Más sobre el socialismo, a 100 años de la publicación del libro de Mises que destruyó el mito

Más sobre el socialismo, en esta oportunidad porque se cumplen 100 años de un libro fundamental en la materia, de Ludwig von Mises, traducido como “Socialismo”. Lo comenta en un artículo titulado “Ludwig von Mises’ Socialism: A Proper Defense of Liberalism”, Rosolino Candela, Senior Fellow en el F.A. Hayek Program for Advanced Study in Philosophy, Politics, and Economics, y Program Director of Academic and Student Programs en  Mercatus Center at George Mason University: https://www.econlib.org/library/columns/y2022/candelasocialism.html

“El sello distintivo de un gran libro es su capacidad para resistir el paso del tiempo, para que sus lecciones se apliquen a través del lugar y el tiempo, y para que sus principios subyacentes resuenen con las generaciones futuras. Con motivo del centenario de la publicación de Die Gemeinwirtschaft de Ludwig von Mises, traducido como Socialismo, es importante preguntarse por qué el socialismo cumple con este estándar intelectual y cómo su relevancia sigue siendo perenne.

Ha pasado poco más de una generación desde el colapso del comunismo en Europa del Este y Central, y desde entonces, otros países como China e India se han ido alejando gradualmente de la planificación central como base predominante para organizar la producción económica. Aunque las aspiraciones al socialismo en la práctica pueden haber muerto con la caída del Muro de Berlín en 1989, sus aspiraciones teóricas nunca han sido completamente enterradas. En este sentido, uno de los primeros estudiantes de Mises en Estados Unidos, Richard Cournelle, advirtió que, aunque Mises siempre pudo haber tenido razón sobre la imposibilidad del cálculo económico racional bajo el socialismo, una preocupación exclusiva entre los libertarios con este argumento después del colapso del comunismo haría que el caso del liberalismo fuera irrelevante. Como dice Cournelle, “a pesar de estas desilusiones, la creencia en la propiedad de la acusación marxista del capitalismo persiste con notable intensidad, ciertamente en Oriente y en gran medida en todas partes. La prescripción marxista, o al menos su ingrediente económico, puede estar en descrédito, pero Marx continúa controlando lo social desde su tumba en Highgate” (1992, pp. 3-4). Por lo tanto, «necesitamos ahora entender el proceso social voluntario tan completamente como entendemos el proceso de mercado, y los libertarios podrían mostrar nuevamente el camino» (1992, p. 7), y es Mises, quien «sabía que la economía es el comienzo de la investigación». en la naturaleza y el metabolismo de la acción humana y ciertamente no el final de la misma.”

Tecnosocialismo: más sobre si ahora sería posible planificar la economía con computación e Inteligencia Artificial

Más sobre el tema del socialismo, ahora un tema que ya he presentado aquí a través de otros papers: si ha cambiado la viabilidad de la planificación económica con las nuevas tecnologías en computación y la Inteligencia Artificial. El tema lo tratan Boettke, Peter J. y Candela, Rosolino, “On the Feasibility of Technosocialism” (September 15, 2022). Journal of Economic Behavior & Organization, forthcoming. , Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=

“Los avances tecnológicos asociados con el poder de cómputo y la perspectiva de la inteligencia artificial han renovado el interés sobre la viabilidad económica del socialismo. La cuestión de tal factibilidad gira en torno a si el problema del cálculo económico ha cambiado o no de manera fundamental. A pesar de la perspectiva de lo que King y Petty (2021) denominan “tecnosocialismo”, argumentamos que los avances tecnológicos en computación no pueden reemplazar el proceso de descubrimiento competitivo que tiene lugar en el contexto del mercado. Lo hacemos situando el caso del tecnosocialismo en el contexto del debate del cálculo socialista. Entendido en estos términos, el tecnosocialismo representa una reafirmación del caso del socialismo de mercado, que enmarcó incorrectamente la “solución” al cálculo económico bajo el socialismo como una de datos informáticos, en lugar del descubrimiento de conocimiento específico del contexto que solo emerge a través del intercambio de datos. derechos de propiedad. Por lo tanto, los argumentos presentados por Ludwig von Mises y F.A. Hayek, y más tarde por Israel Kirzner y Don Lavoie, con respecto a la imposibilidad del cálculo económico bajo el socialismo siguen siendo igualmente relevantes hoy.”

El socialismo ha fracasado en cada oportunidad que intentaron imponerlo…y sigue teniendo seguidores?

Siempre sale a consideración este tema: el socialismo ha fracasado en cada intento de ser aplicado y sin embargo sigue teniendo sus seguidores, ¿por qué? El tema se trata en el artículo del Mises Wire titulado “How Do We Define Socialism? By What It Does—and Does Not—Do”, por Vibhu Vikramaditya: https://mises.org/wire/how-do-we-define-socialism-what-it-does-and-does-not-do

“Un famoso aforismo dice: «No puedes dar en un blanco que no puedes ver», lo que expresa una verdad más general. No podemos golpear lo que no podemos ver, porque ver nos permite discernir las cosas de interés de todo lo demás; se enfoca en una señal, en un objetivo, en lugar del ruido que lo rodea.

Definir ideas en busca de la verdad cumple la misma función, permitiéndonos ver qué es la verdad y qué no lo es. Del mismo modo, la falta de comprensión de las ideas surge claramente en primer lugar de la incapacidad para definir correctamente las cosas, razón por la cual los estados totalitarios controlan ampliamente las palabras a través de la propaganda para mantener su poder.

Definir ideas, por lo tanto, puede tener graves consecuencias para los practicantes de Liberty considerando el legado estatal del régimen codicioso y el espectro del socialismo, que continúa acechando al mundo a pesar de sus numerosos fracasos. Por lo tanto, una pregunta importante es, ¿qué es el “socialismo”, es decir, qué significa el “socialismo” como filosofía política y económica?

Karl Heinrich Marx, el padre del “comunismo”, también debería ser declarado padre del socialismo. Aunque Marx heredó una larga tradición de pensamiento socialista, fue su crítica del capitalismo la que sigue sirviendo como manifiesto contra el capitalismo. Una característica definitoria del proyecto socialista de Marx es su naturaleza violenta y revolucionaria, debido a su insistencia en el determinismo de clase. Esta filosofía afirma que dado que las estructuras jerárquicas de clase de la sociedad se basan en el poder y el control sobre los medios de producción, la acción colectiva de muchos para cambiar estas estructuras de poder será sangrienta porque los superiores defenderán violentamente sus posiciones y riquezas.

La otra característica definitoria del socialismo radica en la cornucopia de bienes y servicios que promete a sus participantes. La vida bajo el socialismo, según sus partidarios y practicantes más adeptos, puede entenderse como un estado del ser en el que, como dijo Lenin:

En una sociedad socialista, la libertad y la igualdad dejarán de ser una farsa; el pueblo trabajador ya no estará dividido por trabajar en pequeñas empresas privadas aisladas; la riqueza acumulada por el trabajo común servirá a la masa del pueblo y no la oprimirá; el gobierno de los trabajadores abolirá toda opresión de una nación, religión o sexo por otra.

La crítica de Marx al capitalismo y su visión del socialismo dependen en gran medida de su sentido de alienación. La sociedad moderna se basa en la propiedad privada y en una amplia gama de divisiones del trabajo altamente refinadas en las economías de todo el mundo. Este sistema de propiedad privada alienta la responsabilidad y estimula el comportamiento tanto creativo como productivo. Varios autores marxistas, incluido el propio Marx, elogian la capacidad del capitalismo para sacar a masas de personas de la pobreza.”

Más sobre el libro de Mises, Socialismo, a 100 años de su publicación

Al cumplirse los 100 años del libro Socialismo, de Mises, Albeto Mingardi comenta su contribución en Alberto Mingardi, The Tempting Certainties Offered by Socialism: https://oll.libertyfund.org/page/liberty-matters-perspectives-on-mises-socialism-after-100-years#essay2

“Es bastante triste que los hombres de saber tiendan a preferir escritores oscuros. Las obras escritas en un idioma conocido sólo por los iniciados permiten a la persona culta levantar un muro entre ella y el resto del mundo. Sentirse superior, en cierto sentido. Pero una prosa enrevesada rara vez es el producto de una mente concisa.

Se necesita bastante esfuerzo para malinterpretar a Ludwig von Mises (1881-1973). Socialismo (1922) no es una excepción. Este libro amplía el ensayo pionero de Mises de 1920, “El cálculo económico en la Commonwealth socialista”, que abrió el llamado “debate del cálculo socialista”, una de las grandes controversias en las ciencias sociales del siglo XX. Pero el libro es, como sugiere su subtítulo, “un análisis económico y sociológico”. El núcleo de los argumentos de Mises sigue siendo su gran descubrimiento de dos años antes. Storr lo resume brillantemente:

En ausencia de propiedad privada de los medios de producción, no puede haber rivalidad entre diferentes productores por los insumos. En ausencia de rivalidad no habrá precios significativos, no habrá precios que reflejen la escasez relativa de insumos. En ausencia de precios que reflejen escaseces relativas, no puede haber determinaciones de pérdidas y ganancias, no puede haber comparaciones entre el valor de todos los insumos necesarios para producir un bien y el valor del producto final que se va a producir. En ausencia de determinaciones de pérdidas y ganancias, no puede haber cálculos económicos racionales. Las decisiones sobre qué producir no estarán guiadas por lo que es socialmente beneficioso o socialmente derrochador.”

Se cumplen 100 años de la publicación del libro Socialismo, de Mises. Los puntos más importantes

Se cumplen 100 años de la publicación del extraordinario libro de Mises, Socialismo. Con ese motivo Virgil Henry Storr, Alberto Mingardi, y Yana Chernyak lo comentan en un artículo titulado “Perspectives on Mises’ Socialism After 100 Years” (August 2022). Son tres ensayos, uno de cada autor. Para Storr estos son los principales puntos del texto:

  1. Los precios son necesarios para superar el problema del cálculo y así emprender una acción económica racional.
  2. El socialismo, al eliminar la propiedad privada de los medios de producción, hace imposible el cálculo económico racional.
  3. Una comunidad socialista no solo es impracticable; también es probable que sea tiránico.
  4. Sin embargo, se culpa al capitalismo por errores que nunca cometió.
  5. Los mercados son democracias.

Y termina así:

“Hay otras partes del socialismo que continúan siendo profundamente relevantes y merecedoras de nuestra atención. Vale la pena considerar su discusión sobre la relación entre los mercados y el amor, en particular sus observaciones de que los mercados hicieron posibles los matrimonios basados ​​en el amor, y que los mercados probablemente sean más tolerantes con la diversidad sexual y de género. De manera similar, vale la pena explorar su breve discusión sobre las diferentes moralidades exigidas por el socialismo y el capitalismo y anticipa los escritos recientes sobre este tema. Y su discusión sobre la relación entre el individuo y la sociedad en las comunidades capitalistas y socialistas es fascinante. Cien años después de su publicación, Socialismo de Mises: un análisis económico y sociológico sigue siendo un libro que vale la pena leer.”

 

https://oll.libertyfund.org/page/liberty-matters-perspectives-on-mises-socialism-after-100-years#essay3

Lenin y Mises sobre la planificación económica en el socialismo

Con los alumnos de UCEMA, Historia del Pensamiento Económico y Social, vemos a Lenin sobre la planificación económica en el socialismo en un artículo de 1919 titulado “La política y la economía en la dictadura del proletariado”, y luego un artículo de Mises de un año después sobre la planificación y el cálculo económico en el socialismo.

Dice Lenin:
El trabajo está mancomunado en Rusia a la manera comunista por cuanto, primero, está abolida la propiedad privada sobre los medios de producción y, segundo, porque el Poder proletario del Estado organiza en escala nacional la gran producción en las tierras y empresas estatales, distribuye la mano de obra entre las diferentes ramas de la economía y entre las empresas, distribuye entre los trabajadores inmensas cantidades de artículos de consumo pertenecientes al Estado.

Dice Mises:

Las tentativas de los bolcheviques rusos de hacer del Socialismo algo de la vida real y no un simple programa de partido, no se han enfrentado con el problema del cálculo económico bajo el Socialismo porque las Repúblicas Soviéticas existen en un mundo que crea precios en dinero para todos los medios de producción. Los gobernantes de las Repúblicas Soviéticas basan en esos precios los cálculos de acuerdo a los cuales toman sus decisiones. Si no fuera por esos precios, sus acciones carecerían de objetivos y de planificación. Sólo pueden calcular, llevar libros de contaduría y hacer planes si tienen como referencia ese sistema de precios. Su posición es la misma que la del estado y de las municipalidades socialistas de otros países: no ha surgido aún para ellos el problema del cálculo económico socialista.

Las empresas estatales y municipales calculan en base a los precios de los medios de producción y de bienes de consumo que crea el mercado. Pero sería precipitado deducir que porque existen empresas estatales y municipales, es posible el cálculo económico socialista.

Sabemos que las empresas socialistas de un solo rubro deproducción resultan únicamente porque reciben ayuda de su entorno no socialista. El estado y las municipalidades pueden mantener sus empresas propias porque los impuestos pagados por las empresas capitalistas cubren sus pérdidas. En la misma forma, Rusia ya se habría derrumbado si no hubiera sido apoyada financieramente por los países capitalistas. Pero mucho más importante que esta ayuda material prestada por la economía capitalista a las empresas socialistas es la asistencia mental. Sin las bases para el cálculo que el Capitalismo pone a disposición del Socialismo bajo la forma de precios de mercado, las empresas socialistas no podrían mantenerse, ni siquiera en rubros únicos de producción o en países individuales.

Los escritores socialistas podrán seguir publicando libros acerca de la decadencia del Capitalismo y el advenimiento del milenio socialista; podrán describir los males del Capitalismo en tonos dramáticos y compararlos con tentadores informes de las bendiciones de una sociedad socialista. Sus escritos podrán  seguir impresionando a los insensatos, pero todo eso no cambiará el destino de la idea socialista. El intento de reformar al mundo en tal sentido podría destruir la civilización, pero nunca lograría establecer una comunidad socialista que resultara exitosa.

¿Estás cansada de los socialistas, quienes se niegan todavía a aceptar sus fracasos y millones de muertos?

¿Estás cansado de los argumentos que te presentan los izquierdistas? ¿Estás cansado de que nunca asuman que fracasaron en cada oportunidad que tuvieron? ¿Y que generaron millón de muertos en el siglo XX? Pero, claro, todavía te preguntás cómo es que hay gente a quienes les atraen todavía esas ideas.

Bueno, Richard Fulmer se ha ocupado de tratar cada uno de los argumentos socialista en Econlib, en una serie de artículos titulada “Socialist claims about capitalism”. Aquí están:

https://www.econlib.org/socialists-claims-about-capitalism/

https://www.econlib.org/socialist-claims-about-capitalism-2/

https://www.econlib.org/socialists-claims-about-capitalism-3/

Y comienza de esta forma:

El capitalismo se basa en la codicia, la competencia extrema, el comportamiento depredador y una empatía casi nula.

El capitalismo se basa en la idea de que las personas deben ser libres y que deben ser dueñas de sí mismas y del producto de su trabajo.

Las personas bajo cualquier sistema económico tratan de mejorar su propio bienestar material y el de sus familias y seres queridos. ¿Es eso “codicia” o es simplemente ser responsable?

En general, los individuos tratan de mejorar sus condiciones dentro de las reglas establecidas por la sociedad. Bajo un mercado libre, las personas intercambian bienes y servicios con otros. Es poco probable que un empresario sin empatía por sus clientes entienda qué bienes y servicios quieren sus clientes y no permanecerá en el negocio por mucho tiempo.

En un país socialista, en la medida en que la gente da según su capacidad y recibe según su necesidad, la gente tiende a demostrar mínima capacidad y máxima necesidad. Sin embargo, lo más probable es que los bienes fluyan de los políticamente débiles a los políticamente fuertes. Como resultado, los depredadores suben a la cima.

Al capitalismo no le importan los pobres, los enfermos o los discapacitados.

El capitalismo no es un ser vivo. Solo las personas pueden preocuparse por los demás, y pueden preocuparse por los demás en cualquier sistema económico en el que se encuentren. Bajo un sistema de libre mercado, las personas se benefician al ayudar a los demás. Los empresarios solo pueden beneficiarse proporcionando los bienes y servicios que la gente quiere y por los que están dispuestos y son capaces de intercambiar los frutos de su trabajo.

Para quienes creen que ahora la Inteligencia Artificial permitirá la planificación de la economía: malas noticias

Este artículo no tiene libre acceso pero el tema es importante. Muchas veces, en la discusión sobre la planificación económica en el socialismo, surge la idea de que ahora las cosas serían distintas porque la tecnología de big data, o Inteligencia Artificial, permitirían planificar como no pudo hacerse en todo el período de la Unión Soviética y otros países socialistas.

El artículo se titula “Artificial intelligence and economic planning”, por Robert Gmeiner & Mario Harper y será publicado en la revista AI and Society:1-23: https://philpapers.org/go.pl?id=GMEAIA-2&proxyId=&u=https%3A%2F%2Fdx.doi.org%2F10.1007%2Fs00146-022-01523-x

“Tradicionalmente se ha argumentado que el cálculo económico de un planificador central da como resultado una asignación de recursos irracional e ineficiente, pero esto puede cuestionarse razonablemente dados los avances en la tecnología informática, especialmente la inteligencia artificial. Concluimos que la planificación central junto con la IA aún no puede asignar recursos con la misma eficiencia que las señales de precios y las fuerzas del mercado a través de exámenes de la estructura técnica de los enfoques actuales de IA. La planificación central impulsada por IA no es viable en parte debido a los incentivos, el poder de cómputo, la adquisición de conocimientos/datos y la velocidad de recopilación. Existen profundos problemas de incentivos para que los planificadores, programadores y participantes ordinarios compliquen los esfuerzos de planificación y sesgo de los datos. Lo que es más importante, la IA no puede duplicar fácil o rápidamente las señales de escasez relativa que se generan en los mercados. Algunos desafíos que destacamos son pertinentes a la planificación en general, pero muchos otros surgen de la introducción de un planificador de IA.”

Es tiempo de socialismo: Don Broudreaux comenta, y critica, el último libro de Pikkety

Thomas Pikkety es la estrella en el firmamento académico económico marxista. Su libro Capital en el Siglo XXI fue aclamado por muchos, pero tal vez no leído por todos ellos. Ahora publca un libro con sus artículos para el diario Le Monde (esto quiere decir que hay un interés en difundir las ideas…, y también que éstas sean rentables?, lo cual sería paradójico). El libro se llama Time for Socialism y es comentado por Donald Bourdreaux, profesor de economía en la Universidad de George Mason.

Interesantes sus comentarios, entre los que vemos:

“En el universo de Piketty, las herramientas, las empresas y los procesos económicos que son necesarios para la prosperidad moderna simplemente se materializan, como de la nada. Sobre la formación y operación de los bienes y servicios de capital el lector no obtiene información más allá del supuesto hecho de que, por encima de cierto nivel, la riqueza —es decir, el valor del capital— “tiende a crecer mecánicamente”.3 Una implicación de esta misteriosa realidad es que, debido a que el valor del capital depende del valor de lo que produce, la producción total generada por el capital también tiende a crecer mecánicamente. En el universo de Piketty, entonces, los bienes y servicios de capital no son causados ​​ni afectados por el espíritu empresarial, la asunción de riesgos y las elecciones de inversión privada de los individuos. Las instituciones económicas y sociales, por lo tanto, casi no tienen impacto en la creación de riqueza. Lo mismo ocurre con las políticas económicas y fiscales. La investigación de Adam Smith de 1776 sobre cómo las instituciones y las normas causan la riqueza de las naciones4 —la investigación de Smith sobre cómo las diferentes instituciones y normas causan las diferencias en la riqueza de las naciones— debe ser para Piketty un proyecto totalmente estéril e inexplicable.”

https://www.econlib.org/library/columns/y2022/boudreauxpikettysocialism.html

El socialismo ha fracasado en cada ocasión que tuvo: ¿por qué hay todavía quienes lo buscan?

Cuando los alumnos de las materias sobre historia del pensamiento leen a Marx, Lenin o Trotsky, se preguntan en todos los casos, porqué es que estas ideas siguen teniendo atractivo para algunos. En una interesante entrevista, Marian Tupy trata el tema con Kristian Niemetz, donde abordan todos los aspectos de la historia del socialismo, su implementación y su fracaso. https://www.humanprogress.org/dr-kristian-niemietz-the-human-progress-podcast-ep-26-transcript/

Entre otras muchas cosas que comentan:

“Entonces, ¿cuál fue el período de comprensión de que el socialismo no iba a ser la ola del futuro?

Kristian Niemietz: Desafortunadamente, nunca hubo una comprensión generalizada de eso. Hubo una comprensión en algún momento de la guerra fría de que el socialismo del Bloque del Este no era el camino a seguir. Pero para entonces, los socialistas occidentales ya se habían distanciado con bastante éxito de eso, pero en los años 60, el socialismo soviético del bloque oriental ya estaba muy en sí mismo, había pasado de moda. Ese fue el apogeo del tercermundismo donde idealizaron los regímenes en China, Vietnam y Cuba, en lugar de decir que la Unión Soviética es la estrella de carga del futuro. Cuándo exactamente había sucedido eso. Y sí… no sé, difiere un poco de un lugar a otro. Había… En los años 50, creo que todavía había economistas occidentales que pensaban que la economía soviética… De hecho, le estaba yendo muy bien, se estaba poniendo al día con Occidente, y eventualmente se pondrían al día por completo. De alguna manera había pasado de moda porque la gente se había dado cuenta de que era malo en otros aspectos. Y por la represión y todo eso. Pero creo que la economía como tal todavía tenía una reputación bastante alta… Una reputación bastante buena.

Kristian Niemietz: Lo que debe haber cambiado es que dondequiera que haya una economía como esa, la gente huía, ese era el gran problema. Entonces, el mundo de Berlín no se trataba solo de… No es que todos disfrutaran de la mayor libertad que tenía en Alemania Occidental, aunque eso fue un factor. Pero hubo gente que escapó hasta 1961, muchos de ellos, me imagino que eran bastante apolíticos. No necesariamente les importaba mucho si podían leer docenas de periódicos o si solo podían consumir información controlada por el estado, pero era más, claramente tenían un nivel de vida materialmente más alto en Occidente. Y no quiero descartar que no hay absolutamente nada de malo en valorar un mejor nivel de vida.”