Biólogos, geólogos y matemáticos sobre el cambio climático y la provisión voluntaria de bienes públicos

Este paper me llamó la atención por dos cosas. Una es por el tema y el enfoque que presenta en relación a cuestiones que son muy calientes hoy en día, precisamente el del calentamiento global entre otros. Y luego como un concepto claramente económico como el de bien público aparece en trabajos de académicos de otras disciplinas. En este caso el paper se titula:

Coalition-structured governance improves cooperation to provide public goods y los autores son Vítor V. Vasconcelos1,2,3*, Phillip M. Hannam4,5*, Simon A. Levin1,6,7, and Jorge M. Pacheco8,2,9

Y éstas son las instituciones a las que pertenecen:

1 Department of Ecology and Evolutionary Biology, Princeton University, Princeton NJ, USA

2 ATP-group, P-2744-016 Porto Salvo, Portugal

3 INESC-ID and Instituto Superior Técnico, Universidade de Lisboa, IST-Taguspark, Porto Salvo, Portugal

4 Science, Technology & Environmental Policy Program, Woodrow Wilson School of Public and International Affairs, Princeton University, Princeton NJ, USA

5 School of Geography, University of Leeds, Leeds, UK

6 Resources for the Future, Washington DC, USA

7 Beijer Institute of Ecological Economics, Stockholm, Sweden

8 Centro de Biologia Molecular e Ambiental, Universidade do Minho, Braga, Portugal

9 Departamento de Matemática e Aplicações, Universidade do Minho, Braga, Portugal

 

No hay nadie de un departamento de Economía. Bueno, muy bien. Nada mejor que la interdisciplinariedad. Éste es el resumen:

“Si bien los beneficios de los bienes comunes y públicos son compartidos, tienden a ser escasos cuando las contribuciones son proporcionadas voluntariamente. La falta de cooperación en la provisión o preservación de estos bienes es fundamental para los desafíos de sostenibilidad, que van desde la pesca local hasta el cambio climático global.

En el mundo real, tales dilemas cooperativos ocurren en múltiples interacciones con intereses estratégicos complejos y frecuentemente sin información completa. Argumentamos que la cooperación voluntaria habilitada a través de múltiples coaliciones (similar a la policéntrica) no solo facilita una mayor generación de bienes públicos no excluibles, sino que también puede permitir la evolución hacia un enfoque de gobernanza más cooperativo, estable e inclusivo.

Al contrario de cualquier estudio previo, mostramos que estos méritos de la gobernanza de múltiples coaliciones son mucho más generales que los ejemplos singulares que se presentan en la literatura, y son robustos en diversas condiciones de exclusibilidad, congelabilidad del bien público no excluible y formas arbitrarias. de la función de retorno a la contribución. Primero confirmamos la intuición de que una coalición única sin cumplimiento y con jugadores que persiguen su propio interés sin conocimiento de los retornos a la contribución es propensa al fracaso cooperativo. A continuación, demostramos que el mismo modelo pesimista pero con una estructura de gobernanza de múltiples coaliciones experimenta una cooperación relativamente mayor al permitir el reconocimiento de ganancias marginales de cooperación en el juego en juego. En ausencia de aplicación, los regímenes de bienes públicos que evolucionan a través de la proliferación de foros cooperativos voluntarios pueden mantener e incrementar la cooperación con más éxito que los regímenes singulares e inclusivos.”

Greta Thunberg: está muy bien que los jóvenes se rebelen y quieran cambios, pero ser joven no garantiza ser razonable

Robby Soave, autor del libro Panic Attack: Young Radicals in the Age of Trump. 

comenta  la designación de Greta Thunberg como Person of the Year por la revista Time: https://reason.com/2019/12/11/greta-thunberg-time-person-of-the-year/

La canonización secular de Greta Thunberg está completa: la revista Time la nombró la Persona del Año 2019, pasando por alto a candidatos como los manifestantes de Hong Kong o los denunciantes de la administración Trump.

 

La designación es bastante arbitraria (¿cómo se cuantifica exactamente la influencia?) Y no se debe tomar demasiado en serio (al menos no después de 2006). Y aunque el tono del artículo de Time sobre Thunberg es muy hagiográfico, la designación no es necesariamente un respaldo del ganador: Adolf Hitler fue la Persona del Año en 1939. Todo esto es para decir que realmente no importa quién gane Persona del año, por lo que nadie debería estar tan molesto de que este año sea un activista de cambio climático de 16 años.

 

Y, sin embargo, el premio refuerza la idea de que Thunberg es alguien cuya ira justa debería traducirse automáticamente en políticas públicas. Como Nick Gillespie observó en un artículo sobre su activismo, Thunberg es un avatar del «pensamiento catastrófico», y empuja erróneamente un mensaje de pesimismo:

 

Los histriónicos de Greta Thunberg probablemente sean sinceros, pero ni ellos ni las respuestas deplorables que conjuran son una guía para una buena política ambiental en un mundo que se enriquece cada día más. Por primera vez en la historia humana, la mitad de la población de la Tierra es de clase media o más rica y la tasa de muertes por desastres naturales está muy por debajo de lo que era hace unas décadas. Proteger todo lo que es tan importante como proteger el medio ambiente y, lo que es más importante, esos dos objetivos no son mutuamente excluyentes.

 

Después de décadas de tratar a los niños como poco más que mascotas, los medios de comunicación ahora dan demasiado peso a las opiniones de los activistas adolescentes, particularmente cuando protestan sobre temas como el cambio climático, la violencia armada en las escuelas, la desigualdad de ingresos, etc. Como ha escrito Ilya Somin. , los jóvenes, incluso aquellos que pueden afirmar de manera creíble que han sido especialmente perjudicados por alguna crisis, generalmente no tienen ideas especiales o un fuerte conocimiento de las políticas públicas. De acuerdo con Somin:

 

Los jóvenes, como regla general, saben menos sobre el gobierno y las políticas públicas que otros grupos de edad. Por esa razón, también es menos probable que tengan ideas valiosas sobre cómo abordar problemas difíciles. …

 

Sería un error descartar de antemano las propuestas de políticas, simplemente por la edad de sus adherentes. Pero también es un error atribuir cualquier sabiduría política especial a los jóvenes. El hecho de que un gran número de jóvenes apoye una causa política agrega poco, si es que algo, a sus méritos.

 

Thunberg es la Persona del Año del Time, pero eso no hace que sus afirmaciones sobre el futuro del planeta sean menos erróneas: no estamos «en el comienzo de una extinción masiva» y el mundo no va a terminar en el próximo 10-12 años salvo la adopción de sus ideas radicales.