Walter Castro y Julio Elías sobre el mercado de transplantes de hígado, y que diría Adam Smith

Walter Castro y Julio Elías publican un muy interesante paper como parte de los Documentos de Trabajo de UCEMA titulado INJECTING ADAM SMITH’S IDEAS IN THE MARKET FOR KIDNEY TRANSPLANTS Walter Castro y Julio Elias,  Abril 2022 Nro. 828; www.cema.edu.ar/publicaciones/doc_trabajo.html

Un tema seguramente polémico para muchos. Acá una traducción de su resumen, que no será como la han escrito los autores porque va vía Google Traductor:

“Los órganos para trasplante son extremadamente valiosos y su escasez se ha convertido en uno de los temas de política pública más candentes en la mayoría de los países con programas de trasplante desarrollados. ¿Podría el sistema de trasplante de riñón beneficiarse de una inyección de las ideas de Adam Smith? En este artículo, combinamos las ideas de Adam Smith de La teoría de los sentimientos morales y La riqueza de las naciones para analizar los principales desarrollos del mercado de trasplantes de riñón, incluido el intercambio de riñones, las reglas predeterminadas para las donaciones de personas fallecidas (consentimiento presunto versus consentimiento informado), reglas de prioridad y propuestas para pagar a los donantes de órganos. Inyectar las ideas de Adam Smith en este problema aporta nuevos conocimientos en términos de política pública y diseño de mercado. Por ejemplo, su teoría de igualación de diferencias, expuesta en el Libro I, Capítulo X, de La Riqueza de las Naciones, proporciona una base para estimar cuál sería el precio de un riñón en un mercado legal (Becker y Elias 2007). Sus visiones sobre las decisiones humanas que pugnan entre las ‘pasiones’ y el ‘espectador imparcial’ y sobre las dificultades de organizar la vida económica apelando principalmente a la benevolencia, y otros sentimientos hacia los allegados, son esclarecedores para el diseño político de cualquier sistema de donación (remunerada, donaciones o intercambios no dirigidos) proporcionando una comprensión de lo que motiva a las personas en el contexto de los mercados. Teniendo en cuenta las ideas de Adam Smith, también evaluamos muchas restricciones que existen actualmente en el mercado de los trasplantes de riñón que imponen límites severos a las decisiones individuales, algunas de ellas para compensar una posible falta de autocontrol. Esperamos mostrar con nuestro análisis no sólo la actualidad de las ideas de Smith sino la importancia para el análisis económico de combinar tanto la Teoría de los Sentimientos Morales como la de la Riqueza de las Naciones, y no considerarlas por separado como obras maestras aisladas.”

Alvin Roth en UCEMA (III): transplantes de órganos cuando el Estado prohíbe los intercambios entre personas

De la Revista UCEMA: https://www.ucema.edu.ar/revista-ucema/nro32/marketing-design

El trasplante de riñones

Cuando vemos una larga lista de personas esperando para comprar un bien escaso, sospechamos que la demanda supera la oferta y podemos concluir que esta escasez está ocurriendo porque el precio es demasiado bajo para generar más oferta. En los Estados Unidos y en Argentina hay una escasez real de trasplantes de riñón. Esta mañana en los Estados Unidos alrededor de cien mil personas están esperando transplantes de riñón de donantes fallecidos, pero sólo recibimos alrededor de doce mil al año. Muchos de los que esperan riñones están en diálisis, y la esperanza de vida durante la diálisis no es larga. Miles de personas mueren cada año mientras esperan. Mientras tanto, el precio de los riñones es cero, ya que es ilegal en casi todos los países comprar o vender riñones para trasplantes. El propio riñón debe ser un regalo.

Pero los riñones son inusuales. Las personas sanas tienen dos riñones y pueden permanecer saludables con sólo uno. Así que si usted ama a alguien que está muriendo de insuficiencia renal, es posible que pueda salvar su vida donando un riñón. Hay cerca de seis mil donaciones vivas cada año en los Estados Unidos. Eso significa que en los EE.UU. hay casi tantos donantes vivos como donantes fallecidos (los donantes fallecidos donan dos riñones). Pero a veces, a pesar de que usted está lo suficientemente sano como para dar un riñón, no se puede dar a la persona que amas porque los riñones tienen que ser emparejado, tienen que ser compatible. Y esto es lo que abre la posibilidad de intercambio de riñones y trae economistas en el proceso de diseño del mercado.

El tipo más simple de intercambio renal es entre dos pares de pacientes y donantes. En casos más complejos, se pueden incluir pares adicionales generando ciclos con más de 2 trasplantes de riñón. Tenga en cuenta que sólo los riñones se intercambian aquí, no dinero, no se vende riñón y eso es porque es ilegal comprar un riñón para el trasplante. La Sección 301 de la Ley Nacional de Trasplantes de Órganos de los Estados Unidos dice: «será ilegal que cualquier persona adquiera conscientemente, reciba o transfiera cualquier órgano humano para su consideración valiosa para su uso en trasplantes humanos». Comenzamos a hacer intercambio de riñón a principios de los años 2000. Hasta 2007, antes de que el Congreso modificara finalmente la Ley de Trasplante de Órganos Nacionales para decir que, de hecho, el intercambio de riñón es legal en los Estados Unidos (pero utilizando la frase educada «donación de órganos humanos», que evita el uso de la palabra «intercambio»).

Para asegurarse de que ambas partes de la transacción a través de, en un intercambio de riñón médicos realizar las cirugías al mismo tiempo. Usted no puede hacer cumplir un contrato sobre un riñón (ya que la ley prohíbe «consideración valiosa»). Si por alguna razón un par donó un riñón pero luego no recibió uno, entonces este donante y su paciente realmente habrían sufrido. Habrían tenido una cirugía que no les ayudó y, lo que es más importante, ya no tendrían un riñón para participar en un intercambio de riñones. Por lo tanto, para asegurarse de que nunca sucede, siempre hacemos estos sencillos intercambios de dos vías simultáneamente. Pero eso significa que usted necesita cuatro quirófanos simultáneos y cuatro equipos quirúrgicos simultáneos para poder realizar las dos nefrectomías (extracciones de riñón) y dos trasplantes al mismo tiempo. Así que es difícil de hacer, es un mercado congestionado.

Un intercambio que comienza con un donante no dirigido es una cadena en lugar de un ciclo, ya que no tiene que volver a su inicio: el donante no dirigido es una persona altruista que llega sin un paciente y está dispuesto a dar un Riñón sin recibir uno a cambio. En el pasado, los donantes no dirigidos fueron dirigidos a personas de la lista de espera de los donantes fallecidos, generando sólo un trasplante. Pero el intercambio renal hizo posible que un donante no dirigido generara más de un trasplante, ya que una cadena podría comenzar con un donante no dirigido, incluir algunos pares de donantes y terminar con una donación a alguien en la lista de espera.

En una cadena de donantes no dirigida no es tan costoso si un enlace se rompe como lo es en un intercambio enteramente entre parejas. Supongamos que un enlace está roto, p. En el primer día el donante no dirigido da su riñón al receptor uno y en el segundo día, por cualquier razón, el donante que es el compañero del receptor no da al receptor dos. Eso sería muy decepcionante, pero no sería una tragedia para el segundo par porque estaban programados para recibir un riñón antes de que le dieran uno. Todavía tienen un riñón aunque el trasplante no ocurrió. Así que la semana siguiente, pueden tomar parte en el intercambio de riñón de nuevo. Por lo tanto, el costo de un enlace roto en una cadena es mucho menor que en un ciclo y eso nos dio espacio para explorar sus beneficios.

Con el tiempo hemos formado muchas cadenas no simultáneas y esas cadenas a veces pueden ser muy largas. A medida que la experiencia se acumula, aumenta la evidencia de que las cadenas no-simultáneas potencialmente largas son buenas para los pacientes renales, especialmente para los pacientes más difíciles de igualar. Hoy casi la mitad de los intercambios de riñón en los EE.UU. vienen a través de cadenas no simultáneas. Y el intercambio de riñones ha crecido hasta llegar al 14 por ciento del trasplante de donantes vivos en los Estados Unidos. Comenzó a extenderse por todo el mundo. Ha habido un intercambio de riñones en Argentina en la Fundación Favaloro en Buenos Aires. Pero sigue siendo complicado en Argentina: requiere el permiso de un juez. La ley argentina de trasplante es un poco compleja. Muchos de los trasplantes se realizan en Argentina pero son casi todos los trasplantes de donantes fallecidos. No hay tantos trasplantes de donantes vivos. Por lo tanto, en Argentina hay espacio importante para el crecimiento de los trasplantes de donantes vivos.

Hay partes del mundo donde se hacen muy pocos trasplantes. Por ejemplo, en Filipinas, donde es posible obtener un trasplante de riñón, pero muy pocas personas pueden hacerlo porque el seguro de salud filipino no lo cubre. No es asequible para muchas personas que de otro modo podrían tener un trasplante de riñón.

Ahora estamos empezando a desarrollar Global Kidney Exchange, una manera de traer a los pares de donantes del extranjero del extranjero en el intercambio de riñón de EE.UU. Cada vez que trasplante a un estadounidense, que de otra forma está en diálisis, que ahorra el sistema de salud estadounidense alrededor de un cuarto de millón de dólares en los primeros cinco años. Si puede traer a un paciente donante de Filipinas que podría haber recibido el trasplante, pero no está disponible para ellos por razones financieras, entonces usted puede financiar su trasplante en los EE.UU.

En enero de 2015, la organización de intercambio de riñones denominada Alliance for Paired Donation hizo la primera edición de Global Kidney Exchange, con un par de Filipinas. José Mamaril recibió un riñón de un donante estadounidense no dirigido en Georgia. Su esposa, Kristine, donó uno de sus riñones a un receptor estadounidense en Minnesota, cuyo donador continuó la cadena donando a un paciente en Seattle.

En la Argentina, donde muchos pacientes de países vecinos llegan a recibir un trasplante a través del sistema INCUCAI, el intercambio renal global podría ser una buena posibilidad para aumentar el trasplante vivo, permitiendo a los pacientes extranjeros traer donantes vivos al intercambio renal.

Mueren esperando trasplantes de órganos y mientras tanto nos negamos a ponerles precios

Hay temas que son urticantes. Uno de ellos es la compra y venta de órganos humanos. Los economistas han señalado hace tiempo ya, que cuando un bien tiene un precio cero, es decir, es gratis, entonces tendrá una alta demanda y una restringida oferta. Esto parece suceder con los órganos, ya que en todos los países escasean al mismo tiempo que mucha gente se lleva órganos sanos a la tumba. Pero plantear la existencia de un mercado ofende a más de uno.

trasplante

Un trabajo de Julio Elías (Ucema), Nicola Lacetera (Universidad de Toronto) y Mario Macis (John Hopkins University) analiza este tema: “¿Valores sagrados? El efecto de la información sobre las actitudes hacia el pago por órganos humanos”, NBER Working Paper 20866, http://www.nber.org/papers/w20866.pdf

Aquí su resumen:

“Muchas transacciones económicas son prohibidas –aún en ausencia de preocupaciones sobre la salud o la seguridad o externalidades negativas- debido a las preocupaciones éticas que ocasionan estos intercambios, los que son percibidos como ‘repugnantes’ si se realizan a través del mercado. Establecer un sistema de pagos por órganos humanos es un ejemplo particularmente relevante dadas sus implicancias para la salud pública. En casi todos los países estos pagos están prohibidos porque con considerados moralmente inaceptables –una prohibición que las sociedades parecen aceptar a pesar de las largas listas de espera y las altas tasas de mortalidad para las personas que esperan un trasplante. Hemos investigado cuán profundamente se enraízan estas actitudes y, en particular, si proveer información sobre cómo un mecanismo de precios podría aliviar la escasez de órganos puede cambiar la opinión de la gente sobre la legalización de estas transacciones. Realizamos una consulta experimental con 3.147 personas en los Estados Unidos y encontramos que la provisión de información aumenta significativamente el apoyo en favor de pagos por órganos desde una base del 52 al 72%, y este aumento se aplica a los subgrupos más relevantes de la muestra analizada. Otros estudios sobre el apoyo a otras actividades moralmente controversiales muestra que el cambio de actitud en respuestas a la información depende del tipo de actividad en consideración y la interacción con otras creencias.”

Para quienes efectivamente repugnan estas posibles transacciones, el trabajo trae algunos datos:

“Solamente en los Estados Unidos hay más de 120.000 personas en listas de espera para trasplantes de órganos. Cada año se realizan solamente unos 29.000, y unas 10.000 personas mueren esperando un órgano o dejan la lista de espera porque están ya muy enfermos. El período promedio de espera para un trasplante de riñón es de 4,7 años, más de 2,9 más que hace una década. El costo de la escasez de oferta también se muestra en la carga financiera de procedimientos alternativos, tales como la diálisis en el caso de los riñones, que tiene en costo estimado de 250.000 dólares por paciente”.

Muchos se preguntarán cómo podría ser un mercado posible. ¿Acaso los pobres venderían sus órganos para salir de una urgencia económica? Nada de eso. Walter Block señalaba hace tiempo que muy probablemente existiría un sistema de seguros donde la compañía contrataría con sus clientes para que le entregaran sus órganos sanos al morir, sabiendo que también podrían recibirlos en caso de necesidad de otros clientes. Y la empresa no tendría incentivos para matar a sus clientes, la reputación al respecto sería de fundamental importancia para atraerlos en primer lugar. En fin, poco podemos saber sobre cómo desarrollarían los emprendedores un mercado de este tipo, asumiendo una estricta vigencia y respeto del derecho a la vida, la propiedad y los contratos.