Dos opiniones discutibles: ¿porqué toda opinión de «centro» sería mejor? y ¿la polarización política llevará inevitablemente al colapso social?

Un artículo sobre la polarización política, la “grieta” como le decimos por acá no deja de ser interesante, pero plantea dos temas muy discutibles: el primero es que toda opinión de “centro” es la correcta (¿por qué?) y la segunda que todo se va al demonio, que la polarización seguirá profundizándose hasta terminar en guerras o fabulosas crisis. (¿)

Se trata del artículo “Bleak Future Ahead: The Science behind Contemporary Polarization”, de Alison Godlsworthy y Julian L. Hupper, publicado en el Journal of International Relations and Sustainable Development, Winter 2020, Issue Nr. 15. https://www.cirsd.org/en/horizons/horizons-winter-2020-issue-no-15/bleak-future-ahead-the-science-behind-contemporary-polarization

Respecto a lo que no comparto, me parece claro que, por ejemplo, en el actual debate entre quienes sostienen políticas mercantilistas y proteccionistas, y el libre comercio, las ventajas no están en “un poquito de mercantilismo y un poquito de libre comercio”. Si fuera así, hay que revisar la teoría económica desde Smith,  Ricardo, Heckscher-Ohlin y hasta Krugman. Respecto a lo segundo, refiero a todos los posts que he puesto ya de Matt Riddley.

Así comienza el artículo:

“Ha habido mucha discusión sobre la creciente polarización política en todo el mundo, particularmente en las democracias liberales occidentales. Cantos sugiriendo que encerremos a nuestros líderes han reverberado alrededor de los estadios. Políticos de los partidos principales y sus niños pequeños han tenido que ser escoltados a su casa por una falange de policías mientras se les arroja cualquier cosa. Se está convirtiendo en norma que los parlamentarios necesiten botones de pánico instalados en sus habitaciones. Mientras la polarización irrumpió en la conciencia de los Estados Unidos y el Reino Unido a raíz del Brexit y el voto presidencial en 2016, tiene largas raíces históricas.

En los últimos veinte años, la Encuesta Nacional de Elecciones en USA ha registrado casi el doble de sentimientos hostiles entre demócratas y republicanos. A medida que la gente ve a los demás de manera más negativa, se alían con los suyos, aumentando la lealtad al partido. Es un círculo vicioso que es tremendamente difícil de desconectar. Encuestados por el  Informe de riesgo global 2019 del Foro Económico Mundial clasificaron la «Creciente polarización de las sociedades» como solo superada por el cambio climático como conductor subyacente de riesgo.

La polarización no siempre es buena según las líneas de problemas, aunque puede ser. En cambio, estamos experimentando » polarización afectiva «, por lo que nuestras identidades políticas se convierten en la línea de división común: salir o permanecer; Trump o Nunca Trump; Demócrata o republicano. Esto significa que las personas pueden tener poca idea lo que otros piensan realmente sobre un problema, resultando en percepciones de otros puntos de vista que son muy inexactos. Una investigación de More in Common encontró que en los Estados Unidos 85 por ciento de los republicanos piensan que la inmigración controlada puede ser buena para ese país. Sin embargo, los demócratas estiman que solo el 52 por ciento de los republicanos lo cree.  Del mismo modo, el 29 por ciento de los demócratas creen que Estados Unidos debería tener bordes abiertos. Los republicanos estiman 62 por ciento de los demócratas quieren completamente bordes abiertos.

Esta no es la primera vez que las naciones más avanzadas el mundo se han polarizado. Esos períodos generalmente han terminado en disturbios civiles, recesión profunda o guerra. Sacudidas al sistema que obliga a las personas a desafiar supuestos y creencias que han sostenido profundamente.

Los intentos de aliviar nuestras pobres percepciones, divisiones, y contrarrestar la histórica tendencia también enfrentan barreras significativas. Trabajamos, vivimos e interactuamos cada vez más con personas políticamente similares a nosotros, por lo que hay pocas posibilidades de curso correcto. En cambio, la brecha se amplía y, como argumentamos en este ensayo, hace que la mirada futura sea sombría. No hay soluciones fáciles y creemos que podemos haber pasado el punto donde el Reino Unido, o Estados Unidos, puedan rescatarse sin experimentar consecuencias muy graves. Las cosas empeorarán antes de ponerse mejor.”

La polarización en el periodismo alcanza a su nave insignia: el New York Times

En la página Law & Liberty, de Liberty Fund, John McGinnis comenta cambios en el diario más importante de los Estados Unidos, y tal vez del mundo, el New York Times, que serían el resultado de caer en la polarización política, perder confianza sobre la neutralidad en las noticias y variedad en las opiniones: https://www.lawliberty.org/2019/11/14/the-ongoing-decline-of-the-new-york-times/

¿Acaso la nueva competencia de los medios digitales y otras fuentes lleva a que veamos solamente aquello que queremos ver, es decir noticias desde nuestra propia perspectiva, y esto fuerza a un medio como éste a inclinarse por un lado en particular?

Así comienza el artículo:

“He estado leyendo el New York Times durante más de cinco décadas. Para cuando tenía diez años, llegaba a casa de la escuela para sumergirme en sus páginas, cautivado por el mundo exterior, me envolvía todas las tardes en la mesa de la cocina de mis padres. Incluso jugué el juego Stratego en el porche de nuestra casa de campo contra un niño mayor que se convertiría en su editor.

Por lo tanto, es doloroso para mí ver la caída de una institución que alguna vez fue digna. En un momento, algunos afirmaban que era el documento oficial de los Estados Unidos debido a su informe objetivo y la ausencia de una agenda persistente para determinar qué noticias se pueden imprimir.

La perspectiva sensata de centro-izquierda generalmente condujo sus editoriales. Estas no eran mis opiniones entonces o ahora, pero el periódico ofreció un desafío útil para una perspectiva liberal clásico perdurable.

En la última década, sin embargo, los editoriales se han movido bruscamente a la izquierda hasta el punto de haber abandonado la racionalidad económica. Por ejemplo, mientras que el Times siempre ha favorecido impuestos más altos, una vez reconoció que la interferencia con el mercado podría ser contraproducente y, por lo tanto, no era compatible con el control de alquileres ampliado en Nueva York. Pero ahora es una animadora vocal de la política, una que los economistas, derecha e izquierda, creen socava el stock de viviendas de las ciudades. Su página editorial arremete contra los negacionistas el cambio climático mientras se convierte en negacionista de las leyes económicas fundamentales.

La página de opinión comenzó como una especie de contrapunto al consejo editorial. Ahora los artículos de opinión se inclinan casi uniformemente y los editores de artículos de opinión parecen estar interesados ​​en inclinando aún más las presentaciones que reciben. Un artículo de opinión reciente, por ejemplo, que resumía el hallazgo de dos reporteros sobre la controversia de nominación de Kavanaugh, fue editado para omitir el hecho importante de que otra mujer de quien se decía que Kavanaugh se había expuesto en Yale no recordaba el incidente. Su nuevo lema parece ser: «No imprima los hechos exculpatorios sobre figuras públicas desfavorecidas».

Más preocupante es el sesgo en las páginas de noticias. Para estar seguros, nuestra democracia ha sobrevivido períodos en los que solo se podían encontrar fuentes de noticias altamente partidistas. Para no abrazarnos a la nostalgia, debemos recordar que los documentos en la primera república eran casi uniformemente porristas para una parte u otra. Pero en una era donde las políticas públicas son más complejas porque el gobierno hace muchas más cosas, un conjunto común de datos y hechos promueve buenas políticas y reduce la polarización.”