Y más sobre la Ilustración, ahora David Hume y la ética protestante en el nacimiento del espíritu comercial

Y otro más sobre el impacto de la Ilustración. En este caso es un artículo de Matson, Erik W. “Hume on the Protestant Ethic and the Rise of English Commercial Spirit”. Journal of the History of Economic Thought (forthcoming). Preprint at SocArXiv, osf.io/preprints/socarxiv

Éste es el resumen:

“Este artículo interpreta la interacción entre protestantismo y espíritu comercial en el relato de David Hume sobre el desarrollo inglés, basándose principalmente en La historia de Inglaterra. Hume consideraba que la teología protestante –especialmente las corrientes más entusiastas del puritanismo inglés– había cambiado fortuitamente el panorama de las sensibilidades políticas y económicas en Inglaterra en los siglos XVI y XVII al afectar las psicologías políticas, sociales y económicas de los creyentes. Esas psicologías cambiantes exhibieron afinidades con desarrollos simultáneos, especialmente el declive del feudalismo, el aumento del consumismo y la creación de una clase media independiente de comerciantes. La peculiar sinergia entre tales cambios y las innovaciones teológicas protestantes condujo al surgimiento de Inglaterra, en el siglo XVIII, como un pueblo educado y comercial, un pueblo para quien el comercio se volvió, afirmó Hume, más honorable que en cualquier otra nación. Hume, al igual que Max Weber, consideró que un espíritu protestante distintivo había contribuido al orden comercial moderno.”

Una vez más, la Ilustración en el centro de la explicación del progreso de Occidente

Todavía seguimos buscando explicar ese cambio de ideas que se dio con lo que llamamos la “Ilustración”, cuyo resultado fue tanto la revolución científica de la modernidad como la Revolución Industrial. Lo tratan en este artículo; “Enlightenment Ideals and Belief in Progress in the Run-Up to the Industrial Revolution: A Textual Analysis”; IZA Discussion Paper No. 16674, por Ali Almelhem, World Bank; Murat Iyigun, University of Colorado at Boulder; IZA Institute of Labor Economics; Austin Kennedy, University of Colorado at Boulder y Jared Rubin, Chapman University – The George L. Argyros School of Business & Economics; https://ssrn.com/abstract=4668604  or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.4668604

“Utilizando un análisis textual de 173.031 obras impresas en Inglaterra entre 1500 y 1900, comprobamos si la cultura británica evolucionó para manifestar una mayor creencia en el progreso asociado con la ciencia y la industria. Nuestro análisis arroja tres hallazgos principales. Primero, hubo una separación en el lenguaje de la ciencia y la religión a partir del siglo XVII. En segundo lugar, los volúmenes científicos se orientaron más hacia el progreso durante la Ilustración. En tercer lugar, las obras industriales, especialmente aquellas en el nexo ciencia-economía política, estaban más orientadas al progreso a partir del siglo XVII. Por lo tanto, fueron las obras industriales más pragmáticas las que reflejaron los valores culturales citados como importantes para el despegue de Gran Bretaña.”

Siempre hay quienes predicen el futuro y auguran el fin de la humanidad: más ahora con la Inteligencia Artificial

Nunca han dejado de estar presentes las visiones apocalípticas ante cada cambio importante en la sociedad. Veamos un ejemplo respecto a la Inteligencia Artificial. El título del artículo ya asusta: “Optimising peace through a Universal Global Peace Treaty to constrain the risk of war from a militarised artificial superintelligence”,  por Carayannis, E.G., de George Washington University, y veamos la afiliación del otro autor,  Draper, J. “Nonkilling Economics and Business Research Committee, Center for Global Nonkilling, Honolulu”. Primera vez que veo que existe tal cosa como una “non killing economics”(¿?). AI & Soc 38, 2679–2692 (2023). https://doi.org/10.1007/s00146-021-01382-y

“Este artículo sostiene que una superinteligencia artificial (ASI) que emerge en un mundo donde la guerra todavía está normalizada constituye un riesgo existencial catastrófico, ya sea porque la ASI podría ser empleada por un estado-nación para guerrear por la dominación global, es decir, una guerra habilitada por la ASI, o porque la ASI hace la guerra en su nombre para establecer la dominación global, es decir, una guerra dirigida por la ASI. Actualmente, pocos Estados se declaran la guerra o incluso la guerra entre sí, en parte debido a la Carta de las Naciones Unidas de 1945, que establece que los Estados miembros deben “abstenerse en sus relaciones internacionales de la amenaza o el uso de la fuerza”, al tiempo que permite el apoyo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Medidas militares y autodefensa. Como los Estados miembros de la ONU ya no se declaran la guerra entre sí, sólo ocurren “conflictos armados internacionales”. Sin embargo, todavía se producen costosos conflictos interestatales, tanto fríos como calientes y equivalentes a guerras. Además, se avecina una nueva Guerra Fría entre las superpotencias de la IA. Un conflicto futuro dirigido o habilitado por la ASI podría desencadenar una guerra total, incluido un conflicto nuclear, y, por lo tanto, es de alto riesgo. A través del instrumentalismo conformista, una teoría de las relaciones internacionales, abogamos por la reducción del riesgo optimizando la paz a través de un Tratado de Paz Global Universal (UGPT), contribuyendo al fin de las guerras existentes y a la prevención de guerras futuras, así como una Convención sobre armas cibernéticas e inteligencia artificial. Esta estrategia podría influir en los actores estatales, incluidos aquellos que desarrollan ASI, o una ASI agencial, particularmente si valora el instrumentalismo conformista y la paz.”

¿Qué pasaría en Argentina si se aprueba el proyecto de ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos

A Katarina Hall la conocí en la Universidad Francisco Marroquín. Ahora es editora de Reason y ha escrito para in Forbes, CNN Español, Bloomberg, The Washington Examiner, y RealClearWorld, entre otras publicaciones. Publica esto sobre la ley desregulatoria presentada por el gobierno de Javier Milei al Congreso argentino, “Milei Brings His Chainsaw to Argentina’s Regulatory State”: https://reason.com/2023/12/29/milei-brings-his-chainsaw-to-argentinas-regulatory-state/

El proyecto de ley tiene un título bien alberdiano “Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos”.

El breve artículo describe las medidas que forman parte de ese proyecto ley y concluye: “

“Si se aprueban las amplias reformas de Milei, Argentina pasaría de ser una de las economías más reguladas del mundo a una economía desregulada y de libre mercado que podría revertir décadas de fracaso gubernamental.”

Salen noticias de terribles accidentes automovilísticos por consumo de alcohol, pero no de que Uber los reduce

Alex Tabarrok comparte un muy interesante blog con Tyler Cowen llamado Marginal Revolution, ambos profesores en George Mason University. Allí plantea algo que muchos tal vez ya sabrían pero que tal vez no aparece en las noticias o análisis: Uber reduce la cantidad de accidentes automovilísticos. Lo hace en un post titulado “Uber and Traffic Facilities”: https://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2023/12/uber-and-traffic-fatalities.html

“Resumen: Estudios anteriores sobre el efecto de los viajes compartidos en las muertes por accidentes de tránsito han arrojado conclusiones inconsistentes y a menudo contradictorias. En este documento revisamos esta pregunta utilizando datos patentados de Uber que miden la actividad mensual de viajes compartidos a nivel del tramo censal. Utilizando estos datos más detallados, encontramos un efecto negativo constante del uso compartido de viajes en las muertes por accidentes de tránsito. Los impactos se concentran durante las noches y los fines de semana y son sólidos en una variedad de especificaciones alternativas. En general, nuestros resultados implican que los viajes compartidos han reducido las muertes por accidentes de tránsito en EE. UU. en un 5,4 % en las áreas donde opera. Según estimaciones convencionales del valor estadístico de la vida, los beneficios anuales por salvar vidas ascienden a 6.800 millones de dólares. Los cálculos preliminares sugieren que estos beneficios son de magnitud similar al excedente del productor captado por los accionistas de Uber o al excedente del consumidor captado por los usuarios de Uber.

Los autores, Michael Anderson y Lucas Davis, señalan que la participación del alcohol se reporta en aproximadamente el 30% de los accidentes fatales, lo cual es un número sorprendentemente alto a menos que se piense que muchas personas conducen ebrias. Me acuerdo de un inteligente artículo de Levitt y Porter que utilizan la proporción de accidentes que involucran a dos conductores ebrios para estimar que no es que muchas personas conduzcan ebrios sino que “los conductores con alcohol en la sangre tienen siete veces más probabilidades de conducir ebrios”. causar un accidente fatal” y “los conductores legalmente ebrios representan un riesgo 13 veces mayor que los conductores sobrios”. Por lo tanto, sustituir un conductor sobrio por un conductor ebrio es algo muy bueno y, por lo tanto, me parece plausible que Uber reduzca significativamente las muertes en accidentes de tránsito.

Considere esto como un anuncio de servicio público.”