El legado de Mikhail Gorbachov: su mayor éxito fue su fracaso

Nathaniel Rachman es un reciente graduado en historia en la Universidad de Oxford. Joven, pero sagaz, escribe aquí una evaluación sobre Mikhail Gorbachov, cuyo fracaso fue su mejor  éxito. El artículo se titula “Gorbachov’s Legay”, en Persuasion: https://www.persuasion.community/p/gorbachevs-legacy

“Todas las carreras políticas terminan en fracaso, o eso dice el refrán. Pero algunos estadistas fracasan mejor que otros, algunos incluso fracasan heroicamente. Mikhail Gorbachev, quien murió el martes de la semana pasada, era un maestro en el arte.

Si juzgamos a los líderes por su capacidad para afirmar su voluntad y promulgar sus programas, Gorbachov fue una catástrofe histórica. Al llevar a cabo sus programas de reforma de la perestroika y la glasnost, su objetivo nunca fue disolver el sistema debajo de él, sino salvarlo. Un comunista celoso, a la edad de 17 años había recibido la Orden de la Bandera Roja del Trabajo, firmada por el mismo Stalin, por ganar una competencia local para cosechar la mayor cantidad de granos. Como líder de su nación, permaneció comprometido con las enseñanzas socialistas, incluso cuando renegó de su pasado más sangriento. Menos de dos años antes de la disolución de la Unión Soviética, declaró que “alejarse de Lenin sería arrancar las raíces de nuestra sociedad y nuestro estado, devastar los corazones y las mentes de generaciones enteras”.

La esperanza de Gorbachov era reformar un estado moribundo y revitalizar una ideología moribunda. En ambos aspectos, su fracaso fue total. La Unión Soviética y sus ideales socialistas quedaron, como había predicho Reagan, en el “montón de cenizas de la historia”.

La grandeza de Gorbachov residía, en cambio, en aceptar el colapso de su propia autoridad, un acto de estadista que lo dejaría sin estado. Los líderes soviéticos no estaban destinados a tolerar la disidencia, pero Gorbachov finalmente cargó con las humillaciones de su tiempo en el cargo como el precio de la liberalización.”

¿Son las diferencias de sexo algo solamente cultural y no biológico? ¿También lo es el «instinto maternal»?

Está muy bien avanzar en reducir y eliminar toda diferencia de trato por motivo de sexo, raza u otro, pero de ahí a negar hechos científicos hay un largo trecho. Ahora, en ese afán, hay quien sostiene que el llamado “instinto maternal” es un invento cultural para sojuzgar a las mujeres, para que no salgan a trabajar, y otras cosas.

Lo trata David C. Geary es Curators’ Distinguished Professor en el Department of Psychological Sciences and the Interdisciplinary Neuroscience Program de la University of Missouri en un artículo en la revista digital Quillette, titulado : “The Ideological Refusal to Acknowledge Evolved Sex Differences”: https://quillette.com/2022/09/01/the-ideological-refusal-to-acknowledge-evolved-sex-differences/

Así comienza:

“Queda mucho por aprender sobre la naturaleza y los orígenes de las diversas diferencias sexuales, pero se sabe más de lo que la mayoría de la gente cree. Gran parte de la confusión actual es generada por activistas que suprimen, atacan y distorsionan la información sobre las diferencias sexuales para reforzar sus narrativas ideológicas preferidas. Estas distorsiones impulsadas por la ideología se ilustran útilmente en un ensayo reciente del New York Times de Chelsea Conaboy, que anuncia que el instinto maternal es un «mito», una construcción social generada y defendida por el patriarcado para impulsar a las mujeres a criar hijos y mantenerlos alejados. de la mano de obra.

Aparentemente, el objetivo de Conaboy es deshacer 200 millones de años de evolución de los mamíferos, que produjeron una inversión materna en la descendencia. Ella señala correctamente que, en el pasado, las sociedades occidentales desalentaron y, a menudo, excluyeron a las mujeres de ingresar a la educación superior y trabajos profesionales. Pero mientras esto continúa ocurriendo en muchas partes del mundo, en las sociedades occidentales altamente desarrolladas, las mujeres ahora superan en número a los hombres en la educación superior. Jerry Coyne ha brindado una valiosa réplica sobre este punto y varios otros en el ensayo de Conaboy, al que agregaré algunos más aquí.

El primero se relaciona con la construcción del cerebro de los padres, sobre el cual escribe Conaboy:

Una nueva investigación sobre el cerebro de los padres deja en claro que la idea del instinto maternal como algo innato, automático y claramente femenino es un mito que se ha mantenido a pesar de los mejores esfuerzos de las feministas por desacreditarlo desde el momento en que entró en el discurso público.

De acuerdo con este punto de vista, el cerebro de los padres es esencialmente una pizarra en blanco llena de experiencias dictadas principalmente por las expectativas sociales para mujeres y hombres. En otras palabras, los cerebros de los padres de mujeres y hombres y los comportamientos asociados serían los mismos con las costumbres sociales y las expectativas de comportamiento correctas. Pero esta afirmación no tiene en cuenta que los machos se dedican muy poco a la crianza de la gran mayoría de los mamíferos, especialmente aquellos (incluidos los humanos) en los que los machos compiten intensamente por el estatus.”

El papel de las instituciones en la economía, las ideologías y la evolución de las sociedades

Con los alumnos de Historia del Pensamiento Económico y Social, de UCEMA, vemos a Douglass North  quien, como otros autores que hemos visto en la materia, enfatiza el papel que cumplen las ideas en la evolución de las sociedades. De su artículo “Instituciones, Ideología y Desempeño Económico”:

“Las ideologías subyacen las estructuras que poseen los individuos para explicar el mundo que los rodea. Las ideologías contienen un elemento normativo esencial; es decir, explican tanto cómo es el mundo y cómo debiera ser. Mientras que los modelos subjetivos suelen ser una combinación de creencias, dogmas, teorías cuerdas y mitos, usualmente contienen también elementos de una estructura organizada que los hacen mecanismos económicos para recibir e interpretar información.

La ideología no juega un papel en la teoría económica neoclásica. Los modelos racionales asumen que los actores poseen modelos correctos para interpretar el mundo que los rodea o para recibir información que los llevará a revisar y corregir sus modelos incorrectos. Quienes no se adapten fracasarán en los mercados competitivos que caracterizan a las sociedades. Uno de los temas importantes es la información que reciben los individuos acerca de sus modelos subjetivos, lo cual los llevará a ponerlos al día. Si la racionalidad instrumental de la teoría económica fuese correcta, anticiparíamos que las teorías falsas serían descartadas, y en cuanto a que la maximización de la riqueza es una característica del comportamiento humano, podríamos decir que el crecimiento sería característico en toda economía. Con un horizonte lo suficientemente lejano, puede ser que esto sea correcto, pero luego de 10,000 años de historia económica humana seguimos lejos de un crecimiento económico universal. El hecho simple es que no poseemos la información para poner al día nuestras teorías subjetivas y llegar a una sola teoría verídica; consecuentemente, no hay un equilibrio que se obtenga como producto. Al contrario, lo que existen son varios equilibrios que nos llevan en varias direcciones, incluida la estagnación y el decrecimiento de las economías. La ideología importa, pero ¿de dónde vienen los modelos subjetivos de los individuos, y cómo se alteran?

Los modelos subjetivos que las personas utilizan para descifrar el ambiente son en parte una consecuencia del crecimiento y de la transmisión del conocimiento científico, y en parte de la herencia cultural de cada sociedad. En la medida en que la primera forma de conocimiento (científico) determine las decisiones, un enfoque racional e instrumental es la mejor manera de analizar el desempeño económico, pero la gente siempre ha acudido a mitos, tabúes, religiones, y otras formas de herencia cultural para explicar su ambiente. La cultura es más que una mezcla de distintas formas de conocimiento; está cargada de valores y estándares de comportamiento que han evolucionado para resolver problemas de intercambio, ya sea éste social, político o económico. En toda sociedad evoluciona una estructura informal para estructurar la interacción humana. Esta estructura es el “inventario de capital” básico que define la cultura de una sociedad; es decir, que la cultura provee un orden conceptual basado en el idioma para codificar e interpretar la información que los sentidos le presentan al cerebro. Como resultado, la cultura no sólo juega un papel en formar las reglas formales sino también está por debajo de los frenos informales que son parte de las instituciones.

Las construcciones ideológicas que los individuos poseen para explicar su ambiente cambian. Estas construcciones son claramente influenciadas por los cambios fundamentales en los precios relativos, lo cual resulta en una inconsistencia persistente entre los resultados percibidos y los resultados predichos por los modelos subjetivos que poseen los individuos. Pero eso no es todo. Las ideas importan; la combinación de cambios generados en precios relativos filtrada a través de las ideas condicionadas culturalmente es la responsable de que los modelos subjetivos evolucionen.”

Éste es un tema central: el impacto de la cultura en las instituciones, y luego, en los resultados económicos y políticos

En estas páginas trato de reflejar algunos temas que pueden ser interesantes, que abren polémicas o que aportan conceptos a una discusión, pero el tema de este artículo creo que es central, aunque no se esté de acuerdo en todo lo que expone. La cuestión es la relación entre la cultura en una sociedad y la calidad de sus instituciones, lo que luego determina su éxito o fracaso. Es lo que trata un paper de Torsten Persson, IIES, Stockholm University; CEPR, CES-Ifo, LSE, and NBER y Guido Tabellini, Department of Economics and IGIER, Università Bocconi; CEPR, and CESifo, titulado “Culture, Institutions and Policy”: https://ssrn.com/abstract=3680457

“Dado que el trabajo empírico de Acemoglu et al. (2001), la investigación histórica ha documentado los efectos sorprendentemente persistentes de instituciones pasadas en el desarrollo economico y la política. Tres buenos ejemplos de una literatura grande y creciente son Dell (2010), Nunn y Wantchekon (2011), y Dell et al. (2018). Las complementariedades dinámicas y bidireccionales entre la cultura y las instituciones que hemos ilustrado en esta sección puede arrojar luz sobre la mecanismos detrás de la persistencia documentada en este tipo de investigación histórica. Las instituciones débiles permiten a los que están en el poder extraer rentas a expensas de los ciudadanos en general. Tal entorno político genera una cultura de clientelismo y desalienta el surgimiento de fuertes valores cívicos.

Los rasgos culturales partidistas, a su vez, pueden ser contraproducentes de varias maneras. Ellos amplifican las distorsiones políticas y permiten que los que están en el poder se salgan con la suya con aún más rentas. Este a su vez fortalece los incentivos políticos para mantener las instituciones débiles, porque las ventajas de las instituciones débiles se ven reforzadas por una cultura partidista.

Finalmente, si pocos ciudadanos tienen valores cívicos, pocos están dispuestos a luchar por mejoras institucionales, lo que socava aún más el desarrollo. De ahí que la sociedad quede atrapada en un entorno de rentas altas, instituciones débiles y una cultura clientelar. No hemos modelado el desarrollo económico aquí, pero es fácil ver cómo las rentas políticas y una cultura partidista también pueden socavar el crecimiento económico. Complementariedades dinámicas operan a la inversa en un entorno con instituciones sólidas y una fuerte cultura cívica.

Estos argumentos también revelan que un debate sobre si la cultura o las instituciones son más determinantes importantes del desarrollo económico es como un debate sobre los huevos y la gallina. En el gran esquema de las cosas, tanto la cultura como las instituciones son endógenas y están conjuntamente determinado. Ambos muestran inercia y persistencia, aunque en algunos casos las instituciones pueden vencer la inercia y cambiar rápidamente.

Para ver las implicaciones de estas características, suponga datos de panel a nivel de país sobre instituciones y la cultura fueron generados por un conjunto de modelos como el de este capítulo con diferentes países- funciones específicas, parámetros y distribuciones. Entonces la simultaneidad en estos datos de panel de la cultura y las instituciones haría que fuera un ejercicio arriesgado desentrañar una relación causal, un enlace direccional de una de estas variables a la otra. Si uno se traga nuestra suposición de que la cultura es la variable de movimiento más lento, sin embargo, las condiciones iniciales para la cultura son las primeras en el sistema. Son éstos los que gobiernan la coevolución conjunta de la cultura (la subsiguiente flujo de pollos) e instituciones (el flujo posterior de huevos) a lo largo del tiempo.”

Alberdi sobre las contribuciones «exorbitantes», que atacan a la industria y el comercio, a la propiedad

Con los alumnos de la UBA Derecho vemos Sistema Económico y Rentístico de Juan Bautista Alberdi, sobre los impuestos, y las “contribuciones exorbitantes”:

“Por la contribución exorbitante atacáis la libertad de industria y de comercio, creando prohibiciones y exclusiones, que son equivalentes del impuesto excesivo; atacáis la propiedad de todo género, llevando la contribución más allá de los límites de la renta; atacáis la seguridad, por la persecución de los efugios naturales de defensa apellidados fraude, que son hijos naturales del rigor fiscal; atacáis la igualdad, disminuyendo las entradas y goces del pobre. Tales son los resultados del impuesto exorbitante: todos contrarios a las miras generosas de la Constitución, expresadas en su preámbulo.

Por la contribución desproporcionada atacáis la igualdad civil, dada como base del impuesto por los art. 4 y 16 de la Constitución.

Por el impuesto mal colocado, matáis tal vez un germen de riqueza nacional.

Por el impuesto mal recaudado, eleváis la contribución de que forma un gasto adicional; atacáis la seguridad, formáis enemigos al gobierno, a la Constitución y al país, alejando las poblaciones asustadas de un fisco armado en nombre de la República de todas las herramientas de la inquisición.

Las contribuciones opuestas a los fines y garantías de la Constitución son contrarias precisamente al aumento del Tesoro nacional, que según ella tiene su gran surtidero en la libertad y en el bienestar general. – Por esta regla, jamás desmentida, bajar la contribución, es aumentar el Tesoro nacional: regla que no produce tal efecto en el instante, pero que jamás deja de producirlo a su tiempo, como el trigo no produce al otro día que se siembra, pero rara vez deja de producir al cabo de cierto tiempo.

¿No puede darse a la contribución un asiento tal, que le permita servir los destinos que le asigna la Constitución sin salir de ellos? ¿Dónde colocar el impuesto para que no dañe al bienestar general tan protegido por la Constitución? ¿La ciencia lo conoce? – Sí. – La contribución, como gasto público de cada particular, debe salir de donde salen sus demás gastos privados: de la renta, de la utilidad de sus fondos, no de los fondos que la producen porque así disminuís los fondos originarios de la renta, empobrecéis a los particulares, cuya riqueza, colectiva forma la riqueza de la Nación, de la cual es parásita la del fisco. El que gasta de su principal para vivir, camina a la pobreza: es preciso vivir de las ganancias; y para tener ganancias, es preciso hacer trabajar los fondos que las producen. El Estado está comprendido en esta ley natural de la riqueza: debe subsistir de la renta colectiva de los particulares que le forman, no de sus fondos. He ahí el asiento de toda contribución juiciosa: de toda contribución que sirva para enriquecer la Nación y no para empobrecerla.

Salir de ahí, echar mano de los fondos productivos, exigir capitales, tierras, servicios por vía de contribución, es entrar en una crisis de destrucción, que sólo un extremo puede legitimar, a saber: – la necesidad de no sucumbir: antes de tener fortuna, es preciso tener existencia. La fortuna se hace; lo que no se hace dos veces es la patria.

Procediendo la contribución de una parte de la renta o utilidad privada de los habitantes del país, importa conocer los parajes en que la renta existe, para exigirle pago de su deuda al gasto público.

La renta, como la riqueza de que es vástago frutal, debe su creación a uno de estos tres agentes o fuerzas productoras:

La tierra,

El trabajo,

El capital.

Estos tres instrumentos de renta, obren juntos o separados, siempre proceden de alguno de los tres modos siguientes para producir su utilidad imponible:

La agricultura,

El comercio,

Las fábricas.

De aquí tantos asientos para la contribución como el número y la forma de las rentas o utilidades de los particulares contribuyentes.

Luego la contribución es imponible:

En la renta de la tierra, que es el alquiler;

En la renta del trabajo, que es el salario;

En la renta del capital, que es el interés.

Luego la Constitución debe buscar esas rentas en los’ tres campos de su elaboración, que son la agricultura, el comercio, la industria fabril.”

Adam Smith, precursor de muchas cosas. También del análisis económico de la política

La revista Estudios Públicos, publicada por el Centro de Estudios Públicos (CEP), de Chile, es una de las mejores revistas académicas de América Latina. En su última edición trae, entre otros, este artículo “Adam Smith como precursor de la teoría de la acción colectiva”, por Emiliano Heresi Toni: https://www.estudiospublicos.cl/index.php/cep/article/view/2091

Nuestro admirado Adam ha sido precursor de muchas cosas, por lo que no extraña que podamos encontrar que también lo es en el campo del análisis económico de la política. Después de todo, la disciplina que su trabajo ayudó a fundar tomó el nombre de Economía Política durante el siglo XIX. Los autores del Public Choice siempre mencionan también al marqués de Condorcet, entre otros. Aquí el resumen:

 

“Este artículo busca demostrar que Adam Smith puede ser considerado el precursor de la teoría de la acción colectiva. Existe una profunda comprensión por parte de Smith sobre cómo operan los grupos de interés y cuáles son los respectivos incentivos que les permiten a unos ser más efectivos que a otros. Además, no existe una diferencia fundamental entre lo que postula, por un lado Smith y, por otro, Mancur Olson, sino más bien pequeñas sutilezas en función de formalizaciones económicas. Este artículo arroja luz sobre el sorprendente nivel de detalle mediante el cual Adam Smith describe los elementos ne- cesarios para lo que Olson llamó luego una acción colectiva efectiva. Se sostiene, además, que la principal motivación para Smith en tratar de entender las dinámicas de estos grupos radica principalmente en un asunto económico. La investigación ilustra una nueva manera de entender la filosofía política de Adam Smith, junto con presentar evidencia sobre el impacto transversal —de esta aproximación en específico— en el liberalismo a un nivel general.”

Más difícil que reformar una constitución: casi 30 años y todavía no hay acuerdo Mercosur-UE

Con los alumnos de la materia Empresas y Negocios Internacionales de UCEMA, vemos un documento oficial sobre el tratado UE-Mercosur. Es de Julio de 2019 y no parece haberse avanzado mucho desde entonces, pero vale la pena ver las posibilidades que presenta:

Es el acuerdo más amplio y ambicioso alcanzado por ambos bloques en toda su historia, creando un mercado de bienes y servicios de 800 millones de consumidores que se beneficiarán de una oferta más diversa y de mayor calidad a precios más competitivos.

Es parte de la inserción inteligente de la Argentina en el mundo. El crecimiento y desarrollo sostenible no se puede lograr en soledad, sólo es posible con más y mejor integración internacional y más y mejor comercio. En el pasado, la desconexión de la Argentina con el mundo sólo significó retraso económico para nuestro país.

El acuerdo con la UE se inscribe en el marco de otros diálogos y negociaciones en curso que buscan también abrir nuevos mercados para nuestros productos, posicionando a su vez al Mercosur como una plataforma que se proyecte hacia la región y hacia el resto del mundo. La agenda de negociaciones incluye, además de este acuerdo, a EFTA1, Canadá, Singapur y Corea del Sur, así como la profundización de los vínculos con América Latina.

Las negociaciones para alcanzar un acuerdo de asociación entre el Mercosur y la Unión Europea han tomado mucho tiempo. Más de 20 años: se inició el diálogo en el año 1995, se alcanzó el mandato negociador de la Comisión Europea en 1999 y la primera ronda en el año 2000. Fue un objetivo compartido por los todos los gobiernos de los Estados Partes del Mercosur desde ese momento hasta ahora. Sin embargo, es entendible la persistencia de nuestros gobiernos.

La UE es un mercado inmenso con 500 millones de habitantes que representa el 20% de la economía mundial, es el primer inversor con un stock que supera el 30% de las inversiones globales e importa el 17% del total de las compras mundiales de bienes y servicios.

El pensamiento político del kirchnerismo: una utopía respecto al pasado, no al futuro

En un artículo super interesante Julio H. Cole, amigo, economista y profesor de la UFM, analiza el papel de las utopías y las distopías en la historia, haciendo énfasis al final en las famosas distopías del siglo XX como Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley y 1984, de George Orwell. Pero, como parte del texto creo que analiza algo que se aplica al pensamiento político del kirchnerismo en Argentina. Este grupo político no plantea una “utopía” sobre un mundo futuro perfecto o al menos, deseable, sino que el ideal está en el pasado.

“Sobre Utopías y Distopías (con comentarios sobre una novela distópica moderna)”: Laissez-Faire, No. 47 (Sept 2017): 7-18: https://laissezfaire.ufm.edu/index.php?title=LF-47.2_Cole.pdf

Así lo plantea Cole:

“Algunos estudiosos del tema piensan que los antecedentes de la tradición utópica son las fábulas y leyendas de una Edad de Oro o de un Paraíso Perdido. En estas historias, el ideal de un estado de armonía se proyecta a un pasado mítico (a diferencia de las utopías modernas, que tienden a proyectarse a un futuro muy distante) y se concibe un estado de felicidad rústica en la que los hombres llevaban vidas simples, sin las artificialidades de la civilización y las corrupciones que ésta conlleva.

Por otro lado, un elemento común a estas fábulas y mitos (que resurgen cada vez que el desencanto con la civilización llega a un grado crítico) es que este estado de armonía original es algo que ya no se puede recuperar. Expresan un anhelo de paz universal, pero también un sentido de inocencia perdida, de nostalgia y añoranza por algo precioso que se perdió para siempre.

A veces este sentido de nostalgia, con ciertos elementos de proyección utópica, se percibe incluso en descripciones de épocas que corresponden a un pasado no-mítico. Cuando esto sucede, las descripciones casi siempre dicen más sobre los sesgos del historiador que de las realidades históricas retratadas. Edward Gibbon, por ejemplo, describió la época de los emperadores Antoninos como la de una felicidad y prosperidad inigualadas en toda la historia humana:

“Si a un hombre le preguntaran cuál fue el período de la historia del mundo durante el cual la condición de la raza humana fue más feliz y próspera, nombraría, sin duda alguna, el que inicia con la muerte de Domiciano y concluye con la accesión de Cómodo” (History of the Decline and Fall of the Roman Empire, 1776, vol. 1, Cap. III, parte 2).

Gibbon seguramente se refería a la clase privilegiada en la Roma antigua, y es muy dudoso que la condición de la gran mayoría de la población –los campesinos, los proletarios y los esclavos– haya sido realmente muy próspera y feliz, o de que hayan disfrutado mucho de la vida en esa supuesta época dorada. A lo largo de la mayor parte de la historia humana, las masas anónimas sólo figuran como víctimas de guerras y hambrunas, y como sumisos peones de la clase dominante. Lo que ha quedado son los monumentos –las pirámides y los grandes templos– erigidos para honrar a los mandamases de turno, pero en realidad sabemos muy poco (casi nada) sobre cómo vivían, y mucho menos cómo se sentían, los infortunados esclavos que los construyeron.

En la actualidad, ciertos movimientos político-sociales de carácter utópico no tienen realmente una orientación futurista, sino que más bien pretenden recuperar de alguna forma los valores asociados a una época del pasado remoto, esperando de este modo recuperar también los aspectos positivos que se asocian en el imaginario con esos valores y con ese tiempo pasado. El yihadismo islámico que busca establecer un califato universal basado en la ley sharia es un utopismo de este tipo.”

¿Puede ser que la Inteligencia Artificial (IA) ponga en riesgo al Rule of Law?

¿Puede ser que la Inteligencia Artificial (IA) pueda ser un riesgo para el Rule of Law? Es el tema que trata este paper de Stanley Greenstein, de la Universidad de Estocolmo:

Greenstein, S. Preserving the rule of law in the era of artificial intelligence (AI). Artif Intell Law 30, 291–323 (2022). https://doi.org/10.1007/s10506-021-09294-4

“El estudio del derecho y la tecnología de la información conlleva una contradicción inherente en el sentido de que, si bien la tecnología se desarrolla rápidamente y abarca nociones como la internacionalización y la globalización, el derecho tradicional, en su mayor parte, puede reaccionar con lentitud a los desarrollos tecnológicos y también está predominantemente confinado al ámbito nacional. fronteras Sin embargo, la noción del estado de derecho desafía el fenómeno de la ley que está ligada a las fronteras nacionales y goza de reconocimiento mundial. Sin embargo, se avecina una grave amenaza para el estado de derecho en forma de un asalto de los desarrollos tecnológicos dentro de la inteligencia artificial (IA). A medida que se avanza a pasos agigantados en la disciplina académica de la IA, esta tecnología está comenzando a abrirse paso en los sistemas digitales de toma de decisiones y, de hecho, está reemplazando a los tomadores de decisiones humanos. Un excelente ejemplo de este desarrollo es el uso de la IA para ayudar a los jueces a tomar decisiones judiciales. Sin embargo, en muchas circunstancias esta tecnología es una “caja negra” debido principalmente a su complejidad pero también porque está protegida por la ley. Esta falta de transparencia y la capacidad disminuida para comprender el funcionamiento de estos sistemas que utilizan cada vez más las estructuras de gobierno está desafiando las nociones tradicionales que sustentan el estado de derecho. Esto es especialmente cierto en relación con conceptos especialmente asociados con el estado de derecho, como la transparencia, la equidad y la explicabilidad. Este artículo examina la tecnología de la IA en relación con el estado de derecho, destacando el estado de derecho como un mecanismo para el florecimiento humano. Investiga hasta qué punto el estado de derecho se ve disminuido a medida que la IA se arraiga en la sociedad y cuestiona hasta qué punto puede sobrevivir en la sociedad tecnocrática.”

¿Me recomendás un restaurante? El papel de las opiniones y las reseñas que hacen los clientes

¿Cuál es el impacto de las recomendaciones en las decisiones que tomamos como consumidores? Antes eran los comentarios que nos hacían amigos o conocidos pero ahora tenemos también las reseñas y calificaciones que hace otros consumidores en la web. El tema lo tratan Ishita Chakraborty, de la Universidad de Wisconsin Madison, Joyee Deb y Aniko ¨Ory de la Yale School of Business en un paper titulado “When do consumers talk?”: https://cowles.yale.edu/sites/default/files/files/pub/d22/d2254-r2.pdf

“Muchas decisiones de consumo están influenciadas por las reseñas y el boca a boca. La investigación empírica muestra que, en promedio, las reseñas más altas tienden a aumentar las ventas (Chevalier y Mayzlin (2006); Luca (2016); Liu, Lee y Srinivasan (2019); Reimers y Waldfogel (2021)). Pero, ¿cuándo deciden los consumidores hablar y compartir sus experiencias? En este artículo investigamos cómo las diferencias en la propensión a escribir reseñas, debido a las diferencias en la fuerza de la marca y la efectividad de la publicidad, pueden conducir a una selección positiva o negativa de reseñas. Por ejemplo, ¿cuál es la propensión a escribir una reseña después de una buena experiencia con una cadena de restaurantes? ¿En qué se diferencia de la propensión a opinar después de una mala experiencia, o una experiencia igualmente buena (mala) con un pequeño restaurante independiente?

La evidencia de forma reducida de Yelp.com muestra el siguiente patrón, quizás sorprendente: en una escala de 5 estrellas, la calificación media para las cadenas de restaurantes establecidas a nivel nacional es de 2,3 estrellas, la calificación modal es de 1 estrella (46,9 % en nuestros datos), pero la calificación media es de 3,8 para restaurantes independientes comparables, siendo la calificación modal de 4 o 5 estrellas (41,2%). A menos que existan grandes diferencias de calidad sistemáticas entre las cadenas y los restaurantes independientes, este hallazgo sugiere una selección negativa de reseñas para cadenas sólidas establecidas y una selección positiva de reseñas para restaurantes individuales.”

“Usando datos de reseñas de restaurantes de Yelp.com y datos de cadenas de restaurantes, proporcionamos algunas pruebas motivacionales para nuestra teoría. Postulamos que es probable que los consumidores tengan creencias bien arraigadas sobre los restaurantes que pertenecen a una cadena con una imagen de marca fuerte como Subway o Pizza Hut, pero creencias débiles sobre restaurantes independientes como una nueva cafetería local en New Haven. Al controlar las características del restaurante (cocina, rango de precios, ubicación) y las características del usuario (experiencia en la plataforma, calificaciones pasadas promedio), nuestras regresiones muestran que es probable que una cadena de restaurantes tenga una calificación de 1 estrella más baja en comparación con un restaurante independiente similar. También mostramos que la propensión a que una reseña sea negativa aumenta con la antigüedad de la marca y el número de tiendas, lo que puede considerarse como indicador de la fortaleza de la marca. Nuestro análisis textual de las reseñas muestra además que es más probable que los revisores hablen sobre creencias (o expectativas) previas y el desempeño de los empleados cuando reseñan cadenas de restaurantes, especialmente en las reseñas negativas, mientras que es más probable que anclen las reseñas positivas de restaurantes independientes en torno al concepto de novedad. Esto indica que los revisores se preocupan por la instrumentalidad al escribir reseñas.”