Éste es un tema central: el impacto de la cultura en las instituciones, y luego, en los resultados económicos y políticos

En estas páginas trato de reflejar algunos temas que pueden ser interesantes, que abren polémicas o que aportan conceptos a una discusión, pero el tema de este artículo creo que es central, aunque no se esté de acuerdo en todo lo que expone. La cuestión es la relación entre la cultura en una sociedad y la calidad de sus instituciones, lo que luego determina su éxito o fracaso. Es lo que trata un paper de Torsten Persson, IIES, Stockholm University; CEPR, CES-Ifo, LSE, and NBER y Guido Tabellini, Department of Economics and IGIER, Università Bocconi; CEPR, and CESifo, titulado “Culture, Institutions and Policy”: https://ssrn.com/abstract=3680457

“Dado que el trabajo empírico de Acemoglu et al. (2001), la investigación histórica ha documentado los efectos sorprendentemente persistentes de instituciones pasadas en el desarrollo economico y la política. Tres buenos ejemplos de una literatura grande y creciente son Dell (2010), Nunn y Wantchekon (2011), y Dell et al. (2018). Las complementariedades dinámicas y bidireccionales entre la cultura y las instituciones que hemos ilustrado en esta sección puede arrojar luz sobre la mecanismos detrás de la persistencia documentada en este tipo de investigación histórica. Las instituciones débiles permiten a los que están en el poder extraer rentas a expensas de los ciudadanos en general. Tal entorno político genera una cultura de clientelismo y desalienta el surgimiento de fuertes valores cívicos.

Los rasgos culturales partidistas, a su vez, pueden ser contraproducentes de varias maneras. Ellos amplifican las distorsiones políticas y permiten que los que están en el poder se salgan con la suya con aún más rentas. Este a su vez fortalece los incentivos políticos para mantener las instituciones débiles, porque las ventajas de las instituciones débiles se ven reforzadas por una cultura partidista.

Finalmente, si pocos ciudadanos tienen valores cívicos, pocos están dispuestos a luchar por mejoras institucionales, lo que socava aún más el desarrollo. De ahí que la sociedad quede atrapada en un entorno de rentas altas, instituciones débiles y una cultura clientelar. No hemos modelado el desarrollo económico aquí, pero es fácil ver cómo las rentas políticas y una cultura partidista también pueden socavar el crecimiento económico. Complementariedades dinámicas operan a la inversa en un entorno con instituciones sólidas y una fuerte cultura cívica.

Estos argumentos también revelan que un debate sobre si la cultura o las instituciones son más determinantes importantes del desarrollo económico es como un debate sobre los huevos y la gallina. En el gran esquema de las cosas, tanto la cultura como las instituciones son endógenas y están conjuntamente determinado. Ambos muestran inercia y persistencia, aunque en algunos casos las instituciones pueden vencer la inercia y cambiar rápidamente.

Para ver las implicaciones de estas características, suponga datos de panel a nivel de país sobre instituciones y la cultura fueron generados por un conjunto de modelos como el de este capítulo con diferentes países- funciones específicas, parámetros y distribuciones. Entonces la simultaneidad en estos datos de panel de la cultura y las instituciones haría que fuera un ejercicio arriesgado desentrañar una relación causal, un enlace direccional de una de estas variables a la otra. Si uno se traga nuestra suposición de que la cultura es la variable de movimiento más lento, sin embargo, las condiciones iniciales para la cultura son las primeras en el sistema. Son éstos los que gobiernan la coevolución conjunta de la cultura (la subsiguiente flujo de pollos) e instituciones (el flujo posterior de huevos) a lo largo del tiempo.”

¿Puede ser que la Inteligencia Artificial (IA) ponga en riesgo al Rule of Law?

¿Puede ser que la Inteligencia Artificial (IA) pueda ser un riesgo para el Rule of Law? Es el tema que trata este paper de Stanley Greenstein, de la Universidad de Estocolmo:

Greenstein, S. Preserving the rule of law in the era of artificial intelligence (AI). Artif Intell Law 30, 291–323 (2022). https://doi.org/10.1007/s10506-021-09294-4

“El estudio del derecho y la tecnología de la información conlleva una contradicción inherente en el sentido de que, si bien la tecnología se desarrolla rápidamente y abarca nociones como la internacionalización y la globalización, el derecho tradicional, en su mayor parte, puede reaccionar con lentitud a los desarrollos tecnológicos y también está predominantemente confinado al ámbito nacional. fronteras Sin embargo, la noción del estado de derecho desafía el fenómeno de la ley que está ligada a las fronteras nacionales y goza de reconocimiento mundial. Sin embargo, se avecina una grave amenaza para el estado de derecho en forma de un asalto de los desarrollos tecnológicos dentro de la inteligencia artificial (IA). A medida que se avanza a pasos agigantados en la disciplina académica de la IA, esta tecnología está comenzando a abrirse paso en los sistemas digitales de toma de decisiones y, de hecho, está reemplazando a los tomadores de decisiones humanos. Un excelente ejemplo de este desarrollo es el uso de la IA para ayudar a los jueces a tomar decisiones judiciales. Sin embargo, en muchas circunstancias esta tecnología es una “caja negra” debido principalmente a su complejidad pero también porque está protegida por la ley. Esta falta de transparencia y la capacidad disminuida para comprender el funcionamiento de estos sistemas que utilizan cada vez más las estructuras de gobierno está desafiando las nociones tradicionales que sustentan el estado de derecho. Esto es especialmente cierto en relación con conceptos especialmente asociados con el estado de derecho, como la transparencia, la equidad y la explicabilidad. Este artículo examina la tecnología de la IA en relación con el estado de derecho, destacando el estado de derecho como un mecanismo para el florecimiento humano. Investiga hasta qué punto el estado de derecho se ve disminuido a medida que la IA se arraiga en la sociedad y cuestiona hasta qué punto puede sobrevivir en la sociedad tecnocrática.”

Para las familias que se dedican a la política: el poder puede terminar destruyéndolas

La familia es una de las instituciones más poderosas, presente en todo el planeta y bajo cualquier civilización. Seguramente se encuentra en el lugar más preciado para muchos, sino todos. Pero, ojo que se puede perder el camino de cómo cuidarla y terminar destruyéndola. Es lo que plantea John  Grove, Managing Editor de Law & Liberty en un ensayo titulado “The Family Tragedy”: https://lawliberty.org/the-family-tragedy/

“Históricamente, la familia es una de las metáforas más comunes del poder político. Los reyes se presentaban a sí mismos como padres de su pueblo, y filósofos tan augustos como Aristóteles han sugerido que el gobierno político es una consecuencia del gobierno de la familia y está relacionado con él. Como una forma de cubrir y suavizar las duras realidades del poder, pocas imágenes son tan seductoras como la mano amorosa de un padre que defiende y guía a su “familia”, una comunidad estrechamente unida por una forma de vida compartida.

Esta combinación de poder político y amor familiar crea una imagen majestuosa y agradable, pero que inevitablemente se resquebraja cuando las necesidades del primero chocan con las limitaciones que acompañan a cualquier preocupación genuina por el segundo. Al concebirse a sí mismo como un padre de su país, un rey puede generar afecto por ellos, pero las implacables exigencias de la ley, el constante impulso por maximizar el poder, y especialmente las necesidades de la guerra, inevitablemente revelan los límites y tensiones de la metáfora. Esta dinámica, y toda la belleza y destrucción que la acompañan, es capturada por el mayor conjunto de películas que ha producido Hollywood, que ahora celebra su quincuagésimo aniversario.

El Padrino y sus secuelas no son lo que la mayoría consideraría películas políticas. Sin embargo, gran parte de su atracción y valor perdurables proviene del drama que acompaña al gobierno de una sociedad cerrada y tradicional —en parte familia, en parte empresa, en parte reino— en contraste con una América corrupta y la sociedad delgada como el papel que la caracteriza. Esta sociedad alternativa parece estar construida sobre bases más sólidas: una cultura compartida, lazos mutuos de lealtad genuina y una jerarquía universalmente aceptada.

Pero al convertir a la Familia Corleone en una potencia nacional y eventualmente global, Vito y (especialmente) Michael Corleone terminan destruyendo las mismas cosas que la hacen tan atractiva, sobre todo, la familia real de carne y hueso.”

 

Para autores del liberalismo clásico, la clave de una sociedad libre: ¿era la democracia o el parlamentarismo?

Cuando los autores clásicos buscaban elaborar la idea de una sociedad libre, ¿tenían en mente a la democracia como concepto clave, o más bien al parlamentarismo? Ése es el punto que plantea Anna Plassart en un artículo titulado “Parliamentarism: From Burke to Weber”: https://doi.org/10.1177/1474885120937574

Volume: 21 issue: 4, page(s): 836-846

Anna Plassart, The Open University, UK, comenta el libro de William Selinger, Parliamentarism: From Burke to Weber, Cambridge University Press: Cambridge, 2019; 246 pp

“El primer libro de William Selinger se propone una tarea ambiciosa: redefinir nuestra comprensión de lo que significa vivir en un estado libre. El resultado es un redescubrimiento esclarecedor de toda una tradición política, que ilustra poderosamente cómo la historia intelectual contextual puede ayudar a desafiar los supuestos modernos y hacer que el pasado parezca «extraño y desconocido de nuevo» (p. 4). Selinger lo hace desplazando el concepto de ‘democracia’ como una (supuestamente) preocupación central para una variedad de autores canónicos del siglo XIX, y demostrando que otro concepto, el de ‘parlamentarismo’, se encontraba en el centro de muchos escritores liberales europeos. búsqueda de la libertad.

La historia comienza con Montesquieu, aquí destronado como el padre fundador del constitucionalismo liberal en Europa. Lejos de proporcionar una inspiración central para el pensamiento liberal posrevolucionario, argumenta Selinger, el relato clásico de Montesquieu sobre la constitución inglesa ya estaba siendo cuestionado en el siglo XVIII. Insatisfechos con su descripción de una constitución inglesa «equilibrada» protegida por un sistema de frenos y contrapesos, varios observadores contemporáneos de la política británica (incluidos Jean-Louis de Lolme y Edmund Burke) elaboraron relatos rivales, enfatizando en cambio la posición dominante de un poderosa asamblea representativa que reflejaba la nación que representaba. La doctrina resultante del ‘parlamentarismo’, demuestra el libro, fue reelaborada por de Staël y Constant a raíz de la Revolución Francesa, y posteriormente se convirtió en el ‘paradigma dominante de un estado libre en toda Europa’ (p. 9) en el siglo XIX. . Desde la década de 1840 en adelante, gran parte de la discusión se centró en si el parlamentarismo podía acomodar los principios democráticos y el surgimiento de la participación democrática masiva, con estudios de casos aquí centrados en Tocqueville, Mill y Weber.”

 

¿Es la corrupción de la justicia la que genera corrupción en la política o al revés?

En momento en que se hace intensa la discusión sobre la corrupción en la política y en la justicia, un artículo publicado en la revista Constitutional Political Economy trata el asunto con una hipótesis poco común: que es la corrupción en la justicia la que promueve la corrupción en la política. Discutible, por cierto, pero interesante. El autor es Khalid Sekkat, Centre Emile Bernheim, University of Brussels. El artículo se titula “Have you been served, your honor? Yes, thank you, your excellency: the judiciary and political corruption”: https://doi.org/10.1007/s10602-021-09348-4

“Utilizando una muestra de 56 países (28 ricos y 28 pobres), observada durante el período 2004-2013, nuestro artículo desarrolla un análisis del contagio de la corrupción a nivel interinstitucional. Más precisamente, examina si la corrupción en el sistema de justicia es un factor importante para explicar la expansión de la corrupción en la política. Encontramos un claro efecto causal unidireccional de la corrupción en el sistema de justicia sobre la corrupción en el parlamento. La justicia corrupta baja induce a la política corrupta baja. Los resultados son robustos a varias comprobaciones. Parece que la reducción de la corrupción en la justicia por sí sola provoca una reducción directa de la corrupción en la política. Dado que combatir la corrupción es muy costoso, el resultado destaca el beneficio adicional de dedicar mayores recursos a frenar la corrupción judicial.”

Fukuyama y una solución a la «brecha»: es para USA pero ¿se aplicará también a otros países?

Seguramente muchos conocerán a Francis Fukuyama, quien es Senior Fellow, Center for Democracy, Development and the Rule of La wen Stanford University. En su momento se hizo Famoso por el libro El fin de la Historia. Fukuyama está preocupado por lo que aquí llamaríamos la “brecha”, y escribe un artículo en Persuasion sobre el tema, con el título “Paths to Depolarization” en Substack.com, que así comienza:

“La polarización, la marcada división de la sociedad estadounidense entre rojo y azul, es la mayor debilidad de los Estados Unidos como país en la actualidad. Enfrentamos muchos desafíos en la actualidad, sobre la inflación, la desigualdad racial y de género, el crimen, el uso de drogas, el cambio climático, la inmigración y similares, y todos estos problemas se vuelven más difíciles, si no imposibles, de resolver si los estadounidenses fundamentalmente no confían unos en otros y buscar bloquear cualquier solución ofrecida por el otro lado. Esta debilidad la entienden bien enemigos como Vladimir Putin de Rusia, quien ha hecho todo lo posible para ampliar esas divisiones y ha actuado geopolíticamente en un momento en que pensaba que Estados Unidos era demasiado débil y egoísta para responder de manera efectiva.

Muchas personas han reconocido la centralidad de la polarización y han ofrecido soluciones sobre cómo salir de ella. Entre estos están: cambios institucionales, especialmente a nuestras leyes electorales, que reestructurarían los incentivos bajo los cuales operan los políticos; el crecimiento de un tercer partido centrista que toma el terreno medio de las alas extremas de los dos existentes; y movimientos de base para generar moderación y comprensión de abajo hacia arriba. Todos estos serán componentes importantes de la despolarización, pero ninguno de ellos será suficiente por sí solo o se producirá lo suficientemente pronto como para resolver el problema.

El camino para salir de la polarización debe ser político, dada la naturaleza de nuestro sistema democrático: es decir, una elección de realineación en la que un partido gana decisivamente el control de ambas cámaras del Congreso y la presidencia y se mantiene en el poder a través de dos o tres ciclos electorales. Estos realineamientos son raros, pero junto con los otros caminos sugeridos pueden estar al alcance en los próximos años si una de las dos partes juega bien sus cartas.”

Las Universidades no fueron creadas por Emperadores, Papas o Príncipes. Fueron maestros y estudiantes en el mercado

Muchos piensan en las universidades como organizaciones estatales, como si algunos gobiernos las hubieran creado. Pues no, las universidades han sido creadas a pesar de los mismos gobiernos, generando un mercado de académicos. Esto es lo que se plantea en el paper “The Academic Market and the Rise of Universities in Medieval and Early Modern Europe (1000-1800)”por David de la Croix RES/LIDAM, UCLouvain, Belgium 2  CEPR, United Kingdom;  Frédéric Docquier Luxembourg Institute of Socio-Economic Research (LISER), Alice Fabre Aix-Marseille University  y Robert Stelter University of Basel, Switzerland;  Max Planck Institute for Demographic Research, Germany: https://liser.elsevierpure.com/ws/portalfiles/portal/35823793/WP_n_2022_04.pdf

“Se cree que tanto los académicos como las universidades han desempeñado un papel en el ascenso de Occidente (Mokyr 2016, Cantoni y Yuchtman 2014). Argumentamos y establecemos empíricamente que un mercado académico integrado en el período preindustrial era una institución poderosa que les permitía operar juntos. Este mercado en funcionamiento ayudó a las universidades a aprovechar el potencial del capital humano superior en los albores de las revoluciones humanística y científica y, en menor medida, durante la subsiguiente primacía europea. Nuestros resultados arrojan luz sobre la importancia de las raíces medievales en el fomento de la producción científica, confrontando estudios cualitativos sobre el tema con fuentes de datos únicas y estimaciones sólidas. Las universidades son una de las creaciones más originales de la civilización latina occidental durante la Edad Media, a partir del siglo XI.1

Surgieron cuando la sociedad reconoció que maestros y estudiantes como colectivo (universitas significa comunidad) tenían derechos legales. Las universidades son asociaciones permanentes voluntarias, basadas en intereses y autónomas (Greif 2006). Como se destaca en Rashdall (1895), “tales Gremios surgieron, como otros Gremios, sin ninguna autorización expresa del Rey, Papa, Príncipe o Prelado. Eran productos espontáneos del instinto de asociación que se extendió por las ciudades de Europa en el curso de los siglos XI y XII». Por lo tanto, una universidad era originalmente un gremio de estudiantes o maestros. Cerca del final del siglo XII, la ley extranjera Los estudiantes de Bolonia formaron un sindicato con el fin de protegerse de la discriminación de la ciudad contra los residentes extranjeros. Más o menos al mismo tiempo, los profesores de París formaron una corporación. Las universidades comenzaron entonces a extenderse por toda Europa, ya sea a través de la secesión de las existentes (Cambridge de Oxford, Padua de Bolonia, Orleans de París, etc.), o mediante la creación ex nihilo Algunas universidades fueron fundadas desde cero por una autoridad superior (podría decirse que la Universidad de Nápoles fue la primera de este tipo), pero todas siguieron los principios organizativos similares a los de los gremios de Bolonia y París. Incluso en la Universidad Imperial de Moscú (establecida en 1755, carta de 1804), el rector era elegido por sus pares, no designado por el emperador.”

¿Podría una computadora decirnos cuál es el mejor ordenamiento institucional que necesitamos?

Sabemos que los principales problemas que enfrentan nuestra sociedades son de naturaleza institucional, es decir, de las reglas formales e informales que determinan los incentivos para nuestras conductas. Elinor Ostrom, la primera mujer en obtener el Premio Nobel en Economía, desarrolló un sistema para analizar y evaluar el marco institucional y sacar conclusiones acerca de su eficacia. ¿podría hacer esto un programa de computación?

Es raro, pero es lo que plantean Nieves Montes, Nardine Osman y Carles Sierra, del Artificial Intelligence Research Institute (IIIA-CSIC), UAB Campus, Carrer de Can Planas, Zona 2, 08193 Bellaterra (Barcelona), en un articulo titulado “A computational model of Ostrom’s Institutional Analysis and Development framework”: https://doi.org/10.1016/j.artint.2022.103756

“El marco de Análisis y Desarrollo Institucional (IAD) es una caja de herramientas conceptual presentada por Elinor Ostrom y sus colegas en un esfuerzo por identificar y delinear las variables comunes universales que subyacen a la inmensa variedad de interacciones humanas [1]. El marco identifica las reglas como una de las construcciones centrales que determinan la estructura de las interacciones y reconoce su potencial para guiar a una comunidad hacia resultados más beneficiosos y socialmente deseables.

Este trabajo presenta el primer intento de convertir el marco IAD en un modelo computacional que permite a las comunidades de agentes realizar análisis hipotéticos en una configuración de regla dada. Para ello, definimos el Lenguaje de Situación de Acción (ASL), cuya sintaxis está muy adaptada a los componentes del marco IAD y que se utiliza para escribir descripciones formales de interacciones sociales. El ASL se complementa con un motor de juego que genera la semántica de las interacciones sociales como juegos de formato extensivo (EFG). Estos EFG pueden luego analizarse con las herramientas estándar de teoría de juegos para predecir qué resultados se incentivan más y evaluarse de acuerdo con el beneficio social general que generan. Todo el código que acompaña a este trabajo es de código abierto bajo una licencia MIT en la plataforma AI4EU y GitHub. Más allá de la implementación de los algoritmos fundamentales, incluimos soporte para la visualización personalizada de los árboles de juego generados.”

 

Alberdi sobre las distintas escuelas económicas, y aquella en que se basa la Constitución de 1853

Con los alumnos de la UBA Derecho comenzamos a ver el libro de Juan Bautista Alberdi, “Sistema Económico y Rentístico de la Confederación Argentina”. En su introducción, Alberdi analiza las distintas escuelas económicas y a cual pertenece la Constitución:

Alberdi 3

“Hay tres elementos que concurren a la formación de las riquezas:

1° Las fuerzas o agentes productores, que son el trabajo, la tierra y el capital.

2° El modo de aplicación de esas fuerzas, que tienen tres fases, la agricultura, el comercio y la industria fabril.

3° Y, por fin, los productos de la aplicación de esas fuerzas.

Sobre cada uno de esos elementos ha surgido la siguiente cuestión, que ha dividido los sistemas económicos: – En e1 interés de la sociedad, ¿vale más la libertad que la regla, o es más fecunda la regla que la libertad? Para el desarrollo de la producción, ¿es mejor que cada uno disponga de su tierra, capital o trabajo a su entera libertad, o vale más que la ley contenga algunas de esas fuerzas y aumente otras? ¿Es preferible que cada uno las aplique a la industria que le diere gana, o conviene más que la ley ensanche la agricultura y restrinja el comercio, o viceversa? ¿Todos los productos deben ser libres, o algunos deben ser excluidos y prohibidos, con miras protectoras?

He ahí la cuestión más grave que contenga la economía política en sus relaciones con el derecho público. Un error de sistema en ese punto es asunto de prosperidad o ruina para un país. La España ha pagado con la pérdida de su población y de su industria el error de su política económica, que resolvió aquellas cuestiones en sentido opuesto a la libertad.

Veamos, ahora, cómo ha sido resuelta esta cuestión por las cuatro principales escuelas en que se divide la economía política.

La escuela mercantil, representada por Colbert, ministro de Luis XIV, que sólo veía la riqueza en el dinero y no admitía otros medios de adquirirla que las manufacturas y el comercio, seguía naturalmente el sistema protector y restrictivo. Colbert formuló y codificó el sistema económico introducido en Europa por Carlos V y Felipe II. Esa escuela, perteneciente a la infancia de la economía, contemporánea del mayor despotismo político en los países de su origen galo-español representa la intervención limitada y despótica de la ley en el ejercicio de la industria.

A esta escuela se aproxima la economía socialista de nuestros días, que ha enseñado y pedido la intervención del Estado en la organización de la industria, sobre bases de un nuevo orden social más favorable a la condición del mayor número. Por motivos y con fines diversos, ellas se dan la mano en su tendencia a limitar la libertad del individuo en la producción, posesión y distribución de la riqueza.

Estas dos escuelas son opuestas a la doctrina económica en que descansa la Constitución argentina.

Enfrente de estas dos escuelas y al lado de la libertad, se halla la escuela llamada physiocrática, representada por Quesnay, y la grande escuela industrial de Adam Smith.

La filosofía europea del siglo XVIII, tan ligada con los orígenes de nuestra revolución de América, dió a la luz la escuela physiocrática o de los economistas, que flaqueó por no conocer más fuente de riqueza que la tierra, pero que tuvo el mérito de profesar la libertad por principio de su política económica, reaccionando contra los monopolios de toda especie. A ella pertenece la fórmula que aconseja a los gobiernos: – dejar hacer, dejar pasar, por toda intervención en la industria.

En medio del ruido de la independencia de América, y en vísperas de la revolución francesa de 1789, Adam Smith proclamó la omnipotencia y la dignidad del trabajo; del trabajo libre, del trabajo en todas sus aplicaciones -agricultura, comercio, fábricas- como el principio esencial de toda riqueza. «Inspirado por la nueva era social, que se abría para ambos mundos (sin sospechado él tal vez, dice Rossi), dando al trabajo su carta de ciudadanía y sus títulos de nobleza, establecía el principio fundamental de la ciencia.» Esta escuela, tan íntima, como se ve, con la revolución de América, por su bandera y por la época de su nacimiento, que a los sesenta años ha tenido por neófito a Roberto Peel en los últimos días de su gloriosa vida, conserva hasta hoy el señorío de la ciencia y el respeto de los más grandes economistas. Su apóstol más lúcido, su expositor más brillante es el famoso Juan Bautista Say, cuyos escritos conservan esa frescura imperecedera que acompaña a los productos del genio.

A esta escuela de libertad pertenece la doctrina económica de la Constitución Argentina, y fuera de ella no se deben buscar comentarios ni medios auxiliares para la sanción del derecho orgánico de esa Constitución.”

Hace 200 años pocos vivían en democracias (algo) limitadas, hoy millones lo hacen, pero parciales?

Our World in Data hace un análisis comparativo del estado de la democracia en el mundo en una nota titulada “Countries around the world have become much more democratic, but there are large differences between them”, por Bastian Herre. Como dice el título, es optimista, aunque hay muchos países que son parcialmente democráticos. https://ourworldindata.org/democratic-world

“Hace 200 años, todo el mundo carecía de derechos democráticos. Ahora, miles de millones de personas los tienen.

Pero aún existen grandes diferencias en el grado en que los ciudadanos disfrutan de derechos políticos: más claramente entre democracias y no democracias, pero también dentro de estos amplios regímenes políticos.

Para comprender el alcance de los derechos políticos de las personas, no solo debemos mirar si un país está clasificado como una democracia o no. También deberíamos fijarnos en diferencias más pequeñas en lo democráticos que son los países.

¿Qué tan democráticos han sido los países en todo el mundo? ¿Y qué tan grandes son las diferencias entre ellos?

Para responder a estas preguntas, necesitamos información sobre los sistemas políticos de los países en los últimos siglos.”