboradores. El primero exploraba la heurística que utiliza la gente y los sesgos a los que tiende cuando realiza diversas tareas relacionadas con el hecho de juzgar algo en un contexto de incertidumbre, incluyendo las evaluaciones y predicciones de las pruebas. El segundo se centraba en la teoría prospectiva (prospect theory), un modelo de elección en un entorno de riesgo y con aversión a las pérdidas en las elecciones libres de riesgo. La tercera línea de investigación se ocupaba de los efectos marco (framing effects) y de sus implicaciones para los modelos del agente racional. El presente ensayo revisa estas tres líneas de investigación a la luz de los avances recientes en la psicología de la elección y el juicio intuitivos.”

En cuanto a Cosmides & Tooby, comentan:

“La aplicación más sencilla de la psicología evolutiva a la economía implica la probabilidad de que las dos comunidades en colaboración podrían ser capaces de crear una ciencia de las preferencias (por ejemplo, en la sesión sobre “Preferencias” en la reunión de la Asociación de ciencias sociales de 1994, los papers de Gary Becker y Casey Mulligan, Robert Frank, y Paul Romer). Una arquitectura  psicológica que simplemente adquirió un conjunto de preferencias arbitrarias, siempre que fueran presente en el entorno social, no podría haber sido plausiblemente producidas por el proceso evolutivo (Tooby y Cosmides, 1992a).

En cambio, la psicología evolutiva debe ser capaz de proporcionar una lista Preferencias universales de humanos y de los procedimientos por los cuales son las preferencias se han adquirido o reordenado. Modelos de tales mecanismos deben ser capaces de abordar problemas de larga data en la economía ampliando el alcance de las preferencias más allá la noción habitual de bienes y servicios (por ejemplo, preferencias de participación en coaliciones. [Tooby and Cosmides, 1988, para riesgos como una función del sexo y la edad, e incluso para ciertas “Reglas del juego” [Cosmides y Tooby, 19921).

“En suma, la teoría económica puede cada vez más fundamentarse en los modelos teóricos y empíricos derivados de la toma de decisiones humanas por la maquinaria que actualmente se está construyendo dentro de la psicología evolutiva.”

El contenido institucional de Game of Thrones: algunos límites al poder y algunos errores (III)

El profesor de George Mason University, Ilya Somyin, comenta el contenido político-institucional de la serie Game of Thrones. El artículo completo en: https://reason.com/2019/05/20/reflections-on-game-of-thrones/

Aunque personalmente hubiera preferido una trama en la que Daenerys sigue siendo un gobernante relativamente “bueno”, pero aún así demuestra que no es digno del poder del Trono de Hierro, reconozco que era completamente posible ir por el otro lado, y aún tengo una conclusión firme. a su arco de personajes. Los corredores del espectáculo simplemente eligieron una mala manera de llevar a cabo este plan.

El fracaso es notable no solo porque socavó el desarrollo de un personaje central, sino porque confundió el mensaje central de la serie sobre los peligros del poder. Si Daenerys no se convirtió en un gobernante admirable debido a un ataque de locura o debido a un defecto en su carácter, eso sugiere que el problema no es realmente “la rueda” del poder, sino simplemente la personalidad de la persona en el trono. Si su autocontrol fuera un poco mejor, ¡todo habría salido bien! El mensaje de la serie habría sido más poderoso si hubiera fallado a pesar de no convertirse en un villano, o si hubiera llegado a esa villanía a través de decisiones que los espectadores podrían considerar razonables en el momento en que las hizo.

El mal manejo de esta historia de carácter crucial fue solo el más significativo de los muchos errores cometidos en el transcurso de las dos temporadas finales, que fueron excesivamente desorganizados y apresurados, posiblemente debido al deseo de los promotores de pasar a otros proyectos. Es lamentable que la serie haya tenido que terminar de esta manera. Con suerte, George R. R. Martin desarrollará mejor la conclusión cuando complete las dos últimas cuotas de la serie de libros. Mientras tanto, no se debe permitir que las fallas de las últimas dos temporadas eclipsen completamente los impresionantes logros de Juego de tronos.

El contenido institucional de Game of Thrones: algunos límites al poder y algunos errores (II)

El profesor de George Mason University, Ilya Somyin, comenta el contenido político-institucional de la serie Game of Thrones. El artículo completo en: https://reason.com/2019/05/20/reflections-on-game-of-thrones/

“Estas fortalezas de la serie no niegan por completo los muchos defectos de las últimas dos temporadas. Otros han catalogado los muchos hoyos serios de la trama en la temporada 7. La temporada 8 tuvo muchos problemas propios. Como en la temporada 7, la logística y las distancias a menudo se lanzaban al viento, y las inconsistencias se multiplicaban. Por ejemplo, los ballistas anti-dragón de la Reina Cersei fueron devastadores y rápidos en el Episodio 4, pero casi completamente ineficaces en el siguiente episodio, cuando Daenerys y su último dragón restante, Drogon, derrotaron fácilmente a un gran ejército y flota armados con docenas de ellos. y los balistas ni siquiera estuvieron cerca de anotar un solo golpe.

Y lo que es más importante, cuéntame entre aquellos que consideraron inverosímil la transformación de Daenerys en un villano asesino en masa. Simplemente no tiene sentido para ella matar a una ciudad entera llena de civiles inocentes después de que esa ciudad ya se hubiera rendido y la guerra hubiera sido ganada.

También es inconsistente con el carácter previamente establecido de Daenerys. El punto no es que ella alguna vez fue una gobernante ideal. Lejos de ahi. Como señalé repetidamente en escritos anteriores sobre el programa, la Reina del Dragón ciertamente podría ser criticada por su amor al poder y por su falta de visión institucional sobre cómo lograr su objetivo de “romper la rueda”. A diferencia de la senadora Elizabeth Warren, no dudo que Daenerys quisiera ser un “dictador”.

También es cierto que podría ser dura con los enemigos, como con la crucifixión de los amos esclavos de Meereen, la quema de los dothraki khaals y la ejecución a fuego de Lord Randyll Tarly y su hijo. Por otro lado, también había liberado a muchos miles de personas de la esclavitud, y en ocasiones arriesgaba su vida por el bien de la gente común, incluso en situaciones en las que no había ninguna razón de interés propio para hacerlo. En la temporada 7, acepta los consejos de Tyrion Lannister (probablemente de cabeza equivocada) para evitar atacar la capital de King’s Landing con el fin de evitar bajas civiles a gran escala (aunque los eventos de la batalla final de la temporada 8 demuestran irónicamente que pudo haber tomado el riesgo). ciudad sin dañar a un gran número de civiles). Incluso en la Temporada 8, nuevamente tomó riesgos por el bien de otros en la Batalla de Invernalia, cuando sus fuerzas jugaron un papel clave en la derrota del “Rey Nocturno” y su ejército de zombies no muertos.

En cuanto a sus anteriores asesinatos cuestionables, se les puede culpar por falta de debido proceso y por los métodos de ejecución. Pero hasta el último par de episodios, todas las víctimas fueron brutales opresores, como los Maestros y los Khaals. A pesar de la comprensible simpatía del espectador por ellos, Randyll y Dickon Tarly no fueron excepciones. Después de todo, acababan de terminar de saquear su propia patria de Highgarden, asegurándose de que numerosos campesinos sufrieran privaciones en el próximo invierno. A pesar de que sus decisiones anteriores fueron erróneas, Daenerys nunca había masacrado a civiles inocentes, y ciertamente no cuando no había una razón estratégica para hacerlo.

En cuanto al argumento de que ella “lo perdió” debido a varios contratiempos recientes, tiene poco sentido, dado que no se volvió loca cuando sufrió pruebas mucho peores en temporadas anteriores, incluida la violación y la esclavitud, entre otras cosas.

Había formas mucho más plausibles de transformar a Daenerys en un villano, si los corredores querían ir allí. Aquí hay uno que se me ocurrió inmediatamente después del episodio en el que ella quemó el Desembarco del Rey:

Las fuerzas de Daenerys destruyen la flota enemiga y la mayor parte del ejército de la reina Cersei (como en el episodio real). Pero Cersei logra barricarse a sí misma en la fortaleza roja con una fuerza relativamente pequeña (no lo suficiente como para representar una seria amenaza ofensiva) y muchos miles de civiles atrapados. Ella se niega a rendirse. Daenerys le ordena a Drogon que queme a la Fortaleza, matando a Cersei, pero también a todos los civiles. Esto es malvado, pero es una extensión razonable de su carácter previamente desarrollado (está dispuesta a ser dura cuando sea necesario para derrotar a sus enemigos, un rasgo tal vez aumentado por la ira y la frustración).

El contenido “institucional”de Game of Thrones: algunos límites al poder, y también algunos errores

El profesor de George Mason University, Ilya Somyin, comenta el contenido político-institucional de la serie Game of Thrones. El artículo completo en: https://reason.com/2019/05/20/reflections-on-game-of-thrones/

Las fortalezas más obvias son la intrincada conspiración y caracterización de la serie, y su disposición a cambiar los tropos (antinomias) de las historias de fantasía tradicionales con eventos horrendos como la “Boda Roja”: matar inesperadamente a los “buenos” protagonistas y demostrar que el heroísmo no es suficiente para asegurar que buenos triunfos.

Otro tema distintivo es el énfasis en la idea de que los peligros del poder político requieren soluciones institucionales, no simplemente el reemplazo de los malos gobernantes por buenos. Al principio de la historia, a veces parece que todo estará bien si los gobernantes malvados (como Lord Tywin) y los desquiciados (como el rey Joffrey y Ramsay Bolton) son reemplazados por los buenos. Pero gradualmente queda claro que incluso los pocos señores relativamente bien intencionados, como Ned y Robb Stark, son en gran medida incapaces de ayudar a la gente. Solo el cambio institucional superó las fallas estructurales integradas en el Juego de Tronos. Nadie es verdaderamente digno de ejercer el vasto poder de la monarquía de Westerosi, simbolizado por el Trono de Hierro.

Tal como lo expresó Daenerys Targaryen, el objetivo debe ser “romper la rueda” del poder político, no simplemente girarlo en una dirección diferente. El punto es cierto, aunque nunca tuvo una idea clara de cómo hacerlo, y en la Temporada 8 (de manera poco probable) llegó a ejemplificar el tipo de mal al que se había opuesto anteriormente.

La importancia de las instituciones volvió a centrarse en el final, donde el conflicto con la recientemente malvada reina Daenerys se resolvió inesperadamente en la primera parte del episodio, y la mayor parte del tiempo se dedicó a los esfuerzos de los personajes restantes para establecer Un asentamiento de posguerra para los westeros. En el proceso, la monarquía previamente hereditaria se hizo electiva (aunque con los señores de las distintas provincias como los electores, en lugar de la gente). Este asentamiento vagamente similar a la Carta Magna es el primer paso hacia la limitación del poder previamente absoluto del monarca. Si los señores del reino pueden elegir al rey, es un paso corto para llegar a la conclusión de que también pueden eliminarlo, si resulta ser incompetente u opresivo. No es democracia liberal o gobierno constitucional. Pero es un paso importante en la dirección correcta, tan grande como se puede esperar dado el mundo en el que se desarrolla la historia.

La selección inesperada de Bran Stark como el nuevo rey es también un sutil asentimiento en dirección al institucionalismo. Como el “Cuervo de tres ojos”, ya no es completamente humano y ni siquiera tiene deseos humanos normales. La implicación es que a ninguna persona sujeta a las debilidades humanas normales se le puede confiar el poder monárquico.

Finalmente, la independencia del Norte y la Reina Sansa, recientemente elevada, introducen otro importante obstáculo en el poder de la monarquía de los Westerosi, que ya no domina todo un continente (aunque la aparente representación de Sansa como un gobernante sin problemas maravilloso es un poco inoportuna con el mensaje de la serie de que debemos sospechar del poder concentrado). Fue bueno que la serie mantuviera constantemente el hilo de las tensiones de larga data entre el Norte y la monarquía, un elemento de la historia que destacaba los peligros de la autoridad sobrecentralizada.

El énfasis de la serie en la necesidad de restricciones institucionales sobre el poder y los peligros del liderazgo político “personalista” carismático son altamente relevantes para el mundo real. No somos tan diferentes de los despreocupados Westerosi como nos gusta pensar.”

También tiene cosas a criticar…

Alberdi sobre el gasto público y las cosas que la sociedad podría hacer directamente

Con los alumnos de la UBA Derecho vemos a Juan Bautista Alberdi en Sistema Económico y Rentístico analizar el objeto del gasto público según la Constitución Nacional, pero al final del capítulo plantea un tema bien interesante en estos tiempos: no hay que pensar solamente en el gasto del Estado para solucionar los problemas que se encuentren en la sociedad:

“Observaré entretanto, para acabar de hablar del gasto público, que no todo él consiste en el gasto con que la sociedad satisface sus necesidades de orden público por conducto del gobierno, sino también en el que hace ella directa e inmediatamente, por la mano de sus habitantes, en la mejora, comodidad y perfeccionamiento de sus ciudades, en el socorro y alivio de las clases desgraciadas, y en fin en todo ese orden de servicios que la sociedad se hace a sí misma, sin el intermedio de la autoridad, en el sentido de su prosperidad más rápida y más completa. – A ese gasto pertenecen las calles, los empedrados, las calzadas, los caminos, puentes, desagües, mejoras locales, monumentos, socorros públicos y eventuales, que se hacen por suscriciones voluntarias levantadas entre el vecindario.

Ese gasto es obra exclusiva del espíritu público, es decir, de la disposición y aptitud de los habitantes para unir sus esfuerzos y prestarlos, sin más coacción que el deseo del bienestar común, sin más mira que realizarlo. Los pueblos educados en servidumbre no tienen idea de esta contribución sin ley, que el patriotismo se impone a sí mismo, como el esclavo que todo lo hace para su amo y por su mandato no tiene idea del celo generoso.

La Inglaterra, los Estados Unidos deben la mitad de sus mejoras de orden local a esa contribución que el país paga sin que se lo exija la ley, nada más que por el placer de existir bien y de un modo digno del pueblo que sabe estimarse y respetarse hasta en su decoro externo, hasta en el aire distinguido y brillante de esas habitaciones colectivas para su mansión, que se denominan ciudades.

De la omisión de este gasto espontáneo que pesa sobre el espíritu público, ¿a quién hacer responsable? – No al gobierno, ciertamente, que nada tiene que hacer en él, sino al país, que no se siente animado de ese impulso inherente a todo país educado en la libertad. La falta de espíritu pú-blico en nuestras Repúblicas nominales tiene una mitad de la responsabilidad de su atraso propio. Del gobierno podrá ser la otra en mucha parte, no lo dudo, pero ella no excusa la del país. Entretanto es el pretexto que releva de todo escrúpulo a la incuria abyecta de nuestras ciudades manumitidas. ¿El gobierno os impide pintar, renovar, hermosear cada tres meses vuestros edificios? ¿Os impide alumbrarlos brillantemente por las noches? ¿Os impide hacer puertas, veredas, empedrados, puentes, caminos para vuestra propia comodidad? – Diréis que sí. – Os diré entonces que quien lo estorba es el mismo poder que os hace comer mal, vestir peor, habitar casas lóbregas y tristes, vivir vida mezquina y pobre.

La mitad de la organización del país está en la organización de la propia persona. ¿ Qué ha querido decir Montesquieu, cuando ha dicho que el gobierno de libertad era el más caro de los gobiernos? – Que es el que demanda más sacrificios, no más tributos. Lo más fuerte del precio que la libertad cuesta a la Nación reside en el servicio prestado en consagración, en celo, en participación libre y voluntaria por sus habitantes en favor de la obra del bienestar propio y común.

Ser libre no consiste en pasar la mañana en el café renegando a voz en cuello de todos los actos del gobierno; es vivir en continuo afán y en perpetua solicitud, es tomar parte en todo lo que interesa a la Nación; sobre todo es vivir con la mano en el bolsillo, -fisco doméstico y casero-, en el que tiene cada ciudadano un poder de acción pública más eficaz que el fusil de la guardia nacional, herramienta inútil para hacer caminos y puentes, para hermosear las ciudades.

El ocio egoísta pretexta efugios para eludir sus deberes de libertad, es decir, de actividad y trabajo en el interés común, porque esto es la libertad. Lleva su extravío hasta convertir la abstención indiferente en buen tono y prueba de civismo. El egoísta viene a ser tipo del honesto ciudadano, y la mayor recomendación del buen juicio de un vecino se hace con decir que “es persona que en nada se mezcla”.

Hemos vivido siglos aceptando lo que nos daba hecho y formado el tutor regio en cómodo y agradable pupilaje. El precedente de siglos gobierna nuestra vida real bajo el imperio de la República escrita. A la menor necesidad sentida alzamos los ojos hacia el papá.

El gobierno era antes el amo, hoy es el sirviente; he ahí toda la diferencia de la colonia a la República: en cuanto al vecino, su rol es siempre el mismo: – aceptar todo lo que se le da hecho, sin hacer nada por sí.”

Douglass North sobre las instituciones, el cambio institucional y el papel de las ideologías

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico I , Económicas UBA, vemos a Douglass North  quien, como otros autores que hemos visto en la materia, enfatiza el papel que cumplen las ideas en la evolución de las sociedades. De su artículo “Instituciones, Ideología y Desempeño Económico”:

“Las ideologías subyacen las estructuras que poseen los individuos para explicar el mundo que los rodea. Las ideologías contienen un elemento normativo esencial; es decir, explican tanto cómo es el mundo y cómo debiera ser. Mientras que los modelos subjetivos suelen ser una combinación de creencias, dogmas, teorías cuerdas y mitos, usualmente contienen también elementos de una estructura organizada que los hacen mecanismos económicos para recibir e interpretar información.

La ideología no juega un papel en la teoría económica neoclásica. Los modelos racionales asumen que los actores poseen modelos correctos para interpretar el mundo que los rodea o para recibir información que los llevará a revisar y corregir sus modelos incorrectos. Quienes no se adapten fracasarán en los mercados competitivos que caracterizan a las sociedades. Uno de los temas importantes es la información que reciben los individuos acerca de sus modelos subjetivos, lo cual los llevará a ponerlos al día. Si la racionalidad instrumental de la teoría económica fuese correcta, anticiparíamos que las teorías falsas serían descartadas, y en cuanto a que la maximización de la riqueza es una característica del comportamiento humano, podríamos decir que el crecimiento sería característico en toda economía. Con un horizonte lo suficientemente lejano, puede ser que esto sea correcto, pero luego de 10,000 años de historia económica humana seguimos lejos de un crecimiento económico universal. El hecho simple es que no poseemos la información para poner al día nuestras teorías subjetivas y llegar a una sola teoría verídica; consecuentemente, no hay un equilibrio que se obtenga como producto. Al contrario, lo que existen son varios equilibrios que nos llevan en varias direcciones, incluida la estagnación y el decrecimiento de las economías. La ideología importa, pero ¿de dónde vienen los modelos subjetivos de los individuos, y cómo se alteran?

Los modelos subjetivos que las personas utilizan para descifrar el ambiente son en parte una consecuencia del crecimiento y de la transmisión del conocimiento científico, y en parte de la herencia cultural de cada sociedad. En la medida en que la primera forma de conocimiento (científico) determine las decisiones, un enfoque racional e instrumental es la mejor manera de analizar el desempeño económico, pero la gente siempre ha acudido a mitos, tabúes, religiones, y otras formas de herencia cultural para explicar su ambiente. La cultura es más que una mezcla de distintas formas de conocimiento; está cargada de valores y estándares de comportamiento que han evolucionado para resolver problemas de intercambio, ya sea éste social, político o económico. En toda sociedad evoluciona una estructura informal para estructurar la interacción humana. Esta estructura es el “inventario de capital” básico que define la cultura de una sociedad; es decir, que la cultura provee un orden conceptual basado en el idioma para codificar e interpretar la información que los sentidos le presentan al cerebro. Como resultado, la cultura no sólo juega un papel en formar las reglas formales sino también está por debajo de los frenos informales que son parte de las instituciones.

Las construcciones ideológicas que los individuos poseen para explicar su ambiente cambian. Estas construcciones son claramente influenciadas por los cambios fundamentales en los precios relativos, lo cual resulta en una inconsistencia persistente entre los resultados percibidos y los resultados predichos por los modelos subjetivos que poseen los individuos. Pero eso no es todo. Las ideas importan; la combinación de cambios generados en precios relativos filtrada a través de las ideas condicionadas culturalmente es la responsable de que los modelos subjetivos evolucionen.”

Matt Riddley y cómo la tecnología aumentó el rendimiento de la agricultura y mejoró el ambiente

El Institute of Economic Affairs de Londres publica un trabajo del reconocido autor Matt Riddley sobre las innovaciones en el campo de la agricultura y la alimentación, un tema que sin duda es importante para Argentina y muchos países latinoamericanos. Así comienza:

“La expansión de la población humana a más de siete mil millones de personas fue posible gracias al cultivo y el pastoreo de crecientes cantidades de tierras silvestres y la mejora de los rendimientos de la tierra a través de la innovación. A medida que la población se expande hacia diez mil millones en la segunda mitad de este siglo, es la innovación, y no la tierra nueva, la que tendrá que seguir el ritmo. Hay relativamente poca tierra adicional que se puede cultivar fácilmente o productivamente.

En la época medieval, el paisaje no solo producía alimentos, sino también fibra para la ropa, combustible para calefacción y materiales como la madera para la construcción. También proporcionó la energía necesaria para construir y dirigir las estructuras de la sociedad, a través del forraje para personas y animales, y a través del agua y la energía eólica.

Gradualmente, todos esos productos y servicios, excepto alimentos y fibra, se desacoplaron del paisaje. La piedra, el vidrio, el concreto, el carbón, el petróleo, el gas y el plástico hechos de petróleo se fabricaron con materiales extraídos de agujeros comparativamente pequeños en el suelo, en lugar de cultivarlos orgánicamente.

Hoy en día, la gran mayoría de las tierras agrícolas se dedican a producir solo alimentos, aunque hay un movimiento creciente para volver a utilizar el paisaje para generar energía, a través de la madera, los biocombustibles, el viento, el agua y la energía solar.

En el siglo XIX, la producción agrícola se expandió principalmente al tomar más tierras de la naturaleza y someterlas al arado y la vaca: en las praderas, las pampas, las estepas y el interior. En el siglo XX, en contraste, la producción agrícola se expandió principalmente al aumentar el rendimiento por acre.

La innovación logró esto. Cuatro tecnologías cruciales hicieron la mayor diferencia:

  • El tractor desplazó al caballo, liberando un 20-25% adicional de tierra para cultivar alimentos humanos en lugar de piensos para caballos (Smil 2000).
  • Fertilizante nitrogenado, sintetizado a partir de nitrógeno molecular en el aire utilizando la energía de los combustibles fósiles, desplazó la necesidad de producir estiércol o Legumbres de otras tierras, o para importar guano.
  • Nuevas variedades genéticas, especialmente trigo y arroz de paja corta, Maíz híbrido y pollos de crecimiento más rápido, dieron mayores rendimientos de los mismos insumos.
  • Los pesticidas orgánico-químicos (basados ​​en carbono) redujeron las pérdidas de cultivos a Hierbas y plagas que compiten.”

El texto completo en: https://iea.org.uk/publications/effects-of-innovation-in-agriculture/

Límites institucionales al oportunismo político: al déficit fiscal, al endeudamiento, a la emisión

Con los alumnos de la materia Economía e Instituciones vemos algunas de las conclusiones normativas del Public Choice, en particular propuesta para limitar el oportunismo político. Aquí van solamente dos:

1.            Límites al déficit fiscal

Se impone una prohibición o límite al déficit fiscal. En el primer caso no puede gastarse más de lo que ingresa, pero el Estado, como cualquier empresa, se maneja con un presupuesto anual que se espera cumplirá. Si el dinero recaudado no alcanzara a cubrir el gasto presupuestado, el Estado terminaría sin cumplir algunos contratos y paralizando ciertos servicios. Para evitar esto, se impone la necesidad que el presupuesto presentado para su aprobación no tenga déficit, luego puede haber algún desvío si durante el transcurso del ejercicio fiscal los ingresos o los gastos difieren de lo presupuestado.  Para que la prohibición de déficit tenga alguna credibilidad ese límite al desvío debe ser pequeño y también considerarse un mecanismo para que sea compensado. Es decir, si el ejercicio termina con déficit podría pensarse en que ese exceso se cubrirá en el ejercicio siguiente, o que si termina con superávit, pasa a formar una reserva que sirva para cubrir desvíos negativos en el futuro.

En cuanto a establecer un límite al déficit fiscal, se lo suele hacer en relación al PIB. Así, por ejemplo, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, parte del  Tratado de Maastricht, establece un límite del 3% del PIB para los países miembros de la Unión Europea, un nivel superior impone la obligación de medidas correctivas. Argentina, promulgó una ley de “déficit cero” el 30 de Julio de 2001, pocos meses antes de que se desatara la peor crisis de su historia.

En este último caso la norma fue aprobada cuando ya era demasiado tarde. Pretendía ser más una señal que generara confianza en los mercados para que éstos siguieran financiado la renovación de la deuda argentina. En el primero, su incumplimiento por los países más importantes de Europa no generó suficiente credibilidad para las sanciones y no extraña que luego se desatara en la región una profunda crisis fiscal (2010-11) .

Una diferencia importante entre una y otra que analizaremos en mayor detalle adelante es el nivel constitucional de la norma. En el caso argentino era una ley aprobada por el Congreso, en el de la Unión Europea formaba parte de un tratado internacional. Algunos autores sostienen que cuanto más alto el nivel constitucional, mayor impedimento será para las conductas que se quieren evitar (mejor una ley a un decreto presidencial, mejor una cláusula constitucional a una ley, mejor un tratado internacional a una cláusula constitucional), pero la experiencia europea muestra que esto no es necesariamente así. Todo depende de dónde se encuentra el mayor poder de control sobre el cumplimiento de la norma. En el caso europeo, el tratado imponía un límite relativamente estricto pero con pocas posibilidades de control, generando un incentivo por parte de ciertos países a actuar como free riders de los esfuerzos de los demás. Ellos obtenían los beneficios de las garantías de estabilidad generadas por la UE, pero aplicaban políticas fiscales irresponsables con las que nunca podrían haber generado tal credibilidad por parte de los acreedores que financiaron esos déficits. El control más fuerte puede estar en manos de los votantes, como veremos en el punto 3.

La obligación de no incurrir en un déficit fiscal no necesariamente genera una restricción en el crecimiento del gasto público, ya que se lo puede aumentar al mismo tiempo que se aumenta la presión impositiva e igualmente se cumple con el requisito, y el Estado termina así llevándose una mayor parte de la riqueza producida por los ciudadanos. Para evitarlo se han propuesto límites al crecimiento del gasto y a la creación de nuevos impuestos o el aumento de las tasas de los existentes.

2.            Límites al crecimiento del gasto público

En este caso se establece un límite a su crecimiento, normalmente asociado a la evolución del PIB. Podría establecerse un límite algo por encima del crecimiento del PIB si se quiere que el gasto aumente en relación a ese indicador, igual para que se mantenga o menor para que se reduzca.

Límites al endeudamiento

Estos límites pueden ser de dos tipos. Como en el caso del Tratado de Maastricht, se puede establecer un tope al endeudamiento total, en este caso del 60% del PIB. Tendrá que incluir, por supuesto, algún mecanismo de control y sanciones por incumplimiento. El otro puede ser como el que existe en los Estados Unidos, donde el Congreso establece un límite sobre el monto total de la deuda permitida —esto es una cantidad de dólares, no un porcentaje sobre el PIB—, techo que, cuando se alcanza, no puede ser superado: el Gobierno no puede emitir más deuda, a menos que sea modificado por el Congreso.

No obstante, la imagen siguiente es bastante clara respecto a la capacidad de este mecanismo para imponer algún tipo de límite, cuando la voluntad política y el control de los votantes no existen (Boaz 2011):

Otra forma de restringir el endeudamiento se refiere a su proceso de aprobación, entre los que se encuentra la que demanda que toda emisión de deuda sea aprobada por los votantes en un referéndum o por mayorías parlamentarias especiales, hasta llegar a la prohibición constitucional absoluta (Kiewiet y Szakaly 1996). Otra alternativa, aplicada por algunos gobiernos regionales en España, es limitar el plazo del endeudamiento de tal forma que se permita solamente el de corto plazo, lo que significa que la deuda debe ser cancelada dentro del propio ejercicio presupuestario. Kiewiet y Szakaly (1996), consideran que entre los estados en los Estados Unidos, veintiuno demandan la aprobación por referendo y doce por mayorías especiales, que pueden estar conformadas por tres quintos o cuatro quintos de los representantes.

No obstante, estos autores estiman que los gobiernos buscan, y muchas veces encuentran, diversos caminos para eludir esas restricciones, como, por ejemplo canalizar el endeudamiento por agencias estatales especiales que no están sujetas a ese tipo de control. ¿Sería efectivo un límite a través del voto popular emitido en referendo? Se puede argumentar que los votantes estarían predispuestos a aprobar el endeudamiento, porque disfrutarían del gasto ahora y lo terminarían pagando futuros votantes. Sin embargo, la evidencia empírica muestra que no actúan de esa forma y tienden a rechazar el endeudamiento.

Los Estados que tienen más de un control muestran menores niveles de endeudamiento, siendo el referendo popular mediante el voto el que mayor éxito muestra, junto con la prohibición total.